Archive for November, 2019

 

27 de noviembre del 2017. Suena un pitido en el móvil que guardo en el bolsillo del pantalón. Sin sacarlo sé que se trata del mensaje para fichar a la entrada del trabajo. Son las 7, 30 de la mañana cuando entro por el patio. Dejo la bicicleta junto una palmera. Doy unos pasos y  me sitúo el último en una fila de compañeros que están junto una mesa donde hay un ordenador. Detrás de ella, está la monitora escribiendo los códigos que les van dictando los alumnos trabajadores . Veo sus cabellos rubios y sus manos pequeñas y blancas, el resto de su cuerpo me lo tapan los compañeros  que se encuentran delante. Escucho sus voces hablando entre ellos, casi siempre hablan de gente del pueblo. La mayoría de veces cosas muy duras. Vall d´Uixó es así, desde hace años, ya demasiados, los sucesos truculento forman parte del día. Es un lugar que me angustia y del que no puedo salir, aunque me está matando. Mi trabajo me gusta y lo que aprendo de jardinería, pero el sitio, y algunas personas con las que estoy, forman parte directa o indirectamente de sucesos truculentos sobre los que he escrito en mis publicaciones por Internet. Ellos lo saben, y aún así mi convivencia con ellos no es problemática . Con un par de chicas, sobre todo con una , se puede decir que tengo verdadera amistad.   No me acuerdo si les he dado los buenos días. Creo que no. Siento que  a nadie le ha importado, ni reparado  en el detalle. Me alegro de haber llegado a tiempo, pensaba que lo hacía tarde. Llevo esta semana llegando muy justo al trabajo, incluso el lunes creo que fiché cuatro minutos tarde. Tampoco importó este suceso.  En dirección no me dijeron nada, pasó mi falta   desapercibida. Guardo silencio en la cola. En el móvil me entra un wassap cuando me toca el turno de fichar. Lo abro de forma automática mientras la monitora espera que le diga el código. Ella cree que lo estoy leyendo, pero es esto lo que leo :

“La publicación del articulo la  dejaremos para más adelante. Habla con tu abogado, estuvimos hablando con él por teléfono,  dale  nuestro para concertar cita ”

Miro la fecha, 27 de noviembre, recuerdo que  hoy era el juicio a las 11, 30 en la audiencia de Castellón. Hace unas semanas mi abogado me dijo que se había  aplazado.

Estoy durante un rato que se me hace interminable mirando este mensaje  . Me siento aplastado, con ganas de guardar silencio, de alejarme de todo el mundo, y de volverme a casa. Un sentimiento de sinsentido  me domina, hasta tal punto que no puedo continuar con lo que tengo que hacer. Ahora solo siento  una mezcla de tristeza, impotencia, angustia, y rabia.  La monitora sigue esperando  que le dicte el código para terminar de fichar y empezar a distribuir el trabajo. El resto de compañeros están sentados mirándome mientras sujeto fijamente el móvil sin hacer nada durante quizás, un par de minutos, creo que para entonces mi mente está en blanco, solo siento latidos fuertes en el corazón y un sudor frío bajando por mi frente.

 

¿ vas a darme el código? Me pregunta la monitora Is. con tono cansado  levantando las manos del teclado y  la cabeza inclinada para mirarme, ya que me encuentro de pie  a su izquierda.

 

Reparando en la situación, noto como mis músculos faciales intentan salir de ese estado y siento como al emitir una especie de sonrisa mejoro anímicamente y recobro fuerzas para volver a mis obligaciones, aunque en la cabeza sigo teniendo la visita al abogado. Suelen ser molestas, me hacen sentir como un criminal.

-Perdona estaba mirando una cosa relacionada con mi proceso- Le contesto excusándome  cerrando el wassap y abriendo los mensajes.

Le dicto mi código del día:

ZS8PC

Una vez confirmado el código me dirijo hacia mi mesa sin mirar a nadie. Camino de forma torpe, sin saber si sentarme o seguir en pie.

La mayoría de mis compañeros  miran sus móviles, o hablan entre si mientras la monitora sale del aula con  las llaves del almacén para abrirlo, y nos comenta que nos cambiemos los zapatos y nos pongamos los de seguridad.

Los que se habían sentado se  vuelven   a poner en pie dispuestos a salir. Algunos abren las taquillas del aula y dejan sus cosas, otros guardan los móviles. Reparo por primera  vez hoy en mi amiga C. Nos cruzamos las miradas sin hablar.  Está  frente a mi, sentada en la mesa de enfrente. Lo hace  desde que se exilio allí para estar más ancha, ya que antes estábamos en la misma mesa,  yo invadía con frecuencia su espacio dejando mis cosas, como el casco de la moto cuando iba al trabajo con ella, así como libros, libretas, vasos de café… Terminan  mis compañeros apresuradamente el café de máquina, y dejan el vaso de plástico en la papelera. EL sol del amanecer empieza a  penetra  a través de las ventanas del aula mientras en el patio se nota la umbría y el frescor de una noche de noviembre, aunque no demasiado fría para las fechas en las que estamos, y que atribuimos al cambio climático. A estas horas podemos empezar a trabajar bien, a veces es casi de noche cuando llegamos al tajo.

Miro la mesa casi vacía, solo esta mi mochila tirada. Es extraño que no haya un vaso de café, y no solo eso, en 10 minutos no he hablado con nadie todavía. Mi compañera L . lo percibe cuando pasa detrás de mi para salir:

¿ te encuentras bien Ángel? – me pregunta.

La miro y cuando voy a contestar callo  como si quisiera decirle algo que no me atrevo.

No consigo decir nada, solo un gesto indescriptible con la cara. La llaman. L ¿ puedes venir?  se aleja mirándome de forma inusual, como si no me comprendiera.

El resto que van saliendo  pasa por mi lado sin reparar en mi presencia, que perciben normal.

Salgo y entro en el almacén, cojo un pico, una azadón, pienso que más coger. El resto está haciendo lo mismo. Cada cual como los gladiadores va cogiendo las herramientas que más le gustan para el combate. Los que no tienen ganas de sudar mucho,  eligen las escobas y los recogedores, lo más demandado en un taller de empleo.   Veo la caja de herramientas con las herramientas de fontanería. A su lado hay  un compañero cambiándose los zapatos. No sé si vamos al asilo a terminar la zona ajardinada que empezamos hace unos días, o iremos a la moleta.  Tengo que revisar la instalación del agua del asilo,  en la parte que  realicé, una de las principales,  quedó un trozo de la tubería general sin empalmar.

Cuando voy a preguntarle si sabe donde vamos, este acaba de ponerse los zapatos y ya está saliendo, dentro del almacén  me entra una profunda angustia.

Voy al cuarto de baño a refrescarme. Me acerco al espejo que hay junto la pila. Abro el agua y me mojo la cara.

Al retirar las manos de mi rostro noto algo extraño e inquietante.  Una especie  zona oscura bajo mi piel . Paso mis dedos por los pómulos, la piel esta tersa, en buen estado, pero se ha marchitado  bajo mi físico, bastante aceptable a mis 44 años.

Ahora veo la ansiedad ligada a mi rostro en el espejo como si fuera una radiografía emocional. No puedo apartar mi visión del espejo donde me veo de dos formas, una física donde todo está bien, otra anímica y espantosa que pega golpes contra el cristal deseando escapar.

Entra J.L. al servicio llamándome. me dice de forma amable al verme mirándome en el espejo :

Te están esperando en la furgoneta. Vas a llegar tarde.

Aparto mi mirada del espejo dándole la espalda  a mi rostro. Cogiéndole del brazo,  miro fijamente  a J.L al que detengo  cuando iba a salir tras darme el recado. Deseo  que me  preste atención al rostro y me diga si ve algo. Si ve mi segundo rostro gritará espantado y pedirá ayuda para que pueda salir.

Lo he conseguido , me mira fijamente con los ojos muy abiertos. El brusco gesto lo ha sorprendido, incluso asustado. Pero no nota nada de lo que me pasa realmente.  Me lo temía.  Sé sin saber el motivo  que no iba a ver nada diferente en mi de lo habitual. Estoy atrapado con mi rostro en el espejo.

Escuchó que trata de calmarme, ha debido notar que me pasa algo.

Siento por fin una breve esperanza, una nueva forma de comunicación que me pueda ayudar. Pero desaparece pronto mi euforia al escucharle hablar.

No te cabrees Ángel, me ha mandado tu monitora para que te des prisa, te están esperando en la furgoneta.

Suelto su brazo mientras hago ademán de compresión y de que me perdone por el gesto brusco.

Me da una palmada en el hombro. sale sin darle importancia a mi conducta  del servicio.

Escuchó a dos hombres que entran al servicio cuando sale J.L al que saludan.

J.L – se limitan a decirle amistosamente.

 

Pasan por mi lado y me saludan. Son  los alumnos trabajadores del otro taller de empleo. Les escucho hablar y orinar.

-Sabes que se suicido ayer  R. B. Era muy amigo de M.N.

– No tenía ni idea. Hablando de muertos, también murió ayer el hijo del farmacéutico de la farmacia de don P. y en el facebook del ayuntamiento, acaban de escribir que ha muerto un barquero M. ¿ no sé si lo conocías?

¿ M, el barquero? no, creo que no,  a ese no lo conocía, pero al que conozco es al padre de  un muchacho joven que apuñalo ayer  a su novia porque le ponía los cuernos.

Vaya, como está el patio, suicidios, navajazos, gente joven muerta. Están muriendo mucha gente de poco más de 40 en Vall ´d Uixó de ataques al corazón y cáncer.

Ambos se suben las cremalleras y van hacia donde me encuentro. Les dejo  la pila libre para que se laven las manos tranquilamente .

Me miran y me preguntan mientras se frotan las manos con agua y jabón :

¿ sabes que te están esperando en la furgoneta?

Asiento con el gesto. Ambos salen sin prestarme atención hablando de otros sucesos.

 

Agacho la cabeza. Me mojo de nuevo la cara. Observo el  agua girando en una pequeña espiral desaparecer por el desagüe,  como mi vida destrozada por una fotos que publiqué con un fin altruista. Alguien confundió su significado ,  se malinterpreto la realidad con la ficción y ha destrozado mi imagen y mi realidad.

Me veo otra vez en  el espejo , tropiezo de nuevo con mi rostro que tiene forma de sufrir un riesgo  inminente.

Pitan desde la furgoneta llamándome mientras me observo sin poder salir de allí.

 

Angelillo de Uixó. Los sucesos narrados del suicidio, apuñalamiento  y dos muertes naturales de gente relativamente joven se han dado de forma verídica en estás  48 horas en Vall d´Uixó, así como la fecha de mi juicio era hoy.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

Señoras y señoras, en la siguiente función se va a representar un drama contemporáneo:

– el Pacto por el empleo- que es lo mismo que reconocer la realidad:
¡que no hay empleo!

Esta función ocurrió  hace algún tiempo, concretamente un  Martes 26 de noviembre del año 2019. El lugar escogido, un auditorio de un pueblo de Castellón de la Plana. EL pacto por el empleo consistía en un foro  para plantear sus demandas a la sociedad de varias empresas de la región enfocadas en dos sectores: tecnológico y hostelero. Acompañando a las empresas  estaban las autoridades. Los sindicatos mayoritarios, UGT y C.C.O.O, estaban a las puertas en silencio repartiendo bolígrafos, globos y suerte.

Entre el público a la función había demandantes de empleo sentados en las butacas azules del auditorio mirando el escenario. En el fondo del mismo surgía el  telón rojo. Este  se abrió dejando ver una descomunal pantalla con el logo del labora, antiguo, Sepe, Servef. Sobre el escenario vacío estaban dispuestos unas cómodas sillas blancas. En la esquina una atril surgió de bastidores una hermosa azafata rubia.

-No  podían haber elegido una gorda- comentó mi compañera de trabajo algo molesta con la presencia estereotipada de las azafatas.

Un grupo de veinteañeros que había terminado la FP se mostraban ávidos por empezar a vivir de su trabajo. Se les veía moverse atentos en las butacas.  También  destacaban las cabezas de   antiguos alumnos trabajadores de taller de empleo que conocía de vista. Estos eran veteranos en el desempleo, carentes de esperanzas, acudían para ser vistos por las autoridades y que les tuvieran en cuenta por compasión y voto cautivo, auqnie esto último empezaba ya a estar en desuso. También estaban la gente como yo,    los que terminaban los talleres de empleo del 2019 en el pueblo de la Vall d´Uixó, que es donde se representó esta triste función que nos representa un aspecto no menor del mundo social  en esta región: hambre, ambiciones, avaricia, espíritu de superación, servidumbre, caciquismo en el ámbito laboral y del desempleo, cuyas cifras están igualadas.

Dramatis personae

En reparto:

Alcaldesa de la Vall Tania Baños como anfitriona y obediente dirigente.

Concejal de empleo de la Vall Don Jorge, obediente dirigente.

Secretario autonómico de empleo y director general del labora: Enric Mondedéu, obediente dirigente.

Yolanda Gonzáles, directora comercial de Ashotur ( asociación provincial de empresarios de hostelería y turismo) directora sin compasión.

Miguel Querol López, adjunto a presidencia de Marina D´Or, presidente  sin compasión.

Protagonistas principales.

Yo, narrador y viajero del futuro.

Mis compañeros de taller de empleo de jardinería y construcción en el papel de  12 chalanes, juntos a ellos sus monitores sentados en sillas más atrás de sus alumnos mirando más allá de la obediencia y la servidumbre , y aprobando a todo con la cabeza.

De bulto antiguos chalanes de talleres de empleo. Su papel es de 15 minutos de apertura y recogida de pulseras, llaveros, gorras, globos, y caramelos.

Entran y salen evitando la policía que los mira de soslayo.

De los personajes que allí acudieron a entregar currículo, muchos viven hoy de las ayudas sociales, otros sobreviven a duras penas de camareros trabajando de lunes a domingo 10 horas al día en grandes cadenas hoteleras.

La mayoría espera nuevos talleres de empleo.

Sus historias, sus recuerdos se ha perdido definitivamente, sus fotografías de esa jornada han sido olvidadas.

Ya nadie sabe, ni a nadie le importa que pasó aquel día con el pacto por el empleo.

Las cosas desde entonces han seguido empeorando, la lucha de clases se ha hecho intra lucha de clases.

Hay una clase de trabajadores que se han convertido en casi estrellas del rock, tienen empleos privilegiados en el sector tecnológico gracias a su alta calificación. Se desplazan por el mundo innovando ( según fuentes consultadas oficiales) a mi juicio  en la mayoría de ocasiones son estupideces que parpadean gracias a las pilas. Estos trabajadores   apenas tienen relación ni interés en los de abajo, a los que consideran que no se han esforzado lo suficiente en la lucha por la vida. Las empresas velan para que su talento no se vaya. Trata de tenerlos distraídos, e inventan estas empresas para las que trabajan retos tecnológicos para retenerlos. Realmente viven alienados en un sistema de valores programadamente carcelario , son esclavos sin conciencia de su servidumbre.

En el pacto por el empleo, estas empresa pretenden penetrar en el mundo universitario. Este es el que les ofrece sus trabajadores , su objetivo es que la universidad , la cultura, sea instrumento de estas empresas.

Los políticos sin comprender el objetivo final de las corporaciones , abrazan el proyecto  de buen grado, pensando que les ofrecen desarrollismo gratis las PIMES. En nuestra función observan  un auditorio que mayoritariamente no tiene ni los estudios básicos, y que ante la verborrea de  tecno jerga dormita escuchando como el tren del futuro se va sin ellos. El futuro de estos trabajadores sin apenas formación,  ni experiencia laboral, nosotros que hemos viajado en el tiempo y nos hemos encontrado nuevamente  con ellos dos años después de este día, lo sabemos. Se escribe con las palabras: servidumbre y servicios sociales.

Pero no queremos destrozarles la navidad, que va a ser muy triste ya de por si cuando les den el finiquito.

Venimos a anunciarlo en pacto  por el empleo a la alcaldesa de Vall d´Uixó y al concejal de empleo para que hagan más escuelas taller y prologas a las mismas, porque ellos dirán que fue un éxito el día de navidad cuando terminen, y que el 80 por ciento se colocó.  Pero la verdad es que  ninguno de esta panda de chalanes consiguió salir adelante por si mismos, porque la solución era unirse. Pero prefirieron empujarse unos a otros en servicios sociales, pedir el encarcelamiento y la muerte para los inmigrantes porque les quitaban las migajas de los servicios sociales. Hay que decir que varios  aguantaron estoicamente  trabajos donde eran humillados , y  prefirieron heroicamente  delatar al que hablaba a favor de sus intereses para quedar bien con sus empleadores. Estos  como precio a su traición los tiraron a la calle cuando bajo la faena.

Pero volvamos al presente tras el intermedio. Una vez se retiraron las extrañas y aterradoras empresas tecnológica con sus planes de conquista de universidades mercantilizadas y prostituidas para nutrirse de trabajadores con los que fabricar cacharros para el control social como el Internet de la cosas, que vendían a los ayuntamientos, entraron las empresas de hostelería.

Esta empresas tenían también problemas para encontrar personal, aquí no era el problema de que el talento se fuera a otra empresa, sino las malas condiciones laborales, los horarios sin fin que acaban con la vida personal de trabajadores, los sueldos hambre, obligaba  a la patronal a llamar públicamente vagos a los camareros. Un eufemismo con el que evitaban llamarse los empresarios tiranos.

Reproducimos una ponencia  que se dio aquel día en la mesa redonda titulada: “ futuro y sostenibilidad del turismo en la Vall d´Uixó” atribuida según el programa a Yolanda Gonzáles, directora comercial de Ashotur.

“Trabajar sábados, domingos, festivos, viernes por la noche, festivos, vacaciones, varano, semana santa, hay que mirar el sector turístico, porque el trabajo es lo que es , uno pudede dar trabajo cuando tiene trabajo, , a veces te vienen, yo lo veo, lo comento cuando empezamos, gente que viene a buscar trabajo y te dice:

– yo el sábado no, y el domingo tampoco;- pero si el sábado y el domingo es cuando yo hago caja, yo entre semana tengo poco trabajo.

hay que mentalizarse que el trabajo el lo que te paga las facturas  y entonces el trabajo es lo que es, tienes que trabajar cuando hay trabajo, y el turismo es la parte bonita de la vida , el turismo todo el mundo está de buen rollo…”

Una nueva burbuja patrocinada por la clase política como anteriormente el ladrillo no para de hincharse en el 2019 . No tardaría en explotar, y los camareros harían las maletas para  irse a servir cafés a Venezuela o la Habanna. Allí no tendrían que pagar 100 euros de luz al mes, 400 de alquiler, más comida,  transporte, gastos personales, y  ganar 800 euros al mes, a parte de tener que escuchar a sus  patrones  desde la ventanilla del mercedes último modelo que eran unos vagos.

Una rueda de preguntas entre el publico, que tímidamente levantó la mano para  aprobar en general el modelo turístico y tecnológico dio por finalizado el acto del foro.

En el hall varias empresas, entre otras ETT recogían currículo.

Los ponentes y los políticos se esfumaron, en la calle de formó una larga fila de trabajadores  con jarseys verdes y azules con el logo del labora y los programas de empleo para la reinserción. Mujeres, hombres mayores,  todos poco cualificados,  con vidas laborales y personales  truncadas por mil calamidades  que se reflejaban en sus rostros marchitos de los que han  perdido el tren de la vida. regresaban al taller de empleo formando una patética procesión, sin saber si aquello había sido una tomadura de pelo o un pacto por el empleo. Tampoco les duro mucho la reflexión, porque en  sus actitudes y planes de acción estaba presente la inacción y la resistencia pasiva al empleo.

Hemos venido del futuro a contaros estás vidas. No importan sus nombres, ni quienes son,  pero se trata de verdaderos perdedores, una legión de parias  que en los pactos por el empleo cuentan como perdidas.

Debemos promover un mundo más justo, donde en el mundo de los hombres haya algo más que una lucha encarnizada por la vida, una sociedad que vaya más allá de  tiranos y siervos, donde todo el mundo pueda subirse  a un tren e ir a alguna parte.

Angelillo de Uixó viajero del futuro.-

EL siguiente texto está basado en la relación emocional entre el patrimonio, paisajes, trabajo, medio ambiente de Vall d´Uixó  y sus ciudadanos.

 

Escucha hermano, tu que te avergüenzas de haber fallado y te entierras en vida para nada.

No vale la pena sentir vergüenza en esta tierra, que todos la han perdido ya, desde los poderosos  reyes a presidentes, ni el Papa de Roma se la encuentra entre tantos casos que dan asco de la iglesia, y no hay juez que condene a alguien por sentir vergüenza.

La importancia de fracasar en la vida es mínima.

Lo vital es vivir todos los años que se pueda.

Aprender es para mentes despiertas, y para gente que no se les nublen los ojos de haber sufrido tanto dentro de si mismos.

Aunque eso no importe a la hora de vivir.

Vivir es para el que no se castiga el lomo y el alma con su mente y su infortunio,  por eso se ríen cómicamente de nosotros  los que viven sin vergüenza.

Ellos no se hastían de sus camaradas como el  resto.

Recordar compañeros vivientes:

Hay que aguantar la situación por egoísmo, incluso tragarse la vergüenza para no morir de pena, porque también hay casos de gente que se muere de vergüenza.

Vivir, vivir todo vale por vivir aunque sea como ajenos a nosotros mismos.

Así vamos rodando hermanos de infortunio.

Como músicos de una tuna miserable

Que se aprieta y que se empuja hasta disolverse un buen día..

Así termina esta fiesta de vida, con un grito de angustia y de llanto entre risas de la muerte.

Que desvergonzada es la existencia

¡Oh hermanos de infortunio!

  1. Ecco homo con vergüenza en el WC.

Esta es la historia verídica  de alguien que tenía vergüenza en el trabajo y se escondía en el WC .

Se de donde procedo, no hay duda,

Del carbón y la piedra dura.

Vuelvo a la vida cuando tiro de la cadena.

No confío en nadie ni en mi mismo.

Mi ojo contempla mi destino,

¡ desmedidamente  malo!

Oh eterna desdicha,

Una odisea de desgracias.

Hoy me refugio en un bater de mis compañeros de trabajo.

Mañana en la alcantarilla de la policía.

El mundo para algunos es pequeño.

Pero para los que no tienen  destino,

A su ojo es inmenso y lleno de peligros.

III. La escopeta nacional desbanca a la ciudad gobernada por progresistas.

Vall d´Uixó gobierne quien gobierne si algo no conoce: es la vergüenza. Cualquier cosa que en otro lugar haría asomar  rojos colores en los mofletes de sus dirigentes, o sus ciudadanos más críticos, aquí pasa como normal.

En cierta ocasión, este narrador, enfermo de un extraño virus, de esos tan habituales en una atmósfera tan contaminada como es la nuestra,  y que le dejo postrado, recibió la visita de un amigo.

Llevando dos días solo enfermo, necesitado de ayuda, sobre todo para conducir su trineo tirado de perros a las montaña donde cargar leña, no perdió la ocasión y le pidió que le ayudará.

Este acepto de buen gusto.

De este modo los dos amigos aparejaron a los animales que  de buen animo empezaron a hacer el camino tirando del trineo.

Entre pedregales y fisuras  de una tierra despreciada y en desuso subieron hacia Pipa.

Los vientos invernales había despejado la atmósfera. Hacia el este se veían  cercanos en la mar  de Burriana los barcos, aunque había de distancia más de 20 kilómetros.

A sus pies, las grutas de San José, y el parking lleno de turistas.

Varios tiros empezaron a sonar  muy cerca de donde pasaba el trineo. Este hizo un alto ante el sonido de las detonaciones. Avanzaron unos metros y al girar la curva de un repecho descubrieron   un par de coches todo terreno con remolques para transportar  una ralea de caza de perros. Estos habían sido   lanzados contra  el jabalí. Mucha gente que subía a Pipa a disfrutar del domingo en más o menos sintonia con una naturaleza arruinada, miraba extrañados y frustrados que tenían cerca  una cacería de las más peligrosos y sanguinarias que se dan en Europa, porque España, nos guste o no, pertenece a Europa, aunque parezca África. Sabían que su vida corría un gran riego si tropezaban  con una jauría de perros persiguiendo a un jabalí en plena zona turística. Pero aún  así nadie se detenía.  Seguían subiendo monte arriba con resignación estoica hacia la muerte. Podía no pasar nada, o podía pasar mucho, lo que no iban a hacer era plantearse la causa de que tuvieran permiso de caza en un paraje turístico, ya que sabía el paseante dominguero, como el activista ecologista , que gobernara quien gobernara:  no tenían vergüenza ni la conocían. La escopeta nacional estaba por encima de la ciudad educadora, cuyos carteles ondeaban a las puertas de las famosas grutas de San José:  “Vall d´Uixó, ciudad educadora, te encantara conocernos  ” y al levantar la cabeza se veían sobre los ribazos un grupo de centauros armados de escopeta disparando a las palomas que caían desplumadas sobre las cabezas de turistas. Entre tanto los progresistas bromeaban felices y ufanos tras las elecciones  contra la derecha conservadora  porque la derecha reaccionaria,  eufemismo de fascistas,  les había dado el sor paso.

Y así termina esta historia, bajando con unos perros de trineos una carga de leña entre tiros de escopeta, autocares lleno de alemanes en las grutas por pistas ciclistas ilegales, con su conductor infectado por un virus raro: la vergüenza.

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Por el gran arco,
de hojas de palmeras.
Pasan los que no pasarán
a otras puertas.
Lo sabe la gente grande,
que abren y cierran,
! Las puertas!
Lo comprenden los de abajo.
Tienen todas las puertas cerradas.
Por eso se miran,
unos a otros
cuando pasan por el gran arco,
de hojas de palmeras,
con rostros de necesitados,
Hunden la mirada hacia abajo
ante los grandes,
que les dicen desde arriba:
! No pasarán!
a los de abajo.
Angelillo de Uixó.
Licencia de Creative Commons

 

 

Siux y Dante no podían votar pese haber nacido en España , y de poder haberlo hecho,  hubieran sido incapaces, como mucha gente sin conciencia,  de saber a quien votar. A  no ser que   les hubiera puesto el voto en la boca o las pezuñas Carlos, su dueño. Este, pocas horas antes del cierre electoral tampoco tenía claro, no solo de quien votar, sino de lo conveniente de  hacerlo. Carlos, y sus dos perros de tiro  descansaban de la segunda travesía con el trineo a la montañas de Pipa con el fin de cargar leña ante la bajada de temperaturas que se estaba produciendo. En esta expedición  , Carlos,  había regresado herido leve al clavarse una rama seca en la pierna en un barranco lleno de matorrales secos. Cada vez era más habitual para Carlos encontrar en los barrancos de Vall d´Uixó  prácticamente  la vegetación muerta,  y la ausencia de fauna.  Sus dos perros al entrar en la casa se tumbaron cerca de la cocina de leña , todavía caliente,  después de haber estado encendida esa mañana de domingo  calentando agua para lavar la ropa de la semana, así como agua para ducharse, a la vez que  preparaba un perol grande de lentejas con tocino y magro para los tres.12 años de crisis económica acompañada de una brutal manipulación mediática, con un recorte a cuenta gotas pero ininterrumpido de derechos,  habían hecho mella en las esperanzas y expectativas vitales de la mayoría de  la población obrera del territorio de Vall d´Uixó.  Carlos tampoco esperaba un futuro bueno, no por lo que decían las encuestas, que eran malas para España, sino que  tenía muy difícil no acabar en prisión como la mayoría de gente que había criticado el poder. De no acabar  en prisión, la otra opción ya lo conocía sobradamente desde hacía ocho años que estaba en un proceso judicial, y unos diez seguido y acosado por la policía. EL resultado es que en el mejor de los casos  acabaría como un perro abandonado en la miseria, o colgando de una rama en un barranco lleno de matorrales secos. Es fácil que algún otro desgraciado buscando leña, quebrara su cuerpo seco para calentarse. Aún así, Carlos,  era de los que mejor se encontraba en  Vall d´ UIxó. A excepción, que las había: políticos, traficantes de drogas, caciques o funcionarios. De Carlos se podía decir que  era de las personas más trabajadoras y preocupadas por la suerte del ecosistema de vall d´Uixó. En ese ecosistema incluía  a  sus vecinos, ¡ tan responsables en la destrucción medio ambiental de su propio entorno!,  trabajadores y desempleados que vagaban por las terrazas  de los bares como fauna desperdigada  bajo un cielo transparente azulado la mayor parte del año, víctimas como las perdices de los cazadores, ellos, humanos era la caza del orden económico, que adoptaba forma de caos para cazarles mejor.  Pese esa transparencia de la bóveda celestial que envolvía las vidas de   los vecinos de Vall d´Uixó, así como el resto de gente del país,  se encontraban reducidos a la desesperanza, y sometidos a una dolorosa experiencia de indiferencia personal y familiar de la que no sabían salir. La vida se había vuelto mala, complicada y manipulada, de espaldas a la naturaleza. Cada individuo quería mucho , más de lo que le pertenecía como animal, pero tenía muy poco, menos de lo que le pertenecía como persona.  Una profunda   tristeza  habitaba    bajo los arcos de las cejas pobladas de los vecinos de Vall D´Uixó. En sus rostros tostados por el sol de las terrazas orientadas hacia el sur, se reflejaban hondos surcos de tragedias vitales. Eran un arco reflejo de palabras,  gestos,  actos que salían de sus cuerpos llenos de maldad. De una maldad novedosa, reciente y contra la que luchaban sin comprender como hacerlo. No lo hacían de forma semejante a como los animales cuando son heridos y siguen luchando para sobrevivir, sino creyendo la manipulación a la que estaban expuestos. Su maldad era de tipo inducida, producto del  modo de vida de sistema. Era una maldad procesada industrialmente,  donde las relaciones sociales acaban en profundo hastío. Un hastío  mortal que venía del hartazgo  moral, y acababa  en angustia vital.  Los más básicos  lazos de solidaridad  se  habían borrado de la especie humana en este país de gente amarga y amargada. La relación con la vida económica de muchas personas  se basaba en una paga  miserable  para miserables, que les venía de unos servicios sociales que trataban de cronificar la desgracias de las personas a cambio de paz social. De todo esto, Siux y Dante, los dos perros de tiro no sabían nada, pero si de trabajar. Trabajaban mucho más que muchas personas de Vall d´Uixó. Su trabajo era un fin en si mismo, un destino lleno de aventuras. EL trabajo a estos perros,  como a Carlos, les había salvado y constituía su forma de vida. EL ocio, la libertad, la fraternidad, el amor, la esperanza, no existía para ellos. Tampoco esperaban sentimientos de compasión ante su situación de nadie. Es más, lo que más temían es que sabiendo de su debilidad, sus vecinos llenos de amargura, hostilidad y odio, se lanzaran contra ellos. Bastaba presentarse en un cuartel de la guardia civil y acusar a cualquiera de cualquiera cosa. Cada hombre era un policía de otro hombre. Una cadena repugnante adornada de progreso y servicios baratos ataba a las personas para destruirlas.  No hacía falta pruebas para acabar con la vida de alguien, tan solo si había alguna publicación en Internet de cualquier opinión política contra el sistema era suficiente para acabar con la vida de una persona retorciendo esa opinión hasta moldearla en forma de delito penal.

Carlos conocía esta situación de sobra, y por ello maldecía cada hora que estaba vivo dentro de este sistema.

Sin sus perros y sus opiniones contra el sistema se hubiera vuelto loco, y sus perros sin saberlo, porque alguien quiso actuando de mala fe, y sus opiniones se volvieron los contra él, sin que sus perros lo supieran ni nunca llegarán a comprender tanta maldad contra alguien como Carlos que los cuidaba. Me refiero a una protectora que lo acusó a él, de maltrato animal por publicar la foto de un perro con limaniosis, una dolencia mortal y que interpretaron que él lo estaba matando de hambre. Pero así era la gente fuera del contexto natural, en un entorno viciado y malo.

Carlos se acerco a sus perros para felicitarles por el trabajo hecho una vez tiro el algodón empapado de betadine a la bolsa de basura  que se había aplicado a su pierna..

Siux, Dante, amigos míos. ¿ qué tal estáis después del descenso?

Habéis bajado muy rápido por la pista ciclistas llena de enormes grietas por el desuso. desde que paso aquel tractor que mando el grupo de ciclistas de terratremols. No sabían lo que hacían. Han destrozado esa parte de la ladera. La tierra se hunde, las grietas en algunos puntos llegan a más de metro y medio de profundidad por un metro de ancho, parece un escenario de película de terremoto.

También a Carlos acusaban de delito medio ambientales, justamente a él, otra vez una publicación en Internet denunciando delitos medio ambientales, el sistema entiende que si lo denuncia, es que él es el culpable. Era sí era la era de Internet.

Los dos perros le miraron animados pero sin moverse de sus cojines donde descansaban plácidamente satisfechos con el esfuerzo-

Ayer y hoy habéis trabajado muy duro, mucho más que muchas personas que conozco.

Carlos pensó en la gente del taller de empleo, y siguió hablando a sus perros.

Nosotros somos los últimos guardianes de este territorio, por mucho que nos acusen y nos hostiguen tratando   de desplazarnos . Hemos sido lo que hemos parado las carreras ilegales ciclistas patrocinadas por el Ayuntamiento en nuestras montañas. . Laderas rocosas de rojo rodeno , escarpadas como pirámides. Pedregales y arenales  donde solo viven la palera. En algún rincón lejano, casi colgando de las paredes verticales, se ve alguna carrascas entre  las terrazas construidas con piedras secas, surge  la sombra de lo que fueron los algarrobos. Hoy encorvados, retorcidos, llenos de hongos, devorado por fanerógamas. A veces tienen a su lado olivos, almendros, o vides raquíticas.  Arqueología del secano perdido Dante y Siux.

Los perros jugaban dando su patita a Carlos. Este con melancolía les explicaba su situación, aunque ellos no la comprendían:

Nos espera una gran sufrimiento este invierno, quizás la extinción en esta ratonera. como este lugar cuando no estemos. Nos encontramos acarralados sin salida en Vall d´Uixó. No la veo. Sin embargo veo el fin, como esta   casa que caerá rápidamente cuando no estemos.

Carlos paso la mano por los hocicos de sus canes, pensando cuando no estuvieran. En los barrancos nadie recogerá la leña. Allí se amontonara hasta que arda algún día. Ni habrá podas de oliveras, algarrobos. Solo habrá paseantes, motos de trial y ciclistas rompiendo los ribazos, las calzadas musulmanas, el patrimonio de la guerra civil que cuidábamos. Carlos se sentó entre  ellos en unos cojines azules a los que había amoniaco días antes. La noche había caído, reinaba una gran oscuridad pese haber luna llena que se mostraba por la ventana anunciando desgracias.  empezaba a hacer frío una vez  se esfumó el calor de la estufa de leña que hacía varias horas que estaba parada. La carga de los dos viaje en trineo llegaban hasta la ventaba. Los perros había mostrado un gran coraje subiendo por un collado por el cual no cabía el trineo. Carlos recordó el momento en que casi caen subiendo por esas garganta. Era hasta tal punto angosto  que Dante y Siux tenía que ir lomo con lomo pegado, y el trineo llevaba una rueda por el suelo, y la otra por la pared de la estrecha garganta, avanzado en un ángulo de 45 grados hasta que volcó y tuvo que ser arrastrado por Carlos junto los perros por una cuesta con una pendiente casi vertical.

La vida de Carlos estaba al limite de la resistencia física y mental a la que podía ser llevada una persona conducida a situaciones de estrés, represión y miseria.  Siux y Dante, al contrario, llevaban una vida plena y satisfactoria de trabajo al aire libre, una vida que a Carlos como a mucha gente  le gustaría desarrollar, pero que sabía que en el ecosistema de un país basado en un sistema de control y producción como el suyo iba a ser difícil poder respirar en libertad y con autonomía. Había miedo, odio, cansancio, apatía en los rostros de la gente, nunca pensó Carlos que el mundo de los hombres iba a ser más despiadado e injusto que el de la naturaleza.

Este invierno sería necesario sacar fuerzas pese a todos los golpes recibidos, y seguir luchando al filo de lo imposible por la supervivencia moral como física.

Angelillo UIxó

 

 

Sorprenderá que deje las instrucciones para hacer este ejercicio poético en un blog dedicado al patrimonio y en otro de distopias . Con este ejercicio basado en la propuesta artística del Tristan Tzara, pretendemos  ser tan actuales , provocadores, controvertidos y originales como este genial autor si volcamos un copia y pega de un diccionario en las redes sociales. De este modo pretendemos quitar la pesada carga  que lleva el contenido de  la palabra y con el que aplastan las hordas vulgares del  pueblo y sus pastores académicos – legisladores a individuos únicos, libres, y críticos. Pretendemos desacreditar los diccionarios y sus definiciones, así como a la gente superficialmente culta como jueces y políticos, para  ayudar a  escapar a twitteros, cómicos, raperos, provocadores , y artistas que han utilizado la palabra vanamente, ridículamente , pervertidamente , y sufren la persecución extrema contra sus vidas, con penas hasta de prisión  por los que emplean la palabra con la etimología correspondiente y sin faltas de ortografía   para manipular, dirigir y controlar , dotando las palabras  de cargas rimbombantes con profundidades abismales en las que confeccionan  oscuras  normas, prejuicios, conductas y finalmente leyes.
como hacer un poema dadaista con el diccionario.
coja un diccionario didáctico avanzado de español.
tenga cerca de usted una cámara y un ordenador.
Escoja con cuidado las palabras claves.
Enfoque bien el objetivo de la cámara a las palabras y las oraciones de ejemplo
para que puedan leerse cuando empiecen a editarlas.
Copie y pegue el texto de las fotos a una hoja del ordenador.
Guarde periódicamente   el documento para no perderlo.
Edite el texto o lea las palabras ante las cámaras, sin que se vea el diccionario.
Publique el resultado en las redes sociales.
Dirán que lo ha escrito usted.
Cada persona lo interpretara de una manera y le acusaran de las cosas más insólitas.
Enhorabuena, es usted un gran provocador y un gran artista.
Las palabras con las que vamos a hacer este poema cortando y pegando, incluidas  las frases ejemplares  del diccionario son : magrear, machorra, subnormal.
Angelillo UIxó

 

Para Brutus era una verdadera maravilla el bosque de rivera  junto el barrio de la Muela que estaba realizando un taller de empleo. Entre los fresnos, chopos, llidoners estiraba sus fuertes  patas cada vez que bajaba  de la montaña. Frente las aliagas, romeros, y piedras , allí  encontraba una  maleza  floreciente que empezaba a ser cada vez más grande entre los alcorques. Lo único un poco enojoso para brutus en esos paseos ,era encontrarse a la patrulla canina. Esta consistía en una pequeña e inofensiva jauría de perros tan pequeños como unos chiguaguas muy nerviosos, que le hostigaban con caricias y posturas de sometimiento cuando se los encontraba . Eran unos cinco perritos del mismo aspecto que un doverman,  pero en miniatura. Tan pequeños eran que prácticamente  cabían en la mano de un hombre adulto. Estos   seguían a su dueño jubilado que rondaba por el bosque a medio realizar enderezando árboles recién plantados  caídos por el viento. Entre las adventicias a brutus le gustaba mirar a un conejo que había hecho su madriguera entre unas adelfas .  Todas las mañanas salía  provocar a los perros. Esto lo miraban extrañados sin saber que clase de mascota era ese animal de grandes orejas y pelaje gris. Sus dueños, entre tanto, tan extrañados de la presencia  conejos como sus perros, le  hacían fotos . Junto las adelfas se encontraba un viejo cañar y  un muro. Al cañar acudía gente joven, con aspecto de cansados y desnutridos a buscar cosas entre las cañas que parecían haber guardado. Como los perros cuando hacen un agujero con las patas y el hocico y entierran alguna carroña, estos jóvenes sacaban  pequeñas bolsas de plástico que metían en los calzoncillos, después de haberlas en ese lugar  para gastarlas en el momento adecuado . A brutus le gustaba el olor de esos jóvenes porque era parecido al suyo, y había algo en su comportamiento que le recordaba algo ancestral de su especie. Estos jóvenes eran diferentes al resto de usuarios del parque,  nunca le decían nada, ni le hacían carantoñas algunas. Pasaban de lado serios, batidos, nerviosos, violento y a la vez asustados entre los paseantes. Si se detenían  a hablar con alguien eran con la gente del taller de empleo con los que tenían alguna relación de amistad, vecindad o parentesco, y a veces las tres cualidades  a la vez. Brutus solía esperar la llegada de su amo en el parque. Había aprendido a saltar la puerta y escaparse. Y cuando lo hacía iba donde estaba su amo trabajando, aunque para brutus no era su amo, sino un semejante. Hoy se retrasaba. El compañero de brutus  no se encontraba  muy lejos. Estaba en el taller de empleo esperando recibir las ordenes para salir. Lo hacia sentado en su pupitre mirando la pared con un vaso de plástico de la cafetera de venndig en silencio, como el resto de trabajadores alumnos. Pensaban todo que el invierno sería duro,  sobre todo si alguien no los cogía para trabajar en cualquier cosa. De lo contrario, si nadie tenían interés en contratarles serían como perros abandonados vagando por el municipio, ya que el ayuntamiento terminaba con su contrato en dos meses para coger a otro grupo de gente desfavorecida,  y volver a empezar una historia inacabable de desdichados, miserables, de los desafortunados . Hombres caídos como lucifer en el infiero de las vidas violentas y sometidas entre esos bloques  de pisos enormes de un barrio de vivienda subvencionadas y de protección de servicios sociales a donde metían a la gente sin recursos para que agonizaran sin poder hacer nada como perros maltratados.

Era gente maltratada y maltratadora. A fuerza de violencia se habían convertido unos en canallas , otros en santos indiferentes. Los santos eran famosos  como buenas personas porque todo les daba igual,  pero inadaptados  de ideas cortas y egoístas santos y canallas. Una vez encontraban trabajo, o una oportunidad de mejorar a su vida, era habitual que canallas o santos la desaprovecharan, y acabaran volviendo a la misma ficha de salida. Vidas de perros sin destino en una encrucijada histórica sin salida. Brutus veía a muchos perros perezosos junto sus compañeros humanos  paseando por lo que parecía el lado civilizado de la vida. Pero lo único sagrado que habían en ellos era la indiferencia, y como armas no eran los dientes , las manos o las garras, sino el engaño y la hipocresía.

Brutus esperaba a su compañero, y su compañero esperaba a Brutus para disfrutar en sus vidas castigadas por la crueldad de los hombres civilizados el momento en el que salían con el trineo por la sierra de Espadan. El trabajo había salvado a  la camada de perros a la que pertenecía Brutus y su amigo humano de que se volvieran agresivos en un ambiente de aislamiento, persecución, vejaciones y pobreza en el que estaban inmersos.

Cuando subieron todos a la furgoneta con sus azadones para trabajar en el bosque de la Muela, pensaban en sus asientos con el azadón  en las rodillas : “que el invierno será duro para nosotros”. Brutus por el rostro de preocupación de su amo adivinaba que tendría que trabajar muy duro, al cien por cien llevando las cargas de leña del monte para calentar la casa y la comida, así como llevar cargas de agua potable de la fuente pública. EL invierno sería  muy duro en la orilla del mediterráneo, tanto o más que  en Alaska o Siberia ,en una zona que mucha gente creía con una alto grado de bienestar y civilización.

Al escuchar los primeros golpes de azada en la tierra, Brutus empezó a correr ladrando hacia los trabajadores, pasando de largo de dos que estaban apoyados sobre los azadones con la mirada perdida en la nada.

Brutus te has escapado de nuevo- Le Maria Laura acariciando el pelaje de medio husky de Brutus, que fue corriendo hacia su amo cuando le vio. Este  le rogó  con la mirada    que no se escapara de nuevo. Ya tuvieron bastante susto cuando se encontraron el día anterior una jauría de cuatro perros sueltos. Tropezaron con ellos en una pendiente de la que imposible salir. Afortunadamente ninguno de aquellos perros se abalanzó hacia el trineo donde iban dos perros enganchados. Hubiera acabado en una carnicería sin sentido. Una lucha por la vida despiadada  donde se elimina el exceso de población de una misma especie.

Angelillo de Uixó.