Archive for the ‘vall d´Uixó’ Category

Dios ha muerto, ahora nos toca enterrarlo.

DSCN0034
I.

La noticia no extrañó a nadie, ni desde luego sirvió para que cambiarán unas costumbres muy arraigadas en vall d´uixó. Algunas personas comentaron en las vísperas de la sagrada familia lo que se rumoreaba: que Dios había muerto.

recibieron estas personas contestaciones bastantes sensatas y adaptadas a las difíciles circunstancias electorales y económicas que atravesaba el municipio de la vall d´uixó en el año 2015 poco antes de víspera de la procesión.

“Es igual que esté vivo que muerto Dios, es el día de la procesión de la sagrada familia y nos hemos puesto ya el traje de gala, adornado los balcones, y llamado a la televisión para patrocinar el pueblo”
Estas contestaciones fueron así tanto por parte de las autoridades eclesiásticas, como por parte de las autoridades civiles  de diferentes espectros ideológicos, que en estos asuntos, hermanos míos, en un pueblo de silencio cuyas vidas se basaban en el control de una moral de base de contentar a todo el mundo, que sería algo así como el amor al prójimo para salvarme yo. Estando este instinto de conservación muy por encima de reflexiones metafísicas, más propias de indigentes y esclavos necesitados de fe y espíritu para soportar los ultrajes y golpes de los poderosos.

De hecho, cuando más lumpen y necesitado de fuerza y coraje era un barrio, más vacío quedaba en busca de la Fe y la estupidez ciega en la creencia de una realidad divina sostén de la vida precaria.
Acudían así pues, hermanos míos, los perseguidos por la guardia civil, la policía local, los embargados, los desahuciados. Peregrinaban en pandillas, como una verdadera jauría de perros, deshechos humanos, restos del naufragio universal de la globalización en busca de los maderos donde asirse en la procesión de la sagrada familia. Cómo sino podrían soportarse los mil tormentos de los trabajos infames, o la ofensa de una vida paralizada sin nada que hacer, por falta de trabajo, o la duda trágica entre la pared y la espalda de un trabajo insoportable, o lo insoportable de un trabajo desagradable. Pero allí estaba Dios, creado por una gran fiebre para silenciar lo inevitable.
El verdadero caos.
Pero, oh hermanos míos,
¿ sería así el anuncio de la muerte de Dios?
El caos.
O…
¿ sería el anuncio de un mundo mejor?
Pues fue así lo que ocurrió.
nada de lo prometido,
ni una cosa ni otra.
Ni el caos, ni un mundo mejor, sino una indiferencia mortal, el bostezo de la tradición ante una procesión del día de la sagrada familia marchando por vall d´uixó.

Petardos y pedos,
curas y progres,
lumpen y maderos.

Oh voces del porvenir,
de un mañana feliz.
II.

DSCN0033
Pero en aquella tierra,  si hubo quien escuchó la muerte de Dios.

Fueron ellos. Ajenos oídos como piedras, sordos y mudos al lenguaje familiar, aquellos príncipes del cartón que descansaban como un guillotinado Dios muerto sobre un universo donde reposar la cabeza, pobladas de galaxias de estrellas a la deriva, inclinados entre basuras de callejones traseros que tiemblan cálidos alrededor de soles brillantes , tetrabrick tiernos de vino que atestan las esperanzas de estos hombres de violencia y Fe que el alcohol les hace bailar llenos de feminidad y felicidad. Orbitando- quien sabe de que firmamento – dieron tres ladrones bajo la cruz de los caídos de vall d´ uixó, en pleno centro de gravedad del pueblo, aterrizando entre dos palmeras, flanquearon el pedestal de mármol cubierto de dátiles jugosos que mordieron con sus bocas secas. Asombrados, los tres ladrones que habían visto conmoverse a Dios ante su presencia en los calabozos, vieron estas almas violentas cruzar como recuerdos velados, sobre sus conciencias desgastadas, la sombra de un Dios  que se manifestó moribundo ante ellos con una lengua de cemento capaz de derretir de compasión hasta el asfalto, fundir con amor aviones en movimiento, y hacer que el serrín escribiera de nuevo los testamentos transmutados.
Éstas fueron las breves palabras que les dijo antes de morir un Dios desengañado ante tres individuos cargados de pecados que se curaron de las heridas causadas de sus allegados.
Luchar contra el prójimo ,pues os han engañado con el amor a la humanidad tanto como con la culpa.
Envenenar a quien os hable de tolerancia, unidad, patria, pues no pretende más que dominaros.
Y sobre todo… no os fiéis de las mujeres.
Amen hermanos.
Así murió Dios, ente unos pobres ladrones quitándoles el pecado y restituyendo su vida con su fin.
Con la boca llena de dátiles medio vacíos por la cercanía de un otoño frío, notaron estos hombres una nueva fuerza, un nuevo impulso que los engrandecía.
contemplaron la charanga, la comitiva impaciente, el ruido de los petardos, la procesión de la sagrada familia con ojos de animales, y rieron al ver a muchos ateos mezclados entre la comparsa que no dijeron nada, aunque olían la descomposición de Dios, de sus familias, del estado y en definitiva la vida, pero seguían como gusanos y serían capaces de saltar hacia abajo todo tipo de peldaños con tal de salvarse de cualquier esfuerzo.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Dios ha muerto, ahora nos toca enterrarlo. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Nuevo apocalipsis moro.

DSCN0030DSCN0032

Que-son-drones-sirven_clip_image006

Comparecen en silencio hoy,

  los que han cruzado dos veces esta tierra,

Perdidos, distantes.

Como retornados desiertos,

Son los Hombres llenos de silencio,

En  esta  tierra de las flores.

Comparecen en silencio,

 

Como si fueran seres,

 de otros mundos derrotados.

Los hombres formados de fina arena

Tejida de recuerdos cargados de paciencia.

Acaso hay quienes les miran,

 y ya se sienten asediados.

La verdad rota,

Descansa en la luz apagada,

De la mentira.

Aquellos que siguen  viendo a oscuras,

Lo hacen de forma directa,

a los  ángeles y mártires,

 sobrehumanos.

Superhombres cristianos,

Que impiadosos como drones

Segaban por miles huestes moras.

LA verdad la canta el viento,

Se esconde del control.

Está en  las grietas de las rocas,

Donde se guardan rotos los huesos,

En  un golpe de histeria de un pueblo.

Psicosis de ángeles y mártires,

Que mataron en una cueva rendidos sus demonios.

No como si fueran hombres,

Simplemente como si fueran alimañas.

Yaciendo como ramas secas rendidas,

Encendidas en  una cueva en llamas.

Un espectáculo incapaz de  conmover,

 Ojo, conciencia, alma,

 de un pueblo cristiano.

El resto de moros que quedaban,

Atrapados en  las paredes del castillo,

Se besaron las mejillas,

Y llenos de ternura,

con una espada que temblaba,

se fueron dando muerte unos a otros,

entre unas piedras piadosas que lo contemplaban.

sin que ningún labio cristiano dijera nada.

Así es está tierra en la que estamos.

La que recibe un manto de flores en primavera.

Y se emociona con sus santos y mártires,

Que hacen temblar de horror un cadáver.

Siempre por  desenterrar en nuestras conciencias.

Angelillo de Uixó. La verdad no está en lo que nos cuentan.

Licencia de Creative Commons
Nuevo apocalipsis moro. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

Preludio de una nueva odisea.

Intro:

2001: A Space Odyssey-Strauss

Escena I.

PMZ2b
Las cámaras de un supermercado flotan sobre una vara de acero que lanza con el sol destellos que parecen la superficie de la luna. El pequeño motor realiza una maniobra de rotación y el zoom enfocan en la esquina derecha de sus puertas automáticas a un hombre negro joven y fuerte que acaba de acoplarse en la puerta , conforme se mueve la cámara se va retirando hasta la esquina quedando inmóvil.
Escena II.

2001_odisea_02

El ojo rojo de vidrio frío monitoriza a este ser humano que ha sobrevivido a las caminatas de los camellos en el desierto, al ataque de chacales en las charcas donde bebían agua con barro con las manos, las incursiones nocturnas de búsqueda y captura de los tratantes de blancas y esclavos en las cuevas donde junto al fuego descansaban refugiados e inmigrantes en medio de la oscuridad de la noche y la nada del desierto que consiguió atravesar entre palizas, balas, para lanzarse pegado su cuerpo como si fuera una serpiente sobre un tronco hueco, remando con las manos, y sumergiendo su cabeza en muchas ocasiones bajo la espuma y salitre que amenazaba con hundir el pequeño tronco … hasta llegar a ese supermercado de vall´d uixó donde junto a la puerta queda convertido en una cucaracha. Mira a su alrededor desubicado. Observa perplejo  a un pequeño paracaidista de plástico caer del cielo. Ha sido lanzado de un cuarto piso de la finca de enfrente cuyos ventanales más altos quedan bañados por el sol. La cabeza de un niño se asoma riendo asomado entretenido de como viaja el paracaidista  dando vueltas lentamente hasta tocar el suelo con la cabeza hacia arriba cuando un perro suelto se lo lleva en la boca y el niño sufre un ataque de ansiedad. En su rincón convertido una estatua de carne negra, las cámaras ven como saca un plato con dudas. Parece balbucear algunas palabras incomprensibles que se le atragantan. Con ellas no consigue expresar el sufrimiento personal en que se encuentra a la gente que parece surgir a su alrededor de todas partes atraídas por una llamada.

Escena III.

estación espacial
Las cámaras vuelven a orbitar, giran 180 grados hacia unos vehículos motorizados que hacen su incursión en el parking. Aparece un grupo de seres humanos en moto que llevan cascos sobre sus cabezas. Otros seres al salir del coche empujan grandes carros metálicos de la compra cuyas pequeñas ruedas chirrían mientas conducen estos artefactos en absoluto silencio. Parecen flotar por el parking sus pies con la mirada perdida  bajo gafas de sol. les salen cables de los oídos conectados a los dispositivos móviles que cuelgan de una correa del cuello. Siguen la llamada del supermercado que los va guiando. Las puertas, cuando detectan su presencia se abren súbitamente. Dentro suena un vals de strauss anunciando las ofertas que armonizan con la demanda. El ajetreo dentro y fuera es incesante. Con cada minuto que pasa  el parking se va llenado de nuevos vehículos.

Escena IV.

espana-2000

Un pequeño grupo de argonautas a la salida reparan en ese hombre de la esquina convertido en símbolo del error, de lo primitivo, del yo inferior. Observan su rostro divertidos ante la vergüenza que siente este hombre. Su mirada y postura de ser arrinconado expresa toda la humillación que está padeciendo. Él no consigue tener un lenguaje propio que pueda explicar su metamorfosis de hombre valiente, fuerte: a débil. Su posición sirve para escuchar a un miembro de este grupo que lo acaba de elegir  para hacer un comentario moralista donde confunde la circunstancia de estar en esa esquina con la causa que lo provoca.
el humano arrinconado sujeta el plato que vibra formando su figura un monolito de carne negro. Solo sus ojos fuera de sus órbitas parecen darle vida, y el ritmo los latidos de las venas de su cuello apunto de reventar ante los argonautas. El resto de su ser está apagado y  pegado a la pared como un caracol junto a la puerta que vuelve a abrirse dejando pasar varios carros de la compra que penetran por la sección de cosmética.
Lo abandonan  entre risas subiendo a sus BMWs quedando él atrás en el retrovisor  con el plato entre sus manos mientras una explosión interna quema su alma cuando a su rincón llegan dos personas espirituales llenas de amor que le dan varios céntimos y creen que tienen ante ellos a Jesucristo. Le dicen que él puede servir para crear el reino de Dios en la tierra y le dan ánimos, un abrazo y se quedan junto a él cinco minutos tocando la flauta.

Escena V.

fernando-trapero
Aparece en escena un humano harapiento sin ningún interés en las ofertas del supermercado, ni en la felicidad que prometen a quién entre en sus amplias salas. Su presencia llama la atención de las cámaras. La luz roja de seguridad se enciende parpadeando.
Un rebaño de viejas, gordos, y subnormales que entran y salen del supermercado al ver a  estos dos sujetos que forman un contrapunto al plano moral de la escena se alarman mostrando  sus bocas abiertas . Los oídos les pitan cuando el nuevo harapiento les dice.

! que mal olor desprendéis hipócritas degenerados de moral burguesa!

Cerdos fascistas.
Los clientes salen filmados en  la escena por las cámaras  con las manos en los oídos.
Formáis un rebaño insoportable- prosigue el harapiento-
el harapiento, un hombre de raza  blanca traviesa el monolito negro, las puertas se abren y se mete en la sección de ropa y sale con un traje de caballero
Pese a su nueva apariencia  que tranquiliza a todos los visitantes del supermercado, siente una profunda angustia nacida de la tragedia de todas las personas  metidas en ese lugar que se someten a un  lenguaje inventado, que no les es propio si no creado por otros.

Consignas, eslóganes, símbolos estúpidos que suenan en ese extraño lugar con forma de pirámide capitalista.

Escena VI.

mqdefault
Con el cambio de música a pop tiene lugar una extraña representación. El caballero parece enloquecido  mirando  en la sección de tecnología. observa  la cantidad de tonterías que se han inventado últimamente.
!Asombroso!- Exclama
una muchacha vestida de hombre , con americana amarilla, se aproxima al escuchar esto  hacia él sonriendo, y le pregunta:
¿ Puedo ayudarle en algo caballero?
Si , desaparece de mi vista-  le contesta
ella obedece sin dejar de sonreír recordando las ofertas:
Sus deseos son ordenes, desaparezco, pero recuerde, que con una televisión de plasma como la que tiene a su lado se lleva una mochila nevera. Qué pase un día feliz entre nuestras sugerentes ofertas.
El caballero se dispone a escapar cuando tropieza con un chico con gafas y granos
Un dos por uno en calzado caballero- ofrece sonriendo.
No- responde casi llorando mientras intenta huir
Dos chicas vestidas de cerveza se acercan a un pasillo sin salida con sus pompones, y se empeñan en ponerle un venda en los ojos y que beba de dos orinales llenos de cerveza y diga cual es mejor.
Logra escapar escupiéndoles la cerveza en la cara mientras empiezan a discutir  entre ellas si es amstel o turia.
Escena VII.

images

Las cámaras filman al hombre disfrazado de caballero y al negro estrechándose las manos, quedando como un enigma está conducta para las cámaras. Desde los monitores siguen la escena en silencio unas persona sentadas frente a ordenadores, cámaras, teléfonos. Observan sin llegar a comprender lo que puede significar que unan las manos.
Escena IX.


Durante seis meses se siguen produciendo las mismas IV primeras escenas. Las cámaras están acostumbradas a ver en ese rincón donde el sol solo brilla hasta las 10 de la mañana al muchacho. cada día su rostro parece de más perdido, más cansado.
Al cabo de seis meses desaparece.

Escena X.

th
El plato aparece en el suelo del supermercado chafando un papel
Nunca más volveré a vall d´Uixó. Ni nunca más volveré a sujetar un plato  para pedir.
La odisea continúa en Glasglow .
La mano del harapiento levanta el plato y lo recoge sonriendo a la cámara.
Angelillo de Uixó. basado en hechos reales. Suerte compañero. gracias por invitarme a Glasgow, cuando puede subir iré.

Licencia de Creative Commons
Preludio de una nueva odisea. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Colmillo lácteo sueña con fantasmas.

DSCN0138DSCN0136
En un rincón de un pobre hogar, tras bajar del monte de ver morir los viejos algarrobos habiendo atravesado en una  larga jornada estival de marcha por los largos secanos de la sierra de Espadan, como si colmillo lácteo fuera un Ícaro que ha aterrizado tras ver un mundo lleno de símbolos y metáforas que tiene que aprender a interpretar, el joven cachorro de husky al que el mundo le da todavía miedo, y cualquier forma desconocida le hace retroceder por la senda en que camina ladrando despavorido “sueña”  y al soñar colmillo lácteo gime, mueve las patas, tiembla. Más su amo,  un ángel custodio junto a él, así le habla:

DSCN0119DSCN0118

Si colmillo, en tu sueño te surge la calima traicionera  que hoy espantados hemos presenciado  formando  un mar de nubes misterioso que envolvía  el pueblo que despertaba cubierto con una fantasmal sabana sobre su lecho, entre cuyos desgarrones, asomaban madrugadores en diferentes calles un alcor parpadeante  placas solares sobre los tejados golpeados por  el tremendo martillo solar que hacía cantar cual sirenas a las  naúfragas chicharras, en este nuestro fantasmal  paisaje incorporado a los sueños,  que podríamos llamar mar flotante donde imaginar oscuras naves  surcando esta infernal y cálida niebla transportando difuntos. Ajusta en tu sueño el paso, galopa colmillo lácteo a los altos pinares, que unen el cielo con el mar. Salta las primeras trincheras de la guerra civil y alcanza senderos amarillentos del secano moribundo.

DSCN0137

Latas abiertas con nidos de avispas que zumban y calientan el día con su castigo, y ruedas entre los espinos en medio del campo verde te guiaran hasta las azules montañas entre cráneos de animales, despojos de pieles y plumas, cartuchos de caza de la vall d”uixo nacional.
Mi voz en tu oído, haciéndola sonar como una campana está contigo hermano colmillo. Pisa el sendero como el dedo una cuerda de guitarra haciendo un blend entre los cohetes que estallan en el aire anunciando la construcción de una nueva iglesia en el cielo, mientras el edifico se cae en la tierra. Los sueños anuncian la esperanza, aunque no la hay, todo colmillo lácteo se lo tragara la tierra, como las ramas polvorientas que no dan frutos en vall d’uixó, y si lo dan, parece un milagro del verano entre el abandono del ribazo.

DSCN0131DSCN0130
Triste soñar, atracados en lo alto del alto peñasco, contemplando un águila  cruzar errante un trozo de cielo, rodeados por una luz que abrasa, en la orilla del ribazo, todos juntos en la sombra de la última carrasca, al borde del camino junto el  barranco.
Angelilo de Uixó.

Duerme colmillo lácteo, despierta en el sueño, atrapa la metáfora tan necesaria para vivir.

Licencia de Creative Commons
Colmillo lácteo sueña con fantasmas. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

La penitencia de dos idiotas.

penitencia

Basado en hechos reales.
Casi de rodillas subiendo la cuesta de san Antonio al albur del ocaso de Vall  Uixó, empujando sin voluntad la bicicleta, buscando el descanso , fatigado de haber viajado desde vall d”uixó a sagunto, pedaleando como un verdadero idiota, y habiendo reposado el pensamiento en diferentes calas sobre un purpureo mar que mecía el cuerpo de este idiota flotando entre las olas con los brazos abiertos resignado, casi rezando, y en ocasiones, girando su cuerpo para sumergirse hacia el fondo como un animal marino buscando un disparate al que aferrarse.
La primera redención del idiota lograda en Sagunto, el termómetro marca más de 33 grados y las campanas suenan a las tres.
En un parque el idiota sentado junto a una fuente frente a un niño que mendiga entre unos columpios vacíos, andando como mogli desnudo de cintura para arriba, enjuto, de aspecto agitando. Su madre sentada en el banco siguiente al del idiota, le sigue con atenta mirada. Una treintañera rubia, temerosa a cuanto le rodea, hablando en rumano a su otra hija que está junto a ella, mientras su mano la lleva aferrada a todo lo que lleva consigo.  Una bolsa transparente de la compra donde se puede ver su pasaporte, envuelto  y protegido de este modo.
El chiquillo de espaldas, bajo al arco ojival de plástico de un puentecito de madera del parque que une dos pequeñas torres de un castillo pintoresco de metro  y medio de alto junto a unos columpios.
La madre atenta como un pastor, el chiquillo, merino putativo se agacha como una pequeña rana y agarra del suelo un bocadillo que algún niño debió arrojar del puentecito, como castigo del paladar. El niño mueve sus manos para limpiarlo, lo huele y contento va hacia su madre.  examina la pieza que le ofrece su pequeño mogli, y da el visto bueno. EL chiquillo se lo mete en su boca de ranita y ofrece a la madre  su captura, que se sacrifica  colocando la mano frente la boca.
El  idiota se aleja, se acerca a  los resto del circo de sagunto, solo queda la puerta. Se lamenta de forma estúpida en voz alta el idiota:
Ni circo ni pan en sagunto.
Cerca de la  puerta romana, un ídolo de la estupidez descansa, con una barriga de buda que exhibe de  cintura para arriba, la cabeza ladeada sobre una pared reposa, aguarda el futuro sentado en un rellano, ronca el ídolo pagano.
EL idiota emprende sus 22 kilometros de vuelta con el estomago vacío, recordando aquel muchacho al que podía fácilmente haber quitado el bocadillo.
Al llegar a vall d”Uixó, oh hermanos míos, el idiota contempla entretenido las luces de la policía detenidos sobre el puente, y los del samur bajando al barranco. Es el idiota y todos los que observan  testigos de la sangre, de ella sacan fuerzas los idiotas.
Segunda penitencia.
Al subir la cuesta con la policía  entretenida a su espalda se abre la ventana de la casa por la que pasa, y frente a este idiota,  otro idiota: agigantado ahíto de sangre que contempla en un ocaso encendido desde su ventana, cuando encuentra a su pastor para llevarlo a la cruz.
Así habla el idiota de la ventana con un fondo de sirenas y de muerte lacera:
Ya te ha dado la bolsita de comida la nueva alcaldesa puerco, mucho cuidado, que robarte el ordenador y la cámara es fácil, igual que matarte a los perros maldito cerdo. Ojalá te metan en la cárcel pronto, buscate trabajo puerco, que eres un puerco. voy a matarte puerco.
Tercera redención.
El idiota pasa bajo la ventana en silencio notando como se redime.
Angelillo de Uixo

Licencia de Creative Commons
La penitencia de dos idiotas. by ángel blasco giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.worpress.com.

Divinos Down.

som la vall II
Episodios nacionales de angelillo de Uixó.

DSCN0056
Basado en hechos reales.

 


EL día del mercado María Reyes, la Moderna, en peritos de ayudas sale a realizar gentilezas vestida de princesa. Se mezcla entre  transeúntes ahítos de grandeza, desbocados de miseria, seres irreales alimentados de fantasías clase media,  que desayunan en los bares un último desahucio, y un  fiambre lanzado desde un puente con absoluta indiferencia.  El perro siempre agradecido, junto a sus piernas, acariciado a contrapelo cuando ladra atado a la silla junto al dueño en la terraza.
¿ Qué botón toco?- Mari reyes se pregunta frente a una maquina plateada a juego con  falda y  salpicaduras del rímel bajo los parpados, señalando con el dedo desanillado de divorcio en duda a la hora de decidir que ataque realizar a una maquina que muestra peligrosa tres colores vivos:

rojo, amarillo y azul.

En rapto de desesperación y nerviosismo frente a la máquina pregunta a  policía local de mirada distraída, que como un cangrejo tiene a su lado y a su servicio.
Ladeando un paso al pitido de voz, observando a la cincuentona vestida de quinquillera de 16, interroga sin severidad policía local:
¿ para qué?
Con gesto de sarcasmo y vocecilla estridente  María Reyes hecha un fideo disecado ante la azulada autoridad dialoga socrática y paciente:
– ahora que ha cambiado el gobierno de la nación, imagino yo…. que si los otros no me ayudaron… me ayudaran estos.

Exigente en el timbre de voz:

quiero hablar con el nuevo alcalde.
Alcaldesa- correge el policía local convertido en retor de la real academia de la lengua.
Con gesto de desconocer quien manda, y alzando cómicamente los hombros, María Reyes en gesto de señora y repleta de dignidad  sujetando una carpeta rosa repleta de facturas que quiere explicar, responde catedrática:
Pues alcaldesa, pero a mi… que me ayuden.
Con los dedos ante el policía como abanicos, sembrando guasa en una sonrisita irónica que apóstrofa:
que se note el cambio.

El policía suspirando estira  dedo, toca botón azul que produce el escupitajo de la maquina de  un papel blanco similar a la loto  con  números. Como una lengua sale a modo de burla de la comisura metálica de los labios de la maquina que araña con sus  dedos María  Reyes para agarrar.

El policía se vuelve de espadas contemplativo, semejando un gigante asceta budista que milenario inamovible es al cambio.
Un gato pasa por la puerta de la taberna los cinco ducados haciendo:

miau.

DSCN0051
Dentro de la taberna, lúgubre y oscura, con poco riesgo en el genero: aceitunas flotando en agua sobre garrafas de plástico en el mostrados, entre tres platos de pinchos de tortilla. Golpe de fichas de domino cayendo, aroma a cafetín, y ventiladores que simulan aire acondicionados. asomada a la barra, atenta como una galga en el campo la Clotilde, vestida con un delantal blanco. Feliz después de dos semanas de haber sido adquirida mediante contrato de aprendiz a los 55 años, y un sueldo que da para merendar sardinas en lata en el parque. Pero Clot no se queja, al revés, agradece a su tío Casimiro que ha despedido a la chica que había antes y estaba fija, para que entre ella, que solo cotiza  tres horas de las doce que hace.  Risas de fondo en la taberna por una mosca que ha atrapado pechineta que lleva del ala mesa por mesa, y miradas de los contertulios más sabios al alcalde saliente, cuyo pelo pelirrojo destaca entre los asistentes. Toma su café en medio del pueblo regio,  dando a su figura realengo vencido en las urnas, mientas inspirado por las voces del pueblo Sancho escribe en su diario su ensayo de venganza:

vándalos.

divinos down

Maritrini entra, tras el mostrador le sonríe  un rostro de piruleta roja pegada a ella con dos ojos muy redondos, casi inexpresivos en las escuadras de la dulce faz. Clotilde saluda a Maritrini que lleva un  gesto contraído de “estrella que se ha caído en el jardín”
Pide un café y platicar con Clotilde  confidencial. Sonriente le sirve su café desprendiendo su cuerpo  olor a frutas por el baño de agua de cerezas que se vierte en garrafón comprado del mercadona cada mañana sobre su cuerpo de 90 kilos en algo menos de metro sesenta de altura.
Maritrini  hermosa y ordinaria, jamelga de 20 años de buen ver y catar, va perseguida de la mirada de todos los farandules que se levantan como liebres peludas  en celo para ponerle una cerveza a su lado, ofreciéndole caballerosos. Mientras esta los espanta con  mirada, y los batuecos vuelven a sus juegos derrotados.
Clo- le dice- me han dicho que hablaste mal de mi ante el juez en el juicio.
Clotilde cambiando el gesto de amistosos a desconcierto niega con la cabeza tres veces como Pablo y como Kafka:
!Pero eso es absurdo! (cloquea) ¿ Por qué iba yo a hablar mal de ti?
Maritrini sorbe un poco de café sujetando con sus gráciles manos la taza donde parece haberle caído un bello lunar de su rostro de porcelana en el caldo despertino. No aparta sus hermosos ojos verdes de viva mirada víbora, casi agitanada, con evidente muestra de nerviosismo.
Ay hija, te cuento lo que me han dicho, que has hablado de mi mal ante el juez. Yo, cuando me lo han dicho he venido corriendo a saber- deja caer la taza mientra Clo le da vueltas a la cabeza.Se queja amargamente:
Mira que la gente es mala, es absurdo- sigue barruntando la Clo pensado sobre el mundo. (Imagina  en el lío en que le han metido) Está ajena a varios brazos como sotas de bastos levantados que  le piden más cerveza, y  estoicos distraídos como ella, miran caninos la disputa que se escucha entretenidos.
La taberna está en silencio, testigo de muchas situaciones similares.
Ya hablando para todos, sin disimulos educados, a medio gritar la clo, elevando al techo sus ojos tristes, queja y   brazos semejantes a monigote de michelín,  en ademán exculpatorio:
Pero es absurdo, ¿por qué yo iba a hablar mal de ti?
Maritrini también elevada la voz con la cabeza ida, y saca la verdad aumentando la pena hasta drama:
De mi , de la Josefa, y la Monica…. de todas del grupito, has hablado mal al juez ,y contado cosas que decimos aquí.
Resignada apaga sus brazos derrotada que deposita junto su abdomen agarrándose las manos unidas entre si , de modo a como lo hace un histérico o un trastornado obsesivo compulsivo, con lógico temor de ser señalada la clo por siempre de por siempre, eterna  cantarina hasta la muerte en el pueblo de la vall d’Uixó.
Un  tono consagrado a la piedad, y gesto indescriptible de desconcierto, miedo y rabia,  faltando un porqué explicativo sociológico, más que la maldad intrínseca natural de las gentes de vall d’uixó en que pueda sustentarse las oraciones dubitativas.
Pero Maritrini ¿como yo voy a hablar mal de vosotras? En ese caso, piensa chica. ¿ No os habría llamado el juez?  no ves que es absurdo Maritrini, que yo te juro que no tengo nada contra ti ¿ qué me has hecho tú más que bien de venir aquí a consumir?
Maritrini piensa en esa excusa y se desconcierta.
La clo sigue quiquireando:
Es absurdo, absurdo.

saca de golpe varias cervezas pedidas hace un rato dejando que piense Maritrini, y vuelve frente a ella quedando las dos mujeres atraídas como un imán.

( pensado la una en la otra)
Raúl, farandul de baja estopa jubilado, bigote de morsa, autoproclamado don Juan de bar, que seduce  a los sesenta años mostrando a jovencitas  paquete de cocaína. varias veces ha tenido suerte, y ha tocado a  jovencitas de dieciséis apetecibles al paladar y la mano. Coloca  el Raúl el quinto de cerveza  contemplando sin pudor de chulo seductor  las piernas cruzadas en el taburete, desnudas casi hasta la ingle de Maritrini en trance de atar cabos, tragando saliva , mientras la pieza de trofeo y de lujuria es observada públicamente desde los corridos de las mesas del fondo.
Maritrini con sentimiento de humillada  insultada y ofendida, sigue sintiendo esa mancha a su buen nombre.
la clo desconcertada no sabe que decir, más teme las consecuencias a su buen nombre y ser señalada por la calle.
Llevando la melancolía en la voz y el haber sido participe en  juicio, con solemnidad traída de quien ha estado ante las autoridades, hace auto de su inocencia dejando dictado alto y claro ante todos los parroquianos convertidos en sus testigos de los hechos desde ese momento, que desean saber que ha pasado.

La intriga se rompe, y cada cual trata de pensar en éstas palabras sacadas de la acusada cuyo fallo empezaran a dictar cada cual en su mesa, y habrá lógica disparidad de opiniones y sentencias.
Yo solo fui a declarar como testigo por el juicio de la chica que trabajaba aquí, que denuncio a mi tío Casimiro,  por despido improcedente. ¿ Por qué iba a hablar mal de los clientes que vienen aquí? Sería absurdo.
Se hace un silencio en la taberna  solemne, que cae como una sombra misteriosa y de Fe sobre los rostros oliváceos, con tonalidad  casi de reptil como el lagarto del petrel que devora varias moscardas.
Maritrini nerviosa paga el café, temblorosa da el cambio con tristeza Clotilde.

Se despiden sospechando.
La puerta se abre y entra la luz en la taberna.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Divinos Down. by ángel Blaco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.