Archive for the ‘Vall d’uixó’ Category

15 años de acoso en este lugar, y 15 años sin que conste por parte de autoridades, servicios sociales. Toda la documentación descansa amparando el acoso.

Bienvenidos a este capítulo de voces algarabía,  y al blog distopia.

https://www.ivoox.com/54065627

Dentro  la historia de un autor de sátiras acosado, secuestrado, judicializado, nos adentraremos ya no en la maraña judicial que tiene paralizado a Ángel Blasco, ni en el pantano del acoso  mediático que sufre este autor de sátiras a través de prensa, y el mediático y judicial de la protectora de animales llamada aspac, mancillando su nombre, su presunción de inocencia, su honor, con todo tipo de miserias con las que le señalan públicamente, y lo pasean por los tribunales acusado de todo lo que se les ocurre. Ahora  nos adentramos en otra oscura selva del  acoso. El  vecinal donde se pierden las pruebas, y los que cometen este tipo de delitos tienen fácil esconderse, desaparecer entre las calles. Se esfuman  como la noche ante el día, y las víctimas tienen muy difícil probarlo. Solo queda  como prueba el dolor que les han causado. Ángel Blasco, acosado en tantos frentes, tampoco de esta modalidad de acoso se salva, y lleva padeciendo durante más de 15 años lo  que se conoce como blocking.  Tras la reforma penal  del 2015, el articulo 172 recoge este delito de acoso vecinal conocido como Blocking. Un delito de miserables, de canallas. Este delito  lleva aparejado entre dos meses y dos años de prisión.  El hostigamientos de sus vecinos, la vigilancia a la que le someten, los insultos, las vejaciones, alteran el desarrollo de la vida normal de este autor de sátiras. Estamos en disposición de poner en conocimiento del lector,  una carta al Ayuntamiento de Vall d´Uixó que escribió el señor Ángel Blasco para que mediara en su caso. Bonito eufemismo, llamar mediación a mirar para otro lado, que es lo que ocurrió. ¿Y por qué  Ángel Blasco, se preguntará el lector, no acudió a la policía? Estuvo días pensando ir tras los altercados que ocurrieron, y en la propia carta se relatarán. Lo habitual sería   poner una denuncia a la policía. Pero por experiencia sabía lo que ocurre en comisaría¿ qué le dirá la policía? Se lo anunciamos al lector. En ocasiones la policía  convence a las víctimas para que no denuncien . En ocasiones el propio acosador denuncia  a la víctima antes que la víctima lo haga, y es doblemente víctima. El primero que denuncia gana. Ocurre también, que con harta frecuencia estos casos se lo quitan de en medio las propias fuerzas de seguridad, juzgados de paz, juzgados de guardia, etc. La policía local los manda a la guardia civil, y la guardia civil a la policía local. Los juzgados a la policía. La víctima es una pelota con la que se marca un gol el acosador.

Aún así fue a la policía local de Vall d´Uixó Ángel, y como fue se fue. Se negaron a recoger la denuncia, incluso a poner por escrito que se negaban a recoger la denuncia como les pidió. La excusa: No eran bastantes.

¿ Y al día siguiente puedo poner la denuncia ? Preguntó ángel.

No tendremos refuerzos. No podrá ser- le contestó el agente.

Ángel se alejó por las calles de Vall d´Uixó  pensando cuantos agentes se necesita para redactar una denuncia

Volvamos en este punto a la carta escrita al Ayuntamiento de Vall d´Uixó por Ángel dando a entender su desesperante acoso.

II.

Me pongo en contacto con el Ayuntamiento de Vall d´ Uixó, para resolver un conflicto vecinal  que dura ya más de 15 años, y es calificable de acoso vecinal hacia mi persona.

El primer punto que exijo, es que se me vea como víctima y no como parte del conflicto.

Y esta es mi primera exigencia, porque no he sido tratado correctamente por la policía, ni los servicios sociales, ni  el Ayuntamiento de Vall d´Uixo,  en estos últimos 15 años que llevo sufriendo acoso en San Antonio, Vall d´Uixó. Debido a que se me ha metido en el mismo saco de la problemática de gente desequilibrada, con adicciones a las drogas, maltratadores de mujeres y verdaderos maltratadotes de animales,  con los que comparto triste vecindad. Al haber metido a la víctima como parte del problema , como suele ocurrir en los barrios más desfavorecidos de Vall d´uixó, no se ha tomado ninguna medida, dejando que la situación empeore, y se haya convertido San Antonio en un lugar inhabitable para muchas personas que viven en estado de estrés , ansiedad crónicos . Son humillados constantemente  por sus propios vecinos sin poder hacer nada, porque los acosadores están blindados por el propio sistema. Esta situación ha sido denunciada por mí ante las autoridades. Y si he tenido que poner una denuncia como víctima, la denuncia  nunca ha prosperado. De haber sido aceptada, se ha hecho de mala gana , con alguna coletilla  por parte de los agentes, como por ejemplo tras un apedreamiento que sufrí en texas tipo lapidación,  decirme un agente que la redactaba:

Es que usted les habrá  provocado.

 Antes de entrar en lo especifico que pasaré a relatar, quiero exaltar la gravedad de los hechos que han ocurrido en San Antonio. De los mismos han sido informados policías, guardia civiles, asistentas sociales, diversos concejales. En mi acoso vecinal  incluso se me ha llegado a colocar un explosivo bajo de mi casa que hizo detonación. Los restos del artefacto fueron recogido por miembros de la guardia civil. También he  sido golpeado por vecinos, y después  me han denunciado por haberles pegado, sentándome en el banquillo de los acusados. Pedradas a mi casa, poner excrementos humanos en la puerta, amenazas de muerte, matarme  un perro, poner cráneos de perros muertos en mi puerta, apedrearme por la espalda,  y un largo sin fin  de vejaciones de las que ha sido  informado el Ayuntamiento, así como cuerpos y fuerza  de seguridad, sin que se haya hecho nada.

Sobre la persona que voy hablar, Graciela, vecina de San Antonio, vive en una calle que no tienen nombre, por eso dejo para su identificación  dejo la matricula de su furgoneta, una viejo renolt con matricula: CS 55—Y. Sobre Graciela, su perfil de acosadora  es  el de una mujer que  entraría en la problemática de la  desestructuración social , familiar, y mental. Ya he informado varias veces de ella, desde hace años,  tanto Ayuntamiento, policía local, como a través de los servicios sociales. Personalmente hablé con la  asistenta social que le atiende en  sus problemas personales que son bastantes serios. También me vi obligado a presentar denuncia en su día para que quedara constancia en la policía local. Entendí que debía poner en conocimiento  que  me prodiga insultos cuando me ve, o  amenazas, o suelta su pequeño perro cuando pasan los míos para que le muerdan y denunciarme.  También es verdad que en ella los gritos , el amenazar, la violencia es frecuente. Incluso daría que pensar en la posibilidad de  formular una denuncia contra ella de violencia de género a ciertos episodios que bajo su ventana he escuchado entre ella y su pareja. En esta ocasión es novedoso el tema para acosarme. Le ha dado por decirme a gritos delante de mis vecinos que va denunciarme por maltrato animal. Ahora le molesta que baje  a una fuente a por agua con un carrito, o trineo si se quiere llamar,  tirado por unos perros que tienen sangre de huskys, no son chiguaguas, a por agua para casa. Lo curioso es que llevo cruzándome con Graciela, y esquivando a su perro llamado estúpidamente “snupy “que se lanza contra mi perros. Es extraño que tras años y años, ahora me quiera denunciar por maltrato animal hacia  unos  perros a los  odia,  y pruebas ha dado de su odio hacia mis perros . De hecho,  cuando fui a la policía local para hablar de Graciela ,  lo hice porque pensé que no siempre podría esquivar los ataques de su snupy,  y caería abatido bajo los mordiscos de mis perros, mucho más grandes. Entonces  ella me denunciaría por tener unos perros peligrosos después de haber tenido un forcejeo conmigo. Esto ya lo ha hecho con otros vecinos. Decidí avisar a la policía y ponerla al corriente de sus planes. Allí fue donde les comenté  que mis perros iban en trineo, y que Graciela  me soltaba el perro. Sobre el trineo el agente que recogía la denuncia  me dijo que no pasaba nada, que podían libremente ir con mi trineo en los lugares adecuados no siendo maltrato, siempre y cuando no hubiera sobrecarga. La cosa quedó allí. Se comprometió el policía a hablar con ella. Meses después tuve que ir por lo mismo, y me confesó el agente que al final por problema de agenda no había ido a hablar con ella, pero lo tenía pendiente y en mente.  De mis conversaciones con la policía, tiempo perdido, y denuncia como tal, en la mediación no se hizo. Instancias en el Ayuntamiento, si están registradas. Sobre la asistenta social. Tomó noto, o hizo como que tomaba nota en una libretita. ¿ Constancia? SI quiere ella confesar que recuerda que le hablé de esa paciente y le puse al corriente de su acoso. Pues eso quedará. Es decir después de años estamos como al principio.

Ahora hay un cambio de guión en su modo de proceder. Sin duda Graciela  aprovechando el filón de denuncias de maltrato animal para consumar su acoso, habrá visto más factible y sencillo tirar por esta vía para hacer mal. En estos días ha entrado otra vez  en carrerilla en  sus insultos cuando pasa delante de mi casa.  O si me ve como muchas veces ha hecho con los perros subiendo agua, para a mi lado y empezar a decirme:

Sabes que eso es maltrato animal, te voy a denunciar.

También esta reuniendo a los vecinos para que me denuncien, va casa por casa y les dice a la gente que me denuncien por maltrato animal.

II.

Sobre los derechos de mi animales al trabajo.

Para que no quede duda de que llevar a mis perros en trineo no es maltrato animal, todo lo contrario, estaríamos hablando de bienestar animal.

Empezaré recordando el articulo 7 de los derechos de los animales , aprobados en Londres en 1977 y ratificados por la ONU y España.

En el articulo 7 se habla de los animales de trabajo. El perro como sabemos es uno de ellos. Hay perros policías, perros que rescatan en agua, en tierra, en minas, que guían a los ciegos, cuidan rebaños, cazan, tiran de trineos….

El articulo 7 solo pone una limitación razonable del tiempo e intensidad del trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo. Cosa que mis animales tienen de sobra. La fuente está a doscientos metros de mi casa. Tardamos 10 minutos entre bajar, llenar y subir cuatro garrafas de 5 litros. Además, yo voy detrás empujando. Del carro tiramos todos. Si ellos no quisieran  tirar no tirarían. Nadie les pega. AL contrario lo hacen contentos, moviendo el rabo y cuando les pongo los arneses, y los aparejó empiezan a ladrar de alegría porque saben que nos vamos.

Segundo. Mis perros no son animales salvajes, viven dentro de una casa, en un entorno humano, y donde su trabajo  es muy valorado. No están siendo exhibidos de forma cruel como en un circo,, ni haciendo un trabajo donde son explotados, sino que hay una relación de supervivencia entre un hombre y unos animales única en Vall d´ Uixó,  porque el agua que subimos de la fuente es tanto para mi como para ellos. Aquí colaboramos en un esfuerzo común, y se crea una gran relación, que va más allá del perro contemplativo del salón que se pasa el día comiendo como mucha gente los tiene.  La leña que bajábamos de unas montañas llenas de matorrales secos en el trineo, lo hacemos   de forma totalmente ecológica y sostenible es para cocinar y calentarnos todos  .

Tercero.

Estos perro de trabajo tienen todas las vacunas obligatorias y algunas voluntarias , muy caras como la del mosquito que les he puesto. Reciben alimentación muy rica en proteínas, de alto rendimiento. Son unos ejemplares de gran porte. Si uno ve un perro maltratado no tiene el porte y la fuerza que tienen estos perros.

Cuarto. Cualquier etólogo, es decir los que estudian el comportamiento humano y animal, explicaría que para este tipo de animales es fundamental  para su bienestar la actividad física, el mantener una disciplina como la del trabajo. Se les desarrolla la inteligencia, les sube la autoestima, son menos agresivos.

Por eso las acusaciones de Graciela  de maltrato animal , sus insultos,  su acoso no lo voy a soportar. Y que algo tan complicado, y que me ha costado tanto, como ha sido hacer de unos perros desahuciados que sean perros de trineo, no los voy a dejar en un rincón de la casa muertos de asco, o solo pasearlos con la correita,  por el capricho, el odio, el rencor y los mil avatares que sufre ese mente  cuya dicha consiste como la de tantos infortunados en que todos sean infortunados.

III.

Solicito del Ayuntamiento.

Primero vía concejalía  de bienestar animal, a que favorezcan , incentiven, den a conocer que el perro no es una mascota que come, bebe y caga, sino que tiene una vida más útil, y el que trabajo, en cierto perros, forme parte de sus  derechos. Siempre y cuando respetando la ley a las horas, esfuerzos….

Segundo.

Que se me atienda como víctima de un acoso continuado, crónico, desde hace más de 15 años, donde cuando pasan los coches se me insulta, se me amenaza,  se me arremete. Y encima mis acosadores cuando se les va todo de las manos se juntan  están promoviendo hasta denuncia conjunta, gente de los que soy víctima de unos  hechos que si salen a la luz, van a espantar a más de alguno y a preguntarse para que tenemos policías, servicios sociales, políticos, porque por suerte o por desgracia hay constancia escrita y registros de lo que he sufrido estos de estos años.

Atentamente:

Angel Blasco, un autor de sátiras acosado, secuestrado, judicializado.

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

 

DSC00306

El siguiente poema son las últimas palabras dedicadas en el entierro de mi jardín a una chalana, ave cada vez más escasa en Vall d´Uixó. Fue recogida hace dos días en medio del camino de San Antonio cuando paseaba en un trineo tirado por mis perros. La primera noche y el primer día lo paso bien, comía con apetito y parecía que iba a salir adelante, sin embargo , el mercurio hoy,  día que me temo que  va a ser muy trágico para la fauna local , especialmente para las aves que crían, se ha disparado a más de treinta grados. Hay que sumar a este calor , un fenómeno extraño que está dando que hablar. Nadie escucha las chicharras cantar , ni ve abejas polinizando las flores…

I

Quisiera saber chalana bonita,pájaro cantor;

ahora que se ha hundido el cielo en torno a tus plumas que van a ser tierra,

¿ Por qué tu corazón paró de pronto?

Cuando tu diminuta boca acariciaba mis dedos llenos de alimentos.

Comías, bebías, respirabas.

Parecía que lo más difícil estaba hecho.

¿ qué secreto te ha llevado a la muerte?

Quisiera saber si ha sido el calor.

Como una mano invisible asesina mandada del cielo.

El mismo cielo al que invocabas en tu canto.

Oh pájaro cantor, chalana bonita, ave inocente.

Quisiera saber que la muerte no es el fin.

Angelillo de Uixó.

 

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

La panadería: venganza moruna.
DSCN0047DSCN0048

Bajaba desperezándose Raquel a las siete y media de la mañana por las empinadas  calles del Roser repletas de callejones curvos con santos y vírgenes con flores adornando las fachadas de las viejas casas de aires morunos. Ni una sola alma se cruzaba  con ella cuando abría los hierros galvanizados de la puerta de la panadería. Ésta, se abría como se cierra un abanico, mientras vall d’Uixó, una población convertida en perezosa todavía dormitaba.
La claridad azulada y luminosa del mediterráneo, iba poco a poco conforme el sol ascendía levantado las primeras  persianas de las fincas  proletarias de la avenida suroeste. Un barrio alzado con prisas en los años 60 en una zona dedicada al desarrollo urbanístico para acoger a trabajadores miserables y desesperados llegados de la pobre meseta castellana y andaluza a trabajar como mano de obra no cualificada en la fábrica de zapatos Segarra.
Silvestre,  el propietario de esa panadería, y así como de dos más, aparecía a esa hora puntual montado en su furgoneta, aparcando e introduciendo el género cargado con basquets repletos de pan y pastas entre sus rechonchos, cortos y fuertes brazos. Tras dejar la mercancía apilada a Raquel junto a unas estanterías de madera, y darle unos escuetos buenos días;  como hombre con prisas que debe vigilar los negocios y confía en sus trabajadores,  se iba para no volver hasta las siete y media de la noche, al cierre. Entonces recogía el dinero sin contarlo, el género que hubiera sobrado,  y sobre todo, preguntaba a Raquel que necesitaría para el día siguiente.
Ella le hacía los encargos de pan y pastas según calculaba que iba a necesitar. Siempre acertaba evitando perdidas.
Raquel, con treinta y cuatro años de edad, y catorce trabajando en esa panadería con abnegación inusitada en el pobre y descorazonador ambiente laboral de vall d”Uixó, no necesitaba recibir  ninguna orden de Silvestre, el propietario. Llegaron con los años  a creer los clientes que quien mandaba en la panadería era ella.
Raquel era el alma de la panadería. SU fortaleza ante el trabajo, más similar a la de los animales, sin importarle las horas que tuviera que hacer. Su responsabilidad y tenacidad  a la hora de trabajar, y un trato cálido  ante los clientes, donde siempre los atendía con amabilidad , aunque fueran gente que no perteneciera al ambiente tradicional y de parroquia de vall d’Uixó, que iba poco a poco difuminándose, sobre todo entre la gente joven y desencantada con ese tipo de sociedad miserable y atrasada que señalaba al diferente y quería perpetuarse  a costa del empobrecimiento general a que llevaba su fanatismo tradicional.  Raquel representaba un anacronismo, un papel del que no era consciente  y al  cual  mucha gente de vall  Uixó  se aferraba con uñas y dientes. Este ejemplo de sociedad entre moruna y patriarcal    había descolocado la localidad en un mundo globalizado. El resultado no se hizo esperar: consiguiendo el récord nacional al  pueblo más castigado de toda España por la crisis económica. En siete años, del 2008 al 2015, transformó su laboriosa sociedad, en una sociedad dependiente de pensiones, viciosa, cruel,  holgazana, y temerosa de los bancos y la justicia que no paraban de acosar a las familias. Muchos compararon por esto  a vall d’úixó con Andalucía . Tanto por el numero de andaluces llegado a trabajar a vall d”Uixó hacia más de cincuenta años, y que ahora sus hijos y nietos estaban en situación  de paro y desintegrados de la cultura local; como por los males endémicos de esa región de España cuyo nombre suena  casi a maldición de hambre y miseria. Como la que estaba viviendo la actual vall d”uixó: la Andalucía de Castellón.

Desde el 2008 el número de desempleados en vall d”uixó llegó a extremos jamás vividos. Las protecciones  sociales cayeron  a niveles  de tercer mundo , corriendo cómo la pólvora la noticia de la desnutrición severa de varias persona del pueblo.
EL pueblo sufría, pero lo hacia como un animal manso. Los andaluces sabían de eso mucho, y la gente del lugar, acostumbrada a la miseria del trabajo del curtido de la piel para hacer zapatos. Por eso soportaron todo aquello sin rebelarse. Ellos, incluso los andaluces pertenecían a un pueblo con una conciencia  de  ser tratados como el cuero. Los tiempos eran duros, y había que aguantar.
La panadería de la avenida suroeste como negocio aguanto bien. La gente seguía acudiendo a tomar su café, incluso más que antes. Los precios no suponían ningún esfuerzo demasiado extraordinario. Raquel, esa chica joven, siempre con una sonrisa en los labios y de piel pálida por no  recibir el sol en todo el día, entregada a su trabajo. Al igual que su pareja que trabajaba la tierra. Ambos dispuestos a sacar adelante la hipoteca que habían firmado con un banco para pagar una hermosa viviendo en el Roser. Raquel tranquilizaba  con su presencia a todo el mundo. A alguien tradicional, como había sido la gente antes” trabajadora y humilde” le iba bien. Sin embargo,  a su alrededor, tanto clientes como hasta Raquel, contemplaban con ojos de incredulidad , los de gente sencilla ajena a la política y que creían en un sistema capitalista y bancario, como  amigos y vecinos acaban desahuciados de sus casas. A tal extremo de tensión individual se llegó, que incluso hubo una oleada de suicidios en vall d”uixó, conmocionando al pueblo.  Empezando entonces a formarse asociaciones contra los desahucios. Asociaciones muy mal organizadas, al no haber un tejido asociacionista en el pueblo que respiraba unos aires morunos de solemnidad ante Dios y las procesiones, y de indiferencia en cuanto a las reivindicaciones sociales.

-¿Os podéis creer que han despedido a Raquel ?- Teresa con el café en la mesa le comentó estupefacta a su vecina Virtudes  mirando de reojo  a la nueva muchacha que le servía, lolita. Ésta era una chica de veinticuatro años, muy hermosa, de talle fino, con aires modernos.  Cursaba la carrera de filología inglesa. Había entrado a trabajar por Raquel con un contrato de aprendizaje por la mitad de sueldo que ésta. Solo deseba estar unos meses antes de irse a Escocia. La reforma laboral acaba de entrar por la puerta de la panadería, e incluso Raquel no se salvaba de Rajoy.
Para esas gentes sencillas, votantes del PP,  eso era demasiado.
Salvador no era un empresario que gozara,  como no lo hace ningún empresario en Vall d’Uixó, de mala fama.
Pero en ese momento la tuvo. Él,  por edad podía ser el padre de Raquel , y a un padre se le debe exigir un  comportamiento como tal, al igual que a un empresario. EN vall d uixó el modelo de empresario es el paternalista. EL empresario es alguien que ayuda a sus trabajadores,  sus trabajadores a cambio no se rebelan.
Sin embargo, durante la crisis,  en esa sociedad moruna en cuanto a la calma, y fascista en cuanto al modelo paternalista , se estaba llevando por delante esos conceptos se seguridad donde descansa  el orden moral de esta población.
Teresa, Virtudes, Paca, Sandra y otras mujeres que fueron entrando a lo largo de la mañana , pagaron su café, su pan y sus pastas  escandalizadas cuando preguntaron  a la chica nueva con preocupación familiar si Raquel estaba enferma al no verla como era habitual en catorce años.
Ella les respondió con timidez de novata, y sin saber que iba a pasar los días venideros en un país donde despedir trabajadores es deporte nacional ,cuando les respondió:
Ahora estaré yo. Raquel ha cesado de trabajar aquí.

Angelillo de Uixó, continuará.
Licencia de Creative Commons
La panadería: venganza moruna. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.