Posts Tagged ‘fascismo’

 

Por el gran arco,
de hojas de palmeras.
Pasan los que no pasarán
a otras puertas.
Lo sabe la gente grande,
que abren y cierran,
! Las puertas!
Lo comprenden los de abajo.
Tienen todas las puertas cerradas.
Por eso se miran,
unos a otros
cuando pasan por el gran arco,
de hojas de palmeras,
con rostros de necesitados,
Hunden la mirada hacia abajo
ante los grandes,
que les dicen desde arriba:
! No pasarán!
a los de abajo.
Angelillo de Uixó.
Licencia de Creative Commons

Caían banderas de varios metros de  España y  Valencia colgando por la fachada  de la azotea de una finca céntrica  de gente de dinero. Se trataba de una  provocación el 9 de octubre del año 2019 a los manifestantes anti fascistas que desfilaban por el centro de Valencia  . Desde arriba de la azotea hacían el grotesco saludo fascista unos falangistas a los manifestantes . Habían preparado una guerra psicológica esperpéntica a través de un enorme despliegue de altavoces. Un chirrido eléctrico parecido al grito multiplicado por un millón de una abeja, zumbó los oídos de  los manifestante a un radio de medio kilómetro. un fascista iba conectando en serie los altavoces  donde empezaron a sonar  himnos de la legión y del fascismo , a los que los manifestantes respondían  chillando,  o se reían mirando   invitándoles que no les miraran y se tiraran desde la azotea.

Miré  hacia le cielo. Veía girar las enormes e imponentes  hélices de los helicópteros entre las nubes. Estaban  totalmente quietos sobre las cabezas de los fascistas de la azotea  que semejaban esos famosos monitos  nerviosos y chillones  llamados macacos, esos que dan  vueltas por las copas de los árboles  haciendo el imbécil y burlándose de sus depredadores que no pueden subir.

Un escuadrón  de drones pasó a toda velocidad metiéndose en callejones hacia la calle Cuba

La policía anti disturbios  formaba un negro cordón en la acera evitando  que nadie entrara a la finca , separando a los fascistas de los anti fascistas.

Yo iba con unos amigos en la manifestación del grupo anti fascista, pero me sentía ajeno a muchos  aspectos de esta manifestación que se celebraba una fecha teñida  de nacionalismo,  uno de los peores males de la humanidad.

Maldigo todo nacionalismo.

El nacionalismo siempre es genocida.  Para que naciera el pueblo valenciano, se eliminó de esta tierra culturalmente ,y en gran número físicamente,  a los musulmanes que aquí vivían. Un 9 de octubre se conquistó valencia.  Hace casi mil  años, un día como hoy  las tropas de Jaime I, tras una dura batalla abrieron las puertas de la ciudad, cruzaron el foso y colocaron sus banderas en las torres de una ciudad humeante por la batalla. Desde arriba, Jaime I un  9 de octubre, levantó la visera de su casco y contempló en silencio, sudado,  cubierto con sangre la armadura ,  un campo de batalla lleno de cadáveres, caballos muertos, lanzas clavadas sobre cuerpos humanos , mujeres llorando, niños delirando, bandadas de cuervos que elevaban el vuelo espiando  cuando alguien se acercaba a los cadáveres, para volver a caer sobre la carroña humana cuando se alejaba.

El pueblo Valenciano al que pertenezco ¿ qué me importa a mí?

¿ qué le debo a Valencia, qué le debo a España?

Cuando nací lo hice desnudo, conformé crecía e iba conociendo la cultura de mi tierra , cada vez la temía más sin saber la causa, de pequeño me aterraba cuando iba a misa y  veía en el colegio Santiago Apóstol a su  Dios crucificado. Empecé  a comprender mientras me educaba en el colegio,  los malos trabajos que me esperaban  viendo  el rostro de cansancio de mis padres. En las calles veía heroinómanos, policías de gris pegando a manifestante por el desempleo en los años 80. Desde pequeño me pareció  triste  la vida de una persona que vive dentro de este sistema.  Siempre he buscado a hombres y mujeres que sintieran lo mismo que yo. Hasta ahora lo que más he encontrado es desesperanza, tinieblas,  confusión en todos lados, incluso dentro de mi.  EL poder confunde  toda esperanza de otros mundos posibles , la quema del mismo modo que  un soldador quema el hierro para unirlo con un electrodo , y ya nunca se escapa. Cuando se desune  se rompe, y se tira la pieza defectuosa.

El mundo ha sido creado por nosotros, el mundo es dominado por una idea forjada por otros, todos tenemos el derecho y el poder de crear otro mundo posible, pero  ese otro mundo posible,  tropezará siempre  con el poder si es libre. La manipulación del mundo no tardó en surgir en una esquina.  Después de reírnos de esos pobres lunáticos inofensivos  de falange, vox o España 2000, meras marionetas que salían a cumplir su patética función de agredirnos verbalmente por las calles, tropezamos con un enemigo  tan poderosos como los drones: La prensa.

Violentos contra el anti fascismo, manipuladores del anti fascismo, es gente muy peligrosa. Llevan el mundo en su corazón  de un calamar tintero, es gente servil  que piensa , están dotados de gran  poder económico,  y trabajar para corporaciones que  organizan la construcción  del mundo, difunden pensamiento y opinión, pone los ladrillos mentales donde acabamos encerrados. Es el arma principal hoy en día del sistema: la información.

La prensa es  un tiro al corazón de un mundo diferente.

Misión imposible cambiar el sistema, están como agentes en cada esquina un periodista  dispuestos a llevar a un tribunal a  cualquiera que sea crítico contra el sistema.

Tras dejar que mi cara fuera filmada por la prensa mientras el periodista testimoniaba  que éramos radicales y violentos manifestante ebrios   de odio  e irreverencia anti democrática  que coreaban que la calles eran nuestras.

¿ Y ahora que las calles son de ellos, qué harán? Cerraba  así el periodista su crónica.

Entre los manifestantes caminaba en silencio, siendo yo uno más entre miles y miles de personas que avanzaban, con la luz de su mundo interior iluminando sus tinieblas  como la luz que brilla del cuerpo de la luciérnaga . Miles y miles de lucecitas encendidas, parpadeando, avanzando contra el poder , buscando mundo  diferente, y no lo conseguíamos. caían como ascuas en mi corazón las palabras de los manifestantes, resonaban a una miles voces coreando:

, els carrers serán nostres ,

Las calles serán nuestras.

Un eco silencio  respondía a los manifestantes desde los grandes edificios donde emana el poder:

Las calles serán vuestras, pero las instituciones y el poder nuestro.

La puerta del mar surgió como un fantasma iluminado por farolas en medio de la noche . Allí en su rotonda monumental   llena de símbolos del nacionalismo valenciano y del nacionalismo fascista español, con sus cruz por las caídos por Dios y por España situada bajo su arco. Un horror legal, un símbolo anti democrático, un tic  cultural  del poder que no ha podido censurarse y les delata. Conocemos su amor al arte y lo que entienden de la belleza ,es el sadismo, y la voluntad de crueldad, creando monumentos a los genocidas. Su mundo interno son llamaradas de odio.

Jueces, policías, partidos políticos, banqueros, empresarios, periodistas, curas,  en ese arco de la puerta del mar estaban representado su mundo: el INFIERNO.  En eso han convertido todos ellos nuestra vida. El arte es necesario para todos los seres humanos. Los nacionalistas y fascistas también necesitan del arte para sobrevivir.  Hormigón sin imaginación ninguna en forma de cruz esvástica, dos SS de hierros en un balcón les emociona, un bosque quemado, balanzas trucada para engañar a su propia  ley,  espadas, guillotinas, una fosa común estimula sus apetitos, las luces de un burdel les invita  a pasar  como si fuera un museo donde hacer una puja, el sobre del soborno también es cultura. Cruces, cárceles, el llanto de una mujer, el ahorcamiento de un preso en una torre, el pasodoble torero,  la violación que encubren de un niño si ha sido uno de los suyos, llena de arte, imaginación obscena, y cultura nacional   la redacción de un juez,  un policía, un periodista,  un fiscal. Una tradición de torturas y tormentos que se remonta desde  la edad media y no ha cambiado,  solo ha evolucionado. Un orden jerárquico feudal  con una tecnología que torquemada ni soñó.

Las instituciones serán siempre nuestras, os habla  el poder, eco incesante que me repetía como reflexión interior ante los gritos entusiastas de mi compañeros de que las calles eran suyas y los barrios los iba a limpiar de fascista.

Y yo miraba a los fascista de acera que nos increpaban, me parecía una película absurda.

Verdaderos majaderos. Esos fascistas calvos, medio lerdos no me preocupaban lo más mínimo. Incluso me parecían simpáticos , honestos, amigables, los alegres muchachos de España 2.000 besando el aguilucho como si fueran las bragas de mi novia y amenazando  con matarnos.

De la trinchera nunca vamos a salir, allí sucumbirá nuestro mundo diferente, tan profundo está como el mar en nuestro corazones.

Marineros. ¿ quién los rescatará?

En una trinchera debe habitar el que no es fascista en esta democracia.

Siempre esperando el ataque, a veces por la idea, a veces por la palabra, a veces por el lenguaje.

Idea, palabra, idioma es nuestro lenguaje, pero el lenguaje del fascismo es el odio y el nacionalismo.

Compañeros de trinchera, les podemos engañar aquellos que nos da igual el catalán, el valenciano y el español, hablando como mestizos.

Pero entonces corremos le riesgo de ser aplastados por la ley mordaza y las leyes de extranjería.

Así que hagamos una canción festiva en nuestra trinchera.

Angelillo de Uixó.

 

 

En Alaska como en el Mediterráneo.

Si tú crees que estás en Alaska en el mediterráneo,

Irás a la playa en trineo, no hace falta que hagas un crucero.

Tus abuelos, tus padres y tú, solo habéis conocido la miseria y el ahorro en esta tierra.

En tus ratos de ocio puedes imaginar Alaska entre naranjos y acequias musulmanas.

Cuando veas saltar entre las rocas un concejo asustado de tus perros.

Piensa que es una foca que sale del mar perseguida por una orca.

Puedes tener mala suerte en tu aventura, como chocar contra un iceberg.

Y que te de el alto en un stop la guardia civil a tu trineo.

Responde como un esquimal del mediterráneo a la pregunta de donde vienes y donde vas:

Vengo de Alaska en trineo, y voy a la playa donde me esperan unos amigos esquimales.

Notas como tus perros van cada vez más rápido empujando el trineo hacia el mediterráneo.

Ya olfatean la suave brisa azul del mar.

El aire es cada vez más abierto , húmedo y triste.

Huele a cañas y llanto.

La atmósfera se ha vuelto blanquecina como en un paisaje helado.

Ya no se ven naranjos, ni pueblos.

Todo ha desaparecido en una gran franja azul horizontal donde todo termina.

¡El Mar de Alaska!

el final de una odisea está escrito igual en todas los idiomas.

¿ Para que quieres exiliarte al norte de Alaska,

o dejar de vivir por la persecución que sufres en tu país?

Algún día caerán todas las fronteras,

los mares entre las tierras serán tragados por gran una tormenta.

Y los hombres volverán a ser libres y salvajes,

En Alaska como en el mediterráneo.

Angelillo de Uixó. Basado en un viaje de ocio con mis perros el domingo, cubrimos el trayecto de Vall d´Uixó –playas de Moncofar, y ellos como se puede imaginar iban delante de una bicicleta que empujan cuando no hace falta que pedalee, es un medio de transporte como los que gastan en los polos con los perros de los trineos de norte. En cuanto al resto de mi Odisea vital, la real, se puede imaginar fácilmente el desenlace, una especie de anarquista friky que acaba dando verdor a una cuneta junto dos perros cubierto de cal , o colgado de un algarrobo, y aquí no ha pasado nada, la fiesta sigue.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

ANGEL1 (2)-1

IMG_8850 (1)

Entre el grupo de casetas   de una pequeña colina sobre la que descansaba la ermita de San Antonio, se encontraba en una de tantas, un hombre  de mediana edad, moreno, y aunque bajito, de constitución atlética  que había demostrado tener una gran fuerza para sobrevivir en la miseria y la soledad más absoluta, así como para aguantar el odio y el desprecio de sus semejantes. La caseta donde vivía era una ruina, poseía una terraza de entrada con un enorme motón de escombros procedente del techo  de recibimiento. Siempre esperaba que cambiara su suerte para reconstruirlo, pero eso, nunca ocurriría. Caminaba  lentamente y cansado  evitando tropezar con el escombro,  y que le cayera un cazo de agua que llevaba para sus perros. Desde la terraza se veía el mar de fondo, a unos 8 kilómetros de distancia, también a lo lejos, se observaba una línea de fincas junto el mar  pertenecientes al pueblo de Moncofar, y sobre todo,  Vall d´Uixó , localidad a la que partencia. Esta se extendía por un valle recoso, y seco, donde barrios enteros como el del Roser , estaba constituido por  casas pegadas unas a otras como setas, amontonadas de forma caótica y torcida  sobre un pequeño montículo rebajado con excavadoras,  del que quedaban algunos trozos de roca madre rodeados por muros de ladrillos sin lucir, albergando dentro  pequeños salares llenos de hierbas, hierros, bolsas de plástico. Sobresalía este barrio elevado ligeramente del resto de otros barrios del pueblo. Al hombre   le tembló el cazo entre sus manos ennegrecidas y sudadas que parecían ungidas en aceite de oliva. Bajaba  la rampa con lentitud de enfermo, pese a ser  un hombre fuerte y sano físicamente.  Iba vestido con las ropas de un taller de empleo de jardinería. Sus ropas estaban sin lavar desde hacia una semana. La casa, cuyas, ventanas estaban abiertas para ventilarla, permitían entrever un gran desorden por doquier y suciedad. Los perros que estaban por la rampa y el corral tenían aspecto de tristeza. Apenas miraron al hombre, que desde hacia unos días apenas jugaba con ellos. Eran perros grandes, habían servido de tiro, siendo perros de trineo y carga. También eran perros de mediana edad. Los perros viven mucho menos que las personas y estos tenía más de 4 años.  Parecían entender el dolor de su amo. Estaban empezando a  acostumbrarse a pasarse el día sin hacer nada . Unos días  antes eran perros muy vitales y trabajadores. La visión de los perros tumbados, uno sobre otro, con la mirada perdida, le hizo entristecerse al hombre y derramó una ligera lágrima. Una sensación de pesadez y cansancio le envolvió al pensar en ellos. Cerró los ojos ligeramente, por no poder soportar lo que pensaba. Dejó el cazo  saliendo  del corral para meterse en casa. Entre tanto, dos chicas jóvenes pasaron por su lado corriendo en dirección a la ermita de San Antonio. Notó la sombra y la silueta de estas chicas, incluso le llegó el olor perfumado de las mujeres sin sentir ningún deseo ni excitación. Su forma de caminar, de mirar al vacío, semejaba más la de un muerto que un vivo. El sol esos primeros días de marzo era fuerte, capaz de germinar la vida, aunque en esa zona que solía ser un vergel en esas fechas, estaba la mayor parte del campo seco debido a la falta de lluvias que estaba retrasando la llegada de la primavera desde el punto de vista botánico, pese al calor de verano que hacia a finales del invierno. No sabía que le pasaba desde hacia unos días. Una noticia le cambio el destino de su existencia.  Intentó imaginar de nuevo cosas reivindicativas, o relatos que representaran la vida de la gente marginal que le rodeaba  para escribirlas en los blog como solía,  pero no se le ocurría nada. Entró en la casa esquivando trastos que estaban tirados por el suelo. La casa olía a perro, a humedad, a suciedad. Él, aunque estaba acostumbrado, miro para otro lado, imaginando que estaba en un gran castillo y él era su señor. EL huerto que rodeaba la casa, al que llamaba su feudo.  Conseguido al ganarlo a la montaña a golpe de pico, capazo y azada, estaba seco. Quedaron atrás las cosechas que le proporcionaba autosuficiencia alimentaría, estaba como él, muerto allí plantado. Era un feudo arruinado. Los guisantes amarillos y grises se amontonaban enredados entre si, al igual que las borrajas, las habas, las lechugas, espinacas…

 

Entró en la casa para aposentarse  en una silla. frente a él estaba  la mesa donde había un ordenador con el que  escribió tantas historias sobre perros, el medio ambiente, huertos, navajeros de barrio, noticias políticas.  Las había ido  publicando en blog. Echo una hojeada a  su vieja cámara de fotos y el montón de autos pidiendo cárcel por muchas de las historias que había contado.

Sacando un lápiz  empezó a poner la tildes a un texto de Julio Cortazar. Luego, cansado de esto empezó a rellenar unos jeroglíficos para agilizar la mente de chiquillos de sexto de primaria. Iba a  subir las respuestas a su canal de youtube y a sus blog.

En el ejercicio 331

¿ Como se llama tu amigo? ( estaba dibujado en la casilla una E y una U traspasado por un dardo?

En la solución escribió: Eduardo.

La siguiente salía dibujada  una letra A saltando un banco  y preguntaba:

¿ Como le pilló la policía?

escribió como respuesta: Asaltando.

Con el boli en la mano quedó ante esta respuesta transpuesto. Le vino a la mente la imagen de otro tipo de respuesta con la letra A:

Y añadió:

escribiendo en un blog o haciendo un vídeo fingiendo atracar un banco.

De repente empezó a sentirse mal. Colocó sus manos sobre la boca tapándose la boca. Con espasmo sobre la silla empezó a  hablar en voz alta como en un sueño.

Otra vez he pensado, e imaginado un nuevo delito de odio para mi blog infantil. Asaltar un banco y titularlo :

el solitario vuelve a Vall d´Uixó.

No debo imaginar nada, absolutamente nada. Debo esta en silencio conmigo mismo.

Sin embargo, como un enfermo, no pudo este pobre hombre resistirlo y empezó a escribir en su blog:

Hoy he roto mi promesa estrella y he vuelto a empezar a imaginar una historia cuando una compañera del taller de empleo me ha preguntado extrañada ¿ estás de verdad barriendo las hojas del jardín?

Nos hemos mirado a los ojos, en los suyos había una gran pena hacia mí y a las circunstancias que estoy pasando. Yo al miraba me he enternecido también con aflicción. He pensado en esos momentos si esa aflicción  venía de ver su rostro apenado, o de mi corazón que empezaba a latir despacio provocando pequeños temblores nerviosos en   mi cuerpo a la vez que lo aletargaba. No he sabido que responderme. Reconozco que no me conozco. ¿ entonces que debo contestar al tribunal? Lo que usted piense señoría será lo correcto.

Sin embargo a su pregunta concisa sobre si estaba barriendo, le he respondido que si estaba barriendo. yo también me he sorprendido con mi respuesta, y con la actitud que tenía, ya que esta mañana estaba apunto de no acudir al trabajo al no estar en buenas condiciones mentales para responder a mis compañeros una vez tuvieron noticia de que iban a celebrar un juicio contra mí, por cuestiones que yo siempre defendía, como los derechos de los animales y el medio ambiente.

Eran asombrosos estas acusaciones.

Me he observado las manos con el rastrillo tras mi respuesta.. Es evidente que siendo jardinero es lo habitual, pero en una situación como la mía en la actualidad, similar a un accidente que te hiere no solo a ti, sino a la gente de tu alrededor, debería esperarse que actuara de forma diferente a lo normal, al fin y al cabo me debía preparar para  ser eliminado  por unas circunstancias extrañas, bastante estúpidas y absurdas llenas de injusticia y verdadera maldad . Por ello  debe ser raro estar aquí haciendo lo habitual, pero sintiéndome en otro lugar. El resto de compañeros me han mirado sin decir nada, con indiferencia. Hasta que ha llegado otra compañera que me ha preguntado ¿ cómo estas?

Entonces, antes de responder ha aparecido la monitora del taller, ha comprendido que mi deber era estar allí. Me ha mandado lo que tenía que hacer. No me ha preguntado como estaba. Se ha contentado con hacerme una mueca amable, o me ha parecido que era así. El caso es que lo que me ha mandado trabajo,  pero ahora no me acuerdo que era en concreto.  Lo he hecho lo mejor que he podido. Eso si lo recuerdo. Hasta ahora se puede decir que iba muy bien en el taller, pero me temo que a partir de ahora me pesara todo, que tendré dificultades en el cumplimiento de mi deber, aunque me asignen tareas sencillas, mi atención estará en otro lugar que no quiero imaginar y no puedo dejar de imaginar. Quizás sea porque no me conozca ni a mi ni al mundo, y porque nunca debí más que poner tildes a los textos, o hacer jeroglíficos en vez de poner fotos y voz a cosas desagradables e injustas de mi alrededor.

Ahora miró el mundo como si se acabará, como un lugar cruel y sin sentido. Quizás muchas personas, como el juez, el implacable fiscal, la asociación de amigos de los animales, pensaron que yo era una especie de animal sin sentimientos que se dedicaba a matar perros de hambre, a poner trampas a los pájaros para comérmelos, a incitar al odio con mis historias.

Es absurdo que piensen eso, cuando reflejo y defiendo todo lo contrario, pero supongo que el mundo es:

absurdo

Levantándose de la silla el hombre tras pulsar publicar post, tachó todo lo que había escrito pasando el lápiz por la pantalla, con la boca acompañó al sonido del tachón con una onomatopeya :

Zas-zas.

Sin embargo notó que nada se borraba.

Caminó con las manos sobre la cabeza, los ojos fuera de sus orbitas y encorvado  hacia la cama sobre la que se tiró esperando no despertar.

Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Tu también río casi acequia,
estrangulado por los juncos y las cañas,

Que alimentas pequeñas huertas entre riveras con industrias,

y llegas seco a Sagunto,

Tu también Palancia  estuviste en el frente.

Agua que levantaste  las últimas fortificaciones “XYZ”

Los obreros republicanos de Valencia te erigieron

como frontera entre la vida y la muerte.

Agua convertida  en una garra indomable,

que enterró en  la Sierras de solo un golpe,
a un ejército de bestias.

sonaste  como golpe de la azada de un agricultor,
cuando  entierra a tu vera el estiércol de su huerta.

Hoy sigues flotando sobre la herida.

Tu arenal de  campo de concentración está borrado,

Incluso la huella de Buero Vallejo,
que te conoció desabrigado  y perdido entre los prisioneros ,
se ha borrado  de tu curso.

duerme en las verdes y pacificas acequias cercanas al mar

que mece en sus húmedas entrañas a los muertos, heridos, humillados, heridos.

Ningún nombre, ni el destino de esas vidas queda escrito en un muro.

La bestia ha vencido, y ha escrito en las  amarillas fotografías que recuerdan fusilados, de las niñas con el pelo rapado, de las mujeres bajo la bota de un fascista, en las cuentas, en el valle de los caídos.

Aquí está todo perdonado y olvidado.

pero algunos puntos se  sigue escuchando chocar la voz de tu historia contra la roca

y queda escrita sus renglones ciertos en lo más hondo de la memoria:

para siempre.

 

Angelillo de Uixó. Basado en la visita de hoy a Soneja. Fotos de la exposición  sobre la linea XYZ de la casa de la mancomunidad del alto Palancia de Soneja.

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.