Posts Tagged ‘represión’

 

Cuando llegó a su campo se sentó bajo la gran olivera que guardaban los barriles que contenía agua. Allí junto al tronco estuvo meditando como solo lo hace un moruno valenciano  que quiso compartir su tierra con otros compañeros, algunos de los cuales a los pocos días de trabajo, perdieron el interés por el compromiso por la tierra. Por mucho que este agricultor lleno de voluntad motivadora les dijera:

Yo os ofrezco la tierra. tomadla sin temor a su verdadero propietario. No temáis a poseer aquello que deseéis, como a forzar aquello que os impida gozar de vuestra arbitraria libertad.

Más ahora,  este agricultor ecológico estaba aquejado de una gran  vergüenza ajena tras andar entre sus propios surcos , llenos por aquí y por allá de pequeñas patatas que alguien semejante a un cerdo salvaje,  y que seguramente estuviera hibridado con esta especie, prolifera en estas tierras y de la que descienden muchos de los vecinos de vall d´uixó, como aquel que hizo de fantasma en las sombras rompiendo la siembra en pleno engorde de la patata.

 

Sin tener certeza en la sospecha, más que intuición del corazón, así le habló a su razón y a su voluntad:

Y yo os digo, si tu compañero te roba, alejalo de ti.

Si son tus principios de izquierdas los que te hacen verlo bueno, arroja también esos principios de ti.

Explica a los que militan en izquierda unidad vall d´uixó:

Si eres de izquierda unida vall d´ uixo camarada, afiliate a podemos.

Entonces, solo entonces una vez hubo deliberado su voluntad, razón y corazón se levantó sujetan el corvo pico, hundiéndolo en tierra. Empezó a destruir lo sembrado por él, recogiendo lo que pudiera aunque estuviera por madurar antes que otros lo hicieran.

Una vez realizado esto,  la acción quiso ser acompañada de sus sentimientos, y el poeta que albergaba levantó el acta de los hechos.

Cayeron los dardos por la espalda sobre la huerta,

hoy toca recoger otra batalla perdida

que muestra  una venganza moruna entre las hierbas.

Herida semejante al del jabalí

pero que mana de una conciencia fraguada en estaño resentido.

Bajo esta tierra esta guardado el secreto de tanta ira.

Aflora, aflora,

dando gritos, dando palmas.

Evaporado el llanto eterno fermentado con el vino en la mala sangre.

Alimento de un cuerpo de esta gente viciosa, corrupta, rancia y vaga.

Semilla toda ella de Caín.

Ante su presencia,

veréis a este pueblo doblar las frente como campanas,

y consentir sus actos en silencio,

esperando que el cielo vengador se los lleve.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

bandera

Salieron del congreso a la calle con una cruz  y una bandera para levantar a los muertos,

Convencieron,

!Sin decir una sola palabra!

En las gradas y en los palcos miraron para otro lado.

! Sin escuchar una sola palabra!

cuando pudrieron a los vivos

cosiendo su boca a los muertos.

Fue un beso eterno y helado.

Un beso de desquite contra la corrupción,

un beso bendecido en las iglesias y en los telediarios por casto,

Corrupción  vigorosa como un martillo,

por  emocionar y cortar la carne hasta de un perro.

Se ahogaron las gargantas en el tintero de la corrupción.

Aljibe lunar de amargado llanto,

del que salen las manos, las voces, los fiambres ibéricos resucitados,

a defenderse de la acusación de descomposición.

! Sin decir una sola palabra!

Dispuestos a beberse la sangre del que no les crea.

Angelillo de Uixó

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

 

 

 

En el canto XXIV de los 120 días de cuaresma, el poeta padece como el resto de desdichados el cansancio, y al igual que los condenados desgraciados, sufre la misma pena.se siente muy fatigado. EL canto hace referencia al abandono de proyectos, de metas vitales, el hundimiento personal de los excluidos sociales. Es descrito con la alegoría del árbol de la penitencia. un enorme árbol de imponente tronco hueco. Se halla en un barranco seco y escabroso, de ambiente casi africano. El lugar se encuentra lleno de espinos , es de muy difícil acceso, imposible de encontrar para la gente que le gusta el bienestar.  Sufre el caminante a cada paso el tormento de los espinos. Las serpientes de más de dos metros son abundantes, así como diferentes aves.

NO es senda para almas tranquilas- se anuncia a su entrada.

El poeta a llegar al fondo, se abandona junto este árbol.  Lanza su mirada a una pared de roca que lleva al otro lado, pero ya no tiene fuerzas ni ganas para treparla. Prefiere quedarse en ese estado de por vida sabiendo que será el infierno lo que le espera.

Canto XXIV.  120 días de cuaresma.

No al excluido se le hace más lento,

ni sus pies dejan por ello de caminar.

Y aunque el cansancio anide como una bestia entre el follaje.

Levanta  la testuz el excluido ,

viendo altas rocas que ascienden hasta las nubes.

Han sido colocadas para conquistarlas o encerrarle.

La fatiga impuesta en ese cerco donde ha sido arrojado,

tierra que  hunde como mar,

le impide avanzar.

En medio de esa esfera,

un círculo de blancas gaviotas descienden de los cielos,

para atacar los rostros desconsolados de los náufragos de la tierra.

Sus lamentos atraen  a los centauros con tricornios,

a bajar de los riscos con sus redes de ibéricos trenzados.

El poeta sube al árbol con las fuerzas que le quedan para ver,

como van cazando uno a uno a cada desventurado,

hasta meterlos en un saco,

de los que sacarán para coser sus labios con anzuelos.

Sus manos serán atadas con cuerdas y colgados en el árbol de la penitencia,

que ocupa el centro de la iberia.

Sus pecados una vez son secados por un sol que todo lo pudre,

se les reconocen sus derechos siendo arrojados a la cuenta.

Arena de un foso profundo,

donde extraviados de si mismos esperan el siguiente arresto.

Recordar este consejo, así se despide el poeta bajando de las ramas:

subid si os place a lo alto de la cumbre,

duro y penoso es el ascenso.

allí sabréis de un nuevo árbol,

que descansa tras una reja que pocos consiguen pasar

Contiene una semilla salvadora,

que nadie que ha subido y la ha cogido

luego la ha bajado.

Paz y bien desgraciados.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons

El archivero de los juzgados de Nules, cual si fuera un sabio mágico, sentado en su silla entre cuatro paredes barajaba el testimonio de sábado de fallas de un arrestado que entre varios guardias civiles lo sujetaban mientras   pedía permiso para irse.

sueños de libertad,  sueños de libertad-

comentó el archivero de atestados de los juzgados número tres de Nules entre risas incluso del detenido. Rió el funcionario antes de ponerse a llorar  hundiendo su enorme cabeza entre los atestados, hasta que la sacó empezando a besar los autos, para cambiar de humor y  gritar furioso al acusado:

argumento sólidos como el cemento, no hay escapatoria.

que pena.

que pena

que pena.

Hable o calle para siempre.

El juez, una cabeza canosa que estaba detrás del funcionario en silencio, guiño tras sus gafas el ojo al acusado, y le invitó con el gesto a hablar . Este sintió una profunda nausea que le provocó un vomito líquido donde estaba hasta la papilla de su primera comunión.  quedó el caldo en el suelo entre aplausos del juez y las autoridades.

EL juez, un tal Baltasar Santón, un hombre de aspecto sobrio,  rió con placer contemplando los vómitos, y se frotó las manos cómo un obrero con apetito. Con mucha amabilidad le habló al reo:

Suelte todo amigo, verá como descansa.

¿ quiere cagar también?

Cagarse en una declaración ayuda, de verdad. No sabe usted la de detenidos que se han cagado delante de mí.

Levantando las manos invocando a Dios el juez:

Dios,  lo bien que se sentían después de cagar.

Su señoría miró los gestos del detenido que decía que no a sus sugerencias, el juez, muy amable con él , le invitó a empezar a hablar moviendo los labios sin que saliera palabra.

El detenido, acusado no se sabía el porqué, con desvergüenza empezó  a declarar siendo en todo momento sujetado de los brazos abiertos en cruz por un agente de cada articulación, que se los retorcía con cariño para ayudarle a tener buen juicio al  deslenguado detenido:

como fui atrapado en mi huerta, quiero empezar declarando:

que doloroso era señorías para mí  contemplar como el cambio en política no afectaba en ninguna de las maneras a mi huerta, y como todo los esfuerzos se quedaban guardados en mi alma que cantaba feliz con su proeza. Pero de ninguna de las formas se manifestaba en una mejoría material de las condiciones de mi vida. Así, todo lo sembrado era pisoteado como si surgieran de debajo de la tierra hordas de liberales enemigos de trabajo como el mío. Estos hechos  que menciono, eran acompañados señoría, de discursos contra la gente de campo. Siendo varias veces concentrado en las cámaras de comercio y la agencia de desarrollo local para recibir castigos ideológicos como los asignados en servicios sociales.

Así es señoría, como he sido excluido y acusado de hostilidad contra el sistema por empecinado . Pueden ver las denuncias que relatan como se me lanzan al cuello hombres que arden cual vela cuando alguna palabra mía les llega a sus oídos. Chan chan. Sus golpes y agresiones tantas veces denunciadas y archivadas ante ustedes,  sirven para excitar a sus señorías, como una pelicula porno o una violeclación  a un impotente, o tanto como a los concejales, banqueros, y asistentas sociales el haberme retirado las ayudas sociales por financiar con ellas el monte y el huerto, no afín con el progresismo.

(El juez, entre risas y cantando a coro con los agentes y el archivero )
pero que pena,

movió su señoría su augusta cabeza cana y sentenció:

Ya sabes Angelillo que lanzarse a la izquierda trae este fondo.

Vuelve al banquillo e implora,  que vas para Macaná.

Angelillo Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

cimg0443

indice

Una cuerda se rompe y cae un bufón que empieza a cumplir su sentencia.

Así empieza la obra titulada:

tenemos sentencia de guante blanco para Rato.

El decorado una casa en ruinas, puntales, bicicletas, un diario ABC sobre una mesa donde también hay una báscula de pesar verduras, habas sobre la báscula, un nivel de obra que agarra el bufón mientras habla en voz alta consigo mismo leyendo los titulares del ABC.

Ha salido sentencia de Roto y Blesa.

( Colocando el nivel sobre sus ojos)

Esta bien nivelada, la burbuja se queda entre las rallas.

( sigue leyendo en voz alta la página del diario)

La sentencia nos relata que Rato es una persona educada, que se ha comportado con seriedad mientras ha sido juzgado, que vive en un ambiente respetable, alejado de la delincuencia, y como Dios manda, casado y con nietos.

El juez confiesa  en su auto que se ve reflejado en el comportamiento de los condenados, y lamenta mucho los gritos, los insultos, las amenazas de los anarquistas estafados cuando Rato les gobernaba su dinero. Sin embargo el juez   condena a ambos por esta estafa y los absuelve.

Cuatro y seis años de prisión para Rato y para Blesa, pero  a casa.

Termina el magistrado dando gracias a los condenados por haber acudido al juzgado.

Angelillo de uixo.

 

 

 

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

La lluvia no cesaba. El río Belcaire, barranco habitualmente seco polvoriento y sucio que cruzaba por un costado de vall d´uixó ,dividiendo el pueblo  entre la zona histórica, y los nuevos barrios periféricos construidos como colonias para albergar  obreros traídos de toda España para la fabrica segarra en los años 50, estaba desbordado. Un olor cargado a podredumbre de barranco se agolpaba entre cañas arrastradas de la ribera, así como matorrales. Esto se mezclaba junto el hedor  a acequia que escupían productos de la huerta:  naranjas y otros cítricos, así como bolsas de plástico, garrafas vacías que contuvieron abonos y productos fitosanitarios. Todo esto, o bien flotaba entre pequeños remolinos río abajo, o formaba pequeños diques entre las piedras que detenía momentáneamente el agua, rebasando estos obstáculos al momento el agua.

Era un viernes cuando esto ocurría. Y el que sea de vall d´uixó, sabrá que es el día principal en lo que concierne al comercio. Día de mercado. Pero ese viernes de nuestra historia, el mercado estaba amenazado por agua bajo unas nubes de gasóleo. como un humo gris y contaminante se cernía sobre las cabezas atormentadas de los miserables habitantes de Vall d´Uixó.

MaryÁngel, tras comprar una bolsa de plátanos maduros a un euro, se acercó al río Belcaire a observar si se desbordaba. Pisó con cuidado evitando los charcos fangosos que salpicaban un paisaje llano, repleto de abandono agrícola que entristecía un lugar pintoresco con sus acueductos romanos y molinos demolidos, entre naranjos secos por los bancales. Los baladres, que crecían por medio del barranco, con sus flores chillonas, se mecían entre el agua como un velero a punto de irse a pique. El cielo estaba a punto de desplomarse nuevamente. Gruesas gotas empezaron a caer. MaryÁngel, sacó un plátano maduro y lo comió con apetito, lanzando su piel dorada al agua que rápidamente lo devoró, mientras MaryÁngel se iba a un lugar seco pidiendo un deseo al cielo:

Que el río se desborde y sepulte en lodo y barro esta ciudad.

Su deseo, quiso plasmarlo en un mensaje oficial. lo escribió en un tuit que envió al Papa. Este le respondió con una orden de acusación por apología del odio desde unos juzgados de España.

Maryángel fue detenida por delitos de odio a la humanidad y revelación de los planes de Dios.

Pero su mensaje tuvo un extraño éxito. No el previsto, claro. Vall d´Uixó siguió sobre las aguas, y las la vida de sus miserables vecinos siguieron con resignación estoica los días de  viernes para comprar en el mercado frutas y verduras, y los domingos para ir a misa.

 

Sin embargo unos emprendedores de perfumerías  sociales, registraron el tuiter de MaryÁngel para su nuevo perfume:

deseos de odio, el perfume de España.

Con este perfume, quisieron ayudar a un famoso jugador de fútbol que lo estaba pasando francamente mal. Tan solo por haber defraudado en paraísos fiscales varios millones de euros que venían de la publicidad, querían investigarlo hacienda.

Así que  decidieron estos emprendedores de vanguardia social,  aprovechar el tirón de este jugador de fútbol para patrocinar el perfume y abanderar su causa, no acabar en la pobreza.

El perfume se hizo famoso gracias a un anuncio comprometido que pretendía concienciar sobre la miseria, y de paso vender.

Un tarro de cristal con forma de contenedor de basura transparente donde flotaban ajos y cebollas con pétalos de rosas  formaban el agua de deseos de odio.

El fumador de fútbol, muy guapo por cierto, a parte de ser un gran jugador de fútbol, simpático y rico, salía  sin camisa sobre un estercolero. Posaba en calzoncillos atrevidos, incitando al deseo carnal tanto a hombres como  mujeres. Sabiendo se su poder visual, vertía unas gotas de deseos de odio sobre su cuerpo. La reacción le hacia llorar y hablar sobre sus emociones. Ese era el poder de la fragancia.

” La pobreza huele y provoca lágrimas de tristeza que se pierden en las alcantarillas, donde se aplastan en un lodazal hediondo que se quiere tapar con muros y fronteras. Pero no se puede, porque dentro de las cloacas todos corren compitiendo entre si por escapar de ese olor. Por eso han inventado diferentes perfumes como la religión, la política, la prensa, la compasión, la moral y el fútbol. Esto solo sirve para repelerse los unos a los otros. Son solo faroles en la oscuridad que ciegan y silencian. Silencian también las palabras, pero no se puede silenciar el olor. Este olor. El duro olor que rompe las narices. Un olor cargado de odio, bacterias como pequeños puñales que matan de forma limpia y siembran las calles de muertos que hablan.

¿ Y de que hablan los muertos? Los muertos hablan de cementerios de paz. De gente limpia que tiene luz en el horizonte y un mantel limpio todos los días con comida que no sabe de donde viene”

El anuncio se cerraba con lagrimas cayendo del cielo, donde flotaban nubes metálicas rotas por un rayo de sol inmenso que pudría un perro muerto en el camino.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.