Posts Tagged ‘agricultura ecologica’

 

Escena primera.


Salón de una casa de un agricultor. Aparatos de labranza artesanal en las esquinas. surtido de capazos, cajones con cebollas y patatas, azadas junto las estanterías. En el suelo, planteles  que aún alfombran el piso esperando ser transplantados. El sol , se cuela tibio por el ventanuco en mayo. Cantos de pájaros. Una carretilla con un saco en el centro del salón. La figura de un agricultor deambula por el salón haciendo revisión de lo que necesita para iniciar su labor en su nuevo terruño que llega casi hasta el salón. Junto la pared de la casa, un bancal seco  se extiende mirando al barrio de texas y otra casetucha. polvoriento y árido paisaje de algarrobos. En la radio están reunidas las voces de los concejales anunciando las obras municipales. Inauguración de un nuevo banco pintado, está vez con un botijo con el logo de facsa  para simbolizar que una empresa privada es la mejor gestora de los recursos naturales. En los otros bancos del paseo, en blanco, pero con un cartel según el concejal de cultura que pone:
pronto el sol y el aire.
Jornada de intensidad cultural , con actuaciones en la calle sobre el tema del agua. se pide participación ciudadana para asegurar el éxito del evento.
El agricultor ajeno a la noticia, levanta acto de defunción de su antigua y fértil huerta, asesinada al secar la charca. un hilo de agua corre del cadáver.
Bajo el saco, fauna de la charca agonizantes de San José,  intenta escapar atrapada entre cuatro paredes de hojalata de la carretilla. Del saco saltan ranas, peces, caracolas, culebras… atrapadas en los limos verdes que como un red cubre con su tela el retablo ibérico de su extinción.
La función empieza en el huerto de este agricultor, entre el maíz, crucificado entre las cañas el espantapájaros, un fantoche cuya cabeza es una calabaza llena de paja  cubierta por un sombrero, camisa que tapa una almohada, los brazos, formados ramas de la que salen de las muñecas con más paja, al igual que de sus pantalones de pana atados con una cuerda de los que también sale paja. Se descrucifica el fantoche espantapájaros tocando la flauta  y anunciando la actuación en la charca.
Entonación de su voz de ultratumba poética esperpéntica:
El  agua está quieta en la cultura dentro de una castañuela.
La están buscando en la calle los actores haciendo sonar sus remanso en las escaleras.
Voces de cañas y nubes silban dulces melodías que atraen a la gente que acude con árboles entre algodones.
Una mujer desnuda hace del agua agitando sus pechos.
Danza llena de amor y ternura
La flora y la fauna del agua tiembla martirizada en tierra.
Bajo las algas secas se enredan las culebras del agua entre las hierbas.
En las piedras luchan las colas de los peces su última batalla.
Bajo la corteza se disecan las caracolas.
Escena segunda.


El limo verde, para retener la humedad, es colocado por el agricultor entre los tallos de las tomateras que se enredan como una serpiente entra las cañas trepando en el bancal del secano.
Las avispas atraídas por el olor orgánico de los limos bajan a devorarlo.
En un bote de vuelta a la charca es llevada una culebra, parte de la fauna atrapada por el agricultor, para ser liberada. Las cabezas reclinadas desde el puente de San José meditan sobre el paisaje. Un breve destello de espejo formado por un dedo de agua como un ojo que llora rodeado de verdes limos de muerte refleja a dos jubilados.
Mira Mariano, la charca se está secando.
Habrán pinchado la tela Agustín, para que el agua se vaya y no nos piquen los mosquitos.
Pues muy bien que han hecho Mariano.
El agricultor pasa bajo las cráneos y se sitúa en el centro de los arcos.
allí se produce la despedida y liberación de estos animalitos de la exclusión.

aquí te dejo Eva, no se si te libero o te encarcelo. aquí te rapté sin darme cuenta. hemos pasado la noche juntos. No es la primera vez que duermo con una serpiente.  ya sabes donde vivo.
Inclinando el bote,  Eva se desliza sinuosa resbalando lentamente por las paredes, disfrutando con su contoneo, se va metiendo poco a poco entre la densa agua espesa por los limos. EL agricultor se va, pero antes nota como vuelve a salir la cabeza de Eva, que se queda mirándolo.
Entre los limos se sujeta la cabeza de Eva con el cuerpo sumergido, escuchando el eco de los pasos del agricultor, las voces de la gente que se asoma por el puente.
Ruido de coches, ladridos de perros, maullidos de gato, música de altavoces, voces de niños, petardos, cohetes….
La escena se va cerrando entre un zumbido de moscas que bajan al charco.
Angelillo de Uixó.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.


 

El primer signo del día  es el recuerdo del sueño.
La nada vigila esperando con un dolor de agujas quemadas sobre la carne en el potro.
Pero el potro solo es la nada , esperando al santo para  recibir el inminente castigo.
No acudirán las promesas a salvar a

los hombres,
están en una selva tranquila, cubiertas de olvido.
El olvido.
El olvido es la gran tentación de la economía.
Con el silencian las bocas.
Otra vez se llenan los ojos de hormigas después de salir del banco aferrado a los pies.
En la segunda planta de los servicios sociales descansan los que aun viven bien aunque mudos.
a nada contestan.
La nada es el castigo, el peor de los potros.
El otro es el olvido.
Mañana vuelva.

Se palpa que se acaba todo
Ya no es un juego,
ni un pasatiempos hundir las cañas en el tierra para dar vida al fango.
se ve el fin.
Hay que estarse quieto y estar en el sitio,
contemplando como todo huye y muere.
Los trabajos han terminado.
Las finas colas de los peces golpean contra las piedras.
El huerto sediento se hunde bajo el polvo.

Ni Dios ni hombre ni razón acompañan a la palabra.
El alma se rebela en una prisión viva por la vida.
El martirio es el otro que escucha y observa como en una función.
A ti,
A ti,
A ti
te llamo
con quejas y lamentos
contra ese lamentable bienestar que te consume.
Para que ames todo lo que agoniza
en los infiernos sin gloria cubiertos de nieve.
Angelillo de Uixó.
basado en hechos reales, para facilitar la lectura al lector se trata de una instancia al ayuntamiento para que quede constancia de que las ayudas sociales comprometidas no están llegando, en cuanto a otras fuentes de economía que tengo, mi huerto, debido a que han secado la charca, me la han hundido, a su vez pequeños trabajos que realizaba ayudando a oficilaes de diferentes sectores, también en estos momentos hasta que me llamen estoy sin esa pequeña ayuda a la muchos nos vemos obligados y que es un verdadero salvavidas.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

CIMG9051

 

como hortelano hernandiano cuyo destino es de fatales cornadas en un pueblo taurino y de vientos contrarios de este lugar que enarbola la bandera del fascismo desde el campanario de la asunción, robando al que menos tiene. El 23 de abril, después de que me robaran todos los ajos, y seguir  abriendo la tierra, tras la máxima perdida de todo el trabajo de meses. Un nuevo dolor  me circunda, se reduce a la nada la charca que alimenta mi huerta con toda su fauna sobre la que pende una cornada de luna que derriba su casa. Pico astral que abre la tierra y siega como una guadaña. Miran sus criaturas su seco destino, desaparecer agonizando entre los agujeros de la tierra. Con ese dolor que quisiera trasmitir, llevar, compartir, pasear por la feria del libro de San Vicente. Deseo escuchar el recital a Miguel Hernández, grial de lucha, versos en sangre de hombre valiente y enamorado de la vida.

Pero la sangre ya no es un camino, solo he encontrado conformismo en la palabra, no en la de Miguel, perdido, perdido, tan perdido como mi charca menguante, que ni la luna le cabe en ese alfiler de vida.

Perdido he entrado al club del bonsai.

¿ Habrá cirujanos como los del  club del bonsai de vall d´uixó capaces de sanar tanta herida haciendo las cornadas pequeñas?

Los que han hecho posible, con infinito trabajo y paciencia, levantar un olivo con el puño.

¿ No serán capaces de reducir a todos lo que siembran el camino de injusticias, haciéndolos enanos?

Meterlos en maceteros y depositarlos en nidos en los alto del campanario donde crían los cuervos, para que alimenten con sus cuerpos de gusanos sus polluelos.

Os llamo a todos vosotros, los del club del bonsai de vall d´uixo, a poneros delante de los jornaleros y defender el trabajo del campo.

Angelillo Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

La acción transcurre en una ceseta de ladrillos de San Antonio, Vall d´Uixó. La caseta ha sufrido los desperfectos de la crisis económica, y la huerta que la rodea en un bancal del secano, los del cambio climático. Cañas con guisantes cenicientos se yerguen apuntado al cielo, los guisantes forman una dorada corona con sus frutos por el suelo tras sus días y noches en el desierto. Cohetes de fiesta. Tablas de mesa, sillas, bullicio chusmero de gente que nada de lo malo censura. Espanto de santos. Los poetas , los dramaturgos, los pensadores huyen del pueblo que se entrega abominable a compartir con las autoridades en hermandad . Seguro pecado, que nadie de peñas, comparsa, ni fiestas, al igual que los ricos sube al cielo.

El elegido de San Antonio, que se retuerce por llevar una vida de santo, Angelillo de la Cruz, el de las largas hora de trabajo, que desaparece día a día, por una grieta de la tierra que se lleva el agua de su huerta, se levanta de su sabana. Aspecto de cansado. Vida de martirio no elegido por inadaptado. La armonía llega con los cantos de los últimos pájaros vivos que trinan el bolero de rabel , tal y como riendo se lo ordena, mientras abriendo la ventana les relata su sueño. Medita en esas horas que será de la culebra Pica Pica, de samaruc, su pez que siempre le recibe y se mete en su cubo cuando lo hunde para llevar agua al huerto, y al verlo asomar, lo devuelve en el siguiente viaje a su charca. La rana crocratina, y así un sin fin de compañeros de charca.

Dando palmas Angelillo les pide atención. Tres perros, dominador, subordinador y senegal de vall d´uixo saltan a la cama, y a su espalda quedan mirando la ventana. Asoma horizonte árido, brisa de poniente casi fuego penitente de levante, escuchan el relato del sueño de su dueño:

” San Vicente me ha visitado en un sueño, a mí de entre todos los valleros ha elegido por ser el más perseguido. Me ha explicado que solo hay una forma de salvar la fauna amenazada de la charca. Para ello debo atar cada día un pez a un globo de colores y soltarlo por el cielo para que San Vicente lo lleve a la feria con su nombre. allí  la policía local lo bajará de los cielos y lo depositará en una fuente o jarra con limpia agua. Si esto no funcionara, y el mensaje no se entendiera, debería seguir el siguiente pez formando una cadena día a día, así hasta que sean todos liberados. Y si a la charca el ayuntamiento no le pusiera remedio para ayudarla, como persona ahogada,  que dejan que se ahogue, debería seguir por las ranas. También a cada animal que viaje en globo,debe ser heraldo de escrito de San Vicente, un poema en una instancia municipal”

Sacando un instancia con el sello del ayuntamiento Angelillo empieza a escribir guiado por San Vicente :

Peces atados a globos de colores,

en la feria de San Vicente,

dejan los huesos soldados al cobre.

Las faldas de las falleras,

clavan su virgo hasta las estrellas.

Bajo la ceja de San José,

arcos de cuencas secas,

donde se asoma el espejo repleto

de alfileres de peces,

sobre cuyas espinas croan agrietadas

las ranas hundidas,

entre la blanca cal de las piedras.

Un horizonte de ocaso

resuena entre dolzainas.

Los caracoles bailan con sus agónicos ojos,

hasta que una pisada rompe la cascara,

entre el sucio fango seco,

casi polvo estéril

de almas evaporadas

que no tienen entierro.

Escrito el poema, el elegido de San Vicente fue al encuentro de la charca y entre las piedras, casi muerto pudo liberar a samaruc, al que atándolo de la cola al extremo de la cuerda con un globo.

Saliendo volando dio en manos de la alcaldesa que hablaba desde el campanario de la Asunción del cambio climático.

De este modo fue salvado.

 

 

Angelillo de Uixo.

 

Choose a License<style type=”text/css“> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr“] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl“] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

images

 

subtitulado:

Al último hombre solo lo quiere Dios.
¿ Qué podía decir a mi corazón en medio de la tierra recogiendo guisantes, después de saber que la gente a la que ayudo constantemente me odia, y me prepara todo tipo de tretas para que caiga rendido sobre la tierra
¿ En qué lugar de la geografía ha recaído mi cuerpo, para que la raza humana a la que yo amo ,se encuentre tan arruinada ?
Estoy horrorizado por haber puesto mis ojos compasivos en la chusma que me rodea.
Me arrepiento tanto como el cuerpo del Papa por creer en Dios y serle fiel, de haber ofrecido a la canalla mi ayuda y fortaleza guiado por un ideal miserable llamado anarco comunismo.
Abajo las barricadas, abajo los últimos,
muera Dios
vivan los fuertes y poderosos para que reinen sobre la tierra.
arrastro estas nuevas ideas por los surcos de mis eras, tras convivir entre los hijos de vall d´uixó. Cae una fina de agua cae sobre mi frente, y yo voy recogiendo rápido los ajos y guisantes después de que me hayan dicho que mis propios compañeros que he metido en mis tierras con el fin de ayudarles a salir de sus miserias, me han estado robando parte de mi cosecha para sus almuerzos.

Oh jueces, policías, periodistas, socialistas y conservadores , vosotros que poseéis el poder de asesinar impunemente ¿ por qué consentís a esta gente que exprese sus ideas contrarias a su conducta ?

Es precisamente por eso mismo que no hacéis nada, porque su conducta es contraria a sus ideas, y eso los absuelve y hace que se trate a estos enfermos como liberales.

Yo digo muerte y supresión.
No es una condena de lo que hablo, sino de un mensaje lleno de amor y de esperanza.
Sin embargo, si esto que digo lo llevo a la practica, sería condenado en vez de ser adorado.
Así pues hermanos míos, debo de soportar ser robado por amigos y enemigos, y siempre me veo condenado por jueces, policías, periodistas socialistas y conservadores,
cuando no trato respeto y amabilidad a cualquier ser humano, aunque sean plebe.
estoy llegando a la desesperación más grande a la que puede llegar un ser humano dotado de una gran sensibilidad de espíritu, la del desprecio que le infringe la chusma.

Angelillo de Uixó

Una canción de nuevo año.

En el monte un claro perdido.

Agua y arado,

para lo que ha terminado.

Hay un cambio de año.

También alegría,

de lo que se ha ido.

El monte sembrado.

Eternamente ha caído,

 

Y tu y yo,

también.

 

Como el monte, el agua, el olivo.

Y ahora discurre,

en línea paralela,

el hombre y la máquina.

Quedan menos de diez minutos,

para que se encuentren.

Responde:

¿ qué haremos cuando se unan ?

 

Dicen que el año ha terminado.

Lo aseguran los anuncios ,

en los supermercados.

Y está vez te aseguro,

no miente Mango.

Todo ha cambiado.

Han vencido

Todo ha cambiado.

Es nuevo año.

Y La oferta es peor que el anterior.

esta claro,

que está todo perdido.

Da asco.

Son días de nuevo año.

Son días de nuevo año.

No hay esperanza posible,

quedo enterrada,

el año pasado,

en el congelador.

 

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

Por los campos,
aún quedan,
como si fueran gitanos,
viejos unicornios
abriendo surcos,
a su paso.
Curvo arado,
pico entre las manos.
Polvo.
Los santos inocentes.
Los hombres indignados.
están siendo obligados a cambiar.

Por los campos,
aún quedan,
como si fueran gitanos,
viejos unicornios
abriendo surcos,
a su paso.

Angelillo de Uixo.

fotos, dudas, actitudes, resistencia frente al progresismo, la solución  en la unión de nuestra comuna: /2016/12/el-unicornio-gitano.html

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.