Archive for the ‘represión’ Category

 

 

 

 

El catalejo de un ciudadano otea las instituciones ibéricas sobre la senda del quistel.  Nueva senda que se ha de inaugurar oficialmente para gloria del insigne y muy digno pueblo de Vall d´Uixó cuyos ciudadanos merecen lo mejor.Ambiente con tufillo a turistas por  donde pasea el ojo del extranjero con parné que necesita ser servido con comodidades incluso  de paisajes. Tras el vidrio chillón del catalejo, se observa el gesto descompuesto con barba de choto, nuevo rostro del progresismo hipster nacional , del concejal de turismo que chirría a los medios de comunicación que le siguen.

África en  Vall d´Uixó.

Sus palabras son aplaudidas por el progresismo.

Exhibe las pruebas del delito entre sus brazos, arbolitos reciente plantados arrancados. Bancos y señales de parques y jardines tirados al barranco. La belleza de un pueblo donde el turista debe levantar el pulgar expresando me gusta, esparcida entre la vil grava. El catalejo aumenta acercando su mirada al momento en que el concejal tira los arbolitos lejos de si maldiciendo a los vándalos. Los arbolitos  quedan con sus ramas formando la señal de la cruz en el  lecho del barranco.

El catalejo se retira de la escena y apunta a las cabezas del mercado que deambulan entrando y saliendo de los toldos de las paradas de verduras. Sonido sordo de run run, donde se pregona la noticia de los actos vandálicos.

El catelejo se detiene en el Mudo, farandul jubilado insigne por hablar poco lo que la ha permitido llegar a viejo y sabio. le cuentan  la novedad en la parada de los arenques secos. Hace gesto de simpatías por los vándalos mientras se santigua y niega con la cabeza. LLevan un aire los hechos de venganza moruna del pueblo contra las instituciones. Las victimas de este conflicto las de siempre, un grupo de cebollas, de ajos,  de  lechugas, en los casos más graves,  hasta el perro del hortelano.

El catalejo se retira del exterior y se vuelve hacia si mismo.

Observa una carta del sindic del greuges de una queja interpuesta por este observador ciudadano ,tras haber solicitado que le devolvieran información aportada al ayuntamiento y que había perdido, siendo necesaria para su defensa en un juicio. Consta lo que solicita de: una denuncia a guardia civil, un parte de lesiones, y las instancias relatando los sucesos previos siendo el ayuntamiento  conocedor de los mismos solicitando intervención. El catalejo observa el instante en que este ciudadano abre la carta.

En respuesta a su queja, para vista de juicio, el Ayuntamiento reconoce que efectivamente Don Ángel, se acompañó de lesiones antes de entregarse a la guardia civil , denunciando los hechos por los que ha sido imputado. De tal modo nos consta que se presentó

Me han dado en la calle mi sargento.

A lo que este le preguntó:

¿ Dónde alma de Dios?

Y el denunciante afirmó señalando brazo, pecho y muslo.

Aquí, aquí y aquí.

Una vez examinado, fue otra vez interrogado
¿ Y usted no respondió al enemigo?

Siendo esto lo declarado:

No mi sargento, por  mi libertad prometo que no, que aguanté el castigo pensando que  no debía devolver lo que no me había ganado.

Terminó el atestado ratificando que era cierto todo lo declarado.

 

Con la carta en las manos recuerdos de la secuencia de acontecimientos.

La denuncia no llegó al juzgado, mi copia se perdió en algún cajón, una instancia informando de lo ocurrido al ayuntamiento con copias de las denuncias duermen olvidadas. Sin embargo vinó inesperada una denuncia de la otra parte. El recuerdo enfoca el área de bienestar, reunión con el concejal hace ya tres meses.

saludos, choques de mano  al entrar al despacho. Le menciona por cortesia la visita del concejal al sahara en sus vacaciones, anunciada hasta en la radio, cadena ser local.

ángel, amable al concejal.

¿qué tal entre el pueblo saharaui?

Antonio concejal de servicios sociales, cordial, se alegra de que lo sepa.

bien, bien. es como estar en vall d´uixó, pero todo es más barato y hay menos desigualdad y conflictos vecinales.

Entrando en la causa ángel.

vera señor  Antonio, recuerda lo del acoso de un vecino loco.

Antonio

No.

Ángel sacando instancia.

Mira, tal día hace un año presenté esta instancia aquí de esta persona por insultarme, me llamó vago.

antonio leyendo la instancia preocupado.

Vaya, vaya.

sacando otra instancia que tiembla en sus manos

en esta, tal día lo denuncié  por agresiones.La misma persona que es bien conocida aquí por un cuadro de pobreza extrema y abandono social. Verá, tal día,  esta , acompañada con denuncia de guardia civil.

a las asistentas sociales les he comentado el caso ¿sabes? quiero no solo denunciar, sino creo que por el perfil del asunto, debe intervenir el área social, por eso fui a la asistentas.

Antonio.

Interesante. que le dijeron ellas.

Ángel

¿ Y tú no le metes ?

antonio cada vez más interesado, señalando a ángel  con la mano gesto de solución encontrada. Triunfal.

Oye, pues no es mala idea.

ángel.desechando tal proyecto.

Tres veces me ha pegado. A la cuarta, lo he apartado de mi  de un empujón y me ha denunciado, también lo denuncié yo, pues antes de separarlo de mi me había pegado. sin embargo, mi denuncia no consta, y la necesito como defensa. Se que entregué una copia aquí, como en otras ocasiones. El resto las tengo , pero esta no, y el juicio es de ese día.

¿ Se me podría entregar una copia?

Antonio con gesto de impotencia.

Lo siento mucho, es imposible ángel, una vez se guardan ya no se sabe lo que se hace con ellas. Creame que le acompaño en el sentimiento que debe tener ante tal frustración, pero en fin… comprenda el trabajo que hay. están los ancianos que no se paran de morir en el asilo. Casi todos los días cae uno a la hora de comer, luego están las fiestas… No sé que más decirle.

Ángel suplicante y patético:

Don Antonio, que me encierran.

Antonio suspirando, limando asperezas.

No será tanto, cuente usted lo mismo que a mi , convencerá al juez, seguro.

Ángel:

Lo cree así… ¿ cree que soy inocente?

Antonio, levantándose de la silla para despacharlo. amable.

Ni un momento lo he dudado, no sé por qué usted duda de ese modo  de si mismo. Suerte.

Saliendo de los recuerdos, el catalejo observa como guarda la carta Ángel y empieza a escribir otra relacionada con la recibida.

en respuesta a mi queja recibida, inicio otra queja dando gracias por sus gestiones.

Dicen que nunca es demasiado tarde para poner una queja.

Y mi queja, es que podía haber sido condenado siendo inocente,

porque no quisieron atenderme ni molestarse en saber de lo que les hablaba.

Me senté hace un mes en un banquillo sin defensa.

El juez al verme me hizo la cruz. tenia todo en mi contra señor sindic.

Pero igual que fui condenado por lo mal que va todo

y fui absuelto por lo mal que va todo.

¿ Hemos de resignarnos a esta fatalidad hispánica?

Volviendo a la exposición de mi queja.

El juez me dijo.

El tiempo pone a cada cual en su lugar,

absuelto por haber pasado más de un año.

queda libre.

Al salir el juez me silbó.

Eh, angelillo.

Diga- respondí.

Este contestó:

Ya volverás.

EL que me denunciaba le dijo al juez.

Me acaba de pegar.

El catalejo es guardado en su funda  y la escena se cierra con llantos de ángel.

Angelillo de Uixó

 

 

 

 

 

CIMG9127

 

 

 

 

Escena de exclusión con aires de cementerio. Personajes excluidos socialmente viviendo como muertos. Flota ausencia de familiares, de amistad, de ternura, de amor. Los sentimientos perturbados. Se han aflojado del corazón cayendo en otras vísceras donde forman un arco de fricción que viene muy bien a las élites gobernantes. Solo queda el consuelo del dolor como compañero. EL futuro, sombra oscura acechando ante la claridad del pozo sin salida lleno de amargura de ayer. Nuestros personajes dramáticos, acaban de salir como los divorciados de los juzgados de Nules , después de denunciarse mutuamente. La disputa y su mutua repelus tienen su origen en su miseria tutelada por los servicios sociales de vall d´uixó. Corredor de la muerte que los ilegalizó como seres humanos. Ahora , sin fortuna sobreviven perdidos, el uno vecino del otro, en San Antonio Vall d´uixó . Rodeados de asco hormigas y moscas. Si alguien se los encuentra, que tire de la cadena.

Sonido de una cisterna. Fondo de agua que corre como una tormenta. Inicio del monologo de un excluido dando vueltas como robinson crusoe por el comedor de su hogar con un bastón. Cual lazarillos, sobordinador y dominador, fieles canes que parecen de peluche sobre un colchón, observan por la raja de los parpados donde asoman bestiarios ojos del color de la miel. Entre bicicletas apoyadas a las paredes, y una carretilla que tiñe de verde el hogar. Sobre su pancha , gomas de goteo con un bidón. Elemento de trabajo ,dignificación la pobreza Esta se respira claustrofobicamente hasta el punto de doblegar la voluntad del más osado . El ambiente tiene de escenario su contrapunto en el exterior. LLamada de atención por la mirilla plateada de un catalejo que parpadea por el sol como si fuera la mirilla de un francotirador. Asomado a la ventana, en el otro extremo del comedor, sabe de quien se trata, del duelista con el que tiene pleitos sin que sepa como evitarlos. Sobre la mesa, ve extendidas las hojas.  tres denuncias ante guardia civil, 12 instancia al ayuntamiento,r reuniones con concejales…

Las recoge recordando el último atestado,

Mi teniente, vengo a presentar denuncia nuevamente, y esta es la tercera vez que vengo  por los mismos hechos y misma persona. Sin novedad podíamos titularla. Empiezo. Escriba.

paseando en este secano de vall d´uixo, paisaje árido y africano, como un conjuro de las malas hierbas, zas,  ha salido la chicharra de siempre a recordar que soy un miserable parásito que debe morir.

he gritado pensando que era el fin. Lo que más temor me causaba era hacer daño a mi agresor,

con gesto de curiosidad, cambio de tono en la voz,

pues si le hago algo ¿qué me pasa mi teniente?

Teniente de la guardia civil con saludo amistoso en la mejilla:

Ay angelito, si no nos enteramos, no pasa nada, pero si nos enteramos por casual… debemos actuar.

Ay mi teniente, que vida. que vida. ¿ me toca soportar castigo de un igual opresor?

Vamos, vamos Angelito. que si actuamos con una sola denuncia se nos acusa de maltratar anarquistas. Humildad, humildad ante la humillación.

¿ Puedo retirarme mi teniente?

Con Dios angelito , y a cuidarse de las malas compañías izquierdistas.

Pero si la guardia civil no estaba libre de pecado democrático, no menor era el delito de la concejalia , alcaldía y las asistentas. Minadores de la resistencia bajo lema de provocación:

todo el mundo es bueno.

! Qué miradas más alejadas de la realidad ante mis declaraciones!

En ellas y ellos se veía marte  y la fría luna ante las mías lágrimas.

Perdido me veo- le dije en la última ocasión que me tire a besar los pies de Antonio Matón, concejal de servicios sociales.

Vamos, vamos angelillo,

así me recogió abatido del suelo,

que ya será menos. no esperpetizemos el teatro regional de los servicios sociales.

el acoso vecinal es asignatura pendiente para otra legislatura. esperemos que vuelvan a ganar las izquierdas para perpetuar el cambio.

Si mi señor, esperemos la perpetuación regeneradora.

recogiendo mi paciencia me fui a esperar lo que paso. Otro saludo del vecino.

Todos los días carnaval.

Instancia tras el monologo obra trágica para el área de cultura, igualdad y servicios sociales.

 

miércoles de cenizas, como salidos de latas de conservas en escabeche a reclamar en los juzgados por la carne dañada en algún sarao premeditado. Tiemblan como gotas de aceite. Todos iguales en la sordina de jueces. Santos y bellacos. Esperpénticos mártires con puñales en el pecho sentados en banquillos, representan una función dramática personajes salidos de  una divina comedia hispánica. Bestialimos por doquier. Si se representara en Inglaterra, tendría a Shakespeare con sus personajes imputados, melancólicos, dudando entre ser culpables o inocentes. Pero siendo ruido de nueces cayendo en el ruedo de los juzgados ibéricos donde se torea de forma suicida hasta la estupidez más miserable. Sin duda gentes  idiotas a reventar, pero felices de que se les reconozca en el gesto dogmático, sin advertir que no viene a cuento su disputa , más que en la propia tontería de los protagonistas que esconden el verdadero problema nacional:

La mala conciencia que necesita de liturgias y rituales para representar  la realidad tal y como se piensa, fatal. Se vive aquí como se construye el pensamiento, de forma obsesiva  compulsiva con la muerte y el dolor. Solo se vive para la sola idea en hacer mal, en cometer crímenes, en ser los más bestias de áfrica en plena europa.

así nuestro pueblo esta atado y bien atado en una cuneta.

 

Atentamente Angelillo de Uixó, fiel servidor, vecino de la vall d´uixo. dejo está instancia esperando su ayuda.

Paz y bien.

La instancia se  cierra con la fecha y la firma.

Angelillo de Uixó, en  estado de SOS.

 

Choose a License<style type=”text/css”> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }< /style>

 

 

 

 

índice

Aquí llega el 1 de Mayo,

aquí llega el 1 de Mayo,

y tu propia  voz te dice:

Estás condenado.

con está música en mi mente desperté más herido que cuando me lance a descansar. Una sensación de represión corporal y claustrofobia en el alma albergaba los primeros momentos del día, donde rechazaba la vida exterior. EL techo sobre mi cabeza cada vez más agrietado parecía una tumba que se abriera al cielo. Allí estaba, rodeado de terrazas en una gran explanada blanca frente a las murallas de la gran ciudad. Parecía un paraíso terrenal, cada mesa con su sombrilla y las mesas llenas de comida ligera y bebida. Yo me contaba entre mis amigos hablando de cosas cotidianas.

Todos conocían de mi problema:

que yo no podía como ellos pasar la gran puerta de la ciudad amurallada.

Mi enamorada amiga, mi ideal de mi, ella de rubios cabellos y nombre de la más pura, estaba radiante tomando martinis. sin embargo, pase a esa escena de paz, yo me sentía entre ellos dolorido en mis pasiones. Herido por dentro, donde la herida escocia y me empujaba como un animal agraviado en dirección contraria al cazador. Yo  atacaba a mi escozor, la represión estaba cangrenada en mi cuerpo. En un esfuerzo para que no se notara mi corazón entre mis amigos, me levanté para pasar a la ciudad amurallada donde cientos de personas pasaban por gran puerta rodeada de dos torres con almenas donde pendían los pendones al viento con los colores e insignias de mi  ciudad.

Una enana calva y con sotana, guardián de la gran puerta de la ciudad al verme me grito.

Tu no puedes pasar.

Las grandes puertas se cerraron con gran estruendo y tocaron las trompetas, asomaron los arqueros dispuestas a asaetarme si insitía en atravesarla.

Yo rodeaba el muro, tocando con las manos la muralla. Caminaba y caminaba, hasta que de repente ,vi mi casa. Asustado entré, y al entrar en el sillón estaba mi amigo Pedro, sonriendo junto a mis perros.

Te compro la casa para que te vayas de aquí- me dijo.

No puedo Pedro, no puedo irme- le contesté con lágrimas.

Venga que te invito a tomar algo-

así me sacó a la calle y caminamos hasta un bar.

De repente, vi que estaba en la gran ciudad. ÉL se fue ,y yo ya  solo empecé a caminar maravillado al ver los capiteles y las esculturas románicos y góticos. Todo eran palacios, museos, universidades ricamente decorados. El tesoro para la humanidad de esa ciudad era incalculable, y sus habitantes eran gente riquísima si vivían en un lugar así. Una sombra sentía que me perseguía. Una sensación de quebrantar la ley, el orden jerárquico restablecido, al estar yo entre esa gente de un estamento notablemente superior. Yo los miraba con admiración y con temor. Poco a poco fue creciendo en mí alma palabras contra mi. Vete, vete de aquí intruso, no debes estar entre estas personas civilizadas y superiores. recuerda quien eres, donde vives y que no has terminado nada. vete, vete desgraciado miserable, no puedes estar más entre ellos.

Basta mi amo, alma mía no me atormentes más y guía- me decía.

Así fui a barrios cada vez más tortuosos llenos de gente de aspecto de anarquistas, incendiarios, ninfomanas casadas, perroflautas, terroristas panfletarios, delincuentes, alcohólicos. Ellos me reconocían y me aclamaban:

príncipe, príncipe Angelillo, ya estás en casa.

Loor a ti, hossana en el cielo.

EL 1 de mayo debes guiarnos.

si saber si fue un sueño o estaba despierto ,  escuché:

Aquí llega el 1 de Mayo,

aquí llega el 1 de Mayo,

y tu propia  voz te dice:

Estás condenado.

Angelillo de Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

Cuando llegó a su campo se sentó bajo la gran olivera que guardaban los barriles que contenía agua. Allí junto al tronco estuvo meditando como solo lo hace un moruno valenciano  que quiso compartir su tierra con otros compañeros, algunos de los cuales a los pocos días de trabajo, perdieron el interés por el compromiso por la tierra. Por mucho que este agricultor lleno de voluntad motivadora les dijera:

Yo os ofrezco la tierra. tomadla sin temor a su verdadero propietario. No temáis a poseer aquello que deseéis, como a forzar aquello que os impida gozar de vuestra arbitraria libertad.

Más ahora,  este agricultor ecológico estaba aquejado de una gran  vergüenza ajena tras andar entre sus propios surcos , llenos por aquí y por allá de pequeñas patatas que alguien semejante a un cerdo salvaje,  y que seguramente estuviera hibridado con esta especie, prolifera en estas tierras y de la que descienden muchos de los vecinos de vall d´uixó, como aquel que hizo de fantasma en las sombras rompiendo la siembra en pleno engorde de la patata.

 

Sin tener certeza en la sospecha, más que intuición del corazón, así le habló a su razón y a su voluntad:

Y yo os digo, si tu compañero te roba, alejalo de ti.

Si son tus principios de izquierdas los que te hacen verlo bueno, arroja también esos principios de ti.

Explica a los que militan en izquierda unidad vall d´uixó:

Si eres de izquierda unida vall d´ uixo camarada, afiliate a podemos.

Entonces, solo entonces una vez hubo deliberado su voluntad, razón y corazón se levantó sujetan el corvo pico, hundiéndolo en tierra. Empezó a destruir lo sembrado por él, recogiendo lo que pudiera aunque estuviera por madurar antes que otros lo hicieran.

Una vez realizado esto,  la acción quiso ser acompañada de sus sentimientos, y el poeta que albergaba levantó el acta de los hechos.

Cayeron los dardos por la espalda sobre la huerta,

hoy toca recoger otra batalla perdida

que muestra  una venganza moruna entre las hierbas.

Herida semejante al del jabalí

pero que mana de una conciencia fraguada en estaño resentido.

Bajo esta tierra esta guardado el secreto de tanta ira.

Aflora, aflora,

dando gritos, dando palmas.

Evaporado el llanto eterno fermentado con el vino en la mala sangre.

Alimento de un cuerpo de esta gente viciosa, corrupta, rancia y vaga.

Semilla toda ella de Caín.

Ante su presencia,

veréis a este pueblo doblar las frente como campanas,

y consentir sus actos en silencio,

esperando que el cielo vengador se los lleve.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el canto XXIV de los 120 días de cuaresma, el poeta padece como el resto de desdichados el cansancio, y al igual que los condenados desgraciados, sufre la misma pena.se siente muy fatigado. EL canto hace referencia al abandono de proyectos, de metas vitales, el hundimiento personal de los excluidos sociales. Es descrito con la alegoría del árbol de la penitencia. un enorme árbol de imponente tronco hueco. Se halla en un barranco seco y escabroso, de ambiente casi africano. El lugar se encuentra lleno de espinos , es de muy difícil acceso, imposible de encontrar para la gente que le gusta el bienestar.  Sufre el caminante a cada paso el tormento de los espinos. Las serpientes de más de dos metros son abundantes, así como diferentes aves.

NO es senda para almas tranquilas- se anuncia a su entrada.

El poeta a llegar al fondo, se abandona junto este árbol.  Lanza su mirada a una pared de roca que lleva al otro lado, pero ya no tiene fuerzas ni ganas para treparla. Prefiere quedarse en ese estado de por vida sabiendo que será el infierno lo que le espera.

Canto XXIV.  120 días de cuaresma.

No al excluido se le hace más lento,

ni sus pies dejan por ello de caminar.

Y aunque el cansancio anide como una bestia entre el follaje.

Levanta  la testuz el excluido ,

viendo altas rocas que ascienden hasta las nubes.

Han sido colocadas para conquistarlas o encerrarle.

La fatiga impuesta en ese cerco donde ha sido arrojado,

tierra que  hunde como mar,

le impide avanzar.

En medio de esa esfera,

un círculo de blancas gaviotas descienden de los cielos,

para atacar los rostros desconsolados de los náufragos de la tierra.

Sus lamentos atraen  a los centauros con tricornios,

a bajar de los riscos con sus redes de ibéricos trenzados.

El poeta sube al árbol con las fuerzas que le quedan para ver,

como van cazando uno a uno a cada desventurado,

hasta meterlos en un saco,

de los que sacarán para coser sus labios con anzuelos.

Sus manos serán atadas con cuerdas y colgados en el árbol de la penitencia,

que ocupa el centro de la iberia.

Sus pecados una vez son secados por un sol que todo lo pudre,

se les reconocen sus derechos siendo arrojados a la cuenta.

Arena de un foso profundo,

donde extraviados de si mismos esperan el siguiente arresto.

Recordar este consejo, así se despide el poeta bajando de las ramas:

subid si os place a lo alto de la cumbre,

duro y penoso es el ascenso.

allí sabréis de un nuevo árbol,

que descansa tras una reja que pocos consiguen pasar

Contiene una semilla salvadora,

que nadie que ha subido y la ha cogido

luego la ha bajado.

Paz y bien desgraciados.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons

CIMG8958

Dejad que os diga la verdad hermanos, aunque este llena de arañas y sea contagiosa.

¿ Y ahora…?

cómo escribo esta queja al defensor del pueblo, me pongo en contacto con víctimas del delito, y me busco un abogado de oficio. De esos  que frecuentan las escaleras más bajas del mercado de la justicia, y que sepa hablar con  el lenguaje de los  fariseos a los ministros de la razón con toga.

Como hago esto si en mi vida todo es trabajo caótico y pobreza.

Repetir conmigo aquellos que sufrís el desdén de la justicia y el martirio del opresor :

“Y ahora  que en su vida es todo trabajo caótico y pobreza, como lo hace”

Bien cantado hermanos, prosigo rogando.

Sin tiempo ni posibilidad de defenderme, dejando mi condena en manos de aquellos que habitan cuatro paredes sombrías de los juzgados lacerando las vidas, y se asesinan a si mismo hiriendo al prójimo.

Así pues, nada se debe esperar de una justicia demasiado humana y tan pobre como yo, a la que se carga como un asno. cuando se pronuncia lo hace en dos lenguajes, en el  de las bestias o en el de los martillos, lanzando el espíritu a una tela de araña donde se balancea con  la justicia.

Con ojos  muy redondos y abiertos, yo veo  esa dama de ojos vendados como sufre una transformación en elefante , que chafa mi cuerpo envuelto en una tela de araña.

Y como no es bastante, viene otro elefante a chafar con sus bestias martillos de patas, la tela de araña donde nos  balanceamos.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.