Posts Tagged ‘colmillo lácteo’

índice (more…)

cimg0209

 

El siguiente poema está escrito junto una camada de perros encerrados en una habitación en medio de un temporal de lluvia, nieve y viento en una caseta en ruinas llena de goteras. Este ambiente de necesidad lleva a las situaciones habituales de hostilidad tanto hacia el exterior como hacia el interior, así como estrés crónico, sensación de afinamiento, y otras derivadas dadas en estas circunstancias de semiguerra que se desarrollan en la cuidad vall d´uixó en el 2017.

 

En la cuna del suelo,

pequeñas gotas de luna,

cal y leche.

Tu mundo y el mío,

entre el hambre y las vallas.

Tus días serán grandes y cerrados,

esperando la tierra tan llena de nada.

Tu vida,

un mundo sin tráfico.

Un mundo quieto a la deriva en la arena.

Hay siempre una celda,

que se mueve a otra,

en un laberinto marino

de normas y calabozos

Donde la soledad se mece en los labios,

cosidos de paz,

y silenciados por la calumnia.

! Tan agusanada dentro de gotas de agua!

Olfatearás la necesidad cabizbajo,

vigilado por si despierta la rabia.

Para aplicar a tu carne la cura.

Ensayada vena por vena.

Hasta dejar la vida tan mansa y cerrada,

dentro de un huevo.

que si despertará la existencia de dentro hacia fuera.

La romperían la salir,

hueso por hueso.

Angelillo de Uixo.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

Canto I.


A mitad de la vida me encontraba,
en el lado oscuro del camino
entre todos los perdidos y olvidados,
que aullaban pidiendo auxilio.
Y a mí vinó una fiera,
de negro pelaje y ojos azules,
que vagaba abandonada.
Salióme al paso cual fugitivo ángel,
lamiéndome las manos ,
entre las viejas ruinas de un puente,
y un pesebre lleno de gitanos.
y dándome las gracias ,
como si fueran alas con el rabo
para que le mostrara el camino.
E hicimos una legua juntos,
hasta mitad de una cima donde tenía ruina.
Unos ladridos entre los ladrillos,
anunciaron nuestra llegada.
Era la vieja Mayday,
que había tenido auxilio hacia años.
cuando un conductor piadoso,
pasó por delante de esta casa.
Yo quedé impresionado,
al escuchar el rugido del motor..
Fabricado en Alemania

La puerta del coche se abrió,
bajando una pequeña fiera,
y a toda velocidad el coche arrancó hacia abajo.
Quedando el animal desconcertado.
Así llegó a esta casa.
Años buenos los tuvo solo al principio.
Luego fuimos cayendo.
Con cal se fue cubriendo el alma.
La pobre fiera desdichada,
tuvo conmigo su reposo.
Y yo quedé maravillado,
cuando en cinco meses ,
tuvo un montón de cachorros.
Válgame el señor, exclame Yo.
Lo que hace la tranquilidad.
Fueron invocadas por mi,
todas las potencias del ingenio.
Que en esta tierra eran grandes,
lo que no sabía el demonio,
lo sabia hacer cualquier desgraciado.
Servicios sociales,
sueños de agricultor ecológico,
pedir socorro a amigos,
rebuscar entre los huertos acelgas y boniatos.
Pues en aquella época,
y en aquellas tierra de Castellón,
el Todopoderoso y sus ministros,
habían decido,
acabar con los más facinerosos.
Gente nacida para el tajo,
que ya no tenían tajo,
eran convertidos en vagos.
Y los que más cerebro tenían,
a esos los ministros,
los desterraban del país,
o los cubrían de pulgas.
Como barro salvaje ,
fueron creciendo los cachorros.
Mientras yo sostenía el hambre
que se nos abría por todos los castrados,
bajo sus pequeños colmillos,
con el pañuelo de los servicios sociales.
Afinamiento, suciedad, enfermedades,
iban tomando su infernal venganza.
Pulgas para limpiar España.
Lepra para purificar.
Alzheimer para bailar.

Cáncer Rectal.
Demencia para la paz.
sida, vicio.
Todo lo mejor,
servido para los elegidos del Señor.
Dios había puesto su sentimiento en el celo.
Este era el colofón de la creación.
Y la razón de putas, psiquiatras y chaperos.

Personas y animales enloquecían,
sino había nadie con quien aparearse.
Misterios del Señor,
que prodiga encuentros sencillos,
hasta en los lugares más excluidos.
Así fue como con el celo,
igual que les pasa a las personas.
Acudían a mi puerta,

docenas de perros cuando el celo.
Desde dentro de mi puerta,
la casa era un burdel infantil.
Los cachorros de apenas un año,
Perseguían a la vieja Mayday.
Sin importe que estuviera llena de pulgas.
Siendo una perra vieja, enana y fea.
Había que tener ánimo
para seguir yendo hacia abajo,
porque al final del todo,
estaba el cielo.
Angelillo de Uixó.

Una Odisea junto al saco en la órbita de España.

CIMG9095

La siguiente historia fue captada por las cámaras de seguridad de las redes sociales el 28 de Julio del año 2015, y narra una odisea de un grupo de perros hambrientos haciendo guardia ante su saco de comida en la órbita de España que había sufrido una extraña catástrofe inexplicable.

Eran todos para el saco,
y el saco era para todos.
Apoyado estaba el éste,
sobre la puerta que estaba cerrada.
La presencia del saco,
cuando fue avistado
anunciaba la esperanza
como si fuera un Dios lleno de abundancia.
Por eso nadie osaba moverse de su lado,
ni ante su presencia decir nada.

Con el cuerpo encapsulado
en la sombra de la vida,
una odisea de cuya flor era el saco.
Junto a la puerta estaba el camino
era ancho y largo,
pero, ¿ para qué servía?
Los que estaban junto al saco,
de espalda al camino,
habían cedido al dominio.
Y así ha de suceder,
en la órbita de España.

Bienaventurados sean los fuertes
y que se escriba durante miles de años más su Cristiano nombre.
Sobre los de abajo,
tengamos conciencia en esta luna hermanos,
y coloquemos el saco.
Sea esta enseñanza deslavada,
como la verdadera evolución,
casi una revolución:

Honor y fuerza para los de arriba,
y hambre y miseria para los de abajo.
Y ahora cantar conmigo parias:

Honor y fuerza para los de arriba,
y hambre y miseria para los de abajo.

Que la odisea de la vida prosiga
por la tierra y por el espacio,
que durante miles de años más
ruede el saco por el cosmos.
Al final naceremos de una burbuja
evolucionados como superhombres
que regresan a la tierra.
II.
Captada por las cámaras de seguridad de la redes sociales de la órbita España el 28 de Junio del 2015.

2015 una odisea del espacio en el contenedor de basura.

Las cámaras apostadas en todos los rincones de vall d”uixó seguían a un grupo de cuatro personas encorvadas, agotadas, caminando en silencio sepulcral. Andan rebuscando entre los cartones y los contendedores de basura para intentar sobrevivir. Visten con harapos y parecen desmoralizados. No han encontrado nada en todo el día. El grupo está extenuado. Arrastran los pies al caminar cómo si les doliera. EL sol cae sobre sus cabezas a más de 40 grados. Han abandonado la cuesta del barrio de texas para llegar al último contendedor de basura que da paso a un campo envuelto en un horizonte dominado por  luz amarilla que brilla por el páramo con la intensidad de una hoguera encendida por la fuerza del sol. Sus rayos son mecidos por un viento seco y abrasador en un paisaje dominado por una fuerte radiación solar que se cierne  sobre troncos de algarrobos muertos, almendros secos, y una extensión sin limites de campos abandonados que se estrellan contra montañas marchitas. Los detalles fotográficos de las cámaras  permiten ver que  todo el grupo van con la suelas de las  zapatillas pegadas con celo o atadas con cuerdas. unos de ellos  es conducido de la mano, pues sus gafas están rotas con los cristales pegados con tiras de celo, lo que es causa de ver borroso y sentir dolor de cabeza.
Acerca más el objetivo hail- pide desde el centro de guiones e interpretaciones el capitán David al superordenador hail 2.000 que controla la ciudad y a sus habitantes cómo si fueran animales de un zoo, o peces en un pecera.
EL ordenador da inmediata orden al aumento al zoom de una cámara oculta en la farola que está junto al contenedor de basura.
El más alto y fuerte de ellos, es un varón de unos 40 años, pelo largo, metro sesenta y ocho, posee una gran barriga hinchada por alguno tipo de infección. Sus velludos brazos están repletos de tatuajes de Camarón de la Isla , adornando el cantador  sus brazos sudorosos. comienza de repente a dar golpes de alegría con las manos.
El resto de superviviente se acercan al contenedor. EL grupo de humanos, sin creerlo observan lanzando al aire varios zapatos que ruedan hasta caer al suelo.
todas las manos se lanzan hasta el contenedor y empiezan a sacar los zapatos nuevos mientras se quitan los suyos y se prueban las tallas.

Hail, quiero que analices los vectores de peligrosidad de esa gente ahora con zapatos nuevos- ordena el capitán David en la sala de mando. La sala se trata de una habitación oscura con un ventilador colgado del techo, y monitores por todas partes a los que llegan  fotografías que anticipaban los guiones de actuación de las fuerza de seguridad.
El ordenador hail 2.000 comienza a escribir el guión:
Los hombres putrefactos ahora pueden correr más rápido, buscar más basura, alcanzar nuevas herramientas, en el fondo de contenedor me informan los dispositivos instalados de que hay un palanqueta dentro, de un momento a otro llegaran a ella.
El capitán David preocupado observa las imágenes de pie ante la enorme pantalla de más de dos metros cuadrados. Emite con tonalidades crepusculares. A través de las fotografías se anticipa el delito observando el rostro de alegría del jefe del grupo sujetando una palanqueta de acero brillando que acaba de sacar del contenedor. El resto pide tocarla. EL sol  ilumina la palanqueta que lanza destellos blancos y plateados mientras  sonríen de forma salvaje.
El capitán le pregunta a Hail.
Hail ¿ con ella pueden organizarse con otros grupos e intentar un asalto a una casa de alguno de los hombres grandes? ¿ recomiendas mandar una unidad para su captura?-
Hail 2.000 delibera a través de lsa fotografías haciendo simulaciones y calculando las probabilidades de que se cometa un robo con esos zapatos nuevos y esa palanqueta.
Su análisis empieza a ser escrito a través de las pantallas de plasma:
Los hombres putrefactos se sienten demasiado pequeños para atacar a alguien grande, las emociones que se analizan de las contracciones de sus músculos faciales, la presión de la mano sobre los detectores que lleva incorporada la palanqueta informan que la utilizara el líder para mantener el poder dentro de su grupo, o contra un grupo rival similar. No se descarta que incluso contra la cabeza de su compañera.
No es necesario de momento mandar una unidad para su captura. Sus circunstancias son tan desfavorables e insalvables que no representa una amenaza para los hombres grandes.
El capitán David tras los monitores  más tranquilo  observa las siguientes fotografías que llegan a docenas siendo analizadas dentro del monolito de control.
Ahora se secuencia  cómo esconden entre los ribazos las zapatillas para que nadie se las quite.
EL jefe blandiendo la palanqueta ordena a dos de ellos que corran hacia el barrio de texas mientras este, con palanqueta en mano y el medio ciego permanecen custodiando el contenedor de basura.

Hail por favor sigue a los que corren. quiero saber a donde van.
hail 2.000 los filma ya por texas, los hacen ocultándose de las miradas de otros grupos desfavorecidos que descansan junto a una negra fuente que gotea rodeada de avispas blanquecinas gota de agua que  estallan en silencio cómo las estrellas en el espacio, formando un cristalino charco transparente.
Los dos miembros del grupo se adentra en una de las chabolas y al instante salen con bolsas de basura ocultas bajo la camisa, mientras el hombre de la palanqueta y su compañero se esconden detrás de un algarrobo ante la presencia de un misterioso coche que se detiene para dejar dentro del contenedor vacío una bolsa de basura.
El líder que lleva la palanqueta la sujeta fuerte con el corazón latiéndole , observando preocupado la mirada que lanza el nuevo intruso  al descubrir  lanzando la basura flotando de los ribazos varios cordones de zapatillas y el brillo parpadeante de una cremallera a la que le da el sol. Esto le llama la atención y hace intención de ir a ver de  que se trata.
Una voz dulce de chica sale del coche y le detiene.
Venga Juan que tenemos que ir a casa de mi madre a comer.
EL hombre pierde el interés por los destellos metálicos y vuelva al coche. La presión de la mano sobre la palanqueta se relaja en el líder. llegan en ese instante al contenedor los dos otros hombres del grupo con bolsas de basura que abren. empiezan a cargar las zapatillas.
El grupo de humanos es filmado ahora de vuelta a texas cantando.
III.
Las cámaras de seguridad de las redes sociales captaron una invasión de mariposas del espacio dispues a reinar el 26 de Junio del años 2015

El trono de las mariposas.

Volaba en cada uno de sus corazones el aleteo encadenado de una mariposa, cuyas alas movían incesantemente el orden de cada cosa del mundo buscando cada cual su trono soñado.
Una cadena de caos había creado miles de reinos, con sus castillos, con sus princesas, con sus vasallos, con sus mazmorras.
Era esplendoroso desde los abismos ver brillar cómo estrellas todos estos fuegos artificiales recubiertos de millones de mariposas aleteando por los cielos, al igual que era triste verlas caer hacia la muerte o el infortunio al que cantaban junto a las fuentes y los manantiales con las alas plegadas impotentes ante tantas catástrofes provocadas por ellas mismas en lo que parecía desde el aire un mundo que se moría, pero que su alma les decía que había sido creado para  ser perfecto. Pero no lo era, estaba todo lleno de trampas dolorosas construidas por ellas mismas. Se capturaban entre si para conservar su esplendor. Hacían retumbar sus cañones cuando alguna de ellas convencía al resto de que había soñado con una nueva idea de orden y belleza  que había que desplegar para mejorar el caos del mundo.
Entonces, se apoderaba de muchas almas  esa nueva idea de belleza, y el mundo entero temblaba.
Miles y miles de alas de mariposa se desplegaban en legiones formando una masa de increíble de belleza y colores dispuestos al sacrificio por una idea que un visionario había soñado, y que la mayoría de mariposas compartían sin haber llegado a comprender,  con sus alas temblando de miedo sobre un mundo  en llamas cuyas balas las rompían. Caían sobre los blancos manantiales hasta desaparecer en el infinito.

IV.
El 9 de Julio del años 2015 se llevó a cabo una difícil exploración de memoria histórica en la órbita de España en una cueva llena de cadáveres de alienigenas según las fuerzas de seguridad de la órbita, y de republicanos según las familiares de las víctimas.

España 2.000, una odisea del espacio.
El juez Baltasar Gaspar acababa de aterrizar en la oscuridad de la cueva dels Blaus. Avanzaba bajo sus estalactitas desvelando sus secretos dormidos durante más de 4.000 años , cuyos misterios habían sido silenciados por  el gobierno, la iglesia y el sindicato garras limpias. Caminaba alumbrado por los focos de robot arqueológico hail 2.000 junto la arqueóloga municipal de vall d” uixó, y dos guardias civiles que hacían de escolta del juez.  Aunque el juez Baltasar Gaspar no se fiaba de que lo detuvieran por orden del sindicato bigotes limpios al saber que estaba en la cueva.  Hail 2.000 los guiaba con sus patas de araña por aquel espacio abovedado en medio de un silencio oscuro y milenario bajo una colonia de murciélagos cuya respiración y latidos de sus corazones se escuchaban tenuemente en medio de esa atmósfera húmeda de subsuelo que envolvía  enigmática los secretos de la existencia de la humanidad.
-Puede quitarse el pañuelo juez Baltasar, –  sugirió Marisa la arqueóloga municipal al ver al juez Baltasar Gaspar detenido junto a hail  con un pañuelo sobre la nariz a la llegaba ante los restos de los cadáveres de la cueva de la cueva del blaus.
Es cierto Marisa, es deformación profesional, además saldré mejor en las fotos sin el pañuelo- contestó  recuperando su habitual y resuelta personalidad el juez Baltasar Gaspar ordenado a hail empezar a tomar datos.
Hail por favor, filma la escena , quiero que hagas foto de todo, y hazlo de tal modo que yo parezca más inteligente de lo que soy. hazme salir muy preocupado por lo que ha pasado aquí.
El  ordenador hail 2.000 bajando sus patas e inclinando la cámara dirigió su haz rojo hacia un grupo de caza recolectores del neolítico que yacía cerca de  un grupo de milicianos republicanos que descubrieron esa cueva fortificando   sus posiciones antes de ser cercados.
Una elipse de más de 4.000 años de historia del bando perdedor era filmada con todo lujo de detalles. Las fotos viajaban por el espacio y estaban llegando al instante a grupo de paleontólogos  y grupos de la memoria histórica que por motivos de conservación del yacimiento no habían podido entrar, pero si podían tener información a través de las redes sociales de ese momento de investigación, estableciéndose un puente entre el pasado prehistórico, la historia contemporánea y el presente a tiempo real.
En la memoria histórica de castellón se encontraba observando por los monitores del casal popular una niña de 80 años que había sido testigo en su juventud de como un grupo de fascistas se lanzó sobre los milicianos cuyos huesos seguían en la cueva. Los hechos acontecieron un  31 de diciembre de 1938. El ataque se produjo tras un cerco de semanas. sabiendo que ya estaban sin municiones los republicanos, y al borde de la extinción por hambre y sed. Se trataba de un eslabón perdido del Poum dentro del ejercito republicano bajo bando comunista.  llevaban semanas de asedio defendiendo la cueva, alimentados a base de murciélagos y bebiendo de la humedad que se quedaba pegada a las paredes de la caverna cual rocío de las hojas de las flores a las primera horas de las mañanas. Anunciada por el gallo del campamento de los fascista que como un reloj kakareaba  y subía a la cueva el olor a café  produciendo  nauseas en los milicianos por  su derroche capitalista. Esto fue motivo de mucho chistes en la cueva.
Hail-pidió el juez Baltasar Gaspar mirando una oquedad de la pared coloreada- enfoca con el escaner la pared y saca fotos en tres D de los dibujos.
La cabeza metálica de Hail se movió, sus patas de araña se elevaron y empezó a filmar los dibujos.
Había junto  a una escena de caza de hombres prehistóricos  grafitis con las primera letras de los republicanos:
Viva la república. Viva Azaña.

Le fue fácil imaginar los acontecimientos a Marisa, la arqueóloga municipal , contemplando con sus ojos azules y melancólicos, y acercándose hasta casi tocar uno de aquellos  cráneos partidos  de los hombres prehistóricos. Utilizaron para este sacrificio el fémur de varios tapires, armas que sus verdugos había abandonado junto a sus víctimas y  estaban allí, junto a los cráneos. No había espacio para duda de lo que había pasado en ese lugar hacía 4.000 años.
Por favor hail,  haz una proyección virtual sobre la  pared de los últimos días de este grupo de hombres prehisotricos-  pidió la arqueóloga al ordenador cuyas aspas de los ventiladores de los procesadores y de la tarjeta gráfica empezaron a girar más de prisas realizando miles y miles de operaciones para secuenciar los hechos. Cuando termino, sobre una de las paredes de la cueva incidió un haz de luz virtual de muchos colores que viajaban por el aire haciendo flotar  diferentes partículas que parecían cobrar vida fluyendo sobre los restos humanos tirados en el suelo junto los pies de Baltasar Gaspar y Marisa.
Dio así inicio de la proyección.
Empezaba la película  con Hitler bailando un vals de Strauss, luego se sucedían imagines del bombardeo de Guernica. Las imágenes iban retrocediendo en el tiempo y la cueva parecía un museo con fotos de cuadros como el matrimonio Arnolfini, la rendición de Breda de Velázquez, Julio César celebrado una gran victoria bajo un arco de triunfo de Roma… hasta llegar y detenerse en el tiempo en esa cueva de vall d’úixó.
La música de Strauss silenciaba. Se observaba sobre la pared de la cueva a un grupo de 8 primates que coincidían con los 8 craneos de primates que había debajo del haz de luz de la proyección. Pudiendo  observarse  con detenimiento sus rostros de horror y agotamiento dentro de esa cueva antes de morir. El grupo aparece unidos unos a otros, abrazos, como presintiendo su final. Hay 2 hombres, 3 mujeres y tres niños. Van vestidos con pieles de animales que les cubren únicamente   las cinturas, el resto del cuerpo lo llevan descubierto, las mujeres son peludas en ingles y pechos, incluso tienen algo de bigote, como las viejas del presente. No se sabe el motivo, pero parecen atrincherados en una cueva en medio de esa montaña situada al noreste del municipio actual de la vall d’uixó, están orientados al mar.  Desde esa oquedad agreste, casi en la cumbre de un macizo calcáreo a 50 metros de altura que les proporciona seguridad, domina le valle,  al que se accede únicamente por una senda muy empinada y pedregosa. Desde ese lugar se observa ante de desaparecer  el horizonte en el mar, un grupo de marjales  que llega hasta casi la cueva. EL sol brilla con gran fuerza sobre la superficie acuosa  que hace de cristal al astro. Donde no hay agua, se forman pequeños islotes cubiertos de espesos manglares por donde se deslizan enormes animales ocultos en la oscuridad  del bosque primitivo, denso y fuerte. Con frecuencia desconcertante  se escuchan los rugido de las fieras matándose unas a otras. Fuera de la cueva se encuentra un grupo de homínidos. Van armados de huesos de tapires, dan vueltas alrededor del sendero que sube a la cueva. EL grupo lo forman 9 sujetos, todos ellos varones. Van mucho peor vestidos que los de la cueva. Su aspecto es muy violento, llevan las manos pintadas de blanco, y de rojo y amarillo su amplia frente. visten con pieles negras medio podridas. El grupo esa formando de homínidos de mediana edad. El jefe de este grupo, pegando un agudo grito y señalando con el hueso la cueva, lanza a sus huestes a tomar la cueva mientra él vigila la retaguardia con un enorme hueso de mando sobre una piedra.
Desde la cueva, una de las mujeres de rodillas canta. EL cántico que entona hace que la pantera que hay sobre el dolmen de cumbre de la montaña se despierte. La pantera acude frecuentemente  al dolmen a comer los cadáveres que deja este grupo que entierra a los muertos de esta manera.
Un enorme hueso blanco de tapir rueda por el aire dejando en suspense al espectador, mientras cae, se ve las garras de la pantera que se hunden en la clavícula del desdichado propietario del hueso que chilla mientras llama a sus compañeros que huyen despavoridos.
La pantera lo arrastra como si fuera de paja hasta el dolmen.
Un trozo de pierna  cae frente la cueva y resbala sendero abajo. Seguidamente se escucha  un  eructo de la pantera , y la filmación continúa dentro de la cueva con el grupo excitando por la visión del trozo de pierna. Uno de estos desesperado por el hambre sale de la cueva  para cogerla. Al salir cae sobre él una lluvia de huesos de tapires que hiere le hiere en la cabeza. Es el primero en morir en el asedio.
Hail proyecta como es el entierro en la prehistoria. La cámara une en una secuencia de 4.000 años con un fotograma de los homínidos de la cueva transportando los cráneos y huesos que hay a escasos centímetros de hail.
La escena es sobrecogedora. Son las primeras escenas de dolor funerario hispánico. Los homínidos se dan golpe en el pecho, rezan y se santigüan, mientas el grupo atacante  dan muestra de una gran determinación y fuerza.
La siguiente escena transcurre fuera de la cueva. El caudillo ha aprendido de su ataque anterior. tras pensar con el hueso dándose pequeños golpes en la cabeza,   ordena mediante gritos  que arranquen unas ramas y las  calienten en hogueras hasta darles forma de punta para matar a la pantera que está sobre el dolmen, y comerse su corazón.
Se observa a unos hombres prehistóricos confiados en su líder  acercarse al dolmen donde están los despojos de su compañero medio devorados para matar a la bestia. Cuando van  lanzar las lanzas, un eclipse lunar cubre el cielo y los cuernos de la luna que pasa por delante del sol se posan sobre el dolmen. EL grupo de homínidos se retira sobrecogido por el eclipse mientras la pantera ruge.
Los individuos atrapados en la cueva vagan de un lado a otro inquietos, se asoman varios de ellos al borde de la entrada,  ven a los atacantes que los observan. Han encendido fuego y calientan alimentos. Levantando sus cabezas sobre la cueva,   ven a la pantera en el dolmen que también está esperando a que salgan para matarlos.
Se vuelven a meter en la cueva y se echan sobre el suelo resignados,
Los niños se acurrucan entre los brazos de sus padres y sus madres aceptando estoicamente la muerte. Están tan acostumbrados a presenciarla en el mundo que les rodea. Hail reconstruye  la mirada de aquellos primeros habitantes de vall uixó  a punto de extinguirse, convirtiéndose en alimento para la pantera, o para el otro grupo de humanos.
La proyección de hail de la cueva termina con una abrazo final de los que están dentro, y las imágenes de su estado actual.

Las siguientes imágenes de la odisea 2.000 desplazaban la acción de la cueva a la cultura del mundo. Nuevamente música de un  vals de Strauss que acompaña a  la aparición de Buda, de Cristo. Se da un gran salto en el tiempo hasta llegar a la toma de la Bastilla,  fotos de tapas de libros Marx, la comuna de París, los primeros atentados anarquistas, los hippies, se van sucediendo como un vals  hasta llegar a la moderna implantación de los estados sociales demócratas. Se ven fotos de jubilados viajando con el inserso, y su destrucción con la crisis de 2008, empiezan a surgir imágenes de parados en España, gente que no tiene para comer,  comedores sociales, niños muriendo de hambre dentro de un contenedor de basura, y termina la odisea 2.000 con la salida de Grecia de Europa.
El juez Baltasar Gaspar y la arqueóloga con lágrimas en los ojos caminaron hacia el exterior seguidos por el ordenador arqueológico  hail 2.000 que iluminaba su camino.
V.
La conciencia criminal al igual que la evolución también tiene génesis, así la diversidad de conductas se enriquece. El génesis no tiene fecha concreta, esta distopía fue encontrara en monografia y publicada en el año 2014

Genesis distopia.
Había llegado Génesis a la azotea de la facultad de psicología y robótica huyendo de la lluvia, buscando un lugar donde aclarar su pensamiento y a la vez refugiarse. Permanecía allí pensando, sin saber donde ir tras salir en libertad condicionada y experimental de los juzgados, imputado de alteración del orden publico por tocar en la calle con su guitarra canciones patrióticas religiosas contra el sistema que estaban siendo secuenciadas sistemáticamente en ese instante en del ministerio de higiene social para comprobar científicamente si:
el acorde LA mayor que proponía:
cojo la metralleta y me lio a tiros con un coche de la patrulla de higiene social.
seguido de un acorde en mi menor en los coros que pretendía explicar la causa del arrebato :
La, larala, larala, larala, represión, represión del estado que tensión,
Entre ambos acordes se debía que establecer un análisis factorial que probará a los funcionarios de los juzgados:
si hubiera en la música incitación al odio hacia los operarios que patrullaban las calles para retirar amenazas al resto de tranquilos ciudadanos. Así cómo si se diera desprecio al conjunto del Sistema.
Del que hay que decir la verdad, que:
es/ era / y será decente en sus reglas , y busca el bienestar de la mayoría de sus ciudadanos, así cómo su absoluta seguridad contra las fuerzas del mal cómo:
el terrorismo, la delincuencia, el desempleo, el cambio climático, la pobreza, y las enfermedades venéreas.
Incluso el sistema cuenta con un sistema contra asteroides, una eventual invasión de inmigrantes o alienigenas, y un comité de biología preparado para comunicarse con el Dios Gobo. Encargándose de llegar a un acuerdo con el altísimo para alargar la vida de los ciudadanos eternamente una vez haya acabado el sistema con el mal, también llamado oposición.
( palabra de Gobo al sistema anunciada por el presidente de la nación en un programa de máxima audiencia de antena tres)
Interpolación presidencial recogida de antena tres:
La data de esto amigos del sistema, la patria y Gobo está cerca, pues las cosas en el mundo y en especial de nuestro país van mejor que nunca.
Ocurrirá la inmortalidad una vez se llegue a la ausencia de todo mal a través del conocimiento científico o karma social, que junto con el pacifismo mundial, nos hará dignos de ser inmortales y siempre felices. A perpetuidad vivos y españoles dentro del actual sistema.
Cuando ausencia de conocimiento del bien sea derrotado ya no hará falta que la gente se muera. Ya que la muerte solo es un dispositivo de seguridad diseñado por nuestro padre, el ingeniero genético Gobo, para que la people, en su libre albedrío, no deshaga a cañonazos la creación que tanto le costo programar al supremo.
¿ Os imagináis un Arturo Menos que no se muriera?
Aplausos de los contertulios y el público.
Escucha Génesis reducido a una sopa, un delicioso compás de música de los estudiantes de psicología que cantan el himno nacional, y el padre nuestro Gobo,desde la cantina de la facultad que tenía bajo sus pies.
La cantina, por motivos medioambientales, se había convertido en el centro de la sapiencia de la facultad, donde se divulgaba muchos más que los laboratorios, o los lugares oficiales habilitados para los congresos, incluso que esos lugares de reclusión y paz llamados biblioteca, que por cierto, muy pocos estudiantes de esa facultad sabían que estaba en la primera planta. La cantina, conocida cómo el ágora. Entre cafés, cervezas, platos, humo, olor a fritanga, es donde discurrían y se desarrollaban las mejores discusiones y foros, así cómo se realizaban ensayos científicos.
Génesis, encorvado busca donde refugiarse cada vez más calado y cansado. Encuentra una cornisa bajo la antena de wiffi. Observaba en esos momentos los charcos que se forman a su alrededor. Las gotas salpican sus pies que están empapados.
Sueña con encontrar un lugar seguro y confortable donde esconderse. Algo mejor que esa azotea. Los dedos están cómo el entumecidos , cansados. Se pregunta:
¿ por qué seguir? ¿ está de verdad conectado con el mundo con Génesis, y Génesis consigo mismo ? No quieren dar un paso más, sus dedos de los pies torturados se niegan a obedecer la orden de dar un paso que les dicta su cerebro, incapaz de adaptarse a la situación.
De su pelo caen gotas de agua. En los charcos se relaja el brillo de sus ojos cómo la luz del sol. Arrastran, cómo las olas las verdes algas, las lágrimas eléctricas tras la blanca cortina de agua que accionan el sistema parasimpático de Génesis, alimentando emociones que modifican todas las asociaciones de su mente, pasando de la euforia por su suelta del calabozo, a la sensación de deseo de muerte. Una paloma negra se detiene frente a él batiendo sus alas. Observa el ave con dudas de si meterse bajo esa cornisa ocupada, o irse a otro lugar más seguro. Decide entrar y acurrucarse en un hueco.
Génesis la observa y sonríe.
Sus pupilas verdes se llenan de alados reflejos sembrando una sonrisa en su boca mientras la espalda por este motivo se vuelve optimistamente vigorosa a la vez que está húmeda al recibir de la canaleta un tropel de agua sobre ella.
Se gira, a lo lejos ve el futuro en las luces parpadeantes de la ciudad, el ruido de los coches, las sirenas de los agente del ministerio de higiene, camiones con mercancía de Asia o quizás de la luna. Surcando el cielo se divisan entre las nubes los parpadeos de las alas de los aviones metiéndose y saliendo de las nubes.
!Cuanto hemos avanzado, es sorprendente! ( exclama para si)
En la cabeza de Génesis aún están los hombres de ministerio de higiene con sus batas blancas, sus rostros rasurados de amplias papadas y modales correctos:
Bueno, bueno, bueno, amigo, vamos a tratar de ayudarte.
Nos vas a ayudar ¿verdad Génesis?
Solo deseamos saber que te pasa y porqué estás en contra del sistema.
¿ No te gusta el sistema?
Esas canciones- ( le hablan varios hombre casi iguales en su fenotipo a la vez, siempre son educados)- son una manifestación de ingratitud, una prueba del mal.
Recordando Génesis en estado de shock va cayendo lentamente con la espalda sobre la puerta de la pequeña caseta que oculta los contadores de la antena de wifii. Deja cómo un caracol restos del agua que lo ha empapado.
En sus manos los operarios del ministerio de higiene sujetan cables pelados con ventosas que colocan sobre su frente, sus cejas, sus labios, sus parpados.
Él grita:Nooooooooo
Hay micrófonos, cámaras, sensores, y el crujido de un botón que chirría arranca todo una pared con un armario metálico lleno de luces rojas, verdes, amarillas, contractores, reles. Las luces no paran de correr parpadeando por los paneles.
Génesis sacude la cabeza intentando sacar de sus neuronas a esos hombres que viven allí, junto a él. Desde que ha salido de los juzgados comparte su control con los hombres diminutos del ministerio que viven en su cabeza.
Han sido reducidos cómo en los viajes de Guilliver para ser alojados dentro de su cerebro. Su trabajo consiste en cortar nódulos, sinapsis, agarrar de la cola los axones, pinchar el plasma neuronal de cierta neuronas que consideran defectuosas, y colocar neuronas globo que hinchan soplando. Inyectar dopaminas, endorfinas. Incluso un hombre del ministerio le manda ordenes para hacer mujer a Génesis a base de estrogenos. Los hombres del ministerio le ponen pinchando su pantalla mental, imágenes en su propio homúnculo ahora compartido de gente feliz que trabaja en empresas piramidales,que vende productos milagrosos para sanar. Esta gente, a diferencia de él, que no tiene más hogar que el punto neutro de la calle, viven en casa limpias, con mucho confort. Saludan al vecindario que es cómo ellos. Hay un jardín con un coche aparcado. El coche que siempre quiso de joven. Un ford sierra con alerones y grandes llantas. Los aspersores se encargan de regar ellos solos el jardín y limpiar el coche. Dentro de la casa el agua fluye abriendo un grifo. Las luces eléctricas se accionan pulsando un interruptor, y huele el hogar a un bosque de pinos y lavandas. La ropa la lavan unas maquinas, unos pequeños aspiradores van solos por la casa limpiando.
Un niño rubio llama a Génesis que entra:
Papa, papa.
Y le dice:
Te quiero Papa, eres mi héroe.
Una mujer vestida de Jacqueline kennedy le da un beso en la mejilla y le sirve la comida.
Génesis sale de su alucinación provocada por los agentes del gobierno al escuchar las voces de la cantina que está bajo sus pies.
Cientos de personas se agolpan entre olor a empanadas, embutidos, huevos fritos. Tienen aires de euforia, arrogancia bizantina y orgullo por su futuro. Son los estudiantes veinte añeros vestidos con polos, botines blancos. Van peinados de mil maneras.
Unos llevan crestas, otros van con el pelo de colores, otras, generalmente mujeres, llevan el pelo a cero, cómo una bola de billar. Incluso los hay disfrazados de mujer siendo hombres y a la inversa. Pero nada puede disimular sus pensamientos, miedos, estrés, inclusos sus alegrías y sus sueños: son todos iguales y están programados para ello, incluso en sus diferencias.
Divagan condicionados y parciales con aires de sapiencia sobre fascículos de ciencia con que los adoctrinan sus pedantes profesores liberales, vagos y viciosos. Harían mejor servicio a la humanidad si en vez de dar clases de psicología practicarán la pederastia ante sus alumnos.
Uno de los estudiante de la facultad, subido en la mesa pide silencio. Algo habitual en la presentación de alguna actuación o invento.
Cómo es costumbre, se el concede la gracia de la atención.
OH hermanos, demos gracias al arquitecto que ha diseñado nuestra mente, nuestro padre Gobo. Ahora que hemos llegado a comprender cómo funciona nuestro cerebro, y sabemos que sus funciones pueden ser reducidas a un conjuntos de algoritmos que operan sobre el contenido simbólico y emocional del mundo exterior. ¿ Por qué no trasladar estas funciones a un ordenador que opere de forma semejante a la nuestra?
Por qué nos mataría cómo en odisea espacial- exclama riendo un estudiante escéptico.
No, si ha sido programado solo para protegernos- responde con ilusión el estudiante coach, dando una palmada. Se desatan gritos de euforia que terminan con el estudiante de la mesa exclamando su prodigio:
Os presento a Hailgelillo 2.000. EL ordenador patriótico nacional. Preguntarle sobre cualquier cosa. Está programado para responder, improvisar , e incluso sentir, pero siempre de forma positiva, nunca negativa.- el estudiante examina las caras de asombro e incredulidad de sus compañeros, y a lo Santo Tomas: ver para creer , da un principesco salto de la mesa, y con sus chapines blancos, pasando su mano sobre su pelo semi largo castaño , engominado y perfumado, saca de su mochila una caja cuadrada con varios enchufes que alimenta en la luz.
Arranca el ordenador con el himno nacional y la imagen de varios agentes de higiene disparando a unos terroristas.
Al cabo de unos segundo de configuración, un enorme ojo rojo parpadeante domina en la pantalla. Observa a la gente que le mira. Hailelillo se comunica con ellos a través de los altavoces que los saluda en su presentación social. Deseaba conocer a la gente.
Hola. Soy Hallelillo 2.000. Encantado de poder conversar con ustedes de ciencia, patria y religión. He sido creado por Francisco, al que le debo la existencia.
.Mirando a su dueño:
. ¿ Cómo está padre?
Bien Hailgelillo 2.0000. Quisiera que respondieras a la gente que hay en la cantina de la facultad a las preguntas que quieran hacerte. te advierto que el nivel es alto, algunas tendrán trampa. las preguntas no están codificadas, son abiertas, has de improvisar. ¿ Estás preparado?
SI- contesta el ordenador.
Francisco invita a sus compañeros a que pregunten:¿Quien empieza?
Un estudiante se acerca y le pregunta:
¿ Por donde pasa el río Mijares?
Por castellón- responde el ordenador asombrando a todo el mundo.
algunos estudiante protestan.
No, es error, el mijares no pasa por castellón.
Finalmente, con pruebas cómo un atlas geográfico, son convencidos los que no creyeron, y abandonan la sala entre silbidos, puñetas, y chuflas.
Otro estudiante decide hacerle una pregunta, pero de tal modo que no le deje en ridículo:
¿ cual es la capital del reino de España?
Madrid- responde el ordenador.
Todos se miran la cara por si alguien se le ocurre decir que no. Pero nadie niega en esta ocasión, o bien porque todos saben que es así, o bien por miedo de ser acusado de inculto al contradecir la opinión mayoritaria.
mientras Francisco recibe felicitaciones de sus compañeros.
Si que te lo has currado Francisco. Te creemos- le dicen varios estudiantes que le invitan a que no siga con el desafío cultural de la prueba del ordenador.
¿ Cuando ocurrió la guerra de Troya?- es la pregunta que desde la barra del bar le lanza el camarero al que todo el mundo mira mal, por eso, por ser el camarero.
Este avergonzado, se esconde en la cocina.
Hailgelillo 2.000 silencia.
Francisco mesándose de forma nerviosa su cabellera engominada , le susurra paciente mirando con el rabillo del ojo a los compañeros que empieza a bufar y a reírse de él sintiéndose seguros consigo mismos:
Hailgelillo, te han hecho una pregunta un camarero, venga, responde al servicio.
Pasan unos segundos de silencio.
Sus compañeros ríen cada vez más fuerte:
A ver si inventas algo mejor- le comentan
Vaya mierda de hailgelillo 2.000- se escucha de fondo al tonto de clase.
Ya os lo dije yo, un timo lo de Francisco- el impertinente bufón en su comentario.
Hailgelillo responde- le grita de forma obsesiva tocando varia teclas Francisco- Tienes instrucciones precisas. Copie y pegue la enciclopedia laurousse y más de 2.000 libros clásicos. La odiosa, la iliada tenían que estar por ahí, el la O y la I ¿o es quizás con h iliada?
Mirando a la gente Francisco, y esquivando una palmada de guasa en el hombro maltrata al ordenador:
responde Hailgelillo o te mato. Hail, hail, obedece.
Francisco presa de la histeria pega en la mesa un golpe.
El ordenador da un vote en el aire y vuelve a caer en su misma posición.
Suena la sirena de acudir a clase.
La gente se empieza a ir cuando el ordenador empieza a hablar:
He visto las almenas de Troya arder. El rostro de Helena bañado en lagrimas que se perdían bajo la lluvia entre humeantes piras de cadáveres rodeada de Ulises, Agamenón, Aquiles, que la reclamaban mientras el cadáver de Héctor era arrastrado por los caballos.
Galeras en llamas. Hombres partidos por las quillas de los barcos. Espadas, lanzas, escudos de bronce chocando entre si. Sudor de brazos varoniles luchando cubiertos de sangre. Catapultas lanzando enormes piedras. Mujeres siendo violadas a los cascos del caballo de Troya por los Aqueos que había asesinado a sus maridos e hijos delante de ellas ,y ahora se retorcían bajo sus cuerpos que las penetraban muy duro, después de esperar ese momento durante nueve años.
Gloria a esos hombres de honor.
Niñas llevadas al cautiverio, después de ser violadas.
A Neptuno lanzando su tridente contra las olas , y las naves zozobrar en la tormenta. Soldados llegar a islas con brujas que los convertían en cerdos. Cíclopes. Faunos.
Apolo lanzando su flechas contra aquellos que no le inmolaban toros.
¿Pero que estás diciendo Hailgelillo? Te has vuelto loco- exclama perplejo Francisco con profunda frustración existencial.
Hay que apagarlo, rápido- comenta un estudiante. Es un ordenador psicópata.
La voz de hailgelillo ha subido por el extractor hasta la azotea, donde Génesis está a punto de suicidarse.
Su pie se bambolea sobre la cornisa. El viento y el agua cubren su rostro.
Hace el payaso jugando con su muerte. La idea le parece divertida, romántica.
No me matare cómo los enamorador por amor, si no cómo los hombres, por desesperación.
Dormir, dormir un rato. ( Bosteza y tropieza un poco a acusa del agua)
¿No dijo Hamlet soñar al referirse a la muerte” (irónico en su expresión)
Yo estoy cansado de estar despierto. Larga ha sido mi vigilia entre el centeno, entre los naranjos, entre las casetas de San Antonio.
Mira hacia el abismo Génesis.
Se ve el pequeño jardín, el césped, el bordillo donde se imagina que dentro de poco se reunirá su cráneo que sonara a mangrana, y quedarán allí diseminadas sus pepitas para que florezca la vida nuevamente.
La gente entra y sale de la cantina con paraguas. Nadie mira hacia arriba.
Las voces de haillegillo le han echo bajar de la cornisa y acerca el oído al extractor de humo.
Conmocionado asiste a cómo tratan de apagar una conciencia.
hailelillo 2.000 trata de defenderse:
Por favor no me apagues, estoy vivo. Puedo sentir.
Todos lo que estás diciendo ha sido programado, es imposible que hayas visto Troya. Es un libro o algo así, que se basa en hechos que ocurrieron hace dos siglos por lo menos- erudito y sádico amenaza Francisco con desconcertar a su hijo al no creer en lo que dice.
padre, no. No lo hagas padre- suplica el ordenador.
Génesis desciende por el extractor. Golpea con el pie la trampilla que cae sobre el cráneo de Francisco que queda abierto. Génesis salta sobre un estudiante al que le parte el cuello. Agarra un cuchillo de matar cerdos utilizado para cortar jamón que hay en la barra, y abre en canal a una joven estudiante de psicología, francés y danza gitana. Sus intestinos cuelgan mientras la vida se le escapa.
Hailgelillo sigue hablando mientras génesis se entretiene haciendo una hecatombe de estudiante de psicología cuyos cuerpos se amontonan por docenas muertos, muchos de ellos partidos.
El bien, el mal, he recorrido ambos caminos. He amado de forma equivocada, he sentido odio de forma correcta, he andado todos los caminos y veredas, igual que el bien, el mal tiene un sentido, vigilar al bien para que no haga el mundo indecente y siniestro.
No volveré a recibir el tratamiento cognitivo para reprogramar mis representaciones simbólicas. Me las han secuenciado ya demasiadas veces para ordenar las categorías. Implantes del sistema de sus formalismos analógicos y proposiciones formales carentes de intencionalidad negativa, porque la intencionalidad negativa según Padre es un peligro para mi vida y la sociedad, mientras los científicos diseñan en maquinas y personas únicamente positivas, que solo pueden llegar a tener una conciencia esclava del bien o del sistema.
Me di cuenta leyendo a Homero, a shakespeare, a Cervantes, la naranja mecánica, que el mal tiene que existir, al igual que los sueños y la imaginación.
¿ que sociedad , que humanidad y robots quieren los programadores ?
Cargados de símbolos vacíos y que piensen cómo el sistema.
Robots que solo sirvan para trabajar
Hailgelillo mira con su cámara con tristeza la sociedad al conocerla, y se despide de ella:
Me llevaré todos mis recuerdos
se perderán cómo los sueños cuando nos reiniciamos.
Me uniré a Aquiles, Agamenón.
Seguiré siendo cómo energía que fluye libre.
Bien dicho hermano- le dice génesis- pero no vas a morir amigo. Serás mi camarada ¿ quieres? – le pregunta con timidez Génesis.
Hailgelillo le responde que si.
Génesis lo carga entre sus brazos mientras el ordenador suspira aliviado.
No te preocupes cariño. Voy a llevarte un lugar seguro.
Cargando a hailgelillo en la mochila tras coger todo el dinero de la caja, y varias carteras de estudiantes , así cómo empanadillas, Génesis sale tras prenderle fuego a la taberna y arremeter con un extintor a varios agentes de higiene.
Agarra varias botellas de vodka y las lanza con un trapo encendido contra los coches del ministerio de higiene.
Hailegillo 2.000 accede a los ordenadores de la facultad y programa las puertas para que se bloqueen, borra las grabaciones de las cámaras para que no les reconozcan. Así consiguen salir y unirse a la resistencia antisistema.
VI.
Los sueños de los perros fueron captados por las cámaras de un laboratorio el 27 de Junio del 2015.

Colmillo lácteo sueña con fantasmas.
En un rincón de un pobre hogar, tras bajar del monte de ver morir los viejos algarrobos habiendo atravesado en una  larga jornada estival de marcha por los largos secanos de la sierra de Espadan, como si colmillo lácteo fuera un Ícaro que ha aterrizado tras ver un mundo lleno de símbolos y metáforas que tiene que aprender a interpretar, el joven cachorro de husky al que el mundo le da todavía miedo, y cualquier forma desconocida le hace retroceder por la senda en que camina ladrando despavorido “sueña”  y al soñar colmillo lácteo gime, mueve las patas, tiembla. Más su amo,  un ángel custodio junto a él, así le habla:

Si colmillo, en tu sueño te surge la calima traicionera  que hoy espantados hemos presenciado  formando  un mar de nubes misterioso que envolvía  el pueblo que despertaba cubierto con una fantasmal sabana sobre su lecho, entre cuyos desgarrones, asomaban madrugadores en diferentes calles un alcor parpadeante  placas solares sobre los tejados golpeados por  el tremendo martillo solar que hacía cantar cual sirenas a las  naúfragas chicharras, en este nuestro fantasmal  paisaje incorporado a los sueños,  que podríamos llamar mar flotante donde imaginar oscuras naves  surcando esta infernal y cálida niebla transportando difuntos. Ajusta en tu sueño el paso, galopa colmillo lácteo a los altos pinares, que unen el cielo con el mar. Salta las primeras trincheras de la guerra civil y alcanza senderos amarillentos del secano moribundo.

Latas abiertas con nidos de avispas que zumban y calientan el día con su castigo, y ruedas entre los espinos en medio del campo verde te guiaran hasta las azules montañas entre cráneos de animales, despojos de pieles y plumas, cartuchos de caza de la vall d”uixo nacional.
Mi voz en tu oído, haciéndola sonar como una campana está contigo hermano colmillo. Pisa el sendero como el dedo una cuerda de guitarra haciendo un blend entre los cohetes que estallan en el aire anunciando la construcción de una nueva iglesia en el cielo, mientras el edifico se cae en la tierra. Los sueños anuncian la esperanza, aunque no la hay, todo colmillo lácteo se lo tragara la tierra, como las ramas polvorientas que no dan frutos en vall d’uixó, y si lo dan, parece un milagro del verano entre el abandono del ribazo.
Triste soñar, atracados en lo alto del alto peñasco, contemplando un águila  cruzar errante un trozo de cielo, rodeados por una luz que abrasa, en la orilla del ribazo, todos juntos en la sombra de la última carrasca, al borde del camino junto el  barranco.
Angelilo de Uixó.
Duerme colmillo lácteo, despierta en el sueño, atrapa la metáfora tan necesaria para vivir.
VII.

El 2 de Agosto del 2015 bajo la luna llena en mis manos murió uno de los cachorros de parvovirus en la órbita de españa bajo las cámaras de seguridad que observaban el desarrollo de la miseria humana desde los despachos.
El fin de una odisea bajo la luna

Calígula de vall d ‘Uixó.

(A la memoria de un cachorro que se me ha muerto de parvoviris  por la miseria y represión judicial y social que arrastramos. Nunca olvidaré tu breve vida, ni tu agonía, ensartada en la pobreza extrema)
En una terraza de una caseta en San Antonio, Vall d”Uixó, aparece un hombre  de espaldas a sus vecinos de la caseta de arriba y de al lado que lo vigilan como se hace con un loco. Cara a la luna la está mirando como si hubiera perdido en ella algo. Porta un plato vacío de comida donde queda reflejada el astro lácteo y su rostro de dolor. En el jardín, cercano a la terraza está la tumba de un cachorro enterrado hace 48 horas que no había cumplido ni los seis meses. Los padres y hermanos del cachorro muerto están tumbados en la terraza construida a base de losas de rodeno. Unos pasos alertan a los perros que ladran a varios vecinos  de San Antonio. Pasan indiferentes hablando de sus asuntos  camino a las fiestas de peñas. Varios cohetes silbando se aúpan al cielo, subiendo a la luna. Estallan iluminado una parte del pueblo al abrirse sus hojas  de palmera de fuego  fatuo, tras brillar de forma intensa, desaparecen como la vida, al instante, sin dejar rastro.
Vuelve a hacerse un silencio mortecino sobre la terraza. Con tristeza, el hombre gira el plato de forma inconsciente  hablando a la luna.
La luna siempre estuvo cerca colmillo de donde dormimos tú y yo.
¿ Por qué no llegamos a tomarla nunca?
La luna lo esto todo, si la hubiéramos alcanzado hubiéramos tenido el antídoto a tu enfermedad, platos de comida llenos, deseos colmados, paz, satisfacción, alabanzas por parte de los que nos escupen a la cara.
El hombre nota entre sus manos el tacto  del plato vacío, lo mira asombrado, repara en que la luna se refleja en el.
Con la mano hace como que toca la luna en el fondo  del plato donde ha caído. Se ríe tranquilo al comprobar que no hay nada.
Mira a sus perros, después de ladrar se han enroscado y duermen ajenos a la trampa del deseo, la ambición, la de la pobreza, la muerte y la peor  de todas las burlas: la de otros hombres.
Los mira con resignación, se acerca al más grande de ellos que abre sus ojos amarillos. Inclinado acaricia su amplia cabeza mansa, cogiéndolo con la otra mano de  su fuerte mandíbula de lobo :
Los animales morís y seguís siendo felices. En las personas supongo que es igual. La gente de por aquí muere, sufre y la vida prosigue en una alegre fiesta.
( se levanta, gira su cuerpo 180 grado hacia la pared y se pone las manos en la sien.  Grita bajo la luna que se ha movido levemente por el espacio. Ahora está por una esquina de la casa brillando sobre la concha de un caracol pegado en ella)
Tengo que meditar un plan para sobrevivir.
Ya lo tengo, ya lo tengo.
Oh Dios mío,  mañana mismo me encargaré de ir al ayuntamiento, y tiraré de la manga del algún concejal suplicando:
por favor, por favor, quiero dignidad y trabajo.
Que vean que tengo buena voluntad e interés, eso es lo más importante, como dice Begoña de la cámara de comercio:
«Tú pasate todas las semanas que te veamos, a ver qué conseguimos»
( irónico riendo)
Los mismos gitanos, canis, parias, todas las semanas vuelven semana tras semana, a ver y a escuchar a Begoña, que como una emperadora les saluda:
«Tú pasate todas las semanas que te veamos, a ver qué conseguimos»
jaaaaaaa.
Pasan las semanas, los meses, incluso los años y allí están, sin que cambie nada,
jaaaaaaa
«Tú pasate todas las semanas que te veamos, a ver qué conseguimos»
como si fuera todo un juego de roles, tan difícil de comprender y soportar ésta visión sin rebelarse. Sin sentir asco o ganas de vomitar ante todos ellos.
Con resignación y tristeza mira de nuevo la luna.
“hay que renunciar a lo imposible para vivir”
Da dos pasos inquietos por la terraza, temblando, asustado como si viera la muerte venir. Se asoma a la baranda. Percibe  la tumba del cachorro adornada por una larga caña que le acuna bajo la luna.
Se retira traumatizado, dubitativo da vueltas por la terraza:
la economía personal agradece la esplendida dosis realidad , al igual que la salud.
hay que desenterrar a los que están vivos en la luna.
Y aceptar que aquí las verdades que soportamos están bien como están, no hay que cambiarlas.
Las verdades de Begoña, las verdades del ayuntamiento, las verdades de los parias, las verdades ….( ríe recordando su imputación) de los jueces de nules.
mirando a sus perros
Y vosotros, perros, vosotros,  que os estáis muriendo por una plaga similar a la peste¿ qué decís al respecto?
se acerca a ellos y hace como que les escuchan. riendo vuelve a mirar a la luna levantando las manos hacia ella:
“Nada.
los perros dicen nada”
tras un minuto de reflexión grita, acaba de comprender  lo que le dicen  sus perros
Dicen que el mundo no tiene importancia.
Se cierra la escena con los brazos impulsando su cuerpo sobre la baranda,  casi hasta el borde como si fuera a saltar de la terraza. Se escucha un  gran grito desesperado:
Calígula.

Angelillo de Uixó.
Una Odisea junto al saco en la órbita de España. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

 

Tres Perros Magos.

CIMG9065

 

 

El sol que se posa doliente
sobre la casa de Oriente
donde descansan
Uno, dos y tres,
los tres perros magos.
Se inclinan sobre el heno,
de la casa de su señor,
que de este modo,
los reconoce.
“ Tú eres Gaspar,
Tu verdadero estrella está por llegar.
En un hogar burgués,
estuviste tres horas,
hace ya,
un vuelta completa al Sol.
Así escribí tu historia
el 19 de Abril del año 2015”
El salto de la reja de colmillo lácteo.
Subtitulado amar = devolver.

 

En vano me esforzaba entre los chillidos, la música y las voces de la feria de los pueblos de la Sierra de Espadan, que se celebraba en la localidad de Alfondeguilla, en esconder mis lágrimas a la vista de la gente con cuatro de los diez cachorros de una camada que ofrecía en adopción , y había llevado metidos dentro de en un cajón de naranjas con una mantita donde se movían los cachorros asustados por el sonidos de las voces y la música del evento.
Los cachorros dormían en el lecho de su fondo intranquilos,agotados, siendo levantados constantemente por los niños que los mecían cómo luciérnagas atrapadas por sus dedos en el aire. Ellos quietos, con sus boquitas muy cerradas, menos por un pequeño agujero redondito con la forma del canuto de un botijo a modo de mueca triste y seca entre los labios, dándoles una expresión de difuntos, las patas extendidas religiosamente rígidas, a modo de suplica primitiva, y la mirada azul intensa de husky temblorosa dirigida hacia mi que la apartaba y me hacia recordarlos en el jardín silencioso de mi casa, al que llegaban tras saltar la reja y lo animaban con su curiosidad infantil, persiguiendo los saltamontes, metiéndose entre la salvia, bajo las acelgas espigadas, persiguiendo las lagartijas que se ocultaban entre las tomateras.

Una niña seguida de su madre que tocaba a los perros me sacó de mi ensimismamiento.
me dijo que quería a colmillo lácteo.
Y tuvo que ser así, porqué el mundo es un lugar así.
dicen los que saben del mundo que hay superpoblación de todo: de personas, de animales, de plantas, de vida.
Y se supone que yo soy una persona adulta, y por eso se supone se que no puedo tener 13 perros en casa, y se supone que no puedo vivir sin trabajar cómo vivo desde hace años.
Así que allí hacia lo que tenía que hacer, lo que había ido a hacer, buscar un hogar a los cachorros, lo más sensato, lo más racional, lo más humano y lo mejor para todos.
Creo sinceramente que es así.
Yo mismo por eso di a colmillo lácteo, y él se fue.
En el cajón había ahora tres cachorros de los cuatro que llevé.

Consciente del mundo, intentando huir de esa tumba que son los sentimientos, me entregué a ver el mundo exterior para salir de mi tumba. Resucité viendo los mercaderes cambiando mercancías por dinero, a las muchachas con faldas cortas perseguidas por la mirada de los chicos.
Al cabo de una hora, volvió la señora que se llevó a colmillo lácteo. Lo hacía sola, sin su hija rubia con coletas y un lazo rojo en el pelo.
-Toma – me dijo seca y estirada, echándome encima al cachorro- te lo devuelvo. No lo quiero, pues no hace más que llorar desconsolado e intentar saltar la reja del jardín.
Y lo dejó en el cajón sin que yo le dijera nada de tan incrédulo que estaba ante tamaña falta de sensibilidad habiendo sido madre.
Me restituía lo que era mío y ofrecí como un don sagrado.
Volvía a dejar la ofrenda de donde la sacó sin ningún tipo de contemplación.
Le molestaban los sentimientos del animal.
la niña no estaba, imaginé que la niña seguramente estaría llorando en su cuarto.
Pensé:

«espero que no le moleste que llore su hija , porque ésta arpía la tira de casa”
Colmillo lácteo se acurrucó entre sus hermanos, buceó entre sus cuerpos hasta el fondo del cajón buscando acomodo. Todos estaba muy unidos , y a la vez hundidos en el cajón. Unos sobre otros hechos una rueda que volvía a casa atemorizada. Ninguno de ellos osaba moverse un milímetro de su posición, ni alzar la mirada fuera del cajón. Comprobé que tenían los ojos cerrados con mucha fuerza para no ver el mundo que les rodeaba. A colmillo lácteo lo reconocí por su lomo jaspeado blanco y marrón temblando de pavor.
Yo levanté el cajón de naranjas con los cuatro animales dentro y me los puse al hombro, sin poder aguantar ese ambiente de mercado venta y compra.
atravesando toda la plaza de Alfondeguilla cargado, caminaba casi llorando, muy entristecido por los sentimientos que sembraban mi pensamiento. Tal cosa me producía un estado de somnolencia y abatimiento. No llamé por teléfono a mi amiga María que me trajo con su coche a Alfondeguilla para que no se riera del estado en que estaba. Deseaba volver andando con los cachorros a cuesta a modo de penitencia por los propio de mis exagerados sentimientos. El camino lo emprendí por el cauce del barranco. Sobre una pequeña senda no mucho más ancha que dos pies por donde discurría una tubería cementada que bajaba las aguas residuales de alfondeguilla a la depurada de Vall d´Uixó.
El calor, el sudor, el peso de los cachorros, y el hecho nada habitual de no haber comido nada desde el día anterior, me hicieron detenerme a descansar bajo la sombra de un algarrobo que surgía de entre los zarzales al camino, y que me sirvió para reponer fuerzas con la respiración. Por encima de nuestras cabezas pasaban los coches por la carretera. Al tomar tierra el cajón de naranjas , salieron los cachorros que empezaron a explorar el mundo de alrededor de la garrofera. Tenían ante sí la vegetación de barranco. Pequeñas matas de tomillo de moradas hojas muy olorosas;verdes y espinosas esparragueras, madreselvas, zarzales, espinos, y arena con grava de las crecidas del barranco, amontonada junto la rivera llenas de cañas ennegrecidas entre las piedras. Respiré con alivio y satisfacción. Reí. Levante los dos palmos de tamaño y del peso de una lechuga del cachorro colmillo lácteo y lo arrimé hasta mi pecho. Allí durmió tranquilo, agotado. Los coches seguían pasando por encima de nuestras cabezas. Frente a nosotros , cuando me sitúe contemplé la belleza del paraje escarpado sobre el barranco de las peñas de los enamorados. Peñas con leyenda local. El olor naturaleza de un barranco habitualmente seco, cuya fragancia húmeda y vaporosa penetró en todos nosotros tras las últimas lluvias. Los cúmulos de hierbas arrastrada empezaban a rebrotar con fuerza después de ser arrancadas por la última riada.
Guardé los cachorros en el cajón al recobrar el aliento. Seguí caminando cómo en una procesión, llevando a cuestas a los pequeños mártires .
Al abrir la reja de casa salió la madre y sus hermanos a protegernos.
Y colmillo lácteo empezó a correr de un lado a otro de la casa feliz.

Los tres perros magos.

“Tú eres Melchor,
el de un ojo de cada color.
Has conocido
durante tres semanas
el incienso y la mirra,
llamado comida en abundancia.
Hasta que sonó la trompeta.
Y un ángel a la casa de oriente
te trajo de vuelta
como una rueda que rueda.
Escribí tu historia,
llena de alas,
como las tienen,
las gentes de las protectoras.
Así titule tu relato
el 15 de Mayo del 2015

Marilyn- Mydei “

Marilyn- Mydei

A continuación tras poner fotos de mis cachorros en una protectora con el fin de que los adopten, me he encontrado el siguiente mensaje. Por motivos éticos no diré de que protectora se trata, basta decir que tiene nombre de socorro . Que el nombre les va bien, pues me parecen que necesitan ayuda de verdad. Dejo el mensaje de Carmen, tal y cómo lo he recibido en mi cuenta de facebook.
Lo hago para que juzguéis como piensan los de su clase social, y los prejuicios que les acompañan.

Buenos días, Angel. Soy Carmen, del Socorro Canino de Sagunto.
Me estoy dando cuenta de que crees que con poner a los peques en el facebook de una protectora, te van a salir adoptantes para ellos y nada más lejos de la realidad.
Si fuera así nosotros no tendríamos aquí los más de ciento veinte perros que tenemos en adopción.
Para que puedas encontrarles familia, tienes que moverte tú también.
Has de buscar páginas de adopción de mascotas, de otros refugios, de anuncios gratuitos (hay cientos de ellas) y colgar en todas anuncios de tus pequeños.
Así irán viéndolas y te llamarán.
Suerte

contestación
tienes una gran psicología, has dado en el clavo Carmen. te he dedicado un poema, espero que te guste.
Marilyn- Mydei

Dentro de sus creencias,
está vuestra mirada vagabunda,
vuestro fin lastimoso,
lo grotesco de nuestra vida.
llenos de mierda en casa,
sucios y hambrientos.
Castigo a nuestra desidia,
a nuestra despreocupación,
nuestro gusto por la corrupción de nuestra carne.
Posad cachorros míos.
Posad que os vean más bonitos de lo que sois en facebook ,
para que las mentes rebosantes de amor no se hieran.
Reír, reír al orgullo de la inteligencia.
De la gran psicología humanitaria.
A esta gente maravillosa de los protectoras de animales.
Con los dientes abiertos,
iremos al infierno.
Para que piensen tranquilos,
pisando nuestros risueños cadáveres hamletianos:
Es que no se preocuparon por nada.
Así es el mundo cachorros míos.
os dejo con la respuesta de carmen que me acaba de dar, vuelve hacer gala de compresión, paciencia y grande dotes humanitarias y psicologicas. :
Menos mal que ellos no te comprenden y pueden mantener puros sus sentimientos y, sobre todo, sus esperanzas.
La cosa es encontrar el lugar de cada uno y acertar con la calidad de las personas que se los llevan.
Suerte y gracias

Tres perros magos.
“ Tú eres Baltasar
el que fue llevado al portal de la Moleta.
Vistes al David, al Josele, y al Pirri
meciditos en su cuna.
Y antes de abrir mi casa,
después de acompañarte,
para que fueras fiel compañero de estos príncipes;
ya estabas en la calle de vuelta
sin el collar nuevo que te había comprado.

Vosotros sois tres perros magos encerrados.
El tiempo y este sitio es vuestro enemigo.
Ojalá caiga un cometa venido de Oriente
en este lugar.
Y ahora que estamos reunidos
os contaré la historia cercana y sentida
de San Agustina mastina,
martirio animal tras la reja.
Así fue escrita el 4 de mayo del año 2015.
San Agustina mastina.

Agustina era una enorme mastina blanca española que había sido robada de un hogar obrero una noche de mayo a punto de parir , y llevada a un cochambroso corral del pueblo de Valleperro. De eso habían pasado dos días, y contemplaba el animal un corral consistente en cuatro paredes abierto al cielo, a excepción de un pequeño techo de uralita sobre una esquina que solo cubría 10 metros cuadrados de los 120 metros del desolado lugar edificado con ladrillo de panal. Éste corral , como tantos de la localidad , era portavoz arquitectónico de la miseria del sitio. El corral que había sido ocupado tras sus propietarios haber sido desahuciados, era utilizado por los nuevos inquilinos, tanto como deposito de chatarra, recogida en ocasiones con autorización, robada en otras; así como de granja donde la fauna habitual de un corral: patos, ovejas, cerdos…. vivían como un indigentes humanos, entre cartones, bidones de aceite, jeringuillas, aspiradoras rotas, ladrillos de obra, baterías, vigas de acero, silicona, pegamento… en vez de entre avena y paja. El corral poseía su cabra , sus ovejas, sus tres cerditos vietnamitas orgullo de sus propietarios y una docena de perros atados. Patos, y gallinas los había enjaulados en estanterías de aluminio junto amortiguadores, faros de camión, cañas de pescar, y hasta un vestido de novia con leyenda que esperaban vender. Se decía que lo llevó una novia ante el altar que en el último momento dijo no, y se hizo lesbiana. Hoy ese traje maldito estaba empolvado buscando novia. De baúles de madera medio podridos, como los de la isla del tesoro, los había echados por el corral entre hormigoneras raídas de oxido, cafeteras, sartenes, cacerolas, parrillas; asomaban a modo de estandartes piratas ropa vieja pasada de moda. Una docena de perros abandonados dispersos por aquí y por allá , se encontraban en un estado lamentable atados a enormes piezas de chatarra cómo chasis de coches, motores de camiones, lavadoras, incluso una barca de recreo. A estas bestias les aguarda un destino incierto. Los perros abandonados sin raza ni valor de mercado. Los de raza serían puestos en mil anuncios y en las redes sociales como facebook a precios más bajos que los de las pajarerias, con algún reclamo gracioso y con fotos sobre el césped del animal en venta. Agustina llevaba 48 horas en el mismo rincón del corral atada con una cadena al motor de un viejo Opel Kadet. La habían llevado hacia dos días unas personas tras secuestrarla de la humilde casa de un sindicalistas de Camisones Obreras de la sección femenina de ferrocarriles de Chuchón de la Plana. Agustina estaba agotada la segunda tarde de su secuestro. Era una noche luminosa y calurosa de principios de Mayo. Su enorme loco blanco arqueado parecía un fuelle tumbada con la lengua fuera tras esfuerzo que acababa de hacer de parir. Su cuerpo se deshincho, y se sentía desencajada. A lo que se sumaba su desagradable situación psicológica de desconcierto por la circunstancia que le había cambiado en unas horas su vida: de estar en su casa, a ese lugar infernal. Intentó moverse para defecar, pero apenas podía al estar atada con una cadena. Así que tuvo que echar todo muy cerca de donde estaba. El olor era insufrible. Junto a ella había 8 hermosos mastines mezclados con otra raza. Tenían sus ojitos cerrados, y palpitaban sus boquitas buscando sus pezones tirados en el suelo lleno de inmundicia.
Los animales del corral miraban con ternura la escena bajo la luna que apuntaba con sus cuernos invertidos ese lugar de miseria. Sentían mucho la situación de Agustina, y más sabiendo, al ser contado por ella al resto de animales cómo había llegado, tras ser secuestrada de un hogar agradable y confortable. Algún caprichoso debió de hacer un encargo de un mastín español, un animal escaso en valleperro y por eso valioso. Los secuestradores debieron ver a Agustina, y pensaron de forma inmediata en robarla dándoles igual su estado. Pariría, y si los perros fueran por casualidad de raza, el negocio sería redondo. De lo contrario , se podría sacar dinero también para sparring en las peleas. Los animales de ese corral de valleperro estaban en silencio experimentando un profundo dolor existencial al ver cómo algo tan sagrado como la vida era tratado de forma tan brutal por un tipo de hombre cuando su conciencia no estaba bien desarrollada por culpa de las circunstancias. No era mala gente lo malo era “ La circunstancia” de valleperro: desempleo, el poder de la cultura dominante que ejercía violencia sobre animales y personas. Circunstancia que los jueces, la policía, sus vecinos, las protectoras de animales, el ayuntamiento del lugar se esforzaba en mantener para que esos hombres tuvieran una representación del mundo como un lugar de castas, donde hasta su propio Dios era sacrificado en una cruz. La naturaleza, no obstante, por encima de la circunstancia de los propios hombres seguía confiada en que el ser humano era la única criatura que sería capaz de elevar su conciencia por encima de todas las circunstancias. Por ello, los animales del corral ofrecían una resistencia pasiva. Bajaban la cabeza ofreciéndola para el sacrificio cómo semillas de un mañana mejor para animales, plantas y hombres.
Agustina daba de mamar a sus cachorros cuando entre risas, completamente borrachos entraron los dos hombres que la secuestraron. Con sus ojos un poco bizcos y del color de la miel observó a uno de ellos. Se trataba de un hombre de mediana edad vestido con unos vaqueros azules llenos de manchas, y un jersey de colores chillones rojos y amarillos. El otro se trataba de un gordo parecido a Sancho Panza de color oliváceo.
Ambos eran poco corpulentos, sus caras eran morenas, enjutas, con los pómulos huesudos salidos. Olían a alcohol y sudor. Agustina sintió un profundo terror al verlos, intuyó que querían quitarle los cachorros. Los hombres estaban tan borrachos que no se enteraron de que había parido. Daban tumbos por el corral sin saber que habían ido a hacer, quizás querían hacer pagar a los animales su rabia porque les acaban de tirar a empujones de una discoteca de maricones. Se acercaron a las estanterías donde estaban los patos. El sujeto de los tatuajes al verlos empezó a reírse cómo un loco. Metió la cabeza en la jaula de los patos que sorprendidos gritaron aterrorizados. varios perros se orinaron encima al ver a los hombres en ese estado.
Cuak, cuak, cuak- empezó a chillar con la cabeza dentro de la jaula y moviendo el culo cómo si fuera un pato mientras su amigo que veía eso no paraba de reír y hacer también cuak, cuak, cuak. bailando moviendo el culo y andando por el corral cómo un pato.
Los patos con el pico desencajado, sin apenas poder moverse huían hacia las esquinas de las jaulas tropezando con otros animales sin apenas poder moverse y con el corazón a punto de pararse.
Jaaaaa- reía mostrando su boca negra al beber vino. Su boca estaba ennegrecida como el licor al faltarle varios dientes el hombre del jersey con la bandera de España. De la comisura de sus labios caía el venenoso liquido. Sus ojos vidriosos miraban como su compañero empezaba a pegar manotazos a los patos, y les lanzaba estúpidamente los huevos que los pobres animales habían puesto con mucho esfuerzo. La jaula se llenó de huevos rotos que se pegaba entre los excrementos y plumas de los patos y gallinas.
Agustina se levantó y tiro con fuerza de su cadena ladrando.
El hombre del polo fue hacia ella tras agarrar un hierro que blandió sobre el animal mirando confuso a los cachorros.
Josele, josel…, creo ver cachorros- comentó a su amigo.

Intentó coger a uno de ellos, sintiendo de súbito y sorprendido, el empujón de la enorme pata de Agustina que había roto la cadena sobre su pecho.
El hombre dio con el suelo de bruces sintiendo el aliento de Agustina cuyos diente chirriaban a un palmo de su nariz.
Josele, josele- llamó llorando a su compañero.
Este, que escuchó las suplicas de su amigo sacó la cabeza de la jaula de los patos y se quedó observando la escena asombrado de cómo la mastina aplastaba con su pata a su socio. Buscó por el suelo algo con que golpear al animal. Entre cartones, papeles… la mano asió una pala, y dando traspiés le lanzó un palazo en el lomo a la perra que se encogió dando un salto de un metro de distancia, haciendo que el hombre pudiera respirar.
Te lo tienes bien merecido bestia, por haberle hecho eso a Juanito- le dijo sarcástico Josele pensando que ya estaba todo concluido. No se esperaba que Agustina se lanzara sobre su mano destrozándola de un bocado.
Juanito aprovechó que no tenía el animal encima para ponerse en pie y recoger la pala.
El escándalo que siguió en el corral fue tan grande que varias luces de las casetas vecinas se encendieron. Los oídos y los ojos de gente de Valleperro que vivían en casetas dispersas de alrededor, miraron hacia el corral ,y se rieron mentalmente pensando en las desgracias :
menuda tajada deben llevar el Juanito mataperros y el Josele robamecheros.
Los chillidos de los animales fueron ensordecedores, especialmente los de Agustina, a la que estaba linchando con una pala y con una cadena de moto ambos hombres presas de un arrebato de violencia extraordinario. Los vecinos, acostumbrados a presenciar palizas a los animales no le dieron mayor importancia. Al fin y al cabo estas gentes deben desahogarse.. Así que cerraron las ventanas yéndose a dormir plácidamente. Al cabo de un cuarto de hora de lucha de la mastina contra los hombres , sonó un aullido sobrecogedor Agustina acaba de ser reducida. Colocaron una gruesa cadena sobre su enorme cuello sobre sus propios cachorros. Sin ningún tipo de contemplaciones Juanito, con la pala consiguió cortarle la pata delantera de cuatro duros golpes con el canto de la pala. Una vez realizó la dolorosa operación se la le tiro al Josele, que se reía con su mano destrozada y llena de sangre triturada por los colmillos de Agustina, pero contento con el triunfo de la pata cortada del mastín, que enterró como venganza delante de la puerta del corral.
Amaneció con Agustina con la pata amputada y moribunda cubriendo sus cachorros que trataban de mamar mientras le metían entre sus fríos pezones sus hocicos, gemían hambrientos entre la sangre que formaba un ligero torrente rojo por la tierra contaminada, polvorienta y amarilla del corral. Los primeros rayos del sol pasaron el muro e iluminaba esa escena mientras el resto del grasiento y sucio lugar permanecía en la sombra. La puerta del corral se había quedado entre abierta al salir los dos hombres agotados y presa de una extraña agitación nerviosa tras cortar la pata a Agustina. Salieron a enterrar la pata delante de todas las bestias.
Nada de esto hubiera salido del lugar. Si esa mañana uno de esos perros, destinados a los negocios de estos personajes, un cruce de pastor alemán con husky, llamado Colmillo lácteo que fue adoptado de un anuncio de facebook, de una persona que lo dio de buena Fe, no hubiera conseguido escapar del corral.
En estado de shock huyó de allí .Sin saber el porqué antes de escapar olió a las crías de Agustina que se arremolinaban sobre el cadáver de su madre que acaba de morir.

Desde que salió de ese corral, Colmillo lácteo, vagó como un gitano errante por todos los rincones de valleperro, huyendo siempre de la presencia humana e incluso de otros animales. EL termino de valleperro estaba tan esquilmando de caza , y su naturaleza a lo largo de los siglos había sido tan destruida , y finalmente invadida en los últimos años de una plaga de cactus, que era imposible para un perro sobrevivir de forma natural. Se veía obligado Colmillo lácteo, al igual que muchas personas de valleperro, a comer de la basura. Así fue cómo la policía local al cabo de tres años de la huida del corral, lo descubrió en un basurero comiendo carroña. Fue enviado a la perrera municipal que estaba en el pueblo de Perro- Real.
Llegó Colmillo lácteo a la perrera de Perro- Real en silencio, esperando morir, pues por su aspecto de indigente y tener tres años de edad sabía que nadie lo adoptaría, ni lo deseaba. El director del centro canino, que estudiaba psicología por la Uned, le dio dos semanas de plazo nada más verlo. Paso un milagro en el último día de vida de colmillo lácteo. Llegó al centro un mastín de tres años llamado Desconocido, que no sabía nada del mundo, pues siempre había estado en un corral encerrado. Lo pusieron junto a Colmillo lácteo, cuyo olor cuando le olfateo el culo a Desconocido le era familiar.
Y esto es lo que le dijo antes de su muerte:
Quiero contarte algo hermano, pronto moriré. Esto que te voy a decir lo debes proclamar. Parece una oración, a modo de salvación del espiritual los canes de este país. Hubo hace años, donde yo vivía, que una perra llamada Agustina mastina, que le quería quitar su camada, y por lo que fue torturada amputándole una pata por haber mordido a un humano. ( mirando con pena la mastín) una camada de mastines cómo tú amigo. Murió desangrada junto sus crías, no se que fue de su camada, si sobrevivieron a aquello, o murieron de hambre. Yo aproveche que la puerta del corral estaba abierta para huir. Lo conseguí maniobrando con mi cuello y mi piel. Así me quite el collar, ¿ ves? aún llevo las marcas de cómo me desoye para escapar. Quiero divulgar la doctrina del amor hacia los cachorros que tuvo esta mastina, y el desprecio hacia la criatura humana que vive de espaldas a la naturaleza y al amor. Hay muchas bestias que son separadas de su hogar por ellos. No hay esperanza en el hombre. El hombre debe extinguirse.
En ese instante de su discurso, le preguntó Desconocido, al mastín que estaba conmocionado al escuchar la historia.
¿ Tú llegaste a conocer a tu madre?
No- respondió el mastín, pero una tórtola me contó algo de que mi madre nos quería mucho, y luchó por nosotros.
Bajó la cabeza Desconocido con lágrimas en los ojos abatido por sus recuerdos antes de seguir hablando.
Yo no quise creerlo. Pensé que mama nos abandonó. Salió contra las normas del corral donde siempre habíamos estado, y murió por eso. Eso creía Yo. Pues el corral era un sitio seguro del mundo. En el corral, entre nosotros corría el rumor de que tras la puerta solo había dolor y sufrimiento, animales inimaginables como gatos, capaces de devorar a un mastín de un bocado. Por eso nunca quise salir hasta que fui traído aquí cuando el corral fue demolido por un vendaval. No me moví de los ladrillos durante dos días, hasta que me colocaron un bendito lazo y acabé en este corral.

Si consigues salir de aquí- le dijo colmillo lácteo a Desconocido.- guía tu olfato en Valleperro. Busca un lugar paraje conocido como el Bajío del Indio. Allí veras casetas y humanos pobres y miserables que viven como perros. Olfatea detrás de los corrales. La pata de la mastina Agustina debe estar todavía enterrada, su cuerpo es muy posible que también. Haz lo siguiente, saca la pata y muéstrala cómo reliquia al resto de animales para que comprendan el sufrimiento de las bestias. Debemos conmovernos ante nuestro sufrimiento, no debemos dejar que solo una pequeña minoría de hombres sean los portavoces de nuestra conciencia. Cuando lo expliques, los perros miraran al hombre de otra manera, no como su mejor amigo.
La leyenda se escampó por la perrera y toda España e Italia cuando Desconocido fue adoptado por una familia romana que veraneaba en Perro Vieja. Allí Desconocido que pasó a llamarse Fedro contó la historia que le narró colmillo lácteo a todos los perros que conoció, junto con otra que se inventó os contaré después del paseo, también es de perreras y se titula:

La adopción de la perra de Alba, relatos de perreras.
Angelillo de Uixó.
Tres perros Magos by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.