Archive for July, 2019

pollo

Es casi agosto en un país con una sociedad civil cercana a un festival de rock con las preocupaciones sociales puestas en la cerveza, el sexo, y los derechos de las lagartijas. Hay impuesta una férrea desinformación, un fascismo líquido policial y judicial, una pobreza causada por un capitalismo que crece matando y convive con una alienación libertaria dentro de un estado represivo  garantizado por  una clase política que se aferra pornográficamente al poder pactando incluso contra los propios suyos y subvencionando circos democráticos y progresista mientras por la puerta trasera del País se tortura como en los tiempos de Franco, inamovible en el Valle de los Caídos.

La música, ser youtube, se incorpora a este ambiente social. Estos son los primeros pasos de una banda sin nombre, compuesta por un batería que no tiene batería, una ukelele que solo sabe dos canciones, y un guitarrista duro de oído.

EN un cuarto de vall d´ Uixó video conferencia entre el grupo.

Hola camaradas del grupo, a la ukelele y al batería,  hasta nuestro próximo ensayo  os envió una  versión desconstruida  de los maestros de Plasencia,  el mítico grupo de Extremadura,  el  So payaso de extremoduro para ukele, guitarra y palmas ,hasta que tengamos batería. Os mando la letra nueva y la música  a través de un personaje pijo de FP que interpretara ese mundo de la cultura marginal que recrea Extremoduro en sus letras,  y que han sido aceptadas con gusto hasta por  a las clases burguesas que siente morbo de la marginalidad. Os recomiendo que penséis crear unos personajes para actuar. El mío  será este  pijo del que os hablo, en cuya narración se reforzará la idea de  que considerara divertido acercarse a los perdedores, al lado salvaje y estúpido de la vida. Entrar en este mundo a través de las drogas y la música de los festivales , sin consumir por supuesto , ni establecer lazos de solidaridad con nadie. La diferencia con los verdaderos  desdichados es que él  podrá salir de ese mundo cuando quiera.  Se limitara a pagar las drogas y entradas de conciertos  para ser aceptado y divertirse  como el resto de la sociedad del sufrimiento y la indiferencia de los que viven la marginalidad  a nuestro alrededor , vidas que a nadie les importa, incluso se potencia el ataque a estos grupos por parte de las autoridades y la prensa  para que la cultura de la pobreza acabe siendo una cultura de la droga y el desarraigo. Espero que vuestros personajes ayuden a ridiculizar esta cultura que nos domina y nos quita la crítica con leyes mordaza y cerveza.

So payaso.

Puede que la necesite llamar,

Puede que arranque una flor

Y puede que se la tire sin más.

¡ A ver que me dice después!

Quiero ser tu perro fiel,

Tu esclavo sin rechistar

Porque he visto mucho maltrato animal

Y el látigo del capataz.

¡ A ver que me dice después!

So payaso

Me tiemblas los codos, a su lado

Me dice que estoy poseído.

Empiezo a pensar,

¡A ver que me dice después!

Acércate y ya veras

Como puedo perder la dignidad

En un momento y muy bien.

Hago naipes con cartones

Y  juro con ellos mi destino.

Para no acabar mal necesito dinero.

¡ a ver que me dice después!

So payaso.

Me dice que estoy perdido.

La empiezo a creer.

A ver que me dice después.

So cretino,

me tiemblan los tobillos a su lado.

Me dice que soy gilipollas,

Empiezo a pensar,

¡ a ver que me dice después!

So payaso.

Le doy la razón y un abrazo.

A ver que me dice después,

Porque el resto del mundo ya no me dice nada.

 

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Advertisements

Tengo ante mí la carta  que escribió malherido en su celda de aislamiento  el difunto Morouane Abouobaida, fallecido recientemente  en el Cies  de Zapadores, Valencia. Recordar al lector que murió como muchos  otros inmigrantes: inhumanamente . Su muerte ha sido comparable al suplicio de los animales, y  se encuadra dentro de un plan genocida aprobado con leyes estatales para proteger las ganancias del capitalismo con chivos expiatorios.

Esta carta publicada recientemente corre peligro  de ser destruida por la ley mordaza, o de ser sometida a un montaje grotesco , indigno  e infrahumano   por parte de la prensa, los jueces , la policía,  o incluso todos ellos juntos actuando como una célula maligna  de control, desinformación y terror dentro del seno de una sociedad que atormentan con mentiras, injusticias, torturas… y mil cosas más que dan nauseas al saberlas hasta de vivir . Horroriza e inquieta  pensar que haya gente así, y a la que encima se les paga el sueldo todos los meses para que nos informen, nos protejan y hagan justicia.

En esta carta  lo primero que debe llamar la atención es que son las ultimas palabras de un ser humano dotado de sentimientos y de  inteligencia, ya que aprendió a escribir   castellano en poco tiempo. Tengamos en cuenta de que era marroquí. También demuestra al escribir la carta su alto grado de comprensión a las  normas del Cies, y su educación, ya que pide por favor que le atiendan estando  en una celda de castigo que es una verdadera tortura.

¿ Por qué no tuvo valor informativo para el director  del Cies?

Es posible de que el director  estuviera cegado como mucha gente de nuestra sociedad por un  odio racista, su  ego intelectual,  y  las dictaduras que ejercen las personalidades de  ciertos sujetos sobre su pensamiento que los hace irreflexivos.

La  inhumana muerte de Morouane Abouobaida  va a ser metida  en un cajón  al igual que  su carta para olvidar el fallo en el sistema Si nos apartamos de este espejo que nos muestra un sistema humano que vela por las personas, una  justicia que es igual para todos,  libre ( por supuesto ) de persecución por motivos de raza, religión o ideología, y con una prensa libre  que informa para una sociedad  crítica, extrañara a los que viven mirando el espejo que no    tenga palabras para condenar tanta violencia e impunidad por parte de los que la ejercen.  Me asombra de que gocen de tanta impunidad y de ese grado de violencia que se ejerce ante una mayoría social que repudia la violencia y la impunidad de los poderes que la ejercen.

Por eso no debe quedar sin condena la impunidad del odio del poder y señalar su maldito espejo distópico donde vive el poder. Esperemos que la carta de Morouane Abouobaida, las fotos con su cara llena de golpes, su muerte brutal, sirva para romper este espejo negro y salga toda la porquería que hay dentro de su apariencia que no es sincera.

Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

2.-ZAPADORESmuerte ciesfoto2.-instacia-marouane

Subtitulado: Firmo con la multitud que condena tu muerte en el Cies.

 

como a muchos ciudadanos estos días se  me han hecho una pregunta a través  de osoigo.com.

 

¿ consideran que el gobierno ha salvaguardado la vida del ciudadano marroquí fallecido en el Cies de Zapadores?

Sé que con mi respuesta “  los oigo morir en el Cies “ no se cambia nada, pero hay que escuchar a los que están oprimidos  y  preguntar al poder  para que la respuesta ayude a cambiar las cosas.

También se  están recogiendo firmas contra el inhumano crimen de este ciudadano marroquí una multitud insignificante. Insignificante lo digo  si lo comparamos con el resto de la sociedad, a los que les da igual este crimen que no es mediático, como les importa un bledo las guerras lejanas  de países cuya cultura les parece ridícula o desconocen.

Sé que con estás firmas nada se va a cambiar en este cochino mundo que esta del revés.

Este crimen no va a ser investigado por ningún juez,  como si lo haría si alguien hiciera un chiste de Carrero Blanco en twitter, o por ejemplo  mandando a presión 13 años a varios jóvenes en lo mejor de su vida acusados de terrorismo. Esto ha pasado  Altasu por una pelea de bar a un grupo de jóvenes  que torcieron las tobillos a una especie de guardia civil , o sé que  paisano que dice que era guardia civil, cosa  que yo no me creo, porque este caso es muy confuso. ¿ qué hacia  en un bar un guardia civil de servicio que declara que estaba de copas? Que vergüenza para el cuerpo. Si eso es así , me dan ganas de vomitar la falta de ética. Con Franco estaba mejor la guardia civil. Pedro Sánchez tiene demasiado mano ancha, reinan las copas y la anarquía en los cuarteles y la justicia,  como si fueran dueños de España y Cataluña.

! Como nos manipulan  con unos tobillos , cuando lo duro es la condena  de 13 años por una pelea de bar !

Salvajes iberos del poder de esta esperpéntica España de pandereta, progresistas  y fascistas.

Volviendo a nuestro caso, que el de Altsasu está angustiosamente  perdido en el corazón y la razón de los justos. Para este ciudadano marroquí, caso también perdido, no habrá ninguna condena. Sobre sus asesinos, como mucho la lucha está en que no  condecoren a los que han matado a este marroquí ,  y que a sus verdugos no los nombren ministros de seguridad, o tenientes coroneles en la frontera de Marruecos y Euskalerria con copa y pistola en cada mano.

A la sociedad civil solo nos queda reconstruir este asesinato como debería hacerlo un juez o un policía. Bueno, un poco mejor y de forma más imparcial  que ellos,  porque si lo investigará  un juez  o un policía de la España moderna y progresista del siglo XXI, diría  que fue culpa del marroquí que se pegó tal paliza él solo, que se murió de pena.

Sé que así no se arregla nuestro país ni la justicia, ni se reforma a los jueces ni a los carceleros,  ni a los verdugos de fronteras  , pero debe quedar constancia y algo de justicia, aunque sea artística, porque al fin y al cabo alguien ha muerto.

De este modo,  para recrear la escena he utilizado como escenario del Cies de Zapadores  un cuarto de mi casa.  He cogido unos colchones y los he cubierto con una manta a la que he puesto un sombrero para que parezca una persona. He cerrado la  puerta tras agarrar el mango de un hacha rota. Y he vuelto a abrir la puerta como  debió ocurrir en el Cie. Imagino al pobre chico marroquí , reconstruyo sus dos últimos minutos de vida en este fantasmagórico mundo de tinieblas.

la puerta  se abre lentamente entre risitas.

¿ quién anda ahí? Pregunta aterrorizado.

Ni uno más. Se escucha como respuesta en la celda.

El marroquí cegado por su largo aislamiento y debido a que han cortado la luz se siente desconcertado y sigue preguntando:

 

¿ qué queréis de mí? Responderme por favor, me estáis asustando.

¿ Sois guardianes, o de amnistía intencional que vienen a salvarme?

Ni uno más –responden las voces

EL muchacho suplica:

Alejaos de mi, pues sois fantasmas. Ala el grande me proteja de estos diablos mandados para confundirme, con una oración os  alejaré.

Ni uno más- vuelve a sonar

 

Los hombres que entraron, harían el mismo gesto, tal y como yo lo hacia,  levantando el mango del hacha. Esta cae brutalmente sobre los trapos , de igual modo lo hicieron las porras y manos cayendo sobre el prisionero entre gritos de:

” Ni uno más”

 

El chico cae sobre el colchón de su cama, su cabeza se dobla como los trapos que yo sacudo , muere. Un hilo de sangre cae de su nariz. La mano cuelga bajo la sábana y la puerta se cierra mientras van al servicio a orinar  entre risas y satisfacción  sus asesinos, futuros coroneles , contertulios, directores de un centro de discapacitados, o ministros de seguridad del gobierno de España.

Una vez reconstruido el crimen y cuyos culpables podremos señalar cuando estén  situados en las más altas escenas y decir:

Fue ese ministro, juez, presidente de una ONG, o coronel  el que lo mató, que seguros estamos los ciudadanos.

Fin y firma.

Firma sobre el cadáver.

En la escena una vela encendida sobre el cadáver.

Música suave de réquiem junto el cadáver.

 

Firmo con amarga rabia de que no habrá luz en tu entierro.

Firmo con la convicción de firmar

por necesidad de ver liberada gente prisionera

sin haber cometido delito alguno.

Tu última morada está vacía.

Ya no hay esperanza posible,

Desde que se abrió la puerta que te encerraba,

Y cayeron sobre ti los verdugos de las fronteras.

El horror de tu suplicio no tiene firmas.

Es un anónimo que se pierde entre los que no tiene pan ni justicia.

Solo una frontera que superar que a veces termina en un hoyo en España,

Del que no saldrán nunca más.

Firmo para que no venzan dentro de mi esas macabras prisiones,

Ni las brutales palizas del odio del poder que domina.

Conozco su mano, su puño cada vez más inhumano y cobarde,

Incapaz de firmar nada que tenga que ver con la libertad.

Yo firmo la condena de tu muerte,

Para devolverme la esperanza.

Porque mi esperanza y mi firma,

Están mezcladas con los que aspiran,

a conseguir un pedazo de libertad en España.

La escena se cierra con la policía entrando al velatorio, deteniendo de delito de odio al único   asistentes, y metiendo en una bolsa de basura al joven marroquí que tiran en un contenedor de un matadero.

Angelillo de Uixó.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

CIEs NO exige las comparecencias del ministro del Interior y el delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, así como la destitución del director del Centro de Internamiento para Extranjeros de València. La plataforma pide que la investigación contemple la denuncia que el joven realizó antes de su fallecimiento, el visionado completo de las […]

a través de Marouane Abouobaida redactó horas antes de su muerte una petición a la dirección del CIE para denunciar que había sido agredido y sufría dolores por las lesiones — Por el Cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros y el fin de las deportaciones

Muero para que no me vean libre de nuevo.

En este sitio de tal modo vivo,

Que espero morir antes de volver a salir.

Fuera me aguardan manifestándose contra mi encierro.

Aunque no esperan verme salir.

 

¿ Por qué  solo puedo acabar de morir

para que me vean libre de nuevo?

La noche es oscura dentro del Cies,

Como oscuro es fuera,

para los que esperan verme salir.

Pero no podrán verlo porque muero ,

entre estos oscuros muros.

Donde los que fuera me esperan no pueden entrar,

a verme macabramente morir.

 

Muero porque no soy libre, ni puedo defender mi vida

Cuando de una brutal paliza muero.

Fuera suplican por mi libertad para que siga viviendo.

Más por que no soy libre,

Muero en esta noche en el cies.

Poner velas fuera a mi entierro.

Angelillo de Uixó.

 

 

Nota aparte sobre el futuro de los Cies.

Algún día habrá gente que defienda el patrimonio de los Cies de su olvido y luche por conservarlos, ya que las autoridades desearán destruirlos  a toda costa.

Eso será una buena señal porque habrán dejado de existir.

Algún día esas personas contarán las barbaridades que pasaron ante  la sociedad que vivió fuera de esos muros , es su mayoría paseantes que miraban esos edificios  indiferentes.

Este poema esta dedicado a la memoria de un joven marroquí muerto en el  CIes de Zapadores, Valencia, un verdadero delito, Asesinato, por el que se cierran los ojos como la sociedad  ante los Cies.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

· La Campaña CIEs NO exige que se paralice la expulsión de cualquier persona relacionada con los hechos · Se exige a la Delegación del gobierno que comunique el deceso a su familia y le preste la asistencia necesaria. Valencia, 17 de julio de 2019 – La Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento para […]

a través de CIEs NO exige la destitución del director de Zapadores por su actuación en la muerte de un interno #losCIEsMatan #CIEsNO — Por el Cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros y el fin de las deportaciones

toma esta cabeza cortada

 

En Vall d´ Uixó hay un museo de la Paz,

Donde se baila en silencio.

Con una cabeza clavada a una piqueta en la entrada.

Tiene los labios sellados que un día hablaron

Que besa una mariposa negra,

A la que le falta un ala.

 

¡Ay, Ay, Ay ay!

toma esta cabeza cortada

Y entra con ella a bailar con los corderos.

Viven unidos , en paz y en silencio.

Cuidados por un pastor que rechaza,

lo que él no ama.

 

En Vall d´ Uixó hay un pobre en cada esquina,

Tienen sus casas las puertas cerradas,

A la convivencia y a el trabajo,

Y abierto 24 horas un museo de la Paz,

Con una cabeza cortada a la entrada,

Donde mean los borrachos, la prensa y la policía.

 

¡Ay, Ay, Ay ay!

Toma esta cabeza cortada,

Y entra al museo de la paz,

A bailar con una animadora sin esperanzas.

 

¡Ay, Ay, Ay ay!

Toma esta cabeza cortada

Y entra al museo de la paz a hacerte un selfie

Con esta cabeza cortada.

 

  • Y cuando salgas compra productos locales.

 

¡Ay, Ay, Ay ay!

Toma esta cabeza cortada

Haz turismo y yoga con esta cabeza cortada.

Tendrás descuentos en todos  los museos.

 

¡Ay, Ay, Ay ay!

Toma esta cabeza cortada

Para alcanzar el nirvana,

De un mundo Feliz.

 

Angelillo de Uixó. Cabeza cortada.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.