Posts Tagged ‘refugiados’

 

No hace mucho tiempo ocurrió la siguiente historia en un tejado de  mi pueblo. Un desempleado de izquierdas de Vall d´ Uixó desesperado, el cual sufría persecución y exclusión social se subió al tejado de su casa por las escaleras. Paseo por la terraza notando como se hundía el piso a sus pies. Miró el pueblo, escuchó las sirenas de la policía que iban a casa de alguien  al que buscaban.   Notó que llevaba en un bolsillo de su gabardina papel y boli. Levantó la cabeza hacia el suelo y hacia el cielo, sacó papel y el bolí y escribió estas palabras que volaron haciendo una pirueta por el aire entre las golondrinas cuando plegó el papel dándole la forma de un avioncito de papel:

“En otro lugar  seré rico.”

Y se lanzó por el tejado mirando el mar con los brazos abiertos sintiendo el cálido poniente en su rostro.

Entre tanto, en un lugar del mar que nadie quiere recordar, un pequeño pesquero de Santa Pola, nuestra señora de Loreto llevaban a bordo refugiados rescatados de un naufragio. Los refugiados imploraban desesperados a la tripulación que salvaran sus miserables vidas. Los trabajadores del pesquero aún eran de esa clase de trabajadores,  y sobre todo,  personas decentes. La tripulación se comunicaba todos los días por la radio. Sus compatriotas obreros podían escucharlos en los medios de comunicación comentando su situación. Estando sin víveres y a la deriva, teniendo los puertos cerrados para ellos   en la Italia fascista, y también en la no menos racista Malta. No les dejaban desembarcar violando gravemente y con absoluta impunidad  las leyes internaciones y humanitarias. En Libia les esperaban para matarlos, y el gobierno de España callaba dejándolos a la deriva.

El gobierno progresista Español escuchaba a los hambrientos, a los necesitados, a los desempleados y a los trabajadores de España, asustados  en el bar y empapados en cerveza. Gritaban contra la entrada de refugiados  que veían por la televisión huir de países en llamas. En vano era decir que esas palabras con las  que sentenciaba el pueblo a muerte a los refugiados de ese pesquero y a otros refugiados  daban asco, y anunciaba que el   populacho sería  el  siguiente en caer. Ya olían a muertos en el bar, empapados en cerveza cobrando una miserable paga del estado, o explotados en cualquier lugar del reino, todo  un cheque en blanco para gritar contra los obreros de otros países.

Angelillo de Uixó.

 
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

No me preguntes por qué no temía a lo que llegará del otro lado del río, sabiendo  que  a mi espalda estaba la guerra. Una guerra que no  veía, que no  se escuchaba todavía en Vall d´Uixó, y cuyas alambradas estaban a menos de una hora de avión del río Belcaire. Pero  en cualquier esquina de vall d´uixó, parecía que esa guerra estuviera presente. Y que los heridos, los refugiados, llegarían desesperados como un ejército invasor  y acabarían con todos los recursos de nuestros tenderos:

Algodón, pan, harina, arroz, patatas, compresas, pañuelos….

No me preguntes por qué, no me importaba lo más mínimo que los refugiados que llegaran, los heridos de la guerra, del hambre, de la persecución política…acabaran con todos los recursos de los tenderos de vall d´uixó.

Allí estaba el río, como una serpiente de cascabel, golpeando con su cola cada piedra.

A su espalda húmeda: la guerra.

En sus pies cansados la esperanza y fortaleza que les impulsaba a seguir adelante, incluso chafando esa serpiente fría y cortante, capaz de arrastrarlos hacia abajo haciéndoles desaparecer.

Se han puesto en movimiento por todos los lugares del mundo, ancianos, mujeres, sus hijos recién nacidos, y otros que nacen y mueren en el camino, entre las olas, bajo las ruedas de los camiones,  las alambradas, en tiendas de campaña…

Forman centenares de columnas de hierro que nadie quiere, ni la guerra.

Por donde pasan, dicen que llegan.

Atraviesan entre gente que tiene raíces, y los esparcen como simiente a otra parte.

cuando los expulsan, las columnas se ponen en camino de forma pacifica, entre pasillos de gente que les escupe, les insulta. policías histéricos y cobardes  los apalean salvajemente para repelerlos como si fueran fieras en vez de seres humanos.

Conforme dejan atrás los bombardeos, la persecución político  religiosa, es peor.

Es peor es cuando más seguros se encuentran, cuando han llegado a Europa.

La Europa culta y tolerante, la Europa del hombre,la Europa de los derechos humanos.

Entonces la desesperación, las vejaciones, el cansancio se hacen inhumanos de insoportable, porque es sencillamente: incomprensible.

Las esperanza se convierten en sal.

En la sal de los desiertos, en la sal del mar, en la sal de los ríos, en la sal de los montes. Sal que se incrusta en la carne y la congela como el hielo que conserva la muerte fresca, tan fresca como la vida.

Miles y miles de columnas de hierro se han puesto en movimiento.

Están en camino huyendo de las guerras locales, del hambre, de las persecuciones políticas.

No me preguntes por qué.

¿ Por qué quiere la gente de aquí  que vuelvan atrás, o quitarles las vidas´?

Seguramente sea porque es lo único que traen.

La verdad, miro el río, y como se aleja entre las orillas, y no lo sé.

No soy capaz con dar una explicación.

Quizás, yo sea el siguiente en irme cuando estos tenderos digan que hay demasiado pobres en vall d´uixó. Y que acabaremos con todo, o revelándonos contra ellos.

Entonces no me cabe duda, de que la policía nos empujará al  río, a las alambradas ,o a la fosa común.

No me cabe duda.

Es lo único que  sé.

angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

El saludo que vomita.

Posted: November 20, 2016 in Vall d'uixó
Tags: , ,

1030650_1

Amigos huéspedes

Que  llegáis al mundo libre.

Esperad un saludo que vomita

En el paraíso.

Dejad que la paloma blanca

Os salude con el ala derecha alzada.

No cejéis por ello,

de levantar el hombro,

ante las alambradas.

Ni de saltar,

la reja a la madrugada.

No desesperéis,

hombres  que llegáis a un mundo libre que vomita.

si a la primera palabra recibida,

se os humilla frente a un muro.

Que salte, que salte,

Vuestro espíritu libre,

sobre el martillo y la alambrada,

Que vote, que vote,

Vuestro espíritu vivo

sobre el monte cosido.

Mirad como se ahoga el hombre libre

Por dormir tras una valla

Que  protege su pequeño salón

Y sus insignificantes tesoros

Tan pequeños, tan insignificantes

Que una simple paloma

Se los puede llevar con el pico

Tras sacarlos de su corazón quieto.

Angelillo de Uixó. Basado en la pintada de vall d´uixo insultando a los refugiados.

Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons

 

Se hizo el cielo de todas las naciones de aros, y estos empezaron a chocar entre sí, para llevarse los metales cada cual a su frontera, llegaron los atletas.

Brasil 2016.

Estadio olímpico de tenis, sale a la arena:

el bueno.

Se trata de un atleta Español llamado Navidad , producto activo del estado Español. Navidad posee el  color  de la piel  del aceite de oliva. Su presencia enciende siempre las gradas femeninas con el  calor de su cuerpo de frontera latina musulmana. Ha llegado a Brasil Navidad con una misión del gobierno de España: llevarse todo el oro que pueda a su Isla, mayorca.

Su rival es un Peruano llamado Machu Pito. Posee cara de hambre y pocos amigos. sostiene Machu Pito la raqueta como si fuera un colador para limpiar oro del Amazonas que extraen de los rios y minas  las empresas Chinas y Canadienses. El duelo, tras observarse ambos hombres largamente, comienza con un tremendo choque de la pelota lanzada por Navidad en  la cabeza de Machu Pito que ve los heraldos  negros  volar a su alrededor.

Se escucha un grito a 1.000 kilometros de distancia, en pleno corazón del Amazonas.

El malo:

Jhon Fangoso rueda por el suelo lamentando su suerte tras saltar un ribazo cargado con 60 litros agua para regar unas matas de café ecológico. Jhon Fangoso es un inmigrante mexicano californiano que se ha trasladado a Brasil  tras ser despedido de una empresa multinacional de agroalimentación inteligente norteamericana que se ha deslocalizado a tierras vírgenes de Asia. Asqueado y aterrorizado en el disparate olímpico en  que se han convertido los Estados Unidos, JhonFangoso  ha huido como forma de exilio a Brasil donde ha ocupado en un claro del bosque para plantar café ecológico que vende a los cientos de turistas que llegan a lo más profundo de la selva cada día tratando de encontrarse.

En dirección a Argentina,  corre por la selva un negro que quiere ir a Norteamérica.

El feo:

Icipo es un refugiado  que estuvo atrapado en IDomeni . Iba a ser enviado a turquía por la comunidad europea, pero gracias a un programa olímpico para tirarlos a Brasil, consiguió se expulsado de europa en el equipo olímpico de los refugiados como corredor. Después del desfile donde recibió una gran ovación de los representante de la comunidad europea; Icipo siguió corriendo por la selva intentado huir a Norteamérica.

Navidad, tras vencer a Machu Pito y sentirse pletórico, pero siempre deportivo en la oratoria, realiza la consiguiente y obligatoria rueda de prensa para agradecer a la burguesía nacional su interés por sus triunfos.

Soy un tenista Español, no un político. Pero lo que acabo de hacer es importante para toda España. Soy humilde y consciente de que debe servir mi victoria para unirnos, y que nos sintamos orgullosos de nuestra raza. Escuchad hermanos, el mundo es diferente en todas partes, y unas sociedades ganan,  y otras pierden. Os lo dice Navidad, el bueno.

Aplausos, felicitaciones, himno español de fondo sobre  el cielo anillado de Brasil y gritos de viva Navidad , y Navidad español español español.

En la selva, Jhon Fangoso se retuerce de dolor. Tiene los tendones de su pierna izquierda hechos añicos. Lo sabe. Sabe que va a perder la plantación. Eso le duele más que si le amputaran la pierna. Mira con desesperación las nubes arrastrándose entre la sombra de las altas copas de los arboles llenas de macacos que parecen reírse. Hace meses que no llueve, por ello se ve obligado Jhon Fangoso a regar como los agricultores pobres e indignados del levante español. Estos son famosos en valencia y castellón  por su lucha campesina tras las privatizaciones del agua.   llenan cubos de agua de fuentes publicas y de la toma de riego municipal para llenar bidones y regar con goteo. En el caso de Jhon Fangaso, en el concurrido corazón del amazonas, donde para no perder turistas no han puesto todavía fuentes, lo hace de una charca llena de ranas y esqueletos de caimanes y raspas de pirañas. Agotado,  y lo que es pero, deseperado, Jhon Fangoso se recuesta entre el tronco suave una enorme platanera marchita. Observa los pequeños monos juguetones que se acercan con curiosidad  a él mientras musita a los pobres animales bebiendo coca cola de la cantimplora.

La burguesía , mis pequeños monos, ha uniformado con su avance, no solo  las economías y sociedades globales, sino hasta el clima. En todas partes hace la misma temperatura, en Brasil, en Senegal,  en España. Y todo para expropiar las riquezas con mayor facilidad y ferocidad.

Icipo lleva el olor de la esclavitud, del castigo, del encierro en su cuerpo. En la selva aspira el olor a libertad de África.

Sin embargo desea llegar cuanto antes a los estados unidos. Naturalmente Icipo sabe que en los países más avanzados hay mayor explotación, mucho más que en los países donde hay esclavitud , como Senegal. Por eso abandono Senegal, porque se estaba implantando el sistema burgués que creaba un sistema mucho más desigual que el tradicional esclavista. El capitalismo a la Senegalesa era un desastre, eso pensaba corriendo el ingenuo de Icipo, cuando de repente,  la selva desaparece ante su mirada  asombrada. kilómetros y kilómetros de selva destruida para crear campos de soja transgénica. Aún huele el humo de los incendios que espantan las lluvias.  Después de haber pasado por Idomeni Icipo prefiere  el paisaje de un campo de concentración de la comunidad europea, que pese a las vallas, da mas alegría que el paisaje abierto e infinito  de Brasil.

Jhon Fangoso con esfuerzo consigue  ponerse en pie.  Confecciona unas muletas con unas cañas y vuelve hacia su barraca.

Allí escribe unas líneas de despedida que deja en la puerta. Sabe que seguramente algún turista canario, mañana llegará, y  le hará fotos y las publicara en facebook para demostrar que ha estado en el amazonas.

En la nota se lee:

Maldita sea la esperanza de los pobres y estar fuera del dominio de las grandes corporaciones. No hay escapatoria posible en ningún país. El turista que llegué a esta cabaña en medio del amazona, que se vuelva, que abandone la esperanza de vivir fuera del sistema; o su vida, será lamentable.

 

Firmado:

Jhon Fangoso. ciudadano de los estados unidos, a los que regresa.

 

Angelillo de Uixó.

Fotos del Espagueti Olímpico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Podrán vuestros huesos ,

parte del misterio del mar,

volver,

para poder escuchar de nuevo  cantar las ballenas.

 

La paz,

materia de vuestros cuerpos,

ancla que baja hundida,

a un profundo abismo de sangre,

que fluye en el mar.

Alcanzar de nuevo esta orilla

bañada de sol

que bebe sedienta,

y necesita justicia

donde reposan columnas

pilares caídos

de nuestra ciencia y  sueño,

que besa el mar.

El mar,

escuela entre las tierras

llamando a la vida

en su  incesante movimiento

de olas y gentes,

de vidas y muertes

que guarda secreto

en sus corrientes marinas,

de tres únicos dioses.

 

¿Entonces?

! qué tormenta que no mandan las nubes!

Ni rayo del cielo, ni viento del aire,

¿Os hizo  haceros devolver desde tierra?

 

Entonces

! En pie!

En esta orilla

Aquí os aguardamos

también huyendo de los mismos asesinos

para formar  con nuestro cuerpos,

rápidas rampas,

para el desembarco en la Unión.

Volver,

Volver.

Volver.

 

Angelillo de Uixó. Por el regreso de los refugiados expulsados a  Turquía o donde los tengan detenidos, y por la petición de cadena perpetua  no revisable a los artífices de toda ésta barbarie.

 
Volver de fuera de la Unión. by Angel Blasco gimenez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

! Dios  salve la Reina Míster Lawrence !

 

Erizados dedos de alambradas en las simples jaulas de la corona británica  donde se anda con las ancas, con pasos de palomas que siempre ven la espalda. La cara hacia los raíles metálicos donde desfilan los martillos para anidar en las cabezas huecas.

Es el reino de Idomeni Míster Lawrence, barro y fango, el aroma primigenio de las razas y la sangre, como diría su querido Conrad: el horror.

Al volverme para ver el rostro de donde procedía esa voz odiada, profunda, salvaje,  que sacudía mi conciencia,  pude ver tras la alambrada  a un grupo  de desventurados refugiados esperando meditabundos con los rostros hundidos en las rodillas apoyadas las espaldas en un viejo tronco de un enorme Ciprés . Al girarme  no vi nada, absolutamente nada.

La voz que me hablaba parecía no venir de ninguna parte. El cielo con su sonido  llamó mi atención, un  avión pasaba muy bajo dejando tras de si una estela blanca.

A los pocos segundos se elevó y despareció entre las nubes. Volvía a sentir el latir de los corazones arqueados y como los lomos que se rompían dentro de un anillo del que yo era parte.

Errante, sobre el templo de Apolo, como un centauro bebedor la sombra del intente alemán cruzaba con una botella de vino en las manos llevándola  a  sus labios.

! Qué ganas de volver a encarnar la bestia!- le grité, y debió oírme, pues empezó a caminar hacia mi deteniéndose para beber cada veinte pasos.

El dulce vino lo había vuelto melancólico como el centauro Polifemo, y su carne cremosa tenía necesidad de ser terrible. Su cabeza roía huesos, andaban sus ideas de aquí para allá como ratas entre cristales rotos. Tenía la sensación de que el intendente  me necesitaba como una especie de sacerdote, alguien  le perdonara el estar completamente  loco, y que fuera capaz de matarle una vez lo perdonara. Había pensado hacerlo varias veces, y creo que él lo sabía. El resto de funcionarios le adoraban, especialmente el español y el italiano   que creían que era un mesías el intente alemán.   Me hablaba temblando, con fiebre de borracho. Cuando llegó  donde yo estaba  noté que los  ojos le brillaban como un visionario. Se apoyo entre unos postes de la valla para no caer. Sudaba y hablaba con voz entrecortada, casi como dormido, brotaba todo lo que llevaba almacenado en su subconsciente.

Señor Lawrence,  frente la terrible indiferencia de nuestras sociedades,  la calentura de la llaga del terror viene a despertar lo mejor de nosotros, un cuerpo social jerárquico. EL orden medieval con lo último en tecnología   y una psiquis que haya superado la espiritualidad. Jerarquía sin alma, sin moral, un nuevo génesis

! Aquí en Idomeni !

( Señaló con su huesudo dedo índice  entusiasmado  los grises toldos, la gente cubierta de barro, donde solo los ojos recordaban que eran seres humanos, caminaban  pesadamente  y se peleaban los niños por un trozo de pan que comían en el fango)

Un nuevo comienzo en la civilización Europea entre el barro y la sangre, fortalecida a través del llanto y el quebranto del hueso que proporciona el orden.

Estas cerraduras que tenemos aquí abren las puertas del progreso, un progreso basado en el poder, en la monarquía secuestrada por la democracia.

La corona británica, o la Española, Míster Lawrence, esa obra perfecta de la adaptación del cuerpo social.

¿ Qué ha sido de Alemania desde que no hay un poder firme como el káiser Guillermo?

Yo se lo diré, nada. Solo depravación, generaciones perdidas de alemanes. Ni las más elementales reglas de respeto ni de tolerancia a sus antepasados.

Yo he viajado por España, y he visto las maravillas de su ley mordaza.

Solo en un país con monarquía  ese maravilloso fenómeno de la ley mordaza es capaz de ocurrir.

Las prisiones de España están llenas de gente por protestar contra el Rey. Hay miles de imputados por este motivo.

Y en Inglaterra Míster Lawrence ¿ qué ha pasado con el debilitamiento de la corona por una serie de escándalos que empezaron con la muerte de Lady Di  que requerían de mano dura, una ley mordaza, censura a la prensa  y no ocurrió ?

Que ha desparecido el orden en las calles una vez desapareció el orden y se educó a la gente sin prejuicios.

Basta ver que las generaciones de actuales ingleses son semejantes a la de bárbaros del norte sin un líder. Cualquier madre inglesa, alemana, danesa, sueca,  mandaría sin dudarlo a su hijo aquí… a Idomeni a que le enseñáramos respeto.

! Qué grandeza hay en este calvario!

! Cuanta honra merece este ganado que enviamos enseñado a Turquía!

 

Cualquiera de estas personas refugiadas, nunca lo olvide Míster Lawrence, vale más que cualquier   joven  europeo actual.

Poco apoco su voz se fue apagando, como si descendiera del trapecio.

Y yo me fui, pasando entre las alambras contemplado rostros completamente hundidos.

Sobre nuestras cabezas, sobre nuestro agujero donde miles  y miles de personas yacían afinadas, gimiendo, horrorizadas  volvió a pasar un avión muy bajo, como si todo fuera una broma, una terrible broma.

Angelillo de Uixó.

dedicado a la república en españa:

 

Hoy nuestro camino solo nos puede llevar a decir Dios salve al rey de España y a su régimen fascista, no hay futuro con la democracia, no hay futuro con la democracia. Dios salve al rey y su régimen fascista,

 

 
! Dios salve la Reina Míster Lawrence ! by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

El ritmo de la noche en Mauthausen Mr. Lawrence.

 

 

 

 

Notas al lector para la aclaración del texto: el siguiente relato trata de unir los dos tiempos, el tiempo del nazismo y de la guerra civil española con el momento presente de los refugiados, a través de la noticia de un homenaje de dos vecinos, uno de vall d´uixó y  otro de Almenara que como muchos republicanos  fueron deportados a Mauthausen. Aquí ,la revisión que hago sobre este homenaje,  es que Mauthausen no es un punto y aparte en la historia, como nos tratan de hacer creer, es decir, el fascismo tanto en Almenara y en vall d úixó pervive en la democracia , y las actuales fuerzas de progreso tienen tic fascistas y sionistas. La actual democracia permite como ningún otro sistema una tiranía desconocida en la humanidad contra la que hay que movilizarse. Hail.
http://www.levante-emv.com/castello/2016/04/13/almenara-vall-homenajean-vecinos-estuvieron/1403505.html?utm_medium=rss
Todos se fiaban de la paz en Europa y de que no volvería a ocurrir otro Mauthausen en territorio Europeo. Por eso a nadie le extrañó la llegada a la hora del crepúsculo, con el resplandor de las luces rojas y amarillas en el cielo, la aparición de un historiador Español llamado Ximo Navarro a nuestro templete griego iluminado en medio del ocaso como cualquier otro monumento turístico de Europa sobre la conciencia en el campo de refugiados de Idomeni.
Un hombre simpático, barbudo, alegre, entusiasta, ligero de equipaje, amigo hasta de sus enemigos, y servicial como es típico en el carácter de los españoles , habituado a sentirse profundo pesé a ser duro de mollera , buscaba con la naturalidad de quien está acostumbrado a abrirse camino tocando todas las puertas al intente alemán del centro. El intendente, que miraba en gran salón del templo de Apolo los expedientes de deportación que íbamos entregándole hizo un paréntesis en la pesada digestión de expedientes para dejarse convencer como por una mujer entre dicharacheros gestos del historiador de que pretendía hacer un agradable homenaje para gente mediocre que atrajera voluntades políticas de todo tipo, especialmente de la derecha socialista, para llorar sobre un difunto muerto en manos de los nazis.
No me llamó la atención el intendente cuando me retiraba a mi cuarto tras entregar el informe de Absal Raim. Me disculpó que le entregara con violencia el informe de la deportación de Absal mientras mantenía una breve conservación el historiador.

Para nada, para nada, señor intendente, tiene que ver este documental con lo que está pasando aquí. Solo quiero hablar con el nieto para el documental.
Se trata de hablar del pasado y recordar a la gente lo malo que es el autoritarismo. ¿Qué mejor que un nieto para eso? Estos documentales sirven como los toros, para afianzar la democracia y apoyar los derechos humanos que pueden desaparecer así ( chasqueo los dedos el historiador y rompió a reír como un niño travieso)
Yo ya estaba en mi cuarto con las sienes cóncavas como las naves de Ulises y con los cabellos como olas, naufragando en el desprecio que sentía por mí mismo recordando el expediente de Absal cuya copia releía como un niño de escuela que suspende, y cuando le entregan el examen suspendido lo relee una y otra vez. Subrayé el siguiente pasaje sobre la respuesta que me daba el gobierno Británico a la petición de asilo de Absal mientras desde mi ventana podía ver ascender entre los focos de la estación la columna de humo que subía al cielo del tren que se llevaba a los deportados a Turquía.
Si bien la petición de asilo de Absal Raim, de origen Sirio, de veinte años de edad, huérfano de madre y padre merece todo tipo de reconocimiento por el gobierno británico al haber quedado no solo huérfano, sino mutilado de las dos manos tras el bombardeo sobre la ciudad de Isrin donde lamentablemente se confundió un colegio con un campo de entrenamiento para terroristas, siendo esto cierto, no es menos significativo que Absal sentirá un odio incondicional hacia Inglaterra por este hecho, y si es verdad que la presencia de Absal no representa un peligro físico para la sociedad británica, no es menos cierto que moralmente su presencia si es un atentado para el espíritu y la moral británica. Sin duda sería Absal víctima de parte de la sociedad marxista y antisistema británica que no pararía de llamarnos fascistas. Por eso nos vemos en la obligación de denegar la petición cursada de Absal sin que en el nombre del gobierno británico y de la Reina de Inglaterra no pongamos en conocimiento de Absal nuestras más sinceras disculpas por todas las molestias sufridas en el bombardeo de Isrin y desearle lo mejor a lo largo de su vida.
Atentamente, el almirante en jefe de las fuerzas aéreas británicas Loor Clark.
Enjaulado en mi propia desesperación otoñal me preguntaba ¿ qué armas tenía yo para cambiar las cosas?
El mundo era así, nadie es mejor que nadie y todo el mundo debe pagar las facturas a la caja de ahorros de Manchester. ¿ Sirvió para algo la muerte de Jesús? Dentro de poco sera verano Lawrence, piensa en eso- es lo último que me dije notando que empezaba a hablar solo cuando escuché el aporreo de la puerta de mi cuarto.
Dude de si era mi locura, pero los golpes seguían y el intendente del centro me llamaba:
Señor Lawrence, le estoy escuchando. No me engañara con sus tretas británicas hamletianas, soy alemán.
Ya voy, a voy- de mala gana y aún con lágrimas en los ojos caminaba hacia la puerta.
Vi al español y la intendente jefe.
¿ Qué ocurre?- pregunte sin dejarles pasar, sacando solo parte de mi rostro con la puerta entreabierta.
Míster Lawrence- me dijo sobresaltado el intente con el expediente que le había dado en la mano hacia una media hora- ¿ Dónde está Absal? Necesito hablar con él.
Irónicamente le contesté:
Acaba de salir en el expreso turco de las nueve.
Todo mi el respeto que tenía a los alemanes y el poco que siempre sentí a los españoles desapareció cuando vi los gestos de uno y otro.
El historiador español en referencia a Absal comentó
“tener un gesto con uno de tantos olvidados de nuestro pueblo y tener memoria de su existencia, ya que nunca pudieron volver a su ciudad ni a su país».

¿ Qué esta diciendo? Pregunté al intendente que me contó la historia del abuelo Absal:
El abuelo de Absal fue un musulmán que vivió en París durante la segunda guerra mundial, y ayudó a salvar muchas vidas de judíos y españoles que fueron a parar a los campos de exterminio nazis, y ahora, en un pequeño pueblo de España se han acordado esta historia, y quieren hacerle un homenaje. Su lema es sencillo, eso ya pasó y no volverá a pasar. Se trata de recordar como hacen los jóvenes, a modo de película distante, de hecho quieren hacer un documental de esos carentes de sentido, lleno de sensacionalismo, donde hasta un guardia civil se sienta cómodo viéndolo. Sobre todo se trata de alejar los pesados análisis históricos marxistas del presente y del futuro de nuestra Europa democrática.

¿ Españoles en campos de exterminio ?- pregunté yo perplejo que siempre creí que los españoles eran todos unos fascistas que colaboraron con los nazis , y que eran valorados por estos por ser gente sin modales, bárbaros sin cerebro y amantes de las hogueras y la inquisición.
El intendente hizo un esfuerzo pedagógico para aclararme este hecho:
Si Míster Lawrence, es cierto este dato, aunque ha sido silenciado por los judíos, el mundo anglosajón así como hispano, hubo musulmanes como el abuelo de Absal que salvaron a judíos de los nazis. El intendente parecía muy afectado por la historia de Alemania. Su arrepentimiento se notaba sincero en sus expresiones y parecía llevar el corazón en la mano-
Señor Lawrence, hubo un tiempo en que los alemanes no distinguían como ahora entre el bien y el mal, y creyendo que estaban haciendo un gran bien a la humanidad , hicieron un gran mal, vaya usted a saber. El caso es que Alemania lo pagó muy caro, y hoy en día aún estamos pagando todo aquello. Mi deber como alemán es velar también por esa memoria histórica , para que cosas como los campos de exterminio nazis no se vuelvan a repetir en Europa. Nuestra misión aquí , en Idomeni , es esa señor Lawrence, no lo olvide nunca, evitar un nuevo Mauthausen
-Por cierto señor Lawrence- me preguntó el español enfocándome con la cámara – ¿ no le hablaría a usted Absal de su abuelo mientras lo deportaba?
Me hubiera encantado entrevistar al nieto aquí , en el campo, en Europa.
Yo iba saliendo poco a poco de las galerías de la miseria moral en las que habitaba como inglés, notaba como me estaba haciendo cada vez más español y alemán,
Lo siento señor…
Ximo- me contestó adivinando que no sabia su nombre, a lo que le respondí:
Pues deberá ir a Turquía a buscarlo señor Ximo. Puede salir si lo desea en el vagón de los refugiados a las 10 de la mañana en dirección a Turquía, no creo que Abdul vaya a otro lugar que al que le hemos mandado ¿ verdad señor intendente?
Excelente idea señor Lawrence, excelente idea- se expresó con una gran felicidad el intendente como si en sus palabras hubiera una gran libertad.
Mohammed de Uixó.
El ritmo de la noche en Mauthausen Mr. Lawrence. by Ángel bLASCO gIMÉNEZ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com. Patrimoni en extincio.blospto.com.

 

 

Estaba en pie, no se a que lado, limitado en mi crueldad, no daba más de si mi voluntad de poder ni mi mandato imperial del gobierno británico. En los paisajes de Idomini los telescopios apuntaban hacia abajo. Arriba, las estrellas del firmamento parpadeaban ante todos nosotros iluminando mil mundos diferentes. Los refugiados , allí, al otro lado de donde nosotros estábamos solían concentrarse en silencio a obsérvalas, quizás, viendo en el mismo cielo Asia en Europa. Pero lo que en este lugar brillaba como astros fríos y distantes , como mil mundos tan parpadeante y cortantes como estrellas, era la jerarquía, el orden, y la voluntad de dominio de unos sobre otros en los límites de la resistencia, que como raíles de acero llegaban hasta la gente. La locomotora que llegaría a por ellos podría arrastrarles al mar, al desierto, a las más recónditas estepas.
Más allá del sueño estaba la vigilia. El sueño que no llegaba a mis ojos me ordenaba que se deslizaran escrutando la oscuridad como para descubrir algo que dormido no podría encontrar entre las miles de tiendas de campañas sucias, con los toldos llenos de barro tras la últimas tormenta de agua y nieve. Deambulaba en la noche sobrecargado por el opúsculo de sus expresiones recordadas donde descansaba el último sueño de grandeza Europeo. Solo aquí en Idomeni había orden. Fuera estaba el caos de la democracia de la comunidad europea. Una palabra nuestra y los refugiados cautivos, ausentes ya de sus mentes en estado de estrés postraumático rompían a llorar. Sus reacciones psicofísicas eran el retablo de los sueños imperialista Europeos. Superados por muchas otras naciones no podían ir más allá de ser imperialistas sobre refugiados, convirtiendo en Idomeni en una especie de litio para los parlamentos Europeos y la ciudadanía blanca que empezaba a ser tratada en América, África Asia con asco al ir descubriendo el restos e razas que el Europeo no era una más que un ser decadente empobrecido.
La farsa tenía las patas muy cortas, los campamentos como en el que yo estaba eran una de esas patas.
Toda la grandeza de la crueldad Europea solo podía ser ejercitada sobre este tipo de gentes, aunque el intendente alemán, belga, holandés, y español se sentían pletóricos de orgullo, y les gustaba compararse con los grandes almirantes del III Reich Alemán a la hora de los almuerzo después de haber deportado a varias docenas de refugiados a los turcos. Sin embargo, el viento perfumado a fragancias de gloria que ellos olfateaban, no olía más que a establo, a coros de niños extraviados. La exuberante alfombra campestre formada por los cuerpos tirados de los refugiados dentro de los vallados alambrados confeccionada para ser chafada por nosotros y crecer sobre los lomos que se hundían en sus propios charcos de orines y defecaciones, donde el olor de las glándulas suprarrenales exhalaban el aroma del estrés, y sus voces extraviadas, ausentes, secas, lejanas entre las hierbas esperaban la deportación. Formaba esto parte del paisaje del crepúsculo que se cernía sobre Madrid, París, Berlín mientras sus dominios iban muriendo.
Yo estaba aún en pie, no se a que lado, bajo el mandato del gobierno británico contemplando el paisaje de Idomeni bajo un cielo lleno de esquirlas que amenazaba por hundirnos en los abismos del horror , hechos moralmente pedazos, y sin embargo…
!cuanto deseaba que eso ocurriera !
Angelillo de Uixó.

Estrés turco de media noche de Mr. Lawrence. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Adagio por  Marcos de Míster Lawrence.

 

 

¡Sería una locura no hacerles sufrir!-  fueron las primeras palabras del intendente alemán del campo de refugiados de Idomeni con la que nos recibió para consolarnos  en el amanecer dorado que siguió  a las primeras deportaciones a Turquía de refugiados del campamento. Nos había citado a todos los funcionarios de la delegación Europea entre  los restos del anfiteatro griego situado en el  bajo lateral  del templo de Apolo, cuya estatua lo presidía  travestida de Hitler,  dando al  lugar un aspecto  decadente y vergonzoso de cabaret  nazi.

Entre las viejas piedras  que debían ser sagrado santuario  podía al alzar la cabeza con asco para  ver  las erizadas alambradas tras las cuales  se agolpaban miles y miles de corazones ansiando libertad que iban a ser degollados,  a no ser que Inglaterra decidiera finalmente bombardear Berlín y sus satélites.

En esa horrible atmosfera,  voces como del otro lado me llegaban. Yo guardaba silencio sin prestar atención directa al intendente.  Alejado del discurso oficial, veía  como ascendía el sol .Sentía   pasos,   besos , las  plegarias en el espacio vacío que habían dejado los cuerpos que se habían ido. EN los huecos de su ausencia  se  rompían las voces ante la contemplación de un zapato vacío, un ovillo de lana tirado en el suelo.

El intendente Alemán esa mañana se sentía pletórico en medio del anfiteatro griego.

“He tenido una inspiración divina esta noche hermanos.

Nada de amor hacia nuestros enemigos.

¡Qué grandes somos ¡

Cada uno de ustedes como yo formamos parte de una gran saga, de un linaje de hierro!

Somos como dioses para ellos.

¿ Y qué nos hace ser dioses sino la moral?

Aquí, en  Idomeni, entre las ruinas de la civilización griega nace una nueva moral que yo modestamente he bautizado como Moral de castigo”

Tras decir estas palabras el anfiteatro rompió a aplaudir como poseídos por  la cólera de Dios, los ojos de mis compañeros desprendían una histeria y euforia difícil de comprender, ¿de qué lugar del alma surgía tanto odio ? ¿ De qué terrífico Cristo creían  ser la voz?

Sus rostros se me reflejaron tal y como eran por dentro tan solo durante un solo segundo. En ese ínstate, lo que vi era  capaz de abrasarla humanidad entera.  Apenas pude aguantar esa visión más de un segundo mientras como elefantes todos ellos al unísono empezaban   a patear  el suelo.

Asqueado salí de allí.

Caminaba como herido adentrándome sin darme cuenta en el barro de idomeni.

Una pequeña campana  tubular partida sonaba tocada por un niño que parecía a lo lejos una rana sobre unos cristales  que le rodeaban flotando entre charcos.

Cada vez que sonaba la campana bajaban del cielo garzas blancas que hundían sus zancas en los charcos.

El sol iluminaba el silencio de las tinieblas y cada cuerpo que salía de la profundidad de su tienda entre las alambradas era como una oración de salvación que bajará desde el cielo buscando el sonido de la campana.

Aún hoy no sé porqué, pero mientras me mezclaba con los refugiados  lancé mis zapatos contra las alambradas,  cubrí con mi abrigo de lujo comprado en Oxfor Street al pequeño que tocaba su campana por su madre que se habían llevado el día anterior  mientras caía de rodillas llorando.

Angelillo de Uixó.
Adagio por Marcos de Míster Lawrence. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

 

This is not Europe Mister Lawrence.

 

 

 

Empecé a sentirme como un escéptico con la misión que me había asignado el gobierno Británico  en el campamento de Idomeni  a las pocas horas de haber llegado. Una vez doble meticulosamente los calcetines, las camisas, los pijamas  en los cajones de mi cuarto y establecí el orden necesario para mis cosas y me duché, decidí empezar la misión encomendada  conociendo de cerca la realidad de esas gente.  Acaba de oscurecer y quería saber a que tipos de personas debía expulsar para que los mataran. No era fácil mi misión, sobre todo para mi conciencia. Pero las letras del jaguar que tenía aparcado en Manchaster, los pagos de la sustitución de la ducha por un jacuzzi, el suelo de parquet de los bosques vírgenes de Canadá , las facturas del club de golf más importante de Manchester , eran una autentica tortura personal. Sin saberlo, en esas gentes que podían ir al matadero, quizás, solo quizás, podría encontrar un consuelo a mi vida capitalista. Caminaba abstraído, ahora empezaba a pensar ya que tenía tiempo fuera de la ciudad. Lo primero que me extraño fue ver las estrellas.

!Cuantas!!!!

Parpadeaban como encendidas por el fuego de una mujer que bailara.

Un grupo de voces que formaba un canto como si llamaran al Salvador llamó mi atención.

La luna ilumino cerca de una empalizada con foso un trozo de muralla ciclópea  donde unos jóvenes bailaban bajo los reflectores antiaéreos  del campamento que se deslizaban lentamente sobre los grises toldos. Las cruces que tenían en la parte superior las tiendas de campaña  formaban bajo las luces la silueta de gigantescos aviones bombarderos nazis cuyas bombas caían  sobre ellos.

Sin embargo ese grupo de jóvenes de forma heroica  parecían desafiar la autoridad de los guardianes.

Me apoyé entre los restos de la milenaria  muralla  cuando sentí como perdía el equilibrio al ver

sobre un contenedor de basura  como bailaba un joven cuyo rostro era incluso más fino que el de una mujer. Su pelo, espeso y castaño vaciado graciosamente dos dedos  a ambos lados de la cabeza  haciendo que el pelo flotara por el aire graciosamente hacia atrás  mientras bailaba sobre un contenedor de basura entra aplausos y cánticos de su tierra natal acompañado por silbidos de mujeres con la lengua y frenéticos   tambores  asiáticos que evocaban las marchas de los camello por el  desierto. El muchacho clavó sus ojos en los míos, y empezó a hacer el baile del Egipcio  mientras se contoneaba con sus  flexibles piernas como una gacela saltarina.

Jamás vi en Manchester algo tan hermoso  y sensual.

No tendría más de 15 años y desprendía   una sexualidad embriagadora  que me ahogaba.

En ese preciso instante noté como mi alma tiraba de mí como hacía años no lo hacía, desde la época en que no tenía trabajo en Manchester   y deambulaba por los callejones luchando contra la policía y cantando canciones de los Smith,  David Bowie y Pink Floyd. Pasó por mi mente  abrir las puertas del campamento y que salieran todos los refugiados  corriendo.

Sin embargo, la imagen de la Reina de Inglaterra en los billetes de cinco libras y las deudas con la Caja de Ahorros de Manchester devolvió  mi alma a mi conciencia.

No me percaté de que por mi lado acaban de pasar dos enormes sombras hablando en búlgaro.

! callar malditos topos!- les gritaron golpeando las alambras que temblaron.

Entre los muchachos hubo un momento de confusión y sus joviales cánticos espirituales cesaron.

El chico del contenedor saltó al suelo y se dirigió hacia ellos.

 

Yo estaba demasiado ahogado al verlo…, pero quería gritar:

No muchacho, vuelve, vuelve.

Mi nombre es Faisal – les dijo haciendo una reverencia aristocrática-  hoy celebramos que Faisal cumple 15 años, por eso cantamos y damos gracia al señor.

Entonces Faisal tiró con la mano de un extremo de su bella faja turquesa que llevaba sobre sus pantalones blancos y empezó a girar como una peonza mientras la faja se desarrollaba y al caer toda ella se desprendió un bote de  coca cola que ocultaba.

Tomar hermanos- les dijo a los guardianes intentando pasarla por la valla.

El bote  estalló como un misil lanzado por una raza de bárbaros.

Por favor basta bárbara estirpe eslava- intente mediar mientras el cuerpo  Faisal resbalaba como terciopelo  por la valla encogiéndose sus doloridos dedos.

Pero fuera de su los guardianes empezaron a acudir y fui empujado al barro y pateado  por un salvaje rumano que me llamaba marica inglés degenerado como si fuera un vulgar voluntario de la cruz roja.

Antes de perder el conocimiento vi como se llevaban a Faisal esposado.

Al recobrar el conocimiento aun tuve fuerzas  al parlamento Ingles para informar de que estábamos colaborando con las fuerzas nazis. Estaba seguro que la reina mandaría bombardear Berlín y  Bruselas  junto con los norteamericanos y los Rusos  una vez supieran lo que estaba pasando en los campamentos. Desconocía que en esos momentos el primer ministro inglés era perseguido por los pasillos del parlamento por unos papeles de Panamá.

Los Torys jaleaban su nombre blandiendo heroicamente los papeles panameños.

Lo tenían acorralado en las escaleras cuando Bonny  respondía a mi llamada sin que yo pudiera entender nada:

Señor Lawrence, las noticias que nos da son excelentes, cuando más se debilite Europa tanto mejor.

Excelente trabajo Míster Lawrence. Seguramente salvara ésta  noticia al presidente.

Pero Bonny… creo que no entiendes lo que está pasando aquí….- desconcertado caminaba por el barro  huyendo de los búlgaros y los rumanos intentando comprender que estaba pasando a mi alrededor.

EL amanecer que siguió  fue terrible y desconcertante. Me dirigía a desayunar  y a tomar unas aspirinas cuando vi al pasar hacia la barra del bar que en el templo Griego donde estábamos los europeos humeaba la pira que había en el centro y estaba  rodeada de funcionarios.

Me quedé con la boca abierta cuando vi salir al intendente  Alemán seguido de daneses y Belgas todos  vestidos con unas túnicas  color purpura.

Mi corazón sintió una punzada y salí corriendo a la calle.

Baje de dos en dos  los peldaños del templo  hasta dar la con estatua de Apolo que los alemanes habían convertido en un homenaje a Hitler colocando en la lanza de Apolo la bandera Europe pantalones tiroleses a Apolo y un bigotillo.

No – grité horrorizado al ver la cabeza de Faisal salir de un agujero donde le habían enterrado hasta la cabeza.

El sol empezaba a iluminar la cabeza de  Apolo.

Grité llorando:

!Como, como, como..!!!!!!!!

¿ Cómo puede pasar esto?

Besé los labios de Faisal que susurro:

Aguanta.

Angelillo de Uixó.

 

 
This is not Europe Mister Lawrence. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.