Archive for the ‘autoempleo’ Category

 

 

 

 

Advertencia al  lector.

La siguiente historia y lugares están basados en hechos reales en vall d´uixo, pese a que parezca todo absurdo y por lo tanto  irreal. Las conversaciones y personajes  también han sido sacados de contextos reales de vall d´uixo. se han efectuado varios vídeos mostrando tanto la fauna en extinción que ha albergado y alberga esta zona, contexto tan importante como los personajes en nuestra historia, así como los vertidos de glifosato. En estos momentos, está siendo seguido por el equipo forestal de la generalitat valenciana lo que ocurre en este maravilloso lugar.  a día de hoy, sigue sin haber un informe firme esclareciendo los dramáticos hechos que han  acontecido, ni un proyecto solido para  una alternativa como la mía. Agradecer las lecturas de el corazón de las tinieblas de conrad, la poesía de T.L Eliot, los hombres huecos, la película  apocalipsis now, el extranjero de camus, la música de radiohead: OK Computer, en los que me he basado para recrear la vida diaria de vall d´uixo relacionada con la escuela taller t´avalem y el paraje de los molinos donde tengo la huerta.

Una pesadilla ecológica y laboral con fines políticos sociales planificada y ordenada por Angelillo de Uixó.

I.

 

Allí estaba de nuevo aquel hombre,  metido en medio del dichosos río seco como si fuera parte de la fauna en extinción de ese lugar. Bajaba todos los días con su carretilla donde empieza a girar su curso el Belcaire, enroscándose una y otra vez en su corto recorrido de nueve kilómetros hasta llegar al mar en Moncofar.  Salieron dos fochas como flechas asustadas de entre los juncos haciendo sonar el aire  como cartones que se rompen con sus alas, cuando se movió para pasar a la siguiente piedra donde se inclinó de nuevo ese hombre como si fuera una rana sobre un charco. Giró su cabeza medio calva, lentamente, sobre los valadres y ricinos que ocultaban su cuerpo,  en aquel enorme hoyo de lo que había sido la última charca humeral de vall d´uixó. Su imagen , apoyada entre las piedras, semejaba a una escultura griega abandona en el tiempo. Tenía como medio de transporte  una carretilla. La llevaba siempre llena de hojas. La dejo en la orilla,  a veinte pies de él. Proyectaba su imagen una representación antigua, una ensoñación incomprensible de un mundo lejano y oscuro que entraba en colisión  sobre el moderno que lo había aplastado. Él, parecía ajeno a estos tiempos , como si quisiera ir al encuentro de ese mundo  inexistente. Aunque era irracional pensar, incluso desear, que alguien pudiera  volviera a rebrotar semejante caos para la humanidad. Miré a mi alrededor. La naturaleza estaba  devastada con gran precisión. Asumet, la perla íbera de las montañas de vall d´uixo, era una cantera urbanizada. No había montaña sin urbanización por donde mirara. El aire estaba seco , alía a azufre y plomo. se palpaba la contaminación de los atomizadores de las azulejeras que nos rodeaban, ! esta maldita y enfermiza sequedad! Casi toda la vegetación estaba marchita después de no llover durante más de medio año.  El cambio de clima lo explicaba cada cual con el que me encontraba según sus gustos e intereses. Así , un tipo que conozco por un favor que le hice una vez al  cumplimentarle una instancia en el ayuntamiento para que tuviera una cita con la concejala de urbanismo, y  desde entonces , siempre que me veía me lo agradecía y me paraba para demostrarmelo. uno de esos días que  me  lo encontré ,casualmente mientras compraba en el mercadona aceite, empezando a hablar de los más tres mil kilos que había recogido de aceitunas, y lo poco que le daban de los mil litros que esperaba sacar de aceite; seguimos   hablando del tiempo que hacía que no llovía. al sacar  el tema de los coches, empezó a maldecir a gritos  a los ecologistas por hablar mal de los coches.

Los coches están toda la vida de Dios y siempre ha llovido- me dijo- ¿ sabes de quién es la culpa, maldita sea ,de qué no llueva?

al no contestar, por no saber que decirle para que no entrará en colisión con sus ideas. me contestó con las más variadas teorías. Me parecía algo chiflado, pero conforme me hablaba, algo de razón no podía dejar de otorgarle.

La culpa es de esos  malditos seguros agrarios. Cuando va a llover, los seguros agrarios mandan avionetas que lanzan yoduro de cobre a las nubes para que no llueva y  no pagar las perdidas a los agricultores.

En cierto modo, fuera cierto o no lo que decía, si había un planteamiento racional dentro sistema que nos envolvía en la lógica de sistema: el beneficio. Cualquier barbaridad que se hiciera,  contra personas, contra la naturaleza, daría absolutamente  igual, y  se justificaría si el fin que se lograba con este proceder era el siguiente:

-el beneficio.

sin embargo, al hombre que observaba,  que  había ocupado los terrenos junto a la charca que después compró el ayuntamiento, parecía ajeno a su propio beneficio. En la escuela taller donde estaba como alumno, varias veces hablamos de él. Incluso hoy, después de lo que sé de él, prefiero no hacerme un juicio hasta conocer las causas más a fondo.

su voz,que no escuchaba donde me encontraba, me la imaginaba como el susurro de las hierbas: sigilosas y vigilante.Su forma, quieta, se reflejaba calmada sobre el último charco azulado  soportando una enorme tensión espiritual en aquel incesante movimiento de vehículos y personas que transitaban sobre su cabeza y a su alrededor en el dichosos puente de San José. Famosos por los suicidas  con final feliz que acudían a tirarse de él. La mayoría sobrevivían como tetrapléjicos  debido a su poca altura. Pero conseguían con sus huesos  rotos su objetivo: llamar la atención.  aquel  extraño personaje, no se movía bajo el puente.  Adivinaba por su silueta de quien se trataba.  yo estaba  en el viejo molino de arroz derruido.En el cual, de vez en cuando, cuando el viento soplaba, o algún turista atrevido se hacía una foto y se apoyaba entre las ruinas, caía alguna piedra hacia los profundos silos, tardando en caer hasta cuatro segundos. Bajo  del molino, tenía él su huerta.  Al observarlo de lejos me preguntaba -¿ por qué? -Y al preguntarme esto; era inevitable la siguiente cuestión- ¿ cómo? ; De que forma llegó a este estado  de abandono y miseria esta persona del que la gente desconfiaba y temía, a la vez ,que decían que era trabajador e inteligente. Lo conocían en aquel lugar con el apodo de Pitufo. se contaba que estaba como una cabra. Pitufo,  su apodo perecía una broma para alguien con fama de peligroso, al que había detenido varias veces la policía, tan solo porque inspiraba ese extraño miedo cuando hablaba. La primera vez que hablé con él, estaba como hoy, dentro de la charca, caminaba por el fondo seco y pedregoso con un machete en una mano y una bolsa en la otra. De vez en cuando, se paraba para cortar algún ricino. Luego, como de costumbre, esto ya lo había observado en otras ocasiones, se sentaba sobre una roca lisa junto al último charco.

cuando me acerqué, vi como sacaba una sardina de la bolsa, levantaba el machete para cortarle la cabeza a la sardina .Al verme hizo una mueca amable con los labios. Sentí que me estaba esperando, pero al verle  levantar el gran machete, cuya hoja bañada por el sol y con trozos de la carne de la sardina en el filo me asustó. Me di medía vuelta, pesando que estaba loco cuando sus palabras; tranquilas, amables, emitidas con una voz suave, me detuvieron con una pregunta intrigante.

¿ has aceptado ya el absurdo?

al girarme bajo el machete y cortó la cabeza de una sardina. Cogió al animal y como si hiciera una parodia de lo que había echo, intentó con una sonrisa pegar la cabeza al cuerpo del animal con las manos.

¿ Te estarás preguntando que hago, verdad, Jacobo watson?

¿ cómo demonios sabes mi nombre?- le pregunté asustado, como si me encontrará ante un ser sobrenatural, o el demonio de vall d´uixó que decían que era.

Sacó un papel que enseguida reconocí. Era mi curriculum. Se me había caído al merodear por allí. Al parecer, también él me  observaba como yo a él.

licenciado en medio ambientales por la universidad de Bogota, reside el señor watson desde hace seis años en españa. Empleado en un ciber de madrid, que cerró, dos meses de jardinero en valencia por una ett para la feria de fallas,  empleado de la basura con fobesa en burriana dos años, limpia playas en moncofar en verano, recoge vasos en marina d´or, limpia habitaciones en oropesa, y en la actualidad residente el señor jacobo watson en vall d´uixo,   donde fue contratado por el ayuntamiento a través de programa de escuelas taller de agricultura ecológica. ¿ qué estás haciendo con tu vida, Jacobo?

en su pregunta había mucha ironía. sentí ganas de matarlo al ver como sonreía.  intuía que a través de mi curriculum había adivinado lo frustrante de mi vida y se reía de mis miserias. Él ,era enfrentarme a una realidad a través de un espejo que deformaba mi imagen. Y ese espejo era esa charca. dentro del agua. Me hizo un gesto de que me sentara a su lado. Iba a pegarle, pero acepté. Vi trozos de sardinas flotando. No comprendía nada.

Su voz empezó a envolverme. Noté que no me odiaba, ni quería burlarse. Me iba haciendo que dirigiera la mirada hacia cosas a las que no había prestado ninguna atención. Conocía ese lugar tan bien como él. Paseaba todos los días por allí, a veces, me sentaba a ver si quedaban  pájaros. La escuela taller donde hacía el curso de agricultura ecológica, estaba sobre su bancal en la zona de los molinos.  Habíamos fumigado ese lugar a rabiar con glifosato para que nada creciera más que el cáncer. Incluso poníamos trampas a los pájaros para cazarlos, porque escampaban semillas de avenas silvestre  y ademas consumían agua donde íbamos a plantar césped natural en una zona donde  hay escasez  de  agua , excepto  las fecales,  que se escampan cuando llueve. con los conejos hacíamos lo mismo, ya que eran una verdadera plaga martirizadora. proliferaban porque no había águilas, ni serpientes que los cazaran. pero estabamos nosotros. los metíamos en jaulas dentro de una cueva y repartíamos entre los alumnos los viernes mediante un sorteo. El  monitor de agricultura ecológica nos enseñaba como  neutralizarlos de un golpe seco en la nuca y limpiarlos con un cortaplumas.

Listo para paella o al ajillo- comentaba al terminar la faena el monitor limpiando el cortaplumas con arena dentro de la cueva.

Estaba asombrado escuchando a Pitufo , no paraba de echar carnaza a la charca y hablar. pequeñas bocas emergían del agua para luchar por un poco de alimento en los dos metros de agua que quedaban.  se agitaba la numerosa vida que allí albergaba con gran frenesí. Pitufo ,parecía disfrutar con lo que hacia y hablar de como era ese lugar antes de que llegáramos nosotros, los de la escuela taller te avalamos, mandados por el ayuntamiento de vall d´uixo para sellar el cambio en un sarcófago de museo.

¿Sabes como se llaman estos peces?- me preguntó. Como negué con la cabeza me explicó contemplando como si fuera un acuario la charca casi seca.

Son gamusinos. Desde que conozco esta charca humedal, nadie ha asistido con calma a presenciar su maravilloso espectáculo que está a punto de desaparecer para siempre. Jacobo, tú serás el último en ver cangrejos autóctonos en vall d´uixo. Están en esta roca sobre la que estamos . mantiene el agua como un tapón. Si está roca se mueve tan solo un centímetro, todo morirá en 24 horas. Esta charca, y su fauna , metida en pleno centro del pueblo, es más desconocida que muchos lugares remotos del amazonas, pese a que todos los días pasan por arriba, por su lado, cientos de personas ajetreados en sus hábitos de consumo . Lleva años aquí , generándose un gran eco sistema que llega a su final.

 

¿ qué ha pasado con el agua? le pregunté.

me miró con una extraña expresión.

veras-  hizo un gesto concentrado con las cejas, silenció, señalando con su dedo fijamente a un grupo de gamusinos . estos aleteando picotearon las tripas de una sardina que resbalaro de sus dedos . Las  arrastraron al fondo de la charca. prosiguió- después de las lluvias de hace medio año, que fueron abundantes, empezó a secarse. No era normal que se secará después de llover mucho, ya que esta charca ha aguantado hasta veranos muy secos. También se dio la casualidad de que vino la confederación hidrográfica del jucar a hacer unos trabajos, desde entonces… el agua desapareció.  no se sabe nada.  Nadie ha hecho un informe. Los ecologistas de vall d´uixo no tienen mucho interés. demasiado trabajo, demasiados problemas si tienen que enfrentarse  a las autoridades. no descartaría que la responsable fuera la confederación hidrográfica.  Son mala gente eso tipos. El ayuntamiento para variar, no habrá preguntado que ha pasado. Tampoco quiere problemas con otros departamentos. Sé que no saben nada de este lugar, ni lo que ocurre. Tampoco les importa mucho. El caso es que he traído aquí a la forestal municipal  para que viera los cangrejos. Es la única que me ha escuchado. Desconocía que aquí hubiera un eco sistema tan potente. No tengo ninguna esperanza en que se llegue a saber nada. ¿ quién va a sacar algo de aquí? nadie. Por saber la verdad; ¿ van a arriesgar a ponerse en entredicho las autoridades, y en evidencia ante los electores que las políticas medio ambientales son inexistencia? esa es la verdad, y los ecologistas hacen política e imparten moral que no practican. es todo una mera pincelada sobre una batalla que es para generaciones futuras.   si esto ha pasado delante de sus narices,  donde nuestra bella alcaldesa planta árboles con los niños el día del árbol, que luego se le mueren,  ¿qué no pasará en otras zonas?

Yo, he tenido ocasión durante dos años de observar este lugar, tanto sus tranquilas aguas en las que me he bañado, como la orgía frenética que significa alimentarse. Nada es comparable a este espectáculo. supera las orgías que se llevan a cabo en los aseos del centro comercial de la salera entre caballeros y lesbianas. Luego, clavando Pitufo fijos sus ojos pardos en mi, me preguntó:

¿ has ido alguna vez a mariconear a los aseos del corte inglés Jocobo?

no- le contesté cerrando el puño lleno de rabia por la pregunta que en mi país Colombia le hubiera valido la muerte. Pero parecía darle igual a Pitufo, con tal de molestar a quien tuviera a su lado. Eso es lo que le hacia tan temible y aborrecible.

con un gesto negativo  de incredulidad, haciendo como que no me creía,  cosa que  me pareció desagradable, prosiguió mientras varios cangrejos como zoombies venían con sus pinzas  delante de ellos extendidas hacia nosotros. Parecían conocerle. Pitufo les tiró los últimos trozos de sardinas. Entonces, varios de ellos empezaron a engancharlos mientras bajaban al fondo.  Las colas las doblaban para propulsarse a gran velocidad, y lo hacían atrás desapareciendo bajo las rocas  entre una cortina de polvo del fondo con los trozo de la presa. Pitufo tenia razón, era una verdadera orgía, estaba lleno de vida ese charco. Pese a lo pequeño del lugar, daba la impresión de ser  algo inmenso.

Mira Jacobo , esa garganta de la balsa cubierta por hierbas marchitas,  donde se marca el nivel del agua, llegó a cerca de dos metros. Allí, he visto como una serpiente bastarda de casi dos metros, sacó la cabeza y agarró a una rata que nadaba. Era muy frecuente ver grandes ratas y serpientes por aquí. Incluso patos han parado. También criaban fochas que permanecían durante meses con sus crías. Ahora hay de nuevo dos. Aunque esta vez, con todo tan seco, no creo que estén mucho tiempo. Las aves llenaban este lugar, ahora solo quedan estorninos. Pero hace  tan solo un año, había más de más un docena de variedades de pájaros. En otra ocasión, observé como un cernícalo cayó sobre tierra  capturando a un jilguero sediento. El pobre pajarillo empezó a chillar desesperado. La charca se paralizó. El resto de pajarillos salieron volando. EL desdichado jilguero  se retorcía entre la garras del cernícalo, que apretaba con sus uñas mientras lo elevaba. Durante el vuelo, el jilguero seguía vivo, chillando desesperadamente por vivir. Era horroroso ver y escuchar aquello. No tardó en aterrizar el cernícalo con su presa viva. Lo hizo sobre mi huerto, entre las hierbas. Allí empezó a devorarlo. Los gritos del pajarillo silenciaron. EL resto de pájaros bajo de nuevo a ese mismo lugar unos diez minutos después.  la tarde se convirtió en un melancólico ocaso. Era un jilguero el que había sucumbido, y con él, su alegre música y vitalidad. Ahora asistimos a un nuevo comienzo, el de la extinción . El cangrejo que se extingue representa el salto hacia atrás para ir hacia adelante.

Este es el fin de este lugar, no llega como   un apocalipsis, sino una revelación: el odio a la mentira. La mentira,  la simulación de nuestro actos, el fingir como son las cosas es lo que nos ha conducido hasta aquí. es decir, el salto hacia atrás.  hay un nuevo comienzo, si somos lo bastante valientes para acabar con la mentira  el arte de fingir, y la historia. Seamos honestos, y llevemos hasta el final nuestro actos, por muy absurdos  que sean.

Pitufo me hizo una señal para que me levantara. Salimos a la orilla . saludamos a unas personas que pasaban por nuestro lado. Cogió su vieja carretilla  llena de hierbas y desapareció como un fantasma.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

Advertisements

DSC00985

 

 

 

 

La siguiente historia está basada en hechos reales. La narra un avaro de vall d´uixo mientras engancha una regadera atada a una goma de goteo a una fuente  publica desesperado por la sequía. La charca del puente de san José que alimentaba su huerta , hace meses se secó. Es diciembre y hace más de medio año que no llueve- la tierra se ha vuelto   árida, y sus frutos miserables. El agua de la fuente baja lentamente, tanto, que para mover el avaro 200 litros ,tarda cuatro horas mediante un ingenioso sistema de barriles comunicados que abre y cierra cambiando las gomas hasta recorrer el agua docientos metros con cincuenta metros de goma de goteo.

Esto es lo que cuenta el avaro sobre su existencia a aquellos que le ven padecer  :

Esta vivencia que observáis, es indigna de ser contada y de ser vivida buenos hermanos. ando afanado largas horas por los barrancos para coger turba de debajo de los algarrobos. con  ella doy alimento, humedad,  abrigo, como si fuera una manta, a los camellones de  mi huerto donde siembro mis hortalizas. Esta tierra es pobrísima, si fueran sus nutrientes comparados con los alimentos que ingieren las personas en los países, diríamos que es tierra  etiopeca. Carezco de agua, y de medios para recogerla si lloviera. así me veis, en este embarazoso y poco productivo sistema de llevar agua, a base de grandes esfuerzos , cargando garrafas en mis brazos; o pacientemente, esperando que vaya cayendo en viejos  bidones  haciendo su camino ! casi gota a gota 200 litros!

como se puede comprobar, este es el resultado del hambre, de la exclusión social, de la desmotivación, y de los más grandes desprecios sostenidos en el tiempo por la sociedad y las instituciones,  sobre un colectivo de personas. Os admiraréis de lo que digo aquí, donde se escriben grandes mentiras sobre los acueductos romanos y musulmanes que tenemos rodeándonos  para atraer a los turistas, y los paseantes consumistas ociosos , como vosotros. ávidos de nuevos parques que les están construyendo entre las grandes piedras llenas de agujeros  que fraguaron vidas humanas en su construcción quedando sepultadas su historia entre sus juntas. ahora, todas estas piedras son inútiles, tanto como la observación por observar de las gentes que paseáis por este lugar. Solo se las puede comprender  si se camina bajo ellas, sintiendo su doloroso peso y dominación, afanado en recoger leña, agua, turba, pasando por el barranco de asumet entre sus arcos con los tendones de los brazos del peso cruzados y punzandos, por la lucha por la infraexistencia o subsistencia.  los pies caminan hinchados y escocidos por el roce de la vieja piel de cerdo del zapatón remendado y el agua que se ha filtrado en los lodazales. He aquí sin exagerar, que entonces, amigos míos, uno respira formando parte de la turba, de esta miserable tierra y personas. Huele como ella, y actúa como ella, y entonces, solo entonces, descubre que da igual en el hoyo que te echen porque formas parte de este lugar.

Angelillo de Uixó.

 

 

La huerta de los Avaros. I.

Posted: December 2, 2017 in autoempleo, capitalismo

 

 

La Gaya Miseria. Por tierra de Avaros

En la libreta de notas y  cuentos había anotado unas lineas de un relato, pero el principio del mismo estaba en páginas anteriores, y habría de explicar que pasó por el tiempo del medio  antes de empezar por el principio:
el laberinto del tiempo y su quietud.  estoy dentro en movimiento de difuntos. Voy cayendo a trozos para mañana no ser nada.  Hay dejación atmosférica envolviendo, presión solar que no deja de amenazar los cultivos. La temperatura no baja de treinta grados y estamos rozando octubre. Solarquía sería un buen nombre para la cooperativa- Pero  donde- ¿ dónde está esa gente que me quiera acompañar a las regiones solares?  ¿ Puedo yo solo multiplicarme por esporas dentro de un invernadero? Necesito a los demás, pero los demás están tan muertos como yo. Mi tiempo discurre en un monótono empobrecimiento y trabajo, que debe dar ejemplo y frutos. Y  eso solo es posible dándole forma y producción a este caos sin sentido. cincelar no mi curriculum,  que cada día es más pobre. los logros académicos de la juventud  se desvirtúan cada hora. Se tuercen al no añadir más estiércol empresarial con nuevos títulos de  formación. Y la tierra, cada día se hace más pobre si yo no llego a tiempo. El cielo es un avaro miserable. Ha cerrado las nubes para no dejar caer una gota de agua. Un imbécil de la radio, economista, asegura que así se desestacionaliza el turismo y todos los españoles salimos ganando. Turismo de sol y playa desde enero a enero.  Y se despide diciendo:
Ya veremos como le va a  Portugal que llueve más.
El Ayuntamiento de vall d´uixo defiende esta postura medio ambiental. Se lo explico a Marta La he visto después de dos meses sin vernos. No de forma casual, sino porque la he llamado. No la veía  desde que seco la charca el ayuntamiento para que no hubiera mosquitos en verano. Y todos nos fuimos de las tierras ocupadas, un poco hartos los unos de los otros. Igual que yo volví solo y feliz de que se hubieran ido haciendo mis apaños con el agua de una fuente tirando de carretilla. A lo que el resto dijo que estaba loco. Luego me canse de estar solo y les llame. quizás por discutir.
¿ sabes que lloré cuando secó la charca el Ayuntamiento, Marta?- es  lo primero que le digo mientras pedimos un café.
Lo imagino-  me contesta ella porque sabe que pocas cosas son las que podemos sentir  y amar con sentimientos  de  pertenencia en vall d´uixo gente como nosotros. La charca del puente de san José lo era, como la tierra que habíamos ocupado y ahora ocupo solo. El resto del pueblo, su patrimonio, su gente, su cultura  es tan  repudiable para nosotros siendo gente de aquí, por bárbaro que suene esto, como para un  policía nacional, o activista de españa 2.000 , la  cultura musulmana.  cualquier signo de civilización, de cultura local, de fiesta de vall d´uixo, incluso sus gentes, reciben un fuerte rechazo de nuestra parte. Nuestra situación en este sitio había llegado a tal extremo, que solo viviendo como bárbaros excluidos podía comprender nuestro comportamiento,  y su manifestación exterior más superficial era rechazo a la cultura local, festejos, a sus políticos. Por dentro un profundo asco, depresión, rabia, ante la gente de aquí, que era la que menos nos podía importar su sufrimiento de todo el planeta.  Nos recordaban nuestra situación de penuria y exclusión cada petardo lanzado al cielo. Eran ellos, el enemigo nativo de vall d´uixo, nuestro opresor que vivía puerta con puerta con nosotros. nuestro violador  era el policía local, el concejal de turno en su mandato, el empresario del barrio, el festero que se estaba divirtiendo martirizando a un toro. Como disfrutaban con la pobreza de sus vecinos. Yo  en este pueblo había recibido insultos de gitanos, payos, incluso  policía local me hacia comentarios desagradable sin tapujos cuando me veía, o  mis vecinos de alrededor. ¿ como iba por lo tanto a tener cualquier signo de amor hacia esta gente? solo podíamos amarlos desde la humillación, es decir desde el masoquismo.
¿ sabes que el propio ayuntamiento disfruta y recomienda disfrutar con el empobrecimiento de sus vecinos?- dije esto en voz alta en medio del bar sin darme cuenta de que me oían. Nadie dijo nada. Marta no se extrañó de escucharme  decir tal sandez ,pero si me rogó que siguiera hablando por esa vía.
Veras Marta, dame tu mano.
Marta extiende su fina y  diminuta mano en la mía mientras yo iba deslizando un dedo entre sus líneas.
La ruina es un signo hoy  del fracaso del individuo, y el triunfo del progreso. El sistema es radical, no hay termino medio. Tu y yo formamos parte de esa legión olvidada, la que no se recuerda ni viva ni muerta. En palabras de cualquier imputado por corrupción o contertulio de la televisión: ” los pobres son incompetentes mentales. no merecen recuerdo ni respeto”
suelen hablar así cuando les entrevistaba por sus casos de corrupción , que los jueces y fiscales le blanquean.
El obrero simplón,  que es el obrero cognitivo, el que tiene un trabajo cualificado,  el que a gente como a nosotros  descalifica, y admira por contra a este tipo de gente corrupta y funcionalista.  esta como absorto por la tecnología que le ha sacado de una vida dura en lo físico. Ignora , o mejor dicho, desprecia cualquier otra existencia que no venga dada por el algoritmo:
” toma lo mejor para ti”
Claro que se queja de vez en cuando:
el sueldo, las vacaciones, la fatiga laboral,  los inmigrantes que llegan; pero hasta en eso es hipócrita…
Marta me pregunta:
¿ Y nosotros?
Nosotros nos hemos convertido en avaros.
Ríe por la salida improvisada:
¿avaros…? Jaaa
Prosigue, me retira la mano y ya la uso para mover el café.
Lo dices porque no me has pagado las patatas y los ajos que compré para sembrar.
No Marta, no lo digo por eso. Sabes que acordamos por consenso que aquello fue una inversión que hiciste fallida. tu viste como nos destrozaron las patatas los chiquillos… y los ajos, robados por alguien que sabia lo que hacia.
te dije que los recogieras cuando estaba gordos- apunta ella.
Pensé que unos días más les iría bien para estar más maduros Marta. Tu perdiste ocho euros, y yo el tiempo y el esfuerzo.  Además, todo no ha sido así. Las lechugas a veces nos la han respetado. Tu te llevas las hojas de fuera y yo las de dentro.
Las de dentro siempre tiene algún bicho. Una vez me salió un gusano- me recuerda el motivo de por qué tenía que deshojarle las lechugas.
Marta parece desanimada con los recuerdos y la conversación. Estamos a punto de irnos.Nos aburrimos juntos y por separado.
Pago yo- me dice ella
Gracias le respondo- añado un- ya sabes Marta como estoy.
En hambruna estamos todos- su respuesta nos identifica, somos gente excluida, como los avaros en sus tiempos, pero aquí cada uno por un motivo, o por mil. El conjunto es difuso.El motivo de derrota personal  de marta o los de marta, no los sé. Y el mío, tampoco  tengo claro como esa corriente ideológica me ha ido arrastrando hasta quedarme flotando inerme, en ocasiones, y en otras nadando a contra corriente.  A veces creo que los excluidos sociales son los verdaderos nadadores contra corriente, en otras ocasiones, que son los actuales judíos, haciendo una analogía con la Alemania nazi, también llamada alternativa para España.
Al salir a la calle y recordar la palabra que he empleado ante marta, avaro, y que es de un escrito anotado en mi libreta de cuento aplicada en mi esquema mental a nuestro huerto, el huerto de los avaros. sin duda en mi cuento estoy etiquetando el proceso que nos ha convertido en esa clase de seres desgraciados que no importan a nadie.  huerto de los avaros por el sustento material que debe proporcionarnos el trabajo para seguir viviendo como miserables, el trabajo de la tierra.  Ahora tengo que quitar el plural y sacar a Marta de esta historia Su breve papel ha terminado. Como el de Pablo. Estoy solo ocupando unos bancales de un ayuntamiento liberal que cree en el destino personal. Claro que es mentira, dicen esto porque les toca decirlo. Un reverso de algo tan positivo como la agricultura tiene este terrible dato:
la miseria.
Sin embargo, conforme hacia fotos para acompañar estas lineas, había todo lo contrario en mis sentimientos. Volvía la contra corriente de la exclusión. Igual que marta que no pensaba vivir del trabajo del campo, sino que lo hacia por el recuerdo a su padre fallecido  que fue agricultor. A mi con el pico y la azada en la mano me emocionaba vivir. veía entre cebollas, ajos, acelgas, borrajas… la literatura de Blasco Ibañez. Yo era el personaje principal de la barraca. Los robos, los agresiones, que sufría eran de vecinos. Una venganza moruna. querían que me fuera porque ocupaba primero las tierras del molino del tío Demetrio y después del Ayutamiento. Pero allí estaba yo, aguantado entre cañas y arena, y hambre, mucha hambre. Hambre empujando la carretilla con agua, y solo, muy solo. Sin una familia al volver a casa a la que contar que los guisantes crecían, y había traído un puñado de bachoquetas ecológicas. Y ellos, los del el pueblo,  los que me llamaban radical, violento, amenazador ,y habían que destruirme, como se hace aun animal dañino. pum, pum, venga el petardazo y los campanazos.  Así con alegría, me entere de en mis tierra ocupadas iban a hacer una zona verde para atraer a los turistas.  Tierras de labranza, ocupadas por el césped. De este modo uno se vuelve bárbaro, aborrece la política. se excluye un poco más, se hace más avaro, incluso discurre como un avaro. Así es como empecé este cuento titulado páginas anteriores  en esta libreta: el huerto de los avaros: la salva.  Incluso antes de escribirlo , había hecho un vídeo en youtube titulado así . Por eso empleé esta  la  palabra avaro ante marta. le hizo gracia, porque creía improvisada, pero era premeditada.  se debía a una anunció del facebook del ayuntamiento sobre la compra del molino y las tierras que  yo ocupaba. Ahora sabía  lo que pensaban hacer.
El huerto de los avaros, la salva.
Un avaro de los tiempos de la exclusión social en España, en el año 2017, supo en una ocasión que habían comprado sus tierras  de las que no tenía derecho legal por sufrir este estigma social de ser excluido, un  ayuntamiento de castellón financiado por los emiratos árabes. Nada podía hacer el avaro más que reconocer la situación, y mendigar  una porción de aquella cantidad de tierra que  iban a gastar para ocio el ayuntamiento, es decir , para nada productivo. de este modo el avaro pediría que le dieran una pequeña parte. Como los ayuntamientos de aquella época ya no hablaban con la gente, sino que mandaban empresas privadas a intermediar, o la policía, el avaro se adelanto mandado un vídeo salva explicativo a las autoridades, que por cierto borraron de inmediato después de verlo y concluir que estaba editado por el avaro cuya cuento de usuario era el impertinente. En este se mostraba al avaro en su hogar entre trastos viejos hablando:

Dios proteja a nuestra alcaldesa por haber comprado sabiamente la tierra de los avaros. Ala el verdadero profeta le dé muchos años de legislaturas por proteger la hacienda publica de los despilfarros del anterior equipo de gobierno que ha hecho que la joya de castellón acabe en bancos usureros. Por eso lo avaros le suplicamos que nos deje seguir en estas tierras que llevamos ocupando años. Siglos diría yo. Sabemos que en estas tierras  valencianas, de alma mora y de gente del desierto,cuando a  alguien lo quieren expulsar o marginar, le quitan el agua. Así se dispuso con nosotros. Se nos quitó el agua con la excusa del mosquito, porque alguien se  quejo al ayuntamiento. como nosotros no somos nada, ruegos de que era un error no sirvieron, la charca se seco y ahora hay más mosquitos. Es decir, el foco no estaba en el manantial. Es bueno para el medio ambiente, incluso para la sociedad, que estemos nosotros en estas tierras presente. Y si teméis por el turista, el turista puede pasar a saludarnos mientras padecemos fatigosamente trabajando. Paz y bien hermanos socialistas.
A lo que una nota respondió:
“Hermanos míos, que el ahorro o como se llama ahora la gestión nos guié a todos, avaros y ciudadanos, como si fuera el verdadero profeta. que los sometidos rueguen por la calles  pero no con manifestaciones, y llamen a las puertas de los despachos de las administraciones. No se las cerramos al amigo caído en desgracias con el pretexto del mérito o el curriculum. Dar en lo que se necesita es cosa de progreso, no se debe en esto ser cicatero ni comerciar con el sometimiento de las laboriosas gentes. Respondemos con un ya veremos, tiempo al tiempo,  paz y bien para el que le va bien”
En esta historia abierta, como en muchas historias esta llena de intereses miserables y sufrimientos, algunos llenos de estupideces, de modas, como el turismo. Una lacra como la usura. Aquí vemos como se junta la expulsión de unos, nativos, para que lleguen otros, que no se van a quedar ni comprender nada de este cuento, turistas.
Angelillo de uixó.

calima, la historia del cambio climático interminable

El 5 de octubre del año 2017 corte con la cabeza el suelo al dejar caer la regadera. Me elevo sobre un pedregal de vall d´Uixo, como un asceta perdido en un mundo liberal contemplando dos realidades  contrapuestas, y a la vez cientos, miles, de realidades implícitas unidas entre ellas dispuesta a encerrarme en un laberinto. Sobre mi mundo  arena, tierra, sequedad, y aislamiento, degeneración por cuanto me rodea. A mi alrededor solo hay  libélulas que se posan entre los palos que sirven para que trepen los guisantes, cuyo dolor está escrito entre sus hojas debido al efecto de la presión atmosférica. En el fondo del horizonte, aun se ve lo que les ha atacado. “La calima” como una bestia  surgida de las profundidades , se balancea blanca, suspendida entre el mar y los edificios de los pueblos del contorno  que podía divisar entre agrestes y desoladas colinas, Nules, Moncofar. El calor y este efecto propio del verano producía unas temperaturas sofocantes, que atentaban contra la vida vegetal, “tan inadaptada a los cambios”. los días previos a este día, fueron idénticos a este , y los meses de  verano que se acaba de ir, el más  tropical que se tenga constancia, y el verano se adentraba en territorio otoño. Otoño según las horas de sol y el calendario, pero no un otoño de llovía como tantas canciones, un otoño seco.
Las piedras de este lugar, mis compañeras de destino, entre las que acabare recodando el mundo, como un canto rodado que una vez cantó a este tiempo, eternamente viviré como piedra, son testigos de lo que digo:-
ellas decían amontonadas unas sobre otras, “tan llenas, tan duras, tan eternas frente a tanto cambio” no recordamos nada igual a este día.
Desde hacía meses, no llueve. Lo que  hace diferente  a este día  del día ayer, y el  motivo que interrumpe mi mundo de piedra, que algo ha movido,  es la visión de esa niebla blanca de calor flotando. La primera siembra de invierno, está perdida.Los guisante yacen mustios empalados junto las cañas. Se habían arrojado rendidos a las ramas en la madrugada, para descansar asfixiándose lentamente. Sabía que para muchos de ellos, echarles agua era una perdida de tiempo en estos momentos.Las hojas de acelgas, parecían los tentáculos de los pulpos escarbando en la arena de un fondo . Las lechugas estaban acostadas, amarillas, enjutas y ásperas sobre el suelo. Tenían color amargo, habían perdido su liberal color a la vista. Para este rincón, y lo que nos acontecía, a nosotros las criaturas del pedregal,, hombre, azada, matorral, huerto, era un día de derrota. Solo un zafarrancho de agua nos podía salvar. El viejo algarrobo lo sabía. El agua. Ella vibraba en mis manos a diario. cien, doscientos litros ,pasaban de la roca de la fuente a mis manos. El viejo bar oasis, se cobraba algún café de mi parte, y alguna una ironía de la vida con su palmera verde pintada en la fachada. Yo  atrapaba el agua como en el sahara, en garrafas para derramarla  lentamente para que la chupara la tierra, como se chupan los labios cuando se ama o cuando se finge amar. Pero este día, 5 de octubre como si la calima anunciara uno de los otros cambios que vendrían, al presionar el grifo, salia un pequeño chorro de agua de la fuente del oasis. a través del negro agujero recibía su blanco néctar con estrépito de cascabeles, arrastrando un murmullo y un olor aséptico  de agua-  hipocresía  de estos tiempos, mientras se desinfecta el agua, se ensucia el aire. El viento arrastra partículas nuevas y mutantes, como llegan a los campos nuevas especies invasoras, una de las cuales aplaste contra mi antebrazo. dejando al mosquito tigre entre mis pelos enterrado. Llego con el agua en carretilla como un asceta neolítico en un paisaje de cavernas rodeadas de chumberas, bajo los cuales estaban mis ajos, cebollas, tomates, amaranto. Mi sabana africana en vall d´uixó. me falta la tribu. Allí estoy yo estacado, cavernícola indomable luchando contra la calima y el homus cognitivus. El hombre más repelente de todos los tiempos: el racional y político. EL agricultor que me rodea, esta incorporado a la red de agua, es ajeno al cambio climático, pero igual de pobre que yo en su balance de resultados, se admiraba de las toneladas de naranjas que conseguía de cuatro fanecadas sin esfuerzo, ocho, diez toneladas, doce, más o menos. Y unos mil euros de perdidas anuales. Y eso no era nada, su logística estaba a punto de saltar por los aires. El cambio climático venía de mil maneras inconcretas. Todo cambia a cada segundo. Hoy calima, mañana gota fría, heladas y al día siguiente sol. Las probetas científicas que nos había conducido  hasta aquí , acabarían flotando en el cieno, pues la ciencia no había descubierto nada real, solo el peso, la comparación entre las superficies de las cosas físicas. Las vecindades humanas serán ya un nido humano de miseria personal . colmenas humanas agotadas, servían para alojar náufragos, seres de la caverna en ciudades pomposas, urbanas, modernas, con personas arrojadas a la hoguera de la exclusión, la corrupción y la degeneración. algunos de volvería gayas, portavoces de la tierra, otros se tirarían a la tabernas, o al sexo. Cada cual es responsable de iluminar su mundo con estupideces. Un orden mundial basado en los actos de cada uno. Liberalidad absoluta. Un desierto mental amenazando ¿ qué puede llenar el desierto? la familia, el coche, la patria…. No, ante ese desierto el suicidio. junto ese desierto mental como analogía, el desierto físico, cada día muchos metros de diserto avanzan. Y la gente  huye de esos desiertos que les llegan. Y vendrán como llegaron los bárbaros la gente del desierto. Y es posible que se detengan ante nosotros. y al contemplar nuestro mundo, no  nos aplasten y nos admiren, y no devasten nuestra civilización,y se unan a ella como ciudadanos de segunda en el sector servicio. Pero queda otra salida, si por nuestra propia estupidez no nos destruimos, que es el plan A, queda el plan B. Retroceder para avanzar. un colapso general. Un cambio climático que termine con las cosechas, la pesca, la ganadería. Y que el hombre sano respire con su lanza. Que truene el clan, el aullido de los lobos, las orgías en las selvas. La vida sencilla de un mongol. La sonrisa de un bárbaro. El sonido de los cuernos. Las migraciones de los pueblos por las estepas. Y que durante miles y miles de años nadie pueda relatar esto porque nadie sepa leer. que solo tengan de estos millones de vidas recuerdos las piedras.
Angelillo de Uixó

He asomado al despertar tras la terraza. He visto un mundo seco.
solares descubiertos que se extienden hasta mi casa.
la barrera verde de mi huerto con guisantes marchitados sobre las ramas,
en polvo y cenizas convertidas las espinacas ,
hojas del supermercado  enganchadas entra las hojas de las habas,
que al soplar el viento han levando el vuelo.
He gritado al saber que no quedaba  agua en el aljibe :
“el mundo,
ha estallado conmigo dentro,
meteré la cabeza  dentro del León de la fuente,
porque avanza el desierto y la sequía se mete en las casas.

abandona lentamente la terraza. atraviesa una puerta oxidada pintada de verde. La puerta se cierra con sonidos metálicos en la oscuridad de cueva   del hombre sequía . Ramas en el suelo del comedor que a su paso se quiebran. La chimenea humea con los restos de la última cena. el hombre sequía se sienta. Balbucea unas palabras enjuagando su boca con café:
No es justo que mis plantas se mueran,  mientras el resto del mundo se lava como si nada, como si la sequía no fuera con ellos. Bailan entre los salones, se buscan con la mirada, se persiguen los enamorados en el parque y no tenemos agua.Para revindicar mi huerto, dejaré de bañarme, y rogaré a las autoridades que hagan lo mismo para que exterioricen la sequía de nuestra tierra, y cuando vayan al senado, al pleno o donde fuera nuestras autoridades ,sientan el resto su respetable presencia, como cuando yo entró en la biblioteca, y así les digan como a mi:
ya están aquí los de vall d´uixo,
el mundo.
Y si eso no fuera bastante, los hunos caudillos de mi tierra, venzan la batalla  no solo con el olor, sino con  la palabra cantando esta charanga:

Gira el mundo seco.

Hoy, los rayos sedientos ya llegan.
Agoniza otro día esperando llover.
EL río Belcarie va sin agua
los aljibes están sin agua.
Gira el mundo seco como una noria
sin que podamos hacer nada
Hay hogares que ruegan secos,
ríos de grava que abrasan al pisarlos,
la tierra que se abre,
el hambre y la sed acechan al hombre,
los bosques, mares y animales que se extinguen.
El  mundo, se hunde bajo le polvo que lo cubre,
no esperes salvarte de este movimiento,
porque mañana será igual,
el giro de el mundo es seco.

angelillo de Uixó.

 

105.- Carracci. Triunfo de Baco y Ariadna

Hará una semana que encontré un tarro vacío encerrado entre cuatro paredes de un cuarto oscuro de la casa que habito. Este cuarto es el único que carece de ventanas y luz eléctrica. Hay una bombilla colgando del centro del techo, pero sin que sepa la causa ,nunca ha funcionado.

La habitación a la que entré a buscar guisantes  para sembrar, es una celda de esta prisión  a la que me ha conducido, no sé si la vida entendida como destino, o yo mismo como voluntad. La habitación oscura siempre ha sido la más enigmática de esta casa que habito desde que tengo uso de razón. La vivienda la construyó mi padre para veraneo y fines de semana. Y ese cuarto estuvo destinado únicamente para albergar  a mis abuelos. frente la luminosidad del resto de la casa, el cuarto carece de alguna abertura al exterior.La habitación oscura fue construida como el resto de la casa, entre 1975 y 1978. El cuarto oscuro fue la última habitación que se hizo, y en cierto modo se trató una sutil venganza, consciente o no , de mi padre hacia sus padres, a los que detestaba tanto como a mí. Este último conocimiento lo tuve años más tarde, ya mis abuelos fuera de este mundo y yo distanciado de él, e instalado en esta casa que tanto sufrimiento me está causando. Por aquel entonces, en la época de mi niñez, apenas había residencias. Empezaba a hablarse de ellas, pero  estaban mal vistas esta  institución. Entonces de decía que las residencias estaban destinada a deshacerse de los familiares envejecidos. Hoy se piensa lo contrario, que es lo mejor para los ancianos. En treinta años han cambiado mucho las cosas  para las residencias. Entonces los hijos que dejaban a sus padres en residencias, eran señalados por el resto del vecindario como gente que rompía la convivencia y el orden familiar. De este modo, durante mi niñez mi familia más que velar, cargo, con nuestros ancestros de buena o mala gana. Y mi padre los metió en  este cuarto oscuro, como a lo mejor hicieron con él de niño. De este modo el siniestro círculo familiar se cerraba en ese oscuro karma de la habitación  en la que entraba con una linterna.   la luz quedó detenida ante un  tarro vacío que no recordaba haber dejado junto los guisantes. El tarro perecía un tarro normal de mermelada , sin embargo, me sobresaltó la  imagen pegada al cristal , donde en vez del nombre de una marca del producto, se mostraba el rostro de mi amiga Loli Giménez. Ella aparecía angelical con su ondulada melena tumbada con la mirada clavada en el cielo. ¿ era una señal su posición, una indicación que aclaraba mi destino donde debía atravesar el infierno para llegar el cielo invocando su nombre?    apoyado a su mejilla aparecía  a su  perro que descansaba con ella. Mi mano cogió el tarro  sobresaltado para abrirlo- la bombilla tras crepitar intermitentemente empezó a brillar  cada vez más fuerte, pasando de un tenue amarillo a un intenso blanco cegador formando un espacio infinito en la habitación. No recordé que era la bombilla que no iba. La cara de Loli y el perro despareció de la etiqueta, surgiendo la de Dalí acompañadas de una bellas letras  de colores formando la palabra” liberame” Instintivamente abrí el tarro. La primera sensación fue  una corriente de aire saliendo del tarro formando una nube que me envolvía. Resplandores de rayos intermitentes de colores rojos, amarillos, rosas, morados, cruzaron la habitación. Del tarro  vacío empezaron a salir mariposas negras y mis manos se llenaron de cristales. El tarro había explotado sin darme cuenta. Más tarde caí en la cuenta que este efecto fue producto de mi mente, lo que se conoce como poder temático, inducido por la palabra liberame. Entre los cristales había un papel doblado en forma de barquito de papel que desdoble cuidadosamente, pudiendo leer un poema de Loli Giménez . Entonces su bella y dulce voz  resonaba en mi mente de forma tan angelical ,que repetía su nombre cayendo de rodillas entre los cristales escuchando su poema recitado por ella que se encontraba trabajando en la oficina a varios kilómetros de distancia:

“Qué queda de mi
si no el aire
de un tarro vacío
que, antaño,
repleto de
dulces
y golosinas,
las manos agotaron
con ávida glotonería.
A dónde va el
aire de un tarro
olvidado
ignorado
arrinconado
porque está vacío
y ya no
las manos pueden
amarrar
ni el azúcar ni el color
que un día, antaño,
todo lo llenó.
Qué queda
si no hay nada
y la nada a dónde va”.

Imágenes  de cuadros Dalí  recorrían el techo las paredes. La habitación oscura donde dormían hace veinte años mis abuelos bajo  una cruz en medio del cabezal de la cama, ahora  parecía una capilla sextina surrealista con relojes derritiéndose, tentaciones de san antonio pasado por las paredes, el crucifijo flotando por el aire, vírgenes sodomizadas por su propia  castidad bailando por el suelo. Desconozco cuanto tiempo pase en esa habitación ,ni  durante cuantas horas estuve llorando  y sufriendo dentro de ese poema, ni cuantas veces pronuncié el nombre de Loli conmovido, desesperado, asustado, necesitado de su compañía, de su compasión, de su espíritu.

al salir del cuarto oscuro arrojado por una fuerza invisible, sentí vibrar mi cuerpo y desvanecerme ante la luz natural. La cafetera estaba en marcha y el café caía de la misma apagando algunas llamas azules del hornillo.  apague el fuego . Retiré la cafetera cogiendo una taza del fregadero sin mirar si estaba limpia para servirme un poco de café. La cámara de grabar esta en marcha filmando la escena. Yo estaba en el primer plano de la cocina entre un alicatado de motivos frutales amarillos de fondo. El poema de Loli me abría las puertas de la percepción de mi propio destierro. La cocina de la casa que habito da con una terraza volante que se levanta unos 6 metros sobre el patio. Luego está el jardín ,y tras este,  el monte que rodea por detrás y un lado la casa. Realmente es un desierto habitado lo que existe en mi universo. si abro la puerta de la cocina y observó el mundo exterior, al este surge el mar. A primera hora de la mañana, cuando salgo con los perros se ven aún las luces de los barcos pesqueros muy cerca de la costa en la madrugada. seguramente están sacando las redes del mar por última vez ese día que empieza, cuando ellos regresan a puerto. La aurora rojo anaranjada como un huevo saliendo del mar, desvela la forma de los árboles, de las montañas, del pueblo de vall d´uixo sobre el que se encuentra mi casa en una pequeña colina consagrada a San Antonio. Desde allí se adivina el pueblo en sus construcciones sus  diferentes edades. El centro, lo más hondo, noble y viejo. Edificado con piedra y teja azul. El campanario de la Asunción y las bóvedas de sus capillas emergiendo sobre el resto de pequeños y oscuros caserones, repletos de laberintos y fuentes centenarias bajo los cuales se ocultan  necropolis musulmanas. Del centro, separado por barrancos y avenidas  aparecen talladas las fincas obreras como colmenas. Patios de vecindades , ventanas como pequeñas celdas. atraídos por la flor del trabajo, los hombres fabriles fabricaron la miel, la riqueza de esta zona, hasta que el trabajo se extinguió quedando relegados a turba de colmena ociosa y corrompida. Flores de la miseria y del castigo. Días de un suplicio mortal que espera su venganza en forma de revolución, porque la evolución no llega a la conciencia.

II parte.

Mis días son un suplicio mortal en este lugar. En el cuarto oscuro el subconsciente se libera. En la luz me marchito. EL dolor es mi compañero. No conozco la alegría desde hace años. La muerte me acompaña en vida. La depresión me distrae. La desgracia me alivia. EL fracaso me conforta. La desmotivación me adapta. Me levanto con energía. Soy joven aún  y lleno de salud. Las fuerzan no me han abandonado. Trabajo la tierra con placer, hasta que caigo rendido de súbito. me desconecto por pensamiento estériles. Una noticia, un suceso, un recuerdo, me obligan a pensar en el y escribir sobre ello. En esos momentos  estoy muerto. los días pasan rapidísimos en la misma posición, en el mismo lugar. EL futuro se cierra a gran velocidad. se acerca demoledor el porvenir.  No comprendo muy bien si he muerto de forma real o no. A veces pienso que si, quiero borrarme como un cuenta de facebook de la vida. La ira me salva en ocasiones de hacerlo más que el miedo. No me preocupa la muerte, ni la pobreza. mis fantasmas me ayudan en este equilibrio entre el ser y la nada. Represión, amenazas policiales me acompañan en este desierto. Estoy vigilado y castigado a llevar una vida insatisfactoria, pobre y miserable, sobre la que debo escribir y dar fe a las autoridades diariamente. Todos los días les hago un informe al ayuntamiento a este respecto a través de las redes sociales. En esta largas noche he escrito mucho sobre esto. Los 120 de cuaresma se han convertido en las mil y unas noches de cuaresma. Pero las he cruzado sin darme cuenta, serán ya más de 3.000 días de cuaresma a través de más de tres mil artículos. Yo soy mi juez, mi verdugo, mi Virgilio. voy cruzando los diferente niveles de exclusión, bajando cada vez más y más en los círculos de castigo. Cada paso que doy en este escabroso camino, es un nuevo estigma, una nueva llaga que sana el alma capitalista- agricultura ecológica, activismo social, literatura, en ellas voy dejando el poso de mi vida que gotea en un tarro con mi nombre para que otros lo consuman. Quiero ser devorado por la gente. No quiero amor, solo ser comido dentro de un tarro. quizás alguien un día lo encuentre. Quizás pueda fundirme en el tarro de Loli y ella me comporta llevando trocitos míos entres sus manos que reparta entre  los necesitados :

Tomad y bebed de este tarro el cuerpo de angelillo, pues él , estuvo en la zona. ¿ qué vio allí, que pasó en ese lugar, no lo sé? Yo solo sé que al regresar de la zona  tenía barba, el pelo largo,  vestía túnica palestina  usaba una larga vara como los pastores. Sus ojos perecían desvelar todos los misterios, y hablaba de amor entre los hombres. curaba  a obesos con verduras ecológicas y dietas.  A los  desempleados les daba faena en el campo.   a los vagos y borrachos  bastonazos. empezamos a llamarle sabio y maestro cuando nos reuníamos y nos hablaba de la zona. A él acudieron los ecologistas del L´arquet, podemos vall d´uixo, dos sindicatos la Sat y la CGT, organizaciones agrícolas alternativas como la xac, y muchos creyentes entre los que yo me encuentro. Sus palabras hermanos míos las iba escribiendo y metiendo en un tarro vacío, que se iba llenando de dulce sabiduría. Una vez intente ir a la zona, pero el paso estaba prohibido por la policía local. ¿qué es la zona, no sé? Pero debía ser algo maravillo porque habían mandado las autoridades gente con trajes anti guerra bacteriana, estaba el ejercito y la policía guardando el lugar, y él ayuntamiento mandado por una ambiciosa alcaldesa decía que era suya la zona.  yo solo conozco lo que él me contó.

 

III.  La zona.

La zona es un perímetro en la actualidad restringido y abandonado de vall ´d uixó donde está interviniendo el sistema colisionado con otros sistemas. Se trata de un sistema frágil  y complejo, un ensayo de problemática global donde se tiene que actuar a nivel local. Presentan estructuras obsoletas como acueductos romanos visigodos, acequias musulmanas, molinos medievales,  formando una red de otros sistemas derrocados por los hombres y que son una trampa cebo para turistas. Lo más interesante de la zona son sus cambios. En estos momentos está en transformación. Vegetación, fauna, trabajos tradicionales están siendo extinguidos mediante la intervención de un sistema implícito muy agresivo bajo  el sistema explicito natural que lo permite. Este sistema secundario, oculto, el de interés políticos económicos,   ha penetrado en una zona que ha estado abandonada durante décadas y de este modo preservada. Dicen que fue un socialista llamado por su numero de carnet: ciento cincuenta y uno, que  paseando con su perro por este lugar que odiaba, porque su perro Adolf Guerra se llenaba de pulgas,  vio un día a unos gigantes europeos haciéndose fotos en los molinos derruidos. Se acercó a ellos y les preguntó servilmente haciendo referencias, pues ciento cincuenta y uno era socialista y felón:

¿ de verdad les gustan estas ruinas a los amos de europa?

Los gigantes europeos miraron al pequeño socialista y le contestaron:

en Alemania si tuviéramos esto, estaría bien cuidado con sus molinos reconstruidos, con una gran parque, un museo, dos cafeterías, una pista de padel, un parking para mercedes y otro para volwagen, una librería, un agora para artistas.

El socialista gimió emocionado:

Ohhh, ohhh,, ohhhh.

Fue corriendo ciento cincuenta y uno al ayuntamiento mientras la bella alcaldesa le preguntaba al espejo de su despacho:

espejito espejito, ¿ dónde encontraré más votos que hagan que me mantenga siempre en mi dulce puesto?

La sombra de ciento cincuenta y uno se proyectó  simiesca sobre el espejo  eclipsando la bella figura de la alcaldesa  más bella de España. Como  vil lacayo , le contó una nueva zona de desarrollo económico. En el espejo empezaron a verse los molinos, los árboles, la fabrica abandonada de la luz, a la alcaldesa con un vestido de seda largo cuya cola de seis metros sujetaban ocho palmeros. De su brazo iba el director de inem  gritando a la prensa: vamos a crear 30 puestos de trabajos de calidad  en esta zona. Tras ellos, caminaban como una masa gris y sin forma un grupo de desarropados, sin trabajo agradecidos porque ahora iban a trabajar unos meses.

ciento cincuenta y uno en el espejo, iba subiendo y bajando con los dedos sobre la superficie  las imágenes  de la zona. El viejo molino aparecía con sus arboles llenos de aves creciendo en su vieja balsa:

atraeremos inversiones de escuelas taller en la zona de los molinos que desinflarán el paro de forma artificial. Tendremos un discurso  caladero de votos de un ayuntamiento que se preocupa de los fracasados de la esso, a los que da una oportunidad formativa y laboral. Lanzó su dedo indice y aparecía la fabrica de la luz distante unos 200 metros del molino. Fue primer edificio donde se instalaron las bovinas   para fabricar corriente eléctrica-

EL felón siguió con su splanes de expansión:

-Transformaremos la fabrica de la luz en un museo de la paz. Esto atraerá a la gente como moscas. La gente desea vivir en paz aunque no lo parezca. El espejo penetrada por las paredes de la vieja fábrica llena de telarañas y adelantaba como iba a quedar. Una gran nave de espacio blanco con grandes salones donde  bailaba la  aria alcaldesa de vall d´uixo vestida de tirolesa junto Hitler que gritaba eufórico:

Haz el amor y no la guerra.

Enanitos repartían globos y matasuegras entre los asistentes a ritmo pop del grupo inglés Oasis.

Un camello pasaba por el ojo de una aguja para salvar a los ricos.

Los empresarios repartían monedas de chocolate entre sus operarios en vez de salario.

cruzaba por el salón un rebaño de ovejas con un joven y bello pastor que tocaba la flauta y le seguían docenas las chicas enamoradas que iban tirando su ropa al suelo y besando por donde pisaba el pastor.

Que bonito es un museo de la paz ciento cincuenta y uno- comentó la alcaldesa, cuando de repente variaron las imágenes en el espejo. ahora aparecía una visión que distorsionaba con lo anteriormente visto.  En el paisaje desolado de la zona, surgía un hombre  pobre empujando una carretilla con garrafas de agua. EL viento frío mecía sus desordenados cabellos castaños. La carretilla hacia un tortuoso camino a por agua, votaba entre las piedras, subía y bajaba cuestas y un puente de madera. Luego  volcaba las garrafas en un bidón. Sus piernas acostumbradas al esfuerzo parecían dos torres, y sus brazos  de tanto trabajo era semejantes a los de un sansón agricultor. Su mirada era fiera. La alcaldesa ante este arcano hombre semejante a un bárbaro, preguntó sobresaltada a ciento cincuenta y uno:

¿ quién es el bárbaro?

Ciento cincuenta y uno con rabia le explicó:

Se trata de un ocupa alcaldesa , y okupa de los que se escriben con  K las palabras

Por dios, un ocupa en vall d´uixo estando los socialistas. ¿ cómo es posible? ¿ Y que harás con él?- irritada preguntó la bella alcaldesa.

Intentaré echarlo.  Lo juro por la espalda de ZP.

El bárbaro se sitúo entre inmensas garrafas que solo él podía cargar diariamente sin herniarse. Sabía que lo estaban mirando desde el espejo del despacho ayuntamiento.

Empezó a hablar mientras la alcaldesa y su lacayo de pie le contemplaban como si no le vieran.

La vida en esta zona hasta la llegada de los políticos era sencilla y estable.

Sin embargo, alguien pensó que en este lugar lleno de paz , pobreza y belleza, de respeto al pasado y  sus misterios, podría sacar partido electoral,  poder y dinero. Sin embargo de todo eso aquí no había nada, pero se podía encontrar de todo ello en grandes cantidades si lo cambiaban todo . Solo que había que inventarse un relato. De este modo se creo la epopeya de un museo de la paz. El museo de la paz era la excusa para atraer turistas . Los turistas llevarían consigo dinero que es lo que secretamente se deseaba . Y el dinero  darían prestigio a los poderosos. En la paz evidentemente nadie creería. La paz sería un orden más en el museo. allí se explicaría  cuanto pesa la paz, lo larga que es, en que lugares se encuentra y en cuales no, cuanto cuesta mantenerla a través del ejército y la policía. Gracias al museo de la paz la zona tendría valor diferente al que tenía. Solo fue necesario traer un grupo de personas  para degradar la zona . Las hierbas morían bajo los pesticidas que lanzaba una escuela taller para que no crecieran y quedará ese lugar como un solar arrasado.La huerta ecológica quedó contaminada,  igual que los olivos de alrededor y mangranos los que los vecinos comían,  los que se querían proteger las autoridades con medidas tan ecológicas como arrasar una charca llena de fauna protegida para que no hubiera mosquitos que los molestaran. La zona se convirtió rápidamente en un lugar contaminado, espiritualmente despojado de su identidad que se preparaba para recibir el impacto de turistas, museos, el desplazamiento de los nativos, la vigilancia policial, las camaradas de seguridad desde los muros con alambres de espinos que rodeaban oficinas turisticas , la represión contra el último campesino que quedaba allí arruinado, contaminado, alimentado con productos cancerígenos que le vertía el Ayuntamiento para ahuyentarlo o martarlo.

Ciento cincuenta y uno- cubre el espejo con una manta, ya he visto bastante. ¿ Crees que vivirá mucho ese perro? pregunto la alcaldesa a su lacayo.

Este movió la cabeza haciendo ademán negativo

Se esta suicidando poco a poco, come productos con glifosato . Le fumigamos a diario. pero si para el próximo taller de empleo sigue vivo, le enviaremos al intente 0064.

bien- exclamó la alcaldesa mientras entraba su secretario.

¿ donde toca ir?

al comedor de un colegio con niños mutantes,  y con cáncer de la colonia de san antonio- le dijo este.

Perfecto- exclamó la alcaldesa,preguntado ¿ que me pongo para los mutantes?

de virgen del remedio – sugirió el secretario.

 

Dinos Loli ¿ La zona hace milagros?  un par de gemelos unidos a un mismo cuerpo del que se querían separar le preguntaron. loli giménez miró el tarro, el tarro del principio de nuestra historia. El del cuarto vacío, el del poema de Loli. ella nunca dejaba este tarro, lo  llevaba siempre en sus manos. ahora estaba de nuevo lleno. Y ella lo compartía porque su deseo más intimo  era ese, compartir. aunque al hacerlo siempre la vaciaban. La gente la devoraba poco a poco hasta dejarla vacía.  sacó del tarro una oreja para consultar. Según ella, se trataba de la verdadera oreja de angelillo de uixo.  susurró a la oreja de un forma muy suave. La oreja sintió  casi como si la besaran, pues sus palabras eran una caricia para la oreja. Loli  estaba embriagada de felicidad, con los ojos cerrados, entregándose a la oreja de rodillas delante de la multitud que la seguía en el monte de los Perdidos. Un enorme corcel blanco cabalgando colina arriba apareció. se abrió paso entre mutantes, enfermos, vagos, leprosos, desempleados de escuela taller, podemitas, hasta llegar a Loli. De alguna forma entendió Loli el lenguaje del animal mandado por algún espíritu que la amaba . se subió a él empezando a cabalgar libre por el valle. Abrió el tarro a galope tendido cuando se cruzó con la procesión del beato Recadero Centelles fusilado por los rojos al que homenajeaban el partido socialista, compromis e izquierda unida. Sus dulzura empezó a caer sobre los cuerpos de los asistentes, así como trocitos de angelillo endulzado con Loli. La gente se llevaba las manos a la boca para probar aquello que les caía, tiraron a una cuenta el cuerpo de Recedero Centelles. De este modo angelillo cumplió su deseo en la zona. Deseaba sacrificarse por los demás para mejorarlos. Pero sabia que necesitaba dulzura para ello , de lo que carecía. De este modo encontró el tarro de Loli en el cuarto oscuro. Ella era también él y él era ella. Ella era Dionisios. ÉL Jesucristo.

Angelilllo de uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC00796
En el tronco de un negro árbol frente  a mi huerto ecológico, observé que  habían clavado un papel con tres clavos. Había pintada una calavera y las dos tibias. Sin embargo, este dibujo de advertencia no me sobresalto tanto  como al leer la palabra más evocadora del dolor, que la propia enfermedad. Una palabra capaz exaltar la imaginación sobre la maldad humana que supera a los relatos del apocalipsis. La palabra monsanto y Glifosato. Al cruzar junto al árbol me asomé sobre mi huerta. Sobre el campo se extendía un paisaje helado. A las plantas se le caían las hojas como a los enfermos de cáncer el cabello cuando les tratan. Di un paso y me coloqué junto al naranjo, agaché la vista al suelo y recogí un par de caracoles que estaban panza arriba. Estaban llenos de babas y en ellas flotaban larvas de gusanos. Los lance con asco desapareciendo de mi vista. La piel de gaya estaba arrancada y pensé: quien fuera como Edipo para arrancarse los ojos para no ver este espantoso mundo como un cementerio donde se vive respirando aire muerto. Aún notaba la presencia viajando por el aire del glisofato. Escuché una voz que me ordenaba: No pases. Me giré pero no había nadie. Hablaba mi miedo. Los tomates colgaban maduros, y no me atreví a cogerlos, los pepinos irían a la basura, al igual que los primeros guisantes. Las lechugas, ni tocarlas. Mi vista recorrió el huerto. Recogí las garrafas y fui a por agua realmente sombrío. El huerto tenía algo terrible sobre él. Ya no era mi huerto, sino un lugar inquietante y peligroso. Mientras llenaba las garrafas, apareció Mercedes, que al verme vino hacía mi y me preguntó que hacía. Con esos aires que ella tiene. Se interesó si me había matriculado en la facultad de nuevo. Luego me contó que a su hija le iba muy bien, había encontrado trabajo en una buena empresa . Me consoló que progresará su familia. Y pensé al llegar a mi huerto con las garrafas, zona cero en vall d´uixo del glifosato, que la gente lucha únicamente  por progresar.
Toda la ciudad está entusiasmada con esta feliz idea. Me alegré por ellos. al fin y al cabo, seguimos un día más vivos en este infierno, progresando.
Angelillo de uixó.
Os dejamos información y os invitamos a firmar para que no se utilice  este producto cancerígeno que ha sido empleado en mi huerto ecológico.
https://act.wemove.eu/campaigns/stop-glifosato-es
https://stopglyphosate.org/es/

Paremos el Glifosato

Prohibición del glifosato y protección de las personas y del medio ambiente frente a los pesticidas tóxicos

Apelamos a la Comisión Europea para que proponga a los Estados miembros la prohibición del glifosato, la reforma del procedimiento de aprobación de pesticidas y el establecimiento de objetivos de reducción del empleo de pesticidas de carácter vinculante en toda la UE.
Prohibir los herbicidas basados en el glifosato, ya que la exposición a esta sustancia se ha relacionado con el cáncer en humanos y con la degradación de ecosistemas; garantizar que la evaluación científica de los pesticidas sometidos a aprobación reglamentaria en la UE se base exclusivamente en estudios publicados y encargados por las autoridades públicas competentes, y no por la industria de los pesticidas; establecer objetivos de reducción del empleo de pesticidas de carácter vinculante en toda la UE, con vistas a un futuro libre de pesticidas.

¿Por qué es importante?

¿Sabías que tu cuerpo podría contener un químico venenoso y potencialmente carcinógeno? [1, 2] Esto se debe a que nuestros alimentos son tratados con esta sustancia. De hecho, los científicos han encontrado restos del peligroso químico glifosato en la orina de casi una de cada dos personas [3]
El glifosato es un pesticida de uso generalizado. Lo encontramos en todos lados, desde la comida hasta en los jardines. La OMS lo ha catalogado como “probablemente carcinógeno”. Además, resulta muy nocivo para las plantas y los animales. En pocas palabras: los efectos de este pesticida son nefastos.
En verano de 2016, después de una larga campaña impulsada por cientos de miles de europeos, la Comisión Europea no consiguió renovar por 15 años la licencia al glifosato y tuvo que conformarse con una breve renovación de 18 meses. Todo un gran logro, teniendo en cuenta la intensa actividad de los grupos de presión de la industria química. Pero los grandes fabricantes de herbicidas, como Monsanto, siguen presionando para proteger sus beneficios. Con sus acaudalados bolsillos pagan “estudios” y opiniones “de expertos” para demostrar que su producto es seguro.
El 3 de julio, hicimos llegar a las autoridades competentes las 1.320.517 firmas de nuestra Iniciativa Ciudadana Europea contra el glifosato. Seguimos recogiendo firmas para incrementar la presión en nuestros representantes políticos antes de que se tome la decisión final. Se espera que la primera votación sobre la autorización del glifosato por otros 15 años tendrá lugar en otoño.
Nosotros, la ciudadanía europea, sabemos lo que significa el empleo constante del glifosato: personas enfermas, animales muertos, suelos sin vida y pérdida de biodiversidad. Ante la sorpresa de Monsanto, nuestra Iniciativa Ciudadana Europa ha superado con mucho los objetivos marcados. Pero la lucha no ha terminado, de hecho no ha hecho más que empezar.
¡Firma y comparte para lograr prohibir el glifosato en Europa de una vez y para siempre!

Referencias

[1] Este químico se llama glifosato y es una de las sustancias activas más utilizadas en los pesticidas de todo el mundo.
[2] La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica el glifosato como “potencialmente carcinógeno”. http://sustainablepulse.com/2015/07/30/who-publishes-full-probable-human-carcinogen-report-on-glyphosate/#.Vje-Ja6rT-Y

 

[3] Encuentran glifosato en la orina de las personas en toda Europa. https://www.foeeurope.org/weed-killer-glyphosate-found-human-urine-across-Europe-130613

DSC00788

La tierra parece enorme, pero está llena de encrucijadas sus caminos donde nos encontramos. Y siempre vamos a converger todos en un punto ciego de conflicto en un lugar determinado. No se sabe muy bien como nacen, ni como acaban, ni el sentido de estos conflictos. Puedo recordar uno vivido en vall d´uixo, en el huerto de las piteras de Laocoonte, donde tuvo lugar uno de esos extraños acontecimientos que sacuden las vidas humanas de una forma casi invisible y enigmática. se encontraron una escuela taller, y un autoempleado. Algunos  llamarían a este autoempleado de la agricultura ecológica , desempleado. Pero sería un error llamar así a una persona que trabajaba sin sueldo, tanto o más, que los alumnos de la escuela taller que estaban invadiendo su terreno ocupado hacia dos años. La escuela taller  entró ignorando al antiguo morador ,  y sus penosas circunstancias vitales en esas tierras, bajo mandato del ayuntamiento . El antiguo morador de ese lugar , vagaba por sus tierras como un perro abandonado. Entre las barracas llenas de guisantes plantadas por él, entre las tomateras, veía gente que le miraban indiferentes, y que se comportaban como sus dominadores. Él, sembraba paciente, encerrado en su mundo de silencio y trabajo en comunión verdadera con la naturaleza y sus ideas.  En ocasiones alzaba la vista , y veía como le tiraban ramas, troncos, desde los bancales de arriba a las tablas donde cultivaba. Lo hacían con toda la impunidad del mundo para así caminar menos. eso es lo que le decían. Hubo momento de rabia, de impotencia, por parte del agricultor, pero prefirió ser dominado y que lo martirizaran, como a uno de esos perros abandonados que tras acariciarlo una pandilla de chicos marginales de los barrios obreros,  les sigue alegre el animal agradecido, sin saber que lo van a atar y matar  a pedradas para sentirse hombres. La escuela taller, viendo que de este modo no se iba el antiguo morador, sin imaginarse que tenían delante no a un hombre, sino a un perro español, decidieron empezar a fumigar  sus cultivos, amparados por ese trapo sucio de la izquierda conocido como psoe. Al que sus propios socios, izquierda unida y compromis a sus espaldas acusaban de fascistas cuando escuchaban lo que hacía el ayuntamiento. De este modo tan simple se justificaban y reparaban su   conciencia, lo que les convertía por estos comentarios, en más repugnantes que los fascistas socialistas, que ya es mucho decir. pero el protagonista de nuestro cuento, un pacifico y honesto agricultor,  no participaba en este tipo de descalificaciones por la espalda, y quizás le fuera así por esto. Prefería cuando veía la violencia que se ejercía sobre sus tierras, o contra el medio ambiente se retiraba  pacíficamente a escribir sus penas a la sombra de las chumberas infectadas de cochinillas del tinte. Infectadas  hasta la agónica  extinción, porque desde la generalitat valenciana habían decidido acabar con ellas al calificarlas de extranjeras.

fotos y ayuda para una futura campañade repulsa en

el-perro-espanol-de-escuela-taller.html
Angelillo de Uixó.