Archive for the ‘maltrato animal’ Category

 

 

/2018/08/patajal-leyenda-de-la-marjal-del-moro.html

 

Era deseado por todos aquel rincón del País Valenciana,  tan conocido , tan frecuentado desde los más remotos tiempos por las más antiguas civilizaciones. De ellas, allí habían dejado su impronta.

Restos  fenicios entre dunas y cañares orientadas hacia el Sol evocaban  sus arcanos cultos perdidos en el tiempo. las columnas romanas  y cartaginesas testimoniaban su paso por estas tierras. las lanzas con la media luna entre las acequias y las norias fueron testigos de los avances de los imparables ejércitos musulmanes  por Europa.

La naturaleza, había creado entre Sagunto y Puzol un vergel repleto de Tierras fértiles junto al litoral donde sembrar  incluso arroz. A esos humerales, acudían bandadas de aves en tal número que llegaban a cubrir el sol. En aquellas épocas, se podía   practicar  la caza de forma infinita , pues aquella prolifera cantidad vida que allí se concentraba era imposible de poder ser erradicada por las manos de aquellos hombres. Si en el cielo pasaba esto,  en el agua era igual. Al lanzarse  las redes se cogían tal cantidad de anguilas ,que sobrecogía al pescador sintiéndose turbado y con miedo de su esposa al regresar a casa. Esta le negaba el paso si no se deshacía de esos animaluchos. cangrejos, crustáceos con concha de las más diversas especies, peces del fango, peces de agua dulce, peces de mar…. . Este edén se acompañaba de buen clima,  de un paisaje deslumbrante de acequias alimentadas por lagos y pozos que por toda partes brotaban.

De tal modo era la existencia  privilegiada y abundante allí. Tanto que  eran famosas la marjal de los Moros, que es como se conocía a este lugar. Entre aquella fama sobresalía  uno de sus lagos. El más amplio, cuyas aguas poco profundas formaban un espejo plateado donde se reflejaba  la visión alegre y afrodisíaca  de centenares de flamencos rosa  que cautivaba al viajero y lo transportaba al trópico.

Cuando llegué en mi bicicleta dispuesto a conocer este lugar, al introducirme  en el parque natural, tropecé con el guarda forestal saliendo con un grupo de personas del nuevo chiringuito de madera construido por la Generalitat  Valenciana. Me dio el alto el guarda, y me empapeló con todo tipo de folletos sobre este lugar. En mi manos iba cayendo El águila real, el flamenco, el jilguero, el pato común, la garza, el samaruc, la jara, el junco, la caña, los canales, la anguila..  luego vinieron los folletos de historia del lugar : el descubrimiento de los fenicios de la marjal, los barcos romanos entrando por la gola, la vida de los pescadores del lago en el siglo XVI, los milagros del Conde de la Encina,  un visionario progresista de principios del siglo XX, empecinado en mejorar la vida de los campesinos llevó para del agua de la marjal a su finca del “Pedral.”  Luego vino información sobre  el ataque carlista a los tropas Isabelinas por la retaguardia de la marjal de los moros cuando merendaban. El ataque causó la muerte de tres bueyes que pastaban y que sirvieron de exitosa barricada. los bueyes por ésta acción heroica  fueron condecorados, y  más tarde repartidos entre la tropa con permiso del Cura.

Nunca vi una persona tan contenta con su puesto de trabajo como ese forestal. Al parecer había sido elegido a dedo  por la Generalit, a través de unas gestiones de los biznietos de aquel conde de la Encina, que eran los propietarios de este lugar y por el que recibían unas rentas altísimas de la Generalitat.. El forestal  llevaba a un grupo de funcionarios de medio ambiente de la generalita valenciana para que vieran las mejoras en la marjal del moro, como paneles indicativos, dibujos de las aves y los peces del lugar, realizados por los propios biznietos del Conde de la Encina, que dedicaban su tiempo al arte y la naturaleza, siendo condecorados por la Generalitat Valenciana por su activismo sin par. Tras darme esta importante información.,  me libero el forestal, ya que el paseo guiado era exclusivo para gente vip de la Generalitat. Al decirle que solo era un agricultor ecológico que deseaba conocer las variedades vegetales y el sistema biológico de ese parque cuando me preguntó quién era, me despidió de forma educada tras felicitarme por mi ingenioso transporte respetuosos con el medio ambiente. Yo miré los coches de los visitantes aparcados en el parking del chiringuito: mercedes, audis, bmw,, todo terrenos de marcas principales como land rover, Jeep…no habiendo ni uno que fuera Indio o Chino.

Pedaleando y empujando mi carrito donde llevaba agua, comida, una flauta, una libreta para hacer anotaciones, como la que hice unos metros más adelante ,tras la primera curva que vi:

“ me he encontrado con un forestal y técnicos de la Genelaritat valenciana,  he sido dotado de todo tipo de folletos explicativos del lugar que he cargado en el carro , y no solo, esto han elogiado mi medio de transporte llamando ingenioso y atrevido, el forestal ha insistió en hacerle fotos y pasarlas a los biznietos del conde para que opinaran. Tengo la impresión de que esta gente han sido colocados a dedo, y el parque natural  es otro chiringuito verde de la Generalitat Valencia y la aristocracia valenciana. En los primeros metros que recorro, no veo agua por ninguna parte. Hay una camino con graba igual que el que se ve en las carreteras secundarias de naranjos. Los cañares y juncos ofrecen un aspecto triste. La brisa del mar llega con aroma al alquitrán de algún parcheado que está realizando el Ayuntamiento de Sangunto. Sigo adelante. Angelillo de Uixó”

 

Al echar la libreta al carrito y montar en la bici me llegó fuerte y nítida la voz del forestal. Lo que me hizo pensar que estaban los chiflados esos muy cerca de mí.

Cojan los prismáticos  y miren al cielo, hay un pájaro negro volando dando vueltas a nuestro alrededor.

Me acerqué a unos matorrales y conseguí verlos- Estaban mirando al cielo, cada uno hacia un lugar indeterminado  vueltas sobre si mismos. El forestal se mareo  y tropezó con una hermosa funcionaria. Los dos cayeron al suelo y ella empezó a gritar:

Soy una pajarita, como me gusta ser una pajarita. Sigue, sigue, sigue.

Cerré los matorrales y seguí mi camino algo caliente con los funcionarios del chiringuito hasta dar un altar donde poder rezar. Se trataba de un mirador que podía servirme de santuario natural. Estaba ubicado en el corazón del parque. Subí los peldaños y al llegar a lo alto empezó mi penitencia.

 

contemplé los canales secos, el viento pasaba entre los juncos y los iba peinando como la funcionaria de la Generalit Valenciana que se levantaba del suelo. Un silencio triste me hacía prisionero de una nada que germinaba por doquier. A lo lejos por el camino podía ver al forestal como hacía de rana saltando el cuclillas para explicar como se comportaban estos animales.

En la tristeza del paisaje,  el mar rompía sobre bloques de hormigón de las construcciones de apartamentos  de primera línea. En los techos se observaba  la colada de la familia, y alguna persona saltando del balcón al agua.- la abundancia y fecundidad  de pueblos alrededor  era tan grande que formaba un anillo de ladrillo sobre la marjal.  Almenara tenía la forma de una rapaz  con sus torres, Sagunto con su castillo parecía una serpiente, los valles formaba la figura de un toro.

Cuando bajaba del mirador creyendo haber visto toda la fauna existente, percibí un sollozo extraño. Miré al suelo junto a mis pies había un pequeño  pájaro. Lloraba espuma de jabón  por los ojos y no se alejaba de mi lado. Se trataba de un patito que estaba completamente seco .

esto cantaba:

Mi vida ha sido violada por el hombre, soy el último pato que queda en este lugar, el resto se ha ido buscando el agua. Yo me he quedado a escuchar las mentiras de los poetas sobre esta tierra. Seguramente  mis hermanos morirán en el viaje al pasar entre las nubes toxicas de los campos, o acabaran abatidos llenos de sangre por los cazadores.- Mi relato de pato nadie lo cree. Antes , para un pato la vida  en este lugar era perfecta, cuando había feroces águilas,  que nos cazaban en la tierra como en el aire, así como los hombres que cultivaban el arroz. También serpientes que se comían los huevos, zorros…ahora han desaparecido nuestro enemigos, y han llegado los conservacionistas  llamados turistas.  La vida es horrorosa en esta calma sin líquenes ni mi y no hay evasión posible a la extinción.

Amigo pato- le dice. el hombre está haciendo su camino con los ojos de un ciego.

De este modo me despedí  de él , mientras escuchaba la risa de los visitantes cuando el forestal hacia cuác, cuác.

Angelillo de Uixó.

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Advertisements

Matar a dos perros de hambre. Episodios nacionales.

Ésta es la vida puesta sobre el estiércol, permanentemente fea y descompuesta antes de tiempo. Aquí, en ésta tierra sombría y extraña, un hombre es igual que un chacal y tiene las mismas oportunidades que un perro. Un puente le sirve de techo a una fría noche, un contenedor de basura de comedero. Una sensación de irrealidad silba como una bala perdida entre las causas y los efectos, dispuesto a quedarse paralizado ante   su propia  destrucción contemplativa emitiendo un último gesto de incredulidad. La más absoluta degradación moral y vital en la que vive es irrelevante , casi una  actitud sensata ante la mirada perdida e indefensa de un mundo que se devora y se renueva a cada segundo, sin importarle el sufrimiento de lo viviente. Junto a estos miserables humanos, casi ya perros o estiércol, esta lo bello, mucho menos peligroso. hay  en los bello hombres y mujeres risueños y felices,dispuestos a disfrutar de su vitalidad con cierto fetichismo,  matando a dos perros de hambre que es una forma da amar su vida y darle un sentido entretenido.

*

Por  una fina  manguera  baja el agua enganchada  de una fuente pública. La fuente está instalada en un rincón perdido  junto la carretera que circunvala el barrio del Roser. Desde ese lugar  se baja a la rivera del río seco del Belcaire, al que se accede descendiendo por  unas escaleras de madera que piramidean sobre un talud  de unos seis metros. Ángel el agricultor de vall d´Uixó,  ha enganchado como de costumbre la manguera a la fuente pública  para llevar agua a su huerta. Esto es habitual en él desde hace años, teniendo la sensación de vivir bajo un castigo por su trabajo.   Empieza a golpear el agua el plástico , y agitarse nerviosa la manguera negra, como una culebra que ataca o huye.  Pega varios empujones la manguera dentro del  bidón  al terminar de vaciarse algunas burbujas de  aire que quedaban. En esos momentos  empieza a bajar con fuerza el agua. Ahora, Ángel puede abandonar la fuente y llegar   junto el bidón, la carretilla y las garrafas, para esperar monotonamente  como lo hacen los perros que acompañan a sus dueños cuando hacen  la compra en el supermercado que quedan en la  puerta mirando a su amo entre las estanterías , y recibiendo el saludo personas que entran también  a comprar.  Es la evolución de la caza y la complicidad  entre el hombre y el perro en el siglo XXI. El primer y único bidón para regar la huerta empieza a colmarse  formando un torbellino el agua.  gira hacia la derecha alrededor de la  manguera dentro de la esfera que forma el reciente agua. El agricultor mira la escena con tristeza sobre su destino, pensando la vida de perro que está viviendo. A varias docenas de metros se encuentra su huerta. Vuelve la cabeza hacia ella. Siente como un escalofrío que le empuja a avanzar unos metros más para asegurarse de cierta sombra que se mueve.  Ahora puede distinguir  claramente que hay  una persona recorriendo  su bancal. Ángel empieza a correr nervioso  como un perro que busca a otro perro rival para pelear.

cuando esta cerca de la persona que se ha metido en su huerta  grita:

!Eh tu!  detente.

el agua sigue subiendo por el bidón formando el típico torbellino que ahora arrastra una hoja de llidoner que acaba de caer y varios insectos voladores que giran estúpidamente en la corriente.

El intruso, al ver llegar corriendo hacia él al agricultor,  intenta salir del bancal mirando el suelo sintiéndose pillado infraganti en el delito.

El agricultor se detiene al pie de su huerto. ve ante él desfilar  a un muchacho joven, moreno, de complexión atlética pero no muy alto, de pelo rizado. LLeva  un extraño tatuaje en el cuello. Su piel brilla como el cobre.

¿ que estás haciendo dentro de mi huerto? Pregunta con rabia y mirada salvaje. El puño ángel lo cierra y no se da cuenta de que se está clavando sus propias uñas algo largas y sucias repletas tierra. A veces utiliza sus propias uñas para podar o cosechar como si fueran tijeras.   Evalúa en silencio a su contrincante. Sin temor  pero con preocupación, sabiendo que si hay pela y alguno resulta herido, seguirá un pleito judicial por lesiones y podrían ir  a la cárcel. El muchacho debe pensar lo mismo que él . responde con tranquilidad dando muestras de que no quiere pelea, de igual modo que cuando un perro mueve a otro el rabo, pese a que el otro le saca los dientes.

Solo estaba cogiendo unas habas- comenta el intruso del huerto.

Sal del huerto- le ordena  ángel abriendo la mano y siguiendo con la mirada los pasos del muchacho que camina cabizbajo entre las barracas de guisantes marchitos, cuyas hojas doradas tienen el mismo color de su piel. En un pequeño puente de madera elevado poco más de un metro del suelo para cruzar un pequeño barranco del tamaño de una grieta grande, rodeados de ricinos ambos hombre se encuentran cara a cara.

¿ qué me has cogido?

El intruso saca de su mochila una bolsa llena de habas.

Eran para cenar las habas – se justifica.

Su aspecto es de verdadero miserable, lleva una pequeña bolsa grasienta en la espalda, ropa desteñida, no muy sucia, pero se nota que es made in china comprada en el mercadillo a principios del siglo.

Esas habas son mías. Dámelas- le exige el agricultor con gesto de enfado.

El muchacho las entrega de forma pacifica. Y cuando ve que las coge el agricultor protesta.

En muchos sitios me han pillado robando y me han dado comida.

extraña forma de pedir- cometa relajado el agricultor sabiendo que  no va a haber problemas de violencia, ni se van a enzarzar  en una pelea que podría suponer para los dos problemas con la ley. Sin duda, el intruso sabe que si no hay violencia no va a pasar nada ,y que dentro de un momento se irá libre.

Sin embargo, lo que es costumbre y casi nunca motivo de sanción en esta tierra, no se produce. Escucha desconcertado las palabras del agricultor, sus ojos se dilatan ,y una mueca extraña de amargura y resignación asoma entre los labios del intruso.

Voy a llamar a la policía- comenta el agricultor de forma un tanto inocente, como si quisiera saber la opinión del sorprendido ladrón . A lo que responde rápidamente sobrepuesto con tranquilidad el intruso.

Llama si quieres, cuando vengan y  vean que te he robado unas habas se van a reír de ti.

Y también de ti- le responde el agricultor con igual cinismo-  y añade para tranquilizarle,aunque es para tranquilizarse él, ya que no tiene muy claro si llamar a la policía o no realmente por unas habas. Sin embargo recuerda su desesperación y rabia acumulada. lleva semanas sufriendo robos de este chico.  Concuerda el intruso  con la descripción que le había dando la gente del lugar. Pero ahora que le ve, se delata ante él un pobre desgraciado digno de compasión. EL agricultor confundido le comenta:

no voy a presentar denuncia contra ti. Solo quiero que vengan y te vean. Quiero saber quien eres. Por esto no te va a pasar nada.

Eso ya lo sé- le responde riendo el muchacho.

Llama a la policía. Se escucha una voz seca que habla de forma educadamente  adiestrada, como cuando se enseña a ladrar a un perro ante determinada situación. Repite el agente  un mensaje protocolario que ha debido aprender con gran esfuerzo en la escuela de policías y funcionarios. ahora repite lo aprendido con satisfacción docenas de veces al día.

policía local de vall d´uixo, dígame ¿ en que podemos servirle? Guau- guau.

Los dos miserables que están casi cabeza con cabeza escuchan la voz del policía. El agricultor es el que toma la palabra.

He pillado a una persona robándome en el huerto. el otro día presenté una denuncia y está conmigo. Vengan lo antes posible, estoy en la zona de los molinos.

El policía, algo desconcertado por la ubicación pregunta:

¿ en los molinos? ¿ dónde esta eso?

Aclara brevemente el agricultor, pensando que tiene razón el policía. hay dos molinos en la zona, pero no se llama así el lugar, ni sabe ángel pese a estar tres años allí  como diablos se llama la partida realmente. Vuelve a aclarar su situación geográfica describiendo las infraestructuras.

Estoy en la zona de los acueductos, bajo de la pista de atletismo.

!Así, en los molinos!- le contesta el policía cayendo en la cuenta de este lugar que quieren convertir en turístico algún día el Ayuntamiento ya cuenta con dos famosos molinos medievales que han dejado caer por abandono.  Ahora le mando la patrulla- cierra de este modo la conversación. se quedan en silencio  mirándose  Ángel  y el intruso,  que emite una pequeña queja.

Yo pago por el robo de estas habas, pero no por otro. A mi no me metas en ningún marrón.

Ángel lo mira con lastima. El muchacho es un verdadero ejemplar de charnego,  con un fuerte fenotipo racial de mezcla de gitano andaluz y latinajo español. Se le nota a la lengua el abandono  social, la exclusión y la actitud de  sumisión ante la ley, en este caso de propiedad. La actitud que muestra ante el  agricultor es de indefensión  aprendida. Por  la cabeza de Ángel se le ocurre  que le podría haberle dado de bastonazos, y ni siquiera se defendería  el chico, ni iría después a denunciarle a la comisaria contando cuentos. Pero desgraciadamente ya es tarde para eso, pues ha llamado  a la policía. Imagina que mucha gente debe haberle pegado a este muchacho cuando les roba sin mucho cuidado de que le pillen. Realmente, es lo más rabia debe dar, esa total indiferencia a su vida sometida.! La de infiernos diarios que habrá sufrido en las calles de vall d´Uixó  este muchacho para que le quieten la dignidad hasta tal punto!- No puede dejar de pensar en ese instante que él, como agricultor ,también bordea ese mundo de desprecio social, impunidad de los cometen injusticias contra él, y cada día se siente más despreciado, más carne de horca, menos humano. Con voz tierna y amistosa, le hace un ofrecimiento lleno de fraternidad .

Mira chaval, yo sé también lo que es pasar hambre en este puto pueblo de mierda. Aquí todos sabemos que se vive muy mal. Tengas dinero o no. Es un asco de sociedad la de Vall d´Uixó,  llena de hijos de puta intolerantes y fascista de cojones, por eso tengo este huerto, porque no sé dónde ir y no quiero saber nada de esta puta gente, imagino que igual te debe pasar a ti.  En fin, no voy a darte un discurso político ni moral. Aquí hay terreno de sobra. ¿ que te parece si te doy un trozo, te doy las semillas y plantas? Tendrás tus propias habas.

El muchacho levantando los brazos indignados y por primera  vez defendiéndose , levanta el tono:

Si hombre, después de la que me estás montando, ni loco yo trabajo contigo.

Se hace un tenso silencio entre ambos hombres. caminan  juntos hacia un ribazo. Entre tanto, el agua rebosa del bidón y los insectos que han caído flotan por el barro. la hoja de llidoner rueda entra la graba y cae al barranco del río seco del Belcaire.

Ambos se sientan junto bajo un mangrano en flor.

No van a venir tus amigos- le cometa el muchacho sacando papel de fumar y tabaco.

EL agricultor repara en el agua y en la policía.

Llama de nuevo. la misma voz se escucha.

 

policía local de vall d´uixo, dígame ¿ en que podemos servirle?

Oye, que soy el de antes ¿ qué si vais a venir? Estoy con la persona que me roba.

¿ eres ángel? Le pregunta.

Si, soy yo.

Perdone, en un momento van, es que hay cambio de turno- guau guau.

Se escucha hablar por el teléfono  a la policía al muchacho sorprendido en el robo..

Oiga agente, si tardan más de 10 minutos me voy.

El agricultor le felicita al muchacho mientras cuelga.

Bien dicho.

añade levantándose.

Me tengo que ir a cerrar el agua. Espera aquí por favor a que venga la policía.

El muchacho ofendido por quedarse solo le contesta.

Cuando me fume el porro me voy. Esto es vergonzoso.

ángel intenta convencerlo de que se quede.

Vengo en un momento, es  que tengo que cerrar el agua, además la policía también viene, espera un poco por favor, no te cuesta nada.

El agricultor se aleja hacia la fuente. El muchacho le grita:

Vete, vete, que te dejo ir.

Ángel se gira y lo mira medio riendo.

El muchacho sentado fuma tranquilo. le aclara como si adivina su pensamiento:

Me llamo casirobo. Cuando vengan tus amigos, si vienen, les dice mi nombre, me detienen casi todos los días. Y ahora, vete. Eres libre.

 

Junto los cuatro árboles plantados con ayuda del monitor por la escuela taller que llevan un año trabajando en esa zona y cobrando un sueldo más alto que muchos becarios universitarios, aunque se pesen la jornada jugando como perros entre las hierbas. El agua que lleva saliéndose 10 minutos del bidón. ha formado un charco en la gravilla. El agricultor sube las escaleras y desconecta la arandela metálica de la fuente. El agua desaparece como Casirobo.

Cuando baja y regresa al huerto Casirobo ya se ha ido. Vuelve y hace un viaje con la carretilla tras llenar tres garrafas de 30 litro en su caparazón parecido al de una tortuga. la carretilla verde,  lenta y chirriando avanza hacia su meta entre grava y un terreno desigual a conciencia , lleno de baches y piedras . Mientras carga los bidones conectados al goteo asoma sobre el puente dos cabezas con gorra de policía local. El agricultor decide ir a su encuentro.

Hola, soy yo el que les ha llamado.

¿ puede decirnos que le ha pasado? pregunta un agente joven.

He pillado al que me estaba robando en el huerto desde hace tres semanas. Me parece que no está muy bien. Incluso me ha dicho que os diga su nombre para que vayáis a buscarlo. Dice que se llama Casirobo.

!Ahhhh bueno!- El agente emite esta exclamación a modo casi de resignación, y hace un gesto de paciencia levantando la cabeza hacia el cielo.

Apéndice.

Por lo que he podido saber ,Casirobo, es como un chiquillo  pese a tener ya cierta edad vaga por el pueblo abandonado como un santo inocente que roba. Es huérfano, y casi todos tienen una buena opinión de él, incluso a los que roba. Es bastante popular entre la gente, pero eso no le exime de vivir como un perro. Busca entre los contenedores , los días de fiesta se acerca a las zonas de ocio, y bebe los restos de  alcohol de los vasos de plástico tirados por los jóvenes,come en los albergues públicos. La buena gente de vall d´uixó, de vez en cuando  se acuerdan la miseria de Casirobo y le dan faena. Por ejemplo, pasarse el día en la feria ayudando al feriante por 10 euros. Ayudar a los albañiles a bajar escombro por el almuerzo y algunas monedas. En cuanto sus pequeños robos, suelen ser perdonados, casi como un intercambio justo entre la sociedad y este individuo desafortunado.  Así ,que robe una cafetera casirobo, unas habas, se  le puede perdonar, ya que el contrato social con Casirobo, o el agricultor ecológico Ángel Blasco , es favorable para el resto de la sociedad que puede vivir con la conciencia tranquila de matar a dos perros de hambre.

 

II. El siguiente relato ha sido escrito por M.J Palomar. Está basado en mí. Ha ganado un tercer premio de reltaos cortos en Villa Real. SU autor se puso en contacto conmigo para preguntarme si podía decir en público tanto mi nombre como que el personaje esta basado en un hecho real ocurrid en Vall d´Uixó. Yo le contesté que desde luego.

Fam

 

El Profeta vomita paraules des de la muntanya des d’on tot es veu millor. El desert avança incansable en la serra mentre ell denuncia les injustícies en el món dels cecs. Maleït i insultat rep les escopinades de la ignorància. Al bloc denuncia la corrupció, el malbaratament i la hipocresia, mentre és apaleat per tothom.

Crida la panxa al pas de vitrines plenes de golofreria. Vesteix anorak brut i sabatilles prestades en direcció a l’ajuntament per registrar una demanda.

Cada dia el meu nom va perdent lletres i potser aquestes siguen les últimes en llegir. Tinc batxillerat i vaig començar una carrera. Vaig treballar al taulell i en l’obra guanyant un bon sou. Ara fa més de deu anys que no tinc nòmina, només molta gana. Malvisc sol i tinc fam d’una vida digna”.

En la funda de plàstic renegrida guarda la còpia amb altres paperots esgrogreïts pel temps i l’avorriment. Tenia cita amb l’assistenta social, però ha desistit.

Fàstic d’administratius abugesats, fàstic de lleis que allarguen l’agonia, fàstic de la mansuetud, fàstic de l’almoïna endulcorada, fàstic !

En imatges i poesia el Profeta, des de dalt, esperpenta la ciutat del bou i la misèria. Als bars criden, beuen i fumen submisos al destí, mentre la fam està als plats de la llar.

S’ha deixat barba i amb la túnica baixa del temple amb els gossos.

-Arribarà el nou temps on tots serem amos. Seràs lliure ! – diu

-Deixa’t emportar pel conte, la narració, la novel·la, l’assaig i la lectura sense que ningú et diga què tens que fer i no seràs esclau- comenta.

Miramar he llegit que han empresonat al Profeta per desordre públic segons la última llei de seguretat.

Tots sabem que és mentida. Es la fam.

Angelillo de Uixó y la fam de J.M Palomar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

En vall d´uixo, esta mañana.

Lo siento, lo siento mucho- dos o tres veces he dicho esto,  mientras María apenas podía hablar ahogada por las lágrimas.  Haciendo un esfuerzo ha proseguido hablando

Estaba con la cadena ahogado, ademas…ayer hizo mucho calor,

( ha vuelto a romperse llorando)

si me hubiera asomado- al decir esto se ha debido sentir culpable, y se ha descompuesto totalmente en  lágrimas, bajo las gafas no paraba de pasarse pañuelos de papel que estrangulaba mojados entre sus dedos y tiraba al cenicero del coche. Yo, con los dedos  apoyado en la ventanilla , he esperado que se restableciera  guardando silencio. Más que por el relato de María, han sido sus gestos, sus movimientos espasmódicos, lo que me han hundido con ella en  la tragedia. con espanto,  podía ver el escenario tan solo levantando la cabeza.  Una docena de pinos plantados delante de una caseta eran testigos de este nuevo  drama que aquí es viejo. Atar a un perro desde cachorro a una cadena. algunos animales, llenos de deseos por vivir les pasa como a algunas personas de esta tierra, que no aprenden a convivir con sus cadenas y acaban  atados por la policía. La contemplación de la muerte de este cachorro de seis meses de color canela,  ha atado ha María, acostumbrada a ver a este cachorro junto a su casa brincando siempre feliz jugando con su perrita por su patio.

Imaginar el sufrimiento  de la muerte del   cachorro.

Bajo el cielo atado junto a su puerta y muy cerca de la mía para al amancer encontrarlo  muerto enrollado en su cadena, verdugo de metal frío  contra el que luchó él solo con garras y dientes ayer, eslabón por eslabón. Con sus  diminutos intentos de escapar de la muerte dejando como una huella en la cadena las marcas de sus dientecitos  yéndose de este mundo un animal   inocente, de sus diente blancos, de pura leche que ahora custodia la muerte

María incoherente, saliendo como entrando yo del trance de dolor por el drama, se ha despedido de una forma extraña-

me voy que se van a despertar-

-de este modo se ha alejado llorando. No sé muy bien a quien se refería,  pues vivimos en una zona llena de casetas que están casi todas deshabitadas, y aquí los pocos  que vivimos madrugamos mucho, y ya estaban todos los que podían oírnos asomados a las ventanas escuchando esta catástrofe anunciada. Hace semanas, al subir a su casa a cenar con ella y su pareja,  vi la muerte de ese animal  que me presentó. Al preguntar de donde salía, me relató  que era el perro de su vecino, que siempre dejaba estaba atado.  Solo los días que subía a darle de comer lo soltaba un rato, que aprovechaba para saltar a su casa  a jugar con su perrita, como en la ocasión que yo estaba presente. La prueba de que iba a morir ese perro pronto la tuve al confesarme María la conversación que había tenido   con su dueño para disuadirle de que no lo atara. Le explicó María que el cachorro suelto era más feliz que atado, y no suponía un peligro ya que se iba   a su patio y de allí no se movía jugando con su perrita, formando una alegre pareja. El dueño le contestó que haría lo que le diera la gana que para eso era suyo el perro. Entonces comprendí  su destino, porque cuando se tiene dueño se tiene destino, por eso me duele tanto y siento igual la muerte de ese perro que si fuera mío.

( En San Antonio Vall d´Uixó, se ha muerto un perro de un vecino  atado por una cadena con la que se ha ahogado, su muerte no la podemos aceptar)

Tu cola Colmillo lácteo, forma una ligera sombra de un día de primavera abanicando las hierbas que crecen junto a nuestra puerta, tras la cual tus hermanos se agitan para besarte la boca y olerte a romeros en flor del monte, mientras yo me preparo para alimentar la tierra de nuestro huerto en una mañana clara de luz, casi transparente.

Un silencio cercano, alargado, se ha liberado y nos ha sorprendido.  Durante un minuto ha pasado una tormenta y ha dejado todo por el suelo. María, aparecida como un rayo en nuestra puerta, cubierta únicamente por lágrimas resbalando por la tierra,recogiendo sus pedacitos con una voz traspasada por la guadaña.

No comprendía, ni se hacia a la idea de la imperdonable muerte anunciada de un perro atado   a una cadena , que ahora hay que desatar y enterrar.

Junto a la reja de la puerta, mis manos que abren la tierra, se han quedado atrapadas, sintiendo la vida mordida y arañada.

Hemos comprendido como hace en estas tierras prácticas el destino.

angelillo de Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

CIMG9031

Las nuevas voces de una hispania moderna naufragan entre las cuatro paredes  de las casetas San Antonio. Al nacer fueron  cal, con la edad han sido pintadas con una paletada plástica de colores de comunión que enciende la madrugada de escopetas de levante entre chumberas,  madrigueras y olivos que cantan con las presas del parany.

Cruces surcan el cielo con los brazos abiertos en los asientos. Almas de veraneantes que viajan de aeropuerto en aeropuerto sobre los surcos de ajos que se hunden cubriendo de puro blanco el suelo.

Brisa marina traspasa las cuatro paredes cuadradas. Llega empapada de bebida y amargura. Velero de llanto que mueve oscuras galerías bajo tierra donde descansan los gallos y las rosas que resucitan mojados de sus propias heridas. Fenixs de desdichas que se crucifican crucificando.

Picos y espinas se enredan entre muslos lanzándose un vomito alcohólico al quitarse la manta.

Se escupen los pechos,  arrancan las manos, sacudiendo los cabellos siempre cargados de tirones despeinados.

Se rompen los espejos al mirarse.

tranquila es la sangre que se hace mala,

en la hora en que dan palmas los gitanos.

Tranquila es la sangre cortada,

que busca nueva sangre para cortarla y marcha.

Allí queda la casa,

cuatro paredes mal puestas.

Un lamento se escucha quieto,

un gemido de perra olvidada que aguarda,

la segura agonía de vuelta en el monte.

Con las manos clavadas a la madera de la barra

golpea los vasos de whisky su amo que olvida.

Con una corona de espinos clavada en la cabeza,

esfina su dueña siete metros de madero de barra

con polvo de vía láctea para hacer el camino de vuelta a casa.

Cuando recuerden que han de regresar,

te enterraran.

lanzas al aire donde vibra un lamento de dolor contra el cielo

capaz de cortar los dedos de los gitanos que dan palmas.

Una corona de ajos blanco para cubrirte,

cuando regresen tus dueños.

Yo escribiré en tu epitafio,

dando palmas con los gitanos:

Vivan tus dueños.

La siguiente crónica poética está basada en hechos reales, para no asustar a nadie, la sangre no ha llegado al río, la perra protagonista de nuestra historia, Perla, aunque ha sido descuidada de una forma brutal, atada sin agua y sin comida durante varios días, quedando para colmo la cadena enganchada en una grieta de hormigón sin poder llegar a la comida y agua que varios vecinos le llevamos, ayer fue liberada por la policía local .  la situación creada es achacable a un modelo  sociedad más atrasada de lo que parece. El atraso africano ha sido ocultado con un fino maquillaje europeo. Las autoridades, bastantes miopes, preocupadas por el turismo en las cuevas no lo reconocen. Eso ya lo pagarán en la historia local. La vall d´uixo del 2017, es un anacronismo a la españa de principios del siglo XX descrita por Valle Inclán, Machado, la del 27 de Lorca, la de los años cincuenta de los Santos Inocentes de Delibes. Las pruebas para esta afirmación son mis crónicas , mi biografía , la vida que arrastro en este espejo deformado.

la vall d´uixo del 2017 se ha adaptado con su nueva tecnología, con los desarrollos en la informática, con su inclusión incluso a europa, a ese tiempo eterno de la España inamovible de esperpento,  atraso social y barbarie de siglos.

Vivan nuestras cadenas.

Angelillo de Uixó.

 

índice (more…)

divinas personas,   desnudos en espejo publico.

 

antena-3-noticias-feliz-navidad

En la noche de inmensa oscuridad, debía brillar alegre la tristeza en la mañana y acrecentar la atención frente al espejo de la televisión sobre la vieja tierra enferma de pobreza, que fermenta en imágenes de miseria moral y chavacana hispana. Casas con todos los miembros en paro. tejados bajo bombillas apagadas para no gastar luz. candiles sobre muebles carcomidos que sujetan una vieja televisión que parpadea  resplandeciendo como la llama de una hoguera que ilumina un reino de horrores. Ante el publico,  desfila  una  procesión de niños con enfermedades raras y deformes, formando con sus cuerpos un corazón para un calendario  con el fin de ayudarles en sus gastos en operaciones y amputaciones, que debían realizarles para repararlos.

La gran esperanza de la ciencia nacional, su caridad .

Así habla la presentadora de espejo publico vestida para la gala de arlequín masculino con dos monedas por ojos , manos nuevas de porcelana, semejando una reina de carnaval entre seres llenos de pústulas y llagas que jadean intentado escapar de ellos mismos. gritan los engendros con voz inhumana por el plató, mientras van dejando sus trajes caer al suelo para exhibir su deterioro mental y físico .  caras de idiotas al  uno y otro lado del televisor formando un espejo trágico, gótico y esperpéntico del que nadie puede huir. La única voz humana que se escucha por los altavoces, sale de una caja negra colocada en una mesa pidiendo dinero. Dinero que los tiene a todos atrapados.

La gala termina con un musical de Antena tres sobre el Papa Francisco para seguir al día siguiente con un solo de la presentadora . Surge de una esquina empujando una silla de ruedas vacía:

señores, el mundo está loco,

es un espejo deforme.

Los especímenes que vieron ayer

hoy están siendo revisados.

¿ fraude?

lo dirá la ley.

que aquí intentamos hacer el bien.

Sus padres,

paseaban sus engendros,

como si fueran gorriones,

pidiendo dinero.

y no solo eso,

exhibían sus cuerpos,

totalmente en cueros.

explotación sexual,

Lo dice el juez.

Le caerán 10 años,

tranquilo publico,

pediremos  que sean diez más.

Nosotros les informaremos.

aunque haya que  ser el diablo,

que mañana me pongo rabo.

Sigan atentos.

Porno entre mongoles.

Una entrevista con sus padres.

aseguran que están contentos,

si sus hijos son felices así.

¿ qué opinan ustedes?

mañana estarán en  antena tres.

Les dejaremos preguntar.

 

 

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

CIMG9500 CIMG9503 CIMG9504

Intro:

Con 75 kilos de peso y 1, 70 de alto,  cuarenta años de edad, Angelillo de Uixó, el canario de la vall d´uixó, también conocido, como el terror de la vall.

I.

 

Juan Perro quiere que esté triste, por eso hace onomatopeyas psiquiátricas con la lengua desde la jaula donde vive encerrado, convertido en un esqueleto melancólico  y enloquecido.

Lack, lack, lack,

emite una y otra vez a este sonido cuando paso bajo su ventana acompañados de golpecitos a estas con sus débiles dedos.

Lejos de  desanimarme sus onomatopeyas de arriero que dirige al ganado, me anima al ir al trabajo en mi huerta ecológica donde pierdo el tiempo. Supongo que ésta es la nueva forma inútil  que ha encontrado  Juan Perro de provocarme después de nuestra última pelea que terminó conmigo en el cuartel de la guardia civil denunciándolo como si fuera yo un marica para no tener que pegarle como un hombre. Es curiosa la desunión que se ha producido entre nosotros que compartimos la misma situación de absoluto desamparo y miseria económico social hasta el extremo de haber pasado ambos hambrunas y consiguiente acoso social y policial  por las calles. Aún recuerdo los días que lloraba en mi hombro por el miedo a Aquiles, un joven quinquillero que acabó siendo un  romántico idiota que se intentó suicidar cuando le dejo la novia. Por eso me parecía tan patético el cambio de rol de Juan Perro, que en mi opinión, tenía que ver con su descendencia hebrea. Nunca comprender bien lo que pasa por la mente de los judíos, aunque él de ellos no tiene más que sangre en los apellidos. Juan Perro vive para los recuerdos. Los recuerdos de su vida gloriosa cuando era toxicómano y alcohólico. Entonces era alguien. Sin embargo la rectitud le ha asesinado. Cuando empezó a trabajar y dejo la mala vida se perdió. a veces eso ocurre, y llega una etapa en la  vida decente, honrada. Entonces  uno se encuentra rodeado de gente que solo odia. así me sentía yo desde que trabajo en mi huerto ecológico. LLevo la vida más recta y honrada de toda vall d´uixó. Un ser endemoniadamente ordenado, un ejemplo  para la localidad. Sin embargo, esto es una válvula  a presión en mi mente.No encuentro el camino, ni la salida. Me pasa como a Juan Perro, y supongo que como a toda Vall d´Uixó. El pueblo parece un lugar solitario en las fiestas patronales de peñas, pero no es así. Vall D´UIxó está llena de gente que odia. Se mueren de ganas por destrozarse unos a otros, por mucho que se disfracen de los trogloditas  de Pedro Picapiedra y Pablo, son  y serán  gente ordenada, recta, que una gran conciencia de como joder al otro. Saben que palabra adecuada emplear para empujar al otro, al prójimo  a los brazos  del suicidio, o como mínimo de la depresión. No hay habitante de vall d´uixó que en esto no sea un maestro.  Lo llevan en la sangre esta gente. En esta cloaca no han hecho otra cosa en los últimos milenios. Por eso, cuando deje atrás los últimos sonidos de mi pobre canario dando golpecitos contra la ventana y emitiendo sus últimos ” lack, lack, lack”  sonando cada vez mas lejanos, menos personales, ya no dirigidos  contra mí, sino contra la humanidad entera, notaba que el sonido de las fiestas me empezaba a envolver. Las comparsas, las carpas donde se reunían como ganado las cabezas de las peñas mezcladas con las autoridades dándose un baño de masas, en esa enorme mentira psiquiátrica  donde desfilaban toda clase de criaturas desdichadas, pobres, enfermas, profundamente desesperadas, hasta el asco más nauseabundo. Era el pueblo en estado puro. Hombres y mujeres conjurados bajo las mismas carpas, los mismos cadafales  utilizadas en la guerra de los cien años, en las justas medievales. Unidos  bajo la misma bandera, comiendo como en una emergencia militar, o como los animales de corral  los mismo alimentos de la misma olla.

Abría que gritar en peñas en fiesta:

a media asta las banderas  por favor,, hacer que suenen marchas fúnebres,  salir de la carpa a la calle y con vuestra cuchara invitar a comer al que pase y luego acariciarlo, besarle, ungirle los pies.

Ojala estuviera aquí viendo las peñas mi amigo Juan Perro. Seguro que le daría un ataque honestidad. Empezaría a dar golpecillos con la cuchara de comer como un gorrioncillo que salta dentro de una sartén sucia picoteando los restos de comida  que se ha quedado pegados, y empezaría a emitir onomatopeyas  con la boca a los peñistas que seguro repetirían a coro hasta el delirio, hasta el éxtasis orgiástico.

Angelillo de Uixó.