Archive for August, 2014

Manifiesto Mongoloide de Angelillo de Uixó.

mongol

Basta de decir que la mente es un estorbo para vivir y que perteneces a una raza inferior- me gritan voces.

Yo me defiendo:

Piedad a tu consuelo satanás , y a tu declaración de los derechos humanos que dicen que todos somos hermanos, acabando con el espíritu de las razas y el heroísmo de los mongoles, sacrificados en aras de su propia estatura de cíclopes testarudos.

Voces contrarias a mi raza:

Apestáis, vestís con harapos en solemne pobreza, camináis entre zarzas y ascuas. No es heroísmo lo que hay en vosotros mongoles. Si no falta de voluntad, de sacrificio por el logro de una vida feliz y placentera. El despreciar la claridad de mente os lleva a no tener trabajo, ni constancia en el aprendizaje, ni motivación. Pero aquí estamos para ayudaros.

Yo me defiendo de las voces:

Aparta esas palabras de mi satanás. Vade retro, y ven a despreciarme,a escupirme a golpearme cómo una mujer en los laureles que cubren mi cabeza de pensamientos gravemente salvajes y atrofiados, libres de ciencia y oficio. Yo, bello durmiente semidesnudo entre cartones cubierto de pulgas, apoyado junto los orines que se destilan de la esquina de la pared de la taberna. Beso la cruz del Cristo mongol, y tu pie. Aplastame cariño.

Voces contrarias a mi raza:

mongoloide

Basta de decir insensateces, o te denuncio por reaccionario. Solo pretendemos ayudarte. Mostrarte un camino, una vida ordenada, un destino en forma de metaobjetivo. Abandona tu herejía mongoloide. Ordena la dueña de tu casa. Come dos veces al día. Haz el amor con una hembra sana y limpia.

( me tienden las manos las voces)

Yo asustado de las voces y las manos, me asusto y me defiendo:

Apartar diablos, visión macabra, pata de cabra. Alejad vuestras garras que tienen escamas. Quiero seguir siendo mongol. Un ser abandonado a la barbarie de sus ideas atávicas, al pecado y al fracaso rutinario. Sigo el deseo de atrapar con los dedos la nota sol y no quemarme los dedos.

Pero en fin ,hagamos una tregua…

Yo seré vuestra esclava.

plano de una vida

Las voces se descoyuntan e irritan estranguladoras:

No podemos hacer contigo eso majadero, es delito. Tenemos el poder de meterte, cómo representantes de la sociedad cuerda, en prisión o en el psiquiátrico. Al ser personas de bien y paz, no podemos disfrazarte de mujer y hacerte nuestro esclavo. Los sindicatos y las feministas se nos tirarían encima, además de las asociaciones de discapacitados. Se razonable mongol, estamos aquí para ayudarte.

Yo me defiendo con una interrogativa:

¿ Y cómo pretendéis ayudarme?

Las voces al unisono:

Con nuestros medios que son la razón, la ciencia, las pastillas, y la tecnología, que han de alumbrar a un hombre nuevo sin taras. Una raza superior se vislumbra. Tolerantes con todos, respetuosos, carente de dolor y de desdicha.

( mirándome a mi fijamente las voces)
Y sin mongoles.

Yo me defiendo de todos ellos:

Me rebelo contra la raza superior. Me desvela esa ciencia, esa razón, esa técnica y esas pastillas. No creo en ellas. Arriba el mongol, el asno y el esclavo. Viva el espíritu libre humillado, el voto de pobreza y la vida sin destino.

Voces contrarias a mi raza:

hacia atras

No vas a escribir ningún renglón más contra el código social de las buenas prácticas. Se acabo mongol, hemos venido a ayudarte pero no te dejas. Nos obligas….

Las voces me agarran y me conducen a un pozo. Allí me echan cabeza abajo. Me doy golpes contra los muros hasta que estallan mis pensamientos contra el suelo, así muero por ser mongol en un mundo de hombre superiores dueños de un alma elevada que ordena el mundo con mucho esfuerzo.

Angelillo de Uixó.


Manifiesto Mongoloide de Angelillo de Uixó. is licensed under a 
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en
https://angelillo201.wordpress.com/

Advertisements

El humor de los servicios sociales.

I. Intro.

DSCN8979

Ciudadano, votante, a cualquier persona medianamente cabal y sensata que aún albergue sentimientos de justicia, compromiso, bondad en estos tiempos cínicos y descarnados. Debe conocer lo que está pasando en los servicios sociales de vall d´uixó, que no creo que sean diferentes a cualquiera del estado Español, dominado en estos días por un fascismo atroz contra la clase trabajadora, y una austeridad racana y criminal, más propia de ese pueblo maldito y aborrecido de Alemania que del nuestro. Para está crónica me baso en vivencias personales, y vivencias de gente que ha acudido allí y a las que personalmente he entrevistado.

Este texto será presentado en el tribunal de derechos humanos de Strasburgo junto la denuncia penal de los mandos político represivos de los servicios sociales de vall d´uixó.

II. Acudimos a servicios sociales.

barreras

Lo primero es saber quienes son arrastrados a los servicios sociales huyendo de la violencia del desempleo.

Es gente principalmente que ha perdido su puesto de trabajo, ha agotado las prestaciones, y que acude allí cómo último remedio en un estado de aturdimiento vital y moral con la autoestima por los suelos. Padecen de insomnio, jaquecas, estrés, ansiedad, ataque de pánicos, fobias sociales, trastornos de la conducta alimentaria, vértigos, mareos, y diarreas.

Acuden cómo victimas, sin saberlo, pidiendo ayuda a sus verdugos, que en ocasiones ni siquiera saben que son verdugos, y los están ahogando. Tal psicosis se ha formado por la distorsión de la sociedad que impone el capitalismo fascista al equipo de los servicios sociales. Jueces y policías también sufren de una alta dosis de psicosis y sadismo debido a que sus mente se han retorcido cómo a los nazis en esa ideología fascista en la que viven y que debe ser vencida.

Está patología la puedo verificar porque ,Yo, personalmente he hablado con muchas asistentas sociales. Chicas jóvenes, guapas, amables, y he comprobado que no saben lo que hacen, es decir, no se enteran de nada. Están completamente alienadas por salvados.

Las inocentes victimas de la publicidad del estado comparecen cómo ciudadanos al entrar por esa puerta, que no es muy ancha, pero que les cambia la vida. Al poner el pie en los servicios sociales, sin que todavía lo sepan:

Ya son excluidos sociales.

Curiosamente, y no creo que sea casualidad, pues así lo han ordenado los fascistas con su habitual sentido del humor macabro. Los servicios sociales de vall d´uixó, cómo en otros pueblos similares de concentración, se encuentran en las casas de los maestros que el Caudillo mandará construir para educar a las actuales generaciones de políticos, empresarios, jueces… con el lema de:

las letras entran con sangre.

!Y con sangre estamos pagando su actual lema!

igual se espeluznante, de cruel, de inhumano:

Habéis vivido por encima de vuestras posibilidades.

pijama servicios sociales

Una vez pisado el suelo de baldosas de los servicios sociales, el ciudadano avanza tímido, busca una silla donde sentarse y taparse la cara con las manos hasta que le llamen para la entrevista.

Cuando esto se produce, pasa a un despacho aturullado, sin fijarse en los detalles, pues está en un estado de congoja, vergüenza, fracaso personal, ante una persona que no conoce de nada y a la que le deberá contar su situación. Cosa lógica, aunque triste por otro lado, pues la necesidad no trae más que pequeñas humillaciones personales. Esta es inevitable y comprensible, pero no lo es el interrogatorio, donde el que acaba de convertirse en excluido social suele tener timbres en la voz al tener que forzar alguna mentira a la que las circunstancias le obligan. Y es al hablar de la abuela.

Los abuelos es el tema más embarazoso, y del que se desprenden si quieren conseguir algo las víctimas del desempleo.

La pregunta la tienen estudiada las asistentas . Con la respuesta miden la tensión ocular y la dilatación vaso vascular de las víctimas para verificar si viven en casa de los ricos abuelos que tienen, según su informe de hacienda, pensión de 300 euros.

Generalmente, los excluidos formulan ruegos inútiles, cómo que son buenas personas que cuidan a los viejos por piedad cristiana, pero no viven con ellos ni les piden dinero. Sus voces traquetean, cascabelean y el boli rojo de la asistenta hace blanco en la subvención, y su nombre es tachado con una cruz y calavera.

Otros excluidos llegan a empadronarse en pisos vacíos o ficticios, pero tarde o temprano son descubiertos por las asistentas.

Los que pasan la prueba de la abuela, en esta parte de le entrevista suelen pasar a una segunda fase que no es tan agresiva. Donde psicológicamente se les da apoyo psicosocial con frases vacías y estudiadas por psiquiatras de régimen para este fin, que esconden un fondo perverso:

Todo se arreglará, hay que ser positivo, proyección, dentro de poco usted encontrará empleo, todas las mañanas amanece, ningún rico ni político de este ayuntamiento irá al cielo, de aquí se sale por la puerta.

Estás frases y un sin fin más de frases similares, están preparadas para tener un efecto sedante e hipnótico hacia la victima mientras la asistenta va a por el famoso formulario azul TG/3456/45/6789-dog-ad-hoc.org.

EL ciudadano que ha entrado al despacho en estado de azoramiento, no se ha percatado de la decoración. Es en esos momentos cuando mira con discreción el pequeño despacho. Todo parece ser normal, pero en ocasiones, algunos excluidos sociales se dan cuenta a través de pequeños detalles de que hay algo anormal en la decoración. Las asistentas suelen gustar de tener flores, y hay en el despacho ricos maceteros con flores que alegran el lugar: crisantemos, malvas, la flor del espíritu santo. Flores de cementerio. Así como a veces, del altillo del armario se ve una soga de horca, o la punta de un látigo o un alfiler que no pronostica nada bueno.

Entonces suele acontecer lo propio en personas que aún creen que son ciudadanos y libres: la rebelión. Pero al levantarse para irse, aparece la asistenta con el formulario, y les preguntan a los que intentan huir.

¿ No se iría usted sin despedirse verdad?

Estás palabras desconciertan a las victimas, que conservan en su corazón dos cosas todavía, y en cierto modo es natural: esperanza, y educación. La una y la otra les hace volver a la silla frente a la asistenta que tira vapor de agua a las malvas con una sonrisa diabólica de : ahora te riego a ti cariño. Les muestra el formulario y les explica:

Desde el excelentísimo Ayuntamiento de la Vall d´Uixó intentaremos ingresarle 100 euros a su cuenta.

La victima entonces se sonroja y chilla desesperada, incluso si se me permite decir, violenta y altiva:

!100 euros! Con eso no pago la luz.

La asistenta que por su experiencia tiene todo estudiado pasa a la siguiente fase que lo deja en shock y en estado de frustración, a su total disposición y merced.

No solo eso, si no que tendrás que hacer colaboración social.

III colaboración social

flores

El propio nombre es cómo una mancha de aceite que se expande en el agua contaminando todo lo que vive allí.

Así los fascistas contaminan el aire, el agua, la vida libre, la alegría, la dignidad.

Las colaboraciones sociales son una forma de degradación hacia la gente que acude a los servicios sociales huyendo de la violencia del desempleo, del empresario, del sistema, y que encuentran mucha más violencia. Es una violencia perpetrada por bufones fascistas al aparato psicológico a través de la humillación y la perdida de la autoestima.

Las colaboraciones sociales son un delito del capitalismo en su fase fascista actual.

A gente sin empleo, sin recursos, vencidos, en la cuneta, se les manda para cobrar 100 euros a hacer colaboraciones sociales, les hacen fingir cómo si tuvieran un empleo en bibliotecas, residencias, policía… allí se mezclan con los trabajadores. Las chicas de las colaboraciones sociales para hacer el ridículo se peinan, tratan de ir bien vestidas, al igual que los hombres. Acuden a sus puesto de “ trabajo” casi siempre de conserjes tras una mesa vacía, sin funciones, aunque a lo mejor estás personas fueran antes médicos, psicólogos, electricistas, o incluso sabios agricultores que tuvieran la formula para luchar contra la tuta de forma ecológica. A los fascistas le da igual, solo quieren verlos vencidos, humillados, ridiculizados delante de la gente que pasa sin prestarle atención, cómo si fueran estatuas de los parques. Sus supuestos compañeros, ni se acercan a ellos. Nadie se preocupa de saber sus nombres, ni que hacen allí, a nadie les importan estás personas humilladas y ofendidas, vencidas y agraviadas.

Yo soy su voz, yo soy su testimonio.

pablo iglesias en el bosque

Angelillo de Uixó.


El humor de los servicios sociales. by Angelillo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

Islam y la bomba de los servicios sociales.

ayudas sociales

I. El estado de la nación.

Poseer televisión, ser autoridad, trabajar en los juzgados y medios de comunicación, o ser desempleado español, era suficiente en Agosto del 2014 para perder la cabeza ante la contemplación de un moro caminando por la acera sin ir acompañado de un pico, una pala, o esposado bajo la custodia de un secreta o policía nacional.

La locura de los programas de la televisión, las declaraciones de Rafa de Vall d´Uixó, o las del alcalde de Vitoria, así cómo las detenciones en caliente en territorio español, habían creado la conciencia de que el islam agotaba las prestaciones por desempleo, siendo un cañonazo contra el estado de bienestar.

Mucha gente de bien, llamados ciudadanos, se creía capacitados en nombre del sistema, para tomar defensa del estado de bienestar.

Y lo hacían verdaderamente bien. Chillando nuestros valientes ciudadanos menos aventajados, que vivían de las ayudas sociales o familiares, ante las puertas de los servicios sociales:

A los moros no, a los moros no.

  1. El caso Vall d´Uixó.

vall d´uixó

 

Tras el caso de Mohamed, el pueblo de Vall d´Uixó hacía armas delante de los servicios sociales con viejas y oxidadas guadañas, y con certificados de minusvalía, certificados negativos de hacienda, la vida laboral y el curriculum. Siempre dispuestos a pedir socorro y auxilio ante su causa delante de las cámaras de espejo publico, que de vez en cuando se personaban ante la protesta ciudadana , dando cobertura mediática al considerándola los contertulios cómo justa y comedida a un estado social y democrático, donde la gente se expresa libremente.

Los jueces y el Ayuntamiento también daban permiso para esta concentración de ciudadanos ante los servicios sociales, que coreaba sus lemas cuando pasaban las jóvenes asistentas sociales. Los ciudadanos indignados les chiflaban mostrando sus certificados con sus taras, o el tiempo que llevaban sin empleo ni recursos económicos. Blandían los brazos y puños repletos de indignidad mientras blasfemaban:

Todas las ayudas para los Mohamed, ya sabemos por qué.

  1. La vida de Mohamed.

mujer

De la dura esclavitud que el estado español provee a gente, animales, incluso bosques habitados en el, se redimió el bello Mohamed, un hermoso moro errante que llegó a nuestras tierras en pos del amor.

Acudió tras pedir cita a los servicios sociales vestido con su túnica oscura, señal de su modestia. Aunque no era estrecha la túnica, dejaba adivinar con la imaginación la estampa de un efebo Apolo musulmán de carnosos labios, ojos almendrados negros y misteriosos cómo la noche, repletos de un brillo majestuoso, varonil y fuerte, pese a poseer facciones tan bellas cómo la más hermosas de las mujeres cristianas.

Al entrar a los servicios sociales, los malos cristianos que estaban allí, codiciosos, envidiosos y avarientos. Todos ellos con la señal de Caín sobre sus cabezas, a nuestro hermano Mohamed lo recibieron con malas miradas.

Al preguntar quien era el último con sus suave voz de jilguero que Alá tuvo bien a darle para gloria de otros hombres y mujeres, nadie le contesto.

Intento sentarse, pero le quitaron la silla.

Mohamed, hombre pacifico en la escalera se apoyó.

Una bella asistenta salió con una lista en la mano. También era de su tierra, pues era Andaluza, oh hermanos, y esto alegro mucho a Mohamed , que la verla dio gracias a Alá.

La asistenta al verlo no preguntó por su nombre, directamente adivino:

Vega Mohamed que te toca.

Mohamed obedeció y paso.

La asistenta aposentada con sus hermosos brazos cruzados sobre la tabla le pregunto:

¿ qué te pasa Mohamed ? Cuéntame.

El bello Mohamed así le contó:

No tengo empleo ni nada que hacer más que cumplir un sueño que te voy a contar.

Por las noches sueño que estoy en una jaima, acampado en la plaza de Sol, rodeado de otras Jaimas donde cómo en la mía se producen bailes de bellas mujeres de negras cabelleras adornados con cascabeles y lazos de seda transparente atados a sus cinturas de gacelas saltarinas que brincan y cantan mientras tocan músicos ciegos para que no vean a las mujeres y se enamoren. Yo como suculentos dátiles, y bebo leche con te. Pero de repente, entran los cristianos a la plaza de Sol al grito de Santiago cierra España. Matan a los buenos hermanos que están felices en sus jaimas. A la mía llega un grupo de ellos. Yo saco mi cimitarra y le corto la cabeza a mucho de estos bárbaros.

Sin embargo roban a mi esclava favorita, la montan en un camello al que golpean las nalgas. El animal huye despavorido con mi amante, Ayeh, tirada entre sus jorobas mientras galopa por la plaza de Sol , donde todo arde y los cadáveres se amontonan.

Ayeh me chilla:

Mohamed, busca un camello errante por españa. Alá te guiará a mi.

Con mucho esfuerzo con mi espada victoriosa, cortando cabeza de cristianos consigo salir del cerco. Busco desde entonces a Ayeh. Pregunto por todos los pueblo si han visto un camello galopando con una mujer. Pero nadie sabe que responderme.

Mohamed se pone a llorar sus penas, y la asistenta social hace lo propio. Se levantó y se lanzó al cuello de Mohamed:

¿ No me reconoces Mohamed? Soy yo, Ayed, que me hago pasar por cristiana. Aprendí las costumbres del país viajando, y me saque la carrera de asistenta social.

Mohamed muy feliz comprobó que era Ayed levantando su falda, pues en su hermoso muslo, cerca sus órganos sexuales, tienía un lunar en forma de conejito.

Ambos se abrazaron tras tantos sufrimientos.

Ayad llena de felicidad le dijo:

Oh Mohamed, tus penas han terminado, ahora mismo te concedo una renta, si frotas cómo antes mi piel. Tu no sufrirás más. Vivirás en casa conmigo. Tu único trabajo sera hacerme el amor cuando regrese del trabajo.

Sin embargo mirad si la gente de vall d´Uixó es mala y está mordida no solo por un falso Dios, si no por la envidia, que el pueblo odiaban a Mohamed por qué todos querían vivir cómo él.

Angelillo de Uixó.

El adulador del Ayuntamiento de Vall d´Uixó.

Dedicado a Rafa:

“ tu la haces, los servicios sociales la pagan”

My beautiful picture

I.

vall d´uixó

 

Para los aduladores del Ayuntamiento de Vall D´Uixó no hay rico malo ni pobre bueno.

A tal extremo llega hoy en día el celo de los empleados aduladores del Ayuntamiento de Vall

D´Uixó en estirar esta verdad que es mentira, que como moscas pegajosa, esperando gratificación de sus amos moscardones, mosqueados divulgan rumores haciendo sonar el parné en bares y mesones a las horas de su trabajo, sobre quienes reciben ayudas sociales. Se vierte en oídos repletos de hambre y sin labios, aferrados a la sombra del odio que estos miserables halagadores propagan sin pudor y sin vergüenza, delante de mujeres, niños, hombres. Tienen el valor de mirar dos veces hacia atrás los aduladores, sin sentir ninguna vergüenza. Una es verse ellos mismos al acecho cual indio de una plaza que les dote de seguridad y bienestar , y otra, para llamar al que está sentado tras él con la cabeza apesadumbrada de tanto martillazo dado en su sien por el poderoso, para contarle dando voces que a fulanito le ha visto cobrar un cheque de 400 euros sin merecerlo, y a aquel pobre de la esquina que pasa estirando la mano, él ( señalándose los ojos) lo vio entrar pidiendo faena en el Ayuntamiento, diciendo que tenía hambre, que llevaba sin comer dos días, y que al rato, el adulador, dando un paseo para entregar unos papeles a urbanismo, se dejo caer dentro de un bar que estaba de camino, y zas, allí estaba ese pobre tomando cómo un señor un café.

El aduladores tiene tanta osadía en sus mezquindades, y piensan que todos le van a dar la razón porqué la naturaleza humana es tan corrupta cómo la suya, que cuando llaman a la gente para que les escuche, no saben a quien tiene detrás.

II.

Está mañana estaba yo tras uno de estos tipos, en la panadería cercana al conservatorio de música, escuchando las palabras de este predicador de los ricos, y tomándole nota.

Así decía vestido por completo de blanco, tanto pantalones cómo camisa medio desabotonada, dando aires de limpieza sobre un alma sucia e infecta que daba asco escucharle. La sangre me hervía, os lo juro, cuando escuchaba:

Los pobres solo saben dilapidar el dinero que les da el Ayuntamiento, hincharse a huevos y chorizo, vivir de prestado, del esfuerzo de todos hacen su fortuna. Os contaré amigos cómo el otro día entró al Ayuntamiento un tío que decía que no tenía fortuna, que es una forma de decir que no se esfuerza,y que llevaba dos días sin comer. ( Gesto cómico del adulador) mirar si sería vago y dejado. Daba pena verlo, de verdad, y más siendo persona bautizada. Nos conmovimos, de verdad, al escucharlo. Yo mismo lo lleve a cáritas. Al día siguiente, cuando iba de camino a entregar unos papeles a urbanismo… en el trayecto cómo sabéis hay un mesón donde suelo almorzar sesos revueltos con hígado. Al caer por allí, me lo encuentro tomando café cómo un señor. Me dirijo hacia él :

No tienes vergüenza bribón, ¿ que haces tomando un café? Con ese euro podrías comprar una barra de pan y pasar este día. Maricón, ladrón, desgraciado, hideputa, vete de aquí.

servicios sociales

La gente que esto escuchó movió a reírse, y el hombre a llorar. Pues el pobre no es hombre ni es na, más que una mierda. Total, que asustado se levanta y se va. EL mesonero que lo ve le grita:

eh tu, ven aquí, que no has pagado sin vergüenza.

Y el hombre temblando se vuelve, no atina, tropieza y se le cae una bolsa repleta de monedas.

Yo le pregunto:

¿ de donde has sacado eso bribón? No decías que no tenías nada.

Desde el suelo me contesta con sus pobre ojillos el hideputa embustero:

He vendido una sortija que me regalo mi madre, por eso tengo estas monedas.

Yo le replicó a ese pícaro ladrón:

pues a los servicios sociales no te acerques, que voy a dar nota de todo en tesoro que tienes.

El adulador vuelto a la gente de la panadería, detuvo su mirada en la mía para preguntarme mientras me contemplaba con su sonrisa macabra y su piel sonrosada, mientras yo repleto de cólera, impasible, le miraba con asco.

¿ sabe lo que me contestó?

Yo le respondí tragando saliva:

No hermano, no se que te contesto, cuéntamelo te lo ruego.

Y el adulador, azote de pobretes, amigo de riquetes entre risitas y haciendo vocecitas de mujer:

No por favor, no te chive a las asistentas sociales, me quitarán la paga, por favor.

En la pandearía la gente escuchaba de forma seria y triste. Tan fiero es el que golpe que nos están dando los fascistas, que ya nadie les cree. Tengo Fe en que esto último sea así.

Angelillo de Uixó.


El adulador del Ayuntamiento de Vall d´Uixó. by Angelillo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

Los honorables de San Leonardo de Yagüe.

san leonardo de yagüe

Dedicado a mi gran amigo Juanvi por las noticias de su viaje al cañón del río lobo, donde descubrió que ni los lobos ni el cañón estaban en su barranco, si no en las calles de San Leonardo de Yagüe en forma de fascista de tomo y lomo, con largos diente y pelos erizados. Uno de estos animales salvajes y malos le mordió en el pie.

Interpolamos con una breve oración de patromoni en extincio.

http://patrimonienextincio.blogspot.com.es/2014/08/los-vecinos-de-las-calles-de-los.html

I.

bandera-de-san-leonardo-de-yague

La asociación de vecinos de la calle el Caudillo se reunió en el casino Primo de Rivera. Llegaron alarmados, dando voces, pasos rápidos hasta el salón principal. Se dieron cita incrédulos y sobrecogidos bajo las altas lamparas de araña, las paredes con cuadros de la virgen María, fotos del Alcázar de Toledo, y una gran cabeza de toro. Grandes mesas sombrías, dispuestas en orden de filas, formando una gran guarnición con manteles de hule y sillas recias a sus lados. Traían preocupada la mirada, violada tras pasar bajo el pórtico del casino humillado. Entraron arrastrando entre las manos la cabeza agachada para no mirar el maltrato que le habían dado a Victoriosa.

!Que hijos de puta!¿ Quien puede haber sido capaz de haber pintado los colores del arco iris a Victoriosa? El águila que mando incrustar en la pared de este casino nuestro vecino más ilustre :Don Juan Yagüe Blanco- exclamó Don Fabian, un rico comerciante propietario de un matadero de cerdos.

Una vieja enlutada, con rosario colgando desde el cuello hasta el ombligo, postrada en silla de ruedas, parche pirata en el ojo izquierdo, toquilla negra sobre la cabeza y matón de Manila sobre los enjutos hombros de los que brotaba la chepa de la espalda. Se colocó con sus momificados dedos, apoyando en los bigotes de los labios , la mascara de oxigeno que chocó con su aguileña nariz que todo lo olía. Cascabeleando palabras entre la dentadura postiza, con dificultades y algunos eructos, divago con la mente en blanco lo que les había dado Yagüe a los vecinos de San Leonardo:

enseñanza emilio mola

El casino mando reconstruir, que buen vecino era, no cómo esos rojos que lo dinamitaron, bandidos todos ellos, además de beodos. San Juan de Yagüe nos volvió a construir la plaza de caudillo, el teatro con su nombre. Y que funciones se representaban desde entonces: Alcázar y Pedrín, no guarradas cómo las que antes daban. Ay hijitos, que calle peatonal, que escuela Emilia Mola , el puente de Sanjurjo , el fuerte y la fuente, el cuartel de la guardia civil y el parque…

Don Teobaldo apago a Rosaito el oxigeno, y esta fue a entregarse al momento a un profundo sopor, necesario para él poder hablar. Su rostro apesadumbrado y hierático, exudando dolor, pesar, preocupación, incomprensión. Todas está emociones se daban en el cuerpo de un hombre recto, de estado, que nunca paso de los limites de su pueblo:

Vecinos de San Leonardo de Yagüe, la democracia está en juego. ( tomó asiento Don Teobaldo estirando el cuello cómo una vieja tortuga, tragó silaba para proseguir su relato)

Es que no me cabe en la cabeza quien haya podido hacer semejante bellaquería.

Doña endrina tomó la palabra condenando:

Maricones.

EL cura pertinente replicó con sabia picardia:

Pudiera ser doña Endrina, que es gente de alma vacía, dada a la blasfemia gratuita.

Más el alcalde que cojeaba un poco, e iba de un lado a otro del casino, tomo palabra apoyando la mano en un canto de la mesa:

Vasallos míos, no es empresa fácil averiguar el autor del crimen. La guardia civil está en el caso tomando nota a los maricones de San Leonardo de Yagüe. Más a nuestros ojos, gente que no nos es grata la política, si no la vida tranquila, tenemos que tomar lección de esta manifestación. Hay gente que ha salido del armario, saquemos nosotros lo que en ella guardamos: las armas, y a ver quien pude más si ellos o nosotros.

Recibió el alcalde de sus vecinos muchos aplausos y gritos de:

Presidente, presidente, presidente.

II.

_spanishkingfelipek15325012_4d8a2382

Frente al casino, la fuente de mismo nombre que este, la de Primo de Rivera. Dos honorables vecinos de largas barbas, mal peinados, vestidos con sacos de patatas, daban grandes voces y se tiraban uno a otro una bicicleta.

Honorable I, se describe cómo un hombre gordo, peludo, de altura media, larga barba roja, cejas espesas, cara redonda y fiera, tostado por el sol. Grita escupiendo, le sale espuma por la boca, su cuerpo de tambalea, aspa los brazos, se crispa todo él ante su paisano de misma raza.

Por culpa de tu bicicleta no pude llegar a recoger la carta en Vilviestre del Pinar, ni acudir al reparto de sopa de Sor Laura.

Honorable II, bajito, delgado, también de larga barba, viste con harapos, lleva zapatones y nariz roja, sus ojillos: redondos y melancólicos, voz aflautada , y viste una sonrisa maliciosa en los labios. Le habla con indiferencia:

Pero…que culpa tengo yo del estado de la bici Oliver, si la recogí de la basura para ti. Y sobre tu carta,¿ por qué es culpa mía que el servicio de correos del pueblo se niegue entregarte las cartas, y las lleve al otro pueblo?

correos

Honrable I.

Maldito Lauren, tu y tus excusas, estoy harto de ti. (Agarra la bici y se la clava en el pecho a Lauren que cae de forma cómica, y se levanta con la bici en las manos)

Honorable II. Con rabia

Oliver…el amor a Sor Laura te está volviendo loco. Desde que ella te ha sonreído estás muy diferente, todo lo que hago te molesta. El día que pinte para ti el águila del casino te cabreaste. Ahora me doy cuenta de que no significo nada en tu vida. Me voy Oliver, adiós.

Honrable I.

Con sorpresa, pasa de esta a la tristeza y al miedo.

¿ Te vas Lauren?

Honorable II.

De espaladas, se gira con su sonrisa triste y siniestra. Le mira cínico.

SI Oliver.

Honorable I.

Funesto ,violento, viendo cómo da el primer paso de su ida.

A no Lauren, tu no me dejas.

( lo coge del saco y lo tira al suelo, se pelean)

La guardia civil pasa y los detiene. Un juez los condena a limpiar los nombres de las calles de San Leonardo de Yagüe, así cómo los monumentos pintados.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Los honorables de San Leonardo de Yagüe. by Angelillo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enhttps://angelillo201.wordpress.com/

Quítate el sombrero.

5717837-mujer-con-sombrero-de-copa-con-guitarra-electrica-roja-y-los-cigarrillos

I.

La escena transcurre en una fiesta de disfraces. Habla un poeta a una chica a la que ama y es costurera.

Atrapados cupidillos bajo tu sombrero de copa elaborados por tus dedos enarbolan tu cabeza.

Una corona de amor en tu corazón republicano que visten dos reinos.

Hoy vamos vestidos de gala lanzando dardos de amor bajo la luna y el sol.

Envidia de Apolo, mi bella Dafne, dormida en los laureles de Podemos, EU, sindicatos y prensa, bajo los arcos de nuestra mirada vendada con la televisión y la música.

Tu risa musical de ruiseñor, apacible fuente de amor que entregas a los amantes a las murmuraciones bajo tus sombreros.

_spanishkingfelipek15325012_4d8a2382

  1. La siguiente escena transcurre en aguas de Cheuta. EL rey de Marruguhana sale de paseo con su bote y es interceptado por una galera de la guardia fascista del reino de Chispanía.

Más aquel fiero moro jefe del reino de Marruguhana, reino poblado de mazmorras ,y aún así más querido y respetado por los republicanos con sombrero del vecino reino de Chispanía. Salió de paseo con su bote de muchos remos que alborotados batían la solas, cuando un galeón de la guardia fascista de chipanía lo diviso, y le pidió la tarjeta de visitación.

El noble moro montó en cólera, pues no la tenía, y llamó a su igual al otro lado del canal diciendo:

Unos trabuqueros Barba rojas de tu reino me han pedido documentación.

Taragote, alicatado, mal trabado al aparato, boquiabierto y disgustado, no sabemos que paso, pero lo siguiente que nos han contado es que del cuartel se traslado un alto mando al yate del moro con la cabeza desvestida, el tricornio bajo el brazo y la cruz cristiana del revés. Hincado las rodillas ante el fiero rey estaba el comandante de la guardia del reino de la desvergüenza y despropósitos de chispanía, pidiendo muchos perdones al monarca mientras en la valla fronteriza de Cheuta los negros sin tarjeta de visitación colgaban cómo longanizas vivas y rojas cómo ascuas de los palos que les daban en ese secadero pared de matadero. En ciertos momentos del día, dejaban de ser hiedra que creciera junto a la valla arrancada por los jardineros, para echar piernas, brazos e hígados, que se retiraban doloridos a descansar entre hierbajos afilados en un monte calvarioguruguru, mirando con desesperación cómo cabalgaban hacia ellos endemoniados centauros, cubiertas sus cabezas por negros yelmos, trepaban el monte rechinando con las hachas de sus diente los versos de la barbarie que enseñaba a los negros a ser ágiles y veloces.

cauta

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Quítate el sombrero. by angelillo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.