Archive for the ‘educación’ Category

 

 

 

 

Senegal es un perro de tiro de trineo de cuatro años. Se encuentra en la playa viendo el mar por primera,-y última vez en su vida- Cada uno de sus ojos es de un color. Uno de ellos es  azul intenso y claro, mucho más claro que el mar y el cielo con el que mira el mar y olfatea el aire extrañado. La espuma que llega a sus patas es del mismo color que su pelo: -blanco. Su dueño está junto  a él, cuando llegan unas olas crecidas a  donde se encuentra  y lo moja un poco- Entonces Ángel, su dueño,  lo agarra de las axilas de las patas delanteras  yendo a refugiarse  hacia unas dunas. Senegal no puede caminar. Él no lo sabe, pero dentro de tres horas morirá. Le han detectado un cáncer de médula incurable que lo va  a dejar impedido de por vida. Todo ocurrió hace cinco días, su dueño que lo lleva en brazos lo encontró  al llegar del trabajo tirado en la cochera sin poder moverse. Fue trasladado al hospital veterinario San Bernardo de Moncofar, donde hasta ese momento  ha estado hospitalizado recibiendo las visitas de Ángel que bajaba todas las tardes en bicicleta para verlo. Hoy ha venido con su amigo J.M. Ambos están tristes, y les cae laguna lágrima mientras Senegal hace pequeños hoyos en las dunas con sus patas. El sol se está poniendo tras las montañas de Vall d´uixó. Está ya muy bajo. Deciden ir  donde se encuentran los hermanos de Senegal. Precisamente allí donde se pone el Sol, en Vall d´Uixó. Lo hacen para que se despida de ellos ya que lleva varios días en el hospital. A  Ángel no le va mejor la vida que a Senegal. A él le han abierto  un juicio penal del que es inocente. Una foto suya hecha hace 10 años molestó a una psicóloga. Casualmente presidenta de una asociación de animales con la que, también casualmente, Ángel colaboraba en ocasiones. Esta mujer molesta por la foto fue a la guardia civil. Estos le dijeron que conocían las manifestaciones políticas de Ángel. También estaban molestos, aunque por otras cosas. No comprendían bien lo de la foto, pero si que se sintiera molesta con Ángel. Así que pusieron la maquinaria a funcionar. Todo es un azar, un juicio o un cáncer medular. Pero eso es otra historia de la que ya hablaremos.

Senegal se queda en el maletero mientras el coche recorre el paseo marítimo de Moncofar. Balbucea Senegal como un niño pequeño hablando solo. Parece  como si no comprendiera lo que le pasa desde el miércoles. Llegan media hora después a la casa. Sus hermanos se acercan y le huelen. Senegal se deja oler totalmente quieto, luego juegan juntos. Senegal parece tranquilo en su viejo colchón. Queda una hora y media para el final de esta vida. Ángel y J.M. están sobrecogidos, no comprenden todavía como la indiferente crueldad del mundo  puede llegar a ser tierna. A las ocho y media bajan a Moncofar, “a la clínica San Bernardo”. El viaje se hace largo, sobre todo por los balbuceos, esa especie de dialogo enigmático de Senegal . A las nueve y media todo ha terminado. Senegal muere en Brazos de Ángel.

II.

Los heraldos Negros de Senegal.

! qué puedo decirte, en este momento terrible que veo acercarse la muerte!

Hasta el aire y el sonido que me envuelven se ha vuelto de color negro y funesto.

Serán quizás…

que vengan cabalgando y graznando por el cielo los Heraldos Negros;

-!como aquellos del poema de César Vallejo!!; que empieza así:

” Hay golpes en la vida tan fuerte Yo no sé!”

Será Senegal que llegan acorralándote con la muerte.

Alma y pensamiento de todo lo que hemos vivido,

ahora me ahoga.

No sé decirte adiós, y no sé seguir adelante.

Serán tal vez los Heraldos Negros los que tendrán algún día que explicar,

por qué de la crueldad y el dolor en el mundo no paran de crecer.

Yo no lo sé.

” Hay golpes en la vida tan fuerte Yo no sé!”

como un delito de odio de Dios,

mandando la vida al infierno.

Momentos tan duros,

que nos hunden en los abismo más hondos que más hondos mares,

de los que ya nadie sale.

Incluso los hombres que mantienen  Fe y  Esperanza en los más terribles lugares.

Pierden su luz disputando la vida a los más duros golpes.

¿ cómo parar a los Heraldos Negros cuando nos llegan?

Si nosotros no somos frente a ellos.

mera hierba que pisotean sus caballos desbocados.

Y así quedamos en esta inmensa pradera -hechos añicos.

Horrorizados con la mente rota en el barro.

Mientras la guadaña pasa por nuestro lado,

teñida de Sangre y de Llanto.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

este vídeo es un homenaje a Senegal, un perro de tiro de cuatro años que ha vivido conmigo, hace unos días le diagnosticaron cáncer de médula, hoy mucha gente le está llorando, ayer le estuvimos acompañando, quisiera agradecer el buen trato del hospital veterinario de San Bernardo en Moncofar donde ha estado ingresado estos díasdsc01270

 

La profesora Muda.

Posted: March 11, 2019 in educación
Tags:

(A Isabel )

DSC01440

Y en el silencio donde se encontraban los alumnos,

retumbó atronadora la ausencia de voz,

de la profesora.

Y sentado en el pupitre,

con el contador a cero decibelios,

se encontraba en silencio su alumno favorito,

que era el que más la amaba.

Y viendo que la profesora no podía hablar.

Le dijo a su oído susurrando suavemente:

“contigo aprendemos,

aunque estés callada”

Y ella le respondió en silencio con la mirada,

enternecida ante el alumno que tanto la quería.

Angelillo de Uixó. Basado en hechos reales en clase.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Salimos del aula de jardinería.

Me ha tocado por sorteo formar pareja contigo,

a comprender lo que es la tierra.

El aire, el agua, el suelo, las hojas…

nos hablan.

Pero nuestros cuerpos callan,

casi rozándonos,

por  qué nos han enseñado a vivir como plantas.

Nos dicen que arranquemos unas hierbas,

Y las metamos en bolsas de plástico.

Mi mano arranca una planta,

Pero aparecen dos juntas.

Cuyas raíces se abrazan,

mostrando su amor.

Nuestros ojos se rozan,

unos instantes al mirarnos.

Hemos de volver al aula

A examinar su raíz, su tallo, sus hojas.

Aprendemos de forma cruel e imprecisa:

-Como es la vida en la tierra-

Y yo no sé…, si al descubrirlo gritar:

aleluya, aleluya;

O irme a un rincón a llorar espantado,

Intentado comprender, lo que es el amor:

“Dos plantas separadas y erguidas

Cuyas raíces se unen en la tierra,

Que mueren juntas al sacarlas para examinarlas.

Cuando nos  enseñan lo que es el amor,

aprendemos que tienen tallo, raíz , hojas y flor.

Aleluya, aleluya”

Ahora sé todo lo que necesito saber,

tras coger dos plantas contigo.

que toda vida en la tierra,

acaba exclamando un triste y enamorado:

Aleluya. Aleluya.

 

( Poesía leída en  en el taller-empleo de jardinería d ela horteta Vall d Uixó por motivo de una exposición didáctica  de clase).

Cuando terminé de leer mi poema  hubo un par de aplausos desacompasados que sonaron fríos y extraños. la profesora sin decir nada apagó la música algo extrañada con la exposición.  Aún sonaban los últimos acordes del preludio de Chopen. Le había pedido a la profesora si me hacía el favor de buscarlo por internet esta canción para acompañar mi exposición sobre la raíz, el tallo, la flor y las hojas. Escuché, o me pareció escuchar la voz de dos ángeles que estaban a punto de echar a volar. Eran mis dos compañeras que sujetan la cartulina que contenía la explicación de la textura de un tronco de algarrobo, la clasificación de sus hojas, así como contenía pegado con celo  un hermoso ejemplar de tallo con flores de diente de león, y otro  de un tipo de malva que habíamos mutilado para comprender su anatomía. Varios compañeros nos hacían fotos y la profesora tomaba notas sobre nuestro trabajo. No parecía muy convencida con la explicación, parecía algo decepcionada, quizás esperaba algo más de nosotros, por lo que tuve que hacer un inciso, ya que yo había sido el elegido para hablar en la exposición del trabajo y guardaba los resúmenes así como los datos elaborados por todos.

Comenté con calma:

Seguramente me haya adelantado en la exposición, es más de primavera y estamos en pleno invierno.

Saqué unas hojas de papel.

Tengo aquí un pequeño resumen.

Empecé así:

Salida a la senda de Quistel.

Junto la fuente y los letreros que indican  este interesante paraje, nos hemos adentrado en el interior de esta senda recogiendo muestras vegetales. Lo primero como investigadores de la raíz  nos hemos preguntado qué tipo de raíz necesitamos. En principio cualquiera, pero que reúna las siguientes características:

salir entera, hasta la cofia, ser fácil de transportar y estudiar. En un montículo de hojas descompuestas hemos seleccionado una adventicia. Su elección ha sido perfecta saliendo entera, incluso en  nuestra muestra al extraerla ha sido arrancada otra de su misma especie de raíz, cuyas raíces estaban fatalmente entrelazadas.

Mostrando el ejemplar al auditorio:

Camaradas, compañeros, profesora… si se acercan a la mesa podrán comprobar su raíz pivotante, los pelos adsorbentes a media pulgada de distancia de la cofia en dirección al tallo, las raíces secundarias….

La explicación se fue prologando, dos gorriones volaron sobre el tejado del taller de empleo persiguiéndose uno a otro como en un combate aéreo, cuando se cruzó mi mirada con la de ella exclamando entre las flores muertas de la exposición

un triste y enamorado:

Aleluya. Aleluya.

 

 

 

Angelillo de Uixó.-

 

 

 

 

 
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Un poema sobre jardinería expuesto en clase para explicar lo que es la raíz, el tallo, la hoja, la flor.

 

En cierta ocasión, los alumnos de un taller de empleo de jardinería se mostraban nerviosos, y se quejaban porque era muy difícil para ellos la materia que les estaba explicando su  monitora de jardinería.

Esta, para quitarle el hierro  y la aspereza que conlleva todo aprendizaje académico,  se dirigió a ellos como una psicóloga.

-¡Cómo, a estas alturas de vuestra vida!-

¿ es qué no recordáis vuestra infancia,

aquellos años lejanos donde ibais a la escuela?

Enhorabuena , habéis vuelto de nuevo, y esta vez…

para triunfar .

Así os digo a vosotros; ¡Oh alumnos!;

Bienaventurados y afortunados seáis;

pues sois  de nuevo tan alumnos…

como los que van por primera vez al colegio.

 

Sed  pues resistentes al estudio .

Permanecer en la silla como un clavo

Sed igual que un clavo que sujeta una hoja

Aprender a permanecer en la silla resistiendo al estudio.

Y si es duro lo que digo,

Siiii, Siiiiii, siiiii

escuchar mi martillo sentenciando la lección;

Y vibrar como un clavo cuando termina su trabajo.

Algunos me decís:

-“Es inútil aprender más Isabel.

Mi mente y mi cuerpo no da más de si,

No comprendo al martillo ni al clavo”

Pero…os pregunto:

¿ por qué os ponéis tantos límites?

¿ A qué viene tanto sollozo a estas edades?

Si no es el martillo y ni el clavo lo que habéis de comprender.

Sino lo que yo cincele con ellos en vuestra mente;

Para que seáis resistentes al estudio ,

y salten chispas en vuestras ideas para arrancaros los clavos.

Habla el martillo de Isabel.

Angelillo de Uixó.

 

 

dedicado con cariño a mi monitora del taller de empleo. Isabel tiene mucha paciencia conmigo y yo hago lo que puedo. Queda mi huerto, abandonado como el patrimonio que custodia el Ayuntamiento. Solo falta agua, más difícil que conseguir que conocimiento.
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

Hoy el viento sopla como un huracán.

No tienes el síndrome de Lear

Pero estás empezando a volverte loco de verdad

Las bolsas de plástico pasan por tu cabeza hacia el mar

Viajan por el aire  vibrando como un adagio de Bach.

 

Sabes que la puerta de tu casa no aguantara,

Y no puedes hacer que el viento deje de soplar.

A una monja se le sube el hábito hasta el cielo

Hasta que el crucifijo que incorpora se  le ancla a una rama.

Mientras ella parece una marrana satánica dando gritos en pelotas.

Se abren y se cierran las ventanas.

Se caen los maceteros.

Se encienden y se apagan los letreros luminosos.

Parece que es el viento el que manda en este pueblo.

A los bomberos y a la policía les duele la cabeza.

Se quejan más que los taxistas contra Uber y cabify

de que sople tanto el viento, y que no haya forma de detenerlo,

porque los muros , las casas y las podas ninguno está bien hecho.

Y tú hoy tendrás que pensar como ataras la puerta de tu casa

Si no quieres que se vaya.

¿ Y 100 puertas dónde irán, dónde irán?

Ya puedes correr contra el viento si no quieres lamentar

Que empiecen a volar.

Angelillo de UIxó

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.