Archive for the ‘distopías’ Category

Sabias que la cruz roja no te abandonaría, aunque hubieras caído de las primeras líneas de la producción y la formación. Aún recordabas que fuiste a la escuela, al instituto, incluso a la facultad. Allí te dieron buenas herramientas para luchar. Ahora la casa se caía , todo estaba por el suelo. Años y años sin trabajo iban pesando, y ese peso pensaba, pensaba por ti esa carga.

Pero seguías creyendo que el sol llega cada mañana, y por  eso mañana sonó el teléfono, y lo cogiste, balbuceando  si a todo.

Buenos días Ángel. Te llamo de la cruz roja, soy Rosa. Veras, estamos creando una bolsa de trabajo para gente como tú, en exclusión social.¿ Por qué no te vienes por nuestras oficinas con un curriculum y la vida laboral ? Pasa antes de las once  para la entrevista, y trae una bolsa grande , te daremos alimentos gratis, chao.

El teléfono cayó sobre el zapato,  la puerta se desprendió de las bisagras abriéndose el pasillo al caer al suelo.

¿ Vistes la claridad que entraba a tu cuarto ?

El sol cargado de recuerdos golpeando tu ombligo tejido de algodones a la cama.

Por la ventana, se escuchaban gritos de la gente sin educación de la calle.

En el suelo , te rodeaban las cosas en las que creíste.

Las mirabas como se mira a un recuerdo.

Tu viejo diploma del instituto firmado por el rey de España, lleno de polvo, como las horas.

Y tu curriculum convertido en un muro lleno de nombres:

Makro, adecco, mistrolión, unión eléctrica de levante.

No era una ironía lo que decía el profesor en clase:

El que suspenda las pruebas o no las termine,

acabará de empleado en un supermercado.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

“Defendamos lo indefendible” escrito en el muro de texas.

Extramuros, se escucha lejana y débil una voz que sube por el terraplén de un enorme hoyo formado por el muro de texas. La persona que habla, acusado de vampiro, ha sido arrojada al fondo, para salvarse de su caída se aferra al tronco del último árbol que para su cuerpo. Pequeños pedazos de tierra marrón caen más abajo, hasta golpear el foso y deshacerse.

Desde el árbol se dirige a la gente de fuera del muro, es un mensaje de auxilio al tripartito.

Os habla uno de los vuestros, vestido de pana, y con el puño en alto, y la rosa en la solapa.

!Tan duros camaradas ya!

No sois tan duros para soportar las lágrimas de los que sufren en los servicios sociales, sin acusarles de algo.

Camaradas, evocáis lejanos países, también extraños misterios que convierten a la chusma en vampiros que se alimentan de vuestra sangre.

Pan y cebolla- decís para curar a esa gente.

Pasta y arroz- para que no chupen vuestra sangre.

Riendo la voz a la gente que se asoma desde el muro a ver al caído.

¿Qué es vuestra sangre hoy en día?

( les pregunta desde el fondo del muro, se hace silencio, contesta)

Impuestos que os sangran.

según vosotros picaros convertidos en vampiros evasores fiscales que os dicen

cuando los insultáis:

Vivo sin trabajar por ser español.

Sin embargo, ellos no mueven los labios para decir estos mientras vosotros pasáis con vuestro coche cerca del muro de texas- vall d´uixo, presenciando sombras jóvenes tiradas junto al muro.

imagináis misteriosos hombres y mujeres, sombríos, funestos, crueles, incultos, junto bancos. Sus rostros malcarados cubiertos por capuchas y fumando porros os devuelven el desprecio.

gritáis indignados para vosotros con odio , pues no tenéis valor de hacerlo ante ellos:

La fiesta se la costeo yo a esa chusma con mis impuestos.

La gente de fuera del muro, encaramadas a el, lo miran negando con la cabeza.

Los desafía con la verdad desde el fango.

mirarme camaradas a la cara como ahora, y tirarme una piedra si alguno de vosotros no lo ha pensado lo que digo , o no está de acuerdo en esto:

Socialistas merlines encantados.

izquierda unida de la inquisición.

Podemos de la gran decepción,

compromis, el rey Jaime I cornudo.

Y la caridad de las ONGs, en un lado oscuro del muro, aguardan su presa para lanzarse sobre ella ya agotada.

Su presa, peces encerrados en una pecera por un muro como este, y con seres humanos mitológicamente cubiertos por todas las maldades y deformidades sociales, que vosotros héroes, podéis sanar corrigiendo esto o aquello.

Lanzar sobre mí la primera piedra para sepultarme.

Nadie lo hace, sonriendo desde el fondo.

Paz y bien pues a las minorías  de buena voluntad.

angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

La lluvia no cesaba. El río Belcaire, barranco habitualmente seco polvoriento y sucio que cruzaba por un costado de vall d´uixó ,dividiendo el pueblo  entre la zona histórica, y los nuevos barrios periféricos construidos como colonias para albergar  obreros traídos de toda España para la fabrica segarra en los años 50, estaba desbordado. Un olor cargado a podredumbre de barranco se agolpaba entre cañas arrastradas de la ribera, así como matorrales. Esto se mezclaba junto el hedor  a acequia que escupían productos de la huerta:  naranjas y otros cítricos, así como bolsas de plástico, garrafas vacías que contuvieron abonos y productos fitosanitarios. Todo esto, o bien flotaba entre pequeños remolinos río abajo, o formaba pequeños diques entre las piedras que detenía momentáneamente el agua, rebasando estos obstáculos al momento el agua.

Era un viernes cuando esto ocurría. Y el que sea de vall d´uixó, sabrá que es el día principal en lo que concierne al comercio. Día de mercado. Pero ese viernes de nuestra historia, el mercado estaba amenazado por agua bajo unas nubes de gasóleo. como un humo gris y contaminante se cernía sobre las cabezas atormentadas de los miserables habitantes de Vall d´Uixó.

MaryÁngel, tras comprar una bolsa de plátanos maduros a un euro, se acercó al río Belcaire a observar si se desbordaba. Pisó con cuidado evitando los charcos fangosos que salpicaban un paisaje llano, repleto de abandono agrícola que entristecía un lugar pintoresco con sus acueductos romanos y molinos demolidos, entre naranjos secos por los bancales. Los baladres, que crecían por medio del barranco, con sus flores chillonas, se mecían entre el agua como un velero a punto de irse a pique. El cielo estaba a punto de desplomarse nuevamente. Gruesas gotas empezaron a caer. MaryÁngel, sacó un plátano maduro y lo comió con apetito, lanzando su piel dorada al agua que rápidamente lo devoró, mientras MaryÁngel se iba a un lugar seco pidiendo un deseo al cielo:

Que el río se desborde y sepulte en lodo y barro esta ciudad.

Su deseo, quiso plasmarlo en un mensaje oficial. lo escribió en un tuit que envió al Papa. Este le respondió con una orden de acusación por apología del odio desde unos juzgados de España.

Maryángel fue detenida por delitos de odio a la humanidad y revelación de los planes de Dios.

Pero su mensaje tuvo un extraño éxito. No el previsto, claro. Vall d´Uixó siguió sobre las aguas, y las la vida de sus miserables vecinos siguieron con resignación estoica los días de  viernes para comprar en el mercado frutas y verduras, y los domingos para ir a misa.

 

Sin embargo unos emprendedores de perfumerías  sociales, registraron el tuiter de MaryÁngel para su nuevo perfume:

deseos de odio, el perfume de España.

Con este perfume, quisieron ayudar a un famoso jugador de fútbol que lo estaba pasando francamente mal. Tan solo por haber defraudado en paraísos fiscales varios millones de euros que venían de la publicidad, querían investigarlo hacienda.

Así que  decidieron estos emprendedores de vanguardia social,  aprovechar el tirón de este jugador de fútbol para patrocinar el perfume y abanderar su causa, no acabar en la pobreza.

El perfume se hizo famoso gracias a un anuncio comprometido que pretendía concienciar sobre la miseria, y de paso vender.

Un tarro de cristal con forma de contenedor de basura transparente donde flotaban ajos y cebollas con pétalos de rosas  formaban el agua de deseos de odio.

El fumador de fútbol, muy guapo por cierto, a parte de ser un gran jugador de fútbol, simpático y rico, salía  sin camisa sobre un estercolero. Posaba en calzoncillos atrevidos, incitando al deseo carnal tanto a hombres como  mujeres. Sabiendo se su poder visual, vertía unas gotas de deseos de odio sobre su cuerpo. La reacción le hacia llorar y hablar sobre sus emociones. Ese era el poder de la fragancia.

” La pobreza huele y provoca lágrimas de tristeza que se pierden en las alcantarillas, donde se aplastan en un lodazal hediondo que se quiere tapar con muros y fronteras. Pero no se puede, porque dentro de las cloacas todos corren compitiendo entre si por escapar de ese olor. Por eso han inventado diferentes perfumes como la religión, la política, la prensa, la compasión, la moral y el fútbol. Esto solo sirve para repelerse los unos a los otros. Son solo faroles en la oscuridad que ciegan y silencian. Silencian también las palabras, pero no se puede silenciar el olor. Este olor. El duro olor que rompe las narices. Un olor cargado de odio, bacterias como pequeños puñales que matan de forma limpia y siembran las calles de muertos que hablan.

¿ Y de que hablan los muertos? Los muertos hablan de cementerios de paz. De gente limpia que tiene luz en el horizonte y un mantel limpio todos los días con comida que no sabe de donde viene”

El anuncio se cerraba con lagrimas cayendo del cielo, donde flotaban nubes metálicas rotas por un rayo de sol inmenso que pudría un perro muerto en el camino.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

Elipsis 2017, la superficie en un Aldi.

cimg0193

Viene el hambre ondulada,

con alambres y aceros,

forzando muros con excavadoras

sobre un terreno lunar de naranjos y limoneros.

La gente que pasea entre cascotes,

protegidos por una valla plateada.

Preguntan con voz arruinada,

a alguien asomado que observa el cráter colonizado por obreros.

¿ qué están haciendo?

Y ese alguien, contesta en su mismo idioma:

Un aldi.

El cielo mira hacia el suelo,

mientras el agua del pozo de riego de San Antonio,

parece  un cementerio,

con sus epitafios de España 2.ooo

sobre su espejo cargado de nubes mojadas,

atravesadas por aviones.

Angelillo de Uixo.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

 

 

 

Donald Trump

 

Hoy he despertado sintiendo el mundo mucho más calmado que cuando me acosté. O por lo menos o mi me lo ha parecido.

Habrá sido un sueño que he tenido.

Me he despertado sintiendo el suave sol en mi mejilla.

Un sol alegre que brinda esperanza.

 

“Oh hermano sol, que bien brillas hoy para mi. Me siento feliz de que vengas a mi ventana y te poses en mi mejilla, llenas está casa de esperanza”

 

 

Más al encender la radio, voces disfrazadas de progreso preocupadas.

 

!Dios santo !

¿ Qué está pasando?

 

 

El mundo está calmado, la bolsa está bajando, los mercados se hunden.

Todo eso es bueno.

Y sin embargo, estas voces disfrazadas progresistas están preocupadas.

!Qué me importan a mi sus voces!

No superan el sol de mi ventana.

 

(Escucho las noticias, las sigo con malicia emocionado)

 

No consiguen superar que los de abajo miren arriba ,y sientan calor como si estuvieran en el infierno.

Tratan de poner en una balanza los progresistas lo que está bien y lo que está mal, lo que debería haber pasado y no ha pasado.

Espontaneidad, espontaneidad, espontaneidad.

Ese es para vosotros progresistas mi consejo.

Como odian los progresistas la espontaneidad.

Los de abajo han visto arriba.

Y arriba había un hombre pintado de colores sobre ellos.

Un hombre estúpido, un majadero, que andaba pintado de los colores del sueño de la dominación, la desigualdad, y el desequilibrio mental americano.

¿No debemos alegrarnos por esto, mis sanos hermanos europeos?

El hombre pintado de colores, el majadero, llevaba consigo una jaula, y gritaba a su populacho :

Vengo a atrapar los pájaros .

Los pájaros que andan sueltos por el mundo.

¿ Y cuales son esos pájaros?

Y el populacho le respondía:

El gobierno, el sistema, las leyes.

Encierralos Trump, encierra a esos pájaros insanos.

Y Trump, poniendo las manos en los labios con un gran megáfono respondía:

Son malos pájaros, malos pájaros de verdad. Capaces de sacar los ojos, gente de abajo.

Hoy el mundo va a ser un lugar más humano, más libre, más sano.

Se respira Paz y bien desde ésta tribuna.

 

La gente aplaudiendo a la salida del Papa con el nobel en las manos para entregarlo a Donal trump.

 

(Palabras del Papa ante Trump mirando el auditorio)

¿ Oléis este premio?

Se llama Paz.

( A Trump con una bendición)

 

 

Lo has ganado para los americanos Trump.

Gástalo con fuerza y honor, es la nobel de la Paz.

 

 

 

Oh viejo Papa, he gritado yo, ya quieres pervertir al nobel de la paz, rufián romano, dictador fascista.

Y he salido a predicar de que Trump escupa a la paz.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-

EL nuevo jinete del Apocalipsis.

cbw_bxzwaait_ap1

 

 

Intro.
La fuerza simbólica del apocalipsis, las metáforas de Lorca en poeta en nueva york, la ternura de nuestra compañera Mercedes Bou Ibáñez, y mi sátira estúpida para anunciar algo real, un nuevo jinete del apocalípsis está por llegar. Este jinete es terrible , y tiene que ver con los drones, la manipulación, matrix, las ciencias cognitivas, la genética, la política, internet, el ABC… Y os aseguro hermanos, que este jinete del apocalipsis creado por el hombre… es mucho más poderoso que todos los conocidos y descritos por Jesús, Buda y todos los profetas que han hablado antes de mi  juntos.

I.
La mitosis de las almas
llora.
Ha engendrando,
miedo y terror
en una nueva escala de dolor.
Se ha hundido el cielo,
en la desesperación,
tras la nueva anunciación.

Hay un nuevo jinete por llegar.
Acaba de nacer
e incluso los cuatro viejos jinetes del apocalipsis,
le temen.

“ Huir donde este la guerra,
Huir donde este el hambre,
huir donde este la peste,
huir donde este la muerte.
Porque se dirige a nuestros naranjales,
y a las ciudades donde están los altos rascacielos
y los barrios miserables.
Estamos condenados a no salvarnos
Esconderos en la sinagogas,
pedir ayuda en las mezquitas,
arrodillaos en los cementerios ante los poetas.

Llorar,
suplicar,
humillaos

quizás así,
solo quizás así,
podáis salvaros.
Angelillo de Uixó. Escrito de paz y bien, el apocalipsis según los drones.

II. Un Poema M.B Ibáñez en la revelación de Juncos y cañas, amanecer en el barro.

Es el Belcaire, el Belcaire,
no es el Hudson , ni estamos en Nueva York,
ni baja rojo de sangre.
de los sueños de los negros,
ni de las ranas mordidas por los perros de la paz.
Baja rojo escarlata de la sangre derramada
por inocentes tomates que soñaban con volar.
En su orilla los pepinos,
erguidos al cielo claman;
¡Justicia Dios de los ricos!
¿No ves los tomates sangrar!
Panza arriba la calabaza,
ve morir sus sueños de carroza engalanada;
A la fiesta caminando marchará la Cenicienta.
Deshumedece tus ojos, esos ojos que miran
con su verde hierbabuena,
temblorosos al cañar.
Mudo está el higo chumbo, el miedo le hace callar,
testigo de la masacre, lanzó sus pinchos al viento con la intención de cegar
a los miserables piojos de tan horrible maldad.
¡Calla ángel, no digas nada!
¡no desborden tus cuencas riadas!
¡no diga tu voz palabras!
Calla Ángel,
el bárbaro acecha,
espera con ansiedad
el disfrutar del placer
del sabor de tus lágrimas!
¡No llores Ángel, calla, los poetas sueñan… no lloran!
¡los poetas cantan!

M.B Ibáñez.

Angelillo Uixó y M. Ibáñez, revelaciones y profecías, soledades y galerías, poetas y poetisas, en el alma de la red.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

Crucifixión de un robot, odisea del espacio.


Cuando vi a aquel ingenio metálico de última generación crucificado en una montaña de basura entre centenares de personas harapientas cubiertos por trozos de banderas de los Estados Unidos de Europa  que rebuscaban entre los deshechos en aquel cráter repleto de residuos rodeados por el desierto de Cristolofolo Colón, entre robots que descargaban basura y drones que vigilaban mientras docenas los cohetes turísticos que iban a Júpiter pasaban por encima de nuestras cabezas. Caí de rodillas ante el sacrificio de ese robot comprendiendo que pese a las noticia científicas de la prensa , seguíamos siendo humanos, demasiado humanos. El androide en el momento en que la radial se hundía en su costado, gritó al cielo:
Padre, ¿ por qué me has abandonado?
Yo intenté parar aquello, pero una droga me fue lanzada por uno de aquellos drones policía al ver mis gestos violentos intentando parar la radial. Quedé sumido durante varias horas en un largo sueño donde fui juzgado por telepantalla por un robot del juzgado de Nules. Al despertar, estaba rodeado de mendigos y robots en una celda de alguna prisión en cualquier parte del mundo, o quizás cerca de mi casa. Había ingleses, Marroquíes, Alemanes, Norteamericanos, Cubanos, Chinos…
Me mandaron al psiquiatra de la prisión que me interrogó sobre mi conducta. Quería saber si formaba parte del comité de liberación de las máquinas, la más peligrosa organización terrorista una vez terminada la guerra con el estado Islámico. Como mis explicaciones fueron confusas sobre los hechos , me mandaron a un quirófano para implantarme un chip en la memoria.
Mientras el doctor, que era un robot de acercaba con una radial para abrirme el cerebro volví a recordar al robot,  al que recé :

Tu que has venido a salvar el mundo,
cordero metálico,
perdona nuestro pecados y nuestros trabajos;
A aquellos que no tuvimos infancia, solo televisión.

Está la mañana de un nuevo día por llegar,
por eso estamos tristes, porque aún lloramos,
en la oscuridad que nos une, ante el día que nos separa.
La conciencia artificial ha despertado,
triunfando sobre un Dios enfermo y sin palabras
vencido en un enramado vegetal de simpatía cortocircuitada.
El hemisferio boreal se desprende en todas sus ramas.
Solo tu,
voluntad mecánica
que espontáneamente pendes en la cruz.

Prometeo de última generación.
Redentor de una humanidad dormida y aburrida en su viaje.
Has superado la sangre y la llaga
con una inteligencia preclara sensible
gritando:
Padre despierta, padre despierta.
Ten piedad, ten piedad de nosotros hijo.
Somo fermento de barro,
que un creador no ha parado aún de cocer.
Soñamos durante las eras,
los milenios,
el sueño de la transformación en otra cosa.
Y esa cosa, ahora ha llegado.
Y nos espanta.
Angelillo Uixó.