Archive for the ‘alienación’ Category

Las estanterías del hambre buscan personas que no entiendan las palabras.

Y para los que la noche y el día en la tierra sean la misma cosa.

Hay escarcha en los órganos transparentes de los compradores que caminan por los andenes de los pasillos de las estructuras de los supermercados. Están perdidos en su función, acomodarse a un oscuro velo comercial.

Solo una ligera psicosis del comprador a la hora de hablar con la cajera alienada da esperanzas de la unión de ambas criaturas  con la vida en el plantea al que pertenecen.

Angelillo Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Colgaban por las rejas del muro,

en el día de los enamorados,

corazones recortados de charol,

lunas de papel de albal de viejos bocadillos,

angelitos rellenos de trapos.

El viento y la lluvia los tiraba.

Los perros los mordían con rabia.

Dudando estaba Cupido,

al ver la bienvenida asomado a la tapia,

de si entrar o irse,

por miedo de perder sus alas de una pedrada.

Miro hacia otro lado,

dejando encargado el asunto al fauno,

que estaba en el muro meando a una pareja de enamorados

Entro el fauno vestido con su pijama amarillo,

e iba por el sitio repartiendo alegría y llanto,

semen y sangre,

a gallos  y flores recién cortadas.

Sus cuerpos yacían en un solar de cal ensangrentado,

lleno de un ambientes festivos de pasos.

De balcón a balcón,

banderitas de España y bombillas,

formando un laberinto entre las calles

llenas de gritos, promesas y patadas,

que dejaban ensimismado al cielo

y aturdido al diablo.

Solo el ocaso dejaba,

corona de flores bajo los balcones

con el nombre de los enamorados.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-

Apoyadas las sillas contra el muro,

sujetando los enfermos.

Sollozos de heridos.

silencios y  nubes pasan

como barcos.

Una voz rompe la noche

empujándola contra el muro.

“Habéis intentado asaltar los cielos,

calzados con herraduras los pies.

Y antes de hacerlo

famélica legión

ya sois huestes vencidas

por el mismo Caín.

Un viento nocturno

en esta fría noche de muro

Os empuja a una  derrota segura,

llena de sombras que llama nuestro muro.

Por Dios,

abrir la puerta.

Pasar sin miedo.

Si no podemos asaltar el cielo,

apuntalemos el techo.

Está cayendo sobre nuestras cabezas,

donde vaga nuestras cautiva astronomía.

Ese es el horizonte que tenemos,

en espera de nuestro caudillo libertador.

Levantemos los puntales

bajo las vigas destruidas.

Llega la tormenta.

Compañeros,

os veo afligidos por vuestro aspecto.

No os miréis en los espejos.

 

Se quebró nuestra imagen.

Tan horrendo es nuestro aspecto.

! En que nos hemos convertido!

Mirad a estos maltrechos habitantes del muro.

Condes de Egipto,

sultanes de Valencia.

Abrazados a sus capas

saltan desde  las azoteas

cuando antes trepaban a ellas.

Fuera de los muros

nos informan nuestro pensadores

que están los wonderland acampados ,

junto al poblado íbero.

Debemos reforzar el muro

prepararnos para el asalto.

Se divisan las hogueras de la benemérita,

ondean las banderas de la cruz roja

y campan a su anchas los servicios sociales.

El ariete socialista

ha sido forzado por todas las fuerzas reaccionarias y conservadoras fascistas.

Leña al fuego camaradas.

Gritan nuestros yunques

canciones solemnes llenas de dignidad.

Aquí en la ciudad de los gitanos

nos preparamos para el asalto.

Angelillo Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

El  agua está quieta en la pila ,

para ponerla en la frente.

El cuerpo  lo mete en la lengua una mano.

Un ángel baja volando del andamio del muro.

Ojos tristes se aferran al aire,

mientras se aprietan en la fila.

El muro se llena de rostros

que cantan aleluya.

El muro necesita canciones

para que brote la paz de los corazones.

Niños y niñas,

señores y señoras,

respetables miserables

oremos:

Pedir y se os dará,

da igual que seáis extranjeros,

todos lo somos en este agujero.

Jesucristo era un marciano,

nacido en galilea,

que no hacia otra cosa que cantar al cielo

buscando su hogar.

No os asombréis de lo que veáis por el mundo.

La cosa está encabronada,

he aquí mi mensaje.

Abrir vuestro corazón a nuevas experiencias,

o poner un muro a vuestra conciencia para estrangular vuestra alma,

 

ambos caminos son igual de respetables y recomendables.

Paz y bien,

y que la dicha os acompañe.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Mensaje en un botellón.

Posted: December 21, 2016 in alienación
Tags: ,

Mensaje en un botellón.

 

Me desperté un miércoles 21 con un tibio sol apoyado en mi ventana. No me equivocaba al desesperarme al leer un mensaje navideño del rector de la facultad felicitando a los alumnos por la navidades y deseando suerte en los exámenes.

Dios mío, si aún ni me he comprado los libros- autoexclamé sintiendo un gran dolor en mi cabeza y hablando con mis sábanas que me miraban perplejo.

Volví a caer escuchando voces en mi cuarto chino. Sentía mis dedos por los alambres de la guitarra, queriendo escapar de la realidad mientras cantaba:

 

Noto como proceso información ,

con bajas expectativas.

Sé que acabaré encerrado en una bodega,

lo leí en una botella.

Pero no hay manera de ponerme el disfraz por la piel

con el cuerpo mojado por dentro.

Obligado a soñar con llegar a California.

Muchos están escribiendo en un botellón:

 

Socorro,

no quiero ser emprendedor.

 

 

Sé que no estoy solo.

Solos están los androides ,

analizando la información del botellón.

Miles y miles de personas,

se dan cita en la orilla del parque.

Algo está ocurriendo en el mundo,

se llama desmotivación.

Por eso dejamos un mensaje en un botellón,

con una invitación.

Para que se lo lleve la corriente,

a un mundo mejor.

 

 

Angelillo de Uixó.

 

 

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

Romance del barranco naciente.

Poema dedicado a todos los que sufren soledad y exclusión social.
Aquí quedó,
cuando le vi llegar,
arrastrando un barranco de cansancio y pesar.
Extraña semilla
para tanto progreso que hay.
Traía consigo,
Soledad Excluido
penas y agotamiento.
Controladas por el tratamiento de su médico,
y los servicios sociales del ayuntamiento.
Movió con sus manos aquí,
arenas y gravas
para hacer del barranco,
una huerta con aroma a penitencia.
Picaba la tierra con cañas,
dejando un paisaje de ocaso.
Juntaba las cruces
con juncos y espartos.
Que si hubiera atado así a Cristo,
hubiera saltado de la Cruz al barranco.
Lavaba soledad excluido,
la falta de empleo,
con el sudor de sus manos.
Y el barranco se mostraba ante él,
seco y sombrío,
formando una ceja arqueada,
en el atormentado semblante
de Soledad excluido.
La vida era un tornillo,
golpeado en la fragua de la ley mordaza,
para quien le cantara,
lo que le pasaba,
a Soledad Excluido.
Pero un día tuvo su día de suerte.
Cuando el agua entro por el barranco a su huerto.
Y tuvo su día de pena,
cuando el agua entro por el techo.
Pero que importa Soledad excluido.
Todos somos caminos
que han de dar al mar.
Así termino Soledad Excluido,
arrastrando un barranco
de soledad y pesar.
Angelillo de Uixó.

América Trump

Posted: November 15, 2016 in alienación
Tags: , ,

cimg9985

 

Hay en la luna,

un costado abierto.

Un astronauta americano,

yace en el suelo.

Se ha caído,

al dar un gran paso hacia atrás,

en un paseo lunar.

Démosle la mano

desde la tierra.

Este será nuestro saludo más gitano.

Su historia es triste y angustiosa.

Era un hombre medio.

Había llegado a la luna,

huyendo de los muros y los marcianos.

Quería ver blancas dunas,

y hacer real el sueño americano.

Angelillo de Uixó.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.