Posts Tagged ‘exclusión social’

 

CIMG9183CIMG9184

Los ladridos de colmillo lácteo me alertaron ésta tarde de algún peligro. al asomarme por la ventana al corral de donde procedían, veía a Senegal de Vall d´Uixo, Dominador y Subordinador, saltando excitados hasta lo alto de la valla pintada de cal, y levantada por mi una  hilada de ladrillos más, además de reforzada con alambre de gallinero. Daban  alegres bocados al aire donde flotaba una serpiente medio enroscada a si misma y con la cola atada a una grieta  de los ladrillos.

animalitos míos,  la serpiente no es un juguete-he gritado desde la ventana para apaciguar aquella algarabía, contrapunto de la jovialidad que se representa en la naturaleza, al drama de la exclusión en  una triste mañana con humanos, donde me ha dado vueltas la cabeza, como a esa desgraciada serpiente, en los servicios sociales donde suelo envenenarme lentamente.

para curarse de la exclusión esta usted aquí, rey mío moro – me ha dicho mi sultana de negros cabellos, clavel reventón rojo en el pelo, trabajadora social para darwins remendables, al verme mordaz y necesitado. Extravagante combinación poco usual entre desgraciados.

La orientadora social , que ha sido mi siguiente parada, le he ofrecido mi ayuda porque al mes que viene la despiden, ya que se acaba el programa piloto qye ha durado seis meses, contrate usted un pobre. Aunque estaba muy motivada y llena de optismismo cuando me ha dicho que no había nada para nadie, ni idea que hacer con los excluidos, pero que había que ser optimista.

En los pasillos del centro de las lagrimeras, había junto las paredes un montón de banquillos llenos de nadadores ahogados bajo los helechos.

En cada banquillo había pintado un cartel:

Igualdad, oportunidad, dignidad, trabajo, inclusión,  amor, fraternidad.

¿ La encuentran aquí? le he preguntado a un patriarca gitano sentado sobre paz.

le he debido sacar de alguna meditación, por su respuesta:

que me ha preguntado ¿ el qué? espero a heredia mi primo.

Nada- he respondido saliendo a la calle y mezclarme entre más tristes humanos.

Saliendo de mis pensamientos.

perdonar mis recuerdos, estoy con vosotros animalitos míos.

Me siento como un diosecillo en este corral y como tal, vivo en el corazón de todas las criaturas que me contemplan.

evaluando la situación.

Esta serpiente me parece medio idiota con el cuerpo atado a un hueco del ladrillo.

la serpiente me mira.

he pensado que ha adivinado que tenia media batalla ganada.

Mirad, se ha subido como una emperatriz a lo alto del ladrillo como si no fuera consigo la cosa.

he ido a por el martillo y el escarpe como un vulgar obrero. Los perros vigilantes, le ladran. vuelvo y apuntando con fineza cerca de su cola he empezado a pegar. Pronto se ha sentido liberada de la represión a la que se veía mortalmente condenada. Ha descendido majestuosamente de arriba abajo, con la cabeza en alto y ha desaparecido llena de orgullo tras el muro, mientras mis canes miran la escena con quejas.

Dominador ha protestado, y senegal ha lanzado un gemido que he silenciado con mi discurso.

Animalitos míos, no se si ha encontrado lo que buscaba o lo que quería nuestra invitada.
pero nosotros, seres virtuosos de la exclusión, que odiamos la palabra represión, castigo, condena.

( he lanzado una mirada llena de rabia por tener que vivir con una valla y una puerta, y he proseguido)

hemos actuado con generosidad y la hemos liberado. Habría humanos, curas y mujeres sobre todo, que hubieran dicho, la serpiente es un animal peligroso, otros, menos virtuosos que nosotros, progresistas, educadores, maestros, hubieran dicho, ademas de ser un animal torpe la serpiente por haberse metido donde no tocaba. El resultado, el juicio de estas personas es que   la habrían matado. Pero a nosotros, si de verdad amamos a alguna forma de vida y le prestamos ayuda, es a  los seres torpes y peligrosos. Suyo es este reino llamado mundo, y no hay animal, a parte de esta estúpida serpiente que hemos liberado, otro animal  más torpe y peligroso que el hombre que construye muros.

dicho esto, hemos salido de paseo a través del muro.

ahora es más grande la casa y entrarán más amigos.

angelillo de uixó.

 

 

CIMG9127

 

 

 

 

Escena de exclusión con aires de cementerio. Personajes excluidos socialmente viviendo como muertos. Flota ausencia de familiares, de amistad, de ternura, de amor. Los sentimientos perturbados. Se han aflojado del corazón cayendo en otras vísceras donde forman un arco de fricción que viene muy bien a las élites gobernantes. Solo queda el consuelo del dolor como compañero. EL futuro, sombra oscura acechando ante la claridad del pozo sin salida lleno de amargura de ayer. Nuestros personajes dramáticos, acaban de salir como los divorciados de los juzgados de Nules , después de denunciarse mutuamente. La disputa y su mutua repelus tienen su origen en su miseria tutelada por los servicios sociales de vall d´uixó. Corredor de la muerte que los ilegalizó como seres humanos. Ahora , sin fortuna sobreviven perdidos, el uno vecino del otro, en San Antonio Vall d´uixó . Rodeados de asco hormigas y moscas. Si alguien se los encuentra, que tire de la cadena.

Sonido de una cisterna. Fondo de agua que corre como una tormenta. Inicio del monologo de un excluido dando vueltas como robinson crusoe por el comedor de su hogar con un bastón. Cual lazarillos, sobordinador y dominador, fieles canes que parecen de peluche sobre un colchón, observan por la raja de los parpados donde asoman bestiarios ojos del color de la miel. Entre bicicletas apoyadas a las paredes, y una carretilla que tiñe de verde el hogar. Sobre su pancha , gomas de goteo con un bidón. Elemento de trabajo ,dignificación la pobreza Esta se respira claustrofobicamente hasta el punto de doblegar la voluntad del más osado . El ambiente tiene de escenario su contrapunto en el exterior. LLamada de atención por la mirilla plateada de un catalejo que parpadea por el sol como si fuera la mirilla de un francotirador. Asomado a la ventana, en el otro extremo del comedor, sabe de quien se trata, del duelista con el que tiene pleitos sin que sepa como evitarlos. Sobre la mesa, ve extendidas las hojas.  tres denuncias ante guardia civil, 12 instancia al ayuntamiento,r reuniones con concejales…

Las recoge recordando el último atestado,

Mi teniente, vengo a presentar denuncia nuevamente, y esta es la tercera vez que vengo  por los mismos hechos y misma persona. Sin novedad podíamos titularla. Empiezo. Escriba.

paseando en este secano de vall d´uixo, paisaje árido y africano, como un conjuro de las malas hierbas, zas,  ha salido la chicharra de siempre a recordar que soy un miserable parásito que debe morir.

he gritado pensando que era el fin. Lo que más temor me causaba era hacer daño a mi agresor,

con gesto de curiosidad, cambio de tono en la voz,

pues si le hago algo ¿qué me pasa mi teniente?

Teniente de la guardia civil con saludo amistoso en la mejilla:

Ay angelito, si no nos enteramos, no pasa nada, pero si nos enteramos por casual… debemos actuar.

Ay mi teniente, que vida. que vida. ¿ me toca soportar castigo de un igual opresor?

Vamos, vamos Angelito. que si actuamos con una sola denuncia se nos acusa de maltratar anarquistas. Humildad, humildad ante la humillación.

¿ Puedo retirarme mi teniente?

Con Dios angelito , y a cuidarse de las malas compañías izquierdistas.

Pero si la guardia civil no estaba libre de pecado democrático, no menor era el delito de la concejalia , alcaldía y las asistentas. Minadores de la resistencia bajo lema de provocación:

todo el mundo es bueno.

! Qué miradas más alejadas de la realidad ante mis declaraciones!

En ellas y ellos se veía marte  y la fría luna ante las mías lágrimas.

Perdido me veo- le dije en la última ocasión que me tire a besar los pies de Antonio Matón, concejal de servicios sociales.

Vamos, vamos angelillo,

así me recogió abatido del suelo,

que ya será menos. no esperpetizemos el teatro regional de los servicios sociales.

el acoso vecinal es asignatura pendiente para otra legislatura. esperemos que vuelvan a ganar las izquierdas para perpetuar el cambio.

Si mi señor, esperemos la perpetuación regeneradora.

recogiendo mi paciencia me fui a esperar lo que paso. Otro saludo del vecino.

Todos los días carnaval.

Instancia tras el monologo obra trágica para el área de cultura, igualdad y servicios sociales.

 

miércoles de cenizas, como salidos de latas de conservas en escabeche a reclamar en los juzgados por la carne dañada en algún sarao premeditado. Tiemblan como gotas de aceite. Todos iguales en la sordina de jueces. Santos y bellacos. Esperpénticos mártires con puñales en el pecho sentados en banquillos, representan una función dramática personajes salidos de  una divina comedia hispánica. Bestialimos por doquier. Si se representara en Inglaterra, tendría a Shakespeare con sus personajes imputados, melancólicos, dudando entre ser culpables o inocentes. Pero siendo ruido de nueces cayendo en el ruedo de los juzgados ibéricos donde se torea de forma suicida hasta la estupidez más miserable. Sin duda gentes  idiotas a reventar, pero felices de que se les reconozca en el gesto dogmático, sin advertir que no viene a cuento su disputa , más que en la propia tontería de los protagonistas que esconden el verdadero problema nacional:

La mala conciencia que necesita de liturgias y rituales para representar  la realidad tal y como se piensa, fatal. Se vive aquí como se construye el pensamiento, de forma obsesiva  compulsiva con la muerte y el dolor. Solo se vive para la sola idea en hacer mal, en cometer crímenes, en ser los más bestias de áfrica en plena europa.

así nuestro pueblo esta atado y bien atado en una cuneta.

 

Atentamente Angelillo de Uixó, fiel servidor, vecino de la vall d´uixo. dejo está instancia esperando su ayuda.

Paz y bien.

La instancia se  cierra con la fecha y la firma.

Angelillo de Uixó, en  estado de SOS.

 

Choose a License<style type=”text/css”> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }< /style>

 

 

 

 

 

Escena  en un cuarto de baño sin luz al alba. El espejo oscuro sombrea la imagen de perfil de la exclusión. Una gráfica hacia abajo empaña el cristal hacia el desagüe rojo.

EL día se abre y se cierra a la vez. Las tareas pendientes quedan aplazadas de inmediato cuando suena un latigazo en la cabeza precedido de un pitido de bip de marcapasos que lo vencen. La imagen que se va cayendo descolgada de los parpados ante sus ojos frente al espejo roto que contemplan como se desvanece por una grieta de cristal.

¿ dónde estás realidad que quiero verte?

dentro de mi cabeza las cosas están cambiando sin que yo pueda hacer nada.

Yo ya no soy yo después de ser otro.

Salgo amargo del espejo a buscarme y no me encuentro.

Mis ojos están empañados de escarcha al contemplar lo que veo.

Soy quietud y salvaje selva interna.

Cerca del sentimiento hay una cascada llena de voces confusas que me llegan.

Todo tiembla y se derrumba mientras el agua se va por el desagüe que pasa cerca de una higuera que florece junto la puerta de mi casa.

Angelillo de Uixó.

 

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

CIMG9096

I

Las campanas sonaron llenas de altas esperanza tras las ventanas.

¿ Quién las escuchara en una encrucijada?

Vibraron las oportunidades con su ondulada canción.

Al abrir la puerta,

cientos de personas enlutadas en su corazón,

decían si quiero.

Firmaron todos juntos desaparecer a la primera oportunidad,

que vibrara con su con su ondulada canción.

Alegremos nuestros corazones bajo mantos negros.

¿ de verdad estamos seguros de decir si quiero cuando suenen las campanas?

 

 

II.

En la feria de la recuperación económica, todos los días carnaval radiofónico de detenciones por corrupción, testimonios de desheredados por la fortuna contando sus vivencias en el arroyo, y buenos datos de la marcha de la economía. EL guiso mental cae sobre las empanadas de los excluidos. Se cuela por el telefono, casi mago, la esperanza del estado. Raro es la mañana que algún desocupado no sufra la impertinencia de los funcionarios repartiendo la fortuna de las citas.

Cita de asistenta, cita de orientadora, cita de entrevista con el concejal de empleo, cita citadora, citados todos a la hora.

y a esa hora de revuelto de pobreza que se despachan con consejos. Vista usted limpio, curriculum impecable,  los papeles arreglados, puntualidad , alegría como si fueran ustedes a una boda. Que le vean entusiasta dando vítores y repartiendo arroz.

Rápido, rápido, los papeles que llega la novia, un contrato para seis meses en el ayuntamiento de vall d´uixó.

Corteje cortesmente a la enamorada.

Primero inclinación, luego beso puro en el culo , y las palabras de agradecimiento que espera la enamorada:

Si quiero.

Angelillo de Uixó.

Choose a License<style type=”text/css“> .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr“] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl“] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

índice

Aquí llega el 1 de Mayo,

aquí llega el 1 de Mayo,

y tu propia  voz te dice:

Estás condenado.

con está música en mi mente desperté más herido que cuando me lance a descansar. Una sensación de represión corporal y claustrofobia en el alma albergaba los primeros momentos del día, donde rechazaba la vida exterior. EL techo sobre mi cabeza cada vez más agrietado parecía una tumba que se abriera al cielo. Allí estaba, rodeado de terrazas en una gran explanada blanca frente a las murallas de la gran ciudad. Parecía un paraíso terrenal, cada mesa con su sombrilla y las mesas llenas de comida ligera y bebida. Yo me contaba entre mis amigos hablando de cosas cotidianas.

Todos conocían de mi problema:

que yo no podía como ellos pasar la gran puerta de la ciudad amurallada.

Mi enamorada amiga, mi ideal de mi, ella de rubios cabellos y nombre de la más pura, estaba radiante tomando martinis. sin embargo, pase a esa escena de paz, yo me sentía entre ellos dolorido en mis pasiones. Herido por dentro, donde la herida escocia y me empujaba como un animal agraviado en dirección contraria al cazador. Yo  atacaba a mi escozor, la represión estaba cangrenada en mi cuerpo. En un esfuerzo para que no se notara mi corazón entre mis amigos, me levanté para pasar a la ciudad amurallada donde cientos de personas pasaban por gran puerta rodeada de dos torres con almenas donde pendían los pendones al viento con los colores e insignias de mi  ciudad.

Una enana calva y con sotana, guardián de la gran puerta de la ciudad al verme me grito.

Tu no puedes pasar.

Las grandes puertas se cerraron con gran estruendo y tocaron las trompetas, asomaron los arqueros dispuestas a asaetarme si insitía en atravesarla.

Yo rodeaba el muro, tocando con las manos la muralla. Caminaba y caminaba, hasta que de repente ,vi mi casa. Asustado entré, y al entrar en el sillón estaba mi amigo Pedro, sonriendo junto a mis perros.

Te compro la casa para que te vayas de aquí- me dijo.

No puedo Pedro, no puedo irme- le contesté con lágrimas.

Venga que te invito a tomar algo-

así me sacó a la calle y caminamos hasta un bar.

De repente, vi que estaba en la gran ciudad. ÉL se fue ,y yo ya  solo empecé a caminar maravillado al ver los capiteles y las esculturas románicos y góticos. Todo eran palacios, museos, universidades ricamente decorados. El tesoro para la humanidad de esa ciudad era incalculable, y sus habitantes eran gente riquísima si vivían en un lugar así. Una sombra sentía que me perseguía. Una sensación de quebrantar la ley, el orden jerárquico restablecido, al estar yo entre esa gente de un estamento notablemente superior. Yo los miraba con admiración y con temor. Poco a poco fue creciendo en mí alma palabras contra mi. Vete, vete de aquí intruso, no debes estar entre estas personas civilizadas y superiores. recuerda quien eres, donde vives y que no has terminado nada. vete, vete desgraciado miserable, no puedes estar más entre ellos.

Basta mi amo, alma mía no me atormentes más y guía- me decía.

Así fui a barrios cada vez más tortuosos llenos de gente de aspecto de anarquistas, incendiarios, ninfomanas casadas, perroflautas, terroristas panfletarios, delincuentes, alcohólicos. Ellos me reconocían y me aclamaban:

príncipe, príncipe Angelillo, ya estás en casa.

Loor a ti, hossana en el cielo.

EL 1 de mayo debes guiarnos.

si saber si fue un sueño o estaba despierto ,  escuché:

Aquí llega el 1 de Mayo,

aquí llega el 1 de Mayo,

y tu propia  voz te dice:

Estás condenado.

Angelillo de Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

Romance del barranco naciente.

Poema dedicado a todos los que sufren soledad y exclusión social.
Aquí quedó,
cuando le vi llegar,
arrastrando un barranco de cansancio y pesar.
Extraña semilla
para tanto progreso que hay.
Traía consigo,
Soledad Excluido
penas y agotamiento.
Controladas por el tratamiento de su médico,
y los servicios sociales del ayuntamiento.
Movió con sus manos aquí,
arenas y gravas
para hacer del barranco,
una huerta con aroma a penitencia.
Picaba la tierra con cañas,
dejando un paisaje de ocaso.
Juntaba las cruces
con juncos y espartos.
Que si hubiera atado así a Cristo,
hubiera saltado de la Cruz al barranco.
Lavaba soledad excluido,
la falta de empleo,
con el sudor de sus manos.
Y el barranco se mostraba ante él,
seco y sombrío,
formando una ceja arqueada,
en el atormentado semblante
de Soledad excluido.
La vida era un tornillo,
golpeado en la fragua de la ley mordaza,
para quien le cantara,
lo que le pasaba,
a Soledad Excluido.
Pero un día tuvo su día de suerte.
Cuando el agua entro por el barranco a su huerto.
Y tuvo su día de pena,
cuando el agua entro por el techo.
Pero que importa Soledad excluido.
Todos somos caminos
que han de dar al mar.
Así termino Soledad Excluido,
arrastrando un barranco
de soledad y pesar.
Angelillo de Uixó.

 

El abismo es el silencio,

el silencio es el abismo,

viajo en la censura por el tiempo.

Esta es la mortaja en la que me han lanzado.

Y este es el mayor de mis riesgos.

Puedo estar así millones de años después de muerto.

Ahora hay una negra esterilidad que debo atravesar.

Quizás algún día vea la luz.

Ahora solo hay oscuridad a mi alrededor

Y ningún sonido se puede escuchar.

Si me atrevo a salir al exterior,

me desintegraré en el espacio.

Hay que aguantar inútilmente,

flotando ingrávido en este nuevo abismo,

que me rodea por arriba y por abajo,

y por todos los lados.

Es posible que encuentre un vórtice,

que me lleve a algún desenlace.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.