Archive for September, 2018

DSC00769

Subtitulado

 

¿ Quién puede matar a sus hijos y no castigarse?

 

Por las aceras de las calles de Vall d´Uixó  caminaba en grupo  la oficina de atención obrera de Castellón como desde hacía  un mes, un día a la semana. Se trataba de una pequeña oficina compuesta por tres  hombres,  y otro que faltaba por llegar. El aspecto de los tres hombres era serio. Juan M. portaba un mesa colgando del brazo, Jorge y Paco unas sillas plegables. Acudían en horario de trabajo dispuestos a abrir la oficina en cualquier lugar. En esta ocasión, atenderían en los malogrados servicios sociales de Vall d´ Uixó. Cada uno cargaba a sus espaldas con una mochila. De su edad ,  podía adivinarse que ninguno tenía menos de la cuarentena de años, seguramente por eso iban serios por la calle. La oficina envejecía, y no se veía que hubiera gente joven dispuesta seguir su labor.   Estos hombres habían vivido en medio del trabajo toda su vida, y lo consideraban un bien moral que había que proteger, tanto de la explotación capitalista, como de las instituciones y partidos políticos  liberales burgueses, así como del riesgo de la burocracia sindical donde la oficina siempre estaba en un edificio. La mañana estaba teñida de luto infantil. Los chiquillos y chiquillas jugaban en el colegio. Sus padres los besaban al despedirse de ellos completamente seguros de que el día de mañana, sus hijos,  dominarían el destino de su vida y no serían aplastados por el azar o la fatalidad. Les esperaba a todos ellos la felicidad en este mundo. Un mundo  que había empezado a aprender a dejar atrás sus instintos más atroces gracias a la educación liberal burguesa de  cuarenta años de democracia . Entraban los pequeños, incluso los niños más pobres y hasta los niños gitanos , por el patio del cole dando saltitos y cantando canciones con sus mochilas llenas de libros. En algunos de estos libros se explicaba que solo en el mundo podía haber tolerancia y respeto dentro de un paradigma capitalista lleno de intereses contradictorios con la mayoría.  Entre tanto, sonaban los petardos lanzados por la peña taurina:

Los máster de vall d´uixó,

anunciaban  a las nueve de la mañana, cuando se producía el encierro del colegio,  que a las cinco, a la salida del colegio, habría toros para todos y cerveza para los papis. La oficina obrera llegó frente a los servicios sociales; mientras esperaban al hombre que faltaba . Dejaron mesa y sillas recostados en un banco y se pusieron a esperar antes de abrir.

Paco dirigió sus ojos azules a la azotea sin saber el motivo, quizás un ligero movimiento desde la misma le incitó a ello.  contemplaba como en lo alto de los servicios sociales de Vall d´uixó ondeaba la bandera fascista.

Debió adivinar su pensamiento Juan M.

No te sorprendas Paco,  es Vall d´uixó. Esta  el pueblo lleno de esas banderas…, la única bandera constitucional la guarda podemos en las cloacas.

Frente al colegio situado junto la Avenida España, Ángel,  caminaba rápido escuchando las campanadas y los petardos taurinos que anunciaban las nueve de la mañana.

No llego se decía…

cuando tropezó con el chico encargarlo de repartir publicidad de los puticlubs frente las escuelas..

Perdona- le dijo al darle un golpe por la espalda haciendo que el muchacho perdiera el equilibrio y le cayera  la publicidad. Ángel  se arrodilló para ayudar al muchacho a recoger los carteles. Contempló a una rubia de infarto con  los senos fuera y luego al chico que le miraba con sus gafas de culo de vaso recogiendo los papeles.

Ángel vio en él a un muchacho con aspecto de vagabundo, delgado, pálido, con el pelo largo y una gorra de puticlub. Frotábase el hombro y se quejaba:

Mira por donde vas tío prisas- con vehemencia interpeló a Ángel

Es que voy a manifestarme por el trabajo- le  pidió disculpas Ángel- Por cierto ¿te pagan mucho por esto?

El muchacho que poseía unas horrorosas palas de conejo y llevaba un aparato en los dientes para meterlas hacia adentro- le contestó entre risas:

Comida y ver a las señoritas.

¿ pero las tocas?- le preguntó Ángel.

EL chico se puso la mano en la boca riendo:

A veces.

Comentaré tu caso, a ver si podemos ayudarte ¿ querrás comer más y tocar más, no?- se despidió  Ángel tendiendo la mano al chico que decía que si.

El muchacho volvió a su quehacer, pegar en las farolas frente al colegio  carteles de mujeres desnudas que anunciaban un rato de fiesta y alivio  junto a ellas por 30 euros.

Los niños  atravesaban el patio  entre los árboles y las flores de las jardineras riendo con sus libros a las espaldas. Los perritos meaban en las farolas y las ruedas de los coches sin dejarse ni uno sin mear, y el chico del patinete los rayaba.   La profesora en la puerta los recibía con una sonrisa y levantaba la mano a las padres para despedirse de ellos. En esa tranquilidad cotidiana, de un día cualquiera, el suceso de Castellón seguía conmocionando a los padres cuando la prensa o la radio lo recordaba. El asesinato de dos hijas a manos de su PADRE.   Aunque en este suceso fueran extraordinarias sus consecuencias, en el fondo, se trataba de algo también cotidiano, normalizado, que prácticamente cada uno de esos ejemplares padres  que llevaban a sus hijos a escuela habían presenciado, escuchado a través de las paredes o ventanas  de su casa, o incluso practicado o sufrido  en Vall d´ UIxó, como lo es el frecuente y sin consecuencias hecho de  pegar, insultar, amenazar, ridiculizar, humillar,  a la mujer o los hijos. Pues al fin y al cabo la familia, ¿ qué no es sino propiedad privada dentro de un contrato social?

Ángel , que era por el que se manifestaban en las calles de Vall d´Uixó la oficina obrera, llegó!por fin a ellos! junto los servicios sociales. Estaba cansado y con las piernas doloridas de haber estado la tarde anterior empujando la carretilla para llevar agua al huerto.

Tendió la manos a sus compañeros.

Perdonar por la tardanza- les comentó.

TarzanSanson TV, la televisión local de vall d´ Uixó, que también contaba con un coche furgoneta con megafonía  para anunciar eventos como entierros, bodas, manifestación pro taurinas… pasó por el lado de la oficina obrera anunciando el minuto de silencio que se iba a producir en la plaza del Ayuntamiento.

Se te queda el corazón… -con semblante blanco expreso estas palabras Juan M.

El resto le miraron examinado su fisonomía, por momento sin color. Juan M añadió.

Ha pasado en mi barrio, vivían cerca de mi casa.

Vaya- exclamó Ángel- con curiosidad. ¿ los conocías?

Juan M negó con la cabeza.

No los conocía, pero es fácil que me haya cruzado más de una vez con ellos. Eran de mi calle, aunque un poco más abajo.

Entonces ¿ también en Castellón hay marginalidad? Preguntó Ángel con ironía mirando Vall d´Uixó.

Juan M les confesó con voz cansada.

Hace tres días  bajo de mi casa había dos tipos… que casi llamó a la policía. Hay un bar como de esos que nos cuenta Ángel  de Vall d´Uixó. Al parecer dos tipos se habían tomado unas cervezas de más y empezaron a liarla:  que si te doy, que si no te doy. Al final no pasó de insultos y unos gritos. Y ayer esto lo de las dos chiquillas,

Empezaron a caer un gotas.

¿ qué hacemos preguntó Jorge?

Ir a pegar carteles que va a llover, y si ponemos la mesa y los papeles de la oficina  se mojaran- comentó Paco.

Vamos al coche a dejar la mesa y la sillas- sugirió  Juan M.

El grupo le siguió calle arriba.

Volvió a pasar la furgoneta anunciando el minuto de silencio.

Menuda hipocresía- comentó Ángel caminando en medio de Jorge y Juan M. Ahora acudirán los progresistas y las asistentas sociales a hacerse la foto y aparentar que les importa el suceso. No quiero decir que les guste-¡ pero de ahí a importarles! En el barrio de texas conozco casos de algunos  que siempre le están pegando a la novia, y tienen orden de alejamiento. EL caso más lamentable que conozco es de un repartidor al que le han quitado el carnet por conducir drogado. Este antiguo repartido de paquetes le pegaba a la novia. La novia le denunció, la madre que se había quedado viuda, se fue a vivir con él para cuidarle y no se metiera en follones. luego empezó a pegarle a la madre. La novia volvió con él y empezó a pegarle a la novia y a la madre-¡hasta desde mi casa se les escucha!. Joder todo el mundo lo sabe. Pues bien, un conocido mío, un día que estaba el tipejo eso rompiendo los muebles y pegando a la madre y la novia, dijo ya esta bien. Esperar ( hizo un inciso ángel y el grupo que quedo parado mientras sacaba de su pantalón un teléfono. Empezó a buscar entre los mensajes y le salió uno de hace meses que paso a sus compañeros.

Jorge lo empezó a leer:

“Esto es insoportable Ángel, le está pegando otra vez a su madre mi vecino. La mujer no para de llorar. Además escuchó como le está tirando la bajilla al suelo y le dice: Encima me dirás que soy malo. Luego ha llegado la novia, y ha empezado a pegarles por turno. Les dice: poneros en fila cochinas mujeres que hay hombre  para las dos”

Ángel volvió a hablar cuando le devolvieron el teléfono.

al día siguiente mi amigo fue a hablar con los servicios sociales, y a la casa de la mujer por no meterse en follones de juicios llamando a la policía. Pensó que la casa de la mujer de Vall d´uixó actuaría de oficio. El caso es que no le hicieron caso. Le dijeron que si quieren denunciar la mujer o la novia que denuncien, y que él no se meta, que ya se apañaran ellas, que seguramente les gustara.

Joder- exclamo Jorge horrorizado ¿ Y para que sirven los servicios sociales?

Para nada- exclamó Juan M.

Ángel añadió.

Si, sirven para contar las muertes. Seguramente les gustara. Si me colega le da por ir al acto ese, seguro que les dice unas palabras a esa chusma que guarda silencio cada vez que matan a una mujer o a unos niños. Si lo miráis bien, son peor ellos que los matan a sus hijos . El que mata a sus hijos lo paga, es consciente de su delito. El resto no, es mero cómplice y participe de gente como el tipo ese, el que le pega a su madre y a su novia delante de todo el mundo. Mientras se limite solo a eso ,estará zurrando de lo lindo a esas mujeres, y el resto, nuestros buenos vecinos… ya veis, a lo suyo y sin sentirse culpables de nada. Ya se apañarán es lo que os dirán.

El grupo silencio mientras caminaban hacia al coche. Seguía lloviendo suavemente. Ángel seguía pensando en este suceso, necesitaba hablar de él. Miró a Juan M y le dijo:

Imaginemos la escena  que ha ocurrido cerca de tu casa Juan.

La superioridad de fuerzas y de dominio  de un padre de Castellón , de clase trabajadora imagino, ya que vivía en tu barrio.  Ejerce su fuerza sobre sus dos hijas pequeñas a las que mata como corderitos para vengarse de su mujer. Ese derroche de voluntad paternal ejercido sobre sus hijas para castigar a su mujer , sobrepasaba de tal modo lo permitido por la sociedad  que le hace juzgarse a si mismo como un asesino. El más ruin de los asesinos que merece la pena capital. La pena de muerte. Así que no se suicido, sino que mirando sus hijas entre lágrimas se ejecutó por ellas. Es lo que hubiera pedido si otro las hubiera matado. Se ha hecho justicia, la justicia del populacho, la justicia del padre cuyas son asesinadas por criminales. . Es lo que hubiera pedido la gente, ya sabéis cadena perpetúa, pena de muerte. El padre era populacho, era como cualquiera un tipo normal que al que matan  a sus hijas, solo que las mató él.  Los tres juntos yacen en el salón del comedor, una escena tipo Hamlet de Castellón. ¿ Divertido, no?  Pero lo peor continúa.  La pesadilla  social. Ahora la sociedad calla. ¿ Por qué?  porque no sabe a quien castigar,  y se deben castigar a toda la sociedad una vez el culpable muerto sin ser juzgado en vida habiendo cumplido su misión, la de un hombre normal que ha actuado hasta el final de sus consecuencia con normalidad. Ha fallado algo se dicen. Pero  como en una crisis económica siempre hay quien paga la factura. Queda la madre. Ella es la que pagará el dolor para que el resto pueda quedar libre. A no ser… Ángel silencio un momento…  A no ser que la madre se mate. Entonces el caso se volvería imposible para el resto de la sociedad y volveríamos al principio: toda la sociedad es culpable.

Ajeno a la oficina obrera el modelo capitalista de familia teñía de luto y sangre las plazas de los pueblos de toda Castellón. Vall d´uixó se sumaba dentro de un momento Las campanas sonaban, las palomas aleteaban por el cielo y la gente de conciencia más elevada e instruida condenaban, por condenar a alguien , únicamente padre fallecido, ya que era lo más fácil.

El viento cambio de norte a sur y se llevó las nubes y el ligero aguacero. Se hizo un claro de sol entre las nubes.

¿ Volvemos a las puertas de servicios sociales? Preguntó Jorge.

A mi me gustaría repartir allí publicidad a la gente que entra a ser humillada. Ya veréis las caras , los gestos y la poca solidaridad que tienen- comentó Ángel.

De ese modo volvieron con la mesa y la sillas, como cada semana, sin que se solucionara nada sobre la miseria y pobreza a la que habían arrojado a Ángel. Se manifestaba la oficina obrera en las calles de vall d´Uixó reclamando solidaridad con Ángel Blasco al pueblo de Vall d´Uixó. La oficina obrera repartía carteles e informaba del caso. Mucha gente, la mayoría de clase trabajadora o desempleada leía los carteles y levantaba los hombros mirando a Ángel Blasco intentando comprender si se trata de un imbécil o de un desgraciado.

Al llegar a los servicios sociales había dos chicas chonis que esperaban a dos amigas chonis que estaban con dos gitanos rumanos. Fue llegar ellos y salieron entre risotadas a la alegre pandilla que esperaban. Reían como idiotas viendo hacer el payaso a dos amigos por el teléfono móvil. Abandonaron juntos, y sufriendo varias collejas una chica de su novio o amigo o lo que fuera.

Ángel señaló el banco y a los muchachos que se iban.

Acaban de salir del matadero y no lo  saben. Pobrecillos. Los podrían mandar aun campo de exterminio y dirían:

nos han invitado a una excursión.

¿ veis  este banco? El resto miro al banco y leyó algo que habían escrito.

He de deciros que este banco ha   sido pintado como la mayoría de los de avenida Jaime I,  al estilo pop progresista con frases de ánimo de grandes autores de la literatura de aventuras. Este es el  banco donde la gente espera en la calle para entrar en servicios sociales. Aquí han pintado: servicios sociales son de todos.

Sin embargo no es así, muchas mujeres pobres con hijos no entran porque tienen miedo de perder la custodia de sus hijos por su situación de pobreza. Los servicios sociales son únicamente un socorro para caballeros pobres, a las mujeres pobres y jóvenes con hijos les toca reprimirse en casa.  A veces , es difícil de distinguir los servicios sociales de los servicios  públicos de caballeros donde uno encuentra alivio a una necesidad básica en un ambiente fastidioso y de asco.  Después de entrar , se sale de allí pensando que ha cogido algo malo para el cuerpo. El ruido de la cisterna al tirar de la cadena y los pasos sobre el suelo encharcado y sucio  se funde con el sermón de una asistenta social,  que pese a que trabajan en servicios sociales, sus sermones no giran en torno a la sociedad, sino al individuo. En este recae toda la responsabilidad de su situación., por ello deberían llamarse servicios personales y no sociales,  y las trabajadoras sociales trabajadoras personales. Cuando sales de allí en la cabeza estallan pajaritos nacidos de frases como:

Tu eres el causante de tu mal.

A esto  se acompaña de la gran , colosal  y demoledora tarea de buscar un montón de certificados y papales que hay que sacar del estado para que complemente el informe los servicios sociales para que tras humillarte te den una limosna. Es como si le tirarán a uno basura a la cara en los servicios públicos. Por eso muchos prefieren pasar hambre o mendigar. Por no   ir al INEM y discutir con un funcionario cuando no se sabe sacar de Internet lo papeles.

En hacienda, en la seguridad social, en el catastro, hasta en Iberdrola has de tiritar de rabia, de frío de pobreza.

Al final se elige  ir descalzos, que les corten la luz, que los chiquillos se rían de los pobres al verlos pasar empujando un carrito. Los que trabajan en servicios sociales, cuando ven algunas de estás  personas en las esquinas al tiempo, ni los reconocen que era la persona a la que estuvo su situación delante de ellos.

Oye que va a empezar el minuto de silencio- dijo Juan M.

La oficina obrera acudió al Ayuntamiento.

Estaba la alcaldesa, los concejales, de la oposición solo podemos, ni el PP ni ciudadanos quiso acudir así como tampoco ningún sacerdote, habían también trabajadores de la residencia  de ancianos, varias mujeres.

Sonaron tétricas las doce, pasó un minuto largo.

¿ ya está? preguntó Paco haciendo cara de sorpresa.

Ninguna autoridad dijo ninguna palabra ni se leyó un manifiesto.

Esto es Vall d´Uixó, mejor callar, aquí ni los políticos hablan, mejor- comentó Ángel y se fueron hacia el concejal de medio ambiente..

Pero eso es otra historia lo que pasó con Daras concejal de medio ambiente…

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Intro al vídeo.

Ayer la oficina obrera de Castellón estuvo manifestándose por las calles de Vall d´uixó contra la exclusión social que padezco. Nos manifestamos ante la indiferencia general. Tuvimos ocasión de acercarnos a guardar el minuto de silencio por las dos niñas asesinadas por su padre en Castellón. A primera vista parecía no tener relación con mi caso de exclusión social, pero realmente si está relacionado. La violencia de género, la desigualdad, la pobreza, las insanas relaciones, los robos…son parte del sistema capitalista, y existirá mientras exista la propiedad privada.

Paz y bien.

 

Después de las lluvias torrenciales, Ángel , el agricultor con exclusión social de Vall d´Uixó  había bajado a ver el estado de su huerto. La tormenta seguía en su mente. Brotaban hilillos de preocupaciones por doquier dentro del mundo que habitaba en su cabeza . No solo  se trataba de la campaña de “con el agua al cuello” contra la exclusión social junto la oficina obrera de Castellón, cuyos resultados después de tres semanas eran todavía nulos, ya que el Ayuntamiento había decidido  no reconocer su situación de miseria ni hacer ningún tipo de autocrítica a las muchas injusticias que había producido , no solo a Ángel , sino a otras muchas personas de clase obrera, lumpen, y a la naturaleza. De todos estos, sus derechos no se tenían nunca en cuenta.   También la sequía le amenazaba con empobrecerlo más. Ahora que las lluvias que daban un respiro se quedaron en nada con el aumento salvaje de temperatura tras la tormenta en pleno septiembre, marcando el mercurio a más de 32 grados.  El estado ruinoso de su casa también era motivo de sus pensamientos, la salud de sus perros, la deuda que le habían provocado los servicios sociales de Vall d´Uixó donde fue dejando facturas de la luz los meses que no las podía pagar, y para su sorpresa, Iberdrola le notificó que le iban a cortar la luz si no pagaba más de 100 euros de más de cinco facturas pendientes dejadas en servicios sociales, algunas desde   el año 2017, es decir de casi un año. No hablaremos de sus heridas emocionales, y la impronta que había dejado años y años de miseria, estrecheces y exclusión social.  No prestaba atención al camino tan sobradamente conocido  andando distraído  por la acera de un descampando entre la Avenida suroeste y Texas. Estaba ya cercano a adentrarse  por un corto camino agrícola que quedaba perdido en esta zona urbana por desarrollar , cuando una furgoneta destartalada con dos hombre morenos, de aspecto musulmán o gitano, le pasó por su lado, por la acera. Al sentir casi la chapa de la furgoneta rozando su cuerpo, le entró tal rabia a Ángel,  que estuvo tentado de coger una piedra y romper el cristal, pero la furgoneta bajo de la acera evitando la rotonda y se adentro por la carretera. Solo pudo ver el perfil de los dos hombres, impotente, pensando que le pasaba al mundo. Tras un suspiro prologado, sintió las nauseas ante la presencia de un par de chicas muy atractivas  que iban casi desnudas haciendo deporte. Pasaron por su lado lanzándole una mirada de indiferencia y orgullo al verlo mal vestido, y ser poco atractivo sexualmente para ellas mientras  hablaban de ir a comprar ropa al corte inglés. Ángel tuvo que luchar con todas sus fuerzas para no vomitar.  Rápidamente se alejaron las chicas por la acera por donde circuló la furgoneta en dirección prohibida y por un carril para peatones. Los pocos metros de camino agrícola terminaban en el puente de San José donde estaba la charca de las Agonías. El  puente de San José tenía la leyenda y el honor de ser el favorito de los abundantes suicidas de Vall d´Uixó. Casi todos los años, varias personas cruzaban al otro lado del mundo desde el.  A los pocos metros de la charca vio sus tierras. Las lluvias lo habían demacrado. La piel del huerto estaba húmeda y llena de pequeñas piedras de rodeno sembradas por doquier arrastradas por la corriente  de agua que llegó a tiempo. Varias barracas de bachoquetas envejecidas  y para arrancar habían sido tumbadas por la trompa de agua. Las bachoquetas más jóvenes florecían entre las cañas llenas de fuerza. Guisantes y habas sembrados recientemente asomaban sus primeras hojas a la superficie como orejas de conejos que salen de la madriguera. El aire en septiembre era abrasador tanto como en un día del verano. Ángel , que nada tenía que hacer allí hasta que aquella mole de tierra grasienta se secará, decidió pasear  por los alrededores. Los caminos del barranco habían desparecido. Y la charca donde agonizaban sin remedio sus habitantes con una resignación estoica desde que una maquina excavadora  hundiera uno de sus enormes  punzones en la tierra para desecarla. La herida había sido moral para la charca, sin embargo, siempre quedaba algo de agua, un pequeño reducto de unos 10 metros cuadros a los sumo con dos palmos de agua, en muchas ocasiones cubierto de limos que le daba un aspecto repugnante. Bajo esos limos había un verdadero infierno de vida maltrecha e indefensa: cangrejos, caracolas, peces, ranas, sapos, culebras,  cientos de larvas…. Ahora quedaban estas miserias de la charca atrás , y estaba de nuevo llena de agua cristalina. Los plateados lomos de los peces brillaban saltando para cazar pequeños mosquitos  y polillas que  volaban a ras del agua. Por un momento, la poza insana y fangosa cuyo triste espectáculo de peces, cangrejos, culebras extinguiéndose entre apestosos limos verdes sobrecogía, se había convertido en un maravilloso  espectáculo capaz    de hacer amar el mundo, aunque fuera por un momento.

Es solo un instante de felicidad lo que va  a durar aquí la vida, pero quizás valga la pena sufrir tanto, por ese breve momento – les dijo Ángel a los habitantes de la charca sentado sobre una roca bajo el puente de San  José sintiendo como el agua empezaba a bajar bajo la roca donde estaba. Cálculo los días hasta que el nivel quedaría a nivel de fango.  A ese ritmo en nivel del agua llegaría a lodazal  en cuatro, a lo sumo cinco días. Los animales lo sabían, los peces, los cangrejos y las culebras visitaban todos los días la fisura que aquella enorme maquina había producido por donde se iban bajo tierra los litros y litros que le suministraba el río crecido por las lluvias. Los cangrejos hacia guardia allí impotentes. Entre varias rocas se podía ver saliendo las burbujas que producía entrando el agua por la gran fisura. . Varios peces y cangrejos, desde que se secó la charca  se habían aventurado desesperados a viajar por aquellas grietas buscando una salida. Pero nunca volvieron de aquellas galerías donde era imposible la circulación.  Se malograba mi vida porque así lo habían decidido unas personas que imponían su modelo laboral, moral y económica al resto, que acataba porque no estaban unidos. Así los animales se hiciera lo que se hiciera y se violaran sus derechos, nunca tendrían voz y morirían sin que se hiciera justicia con ellos, y con muchas personas, la mayoría de la humanidad que era empobrecida, seguiría allí como la naturaleza y los animales, esperando algún día tener justicia. Ángel sentado en aquella roca, absorto,  parecía de lejos una estatua bañada por un sol que tras las lluvias resurgía con más fuerza, con una fuerza de verano siendo casi otoño que no podía traer nada bueno. Una pequeña culebra de agua zigzagueaba con la cabeza fuera por la charca cruzando al otro lado de la charca, a miles de kilómetros de allí, varias familias de espaldas mojadas hacían lo mismo que esa culebra cruzando a la otra parte para sobrevivir.

¡Viven!- Gritó   Ángel  pensando en todo esto mientras las hierbas empapadas a su alrededor que estaban dobladas  empezaba a enderezarse como él , que se levantó de aquella roca contemplando los destellos de los rayos del sol sobre el agua , empezó a caminar fatigado a casa, con los pies doloridos de ir siempre caminando. Conforme el sol iba secando la tierra empezaba a germinar de nuevo la vida, el aire olía a fresco, a hierba renovada.

El mundo podía ser un lugar maravilloso si los hombres  se pusieran de acuerdo para acabar con su miseria acabando con los explotadores y respetando la naturalaza.

Angelillo de Uixó.

 

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

I.

Oh hijos  menores del hombre,  me han invitado a mí,  alegre solitario,  un malabarista triste que escribe sobre una cuerda floja  a unirme a un poema fusionado en poemas del alma  sobre la soledad.  Agradecido le envió  mi  mujer mensajera  llevando  su  invitación para celebrar  una reunión  con ella ( la soledad)

 

La soledad era mi compañera,

La  elegí  libremente.

¡Que pesada me era vuestra  compañía!

Estuve solo largo tiempo, triste gozo,

Pero más triste era estar entre vosotros.

A vosotros que estáis  ahora a mi lado os hablo.

He descendido y regreso,

A  este valle de pesares:

Donde  solo escucho vuestros lamentos.

Este es el valle de las lágrimas,

Porque lamentables hombres sois,

Tan aterrados en compañía,

Como un niño al que se castiga delante de la clase.

Os juntáis para perpetuar vuestro sufrimiento

los unos sobre los otros.

Es hora de que me valla con ellos,

Con los solitarios del alma y los excluidos.

anbel 18 de septiembre de 2018 a las 20:33

Si no te tengo te busco
Y una vez que te encuentro
No te dejo…
Fiel amiga y compañera
Que me ayuda a ser yo misma
No me dejes, acompáñame
Por el sendero de mi vida
Soledad, sin duda,
Mi mejor ayuda…

(anbel)

he aquí una  verdadera solitaria, en verdad os digo que he encontrado una compañera para la reunión

 

 

II.

La reunión va a empezar

Venid solitarios a mí

Van a llegar los excluidos sociales

Más ellos hermanos, son los más infortunados de los  solitarios.

Ya llaman, ya llaman, ocultos entre las sombras

Pasad con las manos vacías y la ropa raída.

 

En vuestros rostros noto,

que no es apariencia que sufrís un gran tormento, un suplicio,

Una negación de la fraternidad humana.

Pasad, pasad a mi frío hogar, no hay leña, no hay comida, ni comodidad alguna

Os sentiréis como en casa.

Ninguna palabra amable os ha de recibir.

No tengáis temor,  pasar, pasar, excluidos, hermanos  menores del  hombre.

Soy vuestro anfitrión.

Quítaos esos  adrede disfraces que os han puesto los hombres.

Pieles de lobo, de corderos negros, de  sanguijuelas,

¡Que gran imaginación tiene la sociedad para fabular!

¿ A ti de que te han disfrazado? Veo que  de asno, no sufras por ello.

y tu vas de mujer siendo hombre . Aquí tienes a tu novio.

Tirad  al suelo vuestro dolor, no sufráis por ello, el suelo está sucio

Lleno de cantaros rotos.

Elevemos una copa llena de sangre en esta reunión de solitarios y excluidos,

Por la  aniquilación de la sociedad,

Para que germine algo mejor  en este profundo mundo.

Angelillo de Uixó.

Entrar, entrar, pequeños hermanos del hombre.

Adelante Malabarista y el resto.

 

Malabarista triste

Tan miserable y solo me siento
Tan despojado de mis alas sangrando
Al destino presuroso que invade el alma
Y entre tempestades de vientos que claman
Quebradas y valles

 

No soy un sol enervado en sus carbones
que clama impuro en el valle sin consuelo,
tan sólo aire desnudado de recuerdo…
en la carne deshojada de su sombra.
(PANI)

 

Soledad, horrible sombra
que al hombre quiebra.
Es tal la angustia
que ella anuncia.
larisadelesqueleto

 

Soledad, ausencia de uno mismo sin sentido de la vida, un océano sin mar, una mirada al vacío un cuento sin acabar.
Solo quiero cerrar los ojos al adiós de la soledad con un mañana nuevo lejos de toda tempestad.
Solo dime ¿quién te engendro soledad? Porque en mi barco tu no entrarás jamás.
(Jordi Etresi)

 

Brisa pesada del clima mi peor enemigo
y el espanto de mi soledad que el espejo se mira
tengo el corazón desecho de los que fueron mis amigos
triste y melancólica me arrastra hacia un abismo.

 

Soledades todas, eternas; impías
Quedan en el alma donde encuentran paz
Me pregunto siempre, cuando es que terminan
Y es que no hay respuesta… solo hay soledad!

, Malabarista Triste, Anbel, Angelillo de Uixó y  todos este circo que formamos la humanidad.
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.


 

A todos nos gustaba lo que aquel rapero nos cantaba
” viva la explosión y que suene el artefacto”
¿ era otro tuiter sobre aquel viejo dictador?
!Cielos!
todos nos reíamos con aquel inocente comentario.
Hasta que llegó la policía con pañuelos.
rapeaban muy afectados porque las ondas les salpicaban la conciencia.
la batería golpeaba entre los pasos, y el rapero cantaba con los ojos aún cerrados
” viva la explosión y que suene el artefacto”
La chica de Gran Hermano bailaba ajena a todo
con su camiseta de negra de  luto que escupía desprecio  contra la humanidad:
Adoro mi vida.
Nunca creímos que pudiera volver a pasar ni que fuera justo.
La tortura y arresto de aquellos raperos por un comentario contra aquel viejo dictador.
El juez los mandó con trapos en la boca al presidio para que no volvieran rapear, acompañados de los insultos y abucheos  de la prensa a las raperos.
Entre cuatro negras paredes los chistes contra aquel viejo dictador se hicieron mucho más sombríos.
Las calles,  las plazas,  los conciertos se llenaron de delitos de odio, y detenidos.
Aquellos cochinos jueces nunca terminaban la matanza.
Entraban en los estadios, en los teatros, en los espectáculos, en los circos,  siempre de negro y sombríos, pues en cualquier lugar quedaba aún  alguien oculto  que les ofendía. Con sus carnes tristes y flácidas exigían sumisión y silencio. Pasaban el dedo amenazador  sobre los rostros sujetando la Cruz como si fuera una antorcha en la mano.
¿ quién quiere ser el siguiente mártir haciendo otro chiste de Carrero Blanco, el caudillo, el opus dei, o  el ku, Klux, Klan?
No faltaban voluntarios al martirio.
“Cielos señorías,
no seré yo el que haga un chiste sobre el santo y viejo dictador,
que subió al cielo de un mal tropezón. mueran los raperos,
! todos al paredón!
Viva la explosión y que suene el artefacto,
una gran detonación que acabe con un colegio lleno de niños,
viva la explosión y que suene el artefacto,
que las bombas vendidas a los terroristas de Arabia Saudi nos hagan cantar:
viva el Rey y la venta de armas de destrucción masiva”
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

images

 

Habían llegado las lluvias de septiembre a Vall d´Uixó. Este hecho tan trascendental para la vida y la economía  debería haber causado que  abrieran los periódicos locales con la noticia:

Llegan como las rebajas del corte inglés, puntuales las lluvias de septiembre.

Era una noticia importante  después de los cada vez más largos, y cada vez más  secos veranos. Ya no eran frecuentes desde hacia más de media década en Vall d´Uixó las lluvias de septiembre. Produciendo la ausencia de lluvias  estrés, malestar y desasosiego entre agricultores y gente mayor. Ellos sufrían más que nadie viendo como se desmoronaba, no solo el orden moral que ellos habían conocido en su juventud, sino también la naturaleza. El paisaje que ellos habían creado a fuerza de una voluntad que superaba el cansancio, el hambre, las enfermedades,  la miseria, y sobre todo la desesperación.  Empujándolos  a llevar piedras, montones de piedras, hasta un cortado sobre un barranco para ribacearlo y plantar un algarrobo, un olivo, o  una viña. Hoy, aún se mantenían en ese lugar después de 50, 60 o más de 100 años. Aunque ahora apenas se vieran los sarmientos de la viña cubierta de maleza, y de aquel algarrobo,  olivera , quedara algo  medio secos y enfermo.  El monte tenía poco defensores en estos tiempos, o los tenía a montones detrás de las maquinas, los ordenadores, organizaciones ecologistas, ministerios de medio ambiente. Poco iban a hacer por cambiar su tranquila vida en la oficina, o por ir contra de su fábrica, en contra de su ministerio, de su organización ecologista y de este modo ayudar a la naturaleza  formando ellos con su trabajo agrícola parte de ella.

En Vall d´Uixó estaban anunciado toros, como casi todos los días, cuando la lluvia llegó..

El pueblo quedó  cubierto de un tétrico y fantasmagórico vaho blanco que cubría como una telaraña blanca los techos de teja del centro del pueblo mientras las tinieblas de la noche de disipaban. Las primeras luces flotaban sobre las nubes que tocaban el suelo envolviendo plásticos y papeles. Las piedras rojizas del campanario de la Asunción volaban por encima de las nubes como si fuera un cohete que se comunicara con el cielo. La raya del mar había desaparecido, cubierta por una cortina blanca flotante e inmaterial que parecía que con la mano se podía atravesar sin que opusiera resistencia. Iba avanzando esta cegadora  luz blanca  que eclipsaba los campos perdidos de naranjo, acercándose  a Vall d´Uixó. Los pájaros muy excitados, iban dando vueltas en círculo  subiendo como si lo hicieran a través de una escalera de caracol cada vez más altos por cielo hasta que sus cuerpos eran un punto, una mancha   indefinida girando como una noria en medio de una humedad cada vez más fuerte, como la presión de aire. Un trueno retumbo a lejos. Todo cambio. Antes de dejar de verse el pueblo desde una caseta de San Antonio, cayeron sobre la persiana varias gotas gordas. Primero una, luego otra…, y empezó a diluviar. El único punto que se veía desde allí, aunque no de forma muy nítida era un  nido de ametralladoras que está sobre una enorme cueva en una pequeña colina  calcinada por los incendios que corona el  barrio de Texas. ¡ Cuánta gente estaba feliz! Pedro, a sus más de setenta años sonría por la lluvia y tomaba otra copita de vino acompañada de una tapa de sangre. Llevaba un par de horas en el bar y estaba algo achispado. Sus ojos de ternera brillaban, que eran lo que más destacaba de su cuerpo sin terminar de desarrollar debido a que dejó  de crecer a las catorce años por anemia, como mucha gente de su generación de la posteguerra, brillaban de felicidad. Miraba  como un niño tras los cristales mugrientos del bar el agua caer. Su rostro amable, su corazón sencillo, que no se habían desgastado pese a llevar  una vida de miseria en Vall d´ Uixó. Habiéndola empezado a conocer este mundo vendiendo en su niñez arropes junto su padre, para luego pasar a la fábrica de zapatos. La miseria de esta tierra, lo único feo que le  había dejado, era la costumbre de mirar al suelo para recoger lo que encontrará . A su lado, sin prestarle atención a Miguel se sentaba  el traca, treinta años más joven que Miguel maldecía que lloviera.

El toro, nos jodera el toro la maldita lluvia. – comentaba el traca a un compadre de fiestas lleno de tatuajes, delgado y alto, con pinta de andaluz que le daba la razón.

Habrá que hacer que deje de llover- dijo el traca de forma misteriosa.

Sus palabras pasaron desapercibidas. Pero en la cabeza del traca y en la de muchos estaba lanzar cohetes al cielo y dejará  de llover.

Cerca de la fuente de la cervera, Noel , un agricultor ecológico y naturista asturiano, aristócrata de cuna  con sangre de los Borbones, a los que maldecía,   daba saltos de alegría con la tormenta. Su historia, según se contaba en el pueblo era algo peculiar. Poca gente sabía de ella, ya que Noel, no bajaba casi nunca al pueblo. Hablaba solamente con senderistas y los forestales. Era casi autosuficiente. Fabricaba su propio pan, tenía sus verduras que le proporcionaba su huerta, así como realizaba  el queso de sus ovejas. Las cuales daban cada vez menos leche porque no había casi pastos.  Había llegado a vall d´Uixó porque escuchó en un retiro espiritual  a un chaman que le aconsejó  que tenía que vivir en un pueblo de Castellón y dejar su asquerosa vida de riquezas que le estaban anulando espiritualmente y haciéndole muy desgraciado. Vendió un castillo, un mercedes, un yate, varias caballos árabes, y a una querida   para comprarse un terreno en Vall d´uixó donde se quitó las botas para ser labrador. Aunque en el banco tenía bastantes millones, porque escuchó a Dios decirle que los guardará por si los necesitaba. Noel era muy infeliz en Vall d´Uixó. No sabía que pensar del chaman, si era una penitencia que el mandaba por su vida descarriada. Noel cuando vio que llevaba lloviendo un par de horas  guardó con esmero los semilleros que preparaba para su huerto para que no pudriera la simiente. Hilillos de agua brotaban por la montaña. Su espalda arqueada sintió la frescura del agua cayendo por su espina dorsal.

La charca de bajo del puente de San José cuya fauna de cangrejos, caracolas de agua dulce, culebras de agua, berros, pequeños peces y gambas estaba agonizando en menos de cuatro metros cuadrados y en un palmo de profundidad. Había resistido al verano en un verdadero infierno, casi sin oxigeno,  sin alimentos, devorándose unos a otros por sobrevivir en un círculo de piedras que detenían el poco agua que quedaba. La única posibilidad que tenían era que llegará agua para irse de allí. Las rocas iban quedando cada vez más profundas para los peces que empezaba a subir del fango donde se desesperaban. Los huertos chupaban el agua sedientos, los pozos se llenaban. En las montañas se formaban pequeñas cascadas. A las 13: 35 el traca, seguido de Maldado llevaban bajo un viejo imperdible de las peñas en fiesta varias lanzaderas caseras y cohetes.

¿ Llevas la mecha Maldado? Le preguntó el traca mirando fijo al charnego andaluz que tiro mano a sus bolsillos. Sacó papel de liar, drogas, una cartera, la navaja, un peine grasiento que pasaba compulsivamente por su pelo negro engominado.

No- contestó asustado ante la miraba furiosa del traca.

Te voy a dar de ostia Maldado.

Es el TDH respondió el maldado asustado por el traca. Maldado que sabía que tenía contactos  en el Ayuntamiento  y los curas el traca, capaces de amargarle la vida si no obedecía.

El TDH, el TDH, estoy harto de tus movidas mentales, desgraciado. Ve al chino y que no te vean. Rapidito .

Al cabo de unos minutos llegó con la mecha. El traca abrió el chubasquero de las peñas de fiestas  y entraron en un corral de una planta. El traca lo condujo a una uralita  pegada a una pared que impedía que se mojara una mesa llena de utensilios.

Que guapo ¿ qué es? Preguntó el Maldado mirando los objetos de la mesa.

Es el mapa de vall d´Uixó,  y esto son medidores de viento y de coordenadas para cohetes. Es un corral de la caja Rural San Isidoro para lanzar  cohetes anti lluvias y contra los anti desahucios. .

¿ lo pagan ellos?

El traca lo miro con cara de tonto.

Pues claro tío. Si no tiene que pagar los seguros agrarios por los daños por las lluvias, las goteras de las casas y esas cosas. No es bueno que llueva ¿ sabes?

Alucino tío- dijo el Maldado mirando los mapas.

Saca el GPS y dame las coordenadas.  Vamos a reventar esa puta tormenta e irnos de fiesta putona. La caja rural la paga.

A la 13:35 del 15 de septiembre fueron lanzados desde esa zulo de lanzaderas  de la caja rural tres petardos contra el cielo. La fina cortina de agua que prometía estar todo el día bendiciendo la vida se paro poco a poco.  A las 14 horas  no quedaba nada de agua.

Noel maldijo a  Vall d´Uixó cuando escuchó los petardos y le cayó parte de la carcasa sobre su espalda.

Pedro que había salido del bar y miraba el suelo con el paraguas que recogió maldijo el pueblo.

En los cojones se podrían meter los petardos.

EL rumor va creciendo conforme la sequía es mayor. Los cohetes es uno de los factores responsables de que no llueva.

En Vall d´Uixó no se sabe los cohetes que se tiran en un solo día. A todas horas suenan lanzados por imbéciles a los que llamamos, hombres cohetes. Los perros corren por las casas asustados por culpa de los hombres cohetes, los pájaros se lanzan al vuelo desde los árboles desesperados huyendo de los cohetes, muchas personas se sobresaltan siendo molestados por  las explosiones constantes y las amenazas vecinales si piden silencio de cementerio.

Las nubes se rompen y deja de llover.

Y todo esto ocurre por culpa de un grupo de hombres cohetes.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Los hechos que reflejan este vídeo han sido los siguientes, sobre las 13:35 del día de hoy en Vall d´Uixó  han sido lanzados tres cohetes consecutivos cuando llovía copiosamente desde hacia varias horas. Después de las explosiones ha empezado a dejar de llover. A las 14 :00, horas apenas llovía ya. El rumor sobre que los cohetes los lanzan para que no llueva empiezan a tener pruebas. El motivo: que no se suspendan los toros o que las cuevas de San José se inunden y se queden sin turistas.