Archive for December, 2016

Romance dormido de Plata y Alba.

Ella alienta el verde,

bajo la blanca sabana.

Cajones flotan,

en una esquina dorada.

Los ojos se abren,

cuando la luna se esconde.

Y ella no puede salir.

Como de una cabra

un grito en la casa,

que espanta el verde

bajo las blancas sábanas.

Y los ojos se vuelven interrogantes,

como dos ajos.

¿ qué quiere madre?

Y la madre contesta:

Estaba pensando hija,

en vender las tierras.

Ella le responde:

Se las dio a su hijo,

que las cambio por un piso.

Así que duerma

y no arme romances despierta.

Ella con el alba

oculta las sábanas

bajo las mantas

cuando la luna se esconde,

como un hombre que esconde un cuchillo.

Por la ventana,

mira triste la luz,

y el campo amarillo,

como si fuera champan

que otros se han bebido.

En esas tierra que han cambiado,

flota cemento y escombro.

Cierra ella los ojos,

para peinarse al escuchar a la madre.

Hija mía,

quiero ahora vender el piso.

¿ qué piensas?

¿ Cuánto crees que nos darán?

Llama a tu hermano.

Dile que venga y lo ponga en venta.

Necesitamos más dinero.

Ella suspira,

soñando con verdes naranjos,

la frescas verduras,

y en los cajones llenos de campo.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

Una canción de nuevo año.

En el monte un claro perdido.

Agua y arado,

para lo que ha terminado.

Hay un cambio de año.

También alegría,

de lo que se ha ido.

El monte sembrado.

Eternamente ha caído,

 

Y tu y yo,

también.

 

Como el monte, el agua, el olivo.

Y ahora discurre,

en línea paralela,

el hombre y la máquina.

Quedan menos de diez minutos,

para que se encuentren.

Responde:

¿ qué haremos cuando se unan ?

 

Dicen que el año ha terminado.

Lo aseguran los anuncios ,

en los supermercados.

Y está vez te aseguro,

no miente Mango.

Todo ha cambiado.

Han vencido

Todo ha cambiado.

Es nuevo año.

Y La oferta es peor que el anterior.

esta claro,

que está todo perdido.

Da asco.

Son días de nuevo año.

Son días de nuevo año.

No hay esperanza posible,

quedo enterrada,

el año pasado,

en el congelador.

 

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Envíame flores cuando me mates en  el cielo.

indice

 

Sobre las flores de un pleno.

 

Un muerto.

 

En la plaza de Sol,

podemos.

Envíame un abrazo fraterno,

compañero,

cuando te mate.

 

Que después de la muerte,

hay vida,

en el cielo.

allí no hay nada.

Entonces,

está todo.

Levanta pues la risa,

como la alegría en el huerto.

Vuelve, vuelve con nosotros,

compañero de bajo tierra.

 

envíanos una señal,

alegre y feliz.

basta con un tuit.

Abajo el mal humor de los verdugos

que para eso están los de enfrente.

Tan terrenales,

que dan miedo de sanguinarios y fieros.

que matan sin poner una sonrisa.

Nosotros no podemos ser ellos.

Por eso les damos espanto.

Porque traemos un mundo nuevo,

Y lo bajamos del cielo,

bajo suelo.

angelillo uixo.

 

 

No me preguntes por qué no temía a lo que llegará del otro lado del río, sabiendo  que  a mi espalda estaba la guerra. Una guerra que no  veía, que no  se escuchaba todavía en Vall d´Uixó, y cuyas alambradas estaban a menos de una hora de avión del río Belcaire. Pero  en cualquier esquina de vall d´uixó, parecía que esa guerra estuviera presente. Y que los heridos, los refugiados, llegarían desesperados como un ejército invasor  y acabarían con todos los recursos de nuestros tenderos:

Algodón, pan, harina, arroz, patatas, compresas, pañuelos….

No me preguntes por qué, no me importaba lo más mínimo que los refugiados que llegaran, los heridos de la guerra, del hambre, de la persecución política…acabaran con todos los recursos de los tenderos de vall d´uixó.

Allí estaba el río, como una serpiente de cascabel, golpeando con su cola cada piedra.

A su espalda húmeda: la guerra.

En sus pies cansados la esperanza y fortaleza que les impulsaba a seguir adelante, incluso chafando esa serpiente fría y cortante, capaz de arrastrarlos hacia abajo haciéndoles desaparecer.

Se han puesto en movimiento por todos los lugares del mundo, ancianos, mujeres, sus hijos recién nacidos, y otros que nacen y mueren en el camino, entre las olas, bajo las ruedas de los camiones,  las alambradas, en tiendas de campaña…

Forman centenares de columnas de hierro que nadie quiere, ni la guerra.

Por donde pasan, dicen que llegan.

Atraviesan entre gente que tiene raíces, y los esparcen como simiente a otra parte.

cuando los expulsan, las columnas se ponen en camino de forma pacifica, entre pasillos de gente que les escupe, les insulta. policías histéricos y cobardes  los apalean salvajemente para repelerlos como si fueran fieras en vez de seres humanos.

Conforme dejan atrás los bombardeos, la persecución político  religiosa, es peor.

Es peor es cuando más seguros se encuentran, cuando han llegado a Europa.

La Europa culta y tolerante, la Europa del hombre,la Europa de los derechos humanos.

Entonces la desesperación, las vejaciones, el cansancio se hacen inhumanos de insoportable, porque es sencillamente: incomprensible.

Las esperanza se convierten en sal.

En la sal de los desiertos, en la sal del mar, en la sal de los ríos, en la sal de los montes. Sal que se incrusta en la carne y la congela como el hielo que conserva la muerte fresca, tan fresca como la vida.

Miles y miles de columnas de hierro se han puesto en movimiento.

Están en camino huyendo de las guerras locales, del hambre, de las persecuciones políticas.

No me preguntes por qué.

¿ Por qué quiere la gente de aquí  que vuelvan atrás, o quitarles las vidas´?

Seguramente sea porque es lo único que traen.

La verdad, miro el río, y como se aleja entre las orillas, y no lo sé.

No soy capaz con dar una explicación.

Quizás, yo sea el siguiente en irme cuando estos tenderos digan que hay demasiado pobres en vall d´uixó. Y que acabaremos con todo, o revelándonos contra ellos.

Entonces no me cabe duda, de que la policía nos empujará al  río, a las alambradas ,o a la fosa común.

No me cabe duda.

Es lo único que  sé.

angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

El folletín Anarquista, el Pay Pay Socialista.

 

Advertencia del autor.

LA siguiente historia que ustedes pueden leer, o ver a través de youtube, o en representaciones libres efectuadas por titiriteros en parques o pipi canes que puedan llegar a efectuarse , está basada en la realidad.

Ningún dato, ni personaje ha sido dramatizado para efectos de esta obra extraída de las noticias del diario ABC, el mundo y similares.

Si usted se encuentra en la calle algún socialista, pueden darle la enhorabuena, o de lo contrario, lo puede hacer desde algún tuiter como Rufian:

felicidades a Ferraz por el premio gordo, un gran final para un gran año.

I.

La suerte llega caliente en el folletín de papel de plata de la prensa, corre por las calles echa una bola desenrollada en las gargantas cantando el premio de la lotería.

Son días de recogerse delante de los vidrios y las lunas de los escaparates. De rocío en las barbas que se cuelan por los cubos de basura, y las cocinas de las tabernas donde brotan como champiñones los comentarios contra la vida.

Es el hijo y nieto de votantes socialistas, el que habla bajo el poder de la vara de mimbre y la fusta de avellano que se reparten entre el PP y el psoe en Vall d´Uixó con un móvil que vibra en las manos.

En su tono, amargura. Quizás se trate de una renuncia que no cubre ni siquiera el espíritu de la navidad , que se cuela por su ventana en forma de villancico. Nace Cristo otra vez, como hace 2000 veces. Lo hace desde el otro lado del muro de texas vall d´uixó, donde se dan cita para cantar los desechados entregados a la navidad , mientras sigue a la periodista ayudando y combatiendo a los socialistas a la par hasta que borra el sms del móvil.

Es la voz, una de tantas voces la que ha desconectado.

Mala prensa tiene España, que se tienen que enterar por una periodista los socialistas que les ha tocado la lotería y que les han robado el décimo sus jerarquías .

A cualquiera se lo llevan al cuartelillo, acusado de Anarquista, por cantar el gordo tras atracar a un gordo al que le ha tocado una herencia millonaria . Canallas. Hoy en Ferraz tienen miedo que sus empleados, las limpiadoras, conserjes, subalternos, a punta de pistola les saquen el décimo de lotería premiado que se han quedado los delegados, senadores, y liberales socialistas. Canalla.

Así de verde llega el viento a las calles, se cuela por los cristales de luces que se van apagando, como las banderas, las consignas, la revolución. Ya no significa nada. Supongo que es la magia de la navidad que une en la sombra a pan y agua a los que no tiene nada.

Libertad, libertad.

Quiero libertad.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

A la rivera del Belcaire.

Posted: December 22, 2016 in autoempleo, Vall d'uixó
Otoño en una cueva,
de sueño intranquilo.
Tempestades pasajeras.
Despierta la piedra.
Entre barrancos donde habita maleza,
en los que solo corre el viento.
Salta el agua ahora.
Rivera yerma de Vall d´Uixo.
Veras tres días agua.
Tres gotas ser un río.
Se perderá bajo la roca,
como una tortuga bajo su concha.
La gente que hoy se asoma.
Pasará indiferente por tu orilla,
seca y cenicienta,
de escombros y zarzales.
Ocultando vicios y hostilidades.
Sobreviven eternas,
en este trozo de planeta.
Donde tempestades las desbordan.
A veces en otoño,
A veces en primavera.
Angelillo de Uixo.

Mensaje en un botellón.

Posted: December 21, 2016 in alienación
Tags: ,

Mensaje en un botellón.

 

Me desperté un miércoles 21 con un tibio sol apoyado en mi ventana. No me equivocaba al desesperarme al leer un mensaje navideño del rector de la facultad felicitando a los alumnos por la navidades y deseando suerte en los exámenes.

Dios mío, si aún ni me he comprado los libros- autoexclamé sintiendo un gran dolor en mi cabeza y hablando con mis sábanas que me miraban perplejo.

Volví a caer escuchando voces en mi cuarto chino. Sentía mis dedos por los alambres de la guitarra, queriendo escapar de la realidad mientras cantaba:

 

Noto como proceso información ,

con bajas expectativas.

Sé que acabaré encerrado en una bodega,

lo leí en una botella.

Pero no hay manera de ponerme el disfraz por la piel

con el cuerpo mojado por dentro.

Obligado a soñar con llegar a California.

Muchos están escribiendo en un botellón:

 

Socorro,

no quiero ser emprendedor.

 

 

Sé que no estoy solo.

Solos están los androides ,

analizando la información del botellón.

Miles y miles de personas,

se dan cita en la orilla del parque.

Algo está ocurriendo en el mundo,

se llama desmotivación.

Por eso dejamos un mensaje en un botellón,

con una invitación.

Para que se lo lleve la corriente,

a un mundo mejor.

 

 

Angelillo de Uixó.

 

 

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.