Archive for the ‘vall uixó’ Category

Los bagaudas de vall d’uixó.

DSCN0015DSCN0020

odisea del siglo V al XXI.

DSCN0016DSCN0017
Por fin. Ya ha llegado el poeta- caudillo- exclamó a su hijo un pobre viejo vestido con prendas viejas, arqueando las cejas rubias mientras le gruñían  los intestinos por el caldo de alubias que comía todos los días. Su hijo, que miraba un ABC de agosto del 2015 tirado en el suelo no dijo nada, limitándose a limpiarse el sudor del rostro con la camisa de AC/DC. Ambos vestían con harapos, y tenían la mirada perdida por tantas fatalidades cuyo origen no terminaban de comprender. Contemplaban como avanzaba por la necrópolis tardorromana de vall d’Uixó, en un estado de total abandono, un joven tan mal vestido como ellos, que les había citado allí para mantener una reunión sobre su supervivencia.
La necrópolis estaba encharcada tras una tormenta de agosto ocurrida la tarde anterior.
Bolsas de plástico, botes de cerveza, hierbas, excrementos de perros formaban parte de un paisaje esperpéntico de tumbas mal cuidadas, cuyos inquilinos habían sido recuperados, más de mil quinientos años después , de mala gana, y metidos en cajones en un museo no se sabia donde; como no se sabia lo que les hacia ocurrido cuando a toda esta tribu  que moraba en vall d’uixó en el siglo V, y fueron llevados a ese lugar para ser exterminados. Este clan  se enfrentó a las autoridades locales que querían venderlos como esclavos para pagar la deuda contraída por varias familias aristocráticas del lugar que había pactado una reforma fiscal con tribus de vándalos para que no les tocaran sus privilegios procedentes de  un imperio romano destruido en muchos sitios pero que perduraba en vall d’Uixó.  Tuvieron los bagaudas la muerte de los vencidos y pisoteados en España. No muy lejos de esta necrópolis seguían tirados en cunetas los muertos de la guerra civil del bando perdedor.  Sobre la necrópolis se veía la cumbre de la parda colina  de la que formaba parte este pequeño talud encajonado a lo largo de unos 100 metros y unos 15 de ancho, entre dos pequeñas carreteras que discurría entre dos calles que habían colonizado la colina, siendo esta rodeada de casitas que bajaban hasta el llano del pueblo, formando elipsis necrológica para los vencidos de 1.500 años que cerraba la calle Francisco Franco un poco más abajo.

DSCN0019DSCN0023

El poeta saludaba al padre y al hijo cuando varios hombres más pertenecientes a la asamblea de parados de vall d”uixó entraron en la necrópolis convocados por el poeta- caudillo ,al ser según él, uno de los pocos lugares que no estaba vigilado por la guardia civil, ni la caja rural san isidro, ni la policía local, ni su ejercito de gente bien pagada como conserjes  que les informara de los movimientos de los parados, tratados por las autoridades del estado como objetivos político militares a eliminar.
En torno a unas tumbas que estaban formadas por losas orientadas al este, el poeta extendió las manos al cielo y les pidió que se sentaran alrededor de las tumbas empezando  a rezar:

DSCN0025DSCN0026
Mientras cantan en las fiestas de las peñas ,
los dueños de la espiga y el trigo,
dispuestos a lanzar sus flechas contra nosotros,
aquellos que nos han robado el pan de las manos,

y quieren que vivamos como siervos esclavos.
Aquí os convoco hermanos del infortunio,
con una palabra celta:
bagaudas.
que significa reunión.
Aquí estamos reunidos mil quinientos años después, sufriendo la misma persecución que nuestros antepasados por parte de los mismos enemigos que nos condenan a estar mal nutridos, expuestos a enfermedades, peligros… en definitiva:
el estado quiere matarnos.
no tenemos futuro.
Entonces:
¿ A qué esperamos?
¿A que los godos, los francos, los taifas… vengan a socorrernos?
A las armas hermanos,
a las armas hermanos,
demos la última batalla.
Baguadas, baguadas.

El poeta tras decir esto guardó  silencio observando  los rostros demacrados ,  desesperados,cansados,  de los miembros de la asamblea de parados, para ver en ellos el juicio que su discurso había dejado.
en torno a las tumbas se hizo un concéntrico silencio asambleario. Los desempleados se miraron unos a otros preocupados por la situación.Tomó la palabra Tomás, limpiándose sus gafas ralladas sobre su camisa sucia.
¿ Qué te ha dicho, oh poeta el ayuntamiento sobre la posibilidad de que los bagaudas podamos tener tierra, y se nos otorgarse el permiso de recoger la algarroba?
Más el poeta así le respondió:
Vuelva usted mañana.

DSCN0014
Un trueno sonó en la distancia dejando ver sus rostros, y las montañas perdidas que los rodeaban, mientras estos hombres doloridos, agitados,  acostumbrados al dolor pensaban entre los muertos en la causa de su milenaria persecución y marginación.

su caudillo sensible a los pensamientos de sus hombres les aclaró en el círculo sagrado de la muerte del clan:
Es una rueda donde nacemos, lo hacemos con nuestras madres sembradas como estirpe de baguadas o esclavos, ladrones, forajidos,  llamados a revelarnos, como antes los fueran otros. para el poder somos vagos, ladrones,  pero para nosotros…. hermanos, debemos consideraros guerreros.
El poeta caudillo poniéndose en pie se alejó señalando las tumbas vacías y a cada uno de los integrantes de la plataforma de parados que miraban su destino puesto sobre la guerra, sobre la sublevación, sobre la tierra, sobre la muerte.

Una negra nube los cubrió, y empezó a descargar  agua que caía sobre sus rostros encolerizados, indignados, empapando sus ropas sin que se movieran, como si estuvieran de guardia antes de la batalla.

En una tumba se leía a modo de epitafio:

“Prefirieron vivir libremente con el nombre de esclavos, que ser esclavos manteniendo sólo el nombre de libres» salviano de marsella sobre los Baguadas.

Licencia de Creative Commons
Los bagaudas de vall d’uixó. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.
Advertisements