Posts Tagged ‘violencia de género’

CIMG9031

Las nuevas voces de una hispania moderna naufragan entre las cuatro paredes  de las casetas San Antonio. Al nacer fueron  cal, con la edad han sido pintadas con una paletada plástica de colores de comunión que enciende la madrugada de escopetas de levante entre chumberas,  madrigueras y olivos que cantan con las presas del parany.

Cruces surcan el cielo con los brazos abiertos en los asientos. Almas de veraneantes que viajan de aeropuerto en aeropuerto sobre los surcos de ajos que se hunden cubriendo de puro blanco el suelo.

Brisa marina traspasa las cuatro paredes cuadradas. Llega empapada de bebida y amargura. Velero de llanto que mueve oscuras galerías bajo tierra donde descansan los gallos y las rosas que resucitan mojados de sus propias heridas. Fenixs de desdichas que se crucifican crucificando.

Picos y espinas se enredan entre muslos lanzándose un vomito alcohólico al quitarse la manta.

Se escupen los pechos,  arrancan las manos, sacudiendo los cabellos siempre cargados de tirones despeinados.

Se rompen los espejos al mirarse.

tranquila es la sangre que se hace mala,

en la hora en que dan palmas los gitanos.

Tranquila es la sangre cortada,

que busca nueva sangre para cortarla y marcha.

Allí queda la casa,

cuatro paredes mal puestas.

Un lamento se escucha quieto,

un gemido de perra olvidada que aguarda,

la segura agonía de vuelta en el monte.

Con las manos clavadas a la madera de la barra

golpea los vasos de whisky su amo que olvida.

Con una corona de espinos clavada en la cabeza,

esfina su dueña siete metros de madero de barra

con polvo de vía láctea para hacer el camino de vuelta a casa.

Cuando recuerden que han de regresar,

te enterraran.

lanzas al aire donde vibra un lamento de dolor contra el cielo

capaz de cortar los dedos de los gitanos que dan palmas.

Una corona de ajos blanco para cubrirte,

cuando regresen tus dueños.

Yo escribiré en tu epitafio,

dando palmas con los gitanos:

Vivan tus dueños.

La siguiente crónica poética está basada en hechos reales, para no asustar a nadie, la sangre no ha llegado al río, la perra protagonista de nuestra historia, Perla, aunque ha sido descuidada de una forma brutal, atada sin agua y sin comida durante varios días, quedando para colmo la cadena enganchada en una grieta de hormigón sin poder llegar a la comida y agua que varios vecinos le llevamos, ayer fue liberada por la policía local .  la situación creada es achacable a un modelo  sociedad más atrasada de lo que parece. El atraso africano ha sido ocultado con un fino maquillaje europeo. Las autoridades, bastantes miopes, preocupadas por el turismo en las cuevas no lo reconocen. Eso ya lo pagarán en la historia local. La vall d´uixo del 2017, es un anacronismo a la españa de principios del siglo XX descrita por Valle Inclán, Machado, la del 27 de Lorca, la de los años cincuenta de los Santos Inocentes de Delibes. Las pruebas para esta afirmación son mis crónicas , mi biografía , la vida que arrastro en este espejo deformado.

la vall d´uixo del 2017 se ha adaptado con su nueva tecnología, con los desarrollos en la informática, con su inclusión incluso a europa, a ese tiempo eterno de la España inamovible de esperpento,  atraso social y barbarie de siglos.

Vivan nuestras cadenas.

Angelillo de Uixó.

 

Soy testigo de veros caer.

 

Detrás de la ventana empieza la función, la del testigo.

Hay que ser muy cínico para vivir en un sitio donde le pegan a una mujer, y te enfrentas a esa situación en contra de todos. Nadie te escucha, y menos cuando esa mujer vuelve al cabo de dos semanas a llamar a la misma puerta para que le vuelvan a pegar.

Puedes, reírte, puedes llorar, pasar pasar.

Hay que vivir en un sitio muy cínico. para que el testigo sea denunciado, acosado y detenido constantemente.

Lo mismo pasa si intentas ayudar a alguien que pasa hambre cerca de ti, muy cerca de donde vives. Hay que ser muy cínico, o estar muy ausente del mundo, para que esa persona acabe denunciándote.

Pero es así, no sé el porqué.

En definitiva, hay que ser muy cínico para vivir en San Antonio, vall d´uixo, y yo como no lo soy, necesito narrarlo, por eso hago: canción testigo, canción de lo que veo y de lo que escucho. Acompaño incendios, puñaladas, peleas, perros abandonados, acosos infantiles, con acordes de guitarra o notas de flauta.

No sé si servirá de algo, tampoco estoy seguro de si ese es el camino correcto, pero os dejo esta canción.

Empieza en si menor.

 

Una bella voz,

tan dura como una cadena,

une un amor,

tan inseguro

como niños cuando juegan.

Se encuentran en un salón oscuro.

Lejos, tan lejos.

Oh, Oh Oh; Oh

 

que no hay forma de encontrar nada

que parezca amor por mucho,

que levanten la voz.,las manos,

y lata fuerte el corazón,

en un baile frenético de mordisco y empujones.

 

Casi besos, casi abrazos,

cuando se culpan se caen.

Se levantan y se insultan.

En un baile de mordiscos y empujones,

donde las palabras luchan con dureza,

en una cadena que hace andar y caer,

a sus eslabones,

unidos quien sabe donde,

 

quien sabe donde

 

quien sabe donde

 

Angelillo de Uixó.

 

 

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-

El golpe

Posted: November 7, 2015 in feminismo
Tags: ,

 

El golpe.

Previamente titulado : el golpe que nos une no lo separa el amor
Canta, Oh musa, en este silencio vertiginoso  impuesto como dolor y voto de  como perdiste el paraíso y la paz en manos de las promesas de serrín de un hombre que te arrojo a su propio abismo, donde permaneces atrapada días y noches, encadenada, dentro de la concha que fosilizó tú corazón con el choque de las olas en un desierto de dunas poblado de soles y lunas a las que quisieras cantar. Alma tan dura  como una perla, capaz de conmover dentro de su concha a un perro que aguanta como una columna los azotes de su amo mirando con ternura como se le cae el mundo a los pies.
Dime ,Oh musa, en ese nuevo mundo donde moras, en el que se cruzan las palabras como el viento seco del desierto que barre las lágrimas hacia dentro, donde explotan con un gemido que se hunde en un agujero que se pierde por un costado del aliento ahogado en medio de la traquea.
Allí en la garganta, está el verdadero reino del dolor colgando como una soga que se balancea contigo, o con él.
Visión celestial que invaden unos ojos que te juzgan con la piedad de un verdugo angelical,  ruegan clemencia, silencio, aguante, deslizándose sudoroso,  avanzando sobre un vientre replegado en una caracola mientras gimes profundamente de agonía, asco, vergüenza y compasión.
OH musa, quizás aquellos que te ganaron, te recuerden acaso como una potencia del paraíso extraviada a laque ganar con lágrimas en los ojos y atronadores gritos salidos de un infierno contra el que rebelarse a través de la violencia.
Angelilllo de Uixó.