Posts Tagged ‘agricultura ecologica’

 

 

 

 

Advertencia al  lector.

La siguiente historia y lugares están basados en hechos reales en vall d´uixo, pese a que parezca todo absurdo y por lo tanto  irreal. Las conversaciones y personajes  también han sido sacados de contextos reales de vall d´uixo. se han efectuado varios vídeos mostrando tanto la fauna en extinción que ha albergado y alberga esta zona, contexto tan importante como los personajes en nuestra historia, así como los vertidos de glifosato. En estos momentos, está siendo seguido por el equipo forestal de la generalitat valenciana lo que ocurre en este maravilloso lugar.  a día de hoy, sigue sin haber un informe firme esclareciendo los dramáticos hechos que han  acontecido, ni un proyecto solido para  una alternativa como la mía. Agradecer las lecturas de el corazón de las tinieblas de conrad, la poesía de T.L Eliot, los hombres huecos, la película  apocalipsis now, el extranjero de camus, la música de radiohead: OK Computer, en los que me he basado para recrear la vida diaria de vall d´uixo relacionada con la escuela taller t´avalem y el paraje de los molinos donde tengo la huerta.

Una pesadilla ecológica y laboral con fines políticos sociales planificada y ordenada por Angelillo de Uixó.

I.

 

Allí estaba de nuevo aquel hombre,  metido en medio del dichosos río seco como si fuera parte de la fauna en extinción de ese lugar. Bajaba todos los días con su carretilla donde empieza a girar su curso el Belcaire, enroscándose una y otra vez en su corto recorrido de nueve kilómetros hasta llegar al mar en Moncofar.  Salieron dos fochas como flechas asustadas de entre los juncos haciendo sonar el aire  como cartones que se rompen con sus alas, cuando se movió para pasar a la siguiente piedra donde se inclinó de nuevo ese hombre como si fuera una rana sobre un charco. Giró su cabeza medio calva, lentamente, sobre los valadres y ricinos que ocultaban su cuerpo,  en aquel enorme hoyo de lo que había sido la última charca humeral de vall d´uixó. Su imagen , apoyada entre las piedras, semejaba a una escultura griega abandona en el tiempo. Tenía como medio de transporte  una carretilla. La llevaba siempre llena de hojas. La dejo en la orilla,  a veinte pies de él. Proyectaba su imagen una representación antigua, una ensoñación incomprensible de un mundo lejano y oscuro que entraba en colisión  sobre el moderno que lo había aplastado. Él, parecía ajeno a estos tiempos , como si quisiera ir al encuentro de ese mundo  inexistente. Aunque era irracional pensar, incluso desear, que alguien pudiera  volviera a rebrotar semejante caos para la humanidad. Miré a mi alrededor. La naturaleza estaba  devastada con gran precisión. Asumet, la perla íbera de las montañas de vall d´uixo, era una cantera urbanizada. No había montaña sin urbanización por donde mirara. El aire estaba seco , alía a azufre y plomo. se palpaba la contaminación de los atomizadores de las azulejeras que nos rodeaban, ! esta maldita y enfermiza sequedad! Casi toda la vegetación estaba marchita después de no llover durante más de medio año.  El cambio de clima lo explicaba cada cual con el que me encontraba según sus gustos e intereses. Así , un tipo que conozco por un favor que le hice una vez al  cumplimentarle una instancia en el ayuntamiento para que tuviera una cita con la concejala de urbanismo, y  desde entonces , siempre que me veía me lo agradecía y me paraba para demostrarmelo. uno de esos días que  me  lo encontré ,casualmente mientras compraba en el mercadona aceite, empezando a hablar de los más tres mil kilos que había recogido de aceitunas, y lo poco que le daban de los mil litros que esperaba sacar de aceite; seguimos   hablando del tiempo que hacía que no llovía. al sacar  el tema de los coches, empezó a maldecir a gritos  a los ecologistas por hablar mal de los coches.

Los coches están toda la vida de Dios y siempre ha llovido- me dijo- ¿ sabes de quién es la culpa, maldita sea ,de qué no llueva?

al no contestar, por no saber que decirle para que no entrará en colisión con sus ideas. me contestó con las más variadas teorías. Me parecía algo chiflado, pero conforme me hablaba, algo de razón no podía dejar de otorgarle.

La culpa es de esos  malditos seguros agrarios. Cuando va a llover, los seguros agrarios mandan avionetas que lanzan yoduro de cobre a las nubes para que no llueva y  no pagar las perdidas a los agricultores.

En cierto modo, fuera cierto o no lo que decía, si había un planteamiento racional dentro sistema que nos envolvía en la lógica de sistema: el beneficio. Cualquier barbaridad que se hiciera,  contra personas, contra la naturaleza, daría absolutamente  igual, y  se justificaría si el fin que se lograba con este proceder era el siguiente:

-el beneficio.

sin embargo, al hombre que observaba,  que  había ocupado los terrenos junto a la charca que después compró el ayuntamiento, parecía ajeno a su propio beneficio. En la escuela taller donde estaba como alumno, varias veces hablamos de él. Incluso hoy, después de lo que sé de él, prefiero no hacerme un juicio hasta conocer las causas más a fondo.

su voz,que no escuchaba donde me encontraba, me la imaginaba como el susurro de las hierbas: sigilosas y vigilante.Su forma, quieta, se reflejaba calmada sobre el último charco azulado  soportando una enorme tensión espiritual en aquel incesante movimiento de vehículos y personas que transitaban sobre su cabeza y a su alrededor en el dichosos puente de San José. Famosos por los suicidas  con final feliz que acudían a tirarse de él. La mayoría sobrevivían como tetrapléjicos  debido a su poca altura. Pero conseguían con sus huesos  rotos su objetivo: llamar la atención.  aquel  extraño personaje, no se movía bajo el puente.  Adivinaba por su silueta de quien se trataba.  yo estaba  en el viejo molino de arroz derruido.En el cual, de vez en cuando, cuando el viento soplaba, o algún turista atrevido se hacía una foto y se apoyaba entre las ruinas, caía alguna piedra hacia los profundos silos, tardando en caer hasta cuatro segundos. Bajo  del molino, tenía él su huerta.  Al observarlo de lejos me preguntaba -¿ por qué? -Y al preguntarme esto; era inevitable la siguiente cuestión- ¿ cómo? ; De que forma llegó a este estado  de abandono y miseria esta persona del que la gente desconfiaba y temía, a la vez ,que decían que era trabajador e inteligente. Lo conocían en aquel lugar con el apodo de Pitufo. se contaba que estaba como una cabra. Pitufo,  su apodo perecía una broma para alguien con fama de peligroso, al que había detenido varias veces la policía, tan solo porque inspiraba ese extraño miedo cuando hablaba. La primera vez que hablé con él, estaba como hoy, dentro de la charca, caminaba por el fondo seco y pedregoso con un machete en una mano y una bolsa en la otra. De vez en cuando, se paraba para cortar algún ricino. Luego, como de costumbre, esto ya lo había observado en otras ocasiones, se sentaba sobre una roca lisa junto al último charco.

cuando me acerqué, vi como sacaba una sardina de la bolsa, levantaba el machete para cortarle la cabeza a la sardina .Al verme hizo una mueca amable con los labios. Sentí que me estaba esperando, pero al verle  levantar el gran machete, cuya hoja bañada por el sol y con trozos de la carne de la sardina en el filo me asustó. Me di medía vuelta, pesando que estaba loco cuando sus palabras; tranquilas, amables, emitidas con una voz suave, me detuvieron con una pregunta intrigante.

¿ has aceptado ya el absurdo?

al girarme bajo el machete y cortó la cabeza de una sardina. Cogió al animal y como si hiciera una parodia de lo que había echo, intentó con una sonrisa pegar la cabeza al cuerpo del animal con las manos.

¿ Te estarás preguntando que hago, verdad, Jacobo watson?

¿ cómo demonios sabes mi nombre?- le pregunté asustado, como si me encontrará ante un ser sobrenatural, o el demonio de vall d´uixó que decían que era.

Sacó un papel que enseguida reconocí. Era mi curriculum. Se me había caído al merodear por allí. Al parecer, también él me  observaba como yo a él.

licenciado en medio ambientales por la universidad de Bogota, reside el señor watson desde hace seis años en españa. Empleado en un ciber de madrid, que cerró, dos meses de jardinero en valencia por una ett para la feria de fallas,  empleado de la basura con fobesa en burriana dos años, limpia playas en moncofar en verano, recoge vasos en marina d´or, limpia habitaciones en oropesa, y en la actualidad residente el señor jacobo watson en vall d´uixo,   donde fue contratado por el ayuntamiento a través de programa de escuelas taller de agricultura ecológica. ¿ qué estás haciendo con tu vida, Jacobo?

en su pregunta había mucha ironía. sentí ganas de matarlo al ver como sonreía.  intuía que a través de mi curriculum había adivinado lo frustrante de mi vida y se reía de mis miserias. Él ,era enfrentarme a una realidad a través de un espejo que deformaba mi imagen. Y ese espejo era esa charca. dentro del agua. Me hizo un gesto de que me sentara a su lado. Iba a pegarle, pero acepté. Vi trozos de sardinas flotando. No comprendía nada.

Su voz empezó a envolverme. Noté que no me odiaba, ni quería burlarse. Me iba haciendo que dirigiera la mirada hacia cosas a las que no había prestado ninguna atención. Conocía ese lugar tan bien como él. Paseaba todos los días por allí, a veces, me sentaba a ver si quedaban  pájaros. La escuela taller donde hacía el curso de agricultura ecológica, estaba sobre su bancal en la zona de los molinos.  Habíamos fumigado ese lugar a rabiar con glifosato para que nada creciera más que el cáncer. Incluso poníamos trampas a los pájaros para cazarlos, porque escampaban semillas de avenas silvestre  y ademas consumían agua donde íbamos a plantar césped natural en una zona donde  hay escasez  de  agua , excepto  las fecales,  que se escampan cuando llueve. con los conejos hacíamos lo mismo, ya que eran una verdadera plaga martirizadora. proliferaban porque no había águilas, ni serpientes que los cazaran. pero estabamos nosotros. los metíamos en jaulas dentro de una cueva y repartíamos entre los alumnos los viernes mediante un sorteo. El  monitor de agricultura ecológica nos enseñaba como  neutralizarlos de un golpe seco en la nuca y limpiarlos con un cortaplumas.

Listo para paella o al ajillo- comentaba al terminar la faena el monitor limpiando el cortaplumas con arena dentro de la cueva.

Estaba asombrado escuchando a Pitufo , no paraba de echar carnaza a la charca y hablar. pequeñas bocas emergían del agua para luchar por un poco de alimento en los dos metros de agua que quedaban.  se agitaba la numerosa vida que allí albergaba con gran frenesí. Pitufo ,parecía disfrutar con lo que hacia y hablar de como era ese lugar antes de que llegáramos nosotros, los de la escuela taller te avalamos, mandados por el ayuntamiento de vall d´uixo para sellar el cambio en un sarcófago de museo.

¿Sabes como se llaman estos peces?- me preguntó. Como negué con la cabeza me explicó contemplando como si fuera un acuario la charca casi seca.

Son gamusinos. Desde que conozco esta charca humedal, nadie ha asistido con calma a presenciar su maravilloso espectáculo que está a punto de desaparecer para siempre. Jacobo, tú serás el último en ver cangrejos autóctonos en vall d´uixo. Están en esta roca sobre la que estamos . mantiene el agua como un tapón. Si está roca se mueve tan solo un centímetro, todo morirá en 24 horas. Esta charca, y su fauna , metida en pleno centro del pueblo, es más desconocida que muchos lugares remotos del amazonas, pese a que todos los días pasan por arriba, por su lado, cientos de personas ajetreados en sus hábitos de consumo . Lleva años aquí , generándose un gran eco sistema que llega a su final.

 

¿ qué ha pasado con el agua? le pregunté.

me miró con una extraña expresión.

veras-  hizo un gesto concentrado con las cejas, silenció, señalando con su dedo fijamente a un grupo de gamusinos . estos aleteando picotearon las tripas de una sardina que resbalaro de sus dedos . Las  arrastraron al fondo de la charca. prosiguió- después de las lluvias de hace medio año, que fueron abundantes, empezó a secarse. No era normal que se secará después de llover mucho, ya que esta charca ha aguantado hasta veranos muy secos. También se dio la casualidad de que vino la confederación hidrográfica del jucar a hacer unos trabajos, desde entonces… el agua desapareció.  no se sabe nada.  Nadie ha hecho un informe. Los ecologistas de vall d´uixo no tienen mucho interés. demasiado trabajo, demasiados problemas si tienen que enfrentarse  a las autoridades. no descartaría que la responsable fuera la confederación hidrográfica.  Son mala gente eso tipos. El ayuntamiento para variar, no habrá preguntado que ha pasado. Tampoco quiere problemas con otros departamentos. Sé que no saben nada de este lugar, ni lo que ocurre. Tampoco les importa mucho. El caso es que he traído aquí a la forestal municipal  para que viera los cangrejos. Es la única que me ha escuchado. Desconocía que aquí hubiera un eco sistema tan potente. No tengo ninguna esperanza en que se llegue a saber nada. ¿ quién va a sacar algo de aquí? nadie. Por saber la verdad; ¿ van a arriesgar a ponerse en entredicho las autoridades, y en evidencia ante los electores que las políticas medio ambientales son inexistencia? esa es la verdad, y los ecologistas hacen política e imparten moral que no practican. es todo una mera pincelada sobre una batalla que es para generaciones futuras.   si esto ha pasado delante de sus narices,  donde nuestra bella alcaldesa planta árboles con los niños el día del árbol, que luego se le mueren,  ¿qué no pasará en otras zonas?

Yo, he tenido ocasión durante dos años de observar este lugar, tanto sus tranquilas aguas en las que me he bañado, como la orgía frenética que significa alimentarse. Nada es comparable a este espectáculo. supera las orgías que se llevan a cabo en los aseos del centro comercial de la salera entre caballeros y lesbianas. Luego, clavando Pitufo fijos sus ojos pardos en mi, me preguntó:

¿ has ido alguna vez a mariconear a los aseos del corte inglés Jocobo?

no- le contesté cerrando el puño lleno de rabia por la pregunta que en mi país Colombia le hubiera valido la muerte. Pero parecía darle igual a Pitufo, con tal de molestar a quien tuviera a su lado. Eso es lo que le hacia tan temible y aborrecible.

con un gesto negativo  de incredulidad, haciendo como que no me creía,  cosa que  me pareció desagradable, prosiguió mientras varios cangrejos como zoombies venían con sus pinzas  delante de ellos extendidas hacia nosotros. Parecían conocerle. Pitufo les tiró los últimos trozos de sardinas. Entonces, varios de ellos empezaron a engancharlos mientras bajaban al fondo.  Las colas las doblaban para propulsarse a gran velocidad, y lo hacían atrás desapareciendo bajo las rocas  entre una cortina de polvo del fondo con los trozo de la presa. Pitufo tenia razón, era una verdadera orgía, estaba lleno de vida ese charco. Pese a lo pequeño del lugar, daba la impresión de ser  algo inmenso.

Mira Jacobo , esa garganta de la balsa cubierta por hierbas marchitas,  donde se marca el nivel del agua, llegó a cerca de dos metros. Allí, he visto como una serpiente bastarda de casi dos metros, sacó la cabeza y agarró a una rata que nadaba. Era muy frecuente ver grandes ratas y serpientes por aquí. Incluso patos han parado. También criaban fochas que permanecían durante meses con sus crías. Ahora hay de nuevo dos. Aunque esta vez, con todo tan seco, no creo que estén mucho tiempo. Las aves llenaban este lugar, ahora solo quedan estorninos. Pero hace  tan solo un año, había más de más un docena de variedades de pájaros. En otra ocasión, observé como un cernícalo cayó sobre tierra  capturando a un jilguero sediento. El pobre pajarillo empezó a chillar desesperado. La charca se paralizó. El resto de pajarillos salieron volando. EL desdichado jilguero  se retorcía entre la garras del cernícalo, que apretaba con sus uñas mientras lo elevaba. Durante el vuelo, el jilguero seguía vivo, chillando desesperadamente por vivir. Era horroroso ver y escuchar aquello. No tardó en aterrizar el cernícalo con su presa viva. Lo hizo sobre mi huerto, entre las hierbas. Allí empezó a devorarlo. Los gritos del pajarillo silenciaron. EL resto de pájaros bajo de nuevo a ese mismo lugar unos diez minutos después.  la tarde se convirtió en un melancólico ocaso. Era un jilguero el que había sucumbido, y con él, su alegre música y vitalidad. Ahora asistimos a un nuevo comienzo, el de la extinción . El cangrejo que se extingue representa el salto hacia atrás para ir hacia adelante.

Este es el fin de este lugar, no llega como   un apocalipsis, sino una revelación: el odio a la mentira. La mentira,  la simulación de nuestro actos, el fingir como son las cosas es lo que nos ha conducido hasta aquí. es decir, el salto hacia atrás.  hay un nuevo comienzo, si somos lo bastante valientes para acabar con la mentira  el arte de fingir, y la historia. Seamos honestos, y llevemos hasta el final nuestro actos, por muy absurdos  que sean.

Pitufo me hizo una señal para que me levantara. Salimos a la orilla . saludamos a unas personas que pasaban por nuestro lado. Cogió su vieja carretilla  llena de hierbas y desapareció como un fantasma.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

Advertisements

DSC00985

 

 

 

 

La siguiente historia está basada en hechos reales. La narra un avaro de vall d´uixo mientras engancha una regadera atada a una goma de goteo a una fuente  publica desesperado por la sequía. La charca del puente de san José que alimentaba su huerta , hace meses se secó. Es diciembre y hace más de medio año que no llueve- la tierra se ha vuelto   árida, y sus frutos miserables. El agua de la fuente baja lentamente, tanto, que para mover el avaro 200 litros ,tarda cuatro horas mediante un ingenioso sistema de barriles comunicados que abre y cierra cambiando las gomas hasta recorrer el agua docientos metros con cincuenta metros de goma de goteo.

Esto es lo que cuenta el avaro sobre su existencia a aquellos que le ven padecer  :

Esta vivencia que observáis, es indigna de ser contada y de ser vivida buenos hermanos. ando afanado largas horas por los barrancos para coger turba de debajo de los algarrobos. con  ella doy alimento, humedad,  abrigo, como si fuera una manta, a los camellones de  mi huerto donde siembro mis hortalizas. Esta tierra es pobrísima, si fueran sus nutrientes comparados con los alimentos que ingieren las personas en los países, diríamos que es tierra  etiopeca. Carezco de agua, y de medios para recogerla si lloviera. así me veis, en este embarazoso y poco productivo sistema de llevar agua, a base de grandes esfuerzos , cargando garrafas en mis brazos; o pacientemente, esperando que vaya cayendo en viejos  bidones  haciendo su camino ! casi gota a gota 200 litros!

como se puede comprobar, este es el resultado del hambre, de la exclusión social, de la desmotivación, y de los más grandes desprecios sostenidos en el tiempo por la sociedad y las instituciones,  sobre un colectivo de personas. Os admiraréis de lo que digo aquí, donde se escriben grandes mentiras sobre los acueductos romanos y musulmanes que tenemos rodeándonos  para atraer a los turistas, y los paseantes consumistas ociosos , como vosotros. ávidos de nuevos parques que les están construyendo entre las grandes piedras llenas de agujeros  que fraguaron vidas humanas en su construcción quedando sepultadas su historia entre sus juntas. ahora, todas estas piedras son inútiles, tanto como la observación por observar de las gentes que paseáis por este lugar. Solo se las puede comprender  si se camina bajo ellas, sintiendo su doloroso peso y dominación, afanado en recoger leña, agua, turba, pasando por el barranco de asumet entre sus arcos con los tendones de los brazos del peso cruzados y punzandos, por la lucha por la infraexistencia o subsistencia.  los pies caminan hinchados y escocidos por el roce de la vieja piel de cerdo del zapatón remendado y el agua que se ha filtrado en los lodazales. He aquí sin exagerar, que entonces, amigos míos, uno respira formando parte de la turba, de esta miserable tierra y personas. Huele como ella, y actúa como ella, y entonces, solo entonces, descubre que da igual en el hoyo que te echen porque formas parte de este lugar.

Angelillo de Uixó.

 

 

He asomado al despertar tras la terraza. He visto un mundo seco.
solares descubiertos que se extienden hasta mi casa.
la barrera verde de mi huerto con guisantes marchitados sobre las ramas,
en polvo y cenizas convertidas las espinacas ,
hojas del supermercado  enganchadas entra las hojas de las habas,
que al soplar el viento han levando el vuelo.
He gritado al saber que no quedaba  agua en el aljibe :
“el mundo,
ha estallado conmigo dentro,
meteré la cabeza  dentro del León de la fuente,
porque avanza el desierto y la sequía se mete en las casas.

abandona lentamente la terraza. atraviesa una puerta oxidada pintada de verde. La puerta se cierra con sonidos metálicos en la oscuridad de cueva   del hombre sequía . Ramas en el suelo del comedor que a su paso se quiebran. La chimenea humea con los restos de la última cena. el hombre sequía se sienta. Balbucea unas palabras enjuagando su boca con café:
No es justo que mis plantas se mueran,  mientras el resto del mundo se lava como si nada, como si la sequía no fuera con ellos. Bailan entre los salones, se buscan con la mirada, se persiguen los enamorados en el parque y no tenemos agua.Para revindicar mi huerto, dejaré de bañarme, y rogaré a las autoridades que hagan lo mismo para que exterioricen la sequía de nuestra tierra, y cuando vayan al senado, al pleno o donde fuera nuestras autoridades ,sientan el resto su respetable presencia, como cuando yo entró en la biblioteca, y así les digan como a mi:
ya están aquí los de vall d´uixo,
el mundo.
Y si eso no fuera bastante, los hunos caudillos de mi tierra, venzan la batalla  no solo con el olor, sino con  la palabra cantando esta charanga:

Gira el mundo seco.

Hoy, los rayos sedientos ya llegan.
Agoniza otro día esperando llover.
EL río Belcarie va sin agua
los aljibes están sin agua.
Gira el mundo seco como una noria
sin que podamos hacer nada
Hay hogares que ruegan secos,
ríos de grava que abrasan al pisarlos,
la tierra que se abre,
el hambre y la sed acechan al hombre,
los bosques, mares y animales que se extinguen.
El  mundo, se hunde bajo le polvo que lo cubre,
no esperes salvarte de este movimiento,
porque mañana será igual,
el giro de el mundo es seco.

angelillo de Uixó.

 

 


Fragmento del hombre del cielo. Esta basado en el relato de un viaje a las minas de chóvar, la nevera de alfondeguilla y la visita a mi huerto junto un amigo. Publicado cada fragmento en diferentes blogs, en esta parte, la segunda, se relata la llegada a la nevera y la visita a las minas. La anterior se puede leer en:
2017/11/pataleos-en-el-huerto-avalamos-un.html

/2017/11/patrimonio-de-nieve-desde-alfondeguilla.html

2017/11/pantano-musulman-de-chovar-la.html

 

I.

Pataleos en el huerto, Avalamos un hombre nuevo.

Ignoro porque no llueve. El cielo se ha alejado de nosotros, como muchos de mis semejantes se han alejado de la tierra. Hoy el planeta que nos acoge lo observamos con pena, como una bestia vencida que nos inspira respeto moribunda entre nuestros brazos . Y en nosotros, ha nacido  un hondo temor hacia nosotros mismos, hacia el destino delirante que nos hemos reservado llevados por una razón  deshumana. Ya se escuchan las primeras voces de rodillas en la tierra arrepentidas de lo que nos depara. piden a la tierra a la que llaman gaya, que nos extermine. Han empezado a sentirse culpables. Los antiguos temores de los hombres hacia los bosques oscuros y las bestias, han desaparecido como los pantanos, muchas fuentes, y los propios bosques que albergaban esos temores. Esta naciendo un hombre nuevo, a punto de desarrollarse plenamente. Si consigue este ser formarse , lo hará sin ninguna concesión a la historia, a la moral, al pesimismo, a la compasión; alguien como yo no tendrá razón para seguir existiendo y deberá desaparecer, pues ninguna vida alejada de la prosperidad, seguridad y riqueza podrá sobrevivir. O deberá hacerlo fingiendo ser feliz entre miserables condiciones vitales en constantes revisiones formativas y seguimientos de funcionarios de la gestapo socializadora emprendedora. El destino   de muchos humanos resistentes a esas mejoras materiales , que albergan de desespiritualización de la vida,  serán calificados de inadaptados al superior cambio, al igual que especies vegetales y animales que desaparezcan. La tragedia que se cierne sobre nuestras cabezas y bosques tiene tales dimensiones,  que al lector dejamos elegir  a su gusto para describirlas en este relato entre:
de  apocalipticas , o de extinción.
Entre tanto, yo estaba preparado para servir a estos fines. Mi papel era ser humillado en el nombre del hombre nuevo. Nuestro combate era desigual. La cantidad de medios del hombre nuevo eran infinitamente superiores a los míos, donde yo, desventurado de mí, un hombre solo y que solo poseía la palabra. ! tan desvirtuada, tan libre de contenido, tan suelta por el aire como una paloma! sin que dijera ya nada a nadie, y volviera de nuevo como convertida en un bomerang contra mí. Mis edades pasaban envuelto cada vez en una soledad y distanciamiento más abismal con el resto de la sociedad ,que pasaba a toda velocidad delante mía , mientras yo me encontraba recluido en islas de robinson, en paraísos perdidos donde fabricaba mis mundos para sobrevivir. Pero esos mundos eran invadidos. No estaban tan perdidos como deseara mi irracionalidad, conductora de lo que me quedaba de existencia. El hombre nuevo allí estaba,  como una pesada sombra que me perseguía.
Una día bajando a mi huerto la encontré. Iba arrastrando la carretilla y el agua que transportaba como una bestia para regar y  observé a la escuela taller t´avalem en mis terrenos. Entonces la sombra apareció, como en esas ocasiones suela hacer.
¿ qué quieres realmente, oh sombra, nacido de hombres?- le pregunté.
La sombra arrastrándose  por el suelo me contesto enganchada a mi pierna.
Tu voluntad, tu adaptación- me respondió.
Jamás, criatura grimosa, soberbia  y banal nacida de la ciencia y la técnica. He descubierto tu secreto que te destruirá-
¿ cual? gritó la sombra.
Temes a tu padre, la gran sombra- comenté observando como fumigaban con productos tóxicos como los empleados por los nazis con los judíos sobe mi huerta la escuela taller-Hitler- añadí.
La sombra se alejo inquieta.
Entre un arbusto habló.
Eso solo retrasara al hombre nuevo.
entonces le interrogué con malicia, porque sabía que pese a que se sigue el ideal nazi, hoy se pretende que venza  con persuasión, sin violencia aparente contra los marginados, desadaptados, desplazados.
¿ cómo conseguiréis la creación de un hombre nuevo, ese ideal superior inspirado en nietzche y que tan mal entendió  hitler, y del que estáis tan alejados?
la sombra se fue y quedaron unos chicos de escuela taller pateando mi huerto porque así se lo habían mandado. El fin de ese aprendizaje era aprender a humillar y a no tener piedad. Los chicos de la escuela taller deberían llegar a ser hombres nuevos. Por eso su monitor les enseñaba a atacar un huerto ecológico de una persona que lo trabajaba sin contrato y sin ser su propietario.
Esos chicos cuando terminaran su escuela taller deberían pensar como un emprendedor o un nazi, pero nunca como un trabajador o un humanista.
La orientadora laboral del inem forjaría sus mentes para una victoria personal, resultado de toda una nación emprendedora y prospera con sus fronteras cerradas a  la pobreza y abiertas a los negocios.
cuando los estudiantes trabajadores de la escuela taller se fueron, entre yo. caminé sobre los guisante y espinacas pisadas, entre los rojos amarantos que los mayas mezclaban con la sangre de los sacrificios, caminaba sintiendo que era yo el pisado, el sacrificado. Y al sentirme pisado, humillado, me sentí compasivo, casi resucitado. Lloré por la violencia, y me reconforte entre la devastación.

II.

Patrimonio de Nieve, desde Alfondeguilla con calor.

Un opel corsa aparcó junto a mi puerta  de mi casa, tal y como estaba previsto, y más o menos a la hora acordada. Solo seis minutos hicieron que la puntualidad no fuera absoluta. Una mano llamó sin crispación  a la puerta, mientras mis los brazos que estaban inmóviles gravitaron sobre la mesa en el salón para levantarme. Al abrir, me encontré unos ojos azules como el cielo que me observaron puros como la nieve. Transparentes como una medusa me deslicé por la contaminación que rodeaba mis restos.
¿ en que encantamiento descansas? pensé que me preguntaba mi visitante al ver el panorama desde la puerta de la casa. Yo mismo me lo había preguntado muchas veces que maleficio padecía sin saber que responder. Pero no dijo nada al verme tan desolado y con mi universo tan perdido. Hacia tiempo que no había nada que ocultar. Pobreza, soledad, exclusión, desempleo, arrinconamiento, eran públicos. Si, cierto, pero no acobardamiento. Esperanza ninguna, pero no me ponía la cuerda al cuello ni la cuchilla en la muñeca dentro de la bañera, pese a que había muchos amigos que me apreciaban que me lo recomendaban. no con malicia, sino por verdadero amor hacia mí, porque motivos tenía, como millones y millones de españoles que esperaban con ansia terminar sus vidas el instituto de la eugenesia nacional.
Nuestras manos y brazos se juntaron en un abrazo sincero.
Hacia tiempo que no recibía la visita de un viejo amigo de mi tierra, que me conoció en tiempos donde mi miseria no eran tan grande y abismal, hasta el punto de hoy ser dramática de ver para mis  amigos. Tristes puertos donde muchos prefieren no recalar y buscar otros más alegres. Sin embargo en esta ocasión no fue así.
He venido a visitarte angelete, tenía ganas de verte- comentó mi amigo P.
¿ a dónde vamos?- preguntó con interés por conocer la zona. no  es que sea de lejos, de Burjassot.

antes de salir fuimos a un bar a desayunar donde le puse al corriente de la situación socio política local.
Lo que más le llamó la atención fue la descripción que hice de la belleza de la joven alcaldesa de vall d´uixó, de la que no tenía ni idea , al igual de que estaban convirtiendo el pueblo en un eurodisney .
¿ de verdad no lo sabias? le pregunté asombrado. A lo que me replicó con sinceridad:
que ni idea.
luego caí en la cuenta , que era normal que no lo supiera,  al ser de Burjassot y haber en esa localidad con facultades y una gran vida cultural, mucha población universitaria que odiaba eurodisney.
Noté que estaba realmente interesado en conocer el paisaje sobre todo con algo histórico al ser arqueólogo. Orley, las cuevas de san josé y su poblado íbero ya lo conocía. Pensé unos segundos. Yo por mi parte he de confesar que la sequía era lo que más me preocupaba en el paisaje.
Iremos a un lugar que se derrumba- le comenté- añadí. Las viejas minas de cinabrio  de chóvar y la nevera de alfondeguilla. Las has visitado alguna vez?- le pregunté.
No- me respondió satisfecho con la visita.
Tendremos ocasión de ver el cambio climático. Luego te enseñare en mi huerto la charca y otro día que vengas el fondo, el gran lago de vall ´d uixó que se ha secado.
Llegamos al pueblo adormecido. tranquilidad y silencio, ni un alma. Los grandes caserones serios. Almendros en los solares entre las casas. al doblar una esquina donde terminan las casas, el camino se abre, cerrándose sobre su curva. Dos cuestas, una a la colina con una torre mora derruida entre chumberas, y el otro al pantano musulmán de Ajaez. La tristeza al contemplarlo sin agua. Nos invade el temor que contagia  al cambio climático.
En mi opinión , esto que ves es peor que la crisis democrática que sufrimos por la crisis. le comentó a mi amigo P.
bordeamos el pantano.
dormido esperando, nos encontramos al hombre de estas tierras como un idiota tumbado en el suelo envuelto en traje de camuflaje. Enfrente tiene un triste perro atado a un olmo. nos pregunta:
¿ van para arriba?
a las minas- le respondo como si fuera el rey salomón.
Si ven unos perros me los tiran para abajo. Los soltamos  ayer para el jabalí y aún no han vuelto.
Pobres palurdos miserables- pensé para mí. Nos alejamos sin decir nada. El hombre siguió recostado.
Así es este pueblo- comento a mi amigo, que exclama pobres animales.
El camino se cubrió  de alcornocales- majestuosos árboles del corcho. De aquí se saca el corcho- le expliqué a P contemplando uno grupo de ellos cuya corteza despojada hacía poco dejaba un tronco rojo y robusto.El bosque en chóvar cubre los senderos, oscuros, frescos, resistentes a un clima seco. ¿ quién no se emociona al ver esto?  Noté que mi amigo lo hace. El sendero iba subiendo, escabroso y polvoriento era el camino, con desprendimiento que cubrían  laderas enteras. Columnas de piedras. Pedregales y alcornocales, encinas también asomaron a nuestro paso. En un pequeño barranco. La fuente fresca, estaba seca. Los helechos amarilleaban. Es noviembre y estaba todo seco. Las fuentes no hablan, están secas como las gentes de nuestra tierra. En el lecho de la fuente fresca, una margarita, la más bella que haya visto en mi vida. Su blancos pétalos, nieve y pureza. . Fe y esperanza, entre las avispas del barro que devoraban las criaturas del agua ahogadas en la tierra. Proseguimos por caminos de rojo rodeno, hasta que a mitad ladera, una de las minas. Sus misteriosas entrañas selladas con una maderas, Unas vagonetas para que los turistas se hagan fotos. sacaban Mercurio, cuanto dolor  para separar la plata y el oro. Sentí un extraño eco, al meter mi cabeza en la negra entrada.  si nos aventuráramos en la mina. ¿ a dónde bajaríamos?- rápido saqué la cabeza a la luz y proseguimos, subiendo. Hasta llegar a la pista. A lo lejos  observamos el Peña Golosa. Sierras calvas, azules, difuminadas se muestran, y los vestigios del último incendio de Eslida- Artana localidades a nuestro pies, aunque no se vean, como alfondeguilla en la que estabamos, y ya muy cerca de su nevera, rodeada de trincheras de la guerra civil. El mar, azulado, su costa desolada por la construcción. El clima estropeado. La nevera entre trincheras y una pinada. Vestigios de otros tiempos, cuando nevaba. Hoy parecía el chepa de un camello entre la arena de las trincheras. Sobre su cúpula,  la majestuosa visión del castillo moro de Castro. este parece volar sobre las altas y puntiagudas peñas sobre las que descansa al filo de 800 metros de altura. El viento seco sube y baja por las puertas enrejadas hasta el fondo del foso de la nevera de castro, buscan cantando lo que nunca encontrará, la nieve que no ha de llegar más.
Bajamos tranquilamente. En el pantano ya no estaba el cazador, pero el perro atado seguía allí, dejando en el ambiente su estúpida presencia. nos miró el animal con pena.
En el bar de la cooperativa  entramos para comer. Es lunes. lo encontramos casi vacío . un milagro de estos pueblos, fondas desiertas. se sorprenden de vernos la poca  gente que había. EL bar descomunal , construido con amplitud  para concentrar a los trabajadores de las cooperativas.  ! aquellos tiempos en que se juntaban los trabajadores para preocuparse por su situación de clase! hoy vive el bar de los turistas de fin de semana. Una chica joven, y guapa nos atendió . El lunes cerramos a las tres y media-nos confesó cuando pedimos . solo le quedaba una ración de carrillada . Aceptamos, pero como era ración  para uno, lo arreglamos con un bocadillo. así que mi amigo y yo compartimos carrillada y bocadillo de embutido. todo muy bueno. La chica nos atendió  muy bien. postres, y cafés. Nos fuimos  dejando unas vistas preciosas al pueblo y las montañas a las que dan la galería   de este inmenso y humilde bar, amueblado con sillas  del tipo de escuela. cuadros costumbristas que pensé que serían hechos por algún pintor local. en uno de ellos se representaba el bous al carrer  junto al ayuntamiento. otro, el de un hombre en la torre del pueblo. fotos gigantes de toda de chóvar en blanco y negro.
Junto a la fuente donde llenamos una botella de agua, regresamos a vall d ´uixo para despedirnos mi amigo y yo, hasta dios sabe cuando.
III.

Pantano musulmán de Chóvar, la reconquista del clima

En la garganta del barranco de Ajuez, junto las huertas y el pueblo de Chóvar, se detiene un hondo suspiro. Un muro retiene el agua y un trozo de historia,  pero el cielo y la tierra se han roto y ya nadie llora, solo contemplan como se van las cosas. Las hierbas que mueren crecen en el lecho reseco. Contra el muro quedan agónicas culebras y peces. Los turistas gentiles sonríen, y fotografían el pantano convertido en postal de escuela donde se enseña que fue moro, sin notar que se fueron los ruiseñores de este lugar.
Angelete, ¿ qué dices? te veo turbado- comentó mi amigo P. mientras contemplábamos el pantano y yo recitaba las palabras del verso anterior que nacían de una reveladora presencia que sentía  en el paisaje. Una rebelión y adhesión descansaban en cada piedra, en la suave brisa, en el agua. Las nubes pasaban rápidas sobre mi cabeza, y una voz en mi interior luchaba por rechazar el sistema en crisis que me envolvía del estado español.
¿ nos vamos? – me preguntó mi amigo.
Espera, quiero contarte una leyenda. Vayamos a esa peña junto la presa.
Fuimos a la peña y nos sentamos.
¿ Conoces la leyenda de Ali Chóvarcassim?- le pregunté.
No. respondió.
Entonces empecé a narrarle una historia local que todo el mundo en chóvar conoce.
La leyenda transcurre en los primeros años de la conquista musulmana, ya pacificado este territorio de castellón con la huida de los bizantinos y los monjes a Suiza , dejaron una profunda inestabilidad social y política causada  por las ordenes de los monasterios y los señores godos del feudo. Estos quebraron las arcas publicas en sus cortes,, conventos y palacios   hasta unos limites solo conocidos  con el partido popular de hoy. La peste, el hambre, la desolación, la incultura, el caos, la anarquía y la barbarie eran las verdaderas  dueñas del pueblo español. La gente del siglo VIII pensaban y comentaban hambrientos que era el final de los tiempos. Y razón no les faltaba para pensar así.Gracias a  Alá , el país no acabó en manos de  vikingos ni Normados que merodeaban por el norte y hubiera sido un desastre. La llegada de los musulmanes vino a ser una bendición de Dios, pues trajeron grandes sabios y adelantos. si alguna vez este país ha sido una potencia cultural , y no una potencia de bestias conquistadoras ha sido con los musulmanes. Y eso  lo reconoce hasta el propio Aznar. Universalmente es conocido Averroes. Sin embargo, en este lugar llegó un sabio montado en un impresionante camello blanco, que no tenía nada que envidiar a aquel sabio. Si hubiera ido a Andalucia  nuestro sabio y no a castellón, seguro que se recordaría con mayor esplendor sus nombre.  la fama, la historia, no son justas. Unos hechos se engrandecen cuando no deben, y otros mucho más reveladores  caen en el olvido, como lágrimas en la arena del desierto. El nombre de Ali Chovarcassim debería haber llegado al Cairo, a Bagdad, a Medina, Córdoba.. sin embargo, no salí de aquí. Las montañas lo recuerdan, el barranco, las fuentes, el pantano…
Este sabio era el encargado de administrar este lugar, y quiso hacerlo de forma democrática. Era un gran conocedor del mundo griego. Traductor incansable de Platón y Aristoteles, y visionario. Anunció que no se podía gobernar oprimiendo a la gente, ni imponer las creencias religiosas. Aventuro que el mundo durante siglos y siglos viviría marcados por las fronteras de tres religiones. La cristiana, la judía, y la nueva del Islam. Según Ali Chovarcassim no habría ninguna religión nueva en el mundo tras estas. Aseguro que si desaparecieran del planeta estas religiones, llegaría una era terrible de ciencia y ateismo, heraldos del apocalipsis.
MI amigo P. asombrado exclamó- estamos en los albores de ese terrible momento.
Si P- contesté. Las profecías de Chovarcassim  son asombrosamente ciertas. Aunque no está escrito en sus textos, los cuales puedes leer en la biblioteca y el ayuntamiento de chóvar. En mi opinión, creo que notó al llegar a occidente la decadencia moral y cultural, y eso le hizo escribir esas adelantadas profecías que siglos después Ortega y Gasset copió con todo el descaro del mundo. Pero este sabio, no fue en el sentido estricto un poeta, ni pensador, fue hombre de acción. Visiono el cambio climático antes que nadie, y actúo. Él ,como los nuevos invasores del territorio, eran gentes del desierto. La carencia de agua de sus tierras les engañó a muchos musulmanes pensando que españa era un paraíso. era un paraíso para ellos porque veían agua por todas partes.  esto era porque entonces llovía y nevaba . Incluso aquí ,donde nos encontramos. Ya has visto la nevera de alfondeguilla.  Sin embargo, nuestro sabio pronto se dio cuenta de que necesitaban agua para desarrollar la agricultura, muy abandona por cierto por los pelotazos urbanísticos de conventos y palacios que cubrieron españa, para acabar muchos de ellos sin inaugurar por la invasión musulmana,  recayendo  en manos de ocupas y vándalos  ociosos que vagaban de allí para aquí, destrozando conventos nuevos que hoy serían patrimonio de la humanidad hispano musulmán. En chóvar, que estaban a punto de terminar la ermita, se propagó el rumor que el nuevo visir de castellón iba a convertirla en mezquita. La gente se movilizó contra los invasores, pero gracias a Chovarcassim no llegó la sangre al río. Reunió al pueblo en la plaza del Ayuntamiento con el espíritu de dialogo y tolerancia que le caracterizaban. Desde allí les ofreció un referendum pactado con garantías sobre la conversión. Les ofreció que si se convertían al Islam construiría una gran presa fudamental para desarrollar la agricultura. Esto daría puestos de trabajo tanto a los albañiles como a los agricultores y mercaderes, activando el comercio local. Y no solo eso, acceso a la ruta de la seda para la famosa miel chóvar. La construcción de una calzada empedrada  hasta vall d´uixó por la sierra. También prometió acabar con los abusos impositivos del vasallaje y del feudo que la casta utilizaba para sus privilegios acabando con la hucha del pueblo. Mucha gente joven de chóvar se convirtieron  al islam. Aunque sufrieron los insultos de sus padres y los conservadores que ridiculizaban su nueva fe, y las promesas de Ali Chovarcassim. Incluso el párroco de aquel tiempo, que entraba en opiniones política, y odiaba publicamente el islam. Prometió que si cumplía aquel moro su programa electoral para el que no había presupuesto, él se haría del islam. El pueblo de chóvar, harto de los curas y señoritos, viendo que pasaban los siglos y las cosas no cambiaban, optaron por dar un vuelco radical a su pasado y se hicieron musulmanes. El Islam ganó por mayoría en chóvar, vall d´uixo, moncofar, solo perdió en villavieja, que por eso se llama villavieja, pues ese año del 789, se llamaba  villanueva por haber sido inaugurada dos años antes.Desde los comicios por lo rancios y conversadores de sus gente pasaron a llamarla de este modo.
Desgraciadamente, lo peor de los españoles no cambio. La envidia. Había gente muy ultra de chovár que odiaba mortalmente de Ali Chovarcassim. Un día, en esta peña en la cual habitualmente meditaba, y según dice la leyenda, que cantan seis ruiseñores mirando el pantano recordando a aquel hombre fantástico.  Lo ultras conservadores lo cogieron,  le ataron una piedra la cuello y lo lanzaron al pantano.
Mira angelete- mi amigo señaló en el escaso charco rodeado de barbos y carpas como surgía ala superficie algo parecido a un esqueleto humano. Dio una vuelta circular y se volvió a hundir.
Nos levantamos y llegaron seis ruiseñores que se pusieron en el lugar donde estábamos mirando la pantano.
Angelillo de Uixó.

 

 

DSC00788

La tierra parece enorme, pero está llena de encrucijadas sus caminos donde nos encontramos. Y siempre vamos a converger todos en un punto ciego de conflicto en un lugar determinado. No se sabe muy bien como nacen, ni como acaban, ni el sentido de estos conflictos. Puedo recordar uno vivido en vall d´uixo, en el huerto de las piteras de Laocoonte, donde tuvo lugar uno de esos extraños acontecimientos que sacuden las vidas humanas de una forma casi invisible y enigmática. se encontraron una escuela taller, y un autoempleado. Algunos  llamarían a este autoempleado de la agricultura ecológica , desempleado. Pero sería un error llamar así a una persona que trabajaba sin sueldo, tanto o más, que los alumnos de la escuela taller que estaban invadiendo su terreno ocupado hacia dos años. La escuela taller  entró ignorando al antiguo morador ,  y sus penosas circunstancias vitales en esas tierras, bajo mandato del ayuntamiento . El antiguo morador de ese lugar , vagaba por sus tierras como un perro abandonado. Entre las barracas llenas de guisantes plantadas por él, entre las tomateras, veía gente que le miraban indiferentes, y que se comportaban como sus dominadores. Él, sembraba paciente, encerrado en su mundo de silencio y trabajo en comunión verdadera con la naturaleza y sus ideas.  En ocasiones alzaba la vista , y veía como le tiraban ramas, troncos, desde los bancales de arriba a las tablas donde cultivaba. Lo hacían con toda la impunidad del mundo para así caminar menos. eso es lo que le decían. Hubo momento de rabia, de impotencia, por parte del agricultor, pero prefirió ser dominado y que lo martirizaran, como a uno de esos perros abandonados que tras acariciarlo una pandilla de chicos marginales de los barrios obreros,  les sigue alegre el animal agradecido, sin saber que lo van a atar y matar  a pedradas para sentirse hombres. La escuela taller, viendo que de este modo no se iba el antiguo morador, sin imaginarse que tenían delante no a un hombre, sino a un perro español, decidieron empezar a fumigar  sus cultivos, amparados por ese trapo sucio de la izquierda conocido como psoe. Al que sus propios socios, izquierda unida y compromis a sus espaldas acusaban de fascistas cuando escuchaban lo que hacía el ayuntamiento. De este modo tan simple se justificaban y reparaban su   conciencia, lo que les convertía por estos comentarios, en más repugnantes que los fascistas socialistas, que ya es mucho decir. pero el protagonista de nuestro cuento, un pacifico y honesto agricultor,  no participaba en este tipo de descalificaciones por la espalda, y quizás le fuera así por esto. Prefería cuando veía la violencia que se ejercía sobre sus tierras, o contra el medio ambiente se retiraba  pacíficamente a escribir sus penas a la sombra de las chumberas infectadas de cochinillas del tinte. Infectadas  hasta la agónica  extinción, porque desde la generalitat valenciana habían decidido acabar con ellas al calificarlas de extranjeras.

fotos y ayuda para una futura campañade repulsa en

el-perro-espanol-de-escuela-taller.html
Angelillo de Uixó.

 

Inmensa necropolis,
tu barrio.
Materia y espíritu,
fallecen en un banco.
Allí, una hormigonera
ruidosa eleva una cruz.
Mientras resplandece el éxito,
de una obra nueva.
Todos sonríen,
y se intercalan palabras de agradecimiento,
como en un entierro,
cuando llega el equipo de gobierno.
Cercanos ángeles de poderosas cumbres,
descienden a los olvidados ciudadanos.
Aquí, el barrio perdido.
para unos mueca de la muerte,
para otros el gesto del exilio,
por cuyos arcos voltaicos, huyen los hijos a otras regiones,
sin volver la vista atrás.
Una alcaldesa,
posa su mano sobre el hombro de un desesperado
que amenaza lanzarse desde la azotea.
Absorbe  sus penas.
” yo soy materia que nunca duerme
que atiende los ruegos del pueblo,
hágase el empleo y párese el desahucio.
siguiente”
Danzas y coros de ancianos
en el centro social de les llimeres.
las monjas agradecen los fondos para el alzheimer.
alzan las autoridades las copas por los discapacitados.
Aplausos de los torpes minusvalidos.

Ojos perdidos, desfondos humanos, preguntas sin sentido.
responden a sus voces que desvelan que todo con ellos es posible.
benigna y bondadosa es la autoridad.
No hay rastro de violencia en el ejercicio del poder.
se libera el pensamiento positivo.
Luz sobre el caos.
el gobierno ha vencido
en esa inmensa necropolis.
los difuntos vuelven a sus tumbas serenos.
Angelillo de uixo. dejamos la información sacada del facebook del ayuntamiento de vall d´uixo de la llegada del equipo de gobierno al barrio donde tengo las huertas, donde se menciona la escuela taller de jardinería, pero a mi ,como es lógico , y la labor que hago estando allí metido no se menciona. Las posibilidades de empleo que yo puedo dar tampoco se tienen en cuenta.

LOS ALUMNOS DE JARDINERÍA DEL TALLER DE EMPLEO T’AVALEM ADECUAN Y LIMPIAN EL ENTORNO DEL ACUEDUCTO DE LA VALL D’UIXÓ
El objetivo es “dinamizar la ciudad y poner en valor lugares con mucho potencial turístico y cultural” a la vez que dar trabajo y formación a personas desempleadas
Los alumnos del taller de empleo T’Avalem en la modalidad de jardinería, cofinanciado por el Ayuntamiento de la Vall d’Uixó y la Generalitat Valenciana, están desarrollando trabajos de adecuación y limpieza del entorno del Acueducto, la zona donde se ubicará el futuro Museu de la Fàbrica de La Llum y donde se han adquirido dos molinos medievales para rehabilitarlos.
El concejal de Empleo, Jorge García, ha destacado que con este proyecto se cumple el doble objetivo de “crear puestos de trabajo para personas desempleadas que aprenden un oficio y mejoran su inserció laboral” y de “dinamizar la ciudad y poner en valor lugares con mucho potencial turístico y cultural”.
En este sentido, ha afirmado que el actual equipo de gobierno tiene una clara apuesta por “recuperar y conservar el patrimonio natural, cultural e histórico, como herramienta de desarrollo económico”. De hecho, esta zona que ahora se está adecentando se ubica en el emblemático barrio de la Alcúdia, que conecta el casco urbano con el Paratge de Sant Josep a través del paseo peatonal y ciclista inaugurado a principios de este año.
GOVERN AL TEU BARRI
Mañana, martes 17 de octubre, la campaña ‘Govern al teu barri’ visitará los barrios del Roser y Sant Josep. En concreto el estand en el que se atenderá a los vecinos y vecinas estará ubicado junto al centro social y al Acueducto de 9.00 a 12.00 horas y de 17.30 a 19.00 horas.
García ha señalado que esta iniciativa “permite un contacto directo con las personas”, para lo que “sacamos el despacho de la alcaldesa y de los concejales a la calle para escuchar las necesidades de cada barrio y con sus propuestas seguir mejorando nuestra ciudad, en un momento clave para incluirlas en los presupuestos del próximo año”.

 

DSC00691

 

una historia de derrota de la hispanidad y contra esa enfermada tóxica del nacionalismo a través de la leyenda del cultivo del amaranto y la historia de cuatro generaciones de la familia blasco, empezando por mi bisabuelo hasta acabar conmigo.

La entrada la podéis leer y visitar vuestro huerto  en nuestro blog de agricultura:

2017/10/amaranto-de-colon-sufrir-espana-como.html