Archive for the ‘represión’ Category

 

Cuando llegó a su campo se sentó bajo la gran olivera que guardaban los barriles que contenía agua. Allí junto al tronco estuvo meditando como solo lo hace un moruno valenciano  que quiso compartir su tierra con otros compañeros, algunos de los cuales a los pocos días de trabajo, perdieron el interés por el compromiso por la tierra. Por mucho que este agricultor lleno de voluntad motivadora les dijera:

Yo os ofrezco la tierra. tomadla sin temor a su verdadero propietario. No temáis a poseer aquello que deseéis, como a forzar aquello que os impida gozar de vuestra arbitraria libertad.

Más ahora,  este agricultor ecológico estaba aquejado de una gran  vergüenza ajena tras andar entre sus propios surcos , llenos por aquí y por allá de pequeñas patatas que alguien semejante a un cerdo salvaje,  y que seguramente estuviera hibridado con esta especie, prolifera en estas tierras y de la que descienden muchos de los vecinos de vall d´uixó, como aquel que hizo de fantasma en las sombras rompiendo la siembra en pleno engorde de la patata.

 

Sin tener certeza en la sospecha, más que intuición del corazón, así le habló a su razón y a su voluntad:

Y yo os digo, si tu compañero te roba, alejalo de ti.

Si son tus principios de izquierdas los que te hacen verlo bueno, arroja también esos principios de ti.

Explica a los que militan en izquierda unidad vall d´uixó:

Si eres de izquierda unida vall d´ uixo camarada, afiliate a podemos.

Entonces, solo entonces una vez hubo deliberado su voluntad, razón y corazón se levantó sujetan el corvo pico, hundiéndolo en tierra. Empezó a destruir lo sembrado por él, recogiendo lo que pudiera aunque estuviera por madurar antes que otros lo hicieran.

Una vez realizado esto,  la acción quiso ser acompañada de sus sentimientos, y el poeta que albergaba levantó el acta de los hechos.

Cayeron los dardos por la espalda sobre la huerta,

hoy toca recoger otra batalla perdida

que muestra  una venganza moruna entre las hierbas.

Herida semejante al del jabalí

pero que mana de una conciencia fraguada en estaño resentido.

Bajo esta tierra esta guardado el secreto de tanta ira.

Aflora, aflora,

dando gritos, dando palmas.

Evaporado el llanto eterno fermentado con el vino en la mala sangre.

Alimento de un cuerpo de esta gente viciosa, corrupta, rancia y vaga.

Semilla toda ella de Caín.

Ante su presencia,

veréis a este pueblo doblar las frente como campanas,

y consentir sus actos en silencio,

esperando que el cielo vengador se los lleve.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el canto XXIV de los 120 días de cuaresma, el poeta padece como el resto de desdichados el cansancio, y al igual que los condenados desgraciados, sufre la misma pena.se siente muy fatigado. EL canto hace referencia al abandono de proyectos, de metas vitales, el hundimiento personal de los excluidos sociales. Es descrito con la alegoría del árbol de la penitencia. un enorme árbol de imponente tronco hueco. Se halla en un barranco seco y escabroso, de ambiente casi africano. El lugar se encuentra lleno de espinos , es de muy difícil acceso, imposible de encontrar para la gente que le gusta el bienestar.  Sufre el caminante a cada paso el tormento de los espinos. Las serpientes de más de dos metros son abundantes, así como diferentes aves.

NO es senda para almas tranquilas- se anuncia a su entrada.

El poeta a llegar al fondo, se abandona junto este árbol.  Lanza su mirada a una pared de roca que lleva al otro lado, pero ya no tiene fuerzas ni ganas para treparla. Prefiere quedarse en ese estado de por vida sabiendo que será el infierno lo que le espera.

Canto XXIV.  120 días de cuaresma.

No al excluido se le hace más lento,

ni sus pies dejan por ello de caminar.

Y aunque el cansancio anide como una bestia entre el follaje.

Levanta  la testuz el excluido ,

viendo altas rocas que ascienden hasta las nubes.

Han sido colocadas para conquistarlas o encerrarle.

La fatiga impuesta en ese cerco donde ha sido arrojado,

tierra que  hunde como mar,

le impide avanzar.

En medio de esa esfera,

un círculo de blancas gaviotas descienden de los cielos,

para atacar los rostros desconsolados de los náufragos de la tierra.

Sus lamentos atraen  a los centauros con tricornios,

a bajar de los riscos con sus redes de ibéricos trenzados.

El poeta sube al árbol con las fuerzas que le quedan para ver,

como van cazando uno a uno a cada desventurado,

hasta meterlos en un saco,

de los que sacarán para coser sus labios con anzuelos.

Sus manos serán atadas con cuerdas y colgados en el árbol de la penitencia,

que ocupa el centro de la iberia.

Sus pecados una vez son secados por un sol que todo lo pudre,

se les reconocen sus derechos siendo arrojados a la cuenta.

Arena de un foso profundo,

donde extraviados de si mismos esperan el siguiente arresto.

Recordar este consejo, así se despide el poeta bajando de las ramas:

subid si os place a lo alto de la cumbre,

duro y penoso es el ascenso.

allí sabréis de un nuevo árbol,

que descansa tras una reja que pocos consiguen pasar

Contiene una semilla salvadora,

que nadie que ha subido y la ha cogido

luego la ha bajado.

Paz y bien desgraciados.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons

CIMG8958

Dejad que os diga la verdad hermanos, aunque este llena de arañas y sea contagiosa.

¿ Y ahora…?

cómo escribo esta queja al defensor del pueblo, me pongo en contacto con víctimas del delito, y me busco un abogado de oficio. De esos  que frecuentan las escaleras más bajas del mercado de la justicia, y que sepa hablar con  el lenguaje de los  fariseos a los ministros de la razón con toga.

Como hago esto si en mi vida todo es trabajo caótico y pobreza.

Repetir conmigo aquellos que sufrís el desdén de la justicia y el martirio del opresor :

“Y ahora  que en su vida es todo trabajo caótico y pobreza, como lo hace”

Bien cantado hermanos, prosigo rogando.

Sin tiempo ni posibilidad de defenderme, dejando mi condena en manos de aquellos que habitan cuatro paredes sombrías de los juzgados lacerando las vidas, y se asesinan a si mismo hiriendo al prójimo.

Así pues, nada se debe esperar de una justicia demasiado humana y tan pobre como yo, a la que se carga como un asno. cuando se pronuncia lo hace en dos lenguajes, en el  de las bestias o en el de los martillos, lanzando el espíritu a una tela de araña donde se balancea con  la justicia.

Con ojos  muy redondos y abiertos, yo veo  esa dama de ojos vendados como sufre una transformación en elefante , que chafa mi cuerpo envuelto en una tela de araña.

Y como no es bastante, viene otro elefante a chafar con sus bestias martillos de patas, la tela de araña donde nos  balanceamos.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

El archivero de los juzgados de Nules, cual si fuera un sabio mágico, sentado en su silla entre cuatro paredes barajaba el testimonio de sábado de fallas de un arrestado que entre varios guardias civiles lo sujetaban mientras   pedía permiso para irse.

sueños de libertad,  sueños de libertad-

comentó el archivero de atestados de los juzgados número tres de Nules entre risas incluso del detenido. Rió el funcionario antes de ponerse a llorar  hundiendo su enorme cabeza entre los atestados, hasta que la sacó empezando a besar los autos, para cambiar de humor y  gritar furioso al acusado:

argumento sólidos como el cemento, no hay escapatoria.

que pena.

que pena

que pena.

Hable o calle para siempre.

El juez, una cabeza canosa que estaba detrás del funcionario en silencio, guiño tras sus gafas el ojo al acusado, y le invitó con el gesto a hablar . Este sintió una profunda nausea que le provocó un vomito líquido donde estaba hasta la papilla de su primera comunión.  quedó el caldo en el suelo entre aplausos del juez y las autoridades.

EL juez, un tal Baltasar Santón, un hombre de aspecto sobrio,  rió con placer contemplando los vómitos, y se frotó las manos cómo un obrero con apetito. Con mucha amabilidad le habló al reo:

Suelte todo amigo, verá como descansa.

¿ quiere cagar también?

Cagarse en una declaración ayuda, de verdad. No sabe usted la de detenidos que se han cagado delante de mí.

Levantando las manos invocando a Dios el juez:

Dios,  lo bien que se sentían después de cagar.

Su señoría miró los gestos del detenido que decía que no a sus sugerencias, el juez, muy amable con él , le invitó a empezar a hablar moviendo los labios sin que saliera palabra.

El detenido, acusado no se sabía el porqué, con desvergüenza empezó  a declarar siendo en todo momento sujetado de los brazos abiertos en cruz por un agente de cada articulación, que se los retorcía con cariño para ayudarle a tener buen juicio al  deslenguado detenido:

como fui atrapado en mi huerta, quiero empezar declarando:

que doloroso era señorías para mí  contemplar como el cambio en política no afectaba en ninguna de las maneras a mi huerta, y como todo los esfuerzos se quedaban guardados en mi alma que cantaba feliz con su proeza. Pero de ninguna de las formas se manifestaba en una mejoría material de las condiciones de mi vida. Así, todo lo sembrado era pisoteado como si surgieran de debajo de la tierra hordas de liberales enemigos de trabajo como el mío. Estos hechos  que menciono, eran acompañados señoría, de discursos contra la gente de campo. Siendo varias veces concentrado en las cámaras de comercio y la agencia de desarrollo local para recibir castigos ideológicos como los asignados en servicios sociales.

Así es señoría, como he sido excluido y acusado de hostilidad contra el sistema por empecinado . Pueden ver las denuncias que relatan como se me lanzan al cuello hombres que arden cual vela cuando alguna palabra mía les llega a sus oídos. Chan chan. Sus golpes y agresiones tantas veces denunciadas y archivadas ante ustedes,  sirven para excitar a sus señorías, como una pelicula porno o una violeclación  a un impotente, o tanto como a los concejales, banqueros, y asistentas sociales el haberme retirado las ayudas sociales por financiar con ellas el monte y el huerto, no afín con el progresismo.

(El juez, entre risas y cantando a coro con los agentes y el archivero )
pero que pena,

movió su señoría su augusta cabeza cana y sentenció:

Ya sabes Angelillo que lanzarse a la izquierda trae este fondo.

Vuelve al banquillo e implora,  que vas para Macaná.

Angelillo Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Vall d´Uixó, o los 120 días de cuaresma

 

La dictadura había terminado hacia cuarenta años.  Los caminos de la igualdad parecían trillados para todos. Los horrores de la dictadura que muchos ciudadanos recordaban: torturas, detenciones arbitrarias, violaciones por parte de las autoridades, persecución, represión, miseria física  y moral, la explotación laboral más violenta y sádica, parecían haber quedado atrás, como si ese paréntesis contradictorio en la historia con los avances en materia de humanismo, respeto y tolerancia en el 2017  fueran un capitulo incomprensible de clase, y como tal irrepetible.

 

Entre aplausos en la escalinata del palacio del Ayuntamiento de Vall d´uixo, la  alcaldesa, el jefe de la policía local, los concejales de la oposición, la fallera mayor, el cura, el gerente de la caja rural san Isidro, varios sindicalistas de la UGT y Comisiones Obreras , aplaudían el discurso  de la marquesa de Vivel. Esta, pese a sus noventa años en el atril predicaba con tal  vehemencia, que ningún predicador masculino  debiera envidiarla:

Compañeros y compañeras , estamos todas juntas en esta gran causa que afecta tanto a marquesas como empresarias, alcaldesas como plebeyas. Con estas palabras me refiero a la igualdad  entre hombres y mujeres. Hoy, ocho de marzo, en  el día de los derechos de la mujer solo podemos pedir  y exigir  una cosa, bien alto y fuerte:

Igualdad.

Una vez terminado el discurso,  ayudada a bajar del atril la marquesa entre varios concejales de izquierda unida, cuyos rostros, pese a las lecturas serias, con contenido, criticas con la opresión que se traducían en promesas, sus rostros  no estaban marcados con ese carácter férreo que suelen dejar en la fisonomía estas ideas  que deben servir de guía y acción para planificación de un mundo más racional y justo. Su aspecto, pese a las largas barbas y el moreno de la piel, no semejaban al de unos guerrilleros bajando a la marquesa de la tribuna de oradores. debido a la edad avanzada de la marquesa, aunque podía caminar, la colocaron en una silla de ruedas a batería que propulsó empujando uno de los concejales de izquierda unida, ya que se había descargado la batería porque la marquesa la dejó encendida. Empujó por las calles el concejal hasta que arrancó  entre el ensordecedor ruido de una gran traca, seguido a un gran baile de charanga que recorrió las calles de municipio con la marquesa conduciendo en contra dirección buscando aparcamiento. Hubo también en esta jornada un baile.  Las participantes del baile por los derechos de la mujer, ese día se habían puesto de acuerdo en la vestimenta. No es este un detalle menor. Lo pasare e a describir por varios motivos. Uno, llegar a un acuerdo en algo tan importante y que somete a la mujer, su propia vigilancia de su cuerpo, y otro, al ir iguales se revindica mejor la igualdad. Decidieron salir sin escandalizar, con unas mallas que les cubrieran las piernas, y camisa blancas y anchas como Pedro Sanchez. No querían lanzar un mensaje de provocación con su cuerpo , ni tampoco   ocultarlo.En la biblioteca municipal , uno de los lugares más frecuentado por mujeres, para ese  día  se había realizado  una exposición de mujeres galardonadas con el Nobel a lo largo de la historia. En varias calles del pueblo, sin que hubiera controversia, se colocó el nombre de varias feminista en calles anteriormente designadas con nombres fascistas.

Toda estas  jornadas por la igualdad, tuvo su eco en la prensa, de una forma mucho más amable que las marchas de la dignidad, o las manifestaciones del cierre de los centros para extranjeros donde la prensa acusaba a los manifestantes de ser cómplices  del terrorismo y de hacer apología de los actos terroristas de 11-M.

Al día siguiente, en las cafeterías cercanas al ayuntamiento, concejales y concejalas, así como funcionarios cercanos al progresismo que salían a almorzar, recibieron de las camareras la prensa con una sonrisa.

Abelardo, el regidor del área de igualdad , con la taza de café tras el periódico abierto leía en voz alta a un grupo compañeros la noticia que daba  testimonio de la exitosa propuesta:

http://castellondiario.com/not/60447/la-vall-d-uixo-ha-celebrado-el-dia-de-la-mujer/

La Vall d’Uixó ha celebrado el día de la mujer

“La Vall d’Uixó ha celebrado esta mañana una marcha desde la plaza del Centro hasta la plaza del Parque con motivo del Día Internacional de las Mujeres.

Unas 150 personas han participado en esta actividad, tras la que María Robles, Javier Salafranca y Javi Conesa han impartido una master class de gimnasia y baile”

 

Previamente se han guardado cinco minutos de silencio en apoyo a las mujeres que han estado cerca de un mes en huelga de hambre en Madrid para reivindicar un Pacto de Estado contra la violencia machista, “para que no haya ninguna mujer más asesinada”

 

Esta tarde, a las 18.00 horas, la Biblioteca Municipal acogerá un cuentacuentos para público infantil, a cargo de Felip Kervarek. A las 19.00 horas en el Teatro Municipal se entregarán los premios ‘Memòria en femení’ al alumnado de los institutos y a continuación empezará el Concierto del 8 de marzo, protagonizado por la Orquestra de Vent del Conservatori Professional de Música Francesc Peñarroja”

Quizás fuera la lucha por la igualdad de las mujeres todo lo que quedaba de las diferentes luchas por la igualdad, y quizás, la lucha por la igualdad de las mujeres era la única en la estaba bien visto participar siendo de derechas,  empresario,   juez, o  marques.

Cerca de Vall d´Uixo, se encontraban los juzgado de Nules. Un arquitecto la construyó para ayudar a castigar a los jueces. Una enorme torre de cristales negros se levantada hasta 30 metros de altura. Una puerta anti bomba y escaner de metales por la cual el que cruzaba, ya no volvería a salir igual. La garita militar en la entrada y agentes en metralleta haciendo de cancerbero pero sin cabeza. Este era uno de los lugares más temido del reino, y donde muchos personajes de poder y bien con la palabra pura y Fe,  entraron y salieron. Entraron para ser juzgados, y salieron  con más sueldo y poder después de ser imputados .Pero eso era una excepción en la que no entraremos. En nuestra historia no nos detendremos en estos personajes absueltos más allá de lo razonable.
El ocho de marco del 2017 salía de la prisión para mujeres de Madrid, una mujer llamada Miriam. Miriam era bonita antes de entrar en la cárcel. Ahora salía con depresión, medio calva y sin parte de su dentadura. El ocho de marzo fue liberada después de ser condenada a cuatro de prisión por haber robado alimentos para sus dos hijas en un mercadona.
El carrito del mercadona, cuatro años después estaba en el despacho del juez que la condenó, y le servía para guardar archivos.
El furgón azulado que la sacó de la cárcel de mujeres de Madrid la dejó en una calle, junto a un meradona, y se fue por donde vino repartiendo su carga cerca de supermercados, puentes , cañadas reales, y fuentes.
Miriam se quedó allí, sentía hambre y frío. miró el mercadona y empezó a caminar. Un hombre que pasaba al ver a Miriam llamó a su hijo. Temía al ver el furgón que su hijo se enfrentara a la policía  ya que era estudiante. Su hijo le respondió por  sms diciendo que la huelga de la educación era al día siguiente.
Miriam pensó en lo que le esperaba. Sus hijas al verla tan envejecida se asustarían. ¿ Y cómo estarían sus pequeñas? ¿ Qué habría sido de sus dos hijas? Al ser madre soltera tuvo que entregar a sus hijas a las autoridades que las enviaron Monte Olivete. Un centro para huérfanos como para chicos que habían cometido violaciones, robos o asesinatos y al ser menores de edad eran enviados a ese lugar junto a refugiados de guerra, toxicómanos juveniles….
Pensó que después de cuatro años podría abrazar a sus hijas, aunque solo podía verlas uno hora a la semana durante dos años, siempre y cuando no robará comida de un mercadona.
Angelillo de uixó.