Archive for the ‘maltrato animal, pijos defensores de los animales’ Category

Acabo de darme cuenta que si mis fotos, escritos, vídeos, ahora son propiedad de los jueces y policías que los investigan, entonces soy un delincuente, aunque sea por hacer fotos, escribir, hacer vídeos.

DSC01221descargadescarga (1)

  1. cinco y media, 26 de diciembre del año 2018.

El hombre de la gabardina camina por las calles de Vall d´Uixó frustrado de no haber podido ir a Castellón.  La humedad es tan fuerte que le cala bajo la piel de la gabardina. Avsa desprecia su tiempo, el valioso tiempo de sus clientes. ¿ qué hacer ahora? EL hombre de la gabardina siente la sacudida producida por el  estrés. Debe ir a regar sus huertos y arreglar las barracas de guisantes, aunque  está cercano el anochecer, es mejor dejarlo para mañana,  opina  que poco podrá hacer ante la ingente faena que hay que hacer allí. Un pensamiento que le llena de rabia y a la vez lo desmoraliza. todo por un puñado de acelgas y de guisantes.  Quien se lo iba a decir, igual que su abuelo en la post guerra. En Vall d´Uixó los primeros años del siglo XXI existe el hambre y represión social, vecinal, económica. En el año 2018 unos guisantes y unas acelgas son fundamentales para mantener la dignidad y amor propio, cuando el resto de gente se une para odiarse y acosar al que no tiene nada o alza la voz contra la opresión. Ha llegado a tal punto la situación que las citas en los cuarteles de la guardia civil para denunciar a un vecino, una agresión , una pela, son de unas tres horas. El hombre de la gabardina  también debe estudiar la asignatura de la que se ha matriculado de psicología, a cuyas tutorías no puede acudir por ser a las ocho de la tarde los martes en Villa Real, hora en que el último autobús de avsa sale de Castellón. Solo ha ojeado el libro y está a punto de ser la primera convocatoria de exámenes. Otra sacudida del estrés. Debe ir también a por leña. EL termómetro de dentro de casa no supera sin fuego  por las noches los 14 grados, y en el trineo donde carga la leña, pese a los grandes logros con sus perros de cada  viaje solo hay leña para tres días, y ya hace dos que no ha salido. LA situación es desmoralizadora, quizás con el taller de empleo se la abra una puerta. Aunque cree que el clima social va a ir a peor. Sigue pensando en esa tarde. Ahora el tiempo se le ha ido, como el autobús.

Cosa extraña en el hombre de la gabardina.  se para junto el bar que hay frente  la residencia del hogar del sagrado corazón de Jesús. Sin saber muy bien el motivo, siente ganas de entrar.  Ahora comprende a la gente que lo hace. Han perdido su tiempo, ya no vale nada, pueden perderlo en paz. Su autobús hace mucho que se fue, y se quedaron allí, en el bar, atados como el burro a las puertas del baile de la famosa canción de Manolo García. Quizás lo maten como a Lorca los de VOX por lo del burro y ser Catalán.

EL hombre de la gabardina entra. La puerta clásica de madera se abre.  Tras subir tres peldaños se ve una amplio salón con varias mesas limpias y butacones para sentarse.   las caras de la gente son como las del  burro a la puerta del baile, atados a las mesas y sentados. Es la gente de siempre, la de todos los tiempos, la del abatimiento, la tristeza, el desamor y el odio de saberse perdidos.

Un hombre que toma cerveza le dice otro.

Oye Francisco ¿ cuánto llevas  en el paro?

Francisco tomando un sorbo de cerveza le responde con un pequeño hipo.

Con este año que termina empiezo el noveno . ¿ Y tú?

El otro le responde.

Te gano.

Ambos callan , miran la tele donde una chica preciosa anuncia un yogur para mantener la línea, y luego noticias sobre Cataluña y VOX.

EL hombre de la gabardina escucha una conversación iniciada por dos caballeros mientras pide un café.

La culpa del paro es de los sindicatos.

SU compadre, un hombre de unos cuarenta años lo confirma.

Yo soy afiliado de comisiones obreras desde hace 20 años. Y nos han vendido en stilsaf los sindicatos. La fábrica la han cerrado y yo estoy de nuevo en el paro. Los sindicatos y los partidos de izquierda son un retroceso.

Claro hombre- le comenta sonriendo el otro, que hace un gesto con la mano eufórico- pero ahora la derecha los va a quitar , o por lo menos meter en cintura. Nada de subvenciones, l las ayudas para el empresario , y verás como se crea empleo y de calidad.

Eso,  y expulsando a los inmigrantes, que han hecho tanto daño como los sindicatos a este país- añade Francisco nostálgico de tiempos donde la iba mejor.

A los que sobren del país, que son los que no trabajan, ni quieren trabajar, y viven  de la paga de los servicios sociales, se los devolvemos al rey Hassan en patera para que los ponga a hacer carreteras en el Sahara.-  su compadre  se emociona exclamando en voz alta para que le oigan- en España si no fuera por los sindicatos, las feministas, y los inmigrantes, sería el país donde mejor se viviría. Habría faena para todos, y para cada español una mujer. EN la vida no se puede pedir más que trabajo, mujer y patria.

Así se habla Fermín- le dice su amigo Francisco mirando a todo el mundo por si alguien salta. Nadie dice nada.

 

 

Una voz femenina se escucha a la espalda del hombre de la gabardina que está deprimido como el resto.

Un te de cerezas.

Al hombre de la gabardina le suena esa voz. Se gira y ve a la mujer de espalda saliendo a la terraza. Va hacia ella.

María..María. .. le dice

La chica de detiene sobrecogida. Volviéndose lentamente.

Pero…Ángel, que casualidad.

Si- le dice Ángel ,el hombre de la gabardina- ¿ qué haces por aquí?

Tengo a mi abuelo en la residencia y hemos venido a verlo.

¿ En ese antro lo habéis metido? Le pregunta el hombre de la gabardina extrañado.

No, no, la sagrada familia es una gran residencia. Entro sin poder andar y ya anda- le comenta ella. En la que estaba antes lo dejaron  cojo-

Ángel exclama extrañado

¿ de verdad no es moridero la Sagrada familia? Con ese nombre que tiene la residencia es para ahorcase. Casi una broma a la gente que los abandonan…

Te equivocas Ángel- le dice ella riendo antes de que siga y acabe diciendo algún disparate que puede herirle la sensibilidad, y le pregunta como está.

Bien- responde ángel tímido- He perdido el autobús y no sabía que hacer, por eso me he metido en el bar a pedir un café, no creas que soy como esta gente.

Ya lo sé Ángel- le dice María con ternura, sabiendo que le preocupa la mala imagen que  pueda darle estando en un bar.

Están en la puerta los dos. Ángel escucha que llaman a María desde la mesa, es su madre y sus abuelos.

Ahora voy Mama- le dice- me he encontrado un amigo de Castellón- Ellos se conocen de  Castellón, aunque él viva en Vall d´Uixó y ella en Onda.

¿ Y José sigue trabajando? Le pregunta él.

Está en la naranja, y luego  irá a la  poda. Ahora hace la campaña larga, cuando termina una cosa, sigue podando y luego quemando. EL año pasado estuvo hasta agosto.

Menos mal- le comenta Ángel.

Nos va bien Ángel- le dice María a la que no paran de llamar.

Feliz año si no nos vemos- se despide Ángel, ambos se abrazan. EL hombre de la gabardina paga y se va.

Por las calles la gente anda como fantasmas, borrados de la vida. Si se cruza con alguna mirada, nota  el brillo del odio. Aún quedan en los balcones colgando la última campaña franquista para salvar la cruz. Varios falangistas de centro moderado del PP y de ciudadanos  se cruzan con el hombre de la gabardina. Le sonríen de forma amenazante. Su sonrisa le refuerza la creencia  de que está en tierra hostil. Se repite una y otra vez  en la historia. Nada cambia. Llega a su casa, San Antonio. Por el camino sus vecinos de los últimos 18 años de vida pasan con sus coches sin saludarle. La gente de allí revienta de odio. Ángel el hombre de la gabardina, al entrar a  su casa tiembla de frío. Siente la humedad en la nariz que gotea. Enciende el fuego y recoge a los perros que están en el corral. Los sube. Enciende la radio. Cadena Ser retransmite un mensaje del presidente de España, Pedro Sánchez, anuncia para tranquilizar  que España Crece más que Francia ( no explica que Marruecos o Senegal  crecen más que España, Alemania , Francia y Estados Unidos, y no significa nada, Marruecos está comido por las moscas) advierte en su mensaje que no permitirá que la extrema derecha maltrate a las mujeres o les quite su libertad ( no dice nada de los inmigrantes, que también son víctimas)

Entre los anuncios llenos de optimismo y logros el hombre de la gabardina apaga la radio Vaya mierda de noticias, cada día son peor. Decide dar una breve vuelta con los perros. El trineo está apoyado en la  pared, pero no lo gasta, solo las correas, irán a pie hasta la ermita de San Antonio. Al volver pasan junto la casa de la chatarrera que se encuentra al borde del camino. Solo de pasar por allí se le ponen al hombre de la gabardina los pelos de punta. Personaje esperpéntico y fatuo, miserable no solo por pobre. Ejerce en un casetucho el chantaje al que se cruza con ella. Su oficio es dejarse  morder por perros, que le muelan a palos, el adiestramiento de perros falderos que lanza contra perros más fuertes… y luego a juicio. Con los beneficios va tirando.  Con el hombre de la gabardina, desde que sabe que está contratado por el Ayuntamiento ya ha tenido tres discusiones. En la anterior incluso  le prohibió  caminar libremente por ese camino. Su fama de loca entre la vecindad no está reñida con el cálculo frío de la provocación. Así mata dos pájaros de un tiro, da rienda suelta a su locura y se lleva un buen puñado de euros. Es como la que es puta por placer, y de paso algo que se saca de su afición. ¿ cuántas veces ha mandado a juicio a vecinos de San Antonio? A unos cuantos les ha sacado los cuartos y se han visto en manos de la justicia y fichados.

A la altura de su casa anda  desprevenido entre los muros de la casa de un vecino y la chatarrera el hombre de la gabardina, llevando sus tres perros. Escucha como la puerta principal de la chatarrera se abre y le dice a su perrito:

Venga snupy a torear.

Snupy, un perro faldero sale del chiquero de la chatarrera con sus  dos dientes  caninos por fuera y su forma  lanuda de felpudo que hasta los ojos le cubren. Lo hace lanzado y ladrando como un loco, de tantas locuras que habrá visto de su dueña, Va hacia los husky que lo detectan y observan como  snupy en plan agresivo llega a ellos, y no era tan loco el plan de ataque porque en verdad de eso dependía el rancho de casa.

El hombre de la gabardina tira de sus perros hacia él y desciende con los perros mirando a snupy que se lanza sobre uno, pero de un tirón a la cadena el husky retrocede, y el pingajo   de perro que hubiera muerto en la boca de un husky, se salva.

Van huyendo cuesta abajo, cuando snupy creyendo haber vencido se detiene y mea, mientras los huskys están furiosos por el insulto, como el hombre de la gabardina que espera a la dueña mientras los perros se miran. AL cabo de cinco minutos escucha como sale cojeando y ranqueando la chatarrera que llama a su perro:

snupy ven con mama.

EL hombre de la gabardina le dice al verla:

Luego te quejas de mis perros, pero el tuyo es el peligroso. Lo ves. Se ha tirado a mis perros. Ahora que dices.

La chatarrera, una mujer menuda, gorda, a la que le faltan varios dientes, con aspecto de monstruo flatulento empieza a hacer aspavientos con sus perrito frotándose entre sus piernas:

Mi perro, mi perro, los tuyos, los tuyos que son peligrosos, sin vergüenza que llamo a la guardia civil. Te voy a denunciar hijo de puta, hijo puta.

Se encienden luces de vecinos.

EL hombre de la gabardina  siente las miradas de odio de sus vecinos, y a la vez siente perdido sin saber que puede decir para salir de allí antes de que se complique , no se le ocurre otra cosa que decirle:

Estás loca.

La chatarrera con cara de perturbada, escupiendo saliva , nerviosa, con unos ojos fijos, de lunática dirigidas hacia él, sin pestañear , se enfrenta al hombre de la gabardina que se intimida ante una mirada que produce espanto por la locura que hay en ella que no para de chillar, ahora con snupy en sus brazos.

Tú si que estás loco, y tus perros, te voy a denunciar. Y cuando te vea por la calle te voy a chafar con el coche a ti y a tus perros

Ángel desciende a su casa y llama a al guardia civil que acude al cabo de cinco minutos. Sale a la calle a recibirlos.

Un agente educado, monotóno, hace el ritual habitual del saludo y la pregunta de rigor

Buenas tardes caballero. ¿Nos ha llamado usted?

SI agentes, les he llamado para denunciar  un delito de amenazas, y por haberme tirado un  perro una vecina para que los míos le muerdan. Es la chatarrera. Vive arriba. ¿ No sé si la conocen?

!Ah bueno! Comenta un guardia civil con gesto- hace usted bien en denunciar, algo sabemos de ella, pero nadie denuncia.

Una vez termina de declarar junto al coche el hombre de la gabardina se mete en casa. Mira le libro de psicología. Siente el frío. El año se acaba dicen en la radio que ha encendido. ¿ y qué? Se pregunta mientas se quita la gabardina y se mete bajo las mantas y entre los huskys.

Fin.

Dejamos está historia aquí, aparcada, pero no ha terminado, aunque de momento espero no tener que seguir publicando cosas de este tipo ya más, pero es un deseo. Esto va a seguir, lo sé. De momento está mediando la policía local, no sé si confiar o no, pero en fin , quiero dar una oportunidad, ya que por lo menos me atendieron esta vez de forma correcta. Servicios sociales están informados, aunque tampoco se si confiar, más bien no,   se quedara todo en que le den un paga, en vez de trabajar con esta mujer para que se inserte y deje de estar metida en un círculo vicioso de juicios, amenazas, pelas, escándalos y ser una amenaza social, al igual que el resto de miserables y desdichados. El progresismo y su inacción habitual para que se pudra todo, nos llevará de deducir que la  solución total y definitiva es muy sencilla y nos permitiría alcanzar un estado de humanidad superior.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Intro.

de la aventura del domingo,   os dejo  un romance de la batida en que me metí  paseando en bicicleta y con mis perros tirando de ella mientras disparaban a un jabalí, así  como unas impresionates fotos de la Vall ´d´Uixó más recondita, lugares realmente hermosos para descubrir, aunque hay que ir con precauciones cuando viajamos por la salvaje Vall d ´Uixó. fotos en extensión en nuestro blog de conservación del patrimonio:

2018/12/romance-de-la-batida-del-jabali-de.html

 

 

¡Corriendo rápido y sin descanso!

Los perros  como caballos.

Cabalgan por los caminos

que desembocan en sendas y veredas

que terminan en  barrancos.

Como en un sueño de libertad va el ciclista

Tirado por sus canes,

tan fuertes como los motores de las harleys

Van atravesando los montes de bronce,

un diciembre de verano.

¡Corriendo rápido y sin descanso!

Los perros  como caballos.

Trotando, trotando,  y trotando,

Como las harley van los husky´s

soñando  por los duros montes,

El ciclista y su tiro buscan  la  libertad,

En  los desiertos de las palmas.

*

Aullidos lejanos embisten las lunas,

El monte es una fragua,

que golpea los collares de los perros.

En el fondo de un barranco,

descansa un gemido que se hace pozo.

Desde las altas rocas,

una fila de escopetas bostezan.

Unos hombres escupen pólvora.

Mientras herido un jabalí y doce perros,

Se refriegan los colmillos.

Con acento de circo católico y romano,

Un cazador apuesta que el marrano irá al infierno

Y el otro le asegura que le acompañaran  cuatro perros.

*

El 9 de diciembre en Vall d´uixó se dio la batida del jabalí.

Nadie sabe los perros que se perdieron ese día y siguen en el monte.

Algunos perdidos, otros heridos, también los hay muertos.

Varios ecologistas de Vall d´Uixó encontraron collares de perros ensangrentados entre las ramas del Cerro Grande y el barranco de Garrut al día siguiente.

Se utilizaron más de 16 rifles  de alta precisión con munición letal en esa batida

Fueron empleadas  más de 200 balas contra los únicos jabalís que se cazaron, una hembra joven con sus crías y un jabalí ciego y viejo que la seguía.

Algunas balas pueden verse hoy entre los troncos de los árboles o en las rocas del cerro grande.

La semana que viene pretende hacer una batida en los paelleros de las grutas de San José en Vall d´ Uixó.

Asegura la hermandad de cazadores de Vall d´uixó:

“ los paelleros están llenos de cerdos, los vamos a limpiar hasta que no quede ni uno”

Angelillo de Uixó. Paz y bien.

 
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

Sé que no me creerá nadie que esté vigilando con la escopeta en el monte.

Y menos  el que se lamente por los caminos de regreso a su casa el domingo protestando por no haber terminado su paseo  bajo la amenazas de los cazadores.  No darán crédito sin envidia al conocer este valeroso hecho, en el cual , “ Yo” Angelillo de Uixó, conocido desde hoy como Angelillo matajabalí, haya cazado un jabalí en Vall d ´Uixó . Me cortaré la mano si es mentira lo que cuento. Lo juro por los Aqueos.

Estaba paseando con la bicicleta, y con los perros tirando de ella en dirección a  los Maquiales y els aigüa molls. Garrut acaba de quedar atrás, y de fondo, a mi espalda , se veía como si fuera una paloma blanca en una plaza, Vall d´Uixó.  Mi bicicleta trotaba entre las azuladas pinadas que miran el mar.  Subíamos y bajábamos por los caminos como los barcos sobre la solas de la mar  a gran velocidad. Todo se movía a nuestro alrededor. De los angostos barrancos salían a vernos las tórtolas ocultas entre las madreselvas en flor  , las ardillas agitaban sus colas  en lo alto de las ramas saltando de árbol en árbol  para seguirnos como los delfines a los marineros; cuando de lo oculto de una cueva….

! ha salido un jabalí para desafiarnos!

 

Sus pasos retumbaban como una escopeta  sobre nuestras cabezas. Bajaba  solitario de la montaña rompiendo ramas, arbustos, dispuesto a no huir del hombre. Harto del acoso que sufre su comunidad. Su odio por el hombre, comprensible, ¡era tal!, que  incluso le he visto hacer saltar por el aire una enorme roca que detenía su paso para llegar donde estábamos. La roca ha ido directa contra nosotros. Pero gracias a un acelerón que he ordenado a los perros, la hemos evitado estrellándose contra una pinada que ha caído entera, como cuando la bola de bolera derriba todos los bolos haciendo pleno.

Así se ha plantado en medio del camino gruñendo ante mi y ante mis canes, a los que he  detenido mientras ladraban al jabalí con ganas de atacar. He intentado apaciguarlos con estas palabras:

 

“Tranquilos colmillo lácteos míos , no tengáis prisa en matarlo. Hoy no hemos salido a cazar, le daré una oportunidad para que se vaya”

 

Me he apeado de la bicicleta y he avanzado solo hacia el jabalí, me miraba rascando la tierra con la pata y mostrando sus colmillos con orgullo.

He de confesar que no he visto jamás ejemplar tan grande en toda Castellón. Cada colmillo mediría como el antebrazo de un hombre fornido.

Viendo que no se iba, no me ha quedado más remedio que regresar con mis perros, montar en la bicicleta;  y apretarme el casco y los cordones de las botas.

El noble, a la vez que monstruosos jabalí, estaba junto el cartel que habían puesto los cazadores donde se podía leer:

“Batida de la comunidad de jabalíes de Vall d´uixó- Antes de las cinco de la tarde no quedará  ni uno vivo. Ja”

Los cazadores que estaban entre esas rocas haciendo guardia para matar, alarmados por el alborozo de los ladridos y gruñidos del jabalí y los perros , han acudido excitados empujados por el instinto de matar, o ver una pelea a muerte.

Las rocas  han vibrado al escuchar  mi voz gritando:

“ Adelante colmillos lácteos. Por Dios y por España”

Viajando por el cielo teñido de verde  ha llegado   mi voz al pueblo,  deteniendo las campanas de las iglesias. Las ancianas me han contado poco después que se santiguaban por mi en los portales. Los cazadores  se llamaban unos a otros , saliendo de todas las cabañas del bosque. Poco a poco, y sin  esfuerzo, han encontrado  un lugar ideal para presenciar el desenlace. En una cumbre , la providencia , ha creado plaza redonda de piedras de rodeno  ideal para ver las cacerías.

Yo les he saludado al percatarme de su presencia, y me ha asombrado que ya había gitanos , niñas, autoridades y turistas   que me aplaudían. Incluso he escuchado a un viejo cazador emocionado hablar  en referencia a mí:

-que cojones tiene ese Valenciano, va a por el jabalí con la bicicleta y perros.

Una culebra ha vibrado cruzando entre el jabalí y yo.

Los colmillos de los perros han asomado escapando de su boca la feroz amenaza de matarlo.

El jabalí dando los primeros pasos entre aplausos y vítores ha  arrancado contra nosotros , el pedal ha girado la cadena y las ruedas,  las cuerdas de los arneses que enganchan a los perros se han tensado haciendo saltar por el aire la bicicleta cuando los perros arqueando el lomo han dado su siniestro salto de ataque. la luna pálida abierta como una navaja  ha surgido sobre nuestras cabeza mordiendo las voces de guitarra del público ávido de muerte. Hemos chocado con aquella mole que gruñía herida. El manillar en ristre ha caído sobre la nuca negra del increíble jabalí  junto seis colmillos a la vez que se hundían en su lomo. Las cadenas del arrastre han rodeado su cabeza que miraba a los cazadores con el hocico ensangrentado porque  yo tiraba de ellas con toda mi fuerza.  los perros entre tanto  le perforaban el cuello. Sangre caliente resbalaba de las bocas de los perros  a las hierbas. Los perros apoyados en el animal herido al que sujetaban, apretaban cada vez más sin sentir en su corazón el len guaje del martirio de la pobre bestia cuyas rodillas se doblaban,  viendo en el cielo  le abría una puerta entre el aleluya del publico.

Cayó al suelo.

La gente bajaba de la plaza a la arena para felicitarme:

Viva Angelillo el matador. EL hombre más valiente de toda Vall d´uixó. Por la gran faena que has hecho, tú serás nuestro alcalde desde hoy  para siempre, aunque seas  un forastero de Valencia. Oh hijo predilecto de Vall d´Uixó.

Vamos, vamos amigos cazadores y autoridades- les decía yo humilde  montado a hombros de un jorobado y cornudo , no ha sido nada, hago estas faenas a diario, incluso con leones y caimanes, me gustaría probar con tiburones y cachalotes. Llevadme al mar, presto.

Aunque lo cierto, es que hoy yo no sabía que estaba dentro de una batida del jabalí desde hacía varios kilómetros cuando paseaba con mis perros. La distancia era de poco más de una hora de mi casa, ósea debían ser solo de unos 10 o 12 kilómetros, pues esa es nuestra velocidad por monte. Me encontraba  cerca de unas casetas donde hacían la paella. Los niños jugaban. Acaba de coger la senda del aigüa molls, cuando ha escuchado varios tiros y unos cazadores han salido de los arbustos disparando monte arriba. . Al verme dirigiéndose a mi me han dado el alto:

Allí arriba está la batida del jabalí, si subes con tus perros te los matarán la jauría que allí hay, más de 100.

entonces ¿tengo que irme?

Así es, me ha dicho el cazador. Y ten cuidado al salir, estás en pleno centro de la batida, en su corazón, corres peligro durante unos tres kilómetros.

Y he tenido que irme de allí extremando la precaución. De regreso me he encontrado una gran cola de excursionistas a los que adelantaba como un Ferrari en la autopista a las SEAT. A ellos también habían echado los cazadores, e iban cabizbajos de regreso a sus casas con sus cestitas las chicas para coger flores y adornar las cunas de sus bebes.

Angelillo de Uixó.
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

/2018/08/patajal-leyenda-de-la-marjal-del-moro.html

 

Era deseado por todos aquel rincón del País Valenciana,  tan conocido , tan frecuentado desde los más remotos tiempos por las más antiguas civilizaciones. De ellas, allí habían dejado su impronta.

Restos  fenicios entre dunas y cañares orientadas hacia el Sol evocaban  sus arcanos cultos perdidos en el tiempo. las columnas romanas  y cartaginesas testimoniaban su paso por estas tierras. las lanzas con la media luna entre las acequias y las norias fueron testigos de los avances de los imparables ejércitos musulmanes  por Europa.

La naturaleza, había creado entre Sagunto y Puzol un vergel repleto de Tierras fértiles junto al litoral donde sembrar  incluso arroz. A esos humerales, acudían bandadas de aves en tal número que llegaban a cubrir el sol. En aquellas épocas, se podía   practicar  la caza de forma infinita , pues aquella prolifera cantidad vida que allí se concentraba era imposible de poder ser erradicada por las manos de aquellos hombres. Si en el cielo pasaba esto,  en el agua era igual. Al lanzarse  las redes se cogían tal cantidad de anguilas ,que sobrecogía al pescador sintiéndose turbado y con miedo de su esposa al regresar a casa. Esta le negaba el paso si no se deshacía de esos animaluchos. cangrejos, crustáceos con concha de las más diversas especies, peces del fango, peces de agua dulce, peces de mar…. . Este edén se acompañaba de buen clima,  de un paisaje deslumbrante de acequias alimentadas por lagos y pozos que por toda partes brotaban.

De tal modo era la existencia  privilegiada y abundante allí. Tanto que  eran famosas la marjal de los Moros, que es como se conocía a este lugar. Entre aquella fama sobresalía  uno de sus lagos. El más amplio, cuyas aguas poco profundas formaban un espejo plateado donde se reflejaba  la visión alegre y afrodisíaca  de centenares de flamencos rosa  que cautivaba al viajero y lo transportaba al trópico.

Cuando llegué en mi bicicleta dispuesto a conocer este lugar, al introducirme  en el parque natural, tropecé con el guarda forestal saliendo con un grupo de personas del nuevo chiringuito de madera construido por la Generalitat  Valenciana. Me dio el alto el guarda, y me empapeló con todo tipo de folletos sobre este lugar. En mi manos iba cayendo El águila real, el flamenco, el jilguero, el pato común, la garza, el samaruc, la jara, el junco, la caña, los canales, la anguila..  luego vinieron los folletos de historia del lugar : el descubrimiento de los fenicios de la marjal, los barcos romanos entrando por la gola, la vida de los pescadores del lago en el siglo XVI, los milagros del Conde de la Encina,  un visionario progresista de principios del siglo XX, empecinado en mejorar la vida de los campesinos llevó para del agua de la marjal a su finca del “Pedral.”  Luego vino información sobre  el ataque carlista a los tropas Isabelinas por la retaguardia de la marjal de los moros cuando merendaban. El ataque causó la muerte de tres bueyes que pastaban y que sirvieron de exitosa barricada. los bueyes por ésta acción heroica  fueron condecorados, y  más tarde repartidos entre la tropa con permiso del Cura.

Nunca vi una persona tan contenta con su puesto de trabajo como ese forestal. Al parecer había sido elegido a dedo  por la Generalit, a través de unas gestiones de los biznietos de aquel conde de la Encina, que eran los propietarios de este lugar y por el que recibían unas rentas altísimas de la Generalitat.. El forestal  llevaba a un grupo de funcionarios de medio ambiente de la generalita valenciana para que vieran las mejoras en la marjal del moro, como paneles indicativos, dibujos de las aves y los peces del lugar, realizados por los propios biznietos del Conde de la Encina, que dedicaban su tiempo al arte y la naturaleza, siendo condecorados por la Generalitat Valenciana por su activismo sin par. Tras darme esta importante información.,  me libero el forestal, ya que el paseo guiado era exclusivo para gente vip de la Generalitat. Al decirle que solo era un agricultor ecológico que deseaba conocer las variedades vegetales y el sistema biológico de ese parque cuando me preguntó quién era, me despidió de forma educada tras felicitarme por mi ingenioso transporte respetuosos con el medio ambiente. Yo miré los coches de los visitantes aparcados en el parking del chiringuito: mercedes, audis, bmw,, todo terrenos de marcas principales como land rover, Jeep…no habiendo ni uno que fuera Indio o Chino.

Pedaleando y empujando mi carrito donde llevaba agua, comida, una flauta, una libreta para hacer anotaciones, como la que hice unos metros más adelante ,tras la primera curva que vi:

“ me he encontrado con un forestal y técnicos de la Genelaritat valenciana,  he sido dotado de todo tipo de folletos explicativos del lugar que he cargado en el carro , y no solo, esto han elogiado mi medio de transporte llamando ingenioso y atrevido, el forestal ha insistió en hacerle fotos y pasarlas a los biznietos del conde para que opinaran. Tengo la impresión de que esta gente han sido colocados a dedo, y el parque natural  es otro chiringuito verde de la Generalitat Valencia y la aristocracia valenciana. En los primeros metros que recorro, no veo agua por ninguna parte. Hay una camino con graba igual que el que se ve en las carreteras secundarias de naranjos. Los cañares y juncos ofrecen un aspecto triste. La brisa del mar llega con aroma al alquitrán de algún parcheado que está realizando el Ayuntamiento de Sangunto. Sigo adelante. Angelillo de Uixó”

 

Al echar la libreta al carrito y montar en la bici me llegó fuerte y nítida la voz del forestal. Lo que me hizo pensar que estaban los chiflados esos muy cerca de mí.

Cojan los prismáticos  y miren al cielo, hay un pájaro negro volando dando vueltas a nuestro alrededor.

Me acerqué a unos matorrales y conseguí verlos- Estaban mirando al cielo, cada uno hacia un lugar indeterminado  vueltas sobre si mismos. El forestal se mareo  y tropezó con una hermosa funcionaria. Los dos cayeron al suelo y ella empezó a gritar:

Soy una pajarita, como me gusta ser una pajarita. Sigue, sigue, sigue.

Cerré los matorrales y seguí mi camino algo caliente con los funcionarios del chiringuito hasta dar un altar donde poder rezar. Se trataba de un mirador que podía servirme de santuario natural. Estaba ubicado en el corazón del parque. Subí los peldaños y al llegar a lo alto empezó mi penitencia.

 

contemplé los canales secos, el viento pasaba entre los juncos y los iba peinando como la funcionaria de la Generalit Valenciana que se levantaba del suelo. Un silencio triste me hacía prisionero de una nada que germinaba por doquier. A lo lejos por el camino podía ver al forestal como hacía de rana saltando el cuclillas para explicar como se comportaban estos animales.

En la tristeza del paisaje,  el mar rompía sobre bloques de hormigón de las construcciones de apartamentos  de primera línea. En los techos se observaba  la colada de la familia, y alguna persona saltando del balcón al agua.- la abundancia y fecundidad  de pueblos alrededor  era tan grande que formaba un anillo de ladrillo sobre la marjal.  Almenara tenía la forma de una rapaz  con sus torres, Sagunto con su castillo parecía una serpiente, los valles formaba la figura de un toro.

Cuando bajaba del mirador creyendo haber visto toda la fauna existente, percibí un sollozo extraño. Miré al suelo junto a mis pies había un pequeño  pájaro. Lloraba espuma de jabón  por los ojos y no se alejaba de mi lado. Se trataba de un patito que estaba completamente seco .

esto cantaba:

Mi vida ha sido violada por el hombre, soy el último pato que queda en este lugar, el resto se ha ido buscando el agua. Yo me he quedado a escuchar las mentiras de los poetas sobre esta tierra. Seguramente  mis hermanos morirán en el viaje al pasar entre las nubes toxicas de los campos, o acabaran abatidos llenos de sangre por los cazadores.- Mi relato de pato nadie lo cree. Antes , para un pato la vida  en este lugar era perfecta, cuando había feroces águilas,  que nos cazaban en la tierra como en el aire, así como los hombres que cultivaban el arroz. También serpientes que se comían los huevos, zorros…ahora han desaparecido nuestro enemigos, y han llegado los conservacionistas  llamados turistas.  La vida es horrorosa en esta calma sin líquenes ni mi y no hay evasión posible a la extinción.

Amigo pato- le dice. el hombre está haciendo su camino con los ojos de un ciego.

De este modo me despedí  de él , mientras escuchaba la risa de los visitantes cuando el forestal hacia cuác, cuác.

Angelillo de Uixó.

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

DSC00306

El siguiente poema son las últimas palabras dedicadas en el entierro de mi jardín a una chalana, ave cada vez más escasa en Vall d´Uixó. Fue recogida hace dos días en medio del camino de San Antonio cuando paseaba en un trineo tirado por mis perros. La primera noche y el primer día lo paso bien, comía con apetito y parecía que iba a salir adelante, sin embargo , el mercurio hoy,  día que me temo que  va a ser muy trágico para la fauna local , especialmente para las aves que crían, se ha disparado a más de treinta grados. Hay que sumar a este calor , un fenómeno extraño que está dando que hablar. Nadie escucha las chicharras cantar , ni ve abejas polinizando las flores…

I

Quisiera saber chalana bonita,pájaro cantor;

ahora que se ha hundido el cielo en torno a tus plumas que van a ser tierra,

¿ Por qué tu corazón paró de pronto?

Cuando tu diminuta boca acariciaba mis dedos llenos de alimentos.

Comías, bebías, respirabas.

Parecía que lo más difícil estaba hecho.

¿ qué secreto te ha llevado a la muerte?

Quisiera saber si ha sido el calor.

Como una mano invisible asesina mandada del cielo.

El mismo cielo al que invocabas en tu canto.

Oh pájaro cantor, chalana bonita, ave inocente.

Quisiera saber que la muerte no es el fin.

Angelillo de Uixó.

 

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Yo como hombre,  como,  duermo, y vivo entre perros  en la ciudad educadora de vall d´Uixó, a la que han ido a parar mis huesos.  Lugar sin parangón en la educación social –tanto- que cuando en la calle los perros se pelean, sus dueños llaman por teléfono a la policía y a la guardia civil para que los separe. Este servicio que presta la policía,  sustituye el tradicional bastonazo a los perros dados por sus propietarios. Se progresa en la España democrática en las costumbres dejando atrás las salvajes tradiciones ancestrales,  siendo  hoy la guardia civil y la policía local la encargada de aporrar a los perros y separar a los propietarios de los canes; que acuden tras el incidente a los juzgados para denunciarse mutuamente entre ellos , y a sus respectivos perros, acusando siempre como culpables al perro del otro. De este modo, acaban siendo examinados por unos ladridos y algún bocado por un juez, un médico y un forense, practicando diligencias y nuevos castigos con generosidad  para todos.

Este ambiente moderno liberal , pro derechos humanos y   animales, se me contagio pronto   al poco de llegar de la Valencia urbana a este maravilloso lugar. Siempre tuve en  mente la idea de que la gente de campo, pese a sus duras y lamentables condiciones de existencia , eran gente mucho más respetuosa con la naturaleza que las de las ciudades, y no me equivoqué. Por ese motivo, me vi en la obligación moral de tener que adoptar a una perra abandonada donde residía, en la montañeta de San Antonio, Vall  d´uixó, donde incluso a día de hoy sigo viviendo, por suerte o desgracia, lo uno nunca sabe si es mejor vivir o estar muerto, o si se puede vivir mejorar, pero por vagancia o  inadaptación personal un individuo se estanca. En mi caso aquí estoy con los perros incapaz de emigrara otro lugar , donde seguramente,  solo me puede ir mejor o morir con dignidad, pues la muerte que me aguarda aquí no será digna. Esto lo sé, sin embargo  sigo viviendo pagado  a la montañeta de San Antonio en una prematura muerte que amo más que la vida. Las vistas y el sonido que tengo dan con el popular y alegre barrio de texas, donde perros , gatos, loros,  ecologistas y hombres, viven sin importar su baja condición,  bajo sexo, o  baja raza, en armonía fraternal sin igual-  y si hubiera monos en las palmeras de los parques, también vivirían en paz y tolerancia los monos con el resto de seres  del lugar. Volviendo a  la historia de la perrita que adopté,  cuya vida está ligada a la mía. ocurrió así:

Una mañana de hace algo más de tres años, al abrir la puerta de mi casa, me encontré un ilusionante  día de existencia en la vida junto las primeras luces del sol, cuyos rayos matutinos llenos de calor y esperanza rozaron mis mejillas suavemente. A mis pies vi a la magnifica perra husky de mi vecina suplicando comida. El animal mendigaba como yo su ración de comida diaria desde que su ama , muy semejante en conducta y educación a una perra, se fue con un moro no se sabe muy bien donde. Por resumir brevemente que había pasado  desde que me instalé de Valencia Capital en Valld´Uixó para legar aun momento e tanta miseria en el momento en que encontré a esta perra. Llevaba yo ya 14 años en Vall d´Uixó. El trabajo que tenía en Valencia lo había perdido de forma voluntaria , ya que estaba demasiado lejos, y como había mucho trabajo hace 18 años en Castellón empecé a trabajar en empresas de azulejos hasta que dejo de haber mucho trabajo de repente. En una mañana esplendorosa como al describo, un día tras recibir los cálidos rayos del sol salí a trabajar y me mandaron a casa.  se termino el empleo para millones de personas. Así… de repente, un cálido día de sol lleno de brillo que hizo feliz a muchos turistas. Entonces, sin nada que hacer como esa perra abandonada, empecé a conocer a la gente de vall d´Uixó de verdad, y ellos empezaron a conocerme.En  los 8 años que llevaba con ellos, de verdad , habían pasado inadvertidos para mi esta comunidad de seres humanos, entre los que tenía amigos que pronto dejaron de serlo- ya que  los que empecé a criticar de forma directa la vida pública y social de su puto pueblo una vez me vi sin trabajo, dinero, y necesitado de ayuda por parte de las instituciones causantes de la quiebra económica. Ayuda que forma parte del contrato social para que esto no sea una jungla. Esta  nunca la recibí, al contrario. Mis críticas razonadas se volvieron insultos, detenciones , y me gane el odio de este  pueblo y las propias instituciones cuando los necesité- instituciones corruptas por cierto, como hoy sabemos por propia  la justicia, y los medios de comunicación a los que no quiero defender, ya que son también cómplices. Es cierto que alguna persona en estos años me ha dejado algún plato de comida en la puerta, me ha dado unos calcetines limpios, incluso me ha invitado a un café. pero en general en el plano diario, directo, individuo- su pueblo, no sé   quienes nosdetestamos más, ¿Vall d´Uixó a mí,  o yo a Vall d´Uixó? Yo pienso desde aquellos momentos, que la gente de aquí es diferente al resto de la humanidad , y que si este pueblo, y sus más treinta mil habitantes insolidarios, egoístas, avariciosos  y mezquinos, una esplendorosa mañana radiante de vida  y alegría como la que describo desaparecieran, el mundo sería un lugar mejor.  Pero volviendo a la historia principal. La perra que estaba frente a mi puerta esperándome la conocía. Se trataba de Rata, llamada así  no porque en tales circunstancias de abandono y miseria  se viera obligada a vivir como estos hermosos roedores, los cuales formaban parte de su menú, pues en Vall d´Uixó es el animal que más abunda incluso fuera de las instituciones  Se llamaba así porque su dueña le puso este nombre por su pelaje gris. Rata,husky cruzada, de tamaño medio. Pese al nombre, en aquella época aún era de gran  belleza, cuyos ajos azules llamaban poderosamente la atención . Al contemplarlos se remontaba uno  a siglos atrás , a las lejanas regiones boreales de las que venía su estirpe que había descendido siguiendo a los Vikingos en sus migraciones buscando el cálido sur, para mezclarse con la simpáticas  gentes del mediterráneo latino. Estos perros que acompañaban a los vikingos  irían cruzándose con perros menos peludos  y más pequeños de estos lugares, hasta crear la raza de Rata.Yo  tenía a Rata en gran estima por su dulzura natural, y los agradables saludos  que me brindaba al verme cuando nos encontrábamos. Besamanos, movimientos de rabo, sumisión, dar la patita trote a mi lado eran algunos. Me era más querida que su dueña, de la que nos sabíamos nada los vecinos  desde hacía meses. Hasta que me laencontré un día en los juzgados de Nules, donde fue conducida porque  había tenido un pequeño problema con la ley por cosas de una noche de  estupefacientes. Y yo, tenía un problema legal  relacionado con  la libertad de expresión. Mientras a ella se la llevaban al calabozo esposada , y  a mi al otro contiguo, desde el otro extremo de la pared de hormigón  como Priamo y Tisbe. Me preguntó por Rata, si sabía algo de ella. A lo que le contesté que la estuvo esperando en la puerta de su casa seis meses, y que los vecinos le dábamos de comer . al final  la había adoptado yo embarazada.  Ella se emocionó y me pregunto si  había parido ya.

Si , ha tenido 10 perritos que yo cuido.

Entonces la escuché que rompió a llorar emocionada por la feliz noticia. Y yo contagiado de felicidad en el calabozo  también lloré. Me comentó que casualmente también iba a ser madre pronto por eso lloraba.

que feliz  y sorprendente coincidencia. – le comenté riendo.

Entonces ella se puso contenta

Voy a tenerlo, voy a tenerlo, le llamaré Jason como su padre, este donde este, yo lo tendré y seremos felices. Trabajaré en algo.

Finalmente, se le arreglaron las cosas  a mi vecina. Escuché como la sacaban. Gracias a un buen abogado  había llegado a un acuerdo con el fiscal y el juez asegurando que su cliente estaba arrepentida,  declarando su abogado que si entró en ese mundo  fue empujada por el amor y por la miseria en la que vivían. la sacaron de allí a las pocas horas. Le pusieron  una multa  y  el cumplimiento   de unos trabajos para la comunidad en los servicios de drogodependencia. De este modo desapareció nuevamente de mi vida la dueña de Rata. Mi delito , como era mucho más grave que el trafico de drogas, la violación o el asesinato, al haberme aficionado a lanzar manifiestos en todas direcciones y contra todos la vez me retuvo en el calabozo más tiempo del normal hasta que me dio un juez del reino de España de formación clásica a elegir, como buen demócrata que era : cicuta o ingresar en prisión. Elegí cicuta, pero mi abogado apeló  y me dejaron vivo teniendo que fichar cada dos semanas antes del juicio. Al regresar a casa del calabozo, la perra y los cachorros  me esperaban hambrientos, llevaban 48 horas sin comer. Entre tanto la perra había sido  rebautizada y se llamaba Valquíria, pero como era muy largo el nombre acabé llamando valky. A los cachorros, y a la madre los que puse en adopción. A ella   conseguí  darla antes que a sus hijos. Fue a parar  a manos de un matrimonio de San Juan de Moro tras anunciarla  en internet.  Como es necesario en estos casos, es imprescindible averiguar la vida de las personas antes de dar a un animal querido. Así que  les hice un cuestionario intimo y personal  para decidir si entregársela o no. Ella,Janet de nombre, era divorciada, llegó de Barcelona  buscando el amor aCastellón. Tenía un hijo que trabajaba de portero en Tarragona que la odiaba , y su pareja actual, Celestino,  de San Juan de Moró del que estaba enamora, pese a ser 20 años mayor que ella, calvo y gordo, y sin ningún tipo de aficiones.  la conoció después de haber estado sesenta años solo, y no haber tenido nunca novia. Desesperado se anunció en internet como soltero, propietario de fincas y un pequeño capital conseguido a base de herniarse, y de ahorrar  comiendo las judías de su huerto durante años. Ahora  quería cambiar ese capital por amor . Ceslestino tenía un terrible miedo de morir solo, y remordimientos morales por no haber disfrutado de la vida. Recordaba sus años de juventud comiendo judías y patatas , como a su padre. Al que enterraron con la única camisa que poseía, y le recriminaron sus primos de ciudad que no le comprará una nueva para el sepelio. Él no quería morir así, aunque fuera tradición en San Juan de Moró. Él quería sacarle provecho unos años a la vida antes de morir.   Tenia vacas, ovejas, olivos, almendros,  así como varios perros. Pero Janet se encapricho de valquiria al verla por intenert . Me aseguro Janet  que le recordaba esta perra su vida y la de muchas mujeres,sobre todo por  la breve historia que escribí junto las fotos de Valquiria. Narraba al lector de mil anuncios y foro coches, como  Valquíria era una perra que vivía libre y feliz siguiendo las manadas de animales salvajes en las verdes y frescas montañas de vall d´Uixó  para cazarlas,  cruzando espumosos riachuelos y torrenciales barrancos de aguas cristalinas tras las tormentas y los deshielos, por los cuales los salmonetes suben en primavera desde el mar  para desovar en las aguas de Teruel. Así era su vida hasta que  conoció un apuesto pastor alemán tan grande como un toro que mataba y se comía un  jabalí él solo.Un día este imponente macho, después de una jornada de caza se encontró con Valquiría con la que  sació sus instintos sexuales  bajo un cerezo. Luego ,si te he visto no me acuerdo. El perro fue, y la dejo sola , madurando su embarazo teniendo que verse obligada  a irse de las montañas y merodear  por las casas del valle o al no poder cazar en tal estado. Rebuscaba entre los contenedores de basura, se cortaba la lengua, los labios, las patas, con las latas de atún y sardinas por lamer un poco de aceite que quedaba. Y siempre la amenaza de ser captura por la implacable y eficiente perrera de Vall d´Uixó, la institución mejor valorado en el pueblo junto la asociación del rifle unificada. En la perrera  sería gaseadade inmediato por un frío y servicial  funcionario. Sin embargo,  un vecino de Vall d´Uixó, que estaba también abandonado a su suerte como ella , la recogió conmovido  para dar ejemplo a sus vecinos sobre la virtud de la compasión. Los problemas de este bonachón , que prefería permanecer en el anuncio de adopción  en el anonimato, se multiplicaron por 10 cuando del vientre de Valquiria  salieron 10 cachorros que se comieron sus chaquetas, sus pantalones, sus zapatos , y  su  escaso dinero proveniente de los servicios sociales.  Pero eso no iba a ser nada  esto comparado con su relación con el pueblo. Mientras sus  vecinos de San Antonio,  gente de estirpe de  la España profunda, bárbara  y vengativa, andaluces, quinquis, yonkis y manchegos,   le denunciaron por tener tantos perros, aunque ellos curiosamente   tenían más. Sin embargo, la estirpe,  eran dueñas del relato que les daba la razón cara a la justicia  de que está persona no podía tener tantos perros por cuestiones económicas. Por supuesto, el bonachón anónimo de San Antonio, se puso en contacto ante lo que  se le venía encima con protectoras de animales.  Consiguió de una protectora  de Sagunto que le dieran un saco de pienso de 10 kilos. En otras protectoras le pidieron para llevárselos a sus instalaciones 100 euros por animal. allí los  tendrían seis meses cuidados a cuerpo de rey. Y si nadie los adoptaba en ese tiempo , tendría que pagar 100 euros más por animal.

Como el deseo de este protector de animales anónimo, era seguir siendo fiel a la causa de sacar con vida a estos únicos amigos que tenía , pese a los problemas personales que le causaban, no solo que le desnudaran,  mearan y rompieran él único colchón que tenía donde dormian todos justos, hasta que fue higiénicamente  imposible , llegando a dormir todos en el suelo. Su mayor problema estaba siempre en la amenaza policial, ya que sus vecinos le gritaban cada vez que intentaba sacar los perros del corral:

Valenciano, valenciano, que vamos a llamar al policía por los perros. Que te vamos a denunciar si sales con los perros y te los van a liquidar uno a uno.

De este modo, los perros vivían en un corral afinados y hambrientos, casi medio locos y atemorizados, llenos estrés y con hambre feroz..

La policía varias veces acudió como es su deber cuando media denuncia. . Concretamente en tres ocasiones  llamaron a la puerta amablemente para denunciarle. Aunque no llegó a ocurrir ninguna vez, viendo los agentes que si le denunciaban por no tener las vacunas al día el propietario y los perros, no iba a poder ponérselas a los perros   el denunciado, ni la consiguiente y ejemplarizante multa consiguiente,  ya que no tenía con qué. Y de hacerlo tendrían que quedarse con los perros la policía y el problema lo tendrían ellos, y ellos con los  políticos  al  ver la factura de recogida y sacrificio  de 10 perros. Por eso, como la policía no está para arreglar ningún problema, pasaban y comprobaban que en esas  ocasiones no había pasado nada, más que los buenos vecinos de San Antonio llamaban a la policía para vengarse del propietario de esos perros. Antes , en este tipo de denuncias vecinales, hubieran envenenado a los perros, pero hoy  el populacho era más listo. lo podía hacer el Ayuntamiento y ser legal, o dejar en tal grado  de desesperación al bonachón de San Antonio, que perdiendo la cabeza y los nervios como  solución posible optará por un asesinato colectivo de perritos, y de este modo acabar denunciado por maltrato animal. Por eso pedía la adopción urgente de estos preciosos cachorros hijo de una gran estirpe heroica. Janet lloró mucho al leer esta romántica  historia que he resumido del original que escribí del tablón de anuncio de todo mascotas.

Janet y Celestino  se llevaron a valquíria y también a dos perritos más.reduciendo en número a siete.

La cosa se mantuvo así un desastroso año más, donde solo conseguí dar dos, quedando al segundo año de nacimiento cinco perros. En un golpe de suerte en un mes se llevaron dos. Uno fue a acompañar a un vecino de Vall d´ Uixó que emigraba al sur de Francia, empezando de este modo la raza a recorrer el camino inverso que hicieron sus ancestros vikingos. El otro fue a parar a una ganadería de toros  cercana haciendo de perro cuidador. tres perros me quedaban en el 2017. Entonces me acompañó otro golpe de suerte, cuando una encantadora mujer que me tenía en estima y sabía de mis infortunios me encontró un trabajo en la obra ,sin contrato,  a cinco euros la hora, con lo que conseguí entre eso y trabajar en una huerta a ratos para vender verduras, no solo alimentar debidamente a mis perros, sino vacunarlos, desparasitarlos, y poner su documentación al día. En pocos meses crecieron lo que no habían crecido en dos años. Los perros empezaron a pasear por primavera libremente y sin temor por Vall d´UIxó. Cosa que alarmó  a mi vecinos que decidieron llamar la policía el primer día que los saqué del corral. La policía cuando vinieron a denunciarme,  se sorprendió cuando les saque la documentación.

Tres años de vida marcada por la  endogamia grupal, hambre, pulgas, garrapatas, frío quedaban de momento atrás. Los animales apenas sabia hacer otra cosa cuando veían otro congénere que morderle para que no le quitara la comida. Afortunadamente  los bozales del chino  me protegieron de que la cosa no llegará nunca a juicio. Aunque hubo llamadas a la guardia civil y a lapolicía local porque mis perros ladraban y acosaban a otros perros. Pero  la cosa nunca llegaba a nada más que a insultarnos y denunciarnos los propietarios , y retirarnos las denuncias días más tarde, ya más calmados debido a que realmente no había pasado nada. Poco a poco estos jóvenes perros se fueron haciéndose  más sociales. Incluso podría decirse que a diferencia de mí, ellos  hicieron  varios amigos en el pueblo. Senegal se hizo amigo de Brandon un perro grande como un pastor alemán, pero que era de diferentes cruces tales como podenco, labrador…, y estaba dotado de un pelo muy  largo de color rojo. Subordinador entabló amistad con Garibaldi, un  galgo famélico  que se hacia perseguir por Subordinador , dando vueltas en torn,o un chico con gafas y enclenque izquierdista que vivía en una furgoneta junto mi huerta  y que tenía a ese galgo como compañía, la furgoneta y nada más. yo hablaba con él de cosas triviales cuando bajaba a mi huerto con el perro y lo veía con la cabeza entre las piernas bajo la farola meditando. Dominador, también consiguió tener un amigo en vall d´Uixó, un presa canario de lo más bonachón llamado Gorgy, o algo parecido, que se tumbaba en el suelo cuando se veían, empezando ambos a jugar a morderse. Sin embargo, la gran ventaja de tener libertad de poder movernos sin miedo a detenciones y sanciones, y la incipiente iniciación al mundo social canino de Vall d´uixó de mis perros, estuvo afectado por dos motivos. A mi , me habían retirado del mundo social  el propio pueblo, que me veía como un vecino indeseable,  frustrado,  incapaz de otra cosa que alterar con sus frecuentes  quejas  y críticas el buen concepto que tenía de ellos de si mismos y de su inmaculado pueblo. A esto se  sumaba la falta de medios de transportes para mis propios movimientos, que se convertían en un infierno subir y bajar de San Antonio al pueblo, o la posibilidad de tener viva cultural en Castellón o Valencia Capital a falta de transporte público. No solo era agotador los paseos por la montaña con los perros, acompañado con el nada considerable número de tres perros , cuya fuerza de tiro  juntos en un paseo era prácticamente igual a la mía cuando  se cruzaba un gato, u otro perro que no era amigo.A parte de estos paseos, estaban los  consistentes en ir al pueblo a por comida, o los de hacer gestiones, y el de la huerta donde no tenía agua, y debía ir a por ella andando y cargar más doscientos litros diarios, repartidos en una carretilla, haciendo  viajes de 70 litros . Entre idas y vueltas cálculo que  deben salir unos tres kilómetros diarios cargado con70 litros. En esta nueva situación insoportable, no hacia falta que ningún psicólogo o político liberal me dijera que me tenía que adaptar. Si debíamos  mejorar ellos y yo, pero ¿ cómo? Entonces ideé dos artilugios que me han resultado muy útiles, tanto para mi supervivencia , como la de mis perros, así como a  su alma animal Uno es una bicicleta  adaptada  para que ellos tiren de ella , y otro es un trineo-carro. He notado que sus músculos se han desarrollado, han mejorado su relación entre ellos y otros perros que se encuentran en su camino, a los que ignoran, cuando antes les ladraban, pues solo ven camino, y su única misión es tirar del trineo o la bici Mi relación  con ellos también, pues nada me complace más que su trote matutino por las montañas mientras tiran de la bici o el trineo con el que bajo agua, leña….

¿ esto significa que se han terminado nuestro problemas con Vall d´Uixó?

todo lo contrario, acaban de empezar.

 

 

Angelillo Uixó.