Archive for the ‘escopeta nacional’ Category

Advertisements

 

 

 

 

Sostenía un día de poniente el pueblo de vall  d´Uixó un hondo suspiro contenido en sus montes, cuyo aspecto de basurero prometía volverse un volcán contra ellos, si cualquier destello  de un simple cristal abandonado, chispa, o rayo, tocara alguna rama dando pasto el monte a las llamas.
La gente de este pueblo, acostumbrada a los sobresaltos, cruzaron los dedos por consejo del Ayuntamiento, para vencer el maleficio de esa jornada de poniente y aplicar sentido común al salir de casa.  recordó  el consistorio el hecho  nada sorprendente ya el que día anterior ya había habido dos incendios de forma espontánea. Incluso  llegaron a intervenir los helicópteros sobre las zona del molino.  Lanzando agua sobre las ruinas del viejo molino que perdió sus aspas luchando contra   las llamas.  Hacia ya de eso algunos  años. En una jornada de fuego urbano para no olvidar. Sobre todo cuando salieron lanzadas las piedras  del molino surcando el cielo como un cometa hasta dar con el hogar de la sagrada familia. Muchos pensaron que aquello fue un milagro, que aprovechó el ayuntamiento para hacer  un itinerario turístico llamado el sendero de Belén. Desde los helicópteros, ese día de poniente e incendios, podía verse un bosque de gigantescos algarrobos que rodeaban las ruinas  del molino. Sus ramas se agitaban como brazos de gigantes por el viento de las aspas, y caían del viento que producían al suelo pesadamente y con un ruido sordo. Desde los helicópteros se felicitaban por ganar la  batalla sin comprender  que los viejos gigantes que guardaban el molino, se rendían. La época de los molinos y los gigantes había terminado mientras los helicópteros  iban a otro incendio cercano seguidos por una bandada de bolsas de plástico que volaban a su alrededor.
Angelillo de Uixó.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

En la urbanización de Santa Barbara de la Villavieja, obra nueva de la ciudad con el sello del ladrillo en épocas bajas de frenazo: Farolas rotas, cuadros eléctricos, pisos por hacer, bordillos con hierbas, impacto medioambiental en un paisaje de ensueño frente al mar rodeado de pinadas y matorrales levantinos, aires morunos que meditan en el tiempo su dolor. A la izquierda en lo alto de la cresta de la cuesta, el castillo en ruinas. De espaldas a la montaña,  la torre del campanario de la iglesia, los almacenes de naranjas casi tiro de piedra, y un horizonte de campos verdes que se funde con el azul blanquecino del mediterráneo. En un empeño de hacer de todo un museo, y de agradecer a organizaciones sociales que no dicen nada, mucho, el ayuntamiento abre senderos de la guerra. El cura, el mismo que ha echado varios cadáveres del cementerio parroquial al municipal por haber sido los cadáveres de gentes izquierdas, es el primero en cargar con el cartel inaugural, como una cruz para perdonar el nuevo sendero de la guerra. Niños, amas de casa beatas, asociaciones taurinas y de cazadores, autoridades que declaran respetar por igual a ambos bandos de la guerra civil, suben la urbanización de Santa Barbara entre cantos por la paz, y recalcando a cada curva del sendero que no hay ideologías, para invitar a los turistas que conozcan las maravillas de la guerra en villavella. Tras la urbanización, mirando al castillo de vall d´uixo, paisaje arisco y rocoso. La tierra es una cicatriz serpenteante, en cuya superficie hay sacos terreros como en la guerra. Dentro de esa herida, sumergidos los turistas hasta la cabeza caminan siguiendo los carteles. Pocos anarquistas leen las leyendas que hablan de la guerra.

Jesús es un periodista de pelo largo y barba que se ha puesto detrás del  cura. La prensa se prepara para sacar una foto a la piedra inaugural de un tramo de leyenda.

La alcaldesa Isabel Clavell, cuya cabeza redonda como una piedra  pegada al cuerpo como un argamboy por carecer de cuello, dicta una palabras.

Inauguramos este recorrido de la guerra. Una guerra que enfrentó a dos bandos que lucharon movidos por el amor a la patria. Hoy recordamos esa lucha, medio de progreso y de la que salió una gran unidad , y si cabe, un mayor amor a la patria. hoy de aquello sabemos que somos todos uno y que nadie se sale de la unidad garantiza por la democracia.

La unidad no se discute, la unidad se acepta y se combate al que desune.

Vivan las urnas.

Y ahora el cura dirá unas palabras.

Un hombrecillo amarillento, bajo, de cara ancha, sotana negra y boina, habla:

Jesús dijo sed obediente, buenos y cautivos. Y venimos aquí a reparar, a perdonar hasta a los rojos.

Y ahora, el coro de la parroquia cantara una canción en este día de alegría.

Un grupo de niños acompañados de una chica de trenzas con una guitarra y mirada tímida,  se colocan bajo un pino agarrados de la mano mientas empiezan a cantar con los primeros acordes:

Después de ser dos bandos,

muertos como amigos,

en una cruel batalla,

convertidas hoy en patrimonio.

¿ qué fueron, qué fueron?

que si fueron rojos

Dios sabrá, Dios sabrá,

Dios sabrá pueblo mío,

Qué si fueron fachas,

Dios sabrá, Dios sabrá.

Lo que fueron los dos bandos,

Dios sabrá pueblo mío.

Hoy solo paseamos con alegría.

Disfrutando de este pueblo de turistas.

Dios sabrá, Dios sabrá,

lo que aquí pasó pueblo mío.

 

Al tercer día salió la noticia en la prensa, Jesús firmó en el periódico mediterráneo:

inauguración de trincheras en villavieja donde reinaba la paz de los justos y promesas de prosperidad.

Angelillo de Uixó.

CIMG9031

Las nuevas voces de una hispania moderna naufragan entre las cuatro paredes  de las casetas San Antonio. Al nacer fueron  cal, con la edad han sido pintadas con una paletada plástica de colores de comunión que enciende la madrugada de escopetas de levante entre chumberas,  madrigueras y olivos que cantan con las presas del parany.

Cruces surcan el cielo con los brazos abiertos en los asientos. Almas de veraneantes que viajan de aeropuerto en aeropuerto sobre los surcos de ajos que se hunden cubriendo de puro blanco el suelo.

Brisa marina traspasa las cuatro paredes cuadradas. Llega empapada de bebida y amargura. Velero de llanto que mueve oscuras galerías bajo tierra donde descansan los gallos y las rosas que resucitan mojados de sus propias heridas. Fenixs de desdichas que se crucifican crucificando.

Picos y espinas se enredan entre muslos lanzándose un vomito alcohólico al quitarse la manta.

Se escupen los pechos,  arrancan las manos, sacudiendo los cabellos siempre cargados de tirones despeinados.

Se rompen los espejos al mirarse.

tranquila es la sangre que se hace mala,

en la hora en que dan palmas los gitanos.

Tranquila es la sangre cortada,

que busca nueva sangre para cortarla y marcha.

Allí queda la casa,

cuatro paredes mal puestas.

Un lamento se escucha quieto,

un gemido de perra olvidada que aguarda,

la segura agonía de vuelta en el monte.

Con las manos clavadas a la madera de la barra

golpea los vasos de whisky su amo que olvida.

Con una corona de espinos clavada en la cabeza,

esfina su dueña siete metros de madero de barra

con polvo de vía láctea para hacer el camino de vuelta a casa.

Cuando recuerden que han de regresar,

te enterraran.

lanzas al aire donde vibra un lamento de dolor contra el cielo

capaz de cortar los dedos de los gitanos que dan palmas.

Una corona de ajos blanco para cubrirte,

cuando regresen tus dueños.

Yo escribiré en tu epitafio,

dando palmas con los gitanos:

Vivan tus dueños.

La siguiente crónica poética está basada en hechos reales, para no asustar a nadie, la sangre no ha llegado al río, la perra protagonista de nuestra historia, Perla, aunque ha sido descuidada de una forma brutal, atada sin agua y sin comida durante varios días, quedando para colmo la cadena enganchada en una grieta de hormigón sin poder llegar a la comida y agua que varios vecinos le llevamos, ayer fue liberada por la policía local .  la situación creada es achacable a un modelo  sociedad más atrasada de lo que parece. El atraso africano ha sido ocultado con un fino maquillaje europeo. Las autoridades, bastantes miopes, preocupadas por el turismo en las cuevas no lo reconocen. Eso ya lo pagarán en la historia local. La vall d´uixo del 2017, es un anacronismo a la españa de principios del siglo XX descrita por Valle Inclán, Machado, la del 27 de Lorca, la de los años cincuenta de los Santos Inocentes de Delibes. Las pruebas para esta afirmación son mis crónicas , mi biografía , la vida que arrastro en este espejo deformado.

la vall d´uixo del 2017 se ha adaptado con su nueva tecnología, con los desarrollos en la informática, con su inclusión incluso a europa, a ese tiempo eterno de la España inamovible de esperpento,  atraso social y barbarie de siglos.

Vivan nuestras cadenas.

Angelillo de Uixó.

 

 

hqdefault

La palabra es cal en la piedra,

con la que se construye cada parad de cada casa,

en la patria ibérica.

Cuando se rompen llenas de rabia,

lloran las cruces ensangrentadas.

En las eras,

paramos donde llega el eco de las campanas,

huye el hombre silencioso,

que ha cumplido con su destino.

En su alma llega el descanso,

después de años de amarguras, silencios y envidias.

Un grito de libertad

recorre el campo de su cuerpo,

liberado con hierba y sangre

tras el asesinato.

Palidecen al escucharlo

el abanico de perros y fusiles

que le persiguen.

Angelilo de Uixó.

 

Licencia de Creative Commons

 

Sanchez-PP-esconde-candidatos-inocua_EDIIMA20150418_0287_28

Con que profundidad de asceta medita el ciudadano murciano de pura casta.

Estirpe nacida de un santa  y un paleto, que vive como un ajo de su huerta.

Casi de nada, para si, e indiferente a casi todo.

Aferrado a su silla de esparto en el campo, de la que no se levanta, aunque el mundo este temblando y venga una ola de fuego.

Allí, en su silla,  seguirá sentado hasta el final de los tiempos, con los ojos a la corrupción cerrados, y los brazos cruzados como crucificado.

Y cuando le pregunten al murciano por  lo que opina que pasa.

Se sentirá agradecido y bendecirá a los que le han robado hasta el aliento.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-