Archive for the ‘represión’ Category

ANGEL1 (2)-1

Advertisements

Odiar Callar

Posted: March 30, 2019 in represión

Historia de un cartel y una voz.

El cartel que sale en el vídeo,  es un cartel anti fascista que me ha dado tiempo ha recoger antes de ser quemado. Este cartel ha sido denunciado por las fuerzas de seguridad. Considero el cartel denunciado parte del patrimonio a proteger, quizás algún día algún historiador del futuro  empleé la foto de este cartel,  o incluso este vídeo, o mi historia personal a través de estos años, en una conferencia donde se analicen estos tiempos de terror,  persecución y miedo que estamos viviendo en España por la deriva autoritaria.
Odiar callar.
Una vez perdí mi caballo.
Cuando cruzaba el desierto
parado quedé.
Allí detenido  sin poder salir.
En el desierto creció el silencio,
más no en mí.
Ha pasado mucho tiempo,
pero sigo hablando por si mi caballo,
o alguien escucha mi voz.
Pero en el desierto solo hay eco y silencio.
Hablar me mantiene vivo como humano.
No tengo otra cosa que mi voz.
Cuando se apague seré arena y desierto,
en la que dejaré escrita mi historia.
Una vez perdí mi caballo mientras cruzaba el desierto,
quedé en paro allí detenido escuchando mi voz,
y solo había silencio y yo ahogado en la nada,
hablando por no morir.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 
Poema basado en el viaje que hemos hecho mis perros y yo desde Vall d´Uixó a la Torre Caída de Moncofar que se encuentra dentro del mar. Esta torre es el patrimonio más importante de Moncofar, y está destinada a desparecer bajo las aguas, quizás…nosotros también, y no porque esperemos dentro de poco el diluvio universal. Por ello en el poema se ahonda en la desesperanza, el dolor, el acorralamiento, la persecución ideológica,  cuya plasmación se manifiesta no solo en el hombre, sino en el paisaje de este hombre vencido, se revela en todo lo que nos envuelve en el viaje, campos yermos, ríos secos, vegetales sedientos, patrimonio destruido. No, no es posible la esperanza. Hemos perdido la batalla, después de odiar.

https://patrimonienextincio.blogspot.com/

I.
Es todo sombra.
Con el sol por todos lados.
Son tierras baldías
de barbecho de adelfas y ortigas.

En los caminos se cruzan perros árticos y culebras.
Hasta el mar está todo seco y en ruinas.
Como los hombres de estos lares,
que miran a sus campos como una guerra perdida.
De Vall d´UIxó a Moncofar,
de la Torre del Sol a la Torre Caída,
el camino es funesto y cuesta abajo.
-! Como lo es aquí la vida!!
Qué mal nos va todo, que mal,
de verdad,
! Qué mal va todo!!!
solo quedan hombres vencidos en estos campos,
que dan sombra, sombra, mucha sombra.
Solo hay sombra por todos los lados del hombre
! Bajo un sol ardiente!
y el omnipresente campo de concentración.
No se puede encontrar otro árbol que de sombra,
igual a la sombra del hombre atado.
No queda nada más.
Perros polares corriendo hasta el mar.
Buen viaje si la torre Caída de Moncofar
se va al ártico con vosotros.
Buen viaje colmillos rotos.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Acabo de darme cuenta que si mis fotos, escritos, vídeos, ahora son propiedad de los jueces y policías que los investigan, entonces soy un delincuente, aunque sea por hacer fotos, escribir, hacer vídeos.

IMG_8850 (1)

Entre el grupo de casetas   de una pequeña colina sobre la que descansaba la ermita de San Antonio, se encontraba en una de tantas, un hombre  de mediana edad, moreno, y aunque bajito, de constitución atlética  que había demostrado tener una gran fuerza para sobrevivir en la miseria y la soledad más absoluta, así como para aguantar el odio y el desprecio de sus semejantes. La caseta donde vivía era una ruina, poseía una terraza de entrada con un enorme motón de escombros procedente del techo  de recibimiento. Siempre esperaba que cambiara su suerte para reconstruirlo, pero eso, nunca ocurriría. Caminaba  lentamente y cansado  evitando tropezar con el escombro,  y que le cayera un cazo de agua que llevaba para sus perros. Desde la terraza se veía el mar de fondo, a unos 8 kilómetros de distancia, también a lo lejos, se observaba una línea de fincas junto el mar  pertenecientes al pueblo de Moncofar, y sobre todo,  Vall d´Uixó , localidad a la que partencia. Esta se extendía por un valle recoso, y seco, donde barrios enteros como el del Roser , estaba constituido por  casas pegadas unas a otras como setas, amontonadas de forma caótica y torcida  sobre un pequeño montículo rebajado con excavadoras,  del que quedaban algunos trozos de roca madre rodeados por muros de ladrillos sin lucir, albergando dentro  pequeños salares llenos de hierbas, hierros, bolsas de plástico. Sobresalía este barrio elevado ligeramente del resto de otros barrios del pueblo. Al hombre   le tembló el cazo entre sus manos ennegrecidas y sudadas que parecían ungidas en aceite de oliva. Bajaba  la rampa con lentitud de enfermo, pese a ser  un hombre fuerte y sano físicamente.  Iba vestido con las ropas de un taller de empleo de jardinería. Sus ropas estaban sin lavar desde hacia una semana. La casa, cuyas, ventanas estaban abiertas para ventilarla, permitían entrever un gran desorden por doquier y suciedad. Los perros que estaban por la rampa y el corral tenían aspecto de tristeza. Apenas miraron al hombre, que desde hacia unos días apenas jugaba con ellos. Eran perros grandes, habían servido de tiro, siendo perros de trineo y carga. También eran perros de mediana edad. Los perros viven mucho menos que las personas y estos tenía más de 4 años.  Parecían entender el dolor de su amo. Estaban empezando a  acostumbrarse a pasarse el día sin hacer nada . Unos días  antes eran perros muy vitales y trabajadores. La visión de los perros tumbados, uno sobre otro, con la mirada perdida, le hizo entristecerse al hombre y derramó una ligera lágrima. Una sensación de pesadez y cansancio le envolvió al pensar en ellos. Cerró los ojos ligeramente, por no poder soportar lo que pensaba. Dejó el cazo  saliendo  del corral para meterse en casa. Entre tanto, dos chicas jóvenes pasaron por su lado corriendo en dirección a la ermita de San Antonio. Notó la sombra y la silueta de estas chicas, incluso le llegó el olor perfumado de las mujeres sin sentir ningún deseo ni excitación. Su forma de caminar, de mirar al vacío, semejaba más la de un muerto que un vivo. El sol esos primeros días de marzo era fuerte, capaz de germinar la vida, aunque en esa zona que solía ser un vergel en esas fechas, estaba la mayor parte del campo seco debido a la falta de lluvias que estaba retrasando la llegada de la primavera desde el punto de vista botánico, pese al calor de verano que hacia a finales del invierno. No sabía que le pasaba desde hacia unos días. Una noticia le cambio el destino de su existencia.  Intentó imaginar de nuevo cosas reivindicativas, o relatos que representaran la vida de la gente marginal que le rodeaba  para escribirlas en los blog como solía,  pero no se le ocurría nada. Entró en la casa esquivando trastos que estaban tirados por el suelo. La casa olía a perro, a humedad, a suciedad. Él, aunque estaba acostumbrado, miro para otro lado, imaginando que estaba en un gran castillo y él era su señor. EL huerto que rodeaba la casa, al que llamaba su feudo.  Conseguido al ganarlo a la montaña a golpe de pico, capazo y azada, estaba seco. Quedaron atrás las cosechas que le proporcionaba autosuficiencia alimentaría, estaba como él, muerto allí plantado. Era un feudo arruinado. Los guisantes amarillos y grises se amontonaban enredados entre si, al igual que las borrajas, las habas, las lechugas, espinacas…

 

Entró en la casa para aposentarse  en una silla. frente a él estaba  la mesa donde había un ordenador con el que  escribió tantas historias sobre perros, el medio ambiente, huertos, navajeros de barrio, noticias políticas.  Las había ido  publicando en blog. Echo una hojeada a  su vieja cámara de fotos y el montón de autos pidiendo cárcel por muchas de las historias que había contado.

Sacando un lápiz  empezó a poner la tildes a un texto de Julio Cortazar. Luego, cansado de esto empezó a rellenar unos jeroglíficos para agilizar la mente de chiquillos de sexto de primaria. Iba a  subir las respuestas a su canal de youtube y a sus blog.

En el ejercicio 331

¿ Como se llama tu amigo? ( estaba dibujado en la casilla una E y una U traspasado por un dardo?

En la solución escribió: Eduardo.

La siguiente salía dibujada  una letra A saltando un banco  y preguntaba:

¿ Como le pilló la policía?

escribió como respuesta: Asaltando.

Con el boli en la mano quedó ante esta respuesta transpuesto. Le vino a la mente la imagen de otro tipo de respuesta con la letra A:

Y añadió:

escribiendo en un blog o haciendo un vídeo fingiendo atracar un banco.

De repente empezó a sentirse mal. Colocó sus manos sobre la boca tapándose la boca. Con espasmo sobre la silla empezó a  hablar en voz alta como en un sueño.

Otra vez he pensado, e imaginado un nuevo delito de odio para mi blog infantil. Asaltar un banco y titularlo :

el solitario vuelve a Vall d´Uixó.

No debo imaginar nada, absolutamente nada. Debo esta en silencio conmigo mismo.

Sin embargo, como un enfermo, no pudo este pobre hombre resistirlo y empezó a escribir en su blog:

Hoy he roto mi promesa estrella y he vuelto a empezar a imaginar una historia cuando una compañera del taller de empleo me ha preguntado extrañada ¿ estás de verdad barriendo las hojas del jardín?

Nos hemos mirado a los ojos, en los suyos había una gran pena hacia mí y a las circunstancias que estoy pasando. Yo al miraba me he enternecido también con aflicción. He pensado en esos momentos si esa aflicción  venía de ver su rostro apenado, o de mi corazón que empezaba a latir despacio provocando pequeños temblores nerviosos en   mi cuerpo a la vez que lo aletargaba. No he sabido que responderme. Reconozco que no me conozco. ¿ entonces que debo contestar al tribunal? Lo que usted piense señoría será lo correcto.

Sin embargo a su pregunta concisa sobre si estaba barriendo, le he respondido que si estaba barriendo. yo también me he sorprendido con mi respuesta, y con la actitud que tenía, ya que esta mañana estaba apunto de no acudir al trabajo al no estar en buenas condiciones mentales para responder a mis compañeros una vez tuvieron noticia de que iban a celebrar un juicio contra mí, por cuestiones que yo siempre defendía, como los derechos de los animales y el medio ambiente.

Eran asombrosos estas acusaciones.

Me he observado las manos con el rastrillo tras mi respuesta.. Es evidente que siendo jardinero es lo habitual, pero en una situación como la mía en la actualidad, similar a un accidente que te hiere no solo a ti, sino a la gente de tu alrededor, debería esperarse que actuara de forma diferente a lo normal, al fin y al cabo me debía preparar para  ser eliminado  por unas circunstancias extrañas, bastante estúpidas y absurdas llenas de injusticia y verdadera maldad . Por ello  debe ser raro estar aquí haciendo lo habitual, pero sintiéndome en otro lugar. El resto de compañeros me han mirado sin decir nada, con indiferencia. Hasta que ha llegado otra compañera que me ha preguntado ¿ cómo estas?

Entonces, antes de responder ha aparecido la monitora del taller, ha comprendido que mi deber era estar allí. Me ha mandado lo que tenía que hacer. No me ha preguntado como estaba. Se ha contentado con hacerme una mueca amable, o me ha parecido que era así. El caso es que lo que me ha mandado trabajo,  pero ahora no me acuerdo que era en concreto.  Lo he hecho lo mejor que he podido. Eso si lo recuerdo. Hasta ahora se puede decir que iba muy bien en el taller, pero me temo que a partir de ahora me pesara todo, que tendré dificultades en el cumplimiento de mi deber, aunque me asignen tareas sencillas, mi atención estará en otro lugar que no quiero imaginar y no puedo dejar de imaginar. Quizás sea porque no me conozca ni a mi ni al mundo, y porque nunca debí más que poner tildes a los textos, o hacer jeroglíficos en vez de poner fotos y voz a cosas desagradables e injustas de mi alrededor.

Ahora miró el mundo como si se acabará, como un lugar cruel y sin sentido. Quizás muchas personas, como el juez, el implacable fiscal, la asociación de amigos de los animales, pensaron que yo era una especie de animal sin sentimientos que se dedicaba a matar perros de hambre, a poner trampas a los pájaros para comérmelos, a incitar al odio con mis historias.

Es absurdo que piensen eso, cuando reflejo y defiendo todo lo contrario, pero supongo que el mundo es:

absurdo

Levantándose de la silla el hombre tras pulsar publicar post, tachó todo lo que había escrito pasando el lápiz por la pantalla, con la boca acompañó al sonido del tachón con una onomatopeya :

Zas-zas.

Sin embargo notó que nada se borraba.

Caminó con las manos sobre la cabeza, los ojos fuera de sus orbitas y encorvado  hacia la cama sobre la que se tiró esperando no despertar.

Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

DSC00990

24 d'octubre del 2018

 

La oficina obrera de Castellón reanuda sus quejas en las calles de Vall d´Uixó en solidaridad con Ángel, vecino del municipio que sufre acoso y exclusión social.

Ángel les ha informado que cada día es  un poco peor que al anterior.

“Hambre y frío con el agua al cuello.

Desmoralización y persecución con el agua al cuello”

Hoy ha subido el nivel, el agua ya estaba casi a la altura de la nariz cuando ha llegado la oficina.

Otra vez no he sido ni pre- seleccionado en los programas contra la exclusión social- les ha dicho.

El resto de sus compañeros, a los que el acompaña al Inem, a ADL, a entregar currículos , si han sido pre seleccionados.

Solo les falta realizar una entrevista y….

Entraran en algún taller de empleo durante seis meses si no pierden los nervios ante el entrevistador.

A Ángel le espera hambre, frío, represalias, interrogatorios policiales y de trabajadoras sociales- Ha anotado la oficina obrera en su informe.

Si no pierde los nervios, podrá soportarlo.

La oficina obrera le acompañará para que no tenga una muerte social.

Esto es lo que debéis aprender- (conclusión de la oficina obrera)

Uniros para sobrevivir con el agua al cuello,

También debéis aprender a nadar con el agua al cuello,

Y el que llegue el primero de vosotros a la orilla:

que haga señales al resto para que pueda también hacerlo .

II.

Después de irse la oficina obrera, Ángel ha acompañado a un compañero a la agencia de desarrollo local. Le esperaba en la puerta con el puro en la boca.

A ángel.

¿ Y a ti no te han llamado?

Ángel niega con la cabeza.

Su amigo. Andrés añade.

A que esperas a irte de este pueblo.

Ángel lo mira extrañado.

Andrés:

Van a por ti.

Ángel agacha la cabeza en silencio.

Andrés.

Entremos.

Ambos entran. Recibidor ADL, una chica mira el ordenador. Ofertas de empleo por las paredes. Carteles de comete el mundo, no te pierdas una oportunidad de trabajar, trabaja con nosotros, la comunidad del trabajo te espera, únete al esfuerzo colectivo.

Ángel mirando los carteles.

Que asco.

La chica reactiva.

¿ qué desean?

Andrés.

Me han llamado para trabajar.

La chica.

Estos son los papeles que debe rellenar.

Deja en su mesa un montón de folios.

Andrés.

Pero si me han llamado para trabajar.

La chica.

No, es una pre selección. Debe traer esto, vida laboral , certificado de la seguridad social de que no recibe prestación, la declaración de la renta o negativa en su caso de no hacerla, el darde….

Andrés, parando a la chica.

¿ Y todo eso es necesario?

La chica.

Por supuesto, debemos tomar precauciones, podrías engañarnos y no ser una persona necesitada, suficientemente motivada, o medianamente formada.

Andrés.

¿ y como se puede saber si una persona está suficientemente formada?

La chica.

Si es capaz de sacar todos estos papeles  de internet, es un genio. Atrás queda la España de analfabetos,. Luego  a través de la entrevista que se le realizará, donde expertos  se le medirán sus  aptitudes. Solo una persona muy necesitada y motivada puede soportar la batería de preguntas personales.

Ángel.

A mí no me han llamado ni para la pre- selección y me apunte con él.

La chica.

Eso no es culpa mía. Alguien habrá pensado que no debían llamarle.

Ángel , insistiendo.

Pero yo estoy también  excluido.

La chica, pensando:

Quizás alguien le haya delatado a un funcionario diciendo que está usted bien y no necesita trabajar, a veces pasa.

Ángel.

Comprendo. En servicios sociales hace dos meses me dieron 100 euros.

La chica.

Ve, eso será.

Andrés, suspirando. Cogiendo los papeles.

Es usted muy amable. Nos vamos.

La chica:

No puede señor.

Andrés.

¿por qué?

La chica

Debe firmarme como que le he entregado estos papeles.

Andrés firmando maquinalmente.

La chica vuelve a la pantalla.

Ángel a Andrés en la calle.

¿ qué te pasa?

Andrés.

No sé si seré capaz de conseguir estos documentos. Yo no sé encender un ordenador.

Ángel:

Yo te los puedo sacar.

Andrés.

Gracias. ¿ y la entrevista?

Ángel pensando.

También te puedo ayudar. No pienses por ti mismo, no exclames ninguna opinión, y te arrastras por el suelo.

Andrés

Siento que no te hayan seleccionado.

Ángel.

Es un mazazo, llevo preparándome para este momento años.

Angelillo de Uixó.
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Si los jueces en vez de ser los hombres que se alimentan de los crímenes que otros cometen fueran cuervos, habría igual justicia que siendo hombres.

Y si los que son juzgados fueran presas de los  cuervos, veríamos que pagan con su carne por el delito que otros cometen y que nunca son juzgados porque la justicia no existe ni puede existir y si se hiciera sería algo terrible para la humanidad entera.

así los jueces  haciendo su papel de cuervos  irían de rama en rama persiguiendo la presa herida graznando:

Ya caerás.

Pero los jueces son humanos y no cuervos,

por eso se reúnen en una gran sala y allí permanecen  sentados en lo alto de un entarimado escuchando a un humano atrapado que va tropezando con las preguntas del fiscal mientras graznan los jueces:

Ya caerás.

Si la persona atrapada en vez de un hombre fuera una pieza de caza perseguida , como por ejemplo un zorro herido, celebraría incluso estando herida y pese a que el mundo se le hace un estrecho agujero, haber escapado del cazador que la ha malherido, pero sentiría terror al ver a ese cuervo que en otras circunstancia no temería.

Pero los jueces son hombres y no cuervos, por eso  se regocijan ante el temor y las sacudidas nerviosas que tiene el detenido por algo que le va a venir y ya no puede evitar, y porque no es un zorro el detenido sino un humano , al final ha de confesar para que se acabe todo pronto:

Soy culpable señoría “de los cargos.”

Pero tengan compasión,

no hice nada por maldad,

Solo por dinero.

 

Los jueces entonces se conmueven y graznan desde su conciencia:

El arrepentimiento ha llegado pronto a este hombre, ha confesado  desde el hígado, vamos a graznar para celebrarlo:

Despejen  la gran sala vamos a dictar sentencia.

Un gran aleteo se forma entre las sillas,

y negras formas unen sus cabezas mirando oraciones carentes  de algo siquiera parecido a la justicia:

se escucha en la gran sala un graznido:

ya has caído.

Culpable.

Angelillo de Uixó.
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.