Archive for the ‘cuentos, poemas,, distopías para refugiados’ Category

Advertisements

thth (13)

Otra vez se vuelve a escuchar la misma canción

Antes empezaba con  la gran Alemania.

Ahora es la de los judíos en el tejado cantando a la Gran Israel frente la manifestación que pide pan y libertad.

Casi hubiera sido mejor morir en Alemania  en un campo de concentración , que vivir siendo  un judío en Israel convertido en aquel alemán.

Se celebran 70 años del nacimiento de Israel.

No hay nada que celebrar.

De los judíos en el tejado sale  humo negro de sus fusiles.

Caen como palomas manifestantes, chapotean en su sangre los heridos abatidos en la calle. Y les siguen disparando.  A pocos metros ,las gargantas de los dirigentes  de Israel explotan de jubilo. Deliran revindicando la Gran Israel- !tan indiferentes a sus crímenes como la del aquel alemán!- y tan semejante a él , que se llenan la garganta de champan celebrando la gran hazaña.

Mejor hubiera sido morir en Alemania como hombres,  que vivir convertidos en los guardianes del mayor campo de concentración del mundo.

se avanza destruyendo y ocupando gaza, Jerusalem , los Altos del Golán, como aquel alemán lo hacia por Polonia, Ucrania, el báltico.

!Ójala nos detengan en algún punto ! como detuvieron a aquel alemán en Stalingrado.

En Auschwitz en Mauthausen, Dachau, Treblinka, en Odessa, en el Varsovia, en Jerusalem…habrá con el tiempo en el memorial de la paz ,entre los nombres de aquellos judíos,  el nombre de los Palestino muertos por los Nazis de Israel.

Si ninguna nación nos condena, que Dios castigue a la Gran  Israel, para que  podamos alcanzar el perdón entre las  naciones  y los hombres.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

.

 

El agua se lleva de la tierra la semilla de la siembra,
y cae por la casa sin tejado, sin puertas ni ventanas,
en la que queda un solo muro resistiendo.
Llega nuestro encuentro un 14 de abril lleno de ausencias,
y heridas que nunca tendrán cura,
[ por mucho que las limpien]
En las esquinas está la república perdida de España,
que se apoya en el recuerdo de los vencidos,
como las bicicletas en el árbol de la cuneta.
Bajo el cielo de Valencia flotan algodones limpios,
pero todo está podrido y el aire es de los cuervos.
Cuando empezamos a bajar las escaleras,
sé que no te volveré a ver nunca más,
en  cuando salgamos del refugio anti aéreo.
A través de un altavoz entre las estrechas galerías,
se escucha una voz…y casi el sonido de las bombas,
anunciando el ocaso de la república mecido por el aire de los respiraderos.
Estamos en silencio… tu sonrisa, tu mirada,
están llenas de un vuelo alto cargado de esperanzas en el corazón del enemigo.
Tu y yo nos hemos preguntado de donde somos.
Yo de Valencia en Vall d´Uixó,
tu de Burriana en Valencia.
Hemos sentido una herida celebrada entre un hombre y una mujer.
A la que sigue un adiós perpetúo, como el de los muertos al que se traga la vida.
El 15 de Abril en España se nos obliga a renunciar al pensamiento y al recuerdo desde 1939.
Angelillo de Uixó.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 
La siguiente enseñanza se la debo a  la calle frente lo que queda del colegio de mi infancia. Después de que se lo hayan llevado por delante las maquinas, quedan unas pocas aulas. También se nos llevaron a nosotros por delante las hormigoneras. Nos sustituyeron por ladrillos y nos lanzaron a unas tierras donde hemos sufrido mucho. Unas calles más abajo he visto a unos muchachos protestando con estética punky con pancartas por defender la vida del barrio arrinconados en un solar. Son sus propios padres los que los expulsan, algunos trabajan para  empresas de la construcción, son policías, agentes de seguros, maestros…Yo soy uno de los tantos que fue expulsado por la especulación urbanística hace muchos años. Y estas son mis enseñanzas.
****
contemplando lo que queda del pobre colegio que me educó en este San Volver, me doy cuenta de que no me preparo para irnos y ni para volver.
cuando te vas expulsado  te preguntas ¿ dónde vas?
y cuando vuelves te preguntas ¿ dónde estás?
A este San Volver te das cuenta frente a lo que conoces de que te tenías que haber educado para  quedarte. Seguramente las cosas que querías y conocías ahora perdurarían.
¿ Y ahora dónde están?

Los que se quedaron, hacen hogueras en solares yermos, intentando proteger el barrio de los especuladores.
Hoy es San Volver de Fallas.
¿ qué puedo decirles a los que se quedaron?
si les digo que me fui y que he errado mi camino,
ellos me dirán que se quedaron, y mira como les va.
San Volver y San quedarse nunca se pueden reconciliar.
Es mejor llorar en soledad detrás del tapial.
Angelillo de UIxó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

DSC01451

 

Palabras   halladas en una caseta en el año 2018 en un lugar llamado Vall d´Uixo. Fueron dichas  por un hombre abriendo una puerta de aluminio de un aljibe , al que lanzó una escalera al agua atada con una cuerda de esparto para bajarla, y otra con una cadena de metal que arrastró hasta los hierros de una puerta donde la ancló como medida de seguridad.

“Alabemos la arqueología, pues ella nos cuenta a través  de lo que encuentra como la miseria se  traga a los hombres haciéndose de este modo la historia, del mismo modo que la basura alimenta nuestras huertas.

También alabemos la ayuda, que puede cambiar el sentido de esta historia.

Me dispongo a bajar a lo más profundo del aljibe de mi casa a descubrir el cubo de aluminio que se me ha caído. La importancia de este cubo es vital para mi existencia, sin el no tengo agua. Un cubo normal no vale porque cae mal y no llena el agua. Debe tener una forma de tubo y ser de metal. Y estos cubos valen 8 euros. El cubo lo compré hace unos días, cuando la bomba eléctrica dejó de funcionar. Una bomba como la que tenía vale 200 euros. Ha estado conmigo 12 años. ahora he comprado un cubo porque no me puedo comprar una bomba, ni siquiera otro cubo más, por eso tengo que bajar al aljibe medio lleno de agua para recuperarlo ya que  he instalado mal el cubo. Utilicé para anclarlo a los hierros y a la carriola un mosquetón. El dependiente de la tienda me ofreció una S para anclarlo, cosa  que es lo habitual. Pero le dije que no tenía mordazas para cerrar la S. Observé las mordazas de la ferretería  con envidia. Vi el precio, 5 euros. Así que negué con la cabeza y le dije:

me tendrás que dar otra cosa porque no tengo mordazas.

El dependiente entonces me sugirió:

utiliza un mosquetón.

Así lo hice,  durante unos días fue bien, sin que aventurara lo que iba a suceder.

El cubo se ha hundido hoy, y ahora me toca bajar a recogerlo. estoy en un lugar donde me encuentro solo. a veces pasa gente por el camino, a veces sube mi vecino, un hombre de cerca de ochenta años a dar de comer a las gallinas. De este vecino puedo fiarme, de otros No. Por eso dejo estás palabras para los arqueólogos… por si me pasa algo.  Para que sepan como eramos los hombres del 2018 .He dejado la puerta abierta, y las ventanas también, por si caigo en el aljibe y no puedo salir. Si alguien pasa y me escucha, me socorrerá en un 75 % de posibilidades. Si es demasiado tarde en lo que puedan aguantar mis fuerzas allá abajo y nadie me escucha, o el que lo hace es del 25% , algún día me hallaran, y  algún estudioso me convertirá  en romance lorquiano”

Por lo que sabemos  que ocurrió , este   hombre bajo y rescató el cubo. Según nuestros estudios tardó quince minutos. Primero intentó rescatarlo con el rastrillo desde el último peldaño de la escalera. Pero el cubo se le iba por el fondo. Sintió el vapor de los gases y subió. cogió aire. Se denudo de cintara para abajo, pero dejo puestas sus zapatillas y se lanzó al aljibe. El agua le cubría hasta el pecho. Empezó a caminar en la oscuridad envuelto en un ambiente húmedo y vaporoso. Respiraba con dificultad ,  tanteaba con los pies  buscando el cubo hasta que dio con el. Se zambulló hasta el cuello y subió rápido por la escalera de madera para salir de allí.

Dejo estás palabras una vez salió.

Ahora que todo ha pasado y tengo el tubo de metal en mis manos, recordar esto.

Recordar la miseria que hace que una persona arriesgue su vida por un cubo, otros aún  más desgraciados hasta por agua.

Alabad la ayuda.

MI vecino ha entrado y me ha preguntado como estaba. antes de bajar ha aparecido para dar de comer a las gallinas, y le he dicho  lo que iba a hacer.  antes de que él llegará para dar de comer a sus gallinas, llamé a varias personas que han estado atentas a mi descenso a las aguas. Y me han llamado periódicamente mientras recuperaba mi cubo.

Todo ha salido bien, estoy mojado pero contento.

Alabemos a la vida aunque sabemos que vivimos obligados por la necesidad,  ya que las decisiones que tomamos no dependen  nunca de nosotros.

Angelillo de UIxó.

 

 

 

 

 

 

 

Dedicado a la memoria de Mmame Mbage ,mantero Senegales muerto en una persecución policial en las calles de Lavapíes- Madrid, y a la concejala y activista social de Brasil, Marielle Franco, abatida a balazos en las calles de Río.

*************

Ya no habrá más de estos soles que iluminen sobre una acera de Madrid extendiendo su sábana, o cubriendo de vergüenza a la policía y políticos de Brasil por su brutalidad en las favelas.

Quedara en su lugar oscuridad y un vacío solar en ese espacio.

Una sábana Santa ya cubre a estos soles Africanos y Americanos de pies a cabeza,

en toda su extensión humana.

Eterno eclipse Español y Americano.

La noche nos derriba marchando con nosotros entre gritos de rabia,

llantos de impotencia, corona de flores, velas, alteres improvisados  en los portales y las aceras a los astros que brillan en el firmamento de la existencia.

Y somos nosotros.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

Fue…

por qué siempre nos enseñaron una mentira.

-como cuando se recuerda la niñez-

al contemplar el horizonte y sentir ,

el vendaval  de aire cálido o abrasador en el invierno:

– que siempre es verano en el mediterráneo-

 

Hundido,

entre el mar y el campo,

está el cielo de poniente,

mostrando su furia y su dolor,

que atraviesa el corazón.

Veo tu puñal y tus mentiras,

por donde pasa tu civilización.

Quizás….

por qué nací un julio de poniente,

cargue con este pesar de tus castigados rojos,

que anuncian albas con el calor del llanto.

Los caminos iluminados por hogueras,

las milenarias caravanas de miseria,

que emigran a uno y otro lado.

Por mucho que cambie el mundo.

aquí,

siempre estará el poniente.

En esta tierra de luz y de sol,

que cubre con cal a sus muertos,

por los que callan y no lloran.

celebrándolo con maldad en los balcones.

Por que soy del mediterráneo acepto,

el dolor con una careta de alegre vividor,

de soñador… a fuerza de volverme loco.

Angelillo de Uixó.