Archive for November, 2014

Advertisements

La naranja de metal sindical.

la naranja sindical

I.

Al pie de los arboles llegaron a nosotros cómo salidos del antiguo testamento unos sindicalistas de Comisiones Obreros. Venían resucitados de la muerte con un mensaje evangélico para contarnos de que podríamos abandonar el infierno en que trabajábamos a través de la dignidad, la compasión, y la lucha sindical obrera.

Nuestro compañero el legionario fue el último en salir con el capazo lleno y en primero en entrar en calor en la discusión dándoles la razón de que la vida era un infierno, aunque él discrepaba por su experiencia en la vida sobre la compasión y la dignidad: No eran la manguera adecuada para apagar las llamas del mundo, si no más bien era combustible para que ardiera el infierno hasta el fin de los días.

Un hombre con cara de Jesucristo y chaqueta de pana nos anunciaba el día de la redención, insistiendo en que veríamos y sentiríamos la fraternidad. Notaríamos la fuerza que tiene el bien sobre el capital. Así nos lo atestiguó:

Camaradas, el día 3 habrá una huelga general del sector para mejorar las condiciones laborales en el campo. Es el tiempo de la lucha por la dignidad que nos han arrebatado. Debemos negarnos a aceptar estos salarios de hambre. 20 euros al día es miseria en la que nos ha enterrado la crisis económica, y es hora de ser desenterrados y volver al mundo.

Luego toma la palabra un chico impaciente por hablar. Se le notaba por su camisa blanca con tirantes y gafas de pasta de que era un idealista con estudios.

El muchacho empezó a argumentar su razones delante de todos nosotros. Había compañeros con mocos pegados a la nariz que escuchan muy atentos sus palabras. Rocky naranjas empezó a meterse en una honda sima personal. Siguiendo el sonido de las palabras que caían en su mente cómo una olla bajo un techo con goteras, donde sonoramente se mete la lluvia con un rítmico chas, chas, chas semi natural y metálico. Así goteó al ritmo de los vocablos un relajamiento de la pupila en ese marasmo de datos y palabras cómo plusvalía, estafa, trabajo digno…. a la vez que músculos sin tener que tirar de su cuerpo sucumbieron poco a poco a un relajamiento que los deshinchaba, otorgando a Rocky una extraña paz espiritual que le llevaba a regiones desconocidas para su mente donde se sumergía para renacer en un universo oculto donde la vida tenía otra dimensión paralela.

II.

piramide

Los naranjos comenzaron a caer sobre los asistentes aplastándolos. Él escuchaba los gritos desesperados de sus compañeros de trabajo atrapados entre las raíces y los troncos pidiendo ayuda. Sus manos negras, sucias, inmundas, llenas de arañazos, golpes, deformadas, amoratadas, desgarradas, asomaban entre las hojas y las naranjas, casi cómo si formaran parte del árbol. Se agitaban, palpitaban los dedos cómo órganos y vísceras cubiertas de sangre que funcionaban fuera de todo sentido lógico. Rocky entre el hueco de varias ramas empezó a escalar entre los arboles que no paraban de caer y hacer una pirámide cada vez más grande y difícil de escalar. Las naranjas le golpeaba con furia la cara. Rocky trepaba herido entre las oportunidades que le dejaban los huecos. Golpeado por los troncos que caían del cielo, a veces resbalaba, pero milagrosamente quedaba asido con los dedos de algún rastrojo. Con ayuda de dientes y uñas, y una tenacidad insuperable, conseguía trepar un centímetro más. Muchas veces se veía obligado a chafar los dedos de sus camaradas que caían hacía abajo entre alaridos. Otros quedaban empalados entre las ramas. En ocasiones, por desgracia, para salvarse tenía que partir la rama para que no treparan hasta donde estaba y cayeran los dos por el sobre peso.

La voz de los sindicalistas de escuchaba desde el fondo:

Compañeros y compañeras no abandonéis a vuestros hermanos en estos duros momentos.

Es hora de estar unidos para salvarnos todos.

Pero Rocky no les escuchaba y seguía escalando hacia arriba entre cráneos partidos, cuerpos mutilados. Buscaba las ramas, troncos a los que poder asirse para seguir escalando esa maldita pirámide.

Subir, subir, subir, subir…

Arriba era la única dirección del mundo.

Desde luego le hacia sufrir el tener que pisar a sus amigos, pero no había otra solución. Cuando con mucho esfuerzo llego a la cumbre de la pirámide de naranjos:

vio a humanidad envuelta un mundo en llamas donde las ciudades, las catedrales, los bancos, eran aplastado por una lluvia de naranjos y fuego que los sindicalistas querían apagar. El fuego del mundo le quemo la piel y le soldó los ojos.

Ya no veía, pero olía el petroleo arder, la carne humana abrasada, y escuchan los aviones estrellarse, los hierros chirriar, las explosiones.

Un enorme perro negro se le acerco a la cumbre y le hablo:

Rocky, yo tengo la llave para que te salves.

Entonces el perro empezó a votar entre las pirámides de naranjos. Rocky lo seguía ciego. Llegaron hasta una ciudad amurallada con un alcázar sobre la colina. Entonces se abrieron sus ojos de nuevo. Un aire puro penetro hasta lo más hondo de sus pulmones El perro se alzo a dos patas y se transformo en mujer lujuriosa. Rocky tiro mano de ella, y al agarrarla se convirtió en la llave que abría la puerta de la ciudad.

Al entrar en la ciudad una lluvia de billetes de quinientos euros le saludo. Un huracán le levanto del suelo y le empujo hasta un trono montado sobre un elefante postergado. Había mil reyes y príncipes humillados ante él.

Una niña rubia avanzaba junto al perro con una corona de flores y le decía tras escalar por la trompa del elefante y dejarla a sus pies.

Has sobrevivido a la gran depresión económica, desde ahora no sufrirás más: Prosperarás, y vivirás en esta corte con topo tipo de lujo.

Los aplausos de los compañeros despertaran a Rocky naranjas

Los sindicalista tras recoger las firmas les dijeron que conseguirían las mejoras que reclamaban para el sector.

Rocky firmo y volvió al tajo.

Había olvidado que había soñado, pero tenía la sensación de que era bueno lo que venía.

Angelillo de Uixó.


La naranja de metal sindical. by Angelillo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com

la naranja de metal: Rocky.

gen1

Rocky naranjas no era el prototipo de ser humano triunfador salido de la nada, si no que llevaba muy metido siglos y siglos de genes de una familia de fracasados  que se habían adaptado a la supervivencia, primero cómo vasallos de un rey siendo siervos de la gleba, y varios siglos después con el devenir de la revolución industrial, el auge de los movimientos obreros ,y las revoluciones anarquistas cómo lumpen en barrios marginales dedicándose a cualquier cosa para sobrevivir, generalmente cosas que daban mucho trabajo y muy poco dinero, el justo para no extinguirse en el camino de la especie que iba poco a poco moldeándolos.

La conclusión a la que había llegado los genes de Rocky es que en la especie humana había una gran variedad de genes, unos que causaban que unos triunfaran y otros que fracasaran. Lo importante para Rocky era respetar este hecho sencillo y claro extraído de la atenta y franca mirada a la realidad. Por eso Rocky aceptaba de buen grado su roll cómo recolector de naranjas mal pagado y humillado, y siempre animaba a sus compañeros en el tajo que sufrían de cierto estrés postraumático depresivo.

lumpen

Era fácil escuchar la aterciopelada y vibrante voz de Rocky entre rama y rama rebatiendo algún comentario de un compañero:

La gente que insulta a la raza humana en general por pasar hambre y miserias me parecen unos inconformistas patéticos, cómo esos tipos que tienen hambre y les das un trozo de pan y te dicen que el pan no les gusta y prefieren morirse de hambre. Lo mismo pasa con vosotros. Siempre os estáis quejando de que no ganáis lo suficiente por vuestro trabajo, que no tenéis ni para comer, pero yo os pregunto ¿ que preferís, estar en casa?

Yo se lo que es estar en casa, tienes que aguantar a tu novia todo el día, incluso los días esos de la regla. Todo el mundo te da ordenes porque se creen ser más listo que tú. Si compañeros, yo prefiero esto, este es mi lugar en el mundo.

Aquí te tratan mal, pero es gente que esta a tu altura, que es digna de tu respeto.

Y al final de día, hermanos, tienes la satisfacción de que vuelves a casa con el deber cumplido, lleno de orgullo hacia ti mismo y con la cabeza clara y despejada.

Los compañeros de Rocky ante su elocuencia no podían más que reconocer que sabía de lo que hablaba.

¿ quién de ellos no había tenido que presionar las sieneses para no hacer una locura tras pasarse el día en casa con su mujer y sus hijos?

acosado

Angelillo de Uixó.


la naranja de metal: Rocky. by Angelilo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.c

10491117_10204179573682818_6454588271987875274_n

Por el poder que me da carta magna y el voto de la izquierda, y la separación de poderes recogida en alguna parte de la servilleta donde se escribió eso de los derechos del hombre, del ciudadano y no se que más, yo te excomulgo Papa y declaro Europa islámica

angelillo de Uixó.

10410876_954240911271645_2533323125494918734_n

Del facebook de Eu.

¡El Parlamento no es lugar para sermones religiosos!
Nuestras/os diputadas/os abandonan el hemiciclo en señal de protesta ante la visita del Papa al Parlamento Europeo

Esta imagen me parte el alma…Carmen 85 años desahuciada por avalar a su hijo. Claramente hay algo que no funciona…

1012959_764038400297990_850845816407580422_n

Mensaje en apoyo a la banca mundial:

Menudo hijo.

Angelillo de Uixó.

Si no quieres hermano que te partan el alma ni las piernas el banco, no avales a tu hijo ni te endeudes.
Amen.

 

 

 

 

De mirar rápido facebook.