El corazón suena en el anden en un ocaso  como un tren de cercanías que se acerca.

En la otra parte del anden ,unos compañeros llegan para sacarme de esa estación.

Mis ojos desesperados y nerviosos se hunden en los suyos. De repente,  unos cuantos compañeros  se despiden de mí desde la valla del anden, cierran sus ojos, tiran los bolígrafos a la estación y se alejan en dirección contraría a la mía. Queda detenido un pequeño grupo que va con ellos,  aún quieren venir a rescatarme, pero solos no pueden hacerlo. Les llaman de forma suave para que vuelvan , evitando  llamar la atención entre la gente que deambula por la estación . Están perplejos por no comprender que les pasa. Estaba aprobado por todos que firmarían por mi liberación.

Se escuchan los aullidos de los pastores alemanes . Suena mi nombre por megafonía anunciando que no tengo escapatoria. Al momento me rodea un grupo de guardia civiles con chalecos anti balas, , ametralladoras  y pastores alemanes.

Registran mis ropas, mis maletas, en una de ella encuentran las firmas para liberar  de sus cargos al organizador de las jornadas satíricas  anti capitalistas del 11- S del 2011

( yo)

MI corazón late con fuerza como el tren que llega y se detiene junto a mí.

Con las manos levantadas veo como la guardia civil se ríe al pasar lista y comprobar los nombres.

Muy pocos pertenecen al mundo del activismo social. La mayoría  que firma la petición  es gente solidaria, desconectada del activismo social . No milita en ninguna organización, ni presume de su anti capitalismo, es solo el magma soterrado del malestar popular, pero haciendo brecha en el sistema  , aunque todavía desorganizado, pero consciente de que vive hundido  en la miseria, cansados  de trabajar cada vez por menos salarios, con más y más recortes a sus derechos humanos, y  con más y más policías tras ellos, mientras cada día  padecen más  desalojos, mayor  obligación  de entregar tributos  a un estado endeudado, viviendo siempre controlados y vigilados por un sistema autoritario, manipulativo, y anti democrático , que les obliga a subsistir  con miedo a ser descubiertos si se quejan de que están hartos de  estar resignados  trabajando  para ellos.

El tren arranca. Alrededor de la estación se ven las grises fábricas cerradas con pintadas en las paredes contra los políticos y banqueros, cristales rotos, techos hundidos , policías deteniendo a jóvenes harapientos que esnifan pegamento después de hacer pintadas protestas contra la subida del pegamento . A un paisaje gris de lluvia acida, le siguen campos incendiados y abandonados. No hay esperanza posible para la humanidad. Los que resistían han abandonado sus principios, y su lucha es por sus propia supervivencia.

A ambos lados  del andén los edificios de  las organizaciones sociales van cayendo.

Amnistía internacional con su vela prende fuego a la cruz roja, los sindicatos se derrumban, por las ventanas del tren se ve como aún hay unos pocos militantes  intentando apuntalar los edificios de las organizaciones,  pero sus propios compañeros les quitan los puntales para que caigan sobre ellos, incluso se ve como unos  tiran a otros por la ventana para meterse en la silla que ocupaban, y a los que se resisten y les critican les  ponen de rodillas para pegarle un tiro en la nuca sus propios camaradas.

El tren me lleva a la cárcel.  por primera vez desde que me detuvieron rompo a llorar como un niño cuando se cierra la puerta del tren. no lloré cuando me detuvo la guardia civil y me tuvieron 48 encerrado incomunicado , con luces y sonidos  para que no pudiera dormir antes de ir a declarar ante la jueza de Nules.  Más que la condena que llevo  pasada y la que me espera ,  el miedo,  la ansiedad, o las torturas psicológicas , que genera un proceso  como el mío, es el dolor  moral  lo que más duele . El dolor moral  rompe con unos mismo y con sus compañeros, porque ese dolor moral, aísla, encierra, y será  el que nos va a hundir a una humanidad herida moralmente, porque el dolor moral no lo soporta ninguna organización social, ni la especie humana.

Una nueva revelación, un nuevo empezar en un amanecer dorado, cuando el tren pasa la medianoche. El día clarea con los presos, que vamos quizás a una nueva Siberia. Desconocemos nuestro destino. Un hombre viejo, con anteojos, gafas, y boina que me recuerda a Pío Baroja, se sube y se sienta a mi lado. Observa mi rostro y adivina por las facciones de mi cara que me pasa. Con voz serena me habla.

Todavía no saben donde te llevan. Quieren hacer algo, pero no tiene claro el que. Es posible que te lleven a algún sitio y te pidan que hagas algún vídeo. Te darán un guión donde tengas que decir algún disparate que haga que la opinión publica más vulgar  de este país como los que  ven  espejo público  te odie. Por ejemplo,  te dirán que enciendas la mecha  a un cañón con un enano dentro apuntando su madre, una mujer   que fue puta,  y que te rías cuando salga despedido el hijo puta enano impactando  contra el vientre de  su madre.

¿ por qué? Le pregunto con lágrimas en los  ojos, y aterrorizado de que mente humana pueda idear semejantes tramas inhumanas y degradantes, y que me obliguen a llevarlas a cabo contra mi voluntad y mis principios.

Es fácil amigo,  para que piensen que eres un monstruo   que merece estar encerrado. Tergiversaran cada palabra que digas para humillante públicamente, y para acusarte oficialmente en un juicio, cuando son ellos los mayores fabricantes de violencia del planeta, los que perpetúan las desigualdades, la lucha como gladiadores de lospobres contra los pobres  en un macabro circo. Unos  contra otros, y ellos contra todos, porque ellos son los que controlan las armas, la información, los alimentos, el aire si quieren lo envenenan. Si la gente tuviera dos dedos de frente, haría la revolución contra el poder, pero soy pesimista, la gente juega a su juego. Y tu les sirves en ese juego de imbéciles. Por eso eres un imbécil, un mártir idiota.

Por el pasillo del vagón llega un funcionario con el rostro de Manu Chao.

Próxima estación esperanza- va cantando a los presos.

Al llegar a mi se detiene.

Buenos días, le estábamos esperando. Quiero comunicarle que ha habido un problema en la convalidación de firmas, y mucha gente que le conoce y que usted piensa que le han abandonado le esta apoyando. Sus apoyos suben, despacito, pero en aumento. El mundo no es tan cruel, también hay lugar para la esperanza, pequeño últimamente, pero hay que albergarla de que se pueda cambiar este mundo. Hoy es cierto que no hay personalidades con verdadero ideales, pero ni en uno ni en el otro lado. La verdad es que hay de todo en todas partes. Aunque no lo crea hay funcionarios de prisiones que están a favor de los presos y que piden por su liberación. También hay jueces, pocos la verdad, que hacen justicia. En la policía pasa lo mismo. El tren da la señal de arrancar, Manu  Chao el funcionario  optimistas se despide , al igual que Pío Baroja, el escritor pesimista.

Ambos antes de bajar se giran hacia mí y me dicen casi desapareciendo en la niebla:

Hemos firmado por ti.

El tren arranca, chuchu, chuchu, mi corazón late, pampam, pampam.

Y pienso por primera vez por mi mismo, tengo la mente clara, cuando el tren vaya a parar me tiro a las vías, o salgo corriendo para que me disparen por la espalda la policía.

Angelillo de Uixó.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

Advertisements

a través de La sàtira no és delicte

Quote  —  Posted: August 16, 2019 in Uncategorized

a través de La sàtira no és delicte

Quote  —  Posted: August 16, 2019 in Uncategorized

a través de La sàtira no és delicte

Quote  —  Posted: August 16, 2019 in Uncategorized

a través de La sàtira no és delicte

Quote  —  Posted: August 16, 2019 in Uncategorized

 

 

 

( Coro de obreros , estudiantes de bachiller y del FP,  mendigos,  y señores del juego en las butacas dentro del  bingo, cantan  línea y contemplan a unas vedets de cabaret levantar sus faldas)

 

Esta es la historia de la ciudad educadora, una ciudad dormitorio porque están cerradas la mayoría de sus fábricas, el campo abandonado, y sus granjas vacías , pero prospera contra la adversidad levantando todas las semanas una casa de apuesta y dos bares. Su población más cualificada, comprometida y crítica, se da por vencida , huye hacia Alemania, y la que deambula por ferias y caminos hace  en esta su morada. No hay empleo decente, ni moral buena, ni gente que haga buenas obras en esta ciudad educadora llena de vicio y miserias. Como racimos se amontona lo más representativo de su sociedad, y se esparce en las puertas de los servicios sociales, el Ayuntamiento, cáritas, la cruz roja pidiendo y cantando:

Hemos nacido para ser obra social.

Por esto cantos  de sus hijos, recibe fondos como ciudad educadora. No quiere ser solo educadora por una cuestión de prestigio , para presumir en las localidades vecinas de cultura, sino que es una cuestión de subvenciones.

Hay voces que se alzan, y piden que se acojan también a ser ciudad del juego, y reciba ayudas  para levantar más casas de apuestas, quizás así llegue algún libro a la biblioteca.

Fin del coro.

 

Señores y señoras,

entren a la casa de apuestas de la ciudad educadora y jueguen.

La suerte está de parte del que no tiene nada.

Pedro moneda se aburre en matemáticas estudiando probabilidades.

Y se va a la casa de apuestas después de parar por su hogar y en el banco.

Su madre está trabajando limpiando colegios,

su padre en la obra construye un casino.

Pedro moneda llega a la casa de apuestas con todo el dinero de casa.

Le gusta una maquina que le enseña su ranura ,

y le mete afilada  moneda frotándose  las manos.

Luces y sonidos llenan la mente y el corazón de Pedro Moneda.

La suerte está echada,

Por muy  poco consigue el tesoro,

Se le escapan los limones, las cerezas y campanas.

gana el pirata barba negra.

El dinero de Pedro moneda se ha esfumado en 4 horas.

La pasta la tiene la casa de apuestas,

!Que faena! se ha  arruinado  la familia en una mala jugada.

Cuando regresa por la noche de la casa de apuestas a su hogar

EL padre y la madre de Pedro Moneda le esperan.

Saben donde ha estado, y que ha pasado.

El padre lo consuela al verlo afligido.

Pedro, hijo mío, no estés triste, la condición del pobre es siempre ser pobre.

No existe suerte que cambie para él, ya lo has visto.

Para que se lo quede el banco , es mejor que se lo quede la casa de apuestas o las casas de putas.

La clase trabajadora lleva grabada a hierro en su alma  su condición de miserable, es incapaz de organizarse. Ni salir de su lodazal y menos si esperan ganar algo  con dirigentes que han apostado sus principios sociales a favor de la banca y del juego.

Sino nos ponen hoy en día  grilletes en los pies , es porque nos dan un salario para que lo gastemos  en vicio.

La madre le pregunta a Pedro moneda:

Hijo mío ¿ te lo has pasado bien?

Si , pero me hubiera gustado ganar para ayudar en casa- le responde Pedro moneda.

La madre le da un beso en la frente abrazando a su hijo al que consuela:

Tienes un corazón de oro hijo mío, nunca lo apuestes.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

La historia de hoy la tendrán que aprender la gente del futuro en los museos

o por los testimonios de los exiliados en  Bélgica, porque en España todo el mundo calla. Nadie se atreve a decir nada. Es un país convertido en un relato de la paz donde se escribe lo bien que se ha llevado al crisis económica que no ha dejado  víctimas humanas. Se ha escrito otro prodigio como la transición. En los museos del futuro en sus salas dedicadas a este tiempo, se podrán leer las páginas amarillas en una vitrina de algún change. org dedicadas a pedir firmas para liberar algún ciudadano tragado por la historia de su tiempo, siendo otro de tantos miserables que en aquel lejano tiempo del siglo XXI fue  preso encarcelado por escribir. Habrá vitrinas protegiendo los huesos, trozos de piel, o semi momificado los restos de algún inmigrante anónimo muerto en el mar, o en una celda de un CIE de una brutal paliza. El traje coraza anti disturbios impoluto de algún policía dando cuenta del orden feudal y autoritario que tenía el siglo XXI. En la sala dedicada a la numismática habrá euros, y los test de estrés que se le aplicaban al dinero para que no se enfadara. También habrá tarjetas plásticas, visas, en las vitrinas y se explicará:

con esto compraban y se endeudaban  los primitivos del siglo XXI.

saldrá el hombre del futuro pensando que en aquel tiempo paso poca cosa, que se vivía mejor comparado con lo que están pasando ellos, donde las manifestaciones artísticas están prohibidas como cualquier tipo de crítica al poder,  el consumo como el servicio militar  es obligatorio, así como adorar  a los lideres políticos, a las armas, y la  nación. las relaciones personales se limitan al acto sexual tres veces al día tras un intercambio de alimento entre las partes. Este es realizado   siempre lugares públicos delante de cámaras y difundido por las redes sociales, durante el coito   no  se puede dar muestras de afecto ni hablar, solo jadear . Tras este acto, las partes se visten y se alejan para pasar a  comer  en soledad unas raciones a base de polvos y pastillas vitaminadas, ya que apenas existen alimentos frescos porque  la mayoría del planeta,  menos la antartida que es el granero del mundo, es un desierto igual que los mares y los ríos que  no albergan vida, solo plásticos y armas de la última de las guerras distópicas  entre una colación de China, Rusia, Venezuela, Corea del Norte, Alemania, Inglaterra e Irán, contra  España, Marruecos, Méjico, Argelia, el Congo  y Armenia.   La nueva religión que encarna la espiritualidad de la nueva humanidad se basa en un Dios  etéreo y nebuloso en forma de energía, cuyo profeta es un replicante maestro de yoga  que no para de trabajar , e invitar  a trabajar en nombre de su padre Dios ciencia en cadenas de supermercados y  en las cadenas de fabricación de armas para mejorar la humanidad.

Cualquier tiempo futuro será peor si nadie cuenta la historia hoy.

Hoy la gente tiene un gran placer por ir a los museos, por conocer el pasado, ignorando  el presente, y temiendo el futuro. Los domingos se llenan los museos de gente que no quiere saber nada de las noticias. Frivolizan  entre los hallazgos, hacen planes de comidas, debates acalorados entre las momias   de a que bar ir , si comer paella o calamares. En el museo de Segorbe, en la sala de antropología hay una gran sección de restos humanos. Visitando este museo el domingo me han llamado la atención unos restos en una urna. Sobre estos restos  se veía una ventana protegida por una  valiosa   verja de acero labrada al estilo toledano, y tras ella asomaba la monumental torre del verdugo. Un rayo de luz caía de la torre a los restos humanos, mientras una paloma descendía . he sentido como una llamada e inclinando mi cabeza sobre la urna que contenía  los huesos. He sentido su energía, he visto llamas, hogueras, inquisidores, el vulgo aplaudiendo conforme caía la cabeza de un aterrorizado preso.  y he sentido como me hablaba la calavera.

En esa torre perdí yo la cabeza.

La gente me hacia fotos hablando con la calavera mientras la luz de la torre parpadeaba.

¿ Cómo no hacían ninguna similitud con las pruebas, las señales que tenía delante de ellos? Verdaderos faros en la oscuridad para comprender el futuro que nos esta robando el Poder, debemos  corregir la historia. Aún estamos a tiempo de salvar la humanidad   si somos de nuevo uno.

La gente que estaba a mi alrededor, con mi cara aún con carne sobre la calavera del que fue ejecutado hacía siglos,  ¿ por qué no hacía  similitudes en la evolución del poder y el castigo a través de la historia? ¿ No lo veían cuando sus objetivos caían sobre mi? No, eran de nuevo la plebe, la gente que acude a ver una ejecución a la plaza,  y yo les estaba dando pruebas, iba  contra mí al criticar al poder. ¿ qué estaba haciendo, me delataba ante el fiscal de Castellón?  Acabaría en  la torre del verdugo, pero a su vez , ellos estaban siendo vigilados y controlados, sus pensamientos, sus opiniones, sus ideas….
Acabéis como yo, estúpidos- les dije- Y se rieron.

¿ por que no lo veían? Estaban en ese museo. Tenían el resultado de la ejecución de un hombre metido en una urna, la torre de los verdugos, las cámaras de seguridad filmando la escena, a un condenado por delitos de odio. No hacia falta el juicio, ya había sido condenado por el pueblo, en el juicio se limitarían a firmar mi ejecución.

¿ Dónde queremos ir?

A lo que estamos viendo atónitos. A un mundo donde se asesine  en la travesía marina, sin poder defenderse  a una persona fuerte y sana por huir de la guerra ¿ Es que debe adorar la guerra más que a su vida? O si llega,  cuando lo haga a un continente que vive   bajo supuestamente derechos humanos,  se le meta en un campo de concentración en Gracia, Bulgaria, o en  España en un CIe .

¿Queremos a gente encerrada por cantar rap, por expresar sus ideas, por manifestarse en las calles?

¿ queremos soportar en silencio todos esos banqueros, a todos esos periodistas,  contertulios , políticos, autoridades, empresarios, que  insultan, degradan, hacen apología del odio, del genocidio, trafican con personas, armas , fomentan las guerras, el hambre, la bajada de sueldos, piden que vuelva la cadena perpetua, y que señalan , acusan cobardemente a la gente  sin exponerse?

Cualquier futuro será peor si nadie  cuenta la historia hoy.

Angelillo de Uixó.

 

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.