Archive for November, 2015

El bueno, el feo y el malo de San Antonio.

My beautiful picture

My beautiful picture

DSCN0039

My beautiful picture

Éramos varios hombres y mujeres más bien todos feos y malos que buenos llegados a un lugar que no nos pertenecía habiendo acabado  allí como pajarracos que huyen de otros lugares perseguidos  y aterrizan espantados donde no deben. A  nuestro alrededor se extendían campos despoblados de labor donde asomaban todo tipo de arbustos y rastrojos secos, puntiagudos y retorcidos que criaban todo tipo de bichos que se arrastraban  y se calentaban al sol, confundiéndose la abigarrada fauna local de lagartos,  culebras, y escorpiones  con la gente que vivíamos en San Antonio, Vall d´uixó, entre inmundas casetuchas construidas como un vomito de  remiendos de parches de cal y yeso  que parecían desafiar la ley de la gravedad.

Una tierra baldía que conmovería la vista de un asceta entre cactus y chumberas que bajaban desfilando  por el camino de San Antonio a Texas  entre puntiagudas esparragueras a los margenes de este camino de montaña donde los troncos muertos de las garroferas y olivos, abonados de cascotes de cemento, ruedas y plástico  recordaban al alegre paseante que antes de nosotros hubo  otros seres animados que se fueron, quizás espantados como el correcaminos por nuestra llegada.

 

El feo. Vida de un pajarraco sinvergüenza.

AyTELBUENOELMiI3

Un demonio engendrado en Rumanía haría cuarenta y tantos años llamado Tuso. Alto pero de cuerpo de lombriz con cabeza  asombrosa  por su  cráneo de llanura y de  mandíbula  de churro. La cosa fea poseía ojos torvos de perro. Labios tendría, pero el bigote gris los ocultaba dejando al descubierto la cara acamellada. Su presencia a quién lo mirara de cerca,  le hacia suponer que era hijo puta, pues nadie  sabía quien era ni su madre ni su padre, habiendo sido abandonado  como Moisés por feo en el Danubio azul. El destino que su genética de feo le reservó, se cumplió, y se junto con una loca prometida en tierra de desierto que cobraba paga de loca y hacia cosas de Cleopatra. Chillar, amenazar,  dar golpes, puteando a quien estaba a su lado como si fueran los putos judíos esclavos de  del jodido Egipto de hace miles de años.

La loca se llamaba Espasmos y le gustaba salir  cuando tenía una crisis nerviosa a estallar en calle. Explotaba en batín tirándose  de los pelos, entonces Tuso se contagiaba y chillaba y se formaba un orfeón de metallica.

 

Ella era igual de fea que el de feo.  Espasmos era bajita con pinta de botillo con pelos. El señor le había dado a la arquitectura de Espasmos  la forma de los muñecos airgamboys. Al escucharla hablar se notaban sus problemas lingüísticos  por su desgraciada discapacidad  y no había quien la entendiera a la anormal.  La gente le tenía mucho cariño sobre todo por su inocencia cuando estaba sosegada, y su rol de madre, que siempre bendice a una mujer, y Espasmos  al  no estar capada había tenido  varios  hijos cuyo fenotipo era aparentemente normal, lo que era digno de estudio el  que no fueran monstruos deformes sus retoños.

Tuso llegó a vall d´Uixó como un señor importante dando vueltas en bicicleta. Quién sabe lo que buscaría, quizás hasta trabajo. El caso es que Dios los cría y ellos se juntan. Así fue como acabaron en la casetucha amancebados Tuso y  Espasmos, tal para cual.

A Tuso no se le veía trabajar. Tampoco era culpa suya, ya que siendo justo con Tuso, oh  hermanos míos ¿ quien iba a darle faena a alguien con pinta de perro sarnoso que daba asco mirar , cuya imagen era la escultura dedicada  a la innobleza, a  la miseria,  y a la canalla más ruin? Como un judío obligado por las normas de higiene social que se practican con acierto en vall d´uixó , el sano prejuicio con el que nos hemos comprometido los respetables ciudadanos como un contrato,  y la subordinación que debemos emplear hacia los seres inferiores hasta que perezcan .  Tuso sufría este valioso y educador espectáculo donde el miserable tiene su castigo. Loado sea el señor que tanto bien hace castigando a los pobres y débiles. Así pues hermanos, se veía al pobre Tuso dedicado  a merodear  por la casetuchas de vall d´uixó husmeando entre  chatarra como una animal abandonado que busca entre la basura. Siempre dispuesto Tuso a coger un trozo de hierro, un trapo o lo que fuera para venderlo. Lo hacía con recelo hermanitos míos , y lleno de miedo a que alguien le pegara por el camino.

Pues la ley natural es feroz con el inferior.

Era fácil verlo subir desgarbado como un flamenco rosa caminando de regreso de algún basurero salubre echando pestes contra la vida y su  miseria cargados con cacerolas, sartenes, tuberías, hilos de cobre… metido todo en un carrito al que Tuso  empujaba.

Mirad, mirad, por ahí va Tuso- decía la gente al verlo riendo sabiendo de sus continúas disputas y riñas con  su compañera Espasmos.

Sin embargo a Tuso pacifico por cobarde, soportaba los insultos y las insolencias como un perro al que no le molesta los malos tratos, aunque dentro de él hervía la impotencia que afloraba en una extraña manifestación de odio hacia un vecino que era:

El bueno.

DSCN0036

Poeta peregrino llegado a vall d´uixó  de valencia huyendo de los azotes de su padre y de la ley que le perseguía. Buscaba la inspiración pastoril entre flores marchitas y en medio del cieno del mal.  Siempre tenía un momento en medio de sus angustias para acordarse de Dios padre intentando  abrirse paso en la vida hacia abajo. Como los buenos poetas bailaba en un pie en horca,  porque entre otras cosas el poeta cantaba a su cruz. Así que el feo sabía que el bueno solo tenía que decir Belzebú al auditorio  para que lo liquidara la ley que rondaba  como el malo  por San antonio.

El malo

My beautiful picture

El malo era un policía secreta bastante bueno como persona al que todos conocían pese a su disfraz de abuela y apodaban el imbécil.  En San Antonio, entre las casetuchas okupadas, alquiladas,  o compradas , florecían diferentes delitos a la vista de todos: robo, amenazas, prostitución, tráfico de drogas , peleas, vertidos de aceite, maltrato animal, incluso un día tiraron varios cartuchos de dinamita por el lugar. Por eso un secreta pasaba todos los días para controlar. No tardo  imbécil, el secreta, en ser un vecino más. A veces ayudaba de incógnito  a guardar a una pandilla de quinquis las televisiones robadas con las que los muchachos  marginales cargaban por la cuesta. Entonces el malo  trataba de darles buenos consejos.

No sigáis haciendo esto porque os estáis perjudicando. Este camino no vale la pena muchachos y solo conduce a la prisión.

Los quinquis le decían que tenía razón, pero ¿ qué iban a hacer? ¿ quién se había ocupado de ellos en este mundo? Nadie. Además, en vall´d uixó no había trabajo ni aun estando formados. Las circunstancias les obligaban a cometer estos delitos contra su voluntad. Había que salir adelante como fuera,  y ese principio estaba por encima de su conciencia.

Imbécil cuando los escuchaba los comprendía, preguntándose  después de veinte años de servicio quién coño podía saber lo que  estaba  ya bien o mal en este puto país que empezaba a odiar por el hedor a podrido y miseria que desprendía. El malo estaba cansado de todo. Sobre todo de juzgar como mala  a gente que buscaba dinero  matando. Hacia años que no creía en la justicia en España. Cada vez que entraba al juzgada acompañando a un acusado por algún delito estúpido  le daban ganas  de pegarle un tiro al juez.

El malo solía emborracharse.

El bueno tenía un corral que era su alegría.  Lechugas, guisantes plantados, y varios perros  le alegraban una  existencia llena de angustia de la que quería salir volándose la tapa de los sesos. Al bueno le gustaba como al malo  ponerse los dedos en la sien fingiendo que era una puta pistola y volarse la tapas de los sesos.

Pum, pum. Pedorreaban los dos cada uno en un sitio  como si todo hubiera acabado de una puta vez por todas.

El malo había recogido más de una veintena de sesos a lo largo de su carrera de gente asqueada de esta mierda de vida.

Un 29 de noviembre el bueno estaba subiendo sus perros del corral a casa a las nueve de la noche cuando el pequeño colmillo lácteo ávido de danzar como un demonio   le hizo un quiebro esquivando las manos del bueno. Subió  camino arriba  hecho un gallo de nueve meses  hacia la ermita dedicada al santo patrón de los animales. El bueno fue tras el gritando su nombre en una romería donde la luna asomaba a las ventanas semejantes a nardos pálidos de hojas blancas transparente  que exhalaba  muerte.

 

El feo bajaba con un farol encendido con su perro suelto buscando su tesoro perdido entre unos matorrales cerca de su casa.

En el cruce de dos casas con dos almendros muertos a los lados el feo desconfiando que quien subía empezó a dar gritos como si fuera la loca de Espasmos.

El perro del feo ladró sobrecogido por el aroma de miedo ya que el hijo puta del feo se hizo de vientre, y se lanzó contra colmillo lácteo que embistió hasta que la mano del bueno lo paro al instante separando a los perros mientras olfateaba la humanidad en su forma líquida y miserable y escuchaba al feo  chapurrear castellano todo su odio de feo hacia el bueno.

Ahora si las has cagado tío.

Yo a llamar a la guardia civil, por fin te tengo.

La jodiste, la jodiste tu y tu puto perro.

Espasmos al escuchar a su puto gritar salió con otro candil en batín empezando dar voces mientras el feo le gritaba:

llamar a guardia civil, que la ha cagado, la ha cagado el tío, joder.

My beautiful picture

Diez minutos después, cuando la luna se hundió detrás del campanario  la guardia civil pasó  tocando las campanas a casa del bueno:

Buenas noches bueno.

¿ Puede contarnos que ha pasado?

Con ademán de extrañeza y frío dos jóvenes guardia civiles preguntaron por lo ocurrido al bueno, que les dijo:

Tienen que creerme como que me llamo bueno que fue nada hermanos. La crónica de un descuido que no causo nada más que un poco de babas en el pelaje de dos perros que entre otras personas normales se hubiera resuelto con un perdona, se me ha escapado el perro. Buenas noches vecino.

 

El malo al día siguiente encontró al bueno muy apesadumbrado en un ribazo  meditando.

Bueno ¿ qué te pasa? Le preguntó el malo mientras vigilaba como madero para el informe.

Mira malo. Contestó el bueno al malo – te voy a ser sincero, de la  condición de  miseria humana  no salimos. Esto es una ciénaga ¿ sabes por qué os llamó el cagón del feo ayer?

Pues por qué se asustó por el cachorro fiero que iba de romería a san antonio, y el feo es de los que no se fía ni de un perro, ha sufrido hambre, castigo, prejuicios, es un alma desgastada, incluso te diría que condenada.

El bueno negó con la cabeza.

No malo, el feo os llamó no por temor, sino por pura maldad. Piensa porque escribo versos contra el sistema que vosotros, la  Benemérita, me odiáis a muerte, tanto como él y el resto de vecinos, y que si os llama vendréis a torturarme sin preguntar, menudo hijo puta es el feo.  Hay mucha gente que lo piensa, habéis tenido mala suerte con los poetas malo. ¿ comprendes a lo que me expongo estando imputado y por escribir poesías?

El malo quitándose el pañuelo de abuela y tomando asiento en el ribazo sintiendo el sol , la brisa pura y cálida del medio día asintió con la cabeza.

Ambos se quedaron pensando en toda la gente que les rodeaba,  sin saber si sentir asco o compasión hacia los seres humanos, hasta que el malo le preguntó al bueno:

¿ Nos hacemos unas pajillas bueno?

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
El bueno, el feo y el malo de San Antonio. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

 

Advertisements

Poeta en el califato.

afa53d976ed9cd7dcdb87a96cdcfac39vaquillla

EL califato es un inmenso vacío,

Donde baja  veloz de un rascacielos,

Un silbido ensordecedor,

De cadenas y sirenas,

de un ascensor,

Desplomado  en un sótano,

de París o de Nueva York.

 

Allí voces quietas y olvidadas,

Escupiendo agua por la garganta,

Observan con sus ojos de naufragio,

El lecho de cemento.

Sembrado  de algas que atan a los cuerpos.

Devorados por anguilas plateadas,

Que brotan de las grietas de cemento,

Chupándose su sangre entre ellas.

Vomitando  la carne del festín.

y volviendo a alimentarse por los ojos,

de un  dolor moral que busca el sol,

Dentro de un ataúd made in USA.

 

Angelillo de Uixó.

valdemorillo-web(5)

Licencia de Creative Commons
Poeta en el califato. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

Si matarás, pero no en mi nombre.

índice

Cielo de carne viva,

extiende una flecha de espuma,

que aúlla como un panal,

de avispas encendidas,

Que apunta su luz hacia abajo.

Dormiditos entre los arboles y piedras,

las criaturas blanco de la ira,

esperando un pasaje hacia el cielo.

Pican sus cabelleras,

flotando hundidas,

en el lecho de una almohada.

Un fuego de mil soles las sacude,

secando al instante la carne,

dejándola como una roca vacía.

Suben hacia el aire como abejas,

un enjambre de ojos huecos, huesos y lenguas.

Cantando un coro infantil

dentro de una nube seta venenosa

donde está escrita,

como en una pizarra infantil:

La palabra Duelo.

Licencia de Creative Commons
Si matarás, pero no en mi nombre. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Angelillo de Uixó.

Si matarás: odisea de la evolución.

My beautiful picture

My beautiful picture

My beautiful picture

Bajo el sol que no alcanza sus cabellos,
la catástrofe del tiempo,
convertido en cieno,
un grupo de canis y gitanos,
20 años en el parque,
dando palmas y cantando.

!Asesinados por la falta formación!
Si mataras,
suena ahogado en la pizarra,
del curso de emprendimiento.
Ha lanzado el profesor la tiza,
que forma una noria,
dando vueltas por el aire,
La tiza es hoy un hueso,
que devora los animales.
Y que llena de cal los corazones.

La ciencia solo deja un profundo vacío espacial.
Una odisea de ficción,
de vagabundeo de astronautas,
de perturbados emprendedores terráqueos,
que dan vueltas por un ano solar
llamado bienestar personal.

Traspasados por la voluntad emprendedora,
como si fuera un rayo homicida,
Lo que sin saberlo han sido fulminados,
en un parque dan palmas ,
en una reunión de muertos,
o discuten entre cartones,
la humanidad involutiva,
la que canta y obedece:
No matarás.
No codiciarás los bienes ajenos.
Santificarás las fiestas.
No robarás.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Si matarás: odisea de la evolución. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.PICT0014.JPG

Terminator : Doy unos perros como si fueran mis hijas.c7dfe-hqdefaultTerminator Las Crónicas de Sarah Connor Temporada 2 Josh Friedman 2008 Capítulo 22 -Final- Nacido para Correr (3)

EN la medida en que mi vida y la de colmillo lácteo se remontan como un sueño en la noche de los tiempos, y gozo riéndome de este futuro que nos presentan , hasta que la risa se convierta en tragedia cualquier mañana y el futuro nos alcance con su guadaña y nos deje en la cuneta vengándose por lo que le hemos hecho al intentar resistirnos para que no se cumpla. De este modo , buscando con angustia una salida deseable y de futuro a mi camada de colmillos lácteos que viven en mi compañía y con los que comparto un lazo familiar . Siendo la inclinación de estos animales la de quedarse conmigo y la mía en quedarme con ellos. Pero con eso incumplo el reglas del altruismo actual, del intercambio con mis semejantes. Un problema que siempre he tenido y me ha traído muchos problemas al ser una persona muy conservadora. El origen de mi problema lo tuvieron los primeros hombres ante el dilema de que hacer con los hijos. Quedárselos era una posibilidad y la más natural, ya que esta es la que se da entre los animales. Sin embargo se impuso entre aquellos primeros hombres un deseo de compartir con otros grupos, siendo el intercambio generoso de hijas una forma de comunicación y de amistad. Siendo castigado de forma cruel e inmerecida con leyes muy severas contra el incesto al que se quedaba con sus hijas para si . Aunque realmente en el incesto no se castiga el acto sexual, sino que lo que se castiga es la avaricia de no querer compartir. Y en los casos menos graves que no hubiera incesto, los padres que no se separaban de sus hijos, desde aquellos tiempos, como ocurre hoy en día, estaban o están muy mal mirados por el resto de hombres por el mismo delito: El de no intercambiar con el resto, como los castos. Actitud que tengo y de la que yo también sufro las consecuencia y la ira de hombres y mujeres que me desean y me hacen proposiciones que rechazó.

Hoy en día nos damos cuenta del sufrimiento que se ha causado a la humanidad por como se resolvió este problema.

Lo que me lleva a la angustia y al conflicto con mis perros, que aunque no es de índole sexual , si es familiar.

Pongo muchas veces anuncios para darlos y cada vez que lo hago me siento como ese padre que va a entregar a su hija a un desconocido. Es cierto que debía ser motivo de alegría y de dicha que me adopten los perros, sin embargo sufro cuando me llaman diciendo que quieren uno. Me hundo en las tinieblas de la noche en la que malvivo. Durante días me persigue su recuerdo, y sobre todo mi conciencia. Realmente soy una persona muy conservara, la más conservadora que he conocido. sería capaz de no darle a nadie nada nunca, y esa conducta cuando me la trato de explicar me abruma, me hace sentir vergüenza, me siento como un judío. Oh pobrecito mío- me digo. Entonces con frenesí sabiendo mi problema y que no estoy en el paleolítico feliz, me entrego a la labor de poner anuncios. Sin embargo debo de poner algo extraño de forma inconsciente cuando los redacto, pues mis perros son de gran belleza y porte, y nadie los adopta. Entonces respiro feliz, he sido generoso con mis semejantes. Les doy algo que amo, si la gente no los quiere no es asunto mío. Yo he cumplido con lo que debía hacer de acuerdo con las reglas sociales: dar a mis perros como si fueran mis hijas.

linda_hamilton_terminator_9216_335x

My beautiful picture

My beautiful picture

PICT0011.JPG

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Terminator : Doy unos perros como si fueran mis hijas. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Un grupo de perros  ven pasar  con cierta nostalgia y resignación    nubes que corren empujadas por un viento glaciar que corta, formando una aureola de colores por las que cruza  un enorme  águila prometiendo de forma mística agua  a una tierra   que se muere, alimentada a cubos traídos de una fuente a varios kilómetros.Junto a los perro, en medio de ese ambiente, flotan en  ese aire de tristeza y de derrota  unas notas de guitarra de un hombre que está con ellos con los ojos también clavados en el cielo, sin saber a donde irán a parar todos ellos.

El hortelano fiel.

intro musical:

Kothbiro- Ayud Ogada- Lluvia venidera

/2015/11/el-hortelano-fiel.html

Oh Bayer Bayer

Colmillo Lácteo,

Las lluvias están por venir,

y no tendremos que ir con un cubo a la fuente.

Entonces las tierras podrán quedarse solas,

engendrando a tiempo,

librándose de la muerte.

 

Oh Bayer Bayer.

Colmillo lácteo,

las lluvias están por venir,

ese su destino,

como el nuestro,

huir  todos juntos,

hombres y animales,

escapando de ella,

para captar su música regeneradora,

de lo moribundo,  lo mustio,

insuflando vida,

a  almas frágiles,

 

creando como un cincel sobre el mármol.

Oh Bayer Bayer,

Colmillo lácteo.

Algunos han levantado ya,

una capa de dureza contra el cielo,

desde el suelo.

se rebelan a la esperanza y la suerte.

Quieren ser creadores.

 

Son fuertes, duros, innovadores.

Bayer Bayer

Colmillo lácteo,

ellos pertenecen a mi especie,

son como de mi familia,

pero ante ellos retrocedo,

y me escondo como de la lluvia.

Esperando,

porqué está por venir.

Bayer Bayer,

Colmillo lácteo,

Regresemos  con el cubo a la fuente,

resistiendo a la muerte de esta tierra.

Os veo a mi lado entregados,

Así os digo hermanos canes,

está escrito:

! hemos de perecer!

no hay vuelta atrás en el tiempo.

images

Angelillo de Uixó.