Posts Tagged ‘represión’

Al mirar fuera de la valla del corral se siente  el miedo a ser apaleado como un perro por la policía tras ser denunciado por un vecino, incluso en la parte de atrás de una caseta de San antonio, vall d´uixó, donde se lucha contra la fuerza del sol que todo lo quema, hasta los esfuerzos por mantener vivo el alimento de una huerta en una tierra seca y polvorienta. Incluso hasta allí, donde se podría hablar el subdesarrollo personal y la miseria de la exclusión social,  llega el caudal de   la fuerza de la corrupción  en forma de torrente noticias cuando se hace un momento de descanso buscando alguna sombra. Y lo más extraño de estos acontecimientos, siendo lo más dramático, es que importa e importunan estos hechos a los más desgraciados, pues hay una relación directa que pone en riesgo sus cabezas, las esferas unidas del sol y la corrupción. Lo mejor es callar y estarse quieto tomando el sol en la tierra escuchando rendido la crónica

Los tricornios relucen lanzando destellos plateados como espejos entrando  relucientes la Gran Sala de la Audiencia Nacional. EL juez se refleja en la cara del fiscal anticorrupción , bañada por el sol asombrado por ser su propia acusación. El presidente del país,  sonríe desde el banquillo a las palabras del ministro del interior, que exhibe a la prensa sus medallas respondiendo a la acusación:

Todo lo hice por España.

Las ventanas no aguantan más en la audiencia nacional.  Se abren dejando entrar el viento de la multitud. Agolpados como horda, un pueblo excluido del mundo, rodea la sala con todo el gobierno de España imputado por corrupción.

Un rayo de sol se cuela en la sala abriéndose paso buscando al presidente.

Primero se posa el rayo solar en el juez. Luego en su ayudante, sigue con lo miembros del jurado. Va pasando por la sala hasta dar con Don Mariano, al que se queda enganchado. Cubriéndole poquito a poco, y dando a su aspecto el de un ser Dorado. El rayo hace de Don Mariano un ancla con el sol. Al moverse en el banquillo de los acusados,  el sol se mueve con él.

La voz sobrecogida del juez le ordena volver a moverse, para asegurarse si está relacionado el sol con el presidente del gobierno.

Por favor Don Mariano, ¿ querría usted dar un pasito adelante?

El presidente del gobierno, que ha ensayado sus pasos,  despliega su gran prudencia a la hora de responder y caminar.

No tengo ningún inconveniente señoría.

El cielo entero retumba con el movimiento del sol siguiendo los pasos del presidente de españa. Este se mueve feliz y seguro, sonriente.  No esconde que sabe  que en esos momentos  va a quedar absuelto él y todo el gobierno, pues nadie va a  mostrar interés a los casos de corrupción después de su actuación

El juez, antes de tomar una decisión prematura dando carpetazo al asunto, decide asegurarse, y volver a revisar las pruebas.

¿ podría dar usted un pasito hacia atrás Don Mariano?

No tengo inconveniente- responde locuaz y animado- Mire, mire, un pasito hacia atrás señoría.

Gritos de espanto de la calle, el cielo gira hacia atrás, en los campos de girasoles las flores se rompen con el tallo partido, y los gallos en los corrales entierran la cabeza en el suelo. Las ventanas de la audiencia nacional se cierran.

El juicio ha terminado como se esperaba

El sol , culo vivo en el espacio, ha elegido de toda Europa a España para defecar más horas. Lanza su mierda sobre la audiencia nacional tapando  las bocas y descomponiendo las miradas, que observan sin interés las pruebas:

un rastro de excrementos, sangre y cadáveres.

El presidente y el gobierno, con los ministros a la cabeza, salen en bloque por la puerta grande en hombros con el presidente a la cabeza, recibiendo una gran ovación que rompe la  oscuridad en el ruedo nacional.

Angelillo de Uixó.

Choose a License<style type=”text/css“> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr“] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl“] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

Voces a través de las mesas surgidas de un micrófono de un karaoke portátil que maulla como atropellado bajo los  relieves pintados de un autobús ingles, de fondo pintajarreado el Big ben.  ambiente festivo en un banquete de popular de menú de paella con conejo por gato en el municipio de Olba.

Voces peregrinas publicitan :

anunciamos el estreno mundial de la obra:

La Pastora.

algo único,

obra de interés nacional.

Basada en hechos reales.

El escenario donde se va a representar la función, frontón municipal de Olba convertido en improvisado mercadillo, tildado de alternativo con aires políticos. En los rincones, aún queda gente vendiendo hortalizas o libros. El publico, excursionistas y gentes del alto mijares con la cuchara en la mano, la va dejando lentamente en el plato vacío, y se va acercando al escenario autocargando con la butaca. Silla plegable de lo más picnic . El decorado, verde pared de frontón. Los actores, un hombre vestido de pastora y una mujer vestida de pastor.

Sus disfraces mueven a la risa. EL actor lleva atado a la barbilla pañuelo con lunares  cubriendo el pelo de la cabeza. barba canosa en rostro alargado y fino. chaquetilla marrón de ganchillo, falda larga y negra, alpargatas y medias grises, pegadas a un cuerpo delgado. Su aspecto, el de una abuela de cualquier español de municipio. La mujer travestida de hombre, boina negra, cara ancha, hermosos ojos azules, blanca como una virgen con pecas. aires de irlandesa, facciones simpáticas, pantalones de pana, camisa a cuadros.  imagen  toda ella idealizada del  pastor galán que enamora como Narciso al agua.

En una silla, un excursionista se quita los zapatos y le dice a su compañero en voz baja.

Excursionista I, Marcelino:

¿ Será una comedia la obra,  verdad?

El otro, Celestino, mirando distraído los últimos preparativos.

excursionista II.

a fuerza, un hombre vestido de pastora y una mujer de pastor, solo puede ser algo alegre que invoque en primavera al amor. Eterna fuerza de creación, la recreación más verdadera que uno puede establecer.

Excursionista I Mirando sus pies y hablando susurrando a su compañero:

No dan más de sí Celestino. Han llegado a la función exhaustos caminado desde la mateba, fortificación de origen templario, a esta villa de Olba. Paisaje dormido, solo roto por el eco de nuestro guía. surgían en mi cabeza los gritos latentes en esas losas, testigas de un bosque lleno de portazos. Invasores por las puertas del maestrazgo. Furor de flechas, cascos de caballos, espadas y lanceros, tricornios sagitarios.

Excursionista II.

Marcelino, piden silencio, creo que es a ti, van a empezar. Me sugiere esta obra a Garcilaso de la vega con algo de Lorca.

Voz de los actores:

Respetable, silencio, silencio, vamos a dar comienzo a nuestra función.

Una única función en esta tierra, y se acabo.

Una flor de esta rivera creció, y fue acuchillada. murió comiendo una pera.

Voz del hombre disfrazado de pastora.

Nací con un secreto que daba saltos en los ojos de quien me viera desnudo.

Fui violado al nacer por un pañuelo. Mi padre me puso una falda.

Voz de la mujer vestida de pastor:

Mi hermanos me pegaban palizas como un hombre por ser una mujer casi hombre. Me expulsaron de casa como un animal, para vivir en el monte cuidando el ganado.

Allí en la naturaleza aprendí a reírme del mundo y de mi familia.

Voz del hombre vestido de pastora.

Sin movimiento, mirando al fondo del frontón, casi sin expresión, alejado del publico. se señala el pecho de forma automática:

Marcado con una P de pastora, acudía a los baile como una chica que se ha de encontrar en el bosque a los lobos.

Allí era interrogada siempre por algún mozo:

¿ qué llevas bajo la falda pastora?

A lo que respondía con gesto de asco por el acoso quitando las manos:

alguna cosita  pa tu abuelita.

Más decía esto sacando el hacha.

Voz de la mujer vestida de pastor:

El orden estaba lleno de miedo.

para clasificarlo todo mal.

Pero el orden y la clasificación eran sagrados.

Las voces de los maquis, heraldos de la duda y el método del sistema,

encontraron a la pastora abandonada en el bosque. tras un rebollo la abordaron y le dijeron.

Serás lo que quieras ser pastora si te unes a nosotros.

Y entonces contestó:

Durriti, un hombre completo.

Hubo entre los maquis una votación, y solo por un voto le contestaron esto:

Serás lo que quieras ser menos eso, Durriti no.

Voz del hombre vestido de pastora:

La pastora, alias Durriti, lleno de libertad el monte, cubrió con manchas de colores la mente de plomo del valle. Triunfo la diferencia brevemente. Pero el conjunto es fuerte, tiene una unidad bajo una gran herradura que lo aplasta….

Angelillo de Uixo,

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

 

En la raya del río Belcaire, donde hace una joroba el puente de madera, se separa la madrugada. Aires de futuro entre los farandules de corazones dormidos en la eterna primavera. Aún queda vida para estar enamorado soportando el hambre colgada del armario. Un rosario de supermecados rodea el barrio de San Antonio, Vall d ´Uixó. cinturón para los necesitados que anilla el sistema orgánico vegetal, estrangulando un municipio antiorgánico con una promesa solemne surgida del bostezo del Ayuntamiento del cambio:

Lo Nuevo.

Lo nuevo no hace galas al ayer.

Lo nuevo pide, exige, manda, ordena como un dueño, al farandul, ser futuro.

La sombra de la madrugada, posada en el puente de madera se va haciendo cada vez más corta. Eclipse solar que se desliza hasta meterse como un rayo casi de lupa por una ventana. Se enciende la escena de vuelva usted mañana, que ahora, en época progresista, es vuelva usted en el futuro.

Ese futuro solo puede ser prometedor, justo, igualitario, en la ciudad educadora de vall d´Uixó.

El humo de una locomotora baja por la chimenea de la ceseta de San Antonio de nuestro protagonista, Don Motivación. vestido como cristiano escribe a Doña FFantasía, bohemia de los servicios sociales con la que tiene cita dentro de dos horas. En la mesa, austero tablado frente una ventana, hay un capullo de garanio. Momentos antes de escribir ésta escena que ha de representar ante Doña Fantasía, ha olido el geranio rojo reventón, que  crece sin agua, y de tallo tan alto como el  algarrobo al que hace compañía en el bancal que ocupa junto a su caseta.   agarrando la flor que lleva a su corazón, Don Motivación , desecha la idea mezquina de tratar en su cita con Doña Fantasia la problemática sobre las ayudas sociales que recibe. desde enero las retiene el banco debido a un embargo por un coche por no pagar los impuestos de circulación.

Hablando en voz alta, ¿ soy yo un mezquino pragmático liberal para estropear el día a  hablando del dinero?

se lleva las manos al pecho con el capullo rojo,  hojas de la flor se quedan en el pringue de la camisa cuando la estrangula con pasión. monologo de caballero de la chusma.

Ay Doña Fantasía,

yo soy tu ángel de amor,

fantoche que ronda tu puerta viviendo de aquellas maneras,

agitando cadenas,

dando ejemplo de motivación,

de que se puede vivir sin dinero.

Cuanta utopía, casi anarquista.

¿ No es verdad que hay en nuestras citas?

El dinero, allí está bien, encarcelado en el banco.

Meses y meses,

lo poco que entra de servicios sociales, es nuestro testigo de nuestras visitas.

Pero cuidado, si alguien se entera,

calumniados si tu firmas, y yo saco el dinero.

Entonces nos acusan de tener un trato.

Y mi honor se ve comprometido.

Don Motivación,

un vil mantenido por Doña Fantasia.

Solo tú,

Doña Fantasía eres pura.

Y yo, tu fiel  a la cita,

como un perro para siempre me entrego a tus cadenas.

Viva mi dueña.

viva mi dueña.

viva mi dueña.

Don Motivación agarra la guitarra y toca lleno de alegría. España es una fiesta continua, un inmenso carnaval.

Angelillo de Uixó.

 

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

Cuando llegó a su campo se sentó bajo la gran olivera que guardaban los barriles que contenía agua. Allí junto al tronco estuvo meditando como solo lo hace un moruno valenciano  que quiso compartir su tierra con otros compañeros, algunos de los cuales a los pocos días de trabajo, perdieron el interés por el compromiso por la tierra. Por mucho que este agricultor lleno de voluntad motivadora les dijera:

Yo os ofrezco la tierra. tomadla sin temor a su verdadero propietario. No temáis a poseer aquello que deseéis, como a forzar aquello que os impida gozar de vuestra arbitraria libertad.

Más ahora,  este agricultor ecológico estaba aquejado de una gran  vergüenza ajena tras andar entre sus propios surcos , llenos por aquí y por allá de pequeñas patatas que alguien semejante a un cerdo salvaje,  y que seguramente estuviera hibridado con esta especie, prolifera en estas tierras y de la que descienden muchos de los vecinos de vall d´uixó, como aquel que hizo de fantasma en las sombras rompiendo la siembra en pleno engorde de la patata.

 

Sin tener certeza en la sospecha, más que intuición del corazón, así le habló a su razón y a su voluntad:

Y yo os digo, si tu compañero te roba, alejalo de ti.

Si son tus principios de izquierdas los que te hacen verlo bueno, arroja también esos principios de ti.

Explica a los que militan en izquierda unidad vall d´uixó:

Si eres de izquierda unida vall d´ uixo camarada, afiliate a podemos.

Entonces, solo entonces una vez hubo deliberado su voluntad, razón y corazón se levantó sujetan el corvo pico, hundiéndolo en tierra. Empezó a destruir lo sembrado por él, recogiendo lo que pudiera aunque estuviera por madurar antes que otros lo hicieran.

Una vez realizado esto,  la acción quiso ser acompañada de sus sentimientos, y el poeta que albergaba levantó el acta de los hechos.

Cayeron los dardos por la espalda sobre la huerta,

hoy toca recoger otra batalla perdida

que muestra  una venganza moruna entre las hierbas.

Herida semejante al del jabalí

pero que mana de una conciencia fraguada en estaño resentido.

Bajo esta tierra esta guardado el secreto de tanta ira.

Aflora, aflora,

dando gritos, dando palmas.

Evaporado el llanto eterno fermentado con el vino en la mala sangre.

Alimento de un cuerpo de esta gente viciosa, corrupta, rancia y vaga.

Semilla toda ella de Caín.

Ante su presencia,

veréis a este pueblo doblar las frente como campanas,

y consentir sus actos en silencio,

esperando que el cielo vengador se los lleve.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

bandera

Salieron del congreso a la calle con una cruz  y una bandera para levantar a los muertos,

Convencieron,

!Sin decir una sola palabra!

En las gradas y en los palcos miraron para otro lado.

! Sin escuchar una sola palabra!

cuando pudrieron a los vivos

cosiendo su boca a los muertos.

Fue un beso eterno y helado.

Un beso de desquite contra la corrupción,

un beso bendecido en las iglesias y en los telediarios por casto,

Corrupción  vigorosa como un martillo,

por  emocionar y cortar la carne hasta de un perro.

Se ahogaron las gargantas en el tintero de la corrupción.

Aljibe lunar de amargado llanto,

del que salen las manos, las voces, los fiambres ibéricos resucitados,

a defenderse de la acusación de descomposición.

! Sin decir una sola palabra!

Dispuestos a beberse la sangre del que no les crea.

Angelillo de Uixó

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

 

 

 

En el canto XXIV de los 120 días de cuaresma, el poeta padece como el resto de desdichados el cansancio, y al igual que los condenados desgraciados, sufre la misma pena.se siente muy fatigado. EL canto hace referencia al abandono de proyectos, de metas vitales, el hundimiento personal de los excluidos sociales. Es descrito con la alegoría del árbol de la penitencia. un enorme árbol de imponente tronco hueco. Se halla en un barranco seco y escabroso, de ambiente casi africano. El lugar se encuentra lleno de espinos , es de muy difícil acceso, imposible de encontrar para la gente que le gusta el bienestar.  Sufre el caminante a cada paso el tormento de los espinos. Las serpientes de más de dos metros son abundantes, así como diferentes aves.

NO es senda para almas tranquilas- se anuncia a su entrada.

El poeta a llegar al fondo, se abandona junto este árbol.  Lanza su mirada a una pared de roca que lleva al otro lado, pero ya no tiene fuerzas ni ganas para treparla. Prefiere quedarse en ese estado de por vida sabiendo que será el infierno lo que le espera.

Canto XXIV.  120 días de cuaresma.

No al excluido se le hace más lento,

ni sus pies dejan por ello de caminar.

Y aunque el cansancio anide como una bestia entre el follaje.

Levanta  la testuz el excluido ,

viendo altas rocas que ascienden hasta las nubes.

Han sido colocadas para conquistarlas o encerrarle.

La fatiga impuesta en ese cerco donde ha sido arrojado,

tierra que  hunde como mar,

le impide avanzar.

En medio de esa esfera,

un círculo de blancas gaviotas descienden de los cielos,

para atacar los rostros desconsolados de los náufragos de la tierra.

Sus lamentos atraen  a los centauros con tricornios,

a bajar de los riscos con sus redes de ibéricos trenzados.

El poeta sube al árbol con las fuerzas que le quedan para ver,

como van cazando uno a uno a cada desventurado,

hasta meterlos en un saco,

de los que sacarán para coser sus labios con anzuelos.

Sus manos serán atadas con cuerdas y colgados en el árbol de la penitencia,

que ocupa el centro de la iberia.

Sus pecados una vez son secados por un sol que todo lo pudre,

se les reconocen sus derechos siendo arrojados a la cuenta.

Arena de un foso profundo,

donde extraviados de si mismos esperan el siguiente arresto.

Recordar este consejo, así se despide el poeta bajando de las ramas:

subid si os place a lo alto de la cumbre,

duro y penoso es el ascenso.

allí sabréis de un nuevo árbol,

que descansa tras una reja que pocos consiguen pasar

Contiene una semilla salvadora,

que nadie que ha subido y la ha cogido

luego la ha bajado.

Paz y bien desgraciados.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons

El archivero de los juzgados de Nules, cual si fuera un sabio mágico, sentado en su silla entre cuatro paredes barajaba el testimonio de sábado de fallas de un arrestado que entre varios guardias civiles lo sujetaban mientras   pedía permiso para irse.

sueños de libertad,  sueños de libertad-

comentó el archivero de atestados de los juzgados número tres de Nules entre risas incluso del detenido. Rió el funcionario antes de ponerse a llorar  hundiendo su enorme cabeza entre los atestados, hasta que la sacó empezando a besar los autos, para cambiar de humor y  gritar furioso al acusado:

argumento sólidos como el cemento, no hay escapatoria.

que pena.

que pena

que pena.

Hable o calle para siempre.

El juez, una cabeza canosa que estaba detrás del funcionario en silencio, guiño tras sus gafas el ojo al acusado, y le invitó con el gesto a hablar . Este sintió una profunda nausea que le provocó un vomito líquido donde estaba hasta la papilla de su primera comunión.  quedó el caldo en el suelo entre aplausos del juez y las autoridades.

EL juez, un tal Baltasar Santón, un hombre de aspecto sobrio,  rió con placer contemplando los vómitos, y se frotó las manos cómo un obrero con apetito. Con mucha amabilidad le habló al reo:

Suelte todo amigo, verá como descansa.

¿ quiere cagar también?

Cagarse en una declaración ayuda, de verdad. No sabe usted la de detenidos que se han cagado delante de mí.

Levantando las manos invocando a Dios el juez:

Dios,  lo bien que se sentían después de cagar.

Su señoría miró los gestos del detenido que decía que no a sus sugerencias, el juez, muy amable con él , le invitó a empezar a hablar moviendo los labios sin que saliera palabra.

El detenido, acusado no se sabía el porqué, con desvergüenza empezó  a declarar siendo en todo momento sujetado de los brazos abiertos en cruz por un agente de cada articulación, que se los retorcía con cariño para ayudarle a tener buen juicio al  deslenguado detenido:

como fui atrapado en mi huerta, quiero empezar declarando:

que doloroso era señorías para mí  contemplar como el cambio en política no afectaba en ninguna de las maneras a mi huerta, y como todo los esfuerzos se quedaban guardados en mi alma que cantaba feliz con su proeza. Pero de ninguna de las formas se manifestaba en una mejoría material de las condiciones de mi vida. Así, todo lo sembrado era pisoteado como si surgieran de debajo de la tierra hordas de liberales enemigos de trabajo como el mío. Estos hechos  que menciono, eran acompañados señoría, de discursos contra la gente de campo. Siendo varias veces concentrado en las cámaras de comercio y la agencia de desarrollo local para recibir castigos ideológicos como los asignados en servicios sociales.

Así es señoría, como he sido excluido y acusado de hostilidad contra el sistema por empecinado . Pueden ver las denuncias que relatan como se me lanzan al cuello hombres que arden cual vela cuando alguna palabra mía les llega a sus oídos. Chan chan. Sus golpes y agresiones tantas veces denunciadas y archivadas ante ustedes,  sirven para excitar a sus señorías, como una pelicula porno o una violeclación  a un impotente, o tanto como a los concejales, banqueros, y asistentas sociales el haberme retirado las ayudas sociales por financiar con ellas el monte y el huerto, no afín con el progresismo.

(El juez, entre risas y cantando a coro con los agentes y el archivero )
pero que pena,

movió su señoría su augusta cabeza cana y sentenció:

Ya sabes Angelillo que lanzarse a la izquierda trae este fondo.

Vuelve al banquillo e implora,  que vas para Macaná.

Angelillo Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.