Archive for the ‘cobardes’ Category

 

 

 

Personajes dramáticos:

Una madre,

una novia,

Francisco Julian ( hijo y novio)

Perla ( la perra)

El manuel ( vecino)

Don Torrao.

Un rumano.

Una loca.

El escenario de la acción cerca de las grutas de San José en la urbanización El Progreso. Vísperas del día de la madre, enredos de perros entre vecinos, enredos de perros enamorados, enredos de Perla, una perra, en una cadena. Cuesta de San José, en una caseta:

el hijo, la novia  y la madre.

teléfonos preocupados en la caseta de más arriba, donde mal vive el aludido en la discusión, un rumano y su socia, con cabeza certificada por psiquiatras de que esta perdida. Voces de reyerta  van hacia el rumano. Los vecinos de alrededores de picardeo distraídos. rascándose la sangre de los brazos el compadre El manuel , a su fontoche trágico de cuñado de dos palmos, el Torrado.

Si no baja el rumano no es hombre.

A lo que el  Torrao  asevera como un teniente judicial en una barrera de toros.

Si así no fuera como debiera, a Francisco Julian le tocara ir en su busca.

Dentro de la casa, platos rotos, escena demencial de golpes. Orquesta habitual de farandules de barriada subproletaria . cacerolada contra los muebles amparada por las autoridades. La madre llora repitiendo el nombre de su hijo:

Francisco Julian.

Se equivoca Francisco Julian al contemplar las lágrimas de su madre. Lágrimas que corren contrarias a derecho barrial.

¿ Cómo se lo puedo explicar a su madre? ( se pregunta el hijo repasando el lenguaje)

Francisco Julian se explica de forma sencilla para que lo comprenda su madre.

que para que llore mi madre, que llore la suya.

que en cuanto lo vea bajar con la bicicleta sin casco al rumano, lo chafo, primero alante y luego hacia atrás,

gritos con las manos en la boca

que paga el seguro.

Francisco Julian sale al porche de la casa y se coloca en la vertical a la caseta del rumano atrincherado tras su socia para que le escuche:

Que eres un invitado, que en tu casa no mandas,  ¿ como vas a mandar si eres un invitado? El día que te de la patada la loca te vas bajo un puente.

La novia a la madre,  ahora que el novio esta hablando con el rumano.  Gesto de prisas, pero tranquila en su voz y agradable con su suegra.

Creo que me voy, no sea que venga la policía.

La madre, afectuosa, intentando convencer a la futura nuera:

¿ No quieres quedarte a cenar?

La novia, dudando, cede.

Bueno, pero si veo que viene la policía me voy. No me fío de esa gente:

Francisco Julian se golpea  el pecho con el puño y va hacia la perra a la que suelta. La perra Perla liberada, causante de la disputa trotando feliz junto a su dueño con el rabo alzado insignia canina del nirvana. le acompaña mientras este canta dando pasos por la explanada vallada de la caseta ante las mujeres que les miran como en un desfile desde la ventana:

a mi la legión.

La novia y la madre los miran y suspiran.

Francisco Julian entra con la perra a la caseta hablando solo:

ahora va a ver ese rumano.

!que ate a la perra, que ate a la perra!

Vuelve a salir a la explanada y grita en a la misma dirección donde vive el rumano:

No me sale de los cojones atar a la perra hijo de puta.

Vuelve a entrar, toma una cerveza y bebe. Repasa los acontecimientos mentalmente, intenta comprender. Para ello se sirve de la estrategia del monologo

Yo el primer día no comprendía nada.

que la perra ladra, que la perra- me dijo le rumano.

SI ladra- le conteste.

que la ate me dijo y la ate

EL segundo día me dice que la perra ladra.

Y el tercero otra vez que la perra ladra.

Y el cuarto  me denuncia.

Al recordarlo, indignado sale a la explanada a gritar en a la misma dirección:

Invitado, que eres un invitado que no mandas ni en tu casa. Mete a tu madre a puta.

Que la perra no la ato porque a ti te de la gana, mantenido.

Mirando a la perra lleno de rabia.

Venga Perla que no vamos a por el rumano

Sale con la perra en dirección a casa del rumano.

La novia a la madre:

Ahora si me voy, va a llegar la policía.

La madre de rodillas,  recogiendo con el recogedor los platos rotos.

No te preocupes, que el rumano no saldrá. estoy haciendo pollo.

Voces lejanas, ladridos de perla, gritos de la loca que defiende a su rumano:

que llamo a la policía, desgraciado, sin vergüenza. Vete, vete de aquí que llamo a la guarida civil. ahhhhh.

Baja sonriendo Francisco Julian con el alma tranquila y la perra en comunión de felicidad:

No ha salido- les dice a las mujeres

Ves- le dice la madre a la novia.

Una furgoneta arranca con la loca y el rumano.

escándalo de voces desde la furgonta a la llegada de la caseta de autos El rumano con el móvil.

Salen todos a la explanada

Dime ahora, dime ahora lo que me has dicho.

Francisco Julian tras la valla metálica que circunda la casa en silencio. Sonrisa en los labios.

La furgoneta se va al cuartel de la guardia civil a envenenar la paz y la convivencia vecinal.

La madre sale de escena una vez ha preparado la cena y deja a la pareja.

La borrosa silueta de la luna lechosa blanquea cadavérica el mar.

Los efluvios de la cerveza bajan a los sensatos labios de Francisco Julian que se siente hombre autoritario. No debe calibrar bien la reacción de la novia. reacción desorbitada, cuando a un comentario hacia su madre. La novia empieza a golpear a francisco Julian que reposa en la cama desnudo como un pacha, asombrado de la tormenta que se le viene encima.

Vuelve a decir algo de mi madre hijo de puta, vuelve a decir algo de mi madre.

Se escuchan de nuevo golpes, patadas y gritos procedentes de la casa.

La novia sigue a Francisco Julian que como un autómata se ha puesto en pie y se ha calzado en un segundo como un legionario. Va desnudo y con botas a paso de oca bajo la luna desfilando por la explanada vallada de la caseta. Ella golpea la valla metálica que suena a grillos cantando bajo las estrellas de mayo.

Hoy vas tu a la cárcel hijo puta-

Él no dice nada, solo camina muy fuerte, sus pasos son un lamento triste de final  dentro de un cerco vallado.

La novia sale tras  insultarle.

Francisco julian cierra la puerta para que no se escape la perra y se encierra en la caseta, alcanzar de sus últimos días.

Ella arranca el coche,  grita el claxon. pita con su voz a los vecinos que permanecen  indiferente:

me ha pegado, me ha pegado.

Vuelve con el coche ante la puerta cerrada para terminar la escena:

Abre hijo de puta.

 

Angelillo de Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

 

Volver loco a un ruiseñor

trump

 

que abismo se ha tendido entre el ruiseñor y su canto.

Unos dedos echan raíces en la raza y en la patria hablando a través de una máquina que atraviesa con su voz fronteras llenas de chaquetas de cemento y alambradas.

Por todas partes hay pueblos, continentes enteros como Europa, que merecen el mayor de los desprecios.

Y gente cruel a la que agradecer su fiereza.

Es necesario, quien desee  salvarse de una oscura existencia,

seguir el vuelo de Hamlet.

Y el que ame la vida decente,

ser el verdugo de su madre.

Hágase la voluntad,

pura estupidez.

Y el elogio a la locura,

crueldad.

Vosotros,

filas de obreros robotizados en las filas del paro.

¿ Quién se dirige a vosotros a guiaros?

Diamantes de plástico,

que se romperán como Pirita espumosa,

que deslumbra como oro,

cuando las bayonetas bailen confusas con vuestras cabezas.

Ahora, anuncian los ruiseñores ante los cañones,

que es necesario  un nuevo holocausto.

para que los gusanos engendren un nuevo ser más robusto y sano.

 

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

 

Abstención ad hominem, quema al hereje.

cimg9909

 

He resistido hasta última hora, como el que va a la hoguera. Nadie me podrá acusar de traidor si quemo mis principios. Es hora pues de cerrar los ojos y no ver, hasta que algún poderoso burgués de izquierdas nos diga:

abre los ojos y mira.

Es hora de caer y no levantarse,

hasta que algún bien pensante burgués humanitario nos diga:

levántate y anda.

Así razonaba consigo mismo el buen hermano el día de la investidura, mientras hacía una pequeña hoguera y quemaba en ella papeles comprometidos, como el carnet del partido comunista, el de la CGT, el de la liga feminista, panfletos a favor de aborto, sátiras de obispos, revistas de economía alternativa.

La traición se había consumado, y el buen hermano tenía necesidad de confesión , ahora que algunos iban a salir a rodear el congreso cuando ya estaba todo pactado y bien pactado.

Por eso abrió la puerta de su hogar ,para invitar a aquel que quisiera pasar a ver como hacia una hoguera que titulo:

la hoguera de los diputados, argumentos en contra del hombre.

Alrededor de esa hoguera cantaba, saltaba y se rasgaba las vestiduras el buen hermano.

Ay, espíritus libres que me rodeáis,

bienaventuradas criaturas que buscan la santidad.

Los herejes han sido quemados.

Y ahora solo se habla del bien, del bien del reino y del espíritu.

Respirar el nuevo aroma a pureza que se desprende tras la quema.

No es hora para la queja, ni de ponerse melancólicos por la quema.

Y Si de recoger las cenizas.

Habrá gente, pues en el reino del señor hay gente para todo, que se preguntará y exclamará como una mujer:

! cuánta maldad hay en el mundo!

Pero para eso está la hoguera.

Habrá encantadores que os tratarán de mentir.

Pero para eso está la hoguera.

Es hora de que nos amemos, y de que nos apretemos los unos a los otros los cuerpos, ésta es la nueva comunión que os traigo. Una comunión feliz, un nuevo sacramento.

Amaros los unos a los otros mientras arden los herejes en la hoguera.

La hoguera hermanos, la hoguera.

Oremos:

La hoguera, la hoguera, la hoguera.

La hoguera, la hoguera, la hoguera.

La hoguera, la hoguera, la hoguera.

La hoguera,

la hoguera,

la hoguera.

la….

Así el buen hermano cayó rendido, exhausto después de bailar y saltar alrededor de la hoguera.

Angelillo de uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

cimg9859

 

DSC_1765

 

Intro tras la tormenta.

No defiendo que fueran los gitanos los que me robaron la carretilla cuando llovía. Solo que fui injuriado horas antes por unos de ellos cuando nos encontramos en las mismas sendas que transitamos. luego ocurrió un fenómeno meteorológicos que en vall d´uixó llamamos: la lluvia de los gitanos.

II.

Falsa lluvia, falso sol cuyas mentiras y enredos me obligan a retirarme a una cueva buscando protección viendo en sus tristes paredes extrañas formas donde se representan viejos códigos cuya imágenes de sus castigos hace temblar ojo y  corazón provocando la mayor de mis ignorancias: la compasión.

Ay, ensayo de la conciencia que le quita la vitalidad y la astucia a un hombre sano como la mordedura de un vampiro.

Nada es tan mortal como la compasión por los gitanos.

Ay  blandura tan blanca como la luna, tan redonda como los radios que se arrastran por caminos torcidos fraguando su venganza en el metal verde de mi carretilla que se aleja sin mí por raíles de cobre golpean como martillos mi alma, porque han venido a por ella para arrancarla el pueblo gitano.

¿ Fue un sueño, una visión de esta lluvia tan débil y falsa la sombra de tres duendes empujando mi carretilla?

Cuando se produce la lluvia de los gitanos nada se sabe ni nada se comprende. Pero al salir de la cueva y ver el sol sobre los charcos uno se siente más sano, más fiero,más necesitado de sangre que alimenta la vida.

Al que le roba un gitano se hace más fuerte, más justiciero que si le roba a un banquero, y eso es bueno.

El tiempo soleado, así como  el nublado sobre mi huerta cicatrizará la herida mientras espero la siguiente impaciente, y ya la anuncio, se llama DNI ha caducado y no tengo derecho a prestaciones sociales hasta que no me ponga al día con la policía.

Fin de esta desgracia para payos. Paz y bien y si te venden una carretilla verde es mía.

Angelillo de Uixó

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

El populacho nacional.


Eran días de alegría, tracas y cohetes en la ciudad de los lobos pues celebraban la fiesta de Dios en la tierra y de Dios en la sagrada familia, por eso ondeaban mantones colgados de los balcones con bellos dibujos de la sagrada familia.
Uno de estos mantones, en lo alto de un edificio cercano al huerto de un buen hermano solitario, salió volando a su encuentro cuando este llegaba a su huerto, pensando pesaroso de la existencia tan mala que llevaba por no tener familia, aunque si tenía. Por eso se quedó maravillado viendo pasar sobre su cabeza la aterciopelada Virgen María, a su casto marido San José y a ese amado niñito de Jesús que al verlo empezaron a girar como un águila imperial sobre su cabeza. Hecho estas piruetas, el mantón empezó a subir y a subir girando sobre si hasta las alturas, y el buen hermano comprendió la señal.
Algo había pasado en su huerto, por eso la sagrada familia huía.
Y al meterse en sus tierras vio que nuevamente le habían robado.
Los nacionales azules habían pasado con bolsas transparente de plástico por su campo.
Más el buen hermano no perdió la calma, y sonrió, pues en ese momento de desesperación el cielo se abrió, y una voz procedente de una zarza le habló.
“ Se fuerte Angelillo. EL nacional no tardará en volver, y un día  en tu tierra lo encontrarás , pero tu nada le harás, tan solo le dirás:
ahora hermano iré contigo a tu casa a sacrificar un cordero.
Es de bien nacidos ser agradecidos”

Angelillo de Uixó. Con Paz y bien buenos hermanos os dejo las alegres fotos de mi huerta en zona nacional  en el siguiente blog 2016/10/fotos-de-mi-huerto-con-zona-nacional.html con el fin de concienciar a la sociedad y a las autoridades culpables unos y otros por su acción de omisión  en el cuidado de las tierras.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

untitled

Intro del autor:
Te invito, Oh Lector, a pasar a mi huerta, donde me han quitado dos bidones de riego y gomas de goteo, así como me han arrancado varias tomateras que han dejado muriendo en el suelo.
Hago de mi miseria mi bandera, y la ondeo sin odio.
No me arrancarán la esperanza, de que las cosas deben cambiar, como me han arrancado las sandias.

thca52gdhs

II.
Entra y sal,
con la hierbabuena ,
de mi siembra.
Has pasado
y me has regalado,
tu imagen reflejada
en los bidones de agua
que regaban tras cada madrugada.
Hay un temblor en las cañas,
donde se enroscan los guisantes,
que anuncian sangre en los tomates,
dormidos en las ramas.
Y un temor en las alcarchofas,
de nunca verse en flor.
Duerme con el día,
tu sombra siniestra en los naranjos
que me sigue por el campo.
Entre los juncos te busco.
Llamándote para ayudarte.
Recuerda,
te digo como un Salvador,
que solo eres un miserable,
ven y toma lo que queda
sin ocultarte,
soy tu hermano.
Angelillo Uixó.

thcasvm1pl

 

 
Vamos todos a ayudarnos
cantando con nuestras voces secas
en la tuna del diputado:
¿ Puedes ayudarnos?
¿ Puedes ayudarnos?
¿ Puedes ayudarnos?
Escucha nuestro ruego
en este valle de la muerte
donde hablamos sin hacer ruido.
Nuestras palabras son pequeños pasos
que buscan su salvación.
Nuestras oraciones promesas para los vivos,
que ruegan por nosotros
Ay, de los Justos
si nos observáis detrás de las lápidas.
No nos imaginéis como hombres cobardes,
desde ese otro reino de la vida;
sino como corderos extraviados ,
que buscan su pastor.
Vamos todos juntos en una tuna,
en la charanga del diputado.
Tener piedad y ternura por nosotros,
si acaso nos escucháis tocar la pandereta y la flauta en el cementerio
Recordar que lo hacemos,
por qué somos hombres necesitados.
Ay, morir pronto y bien nos espanta,
Tanto como el castigo.
Por eso vamos todos cantando
juntas nuestras cabezas de serrín
sonando como nueces secas
en la tuna del diputado:
¿ Puedes ayudarnos?
¿ Puedes ayudarnos?
¿ Puedes ayudarnos?
Angelillo Uixó,
para entender este poema en plenitud hay que conocer lo ocurrido en el cementerio y a nuestro pueblo. ¿ can you help me?