Archive for the ‘toros’ Category

images

 

Habían llegado las lluvias de septiembre a Vall d´Uixó. Este hecho tan trascendental para la vida y la economía  debería haber causado que  abrieran los periódicos locales con la noticia:

Llegan como las rebajas del corte inglés, puntuales las lluvias de septiembre.

Era una noticia importante  después de los cada vez más largos, y cada vez más  secos veranos. Ya no eran frecuentes desde hacia más de media década en Vall d´Uixó las lluvias de septiembre. Produciendo la ausencia de lluvias  estrés, malestar y desasosiego entre agricultores y gente mayor. Ellos sufrían más que nadie viendo como se desmoronaba, no solo el orden moral que ellos habían conocido en su juventud, sino también la naturaleza. El paisaje que ellos habían creado a fuerza de una voluntad que superaba el cansancio, el hambre, las enfermedades,  la miseria, y sobre todo la desesperación.  Empujándolos  a llevar piedras, montones de piedras, hasta un cortado sobre un barranco para ribacearlo y plantar un algarrobo, un olivo, o  una viña. Hoy, aún se mantenían en ese lugar después de 50, 60 o más de 100 años. Aunque ahora apenas se vieran los sarmientos de la viña cubierta de maleza, y de aquel algarrobo,  olivera , quedara algo  medio secos y enfermo.  El monte tenía poco defensores en estos tiempos, o los tenía a montones detrás de las maquinas, los ordenadores, organizaciones ecologistas, ministerios de medio ambiente. Poco iban a hacer por cambiar su tranquila vida en la oficina, o por ir contra de su fábrica, en contra de su ministerio, de su organización ecologista y de este modo ayudar a la naturaleza  formando ellos con su trabajo agrícola parte de ella.

En Vall d´Uixó estaban anunciado toros, como casi todos los días, cuando la lluvia llegó..

El pueblo quedó  cubierto de un tétrico y fantasmagórico vaho blanco que cubría como una telaraña blanca los techos de teja del centro del pueblo mientras las tinieblas de la noche de disipaban. Las primeras luces flotaban sobre las nubes que tocaban el suelo envolviendo plásticos y papeles. Las piedras rojizas del campanario de la Asunción volaban por encima de las nubes como si fuera un cohete que se comunicara con el cielo. La raya del mar había desaparecido, cubierta por una cortina blanca flotante e inmaterial que parecía que con la mano se podía atravesar sin que opusiera resistencia. Iba avanzando esta cegadora  luz blanca  que eclipsaba los campos perdidos de naranjo, acercándose  a Vall d´Uixó. Los pájaros muy excitados, iban dando vueltas en círculo  subiendo como si lo hicieran a través de una escalera de caracol cada vez más altos por cielo hasta que sus cuerpos eran un punto, una mancha   indefinida girando como una noria en medio de una humedad cada vez más fuerte, como la presión de aire. Un trueno retumbo a lejos. Todo cambio. Antes de dejar de verse el pueblo desde una caseta de San Antonio, cayeron sobre la persiana varias gotas gordas. Primero una, luego otra…, y empezó a diluviar. El único punto que se veía desde allí, aunque no de forma muy nítida era un  nido de ametralladoras que está sobre una enorme cueva en una pequeña colina  calcinada por los incendios que corona el  barrio de Texas. ¡ Cuánta gente estaba feliz! Pedro, a sus más de setenta años sonría por la lluvia y tomaba otra copita de vino acompañada de una tapa de sangre. Llevaba un par de horas en el bar y estaba algo achispado. Sus ojos de ternera brillaban, que eran lo que más destacaba de su cuerpo sin terminar de desarrollar debido a que dejó  de crecer a las catorce años por anemia, como mucha gente de su generación de la posteguerra, brillaban de felicidad. Miraba  como un niño tras los cristales mugrientos del bar el agua caer. Su rostro amable, su corazón sencillo, que no se habían desgastado pese a llevar  una vida de miseria en Vall d´ Uixó. Habiéndola empezado a conocer este mundo vendiendo en su niñez arropes junto su padre, para luego pasar a la fábrica de zapatos. La miseria de esta tierra, lo único feo que le  había dejado, era la costumbre de mirar al suelo para recoger lo que encontrará . A su lado, sin prestarle atención a Miguel se sentaba  el traca, treinta años más joven que Miguel maldecía que lloviera.

El toro, nos jodera el toro la maldita lluvia. – comentaba el traca a un compadre de fiestas lleno de tatuajes, delgado y alto, con pinta de andaluz que le daba la razón.

Habrá que hacer que deje de llover- dijo el traca de forma misteriosa.

Sus palabras pasaron desapercibidas. Pero en la cabeza del traca y en la de muchos estaba lanzar cohetes al cielo y dejará  de llover.

Cerca de la fuente de la cervera, Noel , un agricultor ecológico y naturista asturiano, aristócrata de cuna  con sangre de los Borbones, a los que maldecía,   daba saltos de alegría con la tormenta. Su historia, según se contaba en el pueblo era algo peculiar. Poca gente sabía de ella, ya que Noel, no bajaba casi nunca al pueblo. Hablaba solamente con senderistas y los forestales. Era casi autosuficiente. Fabricaba su propio pan, tenía sus verduras que le proporcionaba su huerta, así como realizaba  el queso de sus ovejas. Las cuales daban cada vez menos leche porque no había casi pastos.  Había llegado a vall d´Uixó porque escuchó en un retiro espiritual  a un chaman que le aconsejó  que tenía que vivir en un pueblo de Castellón y dejar su asquerosa vida de riquezas que le estaban anulando espiritualmente y haciéndole muy desgraciado. Vendió un castillo, un mercedes, un yate, varias caballos árabes, y a una querida   para comprarse un terreno en Vall d´uixó donde se quitó las botas para ser labrador. Aunque en el banco tenía bastantes millones, porque escuchó a Dios decirle que los guardará por si los necesitaba. Noel era muy infeliz en Vall d´Uixó. No sabía que pensar del chaman, si era una penitencia que el mandaba por su vida descarriada. Noel cuando vio que llevaba lloviendo un par de horas  guardó con esmero los semilleros que preparaba para su huerto para que no pudriera la simiente. Hilillos de agua brotaban por la montaña. Su espalda arqueada sintió la frescura del agua cayendo por su espina dorsal.

La charca de bajo del puente de San José cuya fauna de cangrejos, caracolas de agua dulce, culebras de agua, berros, pequeños peces y gambas estaba agonizando en menos de cuatro metros cuadrados y en un palmo de profundidad. Había resistido al verano en un verdadero infierno, casi sin oxigeno,  sin alimentos, devorándose unos a otros por sobrevivir en un círculo de piedras que detenían el poco agua que quedaba. La única posibilidad que tenían era que llegará agua para irse de allí. Las rocas iban quedando cada vez más profundas para los peces que empezaba a subir del fango donde se desesperaban. Los huertos chupaban el agua sedientos, los pozos se llenaban. En las montañas se formaban pequeñas cascadas. A las 13: 35 el traca, seguido de Maldado llevaban bajo un viejo imperdible de las peñas en fiesta varias lanzaderas caseras y cohetes.

¿ Llevas la mecha Maldado? Le preguntó el traca mirando fijo al charnego andaluz que tiro mano a sus bolsillos. Sacó papel de liar, drogas, una cartera, la navaja, un peine grasiento que pasaba compulsivamente por su pelo negro engominado.

No- contestó asustado ante la miraba furiosa del traca.

Te voy a dar de ostia Maldado.

Es el TDH respondió el maldado asustado por el traca. Maldado que sabía que tenía contactos  en el Ayuntamiento  y los curas el traca, capaces de amargarle la vida si no obedecía.

El TDH, el TDH, estoy harto de tus movidas mentales, desgraciado. Ve al chino y que no te vean. Rapidito .

Al cabo de unos minutos llegó con la mecha. El traca abrió el chubasquero de las peñas de fiestas  y entraron en un corral de una planta. El traca lo condujo a una uralita  pegada a una pared que impedía que se mojara una mesa llena de utensilios.

Que guapo ¿ qué es? Preguntó el Maldado mirando los objetos de la mesa.

Es el mapa de vall d´Uixó,  y esto son medidores de viento y de coordenadas para cohetes. Es un corral de la caja Rural San Isidoro para lanzar  cohetes anti lluvias y contra los anti desahucios. .

¿ lo pagan ellos?

El traca lo miro con cara de tonto.

Pues claro tío. Si no tiene que pagar los seguros agrarios por los daños por las lluvias, las goteras de las casas y esas cosas. No es bueno que llueva ¿ sabes?

Alucino tío- dijo el Maldado mirando los mapas.

Saca el GPS y dame las coordenadas.  Vamos a reventar esa puta tormenta e irnos de fiesta putona. La caja rural la paga.

A la 13:35 del 15 de septiembre fueron lanzados desde esa zulo de lanzaderas  de la caja rural tres petardos contra el cielo. La fina cortina de agua que prometía estar todo el día bendiciendo la vida se paro poco a poco.  A las 14 horas  no quedaba nada de agua.

Noel maldijo a  Vall d´Uixó cuando escuchó los petardos y le cayó parte de la carcasa sobre su espalda.

Pedro que había salido del bar y miraba el suelo con el paraguas que recogió maldijo el pueblo.

En los cojones se podrían meter los petardos.

EL rumor va creciendo conforme la sequía es mayor. Los cohetes es uno de los factores responsables de que no llueva.

En Vall d´Uixó no se sabe los cohetes que se tiran en un solo día. A todas horas suenan lanzados por imbéciles a los que llamamos, hombres cohetes. Los perros corren por las casas asustados por culpa de los hombres cohetes, los pájaros se lanzan al vuelo desde los árboles desesperados huyendo de los cohetes, muchas personas se sobresaltan siendo molestados por  las explosiones constantes y las amenazas vecinales si piden silencio de cementerio.

Las nubes se rompen y deja de llover.

Y todo esto ocurre por culpa de un grupo de hombres cohetes.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Advertisements

Los hechos que reflejan este vídeo han sido los siguientes, sobre las 13:35 del día de hoy en Vall d´Uixó  han sido lanzados tres cohetes consecutivos cuando llovía copiosamente desde hacia varias horas. Después de las explosiones ha empezado a dejar de llover. A las 14 :00, horas apenas llovía ya. El rumor sobre que los cohetes los lanzan para que no llueva empiezan a tener pruebas. El motivo: que no se suspendan los toros o que las cuevas de San José se inunden y se queden sin turistas.

 

La mejor hora para una evasión en Vall d´Uixó son las ocho de la mañana. Comprenderéis que por eso fue la hora elegida por los toros para huir. A esa hora de la mañana, el servicio que recoge la basura por la noche, los serenos, los operarios del turno de noche de fábricas… se encontraban tomando su café esperando ver el encierro de peñas, pese al cansancio acumulado por su duro trabajo. los albañiles, los jardineros, los vendedores de cupones, al contrario que los jornaleros del turno de noche, a las ocho a empiezan su jornada, y a esa hora, ese día,  todos se juntaban en el bar . Llevaban  un rato ya con su café con leche ,o una cerveza, con una sensación incierta sociabilizada de hartazgo de la vida, esperando ver el encierro como consuelo. Los días de peñas, son los de las fiestas mayores del pueblo. En ellos se perdona que la gente llegue algo tarde al trabajo . Así como que  se muestre un poco harto del mismo.  También flota en el aire de peñas  un espíritu algo desobediente a la autoridad, pero sin que sea algo preocupante para la autoridad, y  que pueda dar lugar a disturbios anarquistas. Los toros saben que en las fiestas de peñas les espera ver el desprecio por la vida, y el placer por la muerte que sienten los humanos.  Es extraño estos conceptos en la conciencia animal.Entre los toros se habla mucho de este asunto comiendo hierba en las dehesas.

En una dehesa de Almenara, el grupo de toros  que se fugó de Vall d´Uixó el segundo día de peñas, planeó su evasión.

Ésta es su historia.

el toro Fernando escuchó al mayoral, que era conocido con el nombre de: el General.  hablaba con el presidente de las peñas en fiestas de vall d´uixó, don Farruquito de Uixó. Ambos visitaban la finca para hacer un trato.

Don Farruquito, que no era la primera vez que iba a la finca parecía distraído ese día.

¿ Le pasa algo a usted don Farruquito? le notó extraño- intentó averiguar el general.

Mi hija General. Tiene 17 años,  le he dado una educación esmerada de peñas, y se ha ido con un vendedor ambulante de pulseritas de pelo largo que vive en un carro llenos de perros pulgosos en Moncofar.  Lo conoció en una feria alternativa. Empezó la niña a hacer cosas raras desde que vino de esa feria,  algo nunca visto, ni francamente, razonable. como no comer carne, no ver la tele, no ir a los toros ni a misa. No papa no. No quiero que me vean en una barrera mis nuevos amigos- me decía a mí y a su madre….toda la vida criándola como Dios manda General, y se va con el primero que se la folla. Mi hija es una puta y se ha alistado a greenpaece General. ¿ Cómo quiere que este? y no puedo matarla porque me meten en la cárcel.

Todas son igual de putas don Farruquito, y nosotros unos cabestros desde que nos casamos o tenemos hijas-  el general trato de consolarlo lo más humanamente que pudo, y para animarle le mostró un enorme toro. Sus cuernos medían más de metro y medio, terminaban en bayonetas afiladas. El General lo llamó tirándole una piedra que impactó en la cabeza del animal que parecía una negra roca. El animal se levantó con tranquilidad, agradecido por el saludo , y dando unos pasos se llegó ante el general al que admiraba y amaba profundamente.  mostró su imponente musculatura y su nobleza dejándose acariciar por el general  que se mostraba frío ante él. don farruquito , pareció revivir al ver a ese toro. Un hondo suspiro emergió de su pecho patriarcal.

Se llama Rambo, le prometo  que pilla alguien, eso le dará algún consuelo Don Farruquito. Es joven, tiene dos años, y espero grandes cosas de él. Se lo voy a dejar muy barato para que mate unos mozos. Sé que la falta de su hija no se  la va a sanar ni con esas…

Pero ayudará general, ayudará- exclamó don Farruquito esbozando una sonrisa.

¿ Y ese? preguntó don Farruquito  al volverse y sentir la presencia de  Fernando que estaba observando.

Es un toro extraño don Farruquito, siempre esta mirando y solo- comentó el general echado a Fernando a gritos de:

Vete Fernando. toro vago meteme en todo

Lo quiero también en el lote general.

¿ A Fernando? preguntó asombrado el general.

¿Por qué no? ¿ le pasa algo malo?  Parece un toro normal – trato de saber don Farruquito interesado lejanamente en este animal discreto.

EL general iba a hablar, pero  sintió vergüenza  de lo que iba a confesar, y se quedó con la boca abierta mientras extrañado lo miraba Don Farruquito.

A Fernando no le pasa nada. Hará su papel como el resto don Farruquito, se lo prometo.

Cuando ambos hombres terminaron su elección, se fueron a las putas a cerrar el trato.

Fernando solicitó reunión a sus compañeros de cuadra. La celebraron junto  un inmenso algarrobo bajo las torres de Almenara. La luna estaba llena . brillaba rojiza  entre las almenas que parecína encantadas, con  el mar bramando de fondo. La brisa llegaba cargada de fragancias de la huerta de la marjal.  Se colocó Fernando  en el centro de un círculo cerrado que formaban. Todos los cuernos le rodeaban y le miraban expectantes.

Camaradas, el momento que todos temíamos, del que tantas veces hemos hablado, ha llegado. Os acordáis cuando os pregunté:

¿Cuando nos llegue la hora, que haremos?

Hoy es la hora.Mañana nos quieren llevar a Vall d´Uixó para divertir a los hombres.

¿ qué hay de malo en divertir a los hombres? Preguntó el toro Rambo riéndose de Fernando al que despreciaba porque siempre fue un toro solitario que rehuía las peleas, aunque respetaba su inteligencia y prudencia.

!Quieren que los matemos!-exclamó Fernando.

Todos se extrañaron de semejante disparate.

Pero los hombres son nuestros amigos Fernando. EL general, y los vaqueros como el azarias, el cali, tomasin , nos dan de comer, nos cuidan. el General y el resto de hombres nos tratan bien. aman a la gente. Cuando vienen de visitas a ver al General,  trata a los hombres con amabilidad. Los pasea por la finca- El general no puede desear semejante barbaridad como la que dices Fernando. Los hombres aman a  los hombres y a los toros- El que hablaba era Pinto, un enorme toro de color rojo, muy bonachón con ojos de ternera.

el resto aplaudió a Pinto.

Fernando miró a todos  y agachó sus cuernos pensativo. Siempre fue un toro extrañó para los hombres y para los suyos. Era el toro de mayor de edad de la cuadra, tenía nueve años y nunca había salido a ninguna plaza. No era un toro hermoso, ni feo. Era negro, de tamaño medio, con menos de trescientos kilos. No tenía ninguna deformidad, sin embargo, su mirada no le gustaba a los hombres. Incluso el general temía esa mirada, y no era un cobarde el general.. Este siempre lo trato con desprecio por esa mirada que le inquietaba. Fernando lo sabía , a él tampoco le gustaba el general.

Eres demasiado listo- le decía el General. A veces me das miedo Fernando. Creo que me lees el pensamiento.

El General había pensado varias veces llevarlo al matadero para eliminar esa sensación que le daba de inseguridad, sin embargo, esa mirada le cautivaba, le extrañaba. su desprecio se convertía en admiración.  Y lo dejaba para otro momento, alejándose de él extrañado y furioso consigo mismo.

Creo que debería ir al psicólogo, ¿ qué digo?  mejor de putas, paso mucho tiempo con estos toros y creo que tienen inteligencia. Menuda barbaridad. Si digo esto en publico es la ruina del sector y de España.

Fernando  iba a dar por terminada la reunión cuando Rosy Music habló. Rosy music era el toro más respetado de todos. Se trataba un toro elegante,  de línea fina, ni gordo ni flaco. Era muy famoso porque había actuado en varios encierros agarrando a varios  muchachos y perdonándoles la vida. incluso llegaron a contratarlo para animar un bautizo en Vall d´Uixó, así como varias verbenas, y actúo en una  serie de gran éxito comercial de temática taurina, con actores famosos como Paco Rabal.  las vacas estaban locas con él, vivía como semental, aunque en ocasiones también lo sacaban para hacer algún show especial, y siempre acompañado  de orquesta.

Camaradas, lo que dice Fernando es muy cierto. Yo, como sabéis he acudido a muchos encierros . he visto cosas  de los hombres que no me explico. La gente, sobre todo las mujeres quieren ver sangre para divertirse y empujan a los hombres a poner sus cuerpos ante nosotros. Su diversión atenta contra la ley natural, el hombre es una criatura  hipócrita. Debéis escapar. El hombre no es vegetariano, come carne, incluso … de toro.

Se hizo el silencio. Fernando levantó la cabeza y suspiro.

Rambo furioso con su potentes músculos bramó y tiró tierra al resto.

¿ Y cómo lo haremos? ¿ Qué plan tienes Fernando?

El resto de la manada miró a Fernando que negó con la cabeza:

No lo sé Rambo. Lo único que sé es que no hemos nacido para ser parte de una fiesta salvaje, ni acabar en un plato de sopa de los hombres. Es cierto que nos han tratado bien hasta ahora. Pero nosotros no lo hemos pedido. Yo hubiera preferido vagar por España de parte a parte en sus inmensas praderas siguiendo otras manadas. ¿ No os ha extrañado vivir aquí encerrados? este es el secreto, somos parte de una fiesta por loco que parezca el asunto.

Votemos y acabemos con esto cuanto antes- gritó Pinto. Levantar los cuernos a la luna los que quieran escapar, y hacía el mar que lo que no quieran evadirse. ¿ Te parece bien Fernando ?

este dijo que si.

 

El grupo elegido por don Farruquito   se componía de seis toros que votaron fugarse, menos Rambo  levantó sus cuernos al mar

El resto miraron a Rambo, Pinto le preguntó:

Rambo, te necesitamos ¿ qué harás mañana?

Rambo miro al resto de toros.

No estoy a favor de fugarme, me gustaría ver esa fiesta. Pero si pensáis que es algo malo,  y estáis decididos , haré lo que el resto. Sois mi familia, mi patria, mis camaradas, aunque amo al general , y no comprendo todo esto que decís que va a pasar.

Bravo Rambo. Contigo lo conseguiremos- feliz animo Pinto y el resto que estaban en silencio.

Era aún de noche cuando las luces de un camión entró  a la finca. Sonó la voz  aflautada de Pachi ,un camionero joven con aspecto de rata, la escucharon los toros sobresaltados . Fernando se acercó para ver algo más.

General vengo a cargarlos, ¿dónde están las bestias?

en aquella loma, vamos chico. el general subió al camión ,  detrás y a pie iban con bastones el azarias y el cali, sucios como animales.

Fernando puso en aviso a la manada.

Venga muchachos, nos vamos. No hagáis nada raro para que no sospechen los hombres de nosotros.

El mayor se maravilló de cómo subían al camión guiados por Fernando.

Vaya con Fernando- exclamó, parece que quiere irse.

¿ Nos vamos? Pregunto Pachi al General.

Rumbo a Vall d Úixó- le indicó el general poniendo una cinta de Manolo Escobar en el cassete del camión.

Rosy se quedo con varias  vacas que le preguntaron.

¿ donde van Rosy?

Rosy no dijo nada, se giró y se fue a su cuadra. una lágrima resbaló por su rostro mientras el camión se alejaba.

Las sombra de la mañana se disiparon cuando el camión llegó a vall d´uixo. Los primeros  rayos entraban por el cajón , los toros estaban nerviosos y angustiados.

Fernando, quiero salir de aquí. Chilló Pinto.

Rambo estaba muy furioso  gritando al conductor que se reía  cuando aparcó y se entretenía  mirando a los toros:

Mis piernas, mis piernas, no puedo mover las piernas, no puedo darme la vuelta-irritado maldecía su situación Rambo.

el resto de toros, el  Tremeral, Galladón, Cortesano, también chillaban desconsolados.

Fernado los tranquilizó-

Esperar un poco, en cuanto nos suelten nos evadimos. Según me explico rosy, nos liberaran muy pronto. Esto es normal en estos casos, somos cargados como objetos sin vida. Paciencia.

Eso espero, los voy a hacer picadillo a esos hombres, y sobre todo a ese puto macarra camionero- gritó Rambo pegando al cajón haciendo que Pachi que se comía una naranja mientras conducía. El general se reía.

Es mi Rambo.

El camión aparcó a las afueras.

EL general salió respirando profundamente.

Me voy al bar de los condenados , a ver unos amigos. ¿ te vienes Pachi?

me quedó en el camión. Tengo un pequeño negocio entre manos.

los negocios de un hombre son sagrados- el general se alejó hacia el bar.

 

Varios  delincuentes juveniles llegaron para hablar con el camionero que les pasó droga  que ocultaba en la rueda de repuesto.

Mira chache como pega ese toro- señaló el josele el cajón de rambo.  sin camisa el Joselé parecía un judío de los campos de exterminio de lo delgado que estaba a causa de la desatención familiar , el consumo de drogas desde los siete años . Era fruto del incesto de sus padres. Hermano y hermana  emigrantes andaluces que no se habían amoldado a la sociedad de Vall d´Uixó.

En el bar de los ahorcados, Ramón recibió una llamada de una clienta que cogió de mala gana.

¿ es qué no vas a venir a ver la tubería Ramón? Hace media hora que te espero con el vientre descompuesto. me cagó y no hay agua.

Ramón vio el reloj .y extrañado preguntó a un grupo de amigos de la infancia que habían llegado a ser   albañiles.

¿ es paradigmático  no vienen los toros?

en el bar rieron sin cesar:

ha dicho paradigmático.  Hablas como un cura.

Samuel  que lo tenía todo para ser despreciado por todos en vall d Uixó, pues era el tonto, marica , cojo y alcahuete , entró en el bar de los ahorcados mientras le gritaban al verlo:

chupa pollas, chupa pollas.

Pero ese día, Samuel , en vez de reírse mostrando sus dientes podridos, levantó las manos pidiendo silencio. Sabían que iba a decir algo importante y callaron en el bar.

Los toros, los toros…. se han escapado , están sueltos los toros.

La gente se sobresaltó. Ramón fue a buscar a sus hijos. Muchos empezaron a llamar a sus seres queridos y a despedirse de ellos. A  Samuel le invitaron a una copa de Anis.

la condesa, que estaba en el bar medio borracha al escuchar a Samuel pidió otra copa

:estoy muy nerviosa por los toros,  otro aguardiente tomas. con toros sueltos necesito cocaína.

la condesa abrió el bolso e hizo una raya en la mesa para esnifar.

La gente empezó a entrar en el bar, hasta  que cerró sus puertas como buen Cristiano Tomás. Había gente que desesperada llamaba.

Por favor, dejarme entrar, no quiero morir, por favor.

II. La fuga.

Rambo  rompe por aquí- le indicó Fernando.

Habían caminado unos doscientos metros. Fernando observa el punto más débil de la barrera para romperla y huir. Tanteo la madera y  con gran acierto encontró el punto clave. La gente corrían frenética empujándose unos a otros delante de ellos, tal y como dijo Rosy que pasaría. Era despreciable ver a los humanos comportarse de esta manera.

Rambo   pegó con sus grandes cuernos a las maderas.  la enorme barrera se quebró como si no fuera nada . Fernando dio un silbido a la manada..

Eh muchachos, es por aquí, venir, somos libres.

El grupo liberado salió  a las calles  de forma discreta. sin que nadie se diera cuenta de una manada de seis toros. Pasaron junto a la guardia civil que atendía el tráfico y vigilaban  a una chica en minifalda de podemos.

¿ dónde estamos Fernando? Preguntaron al detenerse la manada junto a un semáforo en rojo donde se veía dibujado un torero detenido.

No lo sé, pero debemos buscar un barranco. Si nos metemos por el barranco podremos huir fuera de España. Dicen que en Francia no maltratan a los animales.

Yo al General le he oído hablar mucho de Bélgica, dice que allí son unos blandos porque no entregan a España a un cornudo catalán- aseguro Pinto – Vayamos a Bélgica.

Lo importante  es salir de es este infierno  cuanto antes- les recordó Rambo. Luego ya haremos planes, cada cual el suyo. Yo volveré con el general.

Vamos por allá- ordenó Fernando. La manada fueron corriendo en la dirección que ordenaba Fernando.

Al llegar al final de la avenida escucharon un  violinista  tocando a chopin, las polonesas, en la calle.

Fernando se paró.

Que hermosa música.

Rambo se alarmó.

Esto esta lleno de gente, creo que  nos han descubierto.

La gente corría por todas partes asustados.

El violinista empezó a caminar. Los toros le seguían por el conservatorio hasta subir a la azotea y bajar al corral donde los encerró.

 

Entre tanto en el pueblo se había desatado el pánico por los toros.  decían haberlos visto matando gente aquí, allá…. las sirenas de la policía corrían hacia cualquier  rincón sin encontrar rastro de los toros , más que algún perro , gato,  o borracho que les sacaba las uñas  y los dientes.

 

III.  atrapados.

El sol empezaba a calentar, la policía local, la guardia civil, avisados por el violinista que estaba en el tejado, precinto el lugar.

Pinto se acercó a Fernando que estaba pensando.

Se acabó todo fernando, no es culpa tuya.

Rambo chilló.

el general vendrá a salvarnos.

Cuando corrió la noticia de que estaban acorralados los toros y no había peligro, empezó a llenarse el conservatorio de curiosos.  Gente que nunca había ido al conservatorio observaban desde el puente que había junto a este edificio a los toros cautivos en su encierro.

 

Rambo les gritaba:

Bajar aquí,  veréis lo que es bueno.

Rambo, no les insultes , es peor- le ordenó Fernando. Es mejor estarse quietos. Creo que vendrá el general, aunque no para salvarnos. Se lo acabo de escuchar decir a ese hombre de verde con tricornio asomado a la ventana. Creo que está al mando. Todos le obedecen.

Al cabo de 15 minutos, las puertas del patio  del conservatorio se abrieron y apareció el General con rostro severo.

Rambo se acercó a él.

¿ Qué has hecho Rambo? preguntó el general. Te has tomado la libertad por tu mano. si te hubieras tomado la justicia por tu mano, lo comprendería. ¿pero la  libertad?

EL corazón de Rambo estalló en un mar de lágrimas y empezó a susurrar sin que el general lo comprendiera.

General, nosotros no queríamos hacer nada. Nos metieron en un cajón. Yo no sentía las piernas.

El mayor acarició la cabeza de Rambo, y miró a Fernando.

¿ Has sido tu verdad, el que ha ordenado a Rambo actuar?-

Fernando asintió y el general se fue.

Lo siento. No puedo hacer nada por vosotros. No estoy al mando de este operativo. Hay leyes en España que deben cumplirse. Podéis matar  en una fiesta para animar al país, pero no fugaros cuando se os invita a matar.

El General se dio la vuelta . entró una excavadora que empezó a torearlos con la pala de metal como si fuera la capa.

correr- ordenó Fernando.

Rambo se lanzó contra la puerta de la maquina  y le pasaron sus cuernos muy cerca de las piernas del maquinista.

Estamos atrapados sin salida- exclamó Gallardón..

Y el barranco tan cerca, solo este muro de hormigón nos detiene- ante el muro se quejó Fernando que recibió un tiró en el cuello. El sedante empezó a actuar. Dio dos pasos y tropezó. A Pinto le dieron dos tiros de sedante, igual que al resto. Gallardón fue el único que se subió al camión por voluntad propia . a Rambo desde el techo de la excavadora el tractorista  presa de la histeria le lanzó al hocico una barra de hierro de seis kilos. La sangre empezó a brotar  por su nariz  rota cuando sintió varios tiros sobre su cuello.

Poco a poco fueron perdiendo las fuerzas los toros. Pinto fue el primero en caer. Lo hizo de costado con la lengua fuera.

Fernando al verlo se acercó. miró a la turba que aplaudía y tiraban comida donde estaban, suspiró levantando la cabeza al cielo, y poco a poco se fue inclinando hasta quedar como sentado con la cabeza sobre Pinto.

 

Rambo daba trompicones con el resto de toros por el patio. Antes de caer miró al segundo piso, donde detuvo la mirada para observar al General que estaba sobre la ventana de conservatorio con la guardia civil asesorando en su captura.

cuando se despertaron caía la tarde. Las últimas luces del día se disipaban. EL cielo estaba cubierto de sombras. Olía a carne muerta. Fernando  dentro del cajón donde estaba prisionero, oteó con uno de sus ojos por un agujero . Había enfrente un edificio construido de cara vista. En un cartel que ponía:

Matadero municipal de Almassora.

fin.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la siguiente crónica de esta jornada, marcada por mi visita al matadero de los servicios sociales, otros que han emprendido el mismo camino, lo han comprendido, y me ha sorprendido gratamente  escucharlos balar como unas reses que matan en medio de la calle. La misma herida de la bestia, la misma herida del pobre, la misma muerte ante el publico contaminado. He caminado entre las calles de mi casa a los servicios sociales, adornadas con carteles de festejos taurinos, sabiendo que a la barrera a la iba, era una falsa barrera por donde entraría el matador a darme el golpe.  A la entrada de la puerta,   esperaban dos mujeres discapacitadas apoyadas en el marco.  Me he santiguado como nunca. Ellas me han bendecido sacando sus  manos  de brujas de bajo el dornajo.

!Que Dios le guarde caballero!

Gracias hermanas. Sus bendiciones son justicia sobre mi cabeza.

Al entrar   la luz por la puerta, los rostros hundidos en el suelo se han levantado con miedo para ver  si era alguien que venia a buscarlos con la navaja en la mano.

Al tomar asiento ha vuelto  la oscuridad, las cabezas han vuelto a la tranquilidad del frío suelo.

Durante cinco minutos casi de muerte y silencio, pensando cada cual, como sería su vida   si le fuera algo mejor, cuando de repente,ha ocurrido algo extraño, que quizás expliqué algo más…. de lo que pueda  parecer.

La puerta se ha abierto con ímpetu, y ha entrado un chico joven, delgado pero a la vez atlético. Carne morena aceitunada, pero sin ser plenamente gitano, solo parecido, como los pertenecientes a los canis.  Parecía muy agitado psicológicamente. Su rostro expresaba  una muestra de rabia e indignación, como jamás he visto en un canis. Lo sorprendente del caso… era  el motivo que ha explicado sin venir a cuento delante de nosotros.

Vengo del Ayuntamiento, de reclamar mis derechos, y me han dicho que me vaya a tomar por culo.

Su confesión, que de he decir que no ha sorprendido a nadie, y que solo ha servido para que el resto de personas agachara  aún más la cabeza ! hasta el punto de hacerlas desparecer de sus cuerpos!- La única reacción que debo mencionar ante la declaración del chico entre  nosotros- ! ha sido la mía! que si no recuerdo mal, ha sido una carcajada.

Tras su confesión, el muchacho se ha sentado algo más tranquilo. Lo ha hecho a la distancia de dos cuerpos cerca de mi, concretamente el de una mora y una española, no muy altas por cierto. Lo que me ha permitido examinarlo si que se percatará. Ha parpadeado algunas veces para a continuación, quedar sumido en una profunda meditación existencial, cuyo resultado no puedo desvelar porque me he ido antes de ver su siguiente reacción. Este acontecimiento me ha servido para completar mi crónica con una canción. Esta canción, de gran contenido social, es de las pocas que me ha hecho llorar por la emoción que me produce. Se trata dela famosísima canción Matador del Fabuloso Cadillac. Las imágenes de los carteles de los toros por las calles, los rostros de difuntos de la gente de servicios sociales, los gestos y palabras de los funcionarios y políticos locales, la policía local en las esquinas, las banderas fascistas en los balcones….

II.

vividores, los fabulosos matadores. dedicada a este chico, sea quien sea.

Nací en un sitio donde no hay trabajo y si mucha fiesta todo el año.

Me fui educando en Vall d´Uixó para llegar el primero en un barrio donde no llegaba nada y había de todo. Vestía ropa nueva como si fuera rico y andaba de bar en bar todo el día en la calle. Por eso me llaman… el vividor.

Pero me siento extraño como un enfermo porque no sé lo que hago.

Sé que estoy sano aunque me muera de asco.

Cuando sale la luna al que me busca me encuentra siguiendo al toro con sus antorchas por la calle. Por el día si me busca el gayo me encuentra bajo las santas sábanas.

Me llaman el vividor aunque me muera de asco.

Siento odio al verme reflejado en el espejo.

Y cuando me llaman matador me ofenden, porque siento que no hay nada claro ni alegre en esta fiesta donde no comprendo como me están matando.

Vividor, vividor, vividor, vividor.

Conforme pasan los años sigo montado en la misma barrera mientras los demás se han ido ya. Maldita sea Virgen de los remedios dame tu consuelo que no entiendo este mundo ni que ha pasado conmigo.

Me llaman el vividor y me muero de asco y pena en la misma barrera.

Angelillo de Uixó

 

 

se hunde moncofar

En Vall d´uixo tras la lluvia mirando por la ventana, se ve en el fondo junto al mar a Moncofar. Hoy hace un año que murió mi amigo Óscar de Moncofar en Villavieja, un toro lo mató mientras trabajaba.En la radio cuentan hoy que en Texas la de Norteamérica,  no la que tengo bajo mi casa, la gente muere ahogada por una tormenta, de Venecia que se hunde lentamente, y aquí tenemos la sequía y la muerte indiferente.

Ha vuelto la lluvia a esta tierra seca.

que se hunde pobre y lentamente.

La lluvia devuelve la serenidad

a estos campos perdidos en si mismos

como una Venecia hundida bajo el agua.

Mi corazón hace un testamento

contemplando con estos ojos esta soledad.

Bajo la lluvia la memoria revive

como lo hace Venecia bajo el agua.

En la arena seca está la tormenta

la que desata desienta la muerte

que no cesa de ahogar a este pueblo.

En Houston la muerte se ha vuelto agua

Venecia se hunde tranquilamente.

Aquí el agua es riqueza para el hortelano.

Y la muerte bramidos huracanados

que se encuentran en la calle como en la arena.

Sorprende esa muerte con indiferencia.

Transitando por barrancos olvidados.

Necesitamos la lluvia para sentir la soledad.

Yo te he soñado en la arena Óscar

lleno de sangre tras un año seco

cuando volvía a llover tras los cristales.

Angelillo de Uixó.

agradecer a toda la gente que el año pasado se sumo a este dolor compartido por la muerte de Óscar, frente a aquellos que disfrutan  con el dolor y  la muerte que elevan a cultura.

II.

I
Poemas que arañan vampiros de toros y bodas.
!Que vengan vampiros colgados de la barrera!
a leer nuestras letras llenas de toros y bodas.
Pondremos al toro una alegre corona de flores
y peinaremos su cola para la fiesta.
Vestiremos a la novia de luna
entre alegres mugidos de miel de una vaca.
!Que vengan vampiros colgados de la barrera!
Están invitados a la fiesta y a la boda.
Habrá toros que bailen en el banquete
llevados de su potente paso viril
entre aplausos de los comensales.
Se brindará como vampiros,
con un cuerno de vino rojizo
de sabor a la sangre
pidiendo por la vida eterna de los casados.
Los poetas en su rincón,
hablaran de tragedias y penas que han de llegar.
El novio, la novia, el toro y resto,
brindaran por el ingenio de sus poemas.
Las madres brincarán de alegría ese gran día,
contemplando a sus hijos allí tumbados ,
haciéndose promesas perpetuas
entre platos de plata a rebosar de carne recién abierta.
Gritando a los vampiros de las barreras:
!Que vengan, que vengan más vampiros colgados de la barrera!
Hoy es un día de gran fiesta.
 
II
 
Sangraran mis labios,
hartos de pronunciar palabras que ya no arañan,
sangrarán como sangran
los tomates en la huerta, al ver la acequia vacía,
sangrarán como sangraran las cañas
cuando no te vean llegar,
como sangran los sueños
de quienes cambian verduras por algo de libertad.
Como sangran los heridos por las astas de la vida,
sangrarán por todos aquellos, que no escuchan las campanas,
y si las escuchan callan, a nadie importan los muertos
si no dormían en la casa.
Están llenas las calles de huecas esperanzas
que ya nacieron sin patas
y que no viven….. solo sangran. 
 
A Óscar.
“Lo mató un toro en algo qué algunos llaman fiesta”
 
I Ángel Blasco, II M.B.Ibáñez

 

Reloj triste con sus manillas rezando a las cuatro menos cuarto sobre el dintel de la puerta de la sala de adultos de la biblioteca de Vall d´uixo. Lleva así detenido, desde que varias heridas de la vida, las más grandes, como cornadas homicidas e imperdonables, atacado casi  a la misma hora hayan destruido la existencia  de varios familiares de trabajadores de la biblioteca. Charanga por las calles, estruendo de trompetas. encuentros de personas. Dos figuras caducas asomadas a la ventana de la biblioteca. Sobre la mesa han dejado el ABC y el Marca.

La bibliotecaria, son semblante triste por los acontecimientos, anuncia que es casi la una a estos dos fantasmas. Se trata de  Don Manolete y Don Paquirrón , que están de espaldas a  estanterias  cubiertas  de libros, revistas a su derecha de ecología. cotillean desde ese privilegiado mirador la plaza del mercado convertida en Plaza de toros. Rotulo en el fondo de una pared con un letrero donde se lee:

Vall d´Uixo, cuidad educadora.

Manolete con semblante de disgusto:

Que espanto eso de ciudad educadora.

Paquirrón, observando violentado los galgeos  de unas gachupinas por la arena para hacerse unos selfis en posiciones  pornograficas. Se trata de las galgas de verbena Loreto y Vanesa.

Ni que lo digas Manolete, y figurate la plaza llena de chicas en minifalda haciendo poses burlonas en el burladero.

Manolete creyéndose inspirado:

Han convertido la fiesta nacional en un burdelero.

Entran unos chicos dando palmas y cantando flamenco perruno a la plaza.

Monelete fija su atención a uno gordo y calvo prematuro, que gasta bromas. le pregunta a su compadre:

¿no es ese Paquirrinin junior ? tu hijo Paquirrón.

Paquirrón mira y asiente:

Es mi paquirrinin, mira como se acerca a la chicas. Es la alegría de la casa.

La voz de la bibliotecaria llama la atención a los dos caducos hombres. Aunque se encuentra inmersa en una profunda angustia existencial  por no poder dejar de pensar  en la muerte. Hace unas horas ha  conocido la fatídica noticia del fallecimiento de la mujer de un familiar suyo, con tan solo cuarenta años por un súbito derrame cerebral. reprimiendo ese dolor, haciendo un gran esfuerzo  por mantenerse serena. Soporta las horas penitente como el reloj detenido que tiene a pocos metros sobre su cabeza. Nunca le han molestado las voces, ni la música de la charanga como ese día. Pese  que convive con ese ruido con indiferencia a diario, como el sonido vital de esa ciudad, hoy se ha convertido para ella en una falta de respeto. hasta que ha vuelto en si ,comprendiendo lo que significa ese sonido, la vitalidad de que la vida sigue. Eso le ha aterrado más. Ese movimiento que no respeta nada, ni se detiene ante nadie, ni sabe del dolor. el movimiento ciego del mundo. Nada ni nadie se detendrá cuando ella muera.  Ha imaginado su muerte un lunes.

“Si es un lunes no festivo la biblioteca abrirá. Y alguién preguntará al cabo de unos días al devolver tal libro, o a que le prestan este otro y no notar mi presencia:

¿No ha venido Luisa? hace días que no la veo. ¿ le ha pasado algo?

Y mis compañeras le responderán a esa persona asombradas de contarlo, aunque lo lleven varios días repitiendo:

Luisa ha muerto. ¿No te has enterado?

Y ese usuario  hará un gesto extrañado y emitirá alguna expresión recordando que él o ella también han de morir:

vaya.

Luego preguntará con más detalles como pasó.

Y la persona que ocupa mi lugar le dirá la verdad:

fue la cosa más tonta del mundo. Estaba leyendo en el parque Rimas y leyendas de Becquer, y unos chicos adolescentes le pegaron un balonazo por accidente en la cabeza y la mató. Dios mío, que estoy pensando. Ya cerramos”

Don Manolete Don Paquirrón, la biblioteca cierra ya. Nos vamos.

Don Manolete le pregunta con vivo interés sin percatarse en el estado emocional de Luisa:

¿ Hasta cuando está cerrado este deposito cultural?

Luisa acompañando a los dos hombres que son los únicos que quedan en la biblioteca, cerrando con llave la puerta, le responde extrañamente irónica:

¿ Es que se va a hacer usted aficionado a la lectura, Don Manolete?

Este riendo, sacude su respuesta bajando las escaleras.

A mi edad ya no se hacen esas promesas. Uno no cambia. Lectura del ABC y la mirada a las chicas jóvenes que estudian.

La catástrofe  proyectada sobre vall d´uixo ya tiene forma concreta  en las calles repletas de barreras oxidadas para salvarse de una cogida.

La concejala de urbanismo, da rueda de prensa a la sombra entre unos carafales en la plaza del mercado. Paradojas locales de la vida, una trabajadora del canal local de televisión que realiza la entrevista , aún mantiene la pierna hasta la rodilla escayolada de la cogida de un toro que le dio cubriendo uno de estos eventos mientras cubre estos en la arena de la plaza.

Las palabras desde el balcón del Ayuntamiento de la Alcaldesa de vall d´uixo, anuncian al pueblo  el estado de emergencia por peñas. Da la voz a la fallera Mayor.

Si quieres decir unas palabras más Pilar a esta proclamación de catástrofe humanitaria.

La fallera Mayor, Pilar, de cincuenta años, pero muy bien llevados, mostrando sus pechos a través de un hermoso escote que  puede significar mucho, o poco para alguien, sonríe a la bellísima  alcaldesa que le tiende  el micrófono. Sus ojos verdes se clavan en el publico que abarrota la plaza.

Las peñas en fiesta son una apuesta contra la vida por un momento de diversión. Miel. Es como jugar a la ruleta rusa. Miel.

La alcaldesa abraza a Pilar mientras se lanzas varios cohetes hacia corea del norte y las peñas aplauden.

En los recintos de carpas se instalan los hospitales de campaña. Los vehículos patrullas de la guardia civil avanzan con dificultades por el mal asfaltado y las rotondas del pueblo para hacerse cargo del control de la zona. La policía local con chalecos anti balas patrulla cerca de los casales. Despliegue de bomberos, ambulancias de la cruz roja por casi todas las esquinas, protección civil en los cruces de caminos, puentes, y ermitorios.

Los médicos, ats, celadores, toman el pulso a la calle. Se mueven con muchas dificultades  como en sarajebo por las barreras instaladas de hasta cuatro metros de altura, así como carafales de hierro  ,y grandes mesas llenas de manteles blancos en las aceras con sillas sobre los bordillos con gente de aspecto poco saludables. Ojerosos  y violentos por las propias reaccione cocanoicas y alcohólicas.

Las autoridades reaparecen intentando poner buena cara a estos festejos para que no se produzca una estampida.

nuevamente la alcaldesa y la fallera mayor de vall d´´ uixo en el balcón de autoridades del ayuntamiento.

Pilar micrófono en mano:

El secreto de una buena corrida esta en correr todos juntos y gritar:

Muuuuuu

empujar hacia adelante.

Y Nunca mirar hacia atrás ni de reojo.

si te he visto no me acuerdo.

este es el secreto de una buena corrida.

Varios cohetes seguidos de aplausos son lanzado contra Barcelona.

Por otro lado del pueblo se encuentra en los días de peñas el aguafiestas oficial . Se llama  padre Pedro, y pone mucho cuidado en mantener su individualidad espiritual.

Pedro no dice nada cuando le entrevistan.

Los heridos de los festejos se amontonan en silencio. Sus gritos son tapados por el estruendo de ha charanga, clarines y trompetas de una tuna zoombi.

Fandango en el aire. Vuela un clavel de Loreto a la arena. Primer encierro. sale el famosos toro Pontífice. bendice con los cuernos. Paquirrinin, farrucón, macarrón, en el palco junto Loreto y Vanesa viendo el encierro. En el otro lado del ruedo ibérico Don Manolete y Don Paquirrón con porrón en mano con amigotes.

Loreto a Paquirrinin enamorada.

¿ no bajarás a la arena a por mi clavel?

Paquirrinin

¿ Y lo estampo entre tus pechos?

Loreto, riendo y pasional.

Si tienes valor, lo chafas y restriegas donde quieras por mi cuerpo Paquirrinin.

Paquirririn baja enamorado, lo recoge y tropieza.

Ya sube empitonado como un higo con el clavel en la boca Paquirrinin. pontífice lo pasea entre los cuernos ante los ojos de su padre y Loreto que se desmaya.

algunos se tapan los ojos, otros los abren.

claveles al ruedo.

aplausos, tarde grande. pontífice no defrauda.

 

En otro lugar de vall d´uixo, tenía abierta a escena una pequeña representación alternativa a las fiestas de peñas. la pardala. Para ellos el parque, para las peñas la plaza y el apoyo del ayuntamiento.

En este parque, una persona retirada en soledad con un poema bajo un olivo miraba el cielo. sentía una profunda pena recordando como esa mañana había visto en la pared de un colegio como unos padres animaban a que sus hijos tiraran piedras a una lagartija para matarla.

Leía un poema de Merces I, Ibáñez.

Se marcharon mis cigüeñas

Se van mis cigüeñas

en tímida bandada,

soplos de auras errantes

y torres abandonadas

sin cúpulas ya radiantes,

ni luceros en  madrugadas.

Mis pies desnudos,

sin alas que marquen rumbo,

en la senda hacia la nada.

Filos de agudas dagas,

preciso para las hierbas

que se disfrazan de malvas,

en esa ardua carrera

de querer morder mi alma.

Voluble  calma,

vetustas quedan las ansias,

húmeda la floresta,

vacío se queda el nido,

la virtud entristecida,

si el ave en él no anida

con su florecida cresta.

Furiosos vientos, 

mecen la soledad

con su velluda zarpa,

soledad que se amilana

ante el hedor del silencio

que huele a vacío intenso

en mi lóbrega morada,

donde buscando la paz

vive enmohecida el alma

huyendo de los recuerdos

que tapé con una manta,

pero el tiempo cruel

la retira y la desgarra.

Angelillo de Uixó y M.B Ibáñez.

Bellísima bandada Merccedes, una nostalgia profunda sería que nunca vuelvan, aquí tenemos una catástrofe humanitaria, una bandanda de ganaderías, besos.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

I.

Aquí, en este reino de alegría y fiesta a temporal.

Donde se unen los astros y la muerte.

La hierba tiembla suavemente

mecida por los muertos.

La piedra cierra el arco.

Elevando las columnas una Cruz.

Aquí, en este reino.

Son empujados los pies

frenéticamente a correr por un río de asfalto.

Hasta cruzar al otro lado.

Rompen los aplausos,

en este reino de la fiesta y alegría.

II.

Voces que no me atrevo a escuchar.

Son los hombres de la calle.

EL sentir popular.

EL corazón en los cojones.

La semilla de los hombres,

sobre un trozo de arena lunar.

Paz y bien en la eternidad.

III.

Germinan los cuerpos

abandonados en la hierba.

Pacen quietos entre las piedras.

Recibiendo las hierbas,

las semillas de los hombres,

con el corazón en los cojones.

Rompen blancos aplausos.

Alrededor de la vida abierta.

Frente al sentimiento.

La hierba tiembla,

suavemente mecida por los muertos.

Aquí, en este reino de la vida.

Una calavera lanza una oración,

que rompen en aplausos desde el balcón.

IV.

Entre el aplauso y el movimiento.

Se dilata el corazón en los cojones.

Ojos que se desplazan quietos

mirando señoriales la muerte.

Para entrar en este reino,

Oh señor,

una mujer decente guía,

como el perro al ciego.

Ella empuja al honor y al valor.

Como el perro al ciego al cruzar la esquina.

En este reino,

oh señor,

de la fiesta y alegría.

Angelillo de Uixó.

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.