Archive for September, 2019

 

Hablar del cambio climático y movilizarse junto los estudiantes por las calles es algo elevado.

Contar  que personalmente se consume todo lo que se puede consumir, y sincerarse explicando que si le dejarán a uno  consumir todo lo que pudiera, lo haría, denota una gran bajeza.

También queda bastante mal ir a las movilizaciones por el cambio climático, y luego irse de tapas.

Pero este es el pan nuestro de cada día:

el consumo.

Por eso quiero ser optimista.

Todavía quedan bosques con árboles , con  arbustos, con flores, con  ardillas saltando por las ramas, y nidos de aves  en las copas.

En el mar siguen habiendo peces, yendo de un lado  a otro  bajo los plásticos que flotan en una única dirección para juntarse  como una masa, y formar una bonita isla llamada toxicidad. El resto del mar sigue siendo azul como hace millones de años.

Así que hermanos de especie.

Seamos felices y optimistas, no dejemos que el negativismo colectivo nos afecte en lo personal.

La vida son dos días, una dulce sinfonía que una conciencia medio ambiental corona como una guirnalda.

Escrito estaba en muchas pancartas  en la primera huelga por el clima  en la que participé , señalando  el consumo como causa principal  de los problemas medio ambientales de nuestro planeta.

Había muchos estudiantes famélicos   que se alimentan de macarrones y pizzas, siendo apoyados  por un colectivo de padres de familia de clase media, gente con conciencia social que ya hacia años que se habían colocado en un buen puesto en la administración, o abierto su propio negocio que les iba bien.  Ahora iban con sus hijos satisfechos de su vida a manifestaciones y ferias ecologistas con pancartas contra el consumo. Esta gente con experiencia,  habían reservado mesa en el bar para cuando se terminara la concentración a las puertas de subdelegación del gobierno de Castellón, y tener asegurado  donde comer un buen solomillo.

Gente como yo, que se había juntado con unos amigos en la concentración , nos costó caminar  un poco por Castellón para encontrar sitio para cenar. Esto no era un efecto del cambio climático, sino  lo lleno que estaba todo el día de la huelga de consumo y por el clima.

Hubo momentos de desaliento, y algunos quisieron irse, pero al final permanecimos juntos y cenamos bien y barato  en un bar Cubano.

Yo probé el sanwinch cubanito, y el mayor acto anti consumo que hicimos fue no tomar mojitos a modo de protesta, porque alguien que conocía bien ese local al que era asiduo aseguro que habían disparado el precio de los mojitos  desde hace poco.

¡Ya ni en un bar cubano puedes tenerlo todo a precio del pueblo!

El capitalismo es el responsable del cambio climático, los políticos solo nos facilitan lo que queremos:

Consumir todo lo que nos dejen.

La manifestación de ayer, si tuviera que reflexionar sobre ella, empezaría escribiendo:

Agua de borrajas es lo que quiere la gente para frenar el cambio climático.

Angelillo de Uixó.

 

 

La Maravillosa extinción de gente.

Y así los astros anunciaban un día de dolor sobre mi vida.

La luna en forma de amarillos cuernos   pendían sobre  ella.

Un rojo capote subía a buscarla del lecho marino,

Oscuro era todavía el sombrío pueblo de la Vall  d´Uixó.

Triste  hora de un nuevo amanecer,

clonado del de ayer, clonado del de mañana.

Incesante era el susurro de los obreros moviendo a sus labores como yo.

El sol nacía para iluminar la desgracia más alta de todo ser viviente:

La  de ser hombre.

¡ Maldita sea la hora en que nací, y malditos sean los hombres que  conmigo viven,

Hágase su extinción!

Tras estás divinas  palabras pedaleé al trabajo esperando morir,

Deseando llegar puntual para no ser despedido.

Tuve suerte ese día y me tocó fumigar.

Cuando se fue el encargado, tiré al suelo las mascarillas y el equipo de protección,

con gran devoción empecé a trabajar.

Nada más alegre que aquello que mataba respirar,

¡ojala pudiera fumigar a toda la humanidad!

Sé que algún día alguien lo conseguirá,

Parar el ADN, mutarlo, colapsarlo, crear un virus letal…

Aniquilación instantánea y global.

Rezó por ese Mesías de la ecología que ha de llegar a ayudarnos.

¡ Hágase su voluntad, y el resto a respirar!

Siento en mi oración dañar a los que amen a los hombres,

y aún tengan esperanzas en la humanidad.

Ojala ellos consigan aliviar a los débiles de espíritu  que sufren,

echándolos del planeta, ejecutándolos, o metiéndolos en prisión.

Hágase  real  su señorío letal,

y sea la humanidad dominada ,

por los más crueles y poderosos hombres.

Solo la crueldad y la honestidad  nos puede salvar de nuestra mala conciencia.

Amen.

 

  1. Maravillosa extinción de abejas.

Y en el silencio del desempleo y la ley mordaza,

Se escuchaba entre las colmenas ,

un susurro de unas abejas que oraban y trabajaban.

¡Oh abejas!

Vosotras sois amigas que voláis alrededor de nuestras cabezas

Laboriosas abejas,

tan necesarias para  labriegos, cocineros  y nuestras vidas.

¡ Todos nos preocupamos por vosotras!

Estáis en el centro de muchas conversaciones,

Incluso entre los políticos que ni miran por la gente que ejecutan.

Y hacen todo  lo posible para que se mueran sin verles a los ojos

Como cuando hicieron desparecer del planeta a las tribus Abipones, Chiquillanes, Jujuyes, Timbres, Yacambis, entre otros miles y miles de aborígenes.

¡Hasta ellos preguntan por vosotras, pequeñas e importantes  revoltosas abejas!

Vale más vuestra humilde vida , que la de muchos hombres, imperios y naciones.

¡Nadie quiere ni pensar que pasaría, si vosotras fuerais extinguidas!

Hay científicos pro sistema que asesoran a gobiernos que aseguran,

que sería peor que vosotras desaparecierais que banqueros y accionistas de la bolsa.

¡Ved con que valor os aprecian  esos mal nacidos!

y vosotras tan humilde, tan tranquilas entre nosotros,

sobrevolando con ese susurro tan alegre y goloso.

¡Oh abejas!

III. La evolución.

Del campo al invernadero. Han cambiado tanto  las formas de producción agrícola,  como han cambiado los delitos.

Hasta hace poco no era delito atacar la medio ambiente, ni dañar a los animales. Ahora está equiparado el daño al medio ambiente o a un animal como dañar a una persona. Por no contar en lo emocional,  para millones y millones de humanos es más importante la vida de su perro o de su loro que la de su vecino.

Incluso se aplauden iniciativas en España por la legalización en Kenia de matar a un furtivo  que caza rinocerontes.

Y esto es el principio, la evolución de los delitos conforme evolucione la conciencia del hombre nos llevará a que será delito penal realizar prácticas que contribuyan a aumentar la temperatura, o ir a prisión por malgastar agua, cosas que hoy no son delito pero van a ser, como era inimaginable hace 20 años que alguien fuera a la cárcel en España por  escribir sátiras o hacer chistes de Carrero Blanco.

Y es esta mala conciencia del hombre moderno, un auto engaño  de que va a hacer un mundo sin dolor , sin sufrimiento, sin violencia, la que lo va llevar a desaparecer.

Ya hay muchas voces que desean la extinción humana. Su conciencia hermanos no puede más. Eras, milenios, siglos, y siglos de crueldades, injusticias, guerras, y nada cambia. Uno contempla el mundo ¿ y qué ve?  La imagen del hombre, su huella destructora,! hasta el clima lo hemos modificado! – Lo impensable- Somos el cáncer del planeta. Solo puede haber un tipo de justicia autentica, y para que sea autentica debe ser radical. Nada de manifestaciones como las que se producen estos días de unos conservadores que se asustan de la contaminación y quieren paren el cambio climático.

Estos son más envenenadores de la tierra con sus buenas intenciones revisionistas, que los que tiran uranio al mar o una bomba nuclear.

La verdad es que lo único que puede salvar el planeta es la extinción humana. Y esta se producirá por su conciencia. Una humanidad asqueada de vivir, decidirá desaparecer dentro de nueve siglos. Trabajarán gobiernos, ONG, científicos, en preparar una aniquilación feliz del ser humano.

Será algo espectacular y hermoso, mejor que un sumani, un huracán , o un terremoto, que de forma cada vez más frecuente, anuncia a extinción, cuando  se lleva por el aire, el mar,  o al centro de la tierra a toda una población.

La conciencia del hombre moderno, humanitario y racional,  no va a cejar en este intento de destruirse, y lo conseguirá, como ha conseguido tantas cosas.

Apostemos por el humanismo nuestra vidas.

Nosotros , no veremos esa alegre evolución, solo podemos aportar lo mejor de nuestros genes, los más sensibles y cualificados,  para que vayan planeando la destrucción de la humanidad.

  1. Los intereses en el camino.

Caminante,  no hay camino,

Solo el interés te hace andar,

Y al echar la vista atrás,

Verás tus huellas y un gran vacío,

que has dejado en este mundo.

***

Una tarde de hastío y melancolía,

Llevado por los  sentimientos de desaparecer,

Quise volver a donde tenía mis huertas.

Hoy son pastos del abandono como mi alma.

De nada sirvió mi esfuerzo, ni mi ejemplo.

Nadie ha seguido.

En el camino encontré una vieja higuera.

Sus ramas estaban heridas.

Este hombre moderno de conciencia intelectual ,

Sensible, ecologista, casi mujer.

Había puesto en el camino a las ramas lacitos de colores.

Era bonito en una higuera la tela amarilla, verde y roja.

Pero hería sus ramas y le hacia sufrir.

Al final todos somos demasiado sensibles,

Y tuve que quitar esos lazos pidiendo desaparecer de este planeta,

Antes que contemplar a cada paso tanto dolor para que haga bonito.

V suicidio del hombre moderno.

Triste es la vida del hombre moderno y el destino que tiene por delante.

Hoy cuentan mis compañeros que un vecino de unos cuarenta años se ha colgado.

Otro más a la larga lista mensual, una  o dos personas caen al mes  en Vall d´Uixó  por su propia mano.

Yo mismo he pedido cita al psicólogo municipal por este motivo, y me han dicho que es estoy bien, que es normal y sano pensar en suicidarse.

La noticia de los suicidios no suele interrumpir la monotonía de mal vivir aquí.

Hay una gran comprensión en general por los que  se quitan del medio por su propia voluntad.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando me había sido notificado por mi abogado que tal día de noviembre íbamos a juicio por mis publicaciones satíricas  por Internet, decidí dar un paseo para despedirme de la vida . En mi triste y angustioso camino de Vall d´Uixó a Alfondeguilla , sintiendo una espada clavada en la sien que iba avanzando por mi cabeza a cada paso antes de dejar de existir, no podía apartar de mi pensamiento, de igual modo como cuando se está enamorado de una bella muchacha , a  la comunidad nacional de jueces y fiscales que quieren un pueblo de paz y bien. Todo escritor y autor dramático será un enviado de Dios, y este  tendrá un mandato de escribir  sobre lo bien que va todo en la tierra , especialmente en España, y terminará la última estrofa  dando gracias al rey , diciendo amen y recibiendo la paga por su trabajo. El resto que no haga esto,  será acusado de incitar al odio y apresado, siendo las cárceles el mayor lugar de libertad de expresión  y creatividad del reino de España.

Era la tarde noche del 19 del septiembre, el día anterior celebraba el inicio de mis clases del grado superior de paisajismo y medio rural, y 24 horas después planeaba mi muerte.

Lo que  menos se puede esperar de la justicia en España es justicia, y menos cuando se tiene la razón. Estaba todo perdido. Solo esperaba el momento adecuado, acumular suficiente fuerzas, y dar por fin el salto a otro mundo mejor.

De vuelta del paseo, subiendo por las escalinatas de  las piscina y caminando por la rivera del barranco Belcaire junto la grutas de San José, vi a un muchacho junto los aseos públicos  sin camisa, estaba  gritando a  alguien a quien no podía ver, pidiendo que le dejaran ponerse la camisa.

Déjame ponerme la camisa ¿ es qué me vas a disparar?

Me extrañó brevemente  lo que acaba de oír, tras la sorpresa recordé que desgraciadamente seguía vivo y en Vall d´Uixó. Continúe subiendo los peldaños de la escalinata,   y dirigí mi mirada a ese lugar, pero al llegar arriba perdí la visión del muchacho. Se había movido y la escena transcurría detrás de los aseos, pero se podía oír perfectamente otra voz. Una voz desagradable, ronca, carajillera, anciana y violenta, que entonaba la melodía de la policía:

¡Ahí quietecito! no te muevas a ahí hasta que venga la policía;- ahí quitecito.

El muchacho que había visto fugazmente bajo las farolas con las manos levantadas y sin camisa, era un muchacho de tez olivácea, más alto que yo, bastante  gordo, me dio la impresión que aquella mole dotaba de una gran barriga , debería pesar cerca de cien kilos, sin embargo estaba detenido por una voz anciana y débil. Supuse que debería estar siendo apuntado con una escopeta.

Reconstruí rápidamente la escena. Cerca de los paelleros de las grutas de San José hay un par de casetas frente la pista de baile, patinaje y los aseos. Era fácil deducir lo habitual y cotidiano en Vall d´Uixó. EL pan nuestro de cada día de los pandilleros. El muchacho sin camisa había intentado robar  en una villa,  y el propietario le había pillado. Salió de la casa probablemente con la escopeta de caza, y en estos momento lo tenía secuestrado hasta que llegará la policía.

Sabiendo   que las fuerzas de seguridad  solo le preocupan los presos políticos, y lo que manifiesta la gente por Internet, hasta que no terminarán de ver y anotar  los diferentes perfiles de facebook, twitter, youtube, no saldrían a intervenir  en delitos reales como en un atraco, violación, asesinato, amenazas, trafico de drogas, tiroteo,  secuestro, robo, retención, incendio…

Generalmente en Vall d´Uixó cuando llega la policía ya se ha se hecho viral el vídeo del tiroteo, la violación  o el incendio.

Por mi parte, entretenido con una escena  tan cotidiana, y familiar de Vall d´Uixó, dejé de pensar en mi suicidio. Me tumbé  contemplando  las estrellas sobre un banquito instalado junto una fuente. Se escuchaban los grillos , y a intervalos  la voz del hombre que retenía al muchacho cuando  el otro se movía un poco:

¡Ahí quietecito hasta que llegue la policía! Ahí quietecito te he dicho.

Sobre mi cabeza aparecieron flotando unas grandes luces, como las de un avión, pero habían  muchas  más y no parpadeaban. Se trataba de la estación espacial que pasaba sobre mi cabeza.

Menudo circo se llevan esos astronautas- me dije- mientras aquí nos matamos y nos morimos de hambre, el gobierno presume de que da miles y miles de euros para subir a esos gilipollas de astronautas al espacio para dar vueltas sobre nuestras cabezas. Se podía ir al infierno la estación espacial y contarnos como es con sus potentes cámaras de vigilancia.

Al cabo de un cuarto de hora llegó la policía local. Nunca los había visto acudir tan rápido ante una situación de emergencia , sin duda no habían parado en el bar a tomarse algo antes de llegar.

La historia la de siempre, vidas violenta, la mierda no solo flota en la aceras, aquí esta en todo el tejido social, en el corazón de la vida, con su desempleo crónico, el odio puerta con puerta en cada casa, la violencia de unas instituciones psicopáticas , con unos políticos de una izquierda aburguesada, embrutecida ideológicamente, egoísta, y una derecha reaccionaria con tic fascistas, unas fuerzas de seguridad y una justicia  indescriptibles en lo que pueden llegar a hacer con un ser humano, con  unos medios de comunicación y sindicatos  que amparan el terror mediático y el control social, y unos narradores, escritores, poetas, autores dramáticos , que nos cuenta que vivimos en un mundo feliz donde nos ayudamos controlando nuestras emociones.

Vivir en este lugar  es un infierno. Todos los meses alguien se suicida para no soportar el terror de vivir aquí , en este valle de lágrimas de mierda ¿  para qué?

Continúe mi camino siguiendo al coche de policía como si fuera un coche fúnebre,  pronto desapareció de mi vista y se perdió en la oscuridad y las tinieblas.

Esta historia terminó oficialmente como siempre:

-Aquí no ha pasado nada señores, un romano se ha puesto nervioso y ha secuestrado  a un cartaginés que merodeaba su villa  dando palmas.

Váyanse a su casa, que aquí no hay nada que más que ver.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

Coro de rocas y algarrobos llenos de sofás y mecedoras rotas, colchones esparcidos entre los espinos y la hojarasca de los pinos. Plásticos por todos lados ahogando los tomillos, algodones sintéticos de almohadones , telas desgarradas y podridas llenas de pulgas y piojos, formando un mantillo sobre el humus del suelo. La ermita de San Antonio coronando este flanco del barranco del rincón de Montesinos. Entre las rocas, suenan los tacos de las botas de un hombre que llega a este lugar escondido  entre las rocas. Esta es la  sede de un grupo ecologista de Vall d´ Uixó. Se quita las botas con las que chafa a un grupo de hormigas, y se tumba en el sofá ahuyentando a unas ratas. Escupe en un agujero del suelo dando en el ojo a un conejo que sale de  su madriguera.  mata varios mosquitos tigres que posan en su brazo, mira su móvil. Le  acaba de llegar una convocatoria  del forn de la Barraca, en el corazón de la huerta de Alborada, amenazada por el derribo para ampliar una carretera, un grupo de manifestantes paran las maquinas y piden ayuda por las redes sociales para que les apoyen acudiendo con su presencia.

Este hombre contesta a quién la ha enviado el wassap.

Desde el grupo ecologista del rincón de Montesinos, nos preocupa el asfalto que acaba con la riqueza de nuestros suelos,

nos preocupa el aumento de temperatura global al que esa carretera innecesaria va a contribuir.

Nos llegan noticias de que hay presión policial, de que están identificando a los manifestantes ,y advirtiendo o amenazando, como se prefiera decir, con las consecuencias penales de parar los trabajos.

Nos preocupa también acabar con la cabeza partida, detenidos, o multados de por vida, o las tres cosas juntas.

También nos preocupa el aumento de temperaturas y el incierto futuro de planeta.

Nos preocupa-

Por eso sacamos la bandera blanca y hacemos como que no sabemos nada.

Somos gente preocupada, os mandamos en nombre de nuestro grupo un manifiesto de apoyo y esperanza.

He aquí que al final para ganar la batalla por la justicia social lo mejor es sacar la bandera blanca.

Después de hacer un llamamiento de la desobediencia civil, y la resistencia  para conservar el medio ambiente y el patrimonio histórico cultural  por parte de nuestros camaradas de Alboraya , tras llevar la empresa a las fuerzas de seguridad y plantear un escenario de detenciones y patadas a los manifestantes, se ha optado sabiamente por no resistir para ganar la batalla a largo plazo.

¡ Os anunciamos que la tenemos ganada!

Somos optimistas.

La temperatura del planeta no parará de subir y el capitalismo se derretirá como un iceberg.

Paciencia camaradas.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Nada más llegar a la costa de Moncofar perdimos el horizonte de la vista , a mi espalda quedaba la sierra de Vall d´Uixó de la que veníamos . El mar estaba a unos pocos metros, lo presentía, aunque no lo podíamos divisar. Las gaviotas volaban sobre los tendederos de ropa blanca semejantes a velas de pesqueros  en las azoteas de nueve alturas, y algunas aves marinas llegadas del vertedero , posaban en las enromes grúas de la construcción abandonadas  como si fueran el mástil de un barco pesquero  perdido en un mar de hormigón y asfalto. El sonido del mar resonaba entre los sótanos de las cocheras que  inundaban  los coches como si fueran submarinos   cuando había gota fría, como estos días . Tras los últimos complejos de fincas a primera línea del mar ,surgían unos  pocos metros de costa y:

el Mar chocando contra el paseo marítimo.

Cuando saltamos del bordillo del paseo  a la arena húmeda, mis husky que empujaban la bicicleta quedaron detenidos como yo, mirando el majestuosos  e impresionante paisaje de agua con sus patas sintiendo la textura fina por la que empezaban a caminar

¡Lo habíamos conseguido!

después de casi dos horas de viaje , y unos 15 kilómetros de travesía por caminos rurales esquivando las carreteras:

¡ llegábamos al mar!

Una escollera metida en el agua a menos de dos metros de la orilla, cuyas moles negras de piedra sobresalían  como un iceber de cantera , partía en dos la costa con el mar , protegiendo una playa turística desbordada por el temporal. Unas gotas desprendidas de una enorme ola desintegrada contra las rocas, mojó nuestros rostros mientras permanecíamos quietos y en silencio. Las olas chocaban entre sí hacia todos los lados, llenando el aire de espumosa blancura que desaparecía en pocos segundos, como en una fiesta  liberal cuando abren las botellas de champaña celebrando  empresarios y políticos locales la construcción de una nueva urbanización, puerto deportivo  o campo de golf. A nuestra espalda,  edificios construidos en el 2008 y no vendidos , caían sobre ellos mismos carcomidos por la corrosión del salitre, y algunos albañiles apuntalaban de mala gana las vigas con aluminosis de los edificios con carteles de en venta.

Una gaviota que daba bandazos a derecha e izquierda formando con sus alas un paracaídas, cayó  pocos metros de donde estábamos. Entre los guijarros y el agua  empezó a pescar mientras las olas rotas por el espigón  pasaban sobre su cabeza . Los perros tiraron de la bicicleta yendo hacia el ave, las cadenas se tensaron y los hierros de la bici chirriaron mientras yo la sujetaba con fuerza para no caer arrastrado. La gaviota al vernos, imagino que extrañada de esa especie de animal de tres cabezas y diez patas, empezó a elevar el vuelo mientras los perros veían como se les iba. Entonces comenzamos a caminar por la costa, como si fuéramos lobos marinos de un mar aullando. Nuestros pies estaban mojados y los oídos taponados de un ruido  ensordecedor. Los husky apenas escuchaba mi voz dirigiendo el camino, e iba a su merced paralelo a la costa. A mi espalda quedaban las huellas de mis pies, las de mis perros, y el surco de la bicicleta que el mar borraba al instante. De repente, a mi izquierda, se hizo un claro en el paseo, y pude observar como sobresalía en este paisaje monótono de cerramiento cerámico  y fincas , unas pequeñas dunas repletas de flora. Era unas las últimas que quedaban , y estaban  delante de dos lujosos  chalets. Esas dunas, que tendrían unas extensión de unos 100 pies , no llegaban  ni siquiera a ser tan grandes  como las dos fachadas de los chalets, y parecían que formaran parte de su jardín, más que de la naturaleza,  pero aún así eran gran valor ecológico, paisajístico, y de reclamo turístico. Incluso habían colocado unos carteles explicando como era antes la costa.  Abandoné la bicicleta que al caer empezó a mecerse sobre la orilla  del mar sujetada por las cadenas de los husky. En  mi desesperación me incliné de rodillas sumergiéndose dos dedos en el agua a la que golpeaba con el puño gritando:

¡ Malditos seáis maniáticos , yo os maldigo, maldigo vuestro negocios, vuestras guerras, , os lo habéis cargado todo, no habéis  dejado prácticamente nada ,acabaréis con toda la humanidad con vuestra codicia, malditos, malditos…!

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Escucharme hermanos, y os diré como fue el día que recuperé la alegría perdida.

Iba con mi bicicleta de colores y los perros enganchados a ella para que tiraran por la sierra. Era el único que ese día daba vueltas por los caminos, tan frecuentados de hombres perdidos que hacen deporte. Esto era así porque el hombre del tiempo había anunciado una gran tormenta, por lo que los hombres de estado habían guardado su rebaño en sus casas para que no se le perdieran o malograran.

Al estado le gusta guardar al hombre de corral en sus casas, en sus fábricas, en sus iglesias, en sus estadios deportivos, en sus psiquiátricos, en sus escuelas, en sus cárceles…

De este modo iba yo,   como un imprudente  por debajo de la tormenta , cuando encontré en el cielo,  no el temor a las calamidades anunciadas por ese fariseo del hombre del tiempo, sino la más bella  señal de libertad que jamás imaginará contemplar; pues hermanos, pasaron  dos águilas calzadas volando  hacia un arco iris que ellas me mostraron . Este cruzaba como un puente de parte a parte Vall d´Uixó. Dejar atrás este pueblo era mi alegría perdida.

Reí como un niño, lloré como un viejo de feliz , y saludé a aquellos hombres que en su camino tortuoso encuentran una señal de libertad,  alegría ,y esta señal les vuelve la voluntad de vivir, incluso entre el rebaño de desgraciados que se la quita. Pensé en mis hermanos presos, mis verdaderos y únicos hermanos, los únicos hombres que quiero y por los que rezo. Y de estos, los que más admiro son  aquellos que consiguen la libertad. Mirando un horizonte infinito de pinadas, barrancos, que se alejaban tortuosos  hacia las tierras inhóspitas  de Teruel, felicité  a mi camaradas del centro de internamiento para extranjeros de Aluche, fugados ese día de la prisión racista, bajando con una sábana desde la azotea hasta la calle.

De este modo, apeado de mi bicicleta,  oré por ellos bajo un cielo negro , con los pies en el barro, y un arco iris sobre Vall d´ Uixó,  acompañado de mis  perros con la cabeza chacha escuchando con respeto en el desfiladero de Garrut .

Oremos hermanos.

Ved y escuchad  hermanos, que hoy el arco iris se nos muestra a  los hombres alegres , para que unamos nuestro camino a los fugados del centro de Aluche, porque ellos han bajado los peldaños de arco iris con una sábana para lograr la libertad.

Santa es esa sábana como feliz es el arco iris.

Bienaventurados sean los evadidos de la prisión racista de Aluche, porque ellos nos muestran lo que vale la libertad , y como ella lucha contra el racismo del Estado.

Donde hay estado, Oh hermanos, no hay arco iris ni gente feliz.

Más hermanos escuchad el final.

No tardó mucho en desaparecer mi alegría, como no tarda mucho en desparecer el arco iris.

Regresaba por el pueblo  de la sierra por una avenida llena de bares de borrachos y maleantes nacionales,   cuando escuché las voces de mis compatriotas llamarse unos a otros en la taberna. Lugar, santuario  donde el estado y el mamarracho  se hacen fuertes de la mano de la miseria, la cerveza y la propaganda  racista:

– dijo un hermano que entraba a los parroquianos:

Tilinguis

Y varios respondían a coro a su ruego:

Hiji, Hiji,

 

Tilinguis-

les contestaba camino hacia la barra

Hiji, Hiji-

le coreaban.

De este modo transcurría su conversación durante largo rato.

Y los  del fondo rebuznaban:

IA, IA, IA,

Y el arco iris despareció por vergüenza,  y con el la alegría de esta nación racista  y de gris uniforme.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

Lluvia proletaria.

Posted: September 11, 2019 in capitalismo
Tags: ,

All-focus

11 de septiembre, aviso de gota fría en el sur de Castellón. Llueve, y se forman charcos que los gatos negros esquivan. las canaletas de los tejados  se desbordan en la localidad de Vall d´Uixó, sobre todo por estar llena de hojas, ramas, y nidos de rata. Llueve sin cesar, pero nada del otro mundo, aunque es  como si fuera de otro mundo el suceso, y  se paraliza la vida normal.  En localidades como Burriana, Villa real, las clases de los colegios se han suspendido, las polígonos industriales están parados,  y hay nerviosismo en municipios como Xilxes, Almenara, Vall d´Uixó. Las autoridades no quieren correr riegos, como les pasa con la ley mordaza, prefieren no correr riesgos y que nadie hable.

El hombre del tiempo desde un plató de televisión  sigue agitando en las pantallas la batuta de dictador, y los espectadores ven aterrados los gráficos de una tormenta perfecta, aunque en la realidad, nada fuera de lo normal en esta región y estas fechas. Las cámaras de las televisiones  enfocan sucesos extraños, anecdóticos, de riadas en ciertas zonas cercanas. La realidad, cuando alguien se gira de la televisión y  observa la realidad  comprueba que no está ocurriendo  nada fuera de lo normal. Las gotas resbalan grises por las ventanas y apetece leer un libro con una manta sobre las rodillas y una taza de café, aunque si uno ve la televisión, o escucha por la radio las medidas de los políticos locales se pone de rodillas a rezar.

Será que aquí no ha llegado la gota fría, somos afortunados- se dicen los televidentes o los oyentes de la radio, extrañados de que en su zona llueva normal  mirando por esa  ventana, y luego perplejos  mirando la tele donde se ven muros que caen, torrentes de agua, mujeres arrastradas por la corriente, bomberos en helicópteros lanzando barcas neumáticas.

La influencia de los medios de comunicación es cada vez mayor en el poder, y hasta el hombre del tiempo tiene capacidad de influenciar tanto que es capaz de cerrar los colegios de Burriana, Villa Real, y estar a punto de hacerlo con los de Vall d´Uixó, Nules, Almenara…

Entre tanto, en el taller de empleo donde trabajo, y donde se ha formado un lago a la entrada, pero no debido a la cantidad de agua caída, nada fuera de lo normal, sino a lo mal diseñada que está la entrada y lo obstruido de las trampillas, la jornada ha transcurrido aburrida, sobre todo para un grupo de alumnos trabajadores que trabajamos en jardinería. Pero por lo menos hemos sido afortunado, recuerdo cuando trabajaba en la naranja, días así no cobrabas. Hoy muchos trabajadores de Vall d´Uixó, Nules, Burriana…habrán perdido su sueldo, pero eso no es noticia.

***

La lluvia trae una furia resignada a la clase proletaria.

Un sentimiento revolucionario de no querer hacer nada,

Va calando con el golpe de su música.

La tierra queda cubierta con el manto del agua,

Esperando despertar algo nuevo engendrado con la lluvia.

Pero la clase proletaria es ciega y sorda,

Invalida guiada por los lazarillos,

de los hombres de las clases de la abundancia material,

que esperan que pase la lluvia,

para devolverlos a su trabajo de ciegos y sordos.

La lluvia llena de mal humor el tajo,

Otro día sin jornal, castigo del cielo,

El cielo que porta un aura de vida a la tierra cuando la aborda,

Con ese sosiego sonoro de gota que ralentiza las tareas del obrero.

¡Si se pudiera evitar la lluvia y que fuera rentable!

Los empresarios aplaudirían como locos.

!Oh, chopos de la entrada de mi taller que os mecéis con el aire silbando a la lluvia

Palmeras, pitosporum, jacarandas, madroños y rosales!

Hoy seréis más felices que yo en esta prisión de lluvia.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.