Archive for January, 2016

Haciendo paja con el grano.

DSCN0061

El siguiente poema está basado en mi experiencia personal  separando el grano de  la paja del Amaranto.

 

 

Oh hermano,

Aquí estoy sentado,

Haciendo paja con  el grano.

Me siento bien, me siento bien,

Cuando sale de las lechugas a visitarme,

mi amiga imaginaria desnuda.

Oh si hermano,

Sale el grano disparado,

Cuando viene a verme esa puta.

Me siento bien, me siento bien,

Cuando hago paja con el grano.

Que esfuerzo por evitar la muerte,

Se retuerce entre mis piernas,

Para terminar entre los puñales de mis dientes.

Y al final

Se quedan mis manos calientes,

Y yo sin la luna,

Que solo me siento.

Tan verde como una lechuga que se cierra.

Tan triste como los rábanos que se hunden,

Tan suicida como los caballos quietos de los establos.

Oh estiércol que me buscas,

Aquí estoy para lanzarme desde tus puentes.

Angelillo Uixó.

Licencia de Creative Commons
Haciendo paja con el grano. by Angelillo Uixo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

Advertisements

DSCN0049

Hoy día de la Paz podemos encontrar en museos, en poemas, y en muchas gargantas la palabra Paz, pero al salir por la puerta veréis que la  paz en las calles está muy lejos, será que es cosa de museos, de poemas, de algunas gargantas borrachas.

 

ANGELILLO201>

I Los insectos de la paz

blog/mostrar-poema-379165

II Mujercitas por la paz.

blog/mostrar-poema-379520

 

III. Será por el día de la Paz.

blog/mostrar-poema-379630

IV. Los heraldos Nazis.

blog/mostrar-poema-378976

 

Será por el día de la paz.

DSCN0054

 

Será por el día de la paz que se está la mañana riendo,

de ese gran hombre que se come las palomas.

Cuando suena el microondas,

se abre la luz de los cristales televisados,

donde brinda con champán un actor,

y se juega a la ruleta rusa con el pan en el salón.

 

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómalo con una caña y los ojos vendados en algún bar.

 

Tienen los escaparates por la paz pasillos llenos de gente disecada,

dentro de un museo adornado por poemas.

En un rincón está guarda una caja llena de sorpresas,

que esperan ser abiertas mientras hacen el amor los pacifistas.

En la calle la desesperación rompe los espejos porque los ojos no la vean.

 

 

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómate el día con seis cuerdas de guitarra para cantar con tres acordes.

 

 

Porque la paz pone en nuestra boca,

toda la angustia de la palabra de Dios.

Y seguimos el gran cable que nos lanza Ariadna,

navegando por una oscura selva,

en cuyas orillas brinca la muerte,

que miran nuestros lomos como si pudiéramos conquistar.

 

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómate el día como si estuvieran soñando dentro de una pompa de jabón.

 

Tomaremos algún día la paz,

cuando tengamos la conciencia vacía y estemos lejos de los museos.

Al llegar  a la orilla no habrá temor a señalar la oscuridad,

donde mora el bienestar de los tenderos.

Cuando  ídolos,  ideas y  palabras cargadas sean  derribado.

Llegará el día de la paz.

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómate el día con una promesa de lucha para mañana.

Angelillo Uixó.
será por el día de la paz by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.worpress.com.

Mujercitas por la paz.

Advierto que la siguiente reflexión puede herir la sensibilidad del liberal burgués , y a ciertas mujeres feministas, y para eso lo he escrito.

Liberal ADN por la paz,

cual prisionero experimental,

nos transvalora en mujercitas.

¿ Por qué?

Porque siendo mujercitas ya no nos comprendemos ni nos respetamos.

Nos convertimos en la paz en seres bajos.

Pasamos de ser hombres a  mujercitas,

obedientes e indigentes.

Llorar, llorar hermanos pacifistas,

lo que habéis  perdido de hombres.

Pues la paz le resta el valor de lo bueno a la vida.

Nos provoca que nos de asco,

cualquier acto necesariamente cruel.

Y así se llena el mundo de convoyes,

que merecen pasar y no avanzan,

detenidos en las fronteras de los estados alambradas.

Para rodar como carros de gitanos,

con las pupilas llenas de lágrimas,

que vigila un cocodrilo en cuya boca anida el burgués,

el mayor depredador del hombre sano y fuerte.

Hoy somos mujercitas apaleadas y humilladas,

bajo la sonrisa degenerada  de un liberal.

moral y vengativo hasta en las palabras en los funerales:

“Sois las mujercitas más felices que nunca”

Pero yo, Angelillo Nietzsche vengo a rescataros.

No oculto tras una calculadora,

ni con una fórmula matemática,

ni el santo grial,

ni siquiera metido en el sistema.

Sino con la alegría de Nerón,   Dionisios y  Calígula,

vengo a gritaros en el mercado virtual,

sin una máscara que me oculte de la justicia,

ni siendo  arropado por banderas  o uniformes que desprecio,

tanto como al concepto de imperio.

Mi grito es el de los sencillos pastores Aqueos,

Los de la tribu de hombres  que se elevaron,

antes  de caer ante los filósofos:

! ir a por vuestro arco y vuestra espada,

a derribar esta farsa”

Retaremos a toda la sociedad que reza por la paz.

Amen.

Angelillo Nietzsche.

 
Mujercitas por la paz by Angelillo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

Pisando fuerte.

DSCN0038

I.

 

 

 

Quien sabrá de que zanja oscura brotan sus pasos,

semejantes a cascos de  caballos.

para salirse de los caminos tan coléricos,

a cobrar una deuda con alguien que no se la debe,

arrancando de raíz con todo lo sembrado.

Y ante ellos,

a los que estúpidamente podemos llamar bárbaros,

!A que nuevo descenso llevan al hombre!

Con su furia infantil y miope.

Pobres, pobres, pobres criaturas violentas y heridas,

pisoteando con su rabia unos guisantes,

aplastando un melonar a media noche

, asesinando a algún  perro que se ha ganado su confianza,

o azotando a sus mujeres.

Son aquellos que van pisando fuerte,

como si hubieran sido expulsados del firmamento.

Y solo tuvieran pies para esconderse por la tierra.

Pobres, pobres, pobres criaturas violentas y heridas.

Abramos para ellos la palabra compasión.

Caben, caben, caben,

aquellos que van pisando fuerte al resto de criaturas vivas.

 

  1. Explicación del poema.

El siguiente poema está basado en hechos reales ocurridos en San Antonio Vall d´uixó, hace unas semanas a la entrada de mi casa planté unas matas de guisantes , de lechugas y unas flores para alegrar la entrada. Cuando termine de hacerlo me quede muy contento. Todos los días cuando salía de mi casa veía como iban creciendo y me hacia sentir muy feliz, hasta que alguien paso y me arrancó las flores y las lechugas y me aplastó los guisantes, entonces me encerré en mi casa y estuve un rato triste mirando por la ventana. Bajo de mi casa un vecino jubilado tiene un terreno parecido al mío. Es un hombre mayor que vive en Texas, hace unos días estaba en su terreno llorando, le habían tirado dos capazos hasta arriba de excrementos de perros sobre su pequeño campo. El verano pasado le arrancaron las tomateras, los pimientos, y las berenjenas.

 

 

 

Angelillo de Uixó.

OK no futuro.

DSCN0035

 

 

Levantaron las ciencias de la programación ,
un bosque de columnas,
en cada uno de los labios,
sujetados cada uno con su dedo su silencio.
Llego a tiempo el futuro,
en el horno del presente ,
donde vivían las personas familiarizadas con el asco.

Los derechos del futuro estaban protegidos,
en un edificio vacío y lleno de negros charcos,
donde sonaba una llamada sin cables,
y donde no llegaba ningún aroma.
Fuera luchaban los hombres,
contra un programa intermitente de razón fija.
Y eran aplastados una y otra vez,
por un ejército de palomas que picoteaban la tecla de Ok,
para que se encendiera una bombilla,
sin saber que liberaban las celdas de las hormigas,
que pisoteaban las poleas que movían un gran ojo.
Y Un, dos, tres,
iban cayendo todas las cabezas,
Y yo pasaba el mes durmiendo,
mientras el mundo luchaba conmigo,
dentro de una naranja de metal.
Allí estaban también mis amigos,
que habían perdido el mes, el día, el año,
dentro de los plásticos.
Pero me discutían que no, que no, que no,
con palabras que no eran suyas.
Y un, dos, tres,
el mundo iba aparentemente bien,
menos en las Habana que iba del revés.
Dejando a parte el poema, quien iba a saber lo que significa para mi, costumbre que se suele practicar en muchos sitios donde se editan los poemas, si yo no cuento que estando hoy en unos servicios sociales llenos de gente acostumbrada al asco y la paciencia infinita, cuando han entrado unos amigos que trabajan donde trabajé yo el año pasado, en la ETT del pueblo, que los tiene un mes sin trabajar con contrato, y el tiempo que han trabajado lo han hecho en condiciones de horror y ruina, sin que ello les ayude a abrir los ojos.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
OK no futuro by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Los insectos de la paz.

 

 

 
Yo, Mahatma- Angelillo,
gusano por la paz,
pido a todos los animalitos de buena voluntad ,
que oren por la paz.
Para que sean devorados por su angustia,
y nos traiga un nuevo orden moral.
Allí donde vive encarnada,
la forma de un parásito cristiano
que alimenta los piojos en su barba y su cabellos.
Que se haga la paz sobre su autopsia en el madero.
Y sobre el que resopla ,
removiendo la basura con una cuchara de madera para encontrar unas cebollas,
que reciba la sorpresa de la paz,
con la cuerda de piano de un progresista.
Y la virgen adolescente,
cuya cabeza ha sido descorchada,
en el camarote privado de una fiesta por cuatro magistrados,
que pida más y más.
Hay que cantar todos juntos por la paz,
en el pantano donde hacen su asambleas las palomas,
Y los hombres se hunden en el fango hasta los sobacos,
Ya lo dijo el negro ese,
al que le rompieron las piernas y los dientes:
Paz en la tierra,
al paria de buena voluntad.
Y al César lo que es del César.
Angelillo Mahatma.

Licencia de Creative Commons
Los insectos de la paz. by Ángelillo Uixo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.