Archive for April, 2017

índice

Aquí llega el 1 de Mayo,

aquí llega el 1 de Mayo,

y tu propia  voz te dice:

Estás condenado.

con está música en mi mente desperté más herido que cuando me lance a descansar. Una sensación de represión corporal y claustrofobia en el alma albergaba los primeros momentos del día, donde rechazaba la vida exterior. EL techo sobre mi cabeza cada vez más agrietado parecía una tumba que se abriera al cielo. Allí estaba, rodeado de terrazas en una gran explanada blanca frente a las murallas de la gran ciudad. Parecía un paraíso terrenal, cada mesa con su sombrilla y las mesas llenas de comida ligera y bebida. Yo me contaba entre mis amigos hablando de cosas cotidianas.

Todos conocían de mi problema:

que yo no podía como ellos pasar la gran puerta de la ciudad amurallada.

Mi enamorada amiga, mi ideal de mi, ella de rubios cabellos y nombre de la más pura, estaba radiante tomando martinis. sin embargo, pase a esa escena de paz, yo me sentía entre ellos dolorido en mis pasiones. Herido por dentro, donde la herida escocia y me empujaba como un animal agraviado en dirección contraria al cazador. Yo  atacaba a mi escozor, la represión estaba cangrenada en mi cuerpo. En un esfuerzo para que no se notara mi corazón entre mis amigos, me levanté para pasar a la ciudad amurallada donde cientos de personas pasaban por gran puerta rodeada de dos torres con almenas donde pendían los pendones al viento con los colores e insignias de mi  ciudad.

Una enana calva y con sotana, guardián de la gran puerta de la ciudad al verme me grito.

Tu no puedes pasar.

Las grandes puertas se cerraron con gran estruendo y tocaron las trompetas, asomaron los arqueros dispuestas a asaetarme si insitía en atravesarla.

Yo rodeaba el muro, tocando con las manos la muralla. Caminaba y caminaba, hasta que de repente ,vi mi casa. Asustado entré, y al entrar en el sillón estaba mi amigo Pedro, sonriendo junto a mis perros.

Te compro la casa para que te vayas de aquí- me dijo.

No puedo Pedro, no puedo irme- le contesté con lágrimas.

Venga que te invito a tomar algo-

así me sacó a la calle y caminamos hasta un bar.

De repente, vi que estaba en la gran ciudad. ÉL se fue ,y yo ya  solo empecé a caminar maravillado al ver los capiteles y las esculturas románicos y góticos. Todo eran palacios, museos, universidades ricamente decorados. El tesoro para la humanidad de esa ciudad era incalculable, y sus habitantes eran gente riquísima si vivían en un lugar así. Una sombra sentía que me perseguía. Una sensación de quebrantar la ley, el orden jerárquico restablecido, al estar yo entre esa gente de un estamento notablemente superior. Yo los miraba con admiración y con temor. Poco a poco fue creciendo en mí alma palabras contra mi. Vete, vete de aquí intruso, no debes estar entre estas personas civilizadas y superiores. recuerda quien eres, donde vives y que no has terminado nada. vete, vete desgraciado miserable, no puedes estar más entre ellos.

Basta mi amo, alma mía no me atormentes más y guía- me decía.

Así fui a barrios cada vez más tortuosos llenos de gente de aspecto de anarquistas, incendiarios, ninfomanas casadas, perroflautas, terroristas panfletarios, delincuentes, alcohólicos. Ellos me reconocían y me aclamaban:

príncipe, príncipe Angelillo, ya estás en casa.

Loor a ti, hossana en el cielo.

EL 1 de mayo debes guiarnos.

si saber si fue un sueño o estaba despierto ,  escuché:

Aquí llega el 1 de Mayo,

aquí llega el 1 de Mayo,

y tu propia  voz te dice:

Estás condenado.

Angelillo de Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

En la urbanización de Santa Barbara de la Villavieja, obra nueva de la ciudad con el sello del ladrillo en épocas bajas de frenazo: Farolas rotas, cuadros eléctricos, pisos por hacer, bordillos con hierbas, impacto medioambiental en un paisaje de ensueño frente al mar rodeado de pinadas y matorrales levantinos, aires morunos que meditan en el tiempo su dolor. A la izquierda en lo alto de la cresta de la cuesta, el castillo en ruinas. De espaldas a la montaña,  la torre del campanario de la iglesia, los almacenes de naranjas casi tiro de piedra, y un horizonte de campos verdes que se funde con el azul blanquecino del mediterráneo. En un empeño de hacer de todo un museo, y de agradecer a organizaciones sociales que no dicen nada, mucho, el ayuntamiento abre senderos de la guerra. El cura, el mismo que ha echado varios cadáveres del cementerio parroquial al municipal por haber sido los cadáveres de gentes izquierdas, es el primero en cargar con el cartel inaugural, como una cruz para perdonar el nuevo sendero de la guerra. Niños, amas de casa beatas, asociaciones taurinas y de cazadores, autoridades que declaran respetar por igual a ambos bandos de la guerra civil, suben la urbanización de Santa Barbara entre cantos por la paz, y recalcando a cada curva del sendero que no hay ideologías, para invitar a los turistas que conozcan las maravillas de la guerra en villavella. Tras la urbanización, mirando al castillo de vall d´uixo, paisaje arisco y rocoso. La tierra es una cicatriz serpenteante, en cuya superficie hay sacos terreros como en la guerra. Dentro de esa herida, sumergidos los turistas hasta la cabeza caminan siguiendo los carteles. Pocos anarquistas leen las leyendas que hablan de la guerra.

Jesús es un periodista de pelo largo y barba que se ha puesto detrás del  cura. La prensa se prepara para sacar una foto a la piedra inaugural de un tramo de leyenda.

La alcaldesa Isabel Clavell, cuya cabeza redonda como una piedra  pegada al cuerpo como un argamboy por carecer de cuello, dicta una palabras.

Inauguramos este recorrido de la guerra. Una guerra que enfrentó a dos bandos que lucharon movidos por el amor a la patria. Hoy recordamos esa lucha, medio de progreso y de la que salió una gran unidad , y si cabe, un mayor amor a la patria. hoy de aquello sabemos que somos todos uno y que nadie se sale de la unidad garantiza por la democracia.

La unidad no se discute, la unidad se acepta y se combate al que desune.

Vivan las urnas.

Y ahora el cura dirá unas palabras.

Un hombrecillo amarillento, bajo, de cara ancha, sotana negra y boina, habla:

Jesús dijo sed obediente, buenos y cautivos. Y venimos aquí a reparar, a perdonar hasta a los rojos.

Y ahora, el coro de la parroquia cantara una canción en este día de alegría.

Un grupo de niños acompañados de una chica de trenzas con una guitarra y mirada tímida,  se colocan bajo un pino agarrados de la mano mientas empiezan a cantar con los primeros acordes:

Después de ser dos bandos,

muertos como amigos,

en una cruel batalla,

convertidas hoy en patrimonio.

¿ qué fueron, qué fueron?

que si fueron rojos

Dios sabrá, Dios sabrá,

Dios sabrá pueblo mío,

Qué si fueron fachas,

Dios sabrá, Dios sabrá.

Lo que fueron los dos bandos,

Dios sabrá pueblo mío.

Hoy solo paseamos con alegría.

Disfrutando de este pueblo de turistas.

Dios sabrá, Dios sabrá,

lo que aquí pasó pueblo mío.

 

Al tercer día salió la noticia en la prensa, Jesús firmó en el periódico mediterráneo:

inauguración de trincheras en villavieja donde reinaba la paz de los justos y promesas de prosperidad.

Angelillo de Uixó.

 

El poeta se encuentra de espaldas a la pantalla mientras se agota la conexión que lucha en una rueda por salvarse del cierre del saldo . El paisaje esta formado por un suave y ondulado movimiento, casi de mujer. Una fina cortina de agua cae suave por las laderas que cantan a la vida recogida. La mano del poeta apoyada a la húmeda ventana, casi tocando las nubes que bajan por el valle. El pueblo de vall d´uixo , difuminado. El mar de fondo con aspecto  montañoso por las nubes que llegan formando picos que ascienden.  Desprendido de todo recuerdo , menos la huella que en vida queda, como charca que se seca en primavera para renacer en el otoño en el mismo lugar, vuelve en si  con placer  el amado poeta  observando que ha dejado de girar la débil rueda. parpadea en la pantalla  una invitación a un poema fusionado de poesías del alma por el compañero  Mauro Enrique Lopez Z. Su propuesta es  titulada :

tu para mi serás.

Lee la primera estrofa:

”  tu serás para mi el lago donde yo me miraré,

en tus fuentes hermosas me inspiraré en cada baño,

y sentiré lo más bonito que en un bello verso te voy a escribir.

Y estaré siempre en cada mañana,

o en esa tarde cuando el rayo de sol caliente tus agua de amor.

Y yo seré tu inspirador”

tras leer las estrofas, el poeta que nada quiere  suyo, y siente solo tristeza por no tener más de los demás, llena sus versos de tu serás para mi , a su amada María, una joven de gran belleza y alma pura como el agua cristalina del arroyo de la montaña, que pasa corriendo baja la ventana de su casa, y a la que saluda sin que ella sepa que forma parte de él , en su corazón.

Sus primeras estrofas, aunque puedan parecer pesimistas, casi amargas, están llenas de los más altos ideales de la creación.

Tu serás para mi extinción,

con la que se desprenda mi carne separada de sus huesos,

para que se consuman en tu lago sin consuelo.

Mi muerte será el reflejo de mis sentimientos silenciados,

que flotaron entre breves voces.

Ecos demasiados colectivos y terrenales para poder encontrarte,

absolutamente solos, como fuimos agitados por el tiempo.

Ese compañero agitador anarquista de las eternas llamaradas del instante de la vida.

Mero parpadeo, evaporación de las almas donde ardemos y nos rehacemos con la muerte.

Pero si alguna vez,  amé otra alma hasta esclavizar y atormentar la mía hasta la extenuación de la imaginación, fue por la tuya María.

 

Angelillo de Uixó enamorado.

 

Choose a License<style type=”text/css“> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr“] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl“] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

 

Cuando llegó a su campo se sentó bajo la gran olivera que guardaban los barriles que contenía agua. Allí junto al tronco estuvo meditando como solo lo hace un moruno valenciano  que quiso compartir su tierra con otros compañeros, algunos de los cuales a los pocos días de trabajo, perdieron el interés por el compromiso por la tierra. Por mucho que este agricultor lleno de voluntad motivadora les dijera:

Yo os ofrezco la tierra. tomadla sin temor a su verdadero propietario. No temáis a poseer aquello que deseéis, como a forzar aquello que os impida gozar de vuestra arbitraria libertad.

Más ahora,  este agricultor ecológico estaba aquejado de una gran  vergüenza ajena tras andar entre sus propios surcos , llenos por aquí y por allá de pequeñas patatas que alguien semejante a un cerdo salvaje,  y que seguramente estuviera hibridado con esta especie, prolifera en estas tierras y de la que descienden muchos de los vecinos de vall d´uixó, como aquel que hizo de fantasma en las sombras rompiendo la siembra en pleno engorde de la patata.

 

Sin tener certeza en la sospecha, más que intuición del corazón, así le habló a su razón y a su voluntad:

Y yo os digo, si tu compañero te roba, alejalo de ti.

Si son tus principios de izquierdas los que te hacen verlo bueno, arroja también esos principios de ti.

Explica a los que militan en izquierda unidad vall d´uixó:

Si eres de izquierda unida vall d´ uixo camarada, afiliate a podemos.

Entonces, solo entonces una vez hubo deliberado su voluntad, razón y corazón se levantó sujetan el corvo pico, hundiéndolo en tierra. Empezó a destruir lo sembrado por él, recogiendo lo que pudiera aunque estuviera por madurar antes que otros lo hicieran.

Una vez realizado esto,  la acción quiso ser acompañada de sus sentimientos, y el poeta que albergaba levantó el acta de los hechos.

Cayeron los dardos por la espalda sobre la huerta,

hoy toca recoger otra batalla perdida

que muestra  una venganza moruna entre las hierbas.

Herida semejante al del jabalí

pero que mana de una conciencia fraguada en estaño resentido.

Bajo esta tierra esta guardado el secreto de tanta ira.

Aflora, aflora,

dando gritos, dando palmas.

Evaporado el llanto eterno fermentado con el vino en la mala sangre.

Alimento de un cuerpo de esta gente viciosa, corrupta, rancia y vaga.

Semilla toda ella de Caín.

Ante su presencia,

veréis a este pueblo doblar las frente como campanas,

y consentir sus actos en silencio,

esperando que el cielo vengador se los lleve.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

images

Pocas personas hoy tienen una sincera duda de que Guernica fue una barbaridad, ocupadas como están en salvar sus placeres, su trabajo, a la masa patriótica y al gesto conservador con el que reciben cada día al mundo desde las galerías de la empresa.

Por eso se corea en los medios de comunicación

Hemos lanzado la madre de la bombas sobre Afganistán,

este ha sido uno de esos bellos titulares recientemente al que nadie ha osado replicar y ha encantado a las masas que aclaman los bombardeos.

La noble idea de lanzar bombas sobre ciudades es entendida entonces  como un golpe a la moral de gente que no comparte los mismos intereses comerciales, raciales, globales, o cualquiera de otros ales.

Lanzando bombas sobre la gente indefensa, se acortan las interminables guerras como la de los 100 años, la de la reconquista española, por citar algunos ejemplos de los que tenemos en esos libros de historia que acechan nuestro pensamiento y nos agitan, haciendo en algunos casos extremos individuos casi rebeldes, en un tiempo donde no se tiene derecho a serlo, ni siquiera a pensar serlo.

Seamos serios:

Lancemos la bomba.

Admiremos el espacio nuevo que deja en lo que eran sucios callejones centenarios, ahora surgen calles amplias, despejadas, donde aparca hasta un tanque conducido por feministas machorros  sin problemas.

El cielo viene a cuidarnos con el ruido de los caza bombardeos que traen un prometedor rugido de un mundo nuevo.

Paz y bien.

Angelillo de Uixó.

 

Despierta, despierta, despierta Picasso.

Es solo un sueño entre cuatro paredes que se han caído.

No le digas a nadie lo que has soñado…

o vendrán a por ti.

Chisssssssss….

Han salido para arrancar la piel a las mujeres.

A cazar bueyes de labranza, como en las cuevas de altamira.

A cortar cabezas para unir a los testigos.

La bombilla parpadea dentro de un ojo de crital,

cuando llega el caballo de vapor

con su grito de poleas para empujar el movimiento.

Un brazo quieto para siempre sujeta con su puño un candil.

Otro  cortado por una bota con espuelas sujeta  su espada rota,

mientras baten las hélices el aire como estrellas victoriosas entre las cruces de los viñedos.

Acres de pinceladas de labriegos en terruños

eternamente perdidos en el llanto seco de un monótono territorio incendiado por el sol.

Oh cárceles del cielo,

ocaso de verduras rotas tiradas por el suelo.

Ahora el gusano es el dueño del trabajo.

EL eco de estos muertos

evocan un futuro mejor para toda la humanidad.

La vista de la audiencia nacional que juzgaba estos hechos se levantó a deliberar la autoría una vez leídas estas anotaciones y la declaración del acusado que expresaba haber encontrado este manuscrito firmado por Carrero Blanco en un bazar chino.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 

 

CIMG9051

 

como hortelano hernandiano cuyo destino es de fatales cornadas en un pueblo taurino y de vientos contrarios de este lugar que enarbola la bandera del fascismo desde el campanario de la asunción, robando al que menos tiene. El 23 de abril, después de que me robaran todos los ajos, y seguir  abriendo la tierra, tras la máxima perdida de todo el trabajo de meses. Un nuevo dolor  me circunda, se reduce a la nada la charca que alimenta mi huerta con toda su fauna sobre la que pende una cornada de luna que derriba su casa. Pico astral que abre la tierra y siega como una guadaña. Miran sus criaturas su seco destino, desaparecer agonizando entre los agujeros de la tierra. Con ese dolor que quisiera trasmitir, llevar, compartir, pasear por la feria del libro de San Vicente. Deseo escuchar el recital a Miguel Hernández, grial de lucha, versos en sangre de hombre valiente y enamorado de la vida.

Pero la sangre ya no es un camino, solo he encontrado conformismo en la palabra, no en la de Miguel, perdido, perdido, tan perdido como mi charca menguante, que ni la luna le cabe en ese alfiler de vida.

Perdido he entrado al club del bonsai.

¿ Habrá cirujanos como los del  club del bonsai de vall d´uixó capaces de sanar tanta herida haciendo las cornadas pequeñas?

Los que han hecho posible, con infinito trabajo y paciencia, levantar un olivo con el puño.

¿ No serán capaces de reducir a todos lo que siembran el camino de injusticias, haciéndolos enanos?

Meterlos en maceteros y depositarlos en nidos en los alto del campanario donde crían los cuervos, para que alimenten con sus cuerpos de gusanos sus polluelos.

Os llamo a todos vosotros, los del club del bonsai de vall d´uixo, a poneros delante de los jornaleros y defender el trabajo del campo.

Angelillo Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }