Archive for July, 2016

Nueva cultura pobre, colaboraciones sociales.

Oh, junio, ven y tráeme acciones,

que nuevas acciones ansía nuestro corazón

Jenny Marx

Con el fortalecimiento del régimen fascista burgués gracias a la crisis del 2008 que está sirviendo para tirotear a los estamentos más desfavorecidos de la clase trabajadora que tradicionalmente dependían de su trabajo para vivir y que con el invento del estado de bienestar han pasado a depender de una subvención publica siendo convertido el trabajador en un idiota cada vez más agudo, sobre todo cuando acaba su última munición de protección por desempleo y se convierte en una sombra de los servicios sociales, y carne de cañón de las colaboraciones sociales.

El estado de bienestar burgués ha formado una bolsa de miseria reclutada no solo para ser explotada como tradicionalmente se hacía, sino humillada, este es el gran salto burgués del 2008.

El actual triunfo del estado de bienestar burgués capitalista reside en el emprendimiento de corte ideológico darwinista y psicopatológico . Un emprendimiento asfixiante en la medida en que se apodera del oxigeno del aire, del agua para beber y de los alimento que cocinamos.

Congruente con la lógica del axioma empleado por las fuerzas vivas burguesas, toda naturaleza pobre dentro de una sociedad moderna y activa :

es únicamente por su culpa, debido a una mengua en las capacidades adaptativas de ese sujeto.

En el actual estado histérico histórico en el que nos encontramos lleno de rabia y violencia por parte del burgués que siempre es un revolucionario, no se olvide, que atenta contra los más desfavorecidos con el fin de proteger sus intereses despiadados e inmorales nacidos de la explotación, el terrorismo, la violencia, contra los más desfavorecidos con el fin de asegurarse su estado de bienestar. En la actualidad el panorama es desalentador , en cuanto que las clases obreras han renunciado a cualquier acción y han abandonado la lucha de clases por una subvención que no es suficiente para sacarlos de la pobreza que se ha convertido en culpa. Pues la culpa establecida lo que hace es alterar el propio estado de pobreza que debería desarrollar una cultura autónoma del poder capaz de adaptarse eficazmente a su estado. Sin embargo hasta eso han roto en la actualidad, dejando al pobre desconcertado y la borde del suicidio, cosa novedosa ver gitanos, canis, analfabeto suicidarse como los grandes poeta y hombre de honor. Todo esto se debe a humillaciones y castigos psicológicos añadidos a la pobreza física. Las colaboraciones forzadas de vall d’uixó son un ejemplo en acción de terrorismo por parte del ayuntamiento.

Por hoy no comentare anécdotas divertidas, solo condiciones como salarios que compiten con senegal, tres euros día después de pasar la jornada laboral pintando un colegio publico, y por supuesto sin cotizar.

A los trabajadores que se negaron a participar en este delito, se les castigo su desobediencia dejándolos sin nada, sin ningún tipo de renta, abandonados como perros. Este grupo de personas merece un elogio por su resistencia.

Este estado de violencia que brevemente esbozo debe alertar a que punto de barbarie se ha llegado. Han pasado esto desapercibido durante meses y meses, solo en vall d’uixó más de quinientas personas oficialmente, pero hay más, os lo aseguro.

La única razón que encuentro positiva es que cuando más barbaridad hagan los burgueses, más gente tarde o temprano se cambiará de bando, aunque también es posible que cuando se pasen de bando , no haya ya bando propiamente dicho y la conciencia colectiva de la masa sea dirigida por grillos y gilipollas.

Angelillo de Uixó.

Advertisements

agradecer el eco mediático y el interés de muchas personas sobre los acontecimientos ocurridos en vall d’uixó todavía sin esclarecer sobre las colaboraciones sociales. Dejo como pruebas de estás breves palabras de agradecimiento y acción, el articulo de Joan miguel Palomar sobre las colaboraciones publicado en confidencial castellón.   /afectados-por-la-colaboraciones-sociales/


Veía mi imagen lavada en el agua,
saltaba oscilando entre las rocas con un cubo.
Coreaba en la charca junto las ranas.
Saltaba mi cuerpo entre los juncos sobre el agua.
Los ojos de la charca seguían mi transformación sin movimiento.
Vedme volverme como una criatura de la charca que no paraba de fecundar.
En el lugar donde se llamaba a la lluvia venidera
caían el fin de las cosas.
Ruedas, sillas, coches de plástico.
En una viga de un tejado roto,
danzaban sobre cascotes rotos las ranas.
Aquí estábamos nosotros
empujados en este hoyo de las últimas lluvias
escuchando las amenazas de los hombres huecos.
Pasos sin vida que vendrían a nosotros,
acciones sin consecuencias.
Delirios conscientes cargados de ausencias.
Movimiento incesante contra el agua y sus criaturas.

Aquí estábamos nosotros,
acechados quietos en plena evolución,
mutilados de cuclillas con cristales en la transformación.
Recibía con un saludo de unos labios
las imágenes flotando al salir de la huerta y volver a la charca
de los cadáveres de las ranas en un cubo con agua cazadas con una caña.
Eran la llegada de los hombres de la cultura hueca,
riendo, divirtiéndose , cazando, cantando,
mientras yo metía en el cubo el agua y volvía sobre mis pasos,
entre las rocas secas a la huerta ,
andando cargado con las imágenes terribles sobre mi cabeza.
¿ Dónde podría descansar sin que me escucharan llorar ?

Angelillo de Uixó. Poema de suplica.

CIMG9465

La escena se desarrolla en la guardilla del ayuntamiento de Vall d´Uixó, en el último pleno antes de las vacaciones de Agosto.
El decorado del salón del pleno se presenta con una luna de charol de fondo en una pared en sustitución de la tradicional foto del Rey. las banderas oficiales han sido retiradas después de ser quemadas en sus mástiles y sustituidas por unas armaduras. La mesa del pleno en torno a la que se han de reunir los políticos son mesas playeras plegables al igual que las sillas, el publico, el pueblo, hace de rehén, tiene su espacio en el fondo del salón que ha sido rellenando con dunas de arena con neumáticos de coche para sentarse.
Entran a la sala los políticos que no saben que son actores ni que el publico son sus rehenes. Se presentan al pueblo como dos bandos irreconciliables que hablan entre si entre risas y con buenos modales.
Uno de los bandos van vestidos como la gestapo, exhiben cabezas rapadas o engominadas, y rostros rasurados, las mujeres de esa fracción van cubiertas hasta las rodillas. El otro bando lo forman los revolucionarios, los hombres llevan la típica barba de los revolucionarios cubanos, tanto hombres como mujeres no visten uniformados.
El pleno empieza cuando la policía local cierra las puertas. Se produce un disparo al aire de un funcionario que pasa a presentar las mociones.
Querido publico y representantes del pueblo, los temas que se van a tratar en este pleno son los habituales: la ética, la felicidad personal, el debate de si es mejor el aprovechamiento de los recursos en beneficio personal o colectivo, la perdida de valores, el subdesarrollo, el analfabetismo y si la muerte, ¿ es el fin de todo?
Abre el turno de palabra Ofelia, la alcaldesa. Le ha tocado representar el papel más duro, alcaldesa encargada por velar por los interese de su pueblo, y el de mujer en flor en pleno desarrollo. Da inicio a su moción:

-Estoy cansada, cansada señores de tener que representar la alegría desde estos sillones.
Estoy harta de las ruedas de prensa, de la televisión, de las entrevistas.
Soy Ofelia señores, entérense bien,
una revolucionaria.
Odio la televisión, la prensa, la radio.
Es una maquina de hacer idiotas y de obligarme a decir idioteces que no pienso , todo por contentar al publico. Si , ustedes son mi ruina personal.
Todo lo que digo allí a veces suena a disparate cuando lo vuelvo a repensar.
Poniéndose en pie ante el publico.
Soy Ofelia,
mirad mis cabellos, mis pechos, mi culo.
Me acusa la gestapo de provocar altercados, caos, sabotajes, desorden publico.
Saca del ligero un puñal y se lo coloca en sus cabellos y se los corta.
El gestapo Óscar Clavo levanta la mano y se le concede su turno.
Se pone en pie reflexivo obligando a su lacayo vestido de las SS, Feliz San Feliz , a levantarse y hacer flexiones ante el publico mientras habla señalando la ventana.
Señoras y señores, respetable;
fuera de esta cuadra democrática, está la gente que nos necesita.
Para la gestapo, la gente humilde y necesitada es lo más importante, el único interés de la gestapo y su füher.
Mientras otras formaciones de ideología marxista, fracasada por cierto en Venezuela, Cuba y Siberia, solo hacen demagogia con la miseria. No aman a los pobres de corazón como la gestapo.
Señores, fuera nieva, aunque estemos casi en agosto en vall d´uixó, la gente tiene frío.
Parece que a nadie le importa eso menos a nosotros.
Gritando como Hitler.
Pero este partido trabaja por los de fuera. Por los más vulnerables, sin hacer demonología, y ha venido a esta cuadra a presentar una moción por los niños y las niñas del vall d´uixó.
Los niños y las niñas no van al teatro, ni quieren ya a sus madres.
Demasiada conciencia señores y señoras. Demasiado no permitir tocar a los niños y las niñas. Hay que tocarlos. Por eso la gestapo presenta la siguiente emoción con exclamación nazi:

Hay que amar al prójimo.
Hay que acercarse a los niños y las niñas.
Levanta la mano una concejala del partido radical.
Óscar Clavo le pega una patada en las costillas a Feliz San Feliz para que deje de hacer flexiones y se siente.
Habla una mujer emocionada que se despide.
En nombre del comité revolucionario, como protesta contra las políticas fascistas llevadas por el ministerio del interior y la inacción del comité revolucionario, presento mi dimisión fulminante.
Ofelia la alcaldesa le pasa una pistola. Los miembros del partido radical se dan todos con la concejala un abrazo agradeciendo su trabajo y la defensa que ha hecho de los principios revolucionarios.
Suena un disparo sobre una sien, y se aprueba la moción de la dimisión por mayoría.
Se abre el turno de palabrería para el pueblo.
Un rehén de entre el publico levanta la mano.
Mi nombre es Nadie. Soy un cadáver que habla, que siente, que ama, y…
que duerme.
Como todos los muertos trabajo las hierbas,
soy una hierba.
Duermo, sueño, sobre el colchón de la humillación. Me acompaña el hambre, el insulto, el miedo a ser golpeado, detenido. Estoy lleno de cicatrices por fuera, y por dentro. Así lo dijo mi autopsia.
Ved mi calavera, ha perdido su encanto. Necesita tranquilidad ,y esa tranquilidad solo puede venir del perdón de sus verdugos. No es mucho lo que pide este muerto.
Yo denuncié las colaboraciones sociales. Me ofrecía este ayuntamiento a través de los servicios sociales a los que acudí tras perder mi empleo, 50 céntimos al día por trabajar pintando el cuartel de la guardia civil con cal viva. Como me negué a trabajar como esclavo, la guardia civil me detuvo, y luego, fui asesinado por los vecinos del pueblo mientras dormía en una esquina.
Ahora las cosas van mejor para muchos. Y a los muertos, menos a mí, los han reunidos para decirles que aquello de las colaboraciones estaba mal, cotizar su trabajo a las seguridad social y dar un carpetazo al asunto.
Yo vengo como un espíritu a este salón, sin vida, a golpear las armaduras gritando mi nombre: Nadie, nadie, han matado a nadie, y sus asesinos andan sueltos.
Por el momento no tengo nada más que anunciar, más que intentaré presentar una moción a este ayuntamiento desde el cementerio para que se averigüen los hechos.
Angelillo de Uixó.

 

Aquí viene la primera condena de la mañana desde la televisión.
Nos Han degollado un cura en Normandia con la boca cerrada entre cantos de aleluya.

Abrir las ventanas de los salones hermanos,
y asomaros a la calle a ver la guerra que os saluda.

Escena filmada en Valencia a las nueve de la mañana en la calle caballeros ante la indiferencia de los transeúntes. Un desempleado que fue delegado sindical del metro nos relata su caso.
Yo soy el que lucha con su cuerpo contra el cubo de basura para sacar algo de comida.
Cerca de la estación de trenes, en la comisaria de la policía nacional, desde la ventana del calabozo se ve como juega la policía con jabón en la boca de un anarquista porque ha escrito en una pared de la iglesia:
el Daesh nos lleva años de ventaja.
Hay un baile de cifras llenas de muerte ocultas bajo la adhesión de la televisión al sistema.

Apagar vuestros aparatos y veréis como caen los de siempre en esta guerra.
El terrorista salido de psiquiátrico que se cree un samurai y cae abatido por la risa de la masa.
El niño del arrabal que empuja de por vida su trineo roto entre montañas de chatarra y de basura.
Los Ulises que llegaron buscando el cielo y la nieve y les vertieron un jarro de agua fría por la cabeza para que se marcharan.
Si, ellos, ellos,
son la primera condena de la televisión por la mañana,
La amenaza de los que esperan que abran los comedores sociales,
o aguardan una prestación social.
Ellos son los que nacieron como Cristo,
en un portal para pagar por todos los de arriba.
Recemos hermanos por todos ellos:
Libertad, libertad, libertad.
Angelillo de Uixó.

CIMG9461

 

Nubes lanzadas desde tierra,
en una llamarada de plata que hiere el cielo.
Los pasajeros del aire
leyeron el aviso al pasar por los pueblos
salpicados por lóbregas cúpulas azules de media teta,
dominadoras de un erizado mar de casas , plazas, arenas ,
y criaturas dentro en un laberinto de cemento,
de espaldas a los almendros,
que se iban hundiendo entre la espuma y el fuego.
Cayeron sobre una sartén con aceite los olivos y las palomas.
Sería ya para siempre San José,
pues el hombre de las acequias,
estaba fatigado de las olivas y las palomas.
Quería ser espadachín de los fogones,
y porteador en las maratones de montaña.
Entre tanto ,
las abejas y las mariposas
se convirtieron en kamikaces
polinizando las flores en llamas.
Las hierbas bostezaron,
ante lo que veían venir con el viento de levante.
Pero no había San José,
como en los bares ni en las discotecas,
gritos ni empujones entre las llamas,
de todos los animalitos que huían sin salida.
Metiéndose con calma en la boca del fuego.
A el se entregaban en cuerpo,
la ardilla, la perdiz, el conejo, y el faisán.
Era una tarde de ocaso calurosa,
donde resbalaba el agua con el aceite.
Yo miraba las cúpulas azules de Vall d´Uixó
cubiertas de cenizas,
como si fueran las de una Venecia ,
que se hundía lentamente,
mientras bajaba el humo de las montañas.
Entonces fue cuando salió,
una hermosa ninfa negra mojada de una esquina,
cargada de aceite, palomas y ardillas,
que lloraba y gritaba:
Quiero irme de aquí.
Pero nadie le ayudaba.
Entre tanto,
se reunieron en torno a la cruz de los caídos,
entre grandes risotadas los tenderos.
Se juntaron a vender los terrenos endurecidos por el tiempo,
donde habitaban los muertos.
Aguardaban la gran inundación para resucitar con el barro.
Yo veía San José,

junto la gran cúpula azul del Ángel,
a la muchedumbre junto la jarra de cerveza
compartiendo la conciencia.
Y a los políticos en la televisión
con voz aterciopelada,
hablar de la paz, el progreso, el turismo, las montañas
los prados, las cabañas, el amor,
junto los bomberos y las llamas.
Angelillo de Uixó.

El repelente Juan Pablo II con algas.

images

 


Acudí al mercado de Vall d´Uixó con un canasto lleno de mis productos ecológicos donde había mucha gente incrédula que se burlaban de mí y de la agricultura ecológica, entre estos se contaban las autoridades locales que proyectaban un futuro tecnológico donde todo tenía que tener una patente firmada por algún instituto. Nadie se esperaba que el tonto del pueblo acudiera al mercado con su canasto lleno de verduras y gritará a la gente que al verlo se apiñaron en torno a él a ver que decía.

No se si soñaba el papa Juan Pablo II conmigo, o yo soñaba con el papa Juan Pablo II , cuando se cruzó entre nosotros es espíritu santo mientras fatigado de trabajo me reclinaba bajo la sombra de una olivera a descansar preocupado por las plagas, condena humana.
Y una voz, la de Juan Pablo me tentaba a que fuera a la charca a recoger las algas.
Al despertar del hermoso sueño al verdoso lecho acudí como me ordenó la voz.
Noté fijo el ojo de las ranas a mis manos que como anzuelos enganchaban las algas ante su sonora queja, e iba vertiendo las extraña cosecha en un cubo con agua.
Más para la alquimia santa, necesitaba una planta que hiera mal al hombre cuando la tocará, la ortiga. Macerándolo todo aun se necesitaba un par de cosas.
Un poco de mi alma que vertían escupiendo al caldo y una oración bendita.

Hijo nuestro retirado allá en el cielo bostezando,
que no has conocido el trabajo en la tierra ni el yugo de los reyes,
Y que encarnas un personaje nacido de la división de las conciencias según las voluntades y los sufrimientos.
Boga hacia nosotros que te esperamos con los brazos abiertos para enseñarte a tus inventores.
II. De la gaya ciencia, Nietzsche.
“¿No habéis oído hablar de ese hombre loco que, en pleno día, encendía una linterna y echaba a correr por la plaza pública, gritando sin cesar, “busco a Dios, busco a Dios”? Como allí había muchos que no creían en Dios, su grito provocó la hilaridad. “Qué, ¿se ha perdido Dios?”, decía uno. “¿Se ha perdido como un niño pequeño?”, preguntaba otro. “¿O es que está escondido? ¿Tiene miedo de nosotros? ¿Se ha embarcado? ¿Ha emigrado?” Así gritaban y reían con gran confusión. El loco se precipitó en medio de ellos y los traspasó con la mirada: “¿Dónde se ha ido Dios? Yo os lo voy a decir”, les gritó. ¡Nosotros lo hemos matado, vosotros y yo! ¡Todos somos sus asesinos! Pero, ¿cómo hemos podido hacer eso? ¿Cómo hemos podido vaciar el mar? ¿Y quién nos ha dado la esponja para secar el horizonte? ¿Qué hemos hecho al separar esta tierra de la cadena de su sol? ¿Adónde se dirigen ahora sus movimientos? ¿Lejos de todos los soles? ¿No caemos incesantemente? ¿Hacia adelante, hacia atrás, de lado, de todos lados? ¿Hay aún un arriba y un abajo? ¿No vamos como errantes a través de una nada infinita? ¿No nos persigue el vacío con su aliento? ¿No hace más frío? ¿No veis oscurecer, cada vez más, cada vez más? ¿No es necesario encender linternas en pleno mediodía? ¿No oímos todavía el ruido de los sepultureros que entierran a Dios? ¿Nada olfateamos aún de la descomposición divina? ¡También los dioses se descomponen! ¡Dios ha muerto y nosotros somos quienes lo hemos matado! ¿Cómo nos consolaremos, nosotros, asesinos entre los asesinos? Lo que el mundo poseía de más sagrado y poderoso se ha desangrado bajo nuestro cuchillo. ¿Quién borrará de nosotros esa sangre? ¿Qué agua podrá purificarnos? ¿Qué expiaciones, qué juegos nos veremos forzados a inventar? ¿No es excesiva para nosotros la grandeza de este acto? ¿No estamos forzados a convertirnos en dioses, al menos para parecer dignos de los dioses? No hubo en el mundo acto más grandioso y las futuras generaciones serán, por este acto, parte de una historia más alta de lo que hasta el presente fue la historia. Aquí calló el loco y miró de nuevo a sus oyentes; ellos también callaron y le contemplaron con extrañeza. Por último, arrojó al suelo la linterna, que se apagó y rompió en mil pedazos: “He llegado demasiado pronto, dijo. No es aún mi hora. Este gran acontecimiento está en camino, todavía no ha llegado a oídos de los hombres. Es necesario dar tiempo al relámpago y al trueno, es necesario dar tiempo a la luz de los astros, tiempo a las acciones, cuando ya han sido realizadas, para ser vistas y oídas. Este acto está más lejos de los hombres que el acto más distante; y, sin embargo, ellos lo han realizado.”
Angelillo de Uixó y Nietzsche.