Archive for the ‘pijos defensores de los animales’ Category

 

La codicia también se da en los animales, pero con tal mesura  a diferencia del hombre, que no permite que unos pocos acaparen todos los recursos del planeta sin mover un solo dedo.

 

La rata, el perro y el pobre comen del mismo banquete cuando el rico se aparta.

 

Del ocio nace la esterilidad de la madre tierra, el hambre de las hormigas,  la muerte de las moscas y la ruina  el hombre.

 

Los ojos del hombre cuando miran los ojos de un animal causan tal espanto en el animal que ninguno  puede soportarla y huye .

Los ojos del hombre  cuando miran los ojos de un pobre causan  tal vergüenza  en el pobre , que  ninguno  lo puede soportarla  y huye.

 

El trabajo solo le agrada al burro, al camello, al hombre  y algunas razas de perros como el husky, el resto de animales y  los ricos lo desprecian.

 

Los animalistas se han llegado a convertirse  en  un lobo para el hombre y en un cordero para el lobo.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Advertisements

IMG_8850 (1)

Entre el grupo de casetas   de una pequeña colina sobre la que descansaba la ermita de San Antonio, se encontraba en una de tantas, un hombre  de mediana edad, moreno, y aunque bajito, de constitución atlética  que había demostrado tener una gran fuerza para sobrevivir en la miseria y la soledad más absoluta, así como para aguantar el odio y el desprecio de sus semejantes. La caseta donde vivía era una ruina, poseía una terraza de entrada con un enorme motón de escombros procedente del techo  de recibimiento. Siempre esperaba que cambiara su suerte para reconstruirlo, pero eso, nunca ocurriría. Caminaba  lentamente y cansado  evitando tropezar con el escombro,  y que le cayera un cazo de agua que llevaba para sus perros. Desde la terraza se veía el mar de fondo, a unos 8 kilómetros de distancia, también a lo lejos, se observaba una línea de fincas junto el mar  pertenecientes al pueblo de Moncofar, y sobre todo,  Vall d´Uixó , localidad a la que partencia. Esta se extendía por un valle recoso, y seco, donde barrios enteros como el del Roser , estaba constituido por  casas pegadas unas a otras como setas, amontonadas de forma caótica y torcida  sobre un pequeño montículo rebajado con excavadoras,  del que quedaban algunos trozos de roca madre rodeados por muros de ladrillos sin lucir, albergando dentro  pequeños salares llenos de hierbas, hierros, bolsas de plástico. Sobresalía este barrio elevado ligeramente del resto de otros barrios del pueblo. Al hombre   le tembló el cazo entre sus manos ennegrecidas y sudadas que parecían ungidas en aceite de oliva. Bajaba  la rampa con lentitud de enfermo, pese a ser  un hombre fuerte y sano físicamente.  Iba vestido con las ropas de un taller de empleo de jardinería. Sus ropas estaban sin lavar desde hacia una semana. La casa, cuyas, ventanas estaban abiertas para ventilarla, permitían entrever un gran desorden por doquier y suciedad. Los perros que estaban por la rampa y el corral tenían aspecto de tristeza. Apenas miraron al hombre, que desde hacia unos días apenas jugaba con ellos. Eran perros grandes, habían servido de tiro, siendo perros de trineo y carga. También eran perros de mediana edad. Los perros viven mucho menos que las personas y estos tenía más de 4 años.  Parecían entender el dolor de su amo. Estaban empezando a  acostumbrarse a pasarse el día sin hacer nada . Unos días  antes eran perros muy vitales y trabajadores. La visión de los perros tumbados, uno sobre otro, con la mirada perdida, le hizo entristecerse al hombre y derramó una ligera lágrima. Una sensación de pesadez y cansancio le envolvió al pensar en ellos. Cerró los ojos ligeramente, por no poder soportar lo que pensaba. Dejó el cazo  saliendo  del corral para meterse en casa. Entre tanto, dos chicas jóvenes pasaron por su lado corriendo en dirección a la ermita de San Antonio. Notó la sombra y la silueta de estas chicas, incluso le llegó el olor perfumado de las mujeres sin sentir ningún deseo ni excitación. Su forma de caminar, de mirar al vacío, semejaba más la de un muerto que un vivo. El sol esos primeros días de marzo era fuerte, capaz de germinar la vida, aunque en esa zona que solía ser un vergel en esas fechas, estaba la mayor parte del campo seco debido a la falta de lluvias que estaba retrasando la llegada de la primavera desde el punto de vista botánico, pese al calor de verano que hacia a finales del invierno. No sabía que le pasaba desde hacia unos días. Una noticia le cambio el destino de su existencia.  Intentó imaginar de nuevo cosas reivindicativas, o relatos que representaran la vida de la gente marginal que le rodeaba  para escribirlas en los blog como solía,  pero no se le ocurría nada. Entró en la casa esquivando trastos que estaban tirados por el suelo. La casa olía a perro, a humedad, a suciedad. Él, aunque estaba acostumbrado, miro para otro lado, imaginando que estaba en un gran castillo y él era su señor. EL huerto que rodeaba la casa, al que llamaba su feudo.  Conseguido al ganarlo a la montaña a golpe de pico, capazo y azada, estaba seco. Quedaron atrás las cosechas que le proporcionaba autosuficiencia alimentaría, estaba como él, muerto allí plantado. Era un feudo arruinado. Los guisantes amarillos y grises se amontonaban enredados entre si, al igual que las borrajas, las habas, las lechugas, espinacas…

 

Entró en la casa para aposentarse  en una silla. frente a él estaba  la mesa donde había un ordenador con el que  escribió tantas historias sobre perros, el medio ambiente, huertos, navajeros de barrio, noticias políticas.  Las había ido  publicando en blog. Echo una hojeada a  su vieja cámara de fotos y el montón de autos pidiendo cárcel por muchas de las historias que había contado.

Sacando un lápiz  empezó a poner la tildes a un texto de Julio Cortazar. Luego, cansado de esto empezó a rellenar unos jeroglíficos para agilizar la mente de chiquillos de sexto de primaria. Iba a  subir las respuestas a su canal de youtube y a sus blog.

En el ejercicio 331

¿ Como se llama tu amigo? ( estaba dibujado en la casilla una E y una U traspasado por un dardo?

En la solución escribió: Eduardo.

La siguiente salía dibujada  una letra A saltando un banco  y preguntaba:

¿ Como le pilló la policía?

escribió como respuesta: Asaltando.

Con el boli en la mano quedó ante esta respuesta transpuesto. Le vino a la mente la imagen de otro tipo de respuesta con la letra A:

Y añadió:

escribiendo en un blog o haciendo un vídeo fingiendo atracar un banco.

De repente empezó a sentirse mal. Colocó sus manos sobre la boca tapándose la boca. Con espasmo sobre la silla empezó a  hablar en voz alta como en un sueño.

Otra vez he pensado, e imaginado un nuevo delito de odio para mi blog infantil. Asaltar un banco y titularlo :

el solitario vuelve a Vall d´Uixó.

No debo imaginar nada, absolutamente nada. Debo esta en silencio conmigo mismo.

Sin embargo, como un enfermo, no pudo este pobre hombre resistirlo y empezó a escribir en su blog:

Hoy he roto mi promesa estrella y he vuelto a empezar a imaginar una historia cuando una compañera del taller de empleo me ha preguntado extrañada ¿ estás de verdad barriendo las hojas del jardín?

Nos hemos mirado a los ojos, en los suyos había una gran pena hacia mí y a las circunstancias que estoy pasando. Yo al miraba me he enternecido también con aflicción. He pensado en esos momentos si esa aflicción  venía de ver su rostro apenado, o de mi corazón que empezaba a latir despacio provocando pequeños temblores nerviosos en   mi cuerpo a la vez que lo aletargaba. No he sabido que responderme. Reconozco que no me conozco. ¿ entonces que debo contestar al tribunal? Lo que usted piense señoría será lo correcto.

Sin embargo a su pregunta concisa sobre si estaba barriendo, le he respondido que si estaba barriendo. yo también me he sorprendido con mi respuesta, y con la actitud que tenía, ya que esta mañana estaba apunto de no acudir al trabajo al no estar en buenas condiciones mentales para responder a mis compañeros una vez tuvieron noticia de que iban a celebrar un juicio contra mí, por cuestiones que yo siempre defendía, como los derechos de los animales y el medio ambiente.

Eran asombrosos estas acusaciones.

Me he observado las manos con el rastrillo tras mi respuesta.. Es evidente que siendo jardinero es lo habitual, pero en una situación como la mía en la actualidad, similar a un accidente que te hiere no solo a ti, sino a la gente de tu alrededor, debería esperarse que actuara de forma diferente a lo normal, al fin y al cabo me debía preparar para  ser eliminado  por unas circunstancias extrañas, bastante estúpidas y absurdas llenas de injusticia y verdadera maldad . Por ello  debe ser raro estar aquí haciendo lo habitual, pero sintiéndome en otro lugar. El resto de compañeros me han mirado sin decir nada, con indiferencia. Hasta que ha llegado otra compañera que me ha preguntado ¿ cómo estas?

Entonces, antes de responder ha aparecido la monitora del taller, ha comprendido que mi deber era estar allí. Me ha mandado lo que tenía que hacer. No me ha preguntado como estaba. Se ha contentado con hacerme una mueca amable, o me ha parecido que era así. El caso es que lo que me ha mandado trabajo,  pero ahora no me acuerdo que era en concreto.  Lo he hecho lo mejor que he podido. Eso si lo recuerdo. Hasta ahora se puede decir que iba muy bien en el taller, pero me temo que a partir de ahora me pesara todo, que tendré dificultades en el cumplimiento de mi deber, aunque me asignen tareas sencillas, mi atención estará en otro lugar que no quiero imaginar y no puedo dejar de imaginar. Quizás sea porque no me conozca ni a mi ni al mundo, y porque nunca debí más que poner tildes a los textos, o hacer jeroglíficos en vez de poner fotos y voz a cosas desagradables e injustas de mi alrededor.

Ahora miró el mundo como si se acabará, como un lugar cruel y sin sentido. Quizás muchas personas, como el juez, el implacable fiscal, la asociación de amigos de los animales, pensaron que yo era una especie de animal sin sentimientos que se dedicaba a matar perros de hambre, a poner trampas a los pájaros para comérmelos, a incitar al odio con mis historias.

Es absurdo que piensen eso, cuando reflejo y defiendo todo lo contrario, pero supongo que el mundo es:

absurdo

Levantándose de la silla el hombre tras pulsar publicar post, tachó todo lo que había escrito pasando el lápiz por la pantalla, con la boca acompañó al sonido del tachón con una onomatopeya :

Zas-zas.

Sin embargo notó que nada se borraba.

Caminó con las manos sobre la cabeza, los ojos fuera de sus orbitas y encorvado  hacia la cama sobre la que se tiró esperando no despertar.

Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

DSC00595

Ésta es la parábola del día de hoy. La del perro abandonado que  aparece todos los días en mi habitación a primera hora de la mañana mientras duermo.  Lo recogió una chica ( a la que llamaremos para preservar su anonimato Señorita X) hace unos días. La señorita X  por edad, ingresos, vivienda… no puede adoptarlo, pero tampoco quería verlo abandonado. Así que lo llamó con gesto y el animal se acercó lamiendo sus manos. Entonces fue con él y lo entregó a las autoridades. Estas al verla con el perrillo inofensivo entre sus brazos, pues se trataba de una perrita de un tamaño menor que un conejo, le dijeron que se lo quedara ella. La señorita X un poco disgustada, les dijo a la policía que ella que no podía llevarlo donde vivía que no era su casa, sino la de su tía que por motivos de estudios le permitía vivir allí libre de cualquier pago. Entonces la policía haciéndose cargo le aconsejaron que lo pusiera en las redes sociales  al animal.

La señorita X fue con su perrita entre sus brazos sin que parara  de ladrar alegre y despertar la simpatía de la gente.

¿ Qué perrita más bonita tienes?

La quieres me la he encontrado.

La gente con pena le contestaba.

Ojalá pudiera tenerla chica, pero en casa no nos podemos permitir tener un perro, ni aunque sea pequeño.

La señorita X, ni la policía, ni siquiera esas personas amables que no tenían dinero para tener un pequeño perro sabían, ni podían adivinar que del mismo que nadie se hacia cargo de esa perrita perdida, abandonada, lo mismo pasa en  servicios sociales con las personas, sobre con todo las más abandonadas. Esta son las que llegan perdidas de otro lugar a este pueblo. Se me olvidaba, se trata de vall d´Uixó,. Se trata de gente sin hogar, y sin comida. Hace poco, pude ver una caravana de rumanos gitanos que dormían en un furgoneta. Estaban siempre en la fuente donde cojo agua para mi huerto. Había hasta bebes llenos de granos rojos llorando todo el día. A esta gente los servicios sociales les suelen decir que se vayan a cáritas o a otro pueblo a probar fortuna. Incluso les pagan el billete para irse a Moncofar.

( Moncofar el pueblo de al lado  que les paga el billete de vuelta a Vall d´Uixó)

Generalmente, en servicios sociales abandonan a la gente a su suerte siempre que no sea peligrosa. En situaciones normales, donde no hay peligro aunque se necesite que actúe la policía, o los servicios sociales:
nunca lo hacen.
dejan pasar las cosas, o directamente las empeoran. Reciben ordenes para que sea así.
¿cuándo actúa la policía en el caso de un perro abandonado?
cuando el animal se ha hecho peligroso, entonces le pegan cuatro tiros en el vientre.
¿ Cuándo actúan con un necesitado las autoridades ?, cuando se ha hecho peligrosa esta persona y ha robado en mercadona. Entonces primero le pegan una paliza, y luego se los llevan a prisión si tiene hueco en la cárcel. A veces los dejan sueltos después de robar tras pagarles un billete a Moncofar, con una lista de direcciones de supermecados.  .
II.

volvemos a repetir está parábola en el día de hoy

Suena el despertador .Una pequeña perrita que forma una bolita de lana surge  sobre el vientre de un hombre. Ladra junto sus labios nerviosa con ganas de salir a la calle. EL hombre abre los ojos y le pregunta al animal susurrando.

¿ sigues aquí? Como ayer. Parecen que todos los días son iguales desde hace una semana.

El animal lo mira con sus ojillos redondos y tristes , le lame la cara diciendo que si.

El hombre la aparta con delicadeza . Deja la perrita  en el suelo encaminándose hacia la cocina. La perrita,  cuyo pelo parece lana de estropajo que se arrastra con unas patas  le  sigue feliz y orgullosa de seguir al amo mostrando sus pequeños colmillos que sobresalen de la boca.

Suena el teléfono móvil del hombre. La llamada se produce a la misma hora como desde hace una semana.  El mismo número y la misma voz  la voz ronroneante de una chica repitiendo la misma historia .

¿ Buenos días Ángel, como está la perrita?

EL hombre a la perra como el día anterior. Ve ese estropajo que le clava sus ojos redondos con la lengua fuera moviendo el rabo como si adivinara que hablan de ella.

está igual que ayer , se podría decir que bien. ¿ vas a venir hoy a por ella?

Lo siento, ahora tengo salir al trabajo. Hablé con mi jefe , me dijo que no podía llevarla a la oficina. Y mi tía… ya sabes…no me deja. yo me llevaría a casa como acordamos cuando te la deje para que me la cuidaras un momento. Pensé que la podría convencer. No quiere ni oír hablar de la perra. He rogado, he suplicado, le he explicado a mi tía que la policía me dijo que no podían recogerla  y que la tuviera yo. También le he explicado , incluso hoy de nuevo  por enésima vez ,que he tenido que ir  dejando la perrita a diferentes personas por las noches en sus casas y durante las horas de trabajo,   y que por las tardes al salir del trabajo la recojo y vagabundeamos por las calles juntas  buscando  un hogar.  Y que me han salido verdaderos lobos con perversas intenciones. Cuando veo a la policía, voy hacia ellos con la perra , y se van corriendo de mi como si la perrita o yo les fuera a morder.Pero mi tía persiste: perra no. En contra de todo lo que me explica mi tía sobre moral de cristiana  y de no molestar al prójimo , ni vagabundear por las calles.

El hombre escuchando da la razón con la cabeza a la señorita X.

He vivido estoque dices  muchas veces. Más de 12 veces he ido a entregar un perro que me he encontrado a la policía. Y me han dicho  que no pueden hacer nada, que lo tenga yo en  mi casa. Otra cosa sería si mordiera. La policía solo se preocupa o tiene interés cuando algo es peligrosos. Su conocimiento del mundo no va más allá del peligro. Pero en situaciones normales, pasa como servicios sociales, con gente que no tiene recursos y pasa hambre, si no representan un peligro social, los mandan con sus familiares para que les den de comer, o a cáritas.  Yo una vez tenía hambre, mucha hambre, hacía dos días que no comía. Y me llevaron unos moros. Algunos son buenos ¿ sabes? pese a la fama que tienen. los moros al verme tan mal   me dijeron:

ven cristiano, te vamos a llevar a un sitio donde  te ayudaran.

Allí esos tíos me dejaron en la puerta.

hablé con una trabajadora social y me dijo:

ve a la parroquia, te darán sopa.

El peligro, la amenaza es como funciona la maquina del estado. Los tres perros que viven conmigo, esos  que viste hace una semana cuando me dejaste un momento la perrita  . Y aunque no lo creas, varias veces han venido a verlos la policía porque mis vecinos les llamaban, y les decían que eran peligrosos y tenían mucho miedo por la vida de sus hijos. ¿ comprendes lo que te quiero decir?

La señorita X empieza a ver por donde van las cosas y pregunta

Porfa,  ¿ puedes tenerla una noche más? solo será una.

El hombre suplicando:

Pero es que mis perros se pasan el día ladrando , saben que hay una perrita intrusa.

La chica susurrando

, porfa a Tenlo otra noche más.

El hombre cede, la perrita ladra:

guau, guau.

Bueno, pero de hoy no pasa. Mañana tendrás que llevarte a la perra.

Gracias.

Angelillo de Uixó. La historia está basada en hechos reales, aunque solo estuvo una noche en mi casa. finalmente la perrita se la llevo la policía a una protectora de Villa Vieja. SI alguien tiene interés en adoptarla para darle un hogar, allí la encontrará.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

La mejor hora para una evasión en Vall d´Uixó son las ocho de la mañana. Comprenderéis que por eso fue la hora elegida por los toros para huir. A esa hora de la mañana, el servicio que recoge la basura por la noche, los serenos, los operarios del turno de noche de fábricas… se encontraban tomando su café esperando ver el encierro de peñas, pese al cansancio acumulado por su duro trabajo. los albañiles, los jardineros, los vendedores de cupones, al contrario que los jornaleros del turno de noche, a las ocho a empiezan su jornada, y a esa hora, ese día,  todos se juntaban en el bar . Llevaban  un rato ya con su café con leche ,o una cerveza, con una sensación incierta sociabilizada de hartazgo de la vida, esperando ver el encierro como consuelo. Los días de peñas, son los de las fiestas mayores del pueblo. En ellos se perdona que la gente llegue algo tarde al trabajo . Así como que  se muestre un poco harto del mismo.  También flota en el aire de peñas  un espíritu algo desobediente a la autoridad, pero sin que sea algo preocupante para la autoridad, y  que pueda dar lugar a disturbios anarquistas. Los toros saben que en las fiestas de peñas les espera ver el desprecio por la vida, y el placer por la muerte que sienten los humanos.  Es extraño estos conceptos en la conciencia animal.Entre los toros se habla mucho de este asunto comiendo hierba en las dehesas.

En una dehesa de Almenara, el grupo de toros  que se fugó de Vall d´Uixó el segundo día de peñas, planeó su evasión.

Ésta es su historia.

el toro Fernando escuchó al mayoral, que era conocido con el nombre de: el General.  hablaba con el presidente de las peñas en fiestas de vall d´uixó, don Farruquito de Uixó. Ambos visitaban la finca para hacer un trato.

Don Farruquito, que no era la primera vez que iba a la finca parecía distraído ese día.

¿ Le pasa algo a usted don Farruquito? le notó extraño- intentó averiguar el general.

Mi hija General. Tiene 17 años,  le he dado una educación esmerada de peñas, y se ha ido con un vendedor ambulante de pulseritas de pelo largo que vive en un carro llenos de perros pulgosos en Moncofar.  Lo conoció en una feria alternativa. Empezó la niña a hacer cosas raras desde que vino de esa feria,  algo nunca visto, ni francamente, razonable. como no comer carne, no ver la tele, no ir a los toros ni a misa. No papa no. No quiero que me vean en una barrera mis nuevos amigos- me decía a mí y a su madre….toda la vida criándola como Dios manda General, y se va con el primero que se la folla. Mi hija es una puta y se ha alistado a greenpaece General. ¿ Cómo quiere que este? y no puedo matarla porque me meten en la cárcel.

Todas son igual de putas don Farruquito, y nosotros unos cabestros desde que nos casamos o tenemos hijas-  el general trato de consolarlo lo más humanamente que pudo, y para animarle le mostró un enorme toro. Sus cuernos medían más de metro y medio, terminaban en bayonetas afiladas. El General lo llamó tirándole una piedra que impactó en la cabeza del animal que parecía una negra roca. El animal se levantó con tranquilidad, agradecido por el saludo , y dando unos pasos se llegó ante el general al que admiraba y amaba profundamente.  mostró su imponente musculatura y su nobleza dejándose acariciar por el general  que se mostraba frío ante él. don farruquito , pareció revivir al ver a ese toro. Un hondo suspiro emergió de su pecho patriarcal.

Se llama Rambo, le prometo  que pilla alguien, eso le dará algún consuelo Don Farruquito. Es joven, tiene dos años, y espero grandes cosas de él. Se lo voy a dejar muy barato para que mate unos mozos. Sé que la falta de su hija no se  la va a sanar ni con esas…

Pero ayudará general, ayudará- exclamó don Farruquito esbozando una sonrisa.

¿ Y ese? preguntó don Farruquito  al volverse y sentir la presencia de  Fernando que estaba observando.

Es un toro extraño don Farruquito, siempre esta mirando y solo- comentó el general echado a Fernando a gritos de:

Vete Fernando. toro vago meteme en todo

Lo quiero también en el lote general.

¿ A Fernando? preguntó asombrado el general.

¿Por qué no? ¿ le pasa algo malo?  Parece un toro normal – trato de saber don Farruquito interesado lejanamente en este animal discreto.

EL general iba a hablar, pero  sintió vergüenza  de lo que iba a confesar, y se quedó con la boca abierta mientras extrañado lo miraba Don Farruquito.

A Fernando no le pasa nada. Hará su papel como el resto don Farruquito, se lo prometo.

Cuando ambos hombres terminaron su elección, se fueron a las putas a cerrar el trato.

Fernando solicitó reunión a sus compañeros de cuadra. La celebraron junto  un inmenso algarrobo bajo las torres de Almenara. La luna estaba llena . brillaba rojiza  entre las almenas que parecína encantadas, con  el mar bramando de fondo. La brisa llegaba cargada de fragancias de la huerta de la marjal.  Se colocó Fernando  en el centro de un círculo cerrado que formaban. Todos los cuernos le rodeaban y le miraban expectantes.

Camaradas, el momento que todos temíamos, del que tantas veces hemos hablado, ha llegado. Os acordáis cuando os pregunté:

¿Cuando nos llegue la hora, que haremos?

Hoy es la hora.Mañana nos quieren llevar a Vall d´Uixó para divertir a los hombres.

¿ qué hay de malo en divertir a los hombres? Preguntó el toro Rambo riéndose de Fernando al que despreciaba porque siempre fue un toro solitario que rehuía las peleas, aunque respetaba su inteligencia y prudencia.

!Quieren que los matemos!-exclamó Fernando.

Todos se extrañaron de semejante disparate.

Pero los hombres son nuestros amigos Fernando. EL general, y los vaqueros como el azarias, el cali, tomasin , nos dan de comer, nos cuidan. el General y el resto de hombres nos tratan bien. aman a la gente. Cuando vienen de visitas a ver al General,  trata a los hombres con amabilidad. Los pasea por la finca- El general no puede desear semejante barbaridad como la que dices Fernando. Los hombres aman a  los hombres y a los toros- El que hablaba era Pinto, un enorme toro de color rojo, muy bonachón con ojos de ternera.

el resto aplaudió a Pinto.

Fernando miró a todos  y agachó sus cuernos pensativo. Siempre fue un toro extrañó para los hombres y para los suyos. Era el toro de mayor de edad de la cuadra, tenía nueve años y nunca había salido a ninguna plaza. No era un toro hermoso, ni feo. Era negro, de tamaño medio, con menos de trescientos kilos. No tenía ninguna deformidad, sin embargo, su mirada no le gustaba a los hombres. Incluso el general temía esa mirada, y no era un cobarde el general.. Este siempre lo trato con desprecio por esa mirada que le inquietaba. Fernando lo sabía , a él tampoco le gustaba el general.

Eres demasiado listo- le decía el General. A veces me das miedo Fernando. Creo que me lees el pensamiento.

El General había pensado varias veces llevarlo al matadero para eliminar esa sensación que le daba de inseguridad, sin embargo, esa mirada le cautivaba, le extrañaba. su desprecio se convertía en admiración.  Y lo dejaba para otro momento, alejándose de él extrañado y furioso consigo mismo.

Creo que debería ir al psicólogo, ¿ qué digo?  mejor de putas, paso mucho tiempo con estos toros y creo que tienen inteligencia. Menuda barbaridad. Si digo esto en publico es la ruina del sector y de España.

Fernando  iba a dar por terminada la reunión cuando Rosy Music habló. Rosy music era el toro más respetado de todos. Se trataba un toro elegante,  de línea fina, ni gordo ni flaco. Era muy famoso porque había actuado en varios encierros agarrando a varios  muchachos y perdonándoles la vida. incluso llegaron a contratarlo para animar un bautizo en Vall d´Uixó, así como varias verbenas, y actúo en una  serie de gran éxito comercial de temática taurina, con actores famosos como Paco Rabal.  las vacas estaban locas con él, vivía como semental, aunque en ocasiones también lo sacaban para hacer algún show especial, y siempre acompañado  de orquesta.

Camaradas, lo que dice Fernando es muy cierto. Yo, como sabéis he acudido a muchos encierros . he visto cosas  de los hombres que no me explico. La gente, sobre todo las mujeres quieren ver sangre para divertirse y empujan a los hombres a poner sus cuerpos ante nosotros. Su diversión atenta contra la ley natural, el hombre es una criatura  hipócrita. Debéis escapar. El hombre no es vegetariano, come carne, incluso … de toro.

Se hizo el silencio. Fernando levantó la cabeza y suspiro.

Rambo furioso con su potentes músculos bramó y tiró tierra al resto.

¿ Y cómo lo haremos? ¿ Qué plan tienes Fernando?

El resto de la manada miró a Fernando que negó con la cabeza:

No lo sé Rambo. Lo único que sé es que no hemos nacido para ser parte de una fiesta salvaje, ni acabar en un plato de sopa de los hombres. Es cierto que nos han tratado bien hasta ahora. Pero nosotros no lo hemos pedido. Yo hubiera preferido vagar por España de parte a parte en sus inmensas praderas siguiendo otras manadas. ¿ No os ha extrañado vivir aquí encerrados? este es el secreto, somos parte de una fiesta por loco que parezca el asunto.

Votemos y acabemos con esto cuanto antes- gritó Pinto. Levantar los cuernos a la luna los que quieran escapar, y hacía el mar que lo que no quieran evadirse. ¿ Te parece bien Fernando ?

este dijo que si.

 

El grupo elegido por don Farruquito   se componía de seis toros que votaron fugarse, menos Rambo  levantó sus cuernos al mar

El resto miraron a Rambo, Pinto le preguntó:

Rambo, te necesitamos ¿ qué harás mañana?

Rambo miro al resto de toros.

No estoy a favor de fugarme, me gustaría ver esa fiesta. Pero si pensáis que es algo malo,  y estáis decididos , haré lo que el resto. Sois mi familia, mi patria, mis camaradas, aunque amo al general , y no comprendo todo esto que decís que va a pasar.

Bravo Rambo. Contigo lo conseguiremos- feliz animo Pinto y el resto que estaban en silencio.

Era aún de noche cuando las luces de un camión entró  a la finca. Sonó la voz  aflautada de Pachi ,un camionero joven con aspecto de rata, la escucharon los toros sobresaltados . Fernando se acercó para ver algo más.

General vengo a cargarlos, ¿dónde están las bestias?

en aquella loma, vamos chico. el general subió al camión ,  detrás y a pie iban con bastones el azarias y el cali, sucios como animales.

Fernando puso en aviso a la manada.

Venga muchachos, nos vamos. No hagáis nada raro para que no sospechen los hombres de nosotros.

El mayor se maravilló de cómo subían al camión guiados por Fernando.

Vaya con Fernando- exclamó, parece que quiere irse.

¿ Nos vamos? Pregunto Pachi al General.

Rumbo a Vall d Úixó- le indicó el general poniendo una cinta de Manolo Escobar en el cassete del camión.

Rosy se quedo con varias  vacas que le preguntaron.

¿ donde van Rosy?

Rosy no dijo nada, se giró y se fue a su cuadra. una lágrima resbaló por su rostro mientras el camión se alejaba.

Las sombra de la mañana se disiparon cuando el camión llegó a vall d´uixo. Los primeros  rayos entraban por el cajón , los toros estaban nerviosos y angustiados.

Fernando, quiero salir de aquí. Chilló Pinto.

Rambo estaba muy furioso  gritando al conductor que se reía  cuando aparcó y se entretenía  mirando a los toros:

Mis piernas, mis piernas, no puedo mover las piernas, no puedo darme la vuelta-irritado maldecía su situación Rambo.

el resto de toros, el  Tremeral, Galladón, Cortesano, también chillaban desconsolados.

Fernado los tranquilizó-

Esperar un poco, en cuanto nos suelten nos evadimos. Según me explico rosy, nos liberaran muy pronto. Esto es normal en estos casos, somos cargados como objetos sin vida. Paciencia.

Eso espero, los voy a hacer picadillo a esos hombres, y sobre todo a ese puto macarra camionero- gritó Rambo pegando al cajón haciendo que Pachi que se comía una naranja mientras conducía. El general se reía.

Es mi Rambo.

El camión aparcó a las afueras.

EL general salió respirando profundamente.

Me voy al bar de los condenados , a ver unos amigos. ¿ te vienes Pachi?

me quedó en el camión. Tengo un pequeño negocio entre manos.

los negocios de un hombre son sagrados- el general se alejó hacia el bar.

 

Varios  delincuentes juveniles llegaron para hablar con el camionero que les pasó droga  que ocultaba en la rueda de repuesto.

Mira chache como pega ese toro- señaló el josele el cajón de rambo.  sin camisa el Joselé parecía un judío de los campos de exterminio de lo delgado que estaba a causa de la desatención familiar , el consumo de drogas desde los siete años . Era fruto del incesto de sus padres. Hermano y hermana  emigrantes andaluces que no se habían amoldado a la sociedad de Vall d´Uixó.

En el bar de los ahorcados, Ramón recibió una llamada de una clienta que cogió de mala gana.

¿ es qué no vas a venir a ver la tubería Ramón? Hace media hora que te espero con el vientre descompuesto. me cagó y no hay agua.

Ramón vio el reloj .y extrañado preguntó a un grupo de amigos de la infancia que habían llegado a ser   albañiles.

¿ es paradigmático  no vienen los toros?

en el bar rieron sin cesar:

ha dicho paradigmático.  Hablas como un cura.

Samuel  que lo tenía todo para ser despreciado por todos en vall d Uixó, pues era el tonto, marica , cojo y alcahuete , entró en el bar de los ahorcados mientras le gritaban al verlo:

chupa pollas, chupa pollas.

Pero ese día, Samuel , en vez de reírse mostrando sus dientes podridos, levantó las manos pidiendo silencio. Sabían que iba a decir algo importante y callaron en el bar.

Los toros, los toros…. se han escapado , están sueltos los toros.

La gente se sobresaltó. Ramón fue a buscar a sus hijos. Muchos empezaron a llamar a sus seres queridos y a despedirse de ellos. A  Samuel le invitaron a una copa de Anis.

la condesa, que estaba en el bar medio borracha al escuchar a Samuel pidió otra copa

:estoy muy nerviosa por los toros,  otro aguardiente tomas. con toros sueltos necesito cocaína.

la condesa abrió el bolso e hizo una raya en la mesa para esnifar.

La gente empezó a entrar en el bar, hasta  que cerró sus puertas como buen Cristiano Tomás. Había gente que desesperada llamaba.

Por favor, dejarme entrar, no quiero morir, por favor.

II. La fuga.

Rambo  rompe por aquí- le indicó Fernando.

Habían caminado unos doscientos metros. Fernando observa el punto más débil de la barrera para romperla y huir. Tanteo la madera y  con gran acierto encontró el punto clave. La gente corrían frenética empujándose unos a otros delante de ellos, tal y como dijo Rosy que pasaría. Era despreciable ver a los humanos comportarse de esta manera.

Rambo   pegó con sus grandes cuernos a las maderas.  la enorme barrera se quebró como si no fuera nada . Fernando dio un silbido a la manada..

Eh muchachos, es por aquí, venir, somos libres.

El grupo liberado salió  a las calles  de forma discreta. sin que nadie se diera cuenta de una manada de seis toros. Pasaron junto a la guardia civil que atendía el tráfico y vigilaban  a una chica en minifalda de podemos.

¿ dónde estamos Fernando? Preguntaron al detenerse la manada junto a un semáforo en rojo donde se veía dibujado un torero detenido.

No lo sé, pero debemos buscar un barranco. Si nos metemos por el barranco podremos huir fuera de España. Dicen que en Francia no maltratan a los animales.

Yo al General le he oído hablar mucho de Bélgica, dice que allí son unos blandos porque no entregan a España a un cornudo catalán- aseguro Pinto – Vayamos a Bélgica.

Lo importante  es salir de es este infierno  cuanto antes- les recordó Rambo. Luego ya haremos planes, cada cual el suyo. Yo volveré con el general.

Vamos por allá- ordenó Fernando. La manada fueron corriendo en la dirección que ordenaba Fernando.

Al llegar al final de la avenida escucharon un  violinista  tocando a chopin, las polonesas, en la calle.

Fernando se paró.

Que hermosa música.

Rambo se alarmó.

Esto esta lleno de gente, creo que  nos han descubierto.

La gente corría por todas partes asustados.

El violinista empezó a caminar. Los toros le seguían por el conservatorio hasta subir a la azotea y bajar al corral donde los encerró.

 

Entre tanto en el pueblo se había desatado el pánico por los toros.  decían haberlos visto matando gente aquí, allá…. las sirenas de la policía corrían hacia cualquier  rincón sin encontrar rastro de los toros , más que algún perro , gato,  o borracho que les sacaba las uñas  y los dientes.

 

III.  atrapados.

El sol empezaba a calentar, la policía local, la guardia civil, avisados por el violinista que estaba en el tejado, precinto el lugar.

Pinto se acercó a Fernando que estaba pensando.

Se acabó todo fernando, no es culpa tuya.

Rambo chilló.

el general vendrá a salvarnos.

Cuando corrió la noticia de que estaban acorralados los toros y no había peligro, empezó a llenarse el conservatorio de curiosos.  Gente que nunca había ido al conservatorio observaban desde el puente que había junto a este edificio a los toros cautivos en su encierro.

 

Rambo les gritaba:

Bajar aquí,  veréis lo que es bueno.

Rambo, no les insultes , es peor- le ordenó Fernando. Es mejor estarse quietos. Creo que vendrá el general, aunque no para salvarnos. Se lo acabo de escuchar decir a ese hombre de verde con tricornio asomado a la ventana. Creo que está al mando. Todos le obedecen.

Al cabo de 15 minutos, las puertas del patio  del conservatorio se abrieron y apareció el General con rostro severo.

Rambo se acercó a él.

¿ Qué has hecho Rambo? preguntó el general. Te has tomado la libertad por tu mano. si te hubieras tomado la justicia por tu mano, lo comprendería. ¿pero la  libertad?

EL corazón de Rambo estalló en un mar de lágrimas y empezó a susurrar sin que el general lo comprendiera.

General, nosotros no queríamos hacer nada. Nos metieron en un cajón. Yo no sentía las piernas.

El mayor acarició la cabeza de Rambo, y miró a Fernando.

¿ Has sido tu verdad, el que ha ordenado a Rambo actuar?-

Fernando asintió y el general se fue.

Lo siento. No puedo hacer nada por vosotros. No estoy al mando de este operativo. Hay leyes en España que deben cumplirse. Podéis matar  en una fiesta para animar al país, pero no fugaros cuando se os invita a matar.

El General se dio la vuelta . entró una excavadora que empezó a torearlos con la pala de metal como si fuera la capa.

correr- ordenó Fernando.

Rambo se lanzó contra la puerta de la maquina  y le pasaron sus cuernos muy cerca de las piernas del maquinista.

Estamos atrapados sin salida- exclamó Gallardón..

Y el barranco tan cerca, solo este muro de hormigón nos detiene- ante el muro se quejó Fernando que recibió un tiró en el cuello. El sedante empezó a actuar. Dio dos pasos y tropezó. A Pinto le dieron dos tiros de sedante, igual que al resto. Gallardón fue el único que se subió al camión por voluntad propia . a Rambo desde el techo de la excavadora el tractorista  presa de la histeria le lanzó al hocico una barra de hierro de seis kilos. La sangre empezó a brotar  por su nariz  rota cuando sintió varios tiros sobre su cuello.

Poco a poco fueron perdiendo las fuerzas los toros. Pinto fue el primero en caer. Lo hizo de costado con la lengua fuera.

Fernando al verlo se acercó. miró a la turba que aplaudía y tiraban comida donde estaban, suspiró levantando la cabeza al cielo, y poco a poco se fue inclinando hasta quedar como sentado con la cabeza sobre Pinto.

 

Rambo daba trompicones con el resto de toros por el patio. Antes de caer miró al segundo piso, donde detuvo la mirada para observar al General que estaba sobre la ventana de conservatorio con la guardia civil asesorando en su captura.

cuando se despertaron caía la tarde. Las últimas luces del día se disipaban. EL cielo estaba cubierto de sombras. Olía a carne muerta. Fernando  dentro del cajón donde estaba prisionero, oteó con uno de sus ojos por un agujero . Había enfrente un edificio construido de cara vista. En un cartel que ponía:

Matadero municipal de Almassora.

fin.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escena primera.


Salón de una casa de un agricultor. Aparatos de labranza artesanal en las esquinas. surtido de capazos, cajones con cebollas y patatas, azadas junto las estanterías. En el suelo, planteles  que aún alfombran el piso esperando ser transplantados. El sol , se cuela tibio por el ventanuco en mayo. Cantos de pájaros. Una carretilla con un saco en el centro del salón. La figura de un agricultor deambula por el salón haciendo revisión de lo que necesita para iniciar su labor en su nuevo terruño que llega casi hasta el salón. Junto la pared de la casa, un bancal seco  se extiende mirando al barrio de texas y otra casetucha. polvoriento y árido paisaje de algarrobos. En la radio están reunidas las voces de los concejales anunciando las obras municipales. Inauguración de un nuevo banco pintado, está vez con un botijo con el logo de facsa  para simbolizar que una empresa privada es la mejor gestora de los recursos naturales. En los otros bancos del paseo, en blanco, pero con un cartel según el concejal de cultura que pone:
pronto el sol y el aire.
Jornada de intensidad cultural , con actuaciones en la calle sobre el tema del agua. se pide participación ciudadana para asegurar el éxito del evento.
El agricultor ajeno a la noticia, levanta acto de defunción de su antigua y fértil huerta, asesinada al secar la charca. un hilo de agua corre del cadáver.
Bajo el saco, fauna de la charca agonizantes de San José,  intenta escapar atrapada entre cuatro paredes de hojalata de la carretilla. Del saco saltan ranas, peces, caracolas, culebras… atrapadas en los limos verdes que como un red cubre con su tela el retablo ibérico de su extinción.
La función empieza en el huerto de este agricultor, entre el maíz, crucificado entre las cañas el espantapájaros, un fantoche cuya cabeza es una calabaza llena de paja  cubierta por un sombrero, camisa que tapa una almohada, los brazos, formados ramas de la que salen de las muñecas con más paja, al igual que de sus pantalones de pana atados con una cuerda de los que también sale paja. Se descrucifica el fantoche espantapájaros tocando la flauta  y anunciando la actuación en la charca.
Entonación de su voz de ultratumba poética esperpéntica:
El  agua está quieta en la cultura dentro de una castañuela.
La están buscando en la calle los actores haciendo sonar sus remanso en las escaleras.
Voces de cañas y nubes silban dulces melodías que atraen a la gente que acude con árboles entre algodones.
Una mujer desnuda hace del agua agitando sus pechos.
Danza llena de amor y ternura
La flora y la fauna del agua tiembla martirizada en tierra.
Bajo las algas secas se enredan las culebras del agua entre las hierbas.
En las piedras luchan las colas de los peces su última batalla.
Bajo la corteza se disecan las caracolas.
Escena segunda.


El limo verde, para retener la humedad, es colocado por el agricultor entre los tallos de las tomateras que se enredan como una serpiente entra las cañas trepando en el bancal del secano.
Las avispas atraídas por el olor orgánico de los limos bajan a devorarlo.
En un bote de vuelta a la charca es llevada una culebra, parte de la fauna atrapada por el agricultor, para ser liberada. Las cabezas reclinadas desde el puente de San José meditan sobre el paisaje. Un breve destello de espejo formado por un dedo de agua como un ojo que llora rodeado de verdes limos de muerte refleja a dos jubilados.
Mira Mariano, la charca se está secando.
Habrán pinchado la tela Agustín, para que el agua se vaya y no nos piquen los mosquitos.
Pues muy bien que han hecho Mariano.
El agricultor pasa bajo las cráneos y se sitúa en el centro de los arcos.
allí se produce la despedida y liberación de estos animalitos de la exclusión.

aquí te dejo Eva, no se si te libero o te encarcelo. aquí te rapté sin darme cuenta. hemos pasado la noche juntos. No es la primera vez que duermo con una serpiente.  ya sabes donde vivo.
Inclinando el bote,  Eva se desliza sinuosa resbalando lentamente por las paredes, disfrutando con su contoneo, se va metiendo poco a poco entre la densa agua espesa por los limos. EL agricultor se va, pero antes nota como vuelve a salir la cabeza de Eva, que se queda mirándolo.
Entre los limos se sujeta la cabeza de Eva con el cuerpo sumergido, escuchando el eco de los pasos del agricultor, las voces de la gente que se asoma por el puente.
Ruido de coches, ladridos de perros, maullidos de gato, música de altavoces, voces de niños, petardos, cohetes….
La escena se va cerrando entre un zumbido de moscas que bajan al charco.
Angelillo de Uixó.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.