Archive for the ‘tradiciones religiosas’ Category

 

 

La acción transcurre en una ceseta de ladrillos de San Antonio, Vall d´Uixó. La caseta ha sufrido los desperfectos de la crisis económica, y la huerta que la rodea en un bancal del secano, los del cambio climático. Cañas con guisantes cenicientos se yerguen apuntado al cielo, los guisantes forman una dorada corona con sus frutos por el suelo tras sus días y noches en el desierto. Cohetes de fiesta. Tablas de mesa, sillas, bullicio chusmero de gente que nada de lo malo censura. Espanto de santos. Los poetas , los dramaturgos, los pensadores huyen del pueblo que se entrega abominable a compartir con las autoridades en hermandad . Seguro pecado, que nadie de peñas, comparsa, ni fiestas, al igual que los ricos sube al cielo.

El elegido de San Antonio, que se retuerce por llevar una vida de santo, Angelillo de la Cruz, el de las largas hora de trabajo, que desaparece día a día, por una grieta de la tierra que se lleva el agua de su huerta, se levanta de su sabana. Aspecto de cansado. Vida de martirio no elegido por inadaptado. La armonía llega con los cantos de los últimos pájaros vivos que trinan el bolero de rabel , tal y como riendo se lo ordena, mientras abriendo la ventana les relata su sueño. Medita en esas horas que será de la culebra Pica Pica, de samaruc, su pez que siempre le recibe y se mete en su cubo cuando lo hunde para llevar agua al huerto, y al verlo asomar, lo devuelve en el siguiente viaje a su charca. La rana crocratina, y así un sin fin de compañeros de charca.

Dando palmas Angelillo les pide atención. Tres perros, dominador, subordinador y senegal de vall d´uixo saltan a la cama, y a su espalda quedan mirando la ventana. Asoma horizonte árido, brisa de poniente casi fuego penitente de levante, escuchan el relato del sueño de su dueño:

” San Vicente me ha visitado en un sueño, a mí de entre todos los valleros ha elegido por ser el más perseguido. Me ha explicado que solo hay una forma de salvar la fauna amenazada de la charca. Para ello debo atar cada día un pez a un globo de colores y soltarlo por el cielo para que San Vicente lo lleve a la feria con su nombre. allí  la policía local lo bajará de los cielos y lo depositará en una fuente o jarra con limpia agua. Si esto no funcionara, y el mensaje no se entendiera, debería seguir el siguiente pez formando una cadena día a día, así hasta que sean todos liberados. Y si a la charca el ayuntamiento no le pusiera remedio para ayudarla, como persona ahogada,  que dejan que se ahogue, debería seguir por las ranas. También a cada animal que viaje en globo,debe ser heraldo de escrito de San Vicente, un poema en una instancia municipal”

Sacando un instancia con el sello del ayuntamiento Angelillo empieza a escribir guiado por San Vicente :

Peces atados a globos de colores,

en la feria de San Vicente,

dejan los huesos soldados al cobre.

Las faldas de las falleras,

clavan su virgo hasta las estrellas.

Bajo la ceja de San José,

arcos de cuencas secas,

donde se asoma el espejo repleto

de alfileres de peces,

sobre cuyas espinas croan agrietadas

las ranas hundidas,

entre la blanca cal de las piedras.

Un horizonte de ocaso

resuena entre dolzainas.

Los caracoles bailan con sus agónicos ojos,

hasta que una pisada rompe la cascara,

entre el sucio fango seco,

casi polvo estéril

de almas evaporadas

que no tienen entierro.

Escrito el poema, el elegido de San Vicente fue al encuentro de la charca y entre las piedras, casi muerto pudo liberar a samaruc, al que atándolo de la cola al extremo de la cuerda con un globo.

Saliendo volando dio en manos de la alcaldesa que hablaba desde el campanario de la Asunción del cambio climático.

De este modo fue salvado.

 

 

Angelillo de Uixo.

 

Choose a License<style type=”text/css“> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr“] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl“] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

dedicado con cariño  a los vándalos portadores del espíritu de Dionisios que han provocado las avalanchas en Sevilla para liberar a los pecadores de su penitencia. Paz y bien a ellos, por apologéticos de la alegría, y el indulto del gobierno ya.

I.

Avalancha, avalancha, avalancha,

se cayeron las luciérnagas,

vestidas con su fina seda

por una estampida africana ,

en las calles sevillanas.

We are living in sevilla,

We are living in sevilla.

La aurora suspendida en la Giralda

se sintió liberada del Ku Kus Klan

al escuchar de nuevo el grito :

Ala es Grande,

libertad, libertad, libertad.

Aladas palabras que levantaron el enjambre cautivo y somnoliento,

Almas alimentadas de cera de iglesia que ardía en sus bocas pecadoras.

Más mal guiados por los  Espartanos del orden

en las mal señaladas  chapuceras calles de sevilla

corrían los tabanos enfundados en sus caperuchos

del cuerpo de cristo lanzado a tierra,

para que le hicieran el boca a boca,

tras ser  chafado por la estampida.

En todas direcciones los que de Cristo salieron

corrían como Ñus de las sabanas africanas

envueltos en sus sábanas fantasmales.

Sus cuerpos chocaban entre si con gran estruendo y quejas celestiales,

formando un estruendo semejante a platos rotos por ángeles trompeteros,

que los lanzaran desde las ventanas de los bares.

Iban cayendo los cofrades exhaustos,

como gusanos de seda envueltos en sus capullos en tierra

para resucitar como mariposas en el cielo junto a Mahoma.

Y los Dionisios africanos

portadores e instigadores de este fino amor a Cristo.

génesis de las nuevas madrugadas para  sevillanos del futuro

fueron encerrados en un zoológico para peregrinos.

El Papa, los obispos, los ministros, los jueces,

y otros animalitos heridos  por la cruz.

encontraron estos Apolos de rodillas entre sus barrotes,

para su sádica alegría y la defensa de su Fe:

el castigo,

instrumento de Dios para el bien.

Sevilla, ciudad  nacida para odiar y castigar.

Sevilla aparta de mi tus autos de Fe.

Angelillo de Uixó.

Choose a License<style type=”text/css“> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr“] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl“] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

En el canto XXIV de los 120 días de cuaresma, el poeta padece como el resto de desdichados el cansancio, y al igual que los condenados desgraciados, sufre la misma pena.se siente muy fatigado. EL canto hace referencia al abandono de proyectos, de metas vitales, el hundimiento personal de los excluidos sociales. Es descrito con la alegoría del árbol de la penitencia. un enorme árbol de imponente tronco hueco. Se halla en un barranco seco y escabroso, de ambiente casi africano. El lugar se encuentra lleno de espinos , es de muy difícil acceso, imposible de encontrar para la gente que le gusta el bienestar.  Sufre el caminante a cada paso el tormento de los espinos. Las serpientes de más de dos metros son abundantes, así como diferentes aves.

NO es senda para almas tranquilas- se anuncia a su entrada.

El poeta a llegar al fondo, se abandona junto este árbol.  Lanza su mirada a una pared de roca que lleva al otro lado, pero ya no tiene fuerzas ni ganas para treparla. Prefiere quedarse en ese estado de por vida sabiendo que será el infierno lo que le espera.

Canto XXIV.  120 días de cuaresma.

No al excluido se le hace más lento,

ni sus pies dejan por ello de caminar.

Y aunque el cansancio anide como una bestia entre el follaje.

Levanta  la testuz el excluido ,

viendo altas rocas que ascienden hasta las nubes.

Han sido colocadas para conquistarlas o encerrarle.

La fatiga impuesta en ese cerco donde ha sido arrojado,

tierra que  hunde como mar,

le impide avanzar.

En medio de esa esfera,

un círculo de blancas gaviotas descienden de los cielos,

para atacar los rostros desconsolados de los náufragos de la tierra.

Sus lamentos atraen  a los centauros con tricornios,

a bajar de los riscos con sus redes de ibéricos trenzados.

El poeta sube al árbol con las fuerzas que le quedan para ver,

como van cazando uno a uno a cada desventurado,

hasta meterlos en un saco,

de los que sacarán para coser sus labios con anzuelos.

Sus manos serán atadas con cuerdas y colgados en el árbol de la penitencia,

que ocupa el centro de la iberia.

Sus pecados una vez son secados por un sol que todo lo pudre,

se les reconocen sus derechos siendo arrojados a la cuenta.

Arena de un foso profundo,

donde extraviados de si mismos esperan el siguiente arresto.

Recordar este consejo, así se despide el poeta bajando de las ramas:

subid si os place a lo alto de la cumbre,

duro y penoso es el ascenso.

allí sabréis de un nuevo árbol,

que descansa tras una reja que pocos consiguen pasar

Contiene una semilla salvadora,

que nadie que ha subido y la ha cogido

luego la ha bajado.

Paz y bien desgraciados.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons

 

fotos e información en

adagio-por-invierno-en-el-monte-del_20.html

 

En este canto de los 120 díasde cuaresma, a la llegada de la primavera se hace un exordio podemita en unos bancales abandonados en un paraje seco y condenado, donde con esfuerzo se ha conseguido darle rendimiento. Pero a la vez se advierte, que el trabajo y la honradez , esta condenada al fracaso por la rapiña y la avaricia de los gobernantes liberales, progresistas y fascistas.
Todos casta,
desde la cabeza hasta las uñas de los pies.
adagio por invierno  en el monte del cielo.
I.
Más como si la niebla en el monte pelado
envolviera a una serpiente que sale de las garroferas;
Así sin descanso,
los hijos del alba que nunca consiguen asaltar el cielo,
cual mariposa llena de imaginación,
han de crear el paraíso de la nada.
Ángeles de la Pasionaria,
que en la tierra se deshacen como el rocío
con los primeros rayos del Sol.
Es en vano toda avance.
En el suelo queda el hombre como fruto.
Y entre las cañas colgado como un cadáver,
su esfuerzo que recogen,
cual botín de entre los muertos,
aquellos promocionados  por el cielo.
Sin haber dado pruebas de valor ni de coraje.
Están entre los hombres los primeros por ser unos golfos,
Por qué en el mundo no hay Dios, ni gobierno ni vergüenza.
Angelillo de Uixó.

Falles-2016-3

 

En este canto habla el archivero de los juzgados número tres de Nules que tiene a muchos valleros atendidos.

 

A ciertas horas la conciencia ya descansa después de haber estado todo el día en la barraca, en un encuentro con todos los iguales. allí, en la barraca, que consiste en una blanca carpa levantada por festeros, en el círculo de  vall d´uixó para pasar recogidos los días de las fallas siendo llamada de este modo costumbrista como “la barraca”.

Dabánse cuartel  entre alegres cantos y bebida a tantas desdicha las gentes entregadas a las fiestas de cuaresma. Los cuerpos congregados entraban en contacto unos con otros, y el ser humano allí arrojado se daba necesidad de entregarse a la fantasía y al consuelo de los compañeros.

Ave María ruega por nosotros pecadores- Así se decía  al entrar.

Muchos de estos de dentro, tienen el nombre en los archivos de Nules, pero sus faltas no son graves. Son entre ellos empapelados para alegría de jueces y letrados . Entre éstas gentes vecinas de Uixó, los  unos acusan a otros por envidias, por falta de razonamiento, por gusto en los pleitos. Su castigo es salir escaldado y arrepentido, aunque como estos desgraciados condenados nunca aprenden y son más tercos que los mulos, vuelve siempre por sus pasos a por más castigo, que siempre lo tienen merecido.

Yo pongo mi firma en lo acontecido.

De los archivos de ayer, quiero seguir a los personajes hoy, y esto os cuento para vuestro bien.

San José , un  viejo cano, de barbas desaliñadas, ropa con salsa de verbena en la camisa, y algo de cocaína manchando el bigote, marchaba por los callejones como un gato en celo. Miró al cielo hoy aquel  que sedujo a María. Volvía a casa con la conciencia estorbada  y solo. al ver sobre el tejado unas luces flotando, le cayeron a la alcantarilla las llaves del portal. Entonces le dio vueltas a la historia que le había contado Alfonso.

Alfonso había entrado a la carpa de fallas con su chándal y zapatillas deportivas. Parecía tener veinte años aunque más de cincuenta años de pecados poseía a sus espaldas. Ya había renunciado a muchas cosas buenas de la vida, y ahora se entretenía contando tonterías.

Entre la gente que comía buñuelos se mezcló, y los de Carmen sin pedir permiso en la boca uno tras otros se metió, mientras esta lo miraba enardecida, pensando:

lo digo o lo digo.

Pero por educación y porque Carmen era de las que se lo tragaba todo menos lo que cocinaba que apenas lo probaba pues todo lo devoraban, vio como menguaron sus buñuelos en silencio y penitente, pero por dentro apunto de estallar, hasta el punto que se fue a su casa sin que a esta buena samaritana nadie le agradeciera nada. EL guisos, el pecheros, y los Gemelos caridad, y San José se acercaron a Alfonso, y lo arrastraron a la barra. Allí pidieron bebida: sangría y agua valenciana. Las tracas y petardos sonaban fuera de la carpa, donde hacía días que no habían pájaros en las ramas de los arboles de la explanada por el alboroto.

Alfonso miró a sus amigos con los ojos entristecidos, la voz cansada por falta de descanso. Hacia un par de días que no dormía, los había pasado bebiendo y masturbándose con películas porno, incluso de gays, lesbianas, zoofilia y travestis a última hora.

Hoy vendrán, les confesó a sus amigos.

rascándose las barbas preguntó San José:

¿ quienes?

Alfonso metió las manos en su pantalón y sacó su teléfono móvil salpicado. Buscó una carpeta de videos que dejo en la barra tras activar el play  y narraba su historia de un par de luces parecidas a la de las farolas en medio de la oscuridad.

ayer estaba en la terraza por la noche, no podía dormir, serían las tres de la mañana, cuando vi un par de luces pasar flotando por  encima de mi cabeza. Al notar esas luces que las miraba se detuvieron ante mí. Eran como unos aros gigantes que hacían un ruido del tipo secador de pelo, uuu, uuuu, uuuuu.  hacían. Yo me dije al principio, será un helicóptero. Pero no, no podía ser un helicóptero. Y de repente, zas, una luz empieza a perseguir a la otra, y una la atrapa y al absorbe como un yogur. Fue, como cuando un gato se come un ratón. Y yo que siempre tengo este cacharro a mano, filme con el teléfono toda la escena. Se la he pesado a cuarto milenio.  la semana que viene vendrán a vall d´uixó a hacerme un reportaje de Ovnis. El pueblo está lleno, y ahora que son fallas vienen por docenas.

Nadie quiso contradecir la bella historia de alfonso. Todos guardaron un pacto de silencio de amistad entre la música, la traca, las conversaciones sobre mal de ojo y sobre puterio que se reproducían como un susurro alrededor de los grupitos que formaban aquellas gentes de la carpa. El silencio entre ellos terminó cuando guardó Alfonso en el bolsillo el teléfono.

El guisos, un hombre de cerca de cincuenta años, de cuerpo corrupto demacrado por el vicio, lanzó un lamento que paso desapercibido, y después, ese suspiro opero sobre él de tal modo que le lleno de nostalgia a la que quiso dotar con palabras  sus emociones

No podré ir a Valencia a visitar a mi hijo.

¿ Por qué? preguntó San José con indiferencia comiendo unas papas.

Porque me he gastado los cuatros euros de la pensión  en dos días, y mi hijo no me pasa dinero desde hace dos años. No se puede vivir con 400 euros coño. En este país algún día va a pasar una desgracia.

No te irrites y bebe- con una palmada afectuosa de alfonso que no soportó el Guisos se montó una bronca.

San José miraba el cielo al llegar a ciertas horas a su casa, ya retirado de la bronca, pensando en la historia de marcianos que le había contado Alfonso.

Escuchó unos pasos por la calle que le hicieron olvidar las luces para ponerse en guardia. Pensó, no se sabía el por qué,  que le querían pegar

Al girarse vio pasar a María. Salió  de una psicosis a una vergüenza. agachó la mirada hacia la alcantarilla. María paso sin decir nada junto a San José que carraspeaba. Ya habían transcurrido más de 10 años desde que esta preciosa mujer que ahora pasaba. Siendo en aquella época casi una mujer  de cabellos rubios y ojos violetas , que tendría que hacerse de forma rápida mujer.

El día de la crema de fallas, María que era festera ,acudía con sus padres a la misma carpa blanca de la que salía esta noche de autos de nuestra historia  San José, y que también ese día de hacía diez años piso.

Más allá de una blasfemia, fue la trama más idiota de deshacerse de una criatura la que invento San José, y que constaba en un viejo archivo olvidado de los juzgados de Nules que hoy quiero recordar a todos los Josés.

La tarde noche de la crema, entre los festejos programados dentro de la carpa, había sesión de Dj. Entonces Alfonso, el caza Ovnis, era Dj local invitado. Creía que  iba a llegar lejos.  duro tres fallas sus  intentos de ser Dj famoso.  un día vendió los platos, los discos y los instrumentos necesarios para ese oficio , y se lo gastó todo en un burdel donde estuvo como un Pacha tres días haciendo de Sultán.

San José le pidió esto a su amigo esa tarde.

Hazme un favor Alfonsito, tengo un problema. cuando llegue María, la chica con la que salgo los fines de semana, la rubia, la menor de edad. Cuando llegue te hago una señal y me pones música religiosa, como si aparecieran ángeles y todo eso . apagas y enciende las luces. Ponme también sonido de rayos y tormenta, tipo Dios furibundo. y me dejas el micro. ¿ Puedo hablar escondido detrás de la barra?

Alfonso sin comprender lo que pasaba pero prometiendo hacer lo  que pudiera le dio un micrófono inalámbrico.  San José guiñando el ojo le confesó:

La he preñado, tío.

alfoso exclamó Joder,  y San José espero en su agujero la llegada de María con sus padres. Cuando esta se hizo, e ingenua entró María y séquito familiar.  le hizo una señal San José a Alfosno.

Las luces se apagaron y todo el mundo se asustó.  Ruido sobrehumanos de truenos, luces como rayos de todos los colores que cegaban  dieron paso a un breve silencio que la voz de San José interrumpió con estas aladas palabras:

” No temáis nada, os traigo un mensaje de bien y esperanza del señor.

María, la que ha venido acompañada de sus padres es llena de gracia.

El señor la ha elegido entre todas las mujeres para traer un salvador.

alabad al señor, pues ella es casta y ningún hombre la ha tocado.

Y ahora que siga la fiesta,

paz y bien y las gentes de buena voluntad.

Sin embargo la música no volvió.

María como una mocosa empezó a llorar. Su padre presa de un ataque de histeria  se subió a la cabina donde estaba Alfonso , y lo cogió del pecho llamándolo miserable.

San José escapó por la puerta de la carpa cuando María gritó a su padre:

Papa , ha sido él.

En los archivos de Nules aún quedan los atestados de lo que sucedió a continuación.

aunque ahora ya se había olvidado todo, y algunos como el padre de María estaban ya muertos de un ataque al corazón.

Nació una niña y no un salvador de María. La niña salvadora, que tenía diez años ahora estaba olvidada por todos e internada desde hacía tres en monte olivete, en un centro para niños a los que retiran la custodia a sus progenitores por abandono, cuyo número semanal en vall d´uixó como viejo archivero puedo asegurar  no para de subir, siendo habitual en estas fechas del 2017 dos o tres a la semana. Pero este archivo de la hija de María, será otra historia.

Angelillo de Uixó.

 

 

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

 

 

cimg0357

 

( Una voz varonil paseando por el muro con una cesta llena de flores y poemas. Su rostro ,medio cubierto por un velo, anuncia sus productos a los turistas que visitan los amantes de texas el día de los enamorados)

 

Flores, flores,

os vendo flores y poemas para el día de los enamorados.

Flores, flores

OS vendo flores y poemas

para poner en el muro

que no tiembla bajo las voces unidas

que tejen historias de pasión sobre las hierbas.

Flores, flores,

Os vendo flores y poemas

que han crecido sobre la sombra donde se tumbaron Jojambo y Julieta.

Sobre estas hierbas se desesperaron abrazados,

invocando al cielo.

Un ángel escuchó su mitín,

y tembló de envidia al verlos.

El muró cayó sobre ellos.

Parecía un muro impasible a los besos,

pero el muro está lleno de almas.

Aplastó sus torsos desnudos.

Nada vence al muro.

Flores, flores.

Os vendo flores y poemas para el día de los enamorados.

Recordemos a Jojambo y Julieta,

como peces aplastados por amarse en una zona de riesgo.

Hoy hay un cartel recordando su historia donde ocurrieron los hechos.

Tras ser aprobado por el pleno,

por las dos familias que dominan la villa.

Jojambo y Julieta

los amantes del muro,

precaución al tumbarse en la hierba.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.