Archive for the ‘maltrato animal, pijos defensores de los animales’ Category

DSC00955images

 

 

 

Aún estaba ante mi  desplegada la imagen golpeando mi cabeza en casa de María de aquel perro en medio del barranco. Parecía dormir podrido con los ojos cerrados, las orejas devoradas por alguna alimaña, el hocico enroscado sobre sus muslos traseros como si  protegiera del  rocío su piel viscosa casi liquida, por la que subía y bajaba un enjambre de avispas. EL viento mecía las bolsas de plástico abiertas y desgarradas donde le habían metido para arrojarlo. Pasé por allí porqué debía hacerlo. Aspire con asco y dolor una aire a putrefacción junto al animal. Imagine perpetuas flores sobre el agujero de una guitarra, y una voz diciendo:

estamos juntos en el paraíso ¿ verdad?

II. Otro día educando en el Paraíso.

si te anuncian entre las calles

que estas en la ciudad educadora,

aunque andes mal vestido

y sintiéndote expulsado de la sociedad,

pero sujetando un teléfono móvil;

creerás seguir en el paraíso.

¿ No te advirtieron que no fueras a las esquinas agónicas,

de donde salen gusanos amarillos y rojos que se enredan en la carne?

El resto cerraron sus puertas,

para asegurar que vivían en el paraíso.

Si algo no anda bien

no tienes porqué saberlo.

Alguien ya mando ángeles con capas,

a tirar capas de cal y malvas en el asunto.

Mientras en las calles;

se aprende a bailar alegre

cada uno con sus penas

emocionado por vivir en el paraíso.

III.

Las imágenes de ese perro se iban difuminando, como si mi memoria fuera débil, o quisiera olvidar en el paraíso, pero ;

! Oh no! Otros perros  iban surgiendo.

María atendía desde el sofá el teléfono móvil, un frío  sábado de noviembre en la ciudad educadora, cuyo propósito era hacer feliz y agradable la vida de sus habitantes.Unos amigos suyos parecían desconcertados y no sabían que hacer con un perro que se habían encontrado sin chip, y la policía local no quería hacerse cargo. Andaban por las calles bajo la decoración navideña apagada, el perro movía la cola y  seguía al grupo de amigos de María al fin del mundo.

Una amiga suya compartía un mensaje desesperado, había perdido una perra con chip que mostraba en fotos de las redes sociales  , pedía ayuda en el paraíso, y compartir su perdida, por si alguien  la encontraba.

Oh no- le dije a María- estamos en el paraíso, muy abajo.

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

Advertisements

 

Dominador era un perro de una camada del poblado de yonkis entre el barrio Campanar de valencia  y el pueblo de quart de Poblet . Había crecido en el cauce del Turia entre cañas, avisperos, plásticos,  yonkis, chabolas y un paisaje desgastado, degradado, vicioso, arruinado y abrupto. Su dueño era Manuel el bizco, que antes de quedarse bizco  y manco de un chute, era un prodigio de la guitarra. había tocado la guitarra en un grupo local llamado los jardineros mecánicos con posibilidades de haber sido grandes. Sin embargo, Manuel , que era el único verdaderamente creativo de la banda , termino en el mundo de la droga a los 27 años. La misma edad en que se suicidó el líder de Nirvana. La droga anuló por completo su oído de un forma muy rápida , y la banda sin este talento se disolvió .  Manuel tenía 30 años, y un cuadro de trastorno maníaco bipolar, cuando un día buscando chatarra cerca de su chabola, encontró entre las cañas a una camada de perros recién nacidos. Los miró desconcertado y sin saber que hacer. Repleto  de sentimiento contradictorios que le hicieron romper llorar sin comprender el porqué se conmovía ante esa escena formada por una  bolita de perros amontonados unos sobre otros para proteger sus cuerpos y darse calor mientras gemían lastimeramente. Toda la ternura de la naturaleza, se desplegaba ante sus ojos grises entre las cañas, y vencía a cualquier sentimiento duro o cruel que pudiera albergar algún ser vivo del planeta. Sin saber si su madre volvería, decidió irse y volver varias horas después, casi al atardecer para ver como estaban. Los encontró en la misma posición pero mucho más desesperados en sus gemidos.

Me extraña que no este la madre- fue lo que pasó por su caótica cabeza observando con lágrimas en os ojos a  los perritos , pues siempre que los veía formando esa bola unida llena de calor y ternura, quizás por alguna asociación con la vida que dejo atrás, lloraba.Sin pensarlo más,  cogió a todos los perritos metiéndolos en su camisa que se quito, y se los llevo a su chabola dentro de este improvisado atadillo.

Habrá que darles de comer- pensó al dejarlo sobre el suelo de tierra de la chabola. De forma instintiva se desataron el él sentimiento de protección hacia los animales.

De este modo, salió en busca de comida por una senda llena de hierbas secas y amarillas, que discurría por un talud sobre el río turia. Manuel llegó en el ocaso a la parte urbanizada del barrio Benicalap. Llamó a la persiana de un casal popular , y Xavi del señor, un punky de treinta años licenciado en farmacia  salió.

¿qué pasa Manuel? le saludo afable Xivi del señor abrazando a Manuel.

Este le contó lo sucedido abrazado a Xavi.

Me he encontrado unos perritos recién nacidos. Necesito ayuda Xavi.

Hostia Manuel- exclamo Xavi que entro al casal popular donde en un sofá escuchan música un grupo de chicos y chicas.

eh tíos, Manuel tiene una camada de perritos. Vamos a verlos- grito.

Una chica menor de edad, larga melena rubia, ataviada  con las ropas raídas que dejaban ver su carne joven y blanca por la que se le había escapado la virginidad  con una chica en la primera pubertad para desesperación de sus padres adoptivos  empezó a aplaudir entusiasmada.  Morgana que es como le gustaba que le llamaran aunque su nombre era Rosa, bajo sus finos,largos y sensuales  labios pintado de negro sonreía, cosa bastante inusual en ella que lamentaba estar viva pese a tener quince años.

¿ qué comen los cachorros, sangre?- pregunto irónica.

El grupo pensó, y un gordito con camiseta de Iron Maiden contestó frunciendo el ceño.

Creo que leche con cacao.

Hay nocilla entre el ponche y una natilla- Raquel entre la barra iban sacando los escasos alimento que había entre docenas de botes de cerveza.

¿ Natillas?- preguntó extrañado Xavi del señor, que sacó su cartera del pijama amarillo que vestía para comprar leche en polvo  para perros.

De este modo, desde Benicalap fue el grupo cantando por las sendas torcidas de los sucios cañares olvidados, como los campos de naranjos secos y tristes cubiertos de malas hierbas.  a su izquierda se divisaba el campanario de Quart de Poblet, y a la derecha tras el cauce del río turia se divisaban los edificios de los barrios obreros de Valencia. la Valencia gris y de cemento. La de esa nueva raza de trabajadores con coches y muchas más cosas de las necesarias para vivir que el sistema  les proporcionaba para que produjeran como esclavos. EL ruido de los carriles repletos de coches, camiones , autobuses llegaba hasta ellos, envolviéndolos en una burbuja vertiginosa de la que querían salir, pero que seguramente, no podrían. Tan  avanzado estaba el sistema y herméticas su exclusión absoluta. Solo la muerte daba paz. solo la depresión consuelo. solo la rabia y la ira, daba algo de esperanza.  Entre los edificios de la capital del turia  las hormigoneras no paraban, y las grúas  asomaban sobre los tejados repartiendo sus cargas para terminar de verter hormigón sobre algún solar de tierra de huerta que aún quedaba. así, el grupo de adentro por el poblado de yonkis respetando las reglas al pasar. Había hombres y mujeres con los ojos en blanco en cuclillas pinchándose los brazos, o en los pies. Excrementos humanos mezclados con tierra en las puertas de las chabolas, y un fuerte olor a vómitos y orines.

aquí es, les dijo señalando su caseto Manuel.

al entrar vieron a los perritos.

Que monos- exclamó  Morgana que cogió uno de ellos y se lo puso en la boca, y luego, sin darse cuenta en el pecho.

Será mejor que nos lo llevemos, les buscaremos un hogar- comentó a Manuel Xavi del señor, Manuel dijo que si con un gesto de la cabeza.

Pero antes les daremos comida- ordenó xavi.

Xavi preparó leche que compró en una farmacia de paso. los animales la devoraron impacientes con los ojos cerrados.

ahora nos los llevaremos- ordeno Xavi.

Este me lo quedo. cogiendo uno Manuel lo llevo consigo y lo apretó contra si con miedo a que se lo quitaran. El resto del grupo a su pesar interpretó que sería mejor dejarle el animal.

Esta bien- le dijo Morgana con tristeza, pero cuidalo bien. Toma la natilla y la nocilla. Es para ti.

Te dejo la leche, tendrás para dos semanas por lo menos- le indicó Xavi.

así fue como se quedó a Rata que es como llamó a esta perra Manuel por su pelaje gris.

Rata tenía mucho de husky, sobre todos los ojos, de un azul intenso. Sus patas eran blancas, pareciendo que calzara  unos botines. Su pecho era también blanco, pero el resto de su cuerpo era canoso, de un gris salpicado con pelos blancos. Rata se hizo sana y robusta. Creciendo libre y salvaje por el lecho del turia. Vivía de la caza de conejos que eran muy abundantes entre la maleza del río. Los fardachos, unos lagartos de casi un metro de color verde y amarillo, también formaba parte de su dieta. a veces, por el lecho del Turia caza hasta corderos que habían robado los yonkis, pero que en los corrales que improvisaban se escapaban acabando aturdidos y desorientado por el cauce del viejo río que había conocido siglos mejores, cuando por él , en vez de corderos perseguidos por perros había truchas, anguilas, carpas, barbos. Las gallinas también eran frecuentes en la dieta de rata. pasaba lo mismo que con los corderos, que después de robadas se les escapaba a los yonkis de sus corrales improvisado con palets, plásticos y cuerdas podridas. De este modo era fácil para Rata cazar a estos animales de corral que deambulaban perdidos. Se podía decir que Rata era la que mejor comía de todo el poblado yonky. Incluso una vez que robaron una vaquilla los yonkis para torearla,  se les escapó tras cornear a varios de ellos que necesitaron muchas drogas para reanimarlos. La vaquilla acabo deambulando por el cauce del turia perseguida  por  varios perros, entre los que figuró en esa jornada de caza canina histórica rata , en una orilla se la comieron en una semana más de una docena perros.

Al cabo de un año de vida, Rata pesaba unos 30 kilos. Era un animal noble, fuerte, ágil y tuvo su primer celo. Un pastor alemán viejo, ciego y cojo. Llegado por allí como tantas almas extraviadas no se sabía porque vía, la preñó. Dos días después murió atropellado este perro de gran altura y de buena raza, pero que debió sufrir lo indecible en el mundo de los hombres hasta acabar atropellado ante los ojos de Rata que lo sacó de la autovía y lo bajo el cauce del río moribundo. aunque no pudo hacer nada más por él. Durante una semana estuvo en la chabola muy triste y traumatizada con esa escena.

¿ qué te pasa Rata?- le preguntaba sin cesar Manuel preocupado sin comprender el motivo.

al cabo de una semana, rata volvió a salir para cazar. Su habilidad en esta materia parecía no tener límites. Incluso una tórtola consiguió capturar ese día entre las cañas y juncos de un charco verdoso con algo de aceite de motor y gasoleo. Su barriga empezó a hincharse, muestra visible de la gestación que estaba llevado a cabo, y por su cabeza de perra sentía una gran satisfacción, como las mujeres. ¿ Era egoísta rata  en pesar en su felicidad sin contar con el sufrimiento que iba a desencadenar en las vidas que iba a dar a luz? Evidentemente, desde un punto epistemológico si debemos concluir que si era egoísta rata, debido a que la naturaleza es mucho más egoísta que el mundo de los hombres.

Por aquel entonces rata empezó a buscar alimento río arriba. se adentraba por el cauce hasta el final de las chabolas donde había una barraca conocida como la barraca del tío Samuel. El tío Samuel era un agricultor ecológico arruinado por el ayuntamiento de quart, que sufrían sus concejales, sobre todo el de empleo y le de turismo lo que se conocía como agrofobia. Los socialistas odiaban la agricultura porque querían impulsar como fuente de riqueza el turismo,  el ocio, y los festivales de música. El resultado fue el desmantelamiento del sector productivo, de la agricultura, consiguieron aumentar la prostitución hasta de menores, y las drogas  proliferaban por ser compañeras directas del  turismo.  cientos y cientos de vecinos de campanar, benicalap, quart de poblet, marchalenes caían en ese desgraciado mundo,  ante el descontento por el desempleo, el caos de los valores, la inhumanidad en los tiempos de la abundancia. El  tío Samuel  era un afectado directo de esta políticas. Le habían quitado su bancal de tierra expropiado para poner un cartel dando la bienvenida cerca de la autopista a los turistas dentro de un área de servicio. ahora Samuel, un hombre aún joven de cuarenta años cultivaba sobre unos ribazos llevando el agua a cubos de los charcos que formaba el río turia.

Vivía en una barraca sin agua ni luz. La barraca no tenía puerta. Solo una cortina separaba el exterior del interior,  pasando a un único espacio amueblado con una silla de esparto, una mesa con hornillo para cocinar, un colchón para dormir. En las esquinas había cajones con productos del huerto: patatas, cebollas, lechugas. En otro rincón estaban sus pobres utensilios de labranza. Una azada, un rastrillo, un pico y una sierra.

El día en que rata se acercó allí Samuel estaba cocinando olla de acelgas.

El animal lo miró con sus intensos ojos azules a unos cien metros de distancia, sin atreverse a acercarse más. La caza había sido mala ese día. Rata empezaba a notar las fatigas propias de su estado.

El tío samuel la miró con simpatía conmovido por su belleza animal.

Ven- la llamó, pero Rata no se movió.

¿ Tienes hambre, verdad? adivinó mirando el aspecto del animal.

¿  a que eres uno de esos perros de los yonkis?

Rata seguía allí,  y el tío  Samuel acercó con un plato con comida.

Rata retrocedió varios metros y  Samuel también, al hacerlo rata avanzo. mirando a samuel  preparada para corre ante cualquier movimiento de este comió vigilando sus gestos.

Poco a poco Rata se acostumbró a acudir  a la barraca del tío Samuel.

El josele, un merchero de quince años ojeador de marihuana llamó a Manuel el bizco que no paraba de toser sangre desde hacía dos semanas.

Manuel, he encontrado una casa llena de macetas de marihuana. Solo hay que saltar la tapia. Es asunto fácil, ponemos una escalera esta noche y la agarramos.

Los ojos de Manuel brillaban  de entusiasmo al mirar sobre la blanca tapia al claro de luna un patio  de Benicalap lleno de macetas de maría. había tres docenas de plantas cogolladas. De repente , apareció un coche patrulla por la calle. EL josele dio un silbido y Manuel se tiró al patio mientras Josele quitaba la escalera que tumbo en el suelo para salir corriendo. Manuel empezó a coger la marihuana. Una vez termino pensó en como saltar. La tapia media más de tres metros, y no había nada que sirviera para escalar. Empezó a llamar al Joselé muy bajito:

Joselé, Joselé, joselé.

tira la escalera. venga josele.

Luego cada vez más alto, hasta que salió del piso un neo nazi con un bate de béisbol.

Allí termino Manuel, apareció semanas después en el cauce del río. nadie investigo su asesinato. Todos sabían quien había sido. Pero este neo nazi traficante era colaborador  policía local de la comisaría de Benicalap.

Rata estuvo esperando varias semanas a su dueño en balde. Por las noches, aullaba desesperada. En el casal popular de Benicalap se hizo una batida para buscar a Manuel. Incluso se pegaron carteles con su foto poniendo se busca. Cuando lo encontraron muerto causo una profunda conmoción en campanar, benicalap y quart de poblet . sobre todo cuando se averiguó gracias al Josele que lo había matado un nazi protegido por las fuerzas del orden publico. Rata entre tanto  se trasladó cerca de la barraca del tío samuel. Este  se hizo afectivamente con el animal, incluso se dejaba acariciar por él. Finalmente un día hizo un gran agujero detrás de las espinacas y parió once perritos. Eran tricolores la mayoría.  Había tres que eran iguales, pero el resto eran la cosa más desigual   que hubiera visto Samuel. Los había con ojos de varios colores, así como tamaños. Samuel empezó a repartirlos como podía. tenía problemas para darlos, cosa que no hubiera ocurrido al difunto Manuel.   Manuel los hubiera dado en una hora, pero para Samuel era un problema muy grande. En la biblioteca de campanar puso anuncios, tanto en papel como por internet. Así pudo dar incluso a Rata. Durante un año y medio estuvo dando perros. Seis salieron los primeros siete meses. Luego el ritmo de adopción fue bajando. El carácter de los perros era también variado. Había varios muy dóciles y otros que eran casi lobos. La lucha por el alimento y las penurias económicas, el aislamiento al que estaban sometidos por no tener documentación marcaron  su desarrollo. al cabo de dos años le quedaba tres. Dos de ellos eran de los de peor carácter, así era el caso Dominador, y Subordinador, dos perros tricolores, semejantes a un husky moreno, y Senegal de vall d uixó que era el perro más dócil y tranquilo del mundo. Este último, se lo dio a una mujer de senegal de benicalap que venía de un pueblo de vall d´´ uixo para cubrir una oferta de empelo que no prospero. Esta mujer acabo en la calle con su pareja y su hijo. La  policía la raptó, violó y deportó.  Al chiquillo lo metieron en un centro de menores y al marido en un cie. El perro volvió a aparecer a la barraca de samuel traumatizado después de ver los crímenes perpetrados  la policía. allí se tumbó y empezó a gemir durante días. Samuel no tuvo fuerzas para echarlo. Después supo lo ocurrido, como todo el barrio. Los tiempos era cada vez más fascistas y la policía no iba a perder tajada e impunidad para   llevar a cabo sus deseos sádicos que ocultaban bajo ese aparente respeto a la ley, que no era otra cosa que la llamada a la selva. Y la selva estaba en todos los sitios. En la cabaña del tío samuel crecía la preocupación de que la policía le denunciara por no tener los papeles en reglas. De este modo, los perros mientra los iba dando en adopción crecieron encerrados y como una camada salvaje. Lejos quedaba la libertad y nobleza de su madre. Las peleas entre ellos eran frecuente,  especialmente entre dominador y soborninador para ver quién mandaba sobre senegal de vall d´uixo. Así pasaron tres años de clandestinidad canina, sin tener contacto con otros perros más que dentro de su propia camada endogámica. Fueron tiempo para la camada  marcados por el hambre y  la miseria,  con cosechas de las que dependía samuel cada vez más escasas por el cambio climático, la desaparición de charcos con agua que filtraba el turia, y la escasez de tierras fértiles que eran hormigonadas. Al estar encerrados por miedo a la policía ya no podían comer de la caza como su madre rata, que había acabado adoptada por una familia de  clase media de Manises y se había hecho gorda y perezosa, a parte de quedar esterilizada.

Samuel que era fiel a sus ideas, se negaba a abandonarlos. Con mucho esfuerzo, al cabo de más de tres años consiguió ponerlos al día en cuanto su documentación, ahorrando hasta de su propia dieta y la de sus compañeros, a los que pedía un esfuerzo comprensivo  cuando les daba chusco de pan para pasar el día y se peleaban. El para tranquilizarlos les decía en el reparto del chusco :

Hay para todos, no os peleéis, hijos míos, hay alimentos para todos.

Pero dominador y subordinador le quitaban el pan a senegal que era el más débil.

sin embargo, el bueno de samuel, a escondidas le daba migas, acelgas, lechugas, rábanos, peladuras de patatas, que llorando comía el pobre senegal vigilado por dominador y subordinador.

Estos fuerzo a costa de la salud y el estomago, dieron su fruto y nunca la ley brilló tan hermosa en el cuello de tres perros, en cuyos collares colgaba el censo del ayuntamiento de valencia.

Ahora Samuel podía pasearlos con libertad, aunque esta fuera una trampa que muchos no comprendían y se negaban a creer que vivían en un estado policial de vigilancia que se desarrollaba en el reino de España bajo la monarquía de Felipe VI y le gobierno más atrasado de la historia del País.

EL tío Samuel no sabia muchas cosas, ni leía la prensa, para verificar que españa era un estado fallido fascista, pero comprendía que la mente de un perro que ha  pasado necesidad, encierros, y una vida repleta de injusticias y peleas, el enfrentarse a las relaciones su propia especie de ponto era un proceso   complejo. De este modo Samuel paseaba a sus perros incluso con bozal por el cauce del río. De vez en cuando buscaba lugares donde era posible encontrar algún perro con el fin de que se acostumbrara a relacionarse con otros congéneres.

Desgraciadamente, la sociedad humana estaba echada a perder. Y había como anarquistas lumpen que votaban a la derecha que creyéndose superiores al resto de seres se hacían acompañar de perros de presa con el fin de demostrar de lo que carecían, algún tipo de poder. De este modo, paseaban con esos perros sueltos, y sin bozal indignados con el mundo por no tener empleo y vivir de los 420 euros del estado. Ninguno se decía así mismo:

soy basura blanca, soy un canalla, no merezco vivir, soy  un español miserable. Merezco que me escupan los moros al pasar.

Este ejercicio de autoconocimento, o de autoconciencia no existía en ellos. Pero  si querían que lo tuvieran sus animales para que no mordieran cuando deseaban que mordieran. Un día cerca de la ermita de san Antonio entre benicalp y campanar tuvo la siguiente escena. Samuel caminaba tras pasar el día trabajando en su huerta. paseaba en el ocaso acompañado de dominador, al que soltó con el bozal puesto por un descampado solitario. de repente, tras unos algarrobos se dio  con la sorpresa de un perro de presa, un stanfort américa  tres veces más grandes que Dominador. Iba  suelto , sin bozal y con su dueño mirando con las manos en los bolsillos. Dominador y el perro de presa se lanzaron al ataque al verse. El bozal de dominador chocó con la mandíbula del perro de presa que se lo arrancó de cuajo. los dos perros se golpeaban con las patas delanteras moviendo a un lado y otro la cabeza, buscando un lugar para morderse. Estuvieron así casi un minuto. Dominador esquivó la cabeza del stanfort y clavó sus dientes tras el cuello, luego soltó rápido para alejarse a atacar   en las patas delanteras animal que se bloqueo sin poder comprender como un perro tan pequeño le estaba ganando. Dominador empleaba técnicas de perro de camada en su lucha casi parecidas a los lobos. Luego dominador  se alejó y saltó sobre su lomo para  engancharse de las piernas traseras del stanfor .  Entonces su dueño, comprendiendo que su perro estaba perdiendo en la pelea acudió rápido chillando a Samuel como si esta fuera el culpable:

que me muerde al perro.

El tipo este fuera de si, y seguramente por ser un cobarde iba acompañado de una vara con ella  empezó a pegar a dominador.

Samuel comprendiendo el riesgo que la situación acarreaba para todos ellos , y que podían acabar en el calabozo si agredía a ese hombre. Sintió asco de ver como le pegaba a su perro con un bastón, pero se contuvo. Al llegar hasta los perros  le pidió al tipo  que dejara de pegar sádicamente a su perro.  dominador  aguantaba los golpes del bastón quieto mientras el stanfort estaba jadeando tumbado boca arriba bajo las piernas de su amo que lo chafaba.

Me pareces un sádico- le comentó Samuel al tipejo ese,  que agarró su perro y se lo llevó humillado personalmente.

Vamos dominador a la  barraca, no hay libertad para nosotros ni bajo la llamada de la ley. La única ley que conocemos es la ley del socorro.

Angelillo de Uixó. una historia basada en diferentes hechos reales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reloj triste con sus manillas rezando a las cuatro menos cuarto sobre el dintel de la puerta de la sala de adultos de la biblioteca de Vall d´uixo. Lleva así detenido, desde que varias heridas de la vida, las más grandes, como cornadas homicidas e imperdonables, atacado casi  a la misma hora hayan destruido la existencia  de varios familiares de trabajadores de la biblioteca. Charanga por las calles, estruendo de trompetas. encuentros de personas. Dos figuras caducas asomadas a la ventana de la biblioteca. Sobre la mesa han dejado el ABC y el Marca.

La bibliotecaria, son semblante triste por los acontecimientos, anuncia que es casi la una a estos dos fantasmas. Se trata de  Don Manolete y Don Paquirrón , que están de espaldas a  estanterias  cubiertas  de libros, revistas a su derecha de ecología. cotillean desde ese privilegiado mirador la plaza del mercado convertida en Plaza de toros. Rotulo en el fondo de una pared con un letrero donde se lee:

Vall d´Uixo, cuidad educadora.

Manolete con semblante de disgusto:

Que espanto eso de ciudad educadora.

Paquirrón, observando violentado los galgeos  de unas gachupinas por la arena para hacerse unos selfis en posiciones  pornograficas. Se trata de las galgas de verbena Loreto y Vanesa.

Ni que lo digas Manolete, y figurate la plaza llena de chicas en minifalda haciendo poses burlonas en el burladero.

Manolete creyéndose inspirado:

Han convertido la fiesta nacional en un burdelero.

Entran unos chicos dando palmas y cantando flamenco perruno a la plaza.

Monelete fija su atención a uno gordo y calvo prematuro, que gasta bromas. le pregunta a su compadre:

¿no es ese Paquirrinin junior ? tu hijo Paquirrón.

Paquirrón mira y asiente:

Es mi paquirrinin, mira como se acerca a la chicas. Es la alegría de la casa.

La voz de la bibliotecaria llama la atención a los dos caducos hombres. Aunque se encuentra inmersa en una profunda angustia existencial  por no poder dejar de pensar  en la muerte. Hace unas horas ha  conocido la fatídica noticia del fallecimiento de la mujer de un familiar suyo, con tan solo cuarenta años por un súbito derrame cerebral. reprimiendo ese dolor, haciendo un gran esfuerzo  por mantenerse serena. Soporta las horas penitente como el reloj detenido que tiene a pocos metros sobre su cabeza. Nunca le han molestado las voces, ni la música de la charanga como ese día. Pese  que convive con ese ruido con indiferencia a diario, como el sonido vital de esa ciudad, hoy se ha convertido para ella en una falta de respeto. hasta que ha vuelto en si ,comprendiendo lo que significa ese sonido, la vitalidad de que la vida sigue. Eso le ha aterrado más. Ese movimiento que no respeta nada, ni se detiene ante nadie, ni sabe del dolor. el movimiento ciego del mundo. Nada ni nadie se detendrá cuando ella muera.  Ha imaginado su muerte un lunes.

“Si es un lunes no festivo la biblioteca abrirá. Y alguién preguntará al cabo de unos días al devolver tal libro, o a que le prestan este otro y no notar mi presencia:

¿No ha venido Luisa? hace días que no la veo. ¿ le ha pasado algo?

Y mis compañeras le responderán a esa persona asombradas de contarlo, aunque lo lleven varios días repitiendo:

Luisa ha muerto. ¿No te has enterado?

Y ese usuario  hará un gesto extrañado y emitirá alguna expresión recordando que él o ella también han de morir:

vaya.

Luego preguntará con más detalles como pasó.

Y la persona que ocupa mi lugar le dirá la verdad:

fue la cosa más tonta del mundo. Estaba leyendo en el parque Rimas y leyendas de Becquer, y unos chicos adolescentes le pegaron un balonazo por accidente en la cabeza y la mató. Dios mío, que estoy pensando. Ya cerramos”

Don Manolete Don Paquirrón, la biblioteca cierra ya. Nos vamos.

Don Manolete le pregunta con vivo interés sin percatarse en el estado emocional de Luisa:

¿ Hasta cuando está cerrado este deposito cultural?

Luisa acompañando a los dos hombres que son los únicos que quedan en la biblioteca, cerrando con llave la puerta, le responde extrañamente irónica:

¿ Es que se va a hacer usted aficionado a la lectura, Don Manolete?

Este riendo, sacude su respuesta bajando las escaleras.

A mi edad ya no se hacen esas promesas. Uno no cambia. Lectura del ABC y la mirada a las chicas jóvenes que estudian.

La catástrofe  proyectada sobre vall d´uixo ya tiene forma concreta  en las calles repletas de barreras oxidadas para salvarse de una cogida.

La concejala de urbanismo, da rueda de prensa a la sombra entre unos carafales en la plaza del mercado. Paradojas locales de la vida, una trabajadora del canal local de televisión que realiza la entrevista , aún mantiene la pierna hasta la rodilla escayolada de la cogida de un toro que le dio cubriendo uno de estos eventos mientras cubre estos en la arena de la plaza.

Las palabras desde el balcón del Ayuntamiento de la Alcaldesa de vall d´uixo, anuncian al pueblo  el estado de emergencia por peñas. Da la voz a la fallera Mayor.

Si quieres decir unas palabras más Pilar a esta proclamación de catástrofe humanitaria.

La fallera Mayor, Pilar, de cincuenta años, pero muy bien llevados, mostrando sus pechos a través de un hermoso escote que  puede significar mucho, o poco para alguien, sonríe a la bellísima  alcaldesa que le tiende  el micrófono. Sus ojos verdes se clavan en el publico que abarrota la plaza.

Las peñas en fiesta son una apuesta contra la vida por un momento de diversión. Miel. Es como jugar a la ruleta rusa. Miel.

La alcaldesa abraza a Pilar mientras se lanzas varios cohetes hacia corea del norte y las peñas aplauden.

En los recintos de carpas se instalan los hospitales de campaña. Los vehículos patrullas de la guardia civil avanzan con dificultades por el mal asfaltado y las rotondas del pueblo para hacerse cargo del control de la zona. La policía local con chalecos anti balas patrulla cerca de los casales. Despliegue de bomberos, ambulancias de la cruz roja por casi todas las esquinas, protección civil en los cruces de caminos, puentes, y ermitorios.

Los médicos, ats, celadores, toman el pulso a la calle. Se mueven con muchas dificultades  como en sarajebo por las barreras instaladas de hasta cuatro metros de altura, así como carafales de hierro  ,y grandes mesas llenas de manteles blancos en las aceras con sillas sobre los bordillos con gente de aspecto poco saludables. Ojerosos  y violentos por las propias reaccione cocanoicas y alcohólicas.

Las autoridades reaparecen intentando poner buena cara a estos festejos para que no se produzca una estampida.

nuevamente la alcaldesa y la fallera mayor de vall d´´ uixo en el balcón de autoridades del ayuntamiento.

Pilar micrófono en mano:

El secreto de una buena corrida esta en correr todos juntos y gritar:

Muuuuuu

empujar hacia adelante.

Y Nunca mirar hacia atrás ni de reojo.

si te he visto no me acuerdo.

este es el secreto de una buena corrida.

Varios cohetes seguidos de aplausos son lanzado contra Barcelona.

Por otro lado del pueblo se encuentra en los días de peñas el aguafiestas oficial . Se llama  padre Pedro, y pone mucho cuidado en mantener su individualidad espiritual.

Pedro no dice nada cuando le entrevistan.

Los heridos de los festejos se amontonan en silencio. Sus gritos son tapados por el estruendo de ha charanga, clarines y trompetas de una tuna zoombi.

Fandango en el aire. Vuela un clavel de Loreto a la arena. Primer encierro. sale el famosos toro Pontífice. bendice con los cuernos. Paquirrinin, farrucón, macarrón, en el palco junto Loreto y Vanesa viendo el encierro. En el otro lado del ruedo ibérico Don Manolete y Don Paquirrón con porrón en mano con amigotes.

Loreto a Paquirrinin enamorada.

¿ no bajarás a la arena a por mi clavel?

Paquirrinin

¿ Y lo estampo entre tus pechos?

Loreto, riendo y pasional.

Si tienes valor, lo chafas y restriegas donde quieras por mi cuerpo Paquirrinin.

Paquirririn baja enamorado, lo recoge y tropieza.

Ya sube empitonado como un higo con el clavel en la boca Paquirrinin. pontífice lo pasea entre los cuernos ante los ojos de su padre y Loreto que se desmaya.

algunos se tapan los ojos, otros los abren.

claveles al ruedo.

aplausos, tarde grande. pontífice no defrauda.

 

En otro lugar de vall d´uixo, tenía abierta a escena una pequeña representación alternativa a las fiestas de peñas. la pardala. Para ellos el parque, para las peñas la plaza y el apoyo del ayuntamiento.

En este parque, una persona retirada en soledad con un poema bajo un olivo miraba el cielo. sentía una profunda pena recordando como esa mañana había visto en la pared de un colegio como unos padres animaban a que sus hijos tiraran piedras a una lagartija para matarla.

Leía un poema de Merces I, Ibáñez.

Se marcharon mis cigüeñas

Se van mis cigüeñas

en tímida bandada,

soplos de auras errantes

y torres abandonadas

sin cúpulas ya radiantes,

ni luceros en  madrugadas.

Mis pies desnudos,

sin alas que marquen rumbo,

en la senda hacia la nada.

Filos de agudas dagas,

preciso para las hierbas

que se disfrazan de malvas,

en esa ardua carrera

de querer morder mi alma.

Voluble  calma,

vetustas quedan las ansias,

húmeda la floresta,

vacío se queda el nido,

la virtud entristecida,

si el ave en él no anida

con su florecida cresta.

Furiosos vientos, 

mecen la soledad

con su velluda zarpa,

soledad que se amilana

ante el hedor del silencio

que huele a vacío intenso

en mi lóbrega morada,

donde buscando la paz

vive enmohecida el alma

huyendo de los recuerdos

que tapé con una manta,

pero el tiempo cruel

la retira y la desgarra.

Angelillo de Uixó y M.B Ibáñez.

Bellísima bandada Merccedes, una nostalgia profunda sería que nunca vuelvan, aquí tenemos una catástrofe humanitaria, una bandanda de ganaderías, besos.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Si fue ayer cuando nuestro pueblo destilaba sudor para levantar los ribazos y hacer brotar al árbol en el secano de la piedra y la arena, sustento de su casa. Hoy,es la gasolina de esa estirpe la que resbala entre los dedos. En ese mismo lugar, entre esas mismas piedras que levantaron sus ancestros, que caen bajo las ruedas sobre las que flota el humo de los motores , haciendo de chimenea en el bosque por el que circulan.
Si les preguntas cuando pasan por la tierra errantes a estos hombres, a donde van.
Ni te miran.
Pasan por tu lado en sus motos sintiéndose grandes, libres y competitivos.
Si acaso les escuchas hablar en alguna parada en el claro del bosque. comprendes que es gente baja que hablan de su ocio, de sus diversiones, de deportes, de mujeres, de coches y de motos.
Si acudes ante aquellos que tienen la misión de hacer de este lugar un sitio mejor y predican  que vivimos en la verdadera ciudad educativa, la que lucha contra la selva, y cuyo primer deber ciudadano es buscar el ocio y la diversión. Así arañan horrorizados con su arado estos  nuevos educadores al viejo cuadro pintado por un pintor costumbrista que reflejó la vida del campo español. En el nuevo lienzo se prodigan las bondades del progreso y la libertad individual con la satisfacción de haber salido del campo para volver a él en forma de ocio, deporte y cultura con un nuevo hombre que respira otros humos. Esos humos son el ocio y la diversión. Pues aún queda en el planeta muchos bosques por habitar para el hombre, muchos campos fértiles.
¿ Por qué no entregar un trozo de planeta a un reino en el que forme su estirpe y linaje el idiota?
Angelillo de Uixó.

 

 

En vall d´uixo, esta mañana.

Lo siento, lo siento mucho- dos o tres veces he dicho esto,  mientras María apenas podía hablar ahogada por las lágrimas.  Haciendo un esfuerzo ha proseguido hablando

Estaba con la cadena ahogado, ademas…ayer hizo mucho calor,

( ha vuelto a romperse llorando)

si me hubiera asomado- al decir esto se ha debido sentir culpable, y se ha descompuesto totalmente en  lágrimas, bajo las gafas no paraba de pasarse pañuelos de papel que estrangulaba mojados entre sus dedos y tiraba al cenicero del coche. Yo, con los dedos  apoyado en la ventanilla , he esperado que se restableciera  guardando silencio. Más que por el relato de María, han sido sus gestos, sus movimientos espasmódicos, lo que me han hundido con ella en  la tragedia. con espanto,  podía ver el escenario tan solo levantando la cabeza.  Una docena de pinos plantados delante de una caseta eran testigos de este nuevo  drama que aquí es viejo. Atar a un perro desde cachorro a una cadena. algunos animales, llenos de deseos por vivir les pasa como a algunas personas de esta tierra, que no aprenden a convivir con sus cadenas y acaban  atados por la policía. La contemplación de la muerte de este cachorro de seis meses de color canela,  ha atado ha María, acostumbrada a ver a este cachorro junto a su casa brincando siempre feliz jugando con su perrita por su patio.

Imaginar el sufrimiento  de la muerte del   cachorro.

Bajo el cielo atado junto a su puerta y muy cerca de la mía para al amancer encontrarlo  muerto enrollado en su cadena, verdugo de metal frío  contra el que luchó él solo con garras y dientes ayer, eslabón por eslabón. Con sus  diminutos intentos de escapar de la muerte dejando como una huella en la cadena las marcas de sus dientecitos  yéndose de este mundo un animal   inocente, de sus diente blancos, de pura leche que ahora custodia la muerte

María incoherente, saliendo como entrando yo del trance de dolor por el drama, se ha despedido de una forma extraña-

me voy que se van a despertar-

-de este modo se ha alejado llorando. No sé muy bien a quien se refería,  pues vivimos en una zona llena de casetas que están casi todas deshabitadas, y aquí los pocos  que vivimos madrugamos mucho, y ya estaban todos los que podían oírnos asomados a las ventanas escuchando esta catástrofe anunciada. Hace semanas, al subir a su casa a cenar con ella y su pareja,  vi la muerte de ese animal  que me presentó. Al preguntar de donde salía, me relató  que era el perro de su vecino, que siempre dejaba estaba atado.  Solo los días que subía a darle de comer lo soltaba un rato, que aprovechaba para saltar a su casa  a jugar con su perrita, como en la ocasión que yo estaba presente. La prueba de que iba a morir ese perro pronto la tuve al confesarme María la conversación que había tenido   con su dueño para disuadirle de que no lo atara. Le explicó María que el cachorro suelto era más feliz que atado, y no suponía un peligro ya que se iba   a su patio y de allí no se movía jugando con su perrita, formando una alegre pareja. El dueño le contestó que haría lo que le diera la gana que para eso era suyo el perro. Entonces comprendí  su destino, porque cuando se tiene dueño se tiene destino, por eso me duele tanto y siento igual la muerte de ese perro que si fuera mío.

( En San Antonio Vall d´Uixó, se ha muerto un perro de un vecino  atado por una cadena con la que se ha ahogado, su muerte no la podemos aceptar)

Tu cola Colmillo lácteo, forma una ligera sombra de un día de primavera abanicando las hierbas que crecen junto a nuestra puerta, tras la cual tus hermanos se agitan para besarte la boca y olerte a romeros en flor del monte, mientras yo me preparo para alimentar la tierra de nuestro huerto en una mañana clara de luz, casi transparente.

Un silencio cercano, alargado, se ha liberado y nos ha sorprendido.  Durante un minuto ha pasado una tormenta y ha dejado todo por el suelo. María, aparecida como un rayo en nuestra puerta, cubierta únicamente por lágrimas resbalando por la tierra,recogiendo sus pedacitos con una voz traspasada por la guadaña.

No comprendía, ni se hacia a la idea de la imperdonable muerte anunciada de un perro atado   a una cadena , que ahora hay que desatar y enterrar.

Junto a la reja de la puerta, mis manos que abren la tierra, se han quedado atrapadas, sintiendo la vida mordida y arañada.

Hemos comprendido como hace en estas tierras prácticas el destino.

angelillo de Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

CIMG9183CIMG9184

Los ladridos de colmillo lácteo me alertaron ésta tarde de algún peligro. al asomarme por la ventana al corral de donde procedían, veía a Senegal de Vall d´Uixo, Dominador y Subordinador, saltando excitados hasta lo alto de la valla pintada de cal, y levantada por mi una  hilada de ladrillos más, además de reforzada con alambre de gallinero. Daban  alegres bocados al aire donde flotaba una serpiente medio enroscada a si misma y con la cola atada a una grieta  de los ladrillos.

animalitos míos,  la serpiente no es un juguete-he gritado desde la ventana para apaciguar aquella algarabía, contrapunto de la jovialidad que se representa en la naturaleza, al drama de la exclusión en  una triste mañana con humanos, donde me ha dado vueltas la cabeza, como a esa desgraciada serpiente, en los servicios sociales donde suelo envenenarme lentamente.

para curarse de la exclusión esta usted aquí, rey mío moro – me ha dicho mi sultana de negros cabellos, clavel reventón rojo en el pelo, trabajadora social para darwins remendables, al verme mordaz y necesitado. Extravagante combinación poco usual entre desgraciados.

La orientadora social , que ha sido mi siguiente parada, le he ofrecido mi ayuda porque al mes que viene la despiden, ya que se acaba el programa piloto qye ha durado seis meses, contrate usted un pobre. Aunque estaba muy motivada y llena de optismismo cuando me ha dicho que no había nada para nadie, ni idea que hacer con los excluidos, pero que había que ser optimista.

En los pasillos del centro de las lagrimeras, había junto las paredes un montón de banquillos llenos de nadadores ahogados bajo los helechos.

En cada banquillo había pintado un cartel:

Igualdad, oportunidad, dignidad, trabajo, inclusión,  amor, fraternidad.

¿ La encuentran aquí? le he preguntado a un patriarca gitano sentado sobre paz.

le he debido sacar de alguna meditación, por su respuesta:

que me ha preguntado ¿ el qué? espero a heredia mi primo.

Nada- he respondido saliendo a la calle y mezclarme entre más tristes humanos.

Saliendo de mis pensamientos.

perdonar mis recuerdos, estoy con vosotros animalitos míos.

Me siento como un diosecillo en este corral y como tal, vivo en el corazón de todas las criaturas que me contemplan.

evaluando la situación.

Esta serpiente me parece medio idiota con el cuerpo atado a un hueco del ladrillo.

la serpiente me mira.

he pensado que ha adivinado que tenia media batalla ganada.

Mirad, se ha subido como una emperatriz a lo alto del ladrillo como si no fuera consigo la cosa.

he ido a por el martillo y el escarpe como un vulgar obrero. Los perros vigilantes, le ladran. vuelvo y apuntando con fineza cerca de su cola he empezado a pegar. Pronto se ha sentido liberada de la represión a la que se veía mortalmente condenada. Ha descendido majestuosamente de arriba abajo, con la cabeza en alto y ha desaparecido llena de orgullo tras el muro, mientras mis canes miran la escena con quejas.

Dominador ha protestado, y senegal ha lanzado un gemido que he silenciado con mi discurso.

Animalitos míos, no se si ha encontrado lo que buscaba o lo que quería nuestra invitada.
pero nosotros, seres virtuosos de la exclusión, que odiamos la palabra represión, castigo, condena.

( he lanzado una mirada llena de rabia por tener que vivir con una valla y una puerta, y he proseguido)

hemos actuado con generosidad y la hemos liberado. Habría humanos, curas y mujeres sobre todo, que hubieran dicho, la serpiente es un animal peligroso, otros, menos virtuosos que nosotros, progresistas, educadores, maestros, hubieran dicho, ademas de ser un animal torpe la serpiente por haberse metido donde no tocaba. El resultado, el juicio de estas personas es que   la habrían matado. Pero a nosotros, si de verdad amamos a alguna forma de vida y le prestamos ayuda, es a  los seres torpes y peligrosos. Suyo es este reino llamado mundo, y no hay animal, a parte de esta estúpida serpiente que hemos liberado, otro animal  más torpe y peligroso que el hombre que construye muros.

dicho esto, hemos salido de paseo a través del muro.

ahora es más grande la casa y entrarán más amigos.

angelillo de uixó.

índice (more…)