Posts Tagged ‘tolstoi’

resurrección en las sombras.

documento que debemos portar los imputados siempre con nosotros

copia de imputadoAngelillo de Uixó

Los días uno y quince de cada mes estaban tachados de negro en mi calendario envolviéndome cómo si fuera una serpiente que se enroscara  sobre mi vida.
Esos días sufría una retirada del mundo cotidiano durante un breve instante, como si se tratara de una llamarada absurda que se encendiera y se apagara destruyendo la normalidad a mi alrededor, o cómo si fuera una picadura que envenenara el curso de la vida normal mediante la acción humillante de entrar en los juzgados para ser sometida a controles paralizantes, donde únicamente tenía que rellenar una ficha con las siguientes características: nombre, fecha, juzgado donde se sigue la causa, procedimiento, y entrega de la orden de libertad con cargos y la entrega del DNI al funcionario. Este, con monotonía de robot vigilaría que todos estos datos estuvieran bien redactados.  Tras comprobar esto, la oveja descarriada podía reunirse al rebaño, pero aquí, a diferencia de San Mateo, la oveja descarriada no era amada por el pastor, ni mucho menos por el rebaño que la veían peligrosa. La oveja tenía que dar explicaciones vergonzosas si trabajaba a la empresa, o si buscaba trabajo era un mal candidato fichando cada dos por tres.

My beautiful picture

My beautiful picture

esta es la hoja que se rellena en los juzgados ¿ qué fin tiene tener a la gente años controlada?

esta es la hoja que se rellena en los juzgados ¿ qué fin tiene tener a la gente años controlada?

A mi modo de ver y por mi propia experiencia, después llevar dos años fichando en los juzgados, puedo hablar de lo estériles que  son estos métodos si persiguen  el orden o la justicia. Sin duda será difícil hacer comprender al lector que son todo lo contrario: perversos. En mi opinión el objetivo es agotar a la persona, someterla a estrés, a dudas, ansiedad, tenerla señalada, alejarla de sus amigos y familia. Aniquilar moral y físicamente, incluso empujarla al crimen y al vicio. Si se empleara un test psicológico a estas practicas, el resultado lo anticipo:  son psicopáticas y criminales. Lo que nos lleva a preguntarnos si los jueces son psicópatas criminales. Yo creo que no son conscientes  de que son criminales, al igual que la mayoría de la policía, y funcionarios, sobre todo porque trabajan para una idea. Una idea que les hace ser irreflexivos, incluso hacen locas a aquellas voces que les advierten de que están equivocados. Han roto consigo mismos para abrazar una idea que se les escapa, a la que no saben responder más que con violencia.
Yo andaba con mi bicicleta por valencia desmoralizado, no por no tener que fichar cada uno y quince de cada mes, si no por no saber cómo poder explicar este dilema que sufría sobre mi imputación, que a la vez observaba cómo alejado de mi, cómo si a quien fueran a ajusticiar con sus prejuicios morales los jueces de nules fueran a otro.
juzgarme, juzgarme, a ver si me derrotáis-me repetía cuando observe en la calle zapadores unas manos negras saliendo de unos barrotes de un edificio parecido a una prisión que me remontó a otro continente en plena Europa.
Pare para mirar una nueva locura despiadada. Un edificio carcelario con un cartel donde se  podía leer para que se supiera lo que era ese lugar tenebroso en el corazón de valencia, la ciudad de las flores en la que se leía:

15j2015

CIE zapadores.
Me detuve todo lo junto que pude junto a una de las paredes de ladrillos de panal para  ver unos rostros que a través de las ventanas del primer piso asomaban. Miraban perplejos, cómo animales enjaulados a través de vetanas con  barrotes. En sus semblantes se transmitía las emociones de humillación  e indignidad a las que estaban expuestos. Alrededor del edificio ese día se celebraba una manifestación intentando cambiar la conciencia de la gente al respecto de estos penados. Unas activistas peinadas con trenzas, y vestidas con pantalones vaqueros y camisas moradas explicaban a la gente que cómo yo pasaba por allí que estaban detenidos únicamente por el color de su piel, por motivos racistas. Aquello era mucho más siniestro que viajar a sibería en el siglo XIX, o incluso al Congo Belga también en el siglo XIX, sin embargo, ocurría en plena Valencia,  en el siglo XXI, en la calle zapadores. De los transeúntes ninguno  parecía escandalizarse de esta aberración que se estaba llevando a cabo en España. Yo, aunque era la primera vez que pasaba junto ese  edificio, había oído  hablar de la existencia estos centros y las torturas sin sentido a que se somete a esta gente. Era desesperante observar a esas personas inocentes afinadas, tratados cómo delincuentes, o ganado, no se diferenciaba bien, con sus vidas llenas de vitalidad  allí detenidas y malogradas. Esta era la consecuencia de huir de sus países en guerra, de haber mirado un mapa y ver un país con forma de paloma blanca donde estaba escrita la palabra Paz y Prosperidad. De hacer el vieja de regreso que nosotros realizamos al retirarnos de sus países: nuestras viejas colonias.
Las voluntarios para el cierre del CIE les explicaba a los viandantes, casi con lágrimas en los ojos, lo inhumano que eran las condiciones de vida de esas personas.

Era tan claro verlo, tan fácil, sin embargo:

¿ por qué escuchaba esto?
Que se jodan nena- comentaron rompiendo el panfleto que les ofreció una chica a unos muchachos vestidos con la camiseta de la selección
que no hubieran venido a jodernos el trabajo-  soltó un viejo de semblante inyectado en sangre amenazando con el gallato a una de las muchachas.
Yo observé los semblantes aterrorizados tras los barrotes de las ventanas de los condenados, que  miraban cómo perdidos, intentando comprender  que hacían en ese lugar. Esa  fuerza y vitalidad aplastada era muy penosa de observar, y  se mezcló con la nausea que me produjo  escuchar pitar contra los manifestantes a un taxista. Aplaudía a esa mezquina miseria moral de nuestros jueces y funcionarios, que veían honorable martirizar a estas pobres criaturas salidas huyendo de  aldeas que en estos momentos seguramente no existiría tras el bombardeo de alguna multinacional o alguna guerrilla perdida en el fin del mundo, aquí les haciamos lo mismo.
Yo pensé cómo si hubiera resucitado en medio de los horrores de la vida :

¿ qué sentido puede tener encerrar a los extranjeros con el pretexto de que nos roban el trabajo y el pan, y darles pan y trabajo encerrados en la más absoluta ociosidad?
¿ qué sentido puede tener privar de toda dignidad y humanidad a aquellos que recorrieron un continente en llamas buscando en nuestra tierra la dignidad y humanidad perdida, que aquí ha sido pisoteada cómo si fuera un gusano que envenenara nuestra alma, y luego decir que nuestro país es una nación digna y humana?
Si nos preguntamos qué sentido tienen las cárceles racistas: es ninguno, absolutamente ninguno.
Solo fomentar la paradoja de una crueldad innecesaria, desesperación,y agotamiento de todos, no solamente de los reclusos, si no del conjunto de la sociedad.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
resurrección en las sombras. by Angel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordprss.com

Advertisements

Cristo bajo de la cruz y silbo al himno español.

208939

niñas brasil
Cristo fue valiente al bajar de la cruz,
y meterse en un estadio,
lleno de ángeles embrutecidos,
que cómo gallos de pelea,
se herían sin motivo,
en un circo romano,
de gradas agitadas
por espíritus corrompidos.
Coreadores aulladores de un himno,
amparador la codicia más cobarde,
la tortura a los presos,
la pobreza,

la marginación

y glorificador  de un emperador,
de vida regalada,
sobre un trono sanguinario de privilegios,
donde contemplaba a sus huestes,
encerradas en un campo de cemento,
dando la batalla principal:
hormigonar sus cerebros,

levantar una barricada sobre ellos
que coreara el himno todos a una,
contra uno,
que cantará diferente.

Ángeles sin veleta
cantadores de corazón de hierro,

al himno a la patria,
Tras ser derrotada  la conciencia plena,
perdidos en las tinieblas del egoísmo.
Su reino eran ellos,

todos ellos

sin más extensión que ellos.
Triunfo de la cobardía
habían perdido el paraíso  que les rodeaba,
Ya  no tendrían alas con las que volar,
ni besos sinceros que entregar.
Se arrastrarían por el filo ,
cada vez más cortante,
de la  mentira.
En su camino
herirían a muchos ángeles  inocentes,
que ante un mundo así,
acabarían encerrados en psiquiátricos,
recluidos las cárceles,
caminando por las cunetas cómo perros abandonados,
mientras ellos estarían cantando el himno español,

dando la razón a las potestades poderosas,
que patrocinaban  todo esto.
Cristo fue valiente al bajarse de la cruz,
y saltar desnudo dentro del campo,
gritando que ese no era su himno.
Su himno era el del amor fraterno.
Los policías lo cogieron de los brazos,

delante de todo el estadio

que pedían azotarlo, lapidarlo, romperlo, despellejarlo
Lo volvieron a clavar en la cruz,
pero está vez le pusieron tres clavos más,
para que no se volviera de desclavar del psiquiátrico.
Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
Cristo bajo de la cruz y silbo al himno español. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Oda a Robin y Hood detenidos por robar leña en castellón.

robin y hood detenidos en villarreal por cortar leña del señor

robin y hood detenidos en villarreal por cortar leña del señor

article-1372334-02D75D020000044D-990_468x532
Capitulo IX del tren de la indignidad.

Interpolación musicial:

Bryan Adams – (Everything I Do) I Do It For You


Nuestro tren que nos conducía al destierro se detuvo una fría mañana de primavera cerca de un lugar cuyo nombre creo recordar era Villarreal, cerca de castellón. La estación estaba junto un bosque lúgubre y abandonado. Teníamos un rato para dar una vuelta, así que teresina, su  hijo ciego y yo aprovechamos para apearnos y buscar un mesón donde comer algo decente. Al tocar  tierra observe cómo las malas hierbas florecían por doquier en ese lugar. Limoneros, naranjos, almendros ofrecían un aspecto enfermizo con hojas cubiertas de melaza provocadas por una plaga de pulgones y otros insectos igual de dañinos en la agricultura. Los troncos estaban poblados de costras negras, que eran una señal de los hongos que anidaban en ellos.El abandono del trabajo agrícola era notable. Luego vi que el industrial también; pues observe un pequeño polígono industrial con toda las persianas cerradas y los cristales de las oficinas rotos. En los muros del polígono había vagabundos tomando el sol, y prostitutas negras que mostraban sus pechos y gritaban por tres euros lo que quieras. Nos acercamos al pueblo atravesando una calle larga y estrecha repleta de gratifis pidiendo libertad. Pese a lo agradable de esos deseos representados con dibujos de  niños y niñas sujetado palomas de la paz ante policías nacionales, o a un anciano de rodillas dando leña cómo ofrenda a la guardia civil, había en las expresiones de esos dibujos  y la temática un extraño aire opresivo que producía cierta e inexplicable tristeza a quien viera aquello, además, no se oía un alma, más que de vez en cuando alguna sirena de la policía y de un megáfono alguna voz ordenando:

Alto.

Al entrar en las calles principales del pueblo se observaban pendones colgando de varios edificios públicos con el escudo del cacique del lugar. Su emblema era una gaviota negra rampante sobre una mano de acero estrangulando un cuello. Hacia mucho frío ese día, así que nos dirigimos a la primera posada que vimos. Se llamaba el ponny andador. Al abrir la puerta del mesón notamos un ambiente frío dentro del lugar. Los clientes estaban tapados con mantas y comían fiambres crudos. Al fondo del mesón había una amplia chimenea apagada. El posadero, un hombre de aspecto campechano, de cabellos rubios semejantes a un normando, con grande bigotes , nos dio jovial  la bienvenida, y más sabiendo que viajábamos en el tren de la indignidad cuyo anuncio había dado el guardarrailes que tomaba aguardiente en la barra.
Bienvenidos al ponny andador gentiles hombre, niño  y mujer. ¿ En que podemos servirles?
Pues vera noble señor, queríamos algo para comer esta dama, el niño y yo- exprese un tanto perplejo al observar el ambiente gélido, pero sintiendo simpatía hacia esa persona de aspecto francés.
tendrá que ser  frío- comentó el hombre haciendo una mueca de disgusto por las circunstancias.
¿ Y eso por qué?- preguntó mi compañera Teresina asombrada.
Verán… agachó la mirada sintiendo vergüenza al hablar el posadero-el cacique de este lugar, dueño de toda la tierra no nos permite cortar leña desde hace unos días,  cuando descubrió que dos muchachos, Robin y Hood, cuyo padre tiene ahí al fondo, junto la ventana calentando al sol con una lupa el trozo de pollo crudo que flota en la sopa que me ha pedido. A sus hijos los pillaron cortando  dos almendros mugrientos del señor. LLevaba tiempo buscando a los autores de estos delitos. Mucha gente de aquí  (susurró confidencial ) tienen que saber que  protegía a esos muchachos. Yo mismo les compraba leña robada al cacique.  Al cacique los almendros le daban igual, al igual que su venta, pues con ellos no gana nada, gana mucho más vendiendo el suelo para hacer casas o con los impuestos que nos obliga a pagarle. Y se preguntarán ( volviendo a utilziar su grueso timbre de voz)

¿ por qué los mandó detener a estos muchachos inocentes?  por qué eran suyos los arboles y los muchachos. Sin más. Llamó a la policía feudal que  detuvo infraganti a Robin y Hoood, dos magníficos chicos, la flor de la juventud de Vilarreal, además de ser grandes jugadores de fútbol. Luego publicaron el bando aquí, en el diario mediterráneo. Lean, lean la noticia.
El mesonero nos ofreció el bando regional y yo empecé a leer  en voz alta.
Justicia pedimos para nuestro señor Fabrón el honorable, cacique de castellón, sus aldeas y pedanias , dueño de castellón hasta la marina Oropesa, y  la noble Villarreal, representante y delegado de nuestro Rey Felipe de Fabrón, cuyos territorios están sembrados por bandas criminales organizadas que roban el bien preciado fruto de la tierra del que tanto se preocupan los grandes propietarios, que son los únicos que saben trabajar la tierra y darle un gran rendimiento que se traduce en riqueza a nuestros condados y burgos. Es hora de que el látigo suene ejemplar sobre la espalda de estos malhechores de Robin Y Hood. Por eso en la plaza publica de Villarreal serán castigados por robar leña. EL acto de fe sera inminente al no caber apelación ni recursos, y será a no más tardar dentro de 48 horas de que se publique este bando para dar escarmiento al pueblo de que significa la propiedad privada. Hacemos saber también que Ramona, la hija del jornalero Ramirez, será también azotada por haber robado agua del pozo de propiedad de la empresa facsa que le corto el suministro por no pagar las facturas.
La tierra y el agua tiene dueños y quien los protege: jueces y policía feudal.

Esto no es cuba ni corea del norte señores.
Amen.

Digan conmigo:

Dios guarde a nuestro cacique, a nuestro rey y nos proteja de los bandoleros que está llena la Plana.-
Al terminar de leer pedí una manta para mi , otra para teresina y otra para el chiquillo y me dirigí a una mesa vacía tras  pedir un huevo pasado por agua poco hecho. Teresina pidió filete de pavo cortado muy finito, y para el niño dos cortadas de mortadela con olivas. De beber pedimos agua y la casa nos invitó con unos sobres de infusión de manzanillas que nos sirvieron en dos cuencos de agua fría.
Mientras comíamos escuchamos clarines y trompetas pasar por la calle anunciando la cuerda de presos que llevaban al cadalso.
El padre de Robin y de Hood salió a dar ánimos a sus hijos:
Aguantar muchachos, que las cosas cambiaran pronto. Vendrá un arquero heroico republicano que nos salvara a todos y nos protegerá de esta panda de corruptos.
Un policía feudal que lo escuchó, presa de la rabia pego un puntapié al padre de Robin y de Hood.
Esa era la forma de tratar a los detenidos y a sus familiares por parte de los policías que se hacían llamar  trabajadores para el pueblo . Solían anunciar en periódicos cómo el ABC, el mediterráneo, el levante, la cadena cope que estaban para proteger al pueblo de los criminales.
Entraron varias personas al mesón que debían creer en el sistema, y dijeron en voz alta si deseábamos acompañarles a ver el escarmiento.
Cuatro o cinco personas del mesón de la casi docena que había salieron corriendo con aires divertidos, y empezaron a insultar  a los presos, especialmente a las mujeres, la mayoría rameras acusas de contagiar el sida.
Nosotros tras comer  y pagar volvimos al tren. De regreso el silencio que nos precedió, se había roto. Se escuchaban los latigazos del verdugo , los lamentos de los presos, incluso voces desesperadas que suplicaban :
No volveré a coger ninguna rama de Don Fabrón el honorable.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Oda a Robin y Hood detenidos por robar leña en castellón. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

El hombre detenido por cortarse una mano para comer.

DSCN0006

interpolo noticia:

http://www.europapress.es/comunitat-valenciana/noticia-hombre-acusado-amputarse-mano-cobrar-seguros-castellon-20150525115731.html

Subtitulado:  lluvia de manos, obra educativa para jueces, abogados y otros en valores de  conciencia.
Capitulo XII del libro el club del desahucio.
Dedicado a Macarena, Panadera de vall d’uixó que me ha contado este caso real, pido una manifestación en las calles de vall d’Uixó  con el apoyo del partido socialista obrero español al frente para solidarizarnos por este caso que demuestra lo inmorales que son las leyes y a quien sirven. Pido la su suelta inmediata y una paga del estado para este hombre que se ha cortado la mano para comer. Si es necesario, yo también estoy dispuesto a cortarme la mano, y pido que vosotros os cortéis también la mano cómo señal de apoyo a la causa y las lancemos contra los juzgados y las compañías de seguro. Si alguien quiere lanzar su hígado vale también. En estos momentos yo soy su defensa.
I.
Entraron a primera hora al juzgado de castellón el juez y la acusación particular de unas compañías aseguradoras a un juicio que debían realizar contra un hombre que se había cortado la mano para poder comer. El juez  pasó lentamente por el lado del acusado sin prestarle atención. Estaba sobre el banco esposado solo a una mano. convertido en un guiñapo mutilado ennegrecido con un brazo lleno de vendas, y el otro brazo repleto de parches de morfina para soportar el dolor.  El magistrado estaba completamente agotado de la cena de la noche anterior que habían realizado en el club náutico de la ciudad. Tras los ojos oblicuos, un poco bizcos del juez había una conciencia concentrada en terminar cuanto antes. El juez había pasado la noche abriendo botellas de champan en el yate del gobernador civil de castellón y el defensor del pueblo con los que solían reunirse una vez por semana para asegurarse entre los tres que las instituciones estaban bien engrasadas para permitir a una minoría: una buena vida . Tenía pensado esa tarde el juez ir al balneario a descansar, por eso no deseaba que el juicio se alargara mucho. En su mente solo estabas el pensamiento de él siendo masajeado  por una joven tailandesa que había importado el balneario Marina de Oro, y que durante 13 horas al día se dedicaba a dar masajes ( a dos manos) por 600 euros al mes.
Los denunciantes de las aseguradoras, eran unos hombres impacientes que revoloteaban alrededor del juez muy furiosos exigiendo que se les devolviera lo que según ellos les había robado el acusado. Junto a ellos había acudido a la vista  a declarar  el inspector de la asegurada que descubrió el engaño. comparecía vestido con un gran traje impecable azul. Acaban de ascenderle gracias a este caso y se sentía muy feliz. En la compañía decían que acabaría siendo gerente de alguna sucursal. No tuvo ninguna mirada atenta al pobre hombre  que miraba su mano mutilada con horror, pero con mayor espanto al verse atrapado entre esa gente, humillado y vencido. nadie era consciente del sufrimiento atroz en los sentimientos de esa persona que en un momento de desesperación le había llevado a cortarse la mano para poder cobrar una póliza de seguros. Tampoco los allí reunidos, que no hacían más que prepararse los folios donde estaban escritos cargos contra ese  hombre de robo, fraude, conspiración, defraudación, fingir mentir…, no podían comprender, ni estaba escrito en esas hojas, el dolor que sintió al cortarse la mano con una sierra, y los instantes interminables que aún tuvo que sufrir épicamente, arrastrarse con la mano cortada, salpicado de propios vómitos mezclados con su sangre,  que le empapaba el cuerpo viscosa y turbia , mientras terminaba con toda aquella pesadilla  simulando un accidente para cobrar el seguro. Metió aún caliente, con los dedos rojos, palpitando internamente y eternamente agarrotados, la mano en el coche que había lanzado por un terraplén. Con la mano que le quedaba, hizó su último esfuerzo antes de llamar por teléfono   y desmayarse, prender fuego al coche. Si se hubiera cortado la mano en el comedor social de una iglesia diciendo que Dios se lo ordenaba cómo muestra de solidaridad con los pobres que no comen, cómo San Vicente Mártir, le hubieran proclamado santo . Y si de verdad hubiera pasado cómo simulo , el mismo juez que lo juzgaba, el fiscal que lo acusaba, los agentes de la aseguradora, le hubieran dado el dinero de la póliza.

Por lo tanto:

¿ Qué más daba que fuera  por un accidente el quedarse sin mano, que haberlo hecho intencionalmente? ¿ cambiaba eso el resultado? La póliza del seguro estaba para caso de perder la mano, y ese hombre la había perdido y de una forma mucho peor que si hubiera sido una accidente. Y ahora encima iba a ir a prisión.
El juicio iba a empezar al estar todas las partes interesadas en esa mano reunidas, por lo tanto comenzaron  a tomar asientos cómo si aquello fuera la cosa más natural del mundo. La gente de las aseguradoras emitían pólizas por teléfono en el juicio. incluso le vendieron una al abogado de la defensa y otra la juez titulada: seguro en  caso de robo, que dejaron a muy buen precio.
Los hombres de las compañías de seguros, miraron al hombre que se había cortado la mano sonriendo, expresando en la mirada:
te hemos pillado  ladrón y ahora nos vas a devolver lo que es nuestro. Lo que nos has robado. Vas a pasar años y años metido en una celda para que tengas tiempo de mirarte la mano y pensar en lo que has hecho. Mientas nosotros seguiremos haciéndonos ricos vendiendo pólizas de seguros.
EL abogado de la defensa apelo al estado mental del acusado, no a las circunstancias personales del detenido, ni aprovecho la ocasión para exponer que las aseguradoras eran los verdaderos ladrones, y que se enriquecían con las desgracias de la gente y que de cierta manera ofrecían la posibilidad de salir de la miseria a través de un accidente si estabas asegurado con ellos. Estaba esa solución tentadora para salir de la miseria en el ambiente , era cuestión de tiempo que la gente atara los acabos y al final empezara a mutilarse. seguramente ante la penosa situación de miseria del país iba a haber una epidemia de mutilaciones que haría que las compañías ganaran mucho dinero, por eso había que declara ilegal esas pólizas. Esa hubiera sido una defensa adecuada, pero el abogado de la defensa, en cierta manera le daba la razón a la aseguradora ya que entendía que los cargos de fraude en el seguro por lo que acusaban a su cliente era algo natural, en vez de una aberración antinatural abominable.   Se limito de decir hasta la saciedad que su detenido no estaba bien de la cabeza en vez de decir que eran las aseguradoras  y el juez lo que no estaban en sus cabales.
pero el fiscal desmontó la defensa exponiendo casi con orgullo hacia el acusado de que el plan ideado  demostraba que tenía  inteligencia y audacia, pero tuvo la desgracia de que le salió mal.
El juez  condenó 15 minutos después de empezar el juicio a 8 años a prisión.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
El hombre detenido por cortarse una mano para comer. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Lo que el viento nos dejó: carta a la alcaldesa Tania Baños.

tolstoygandhi
I.
Tú, viento,
llevabas las voces del descontento en conciencia plena ,
de la calle hasta las instituciones.
donde moraban dioses,
ajenos al sufrimiento que causaban.
Sin querer ver ni experimentar el dolor ajeno,
para no perder los dones.
Ahora la tormenta ha llegado,
ha disipado la niebla el viento.
Vemos en la calle las caras del sufrimiento,
la pobreza,
el desamparo
la injusticia,
y el rostro corrompido de los dioses que nos gobernaron
Viento.

SU ocaso ha llegado contigo,
Ahora debemos aprender a gobernarnos.

II.

gordillo

EL intendente 60 de la policía entró en los juzgado de nules a declarar con pistola en el cinto. Estaba ese día feliz y lleno de un orgullo vacío que le daba el creerse muy inteligente al haber conseguido imputar a dos chicas que estaban atadas con cadenas en el banquillo acusadas por él por desacato.

¿ Su delito?

manifestarse contra la injusticia inmoral del desalojo de una anciana en vall d”Uixó.
El juez, que tenía que examinar el caso era un hombre de cincuenta años, calvo y gordo. Amante de la buena vida, del lujo, de los placeres carnales con mujeres. Era juez de Nules gracias a su militancia política. Su papel cómo juez había sido cuestionado en varias ocasiones desde la calle. Pero cómo redactaba sentencias sin faltas ortográficas y favorables a los intereses de la clase dominante, una oligarquía de caciques provenientes del fascismo que vivía a todo lujo de espaldas al sufrimiento que ocasionaban, era respaldado por todas las instituciones y aupado por los grandes medios de comunicación, profundamente corrompidos cómo el ABC, el diario mediterráneo, la televisión publica canal 9, la gaceta  levante y la cadena Cope.
El juicio duro menos de una hora.
El abogado de la defensa presentó cómo pruebas los documentos que tenían las acusadas, dos chicas de veinte años socialmente comprometidas, para manifestarse contra el desalojo.
El juez desestimó esta prueba al entender el punto de vista del fiscal , que si un policía dice que te vayas, te tienes que ir, se tenga permiso o no.
Por lo tanto el juez condenó a las dos chicas a 6 meses de prisión que no tendrían que cumplir al no tener antecedente penales.
EL viento de la calle empezó a soplar.

III.

La obligación del juez Salomón era proteger el orden, el bien, y la propiedad privada.
El juez Salomón vivía a todo lujo. Estaba bien situado. Tenía primos en el ejercito que eran generales. Su tío era el gobernador civil de castellón. Su padre había sido un héroe nacional. Ricardo Corazón Valiente, el que mandó ejecutar en la plaza de toros de castellón a una docena de oficiales del ejercito rojo.  Fue condecorado al acabar la guerra civil por lo original de hacerlo  a capa y a espada.

El juez Salomón una mañana de febrero del 2015 debía juzgar a un escritor que se había puesto del lado de los pobres y había empezadó a publicar los nombres de los corruptos en las redes sociales. Muchos de los cuales eran amigos, familiares, incluso  Rita, la propia  esposa del juez Salomón que estaba salpicada en una trama de fraude en una de sus academias de formación para desempleados  de vall d’uixó.
EL juicio duro menos de una hora.
El juez Salomón lo condenó a la pena máxima para escritores :
8 años de prisión.
El viento empezó a soplar en la calle una vez se pronunció está sentencia.

IV.A Tania Baños para que el cambio sea verdadero.

fD6HXzbE

A tania Baños para que el cambio sea verdadero.
El viento ha  levantado la vergüenza que ha causado la desvergüenza de gente sin piedad sentada en las instituciones. Dedicados con gran impunidad a tocar un arpa de oro desafinada en  ayuntamientos convertidos en el Olimpo de los favores.
Tan ajenos estaban del mundo, que  pedían cuando se acabaron el champán, en su ocaso precipitado, cómo si fueran dioses,  el sacrificio del pueblo  por ellos.

! Y con que mano dura nos han tratado cuando la gente ha decidido no adorles más!
España y la vall duixó que yo vivo no es un lugar placido ni tranquilo cómo han tratado de vender en los carteles publicitarios del paraje de san José. Si no que es un cortijo caciquil pestilente donde reina la injusticia, las amenazas, la corrupción, el hambre, la mano dura, las detenciones arbitrarias, y sufrimientos que de verlos nadie de aquellos que lo han ocasionado podrían seguir en sus cargos un instante más,  tomando conciencia de que este sufrimiento es causa directa de  que ellos vivan bien. Ahora, un fuerte viento los ha barrido de las instituciones. No ha sido por ver las bajezas morales que han causado a la gente, si no por haber sido expulsados por las elecciones.
Por eso te escribo  Tania cómo nueva alcaldesa, no para felicitarte, si no para invitarte a que conozcas la miseria en la que viven muchos vecinos y vecinas de vall d”UIxó, y no te alejes nunca de los que viven en ella a causa de la propiedad privada y las instituciones que protegen no el bien común, si no las injusticias más abominables. Cuando te sientes en el ayuntamiento, haz todo lo posible para no formar parte del stablisment. Intenta hacer cambiar  la mentalidad de los empresarios para que den sus fabricas a los trabajadores, invita a los banqueros a que renuncien a sus bienes. Reparte las tierras, impulsa los movimientos asociativos libertarios, prohíbe los toros, las procesiones religiosas, desamortiza las propiedades  de la  iglesia, impulsa el comercio local, cierra las grande superficies comerciales, fomenta el vegetarianismo, crea una protectora para animales, replanta los bosques, declara ilegal las privatizaciones, expulsa a la empresa de aguas del facsa e iberdrola del pueblo y hazles devolver las facturas cobradas en los últimos años a los vecinos. Convoca manifestaciones para que suelten de las prisiones a varios vecinos de vall d’uixó  encarcelados por motivo injustos que tiene que ver con su ideología o pobreza. Invierte en energías renovables.
Yo estaré a tú lado para asesorarte desde fuera. Te llevare las peticiones de los pobres y los que sufren injusticias.

tal y como me veo hoy, cambiando lechugas por arroz para comer.

tal y como me veo hoy, cambiando lechugas por arroz para comer.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Lo que el viento nos dejo: carta a la alcaldesa Tania Baños. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

La adopción de la perra de Alba, relatos de perreras.

subtitulado: podemos escribir historias de injusticias en españa peores que las de  la época zarista.

DSCN0066
La siguiente historia está basada en hechos reales. en vall d´uixó también ha pasado pero no se ha publicado os dejó la primera que he encontrado en google antes de mi relato educativo y moral.

https://clickug.com/noticies/2005-09-22/news-48171-source-2-donostia-detenido-por-pagar-con-falsos-billetes-de-50-euros

DSCN0068
I.
Colmillo lácteo y toda la camada que ya tenía casi tres meses se acercaron a mi con ganas de saber de que había tras la puerta de nuestra casa.

Eran muy pequeños todavía para enfrentarse al mundo, así que yo les contaba cuentos de gatos que podían matarlos, de niñas con caperuzas roja que se alimentaban de cachorros, y pijas solteronas amantes de los animales que se apuntaban a protectoras de animales para mitigar su soledad y que los torturaban en su compañía cuando caían en sus manos.
Yo, con cariño cogía a colmillo lácteo y tras sentarlo en mis rodillas le relataba a él y a los demás cuentos de adopciones de perros que me habían contado en la perrera de Castellón.
La camada escuchaba, y yo notaba cómo su mente se abría y se preparaba para salir al mundo y hacer lo que pudiera para sobrevivir.

II. LA odisea social de Ulises Lincón.

DSCN0078
Erase una vez Duquesa, la perra de Alba, una niña caprichosa, anoréxica y pija de diecisiete años cuyo padre era el juez de Nules de la sala segunda. Este juez se llamaba Salomón de Alba, y era el que había condenado al dueño de Duquesa a prisión. EL dueño de Duquesa era un chico delgado, moreno, y medio tonto llamado Ulises Lincón al que habían denunciado sin ganas un trabajador de una gasolinera por pagar con un billete falso de 50 euros.

Los billetes que portaba este pequeño malhechor del barrio de texas, vall d´uixó, eran tan falsos que los detectaban enseguida la gente. Generalmente ocurría que cuando iba a pagar lo echaban a patadas los comerciantes de los establecimientos de vall d´uixó, ya que denunciarlo les traería más perdidas que no hacerlo. Es decir, cerrar el comercio para acudir a la policía, luego ir a un juicio, y sobre todo no ganar nada. Ulises Lincón, era casi un huérfano que vivía en vall d”Uixó en una casa okupa en compañía de una perra llamada Duquesa.
Su padre estaba vivo, pero no le hablaba desde hacia varios años a raíz de una discusión donde le echo de casa. Su padre era un pobre desgraciado que había sido un calavera egoísta toda su vida, cómo la mayoría de pobres de vall d´Uixó. frecuentaba los bares de la avenida suroeste donde gastaba en tres día la pensión del mes. Lo último que le dijeron es que se le había ido la chaveta con una chica de 16 años a la que le pagana la cocaína a cambio de su compañía.
Ulises que encontró el dinero falso en la casa okupa, unos quinientos euros en billetes de 50 euros de bastante mala calidad. Solo una vez consiguió su objetivo de comprar algo con ese dinero, fue en una gasolinera.
Buenos días- dijo la entrar.
El trabajador lo miró con desagrado por su aspecto escuálido y su ropa harapienta, pero cómo a la gasolinera muchos de sus clientes eran de esta guisa, lo atendió con naturalidad fingida.
¿ que desea?- le preguntó el trabajador-
Ulises le respondió mirando varias revista de mujeres desnudas:
una recarga de telefonía móvil de 15 euros de voparon.
El empleado tecleo pidiéndole información:
Me da su número por favor.
Lincón se lo dio tras leer el número del móvil.
Al ir a pagar el vendedor se dio cuenta del engaño:
Este billete es falso.
Fingiendo muy mal Ulises, respondió con una sonrisa que solo un idiota cómo él podía hacer:
¿ de verdad?

Me lo han dado así.
El empleado cabreado le amenazo:
Mira tío, dame los 15 euros o no te devuelvo el billete.
Ulises caminando a la salida le dijo riendo y triunfal por primera vez en su vida:
Quedátelo prigao.
Ulises Lincón se fue, y el trabajador de la gasolinera se quedó con el billete pensando toda la tarde que hacer.
Cuando llegó su encargado a la hora de cerrar a contar el dinero, que era toda su función en una cadena de gasolineras de la que era encargado después de haber sido durante más de 15 años un simple dependiente, y arqueo la caja le dijo al trabajador:
Faltan 15 euros, si no aparecen los pagarás de tu bolsillo Juan.
El trabajador sacó el billete y le contó lo ocurrido.
Mira Juan, se que eres nuevo, pero debes aprender a catalogar a las personas. Me da igual que te hayan engañado, lo que no voy a permitir es que la empresa pierda. Paga.
Juan pagó de su bolsillo, pero le dio tanta rabia que denunció los hechos a la policía que investigo el asunto dedicándole dos agentes de la secreta. No prestaron atención la policía a la extorsión a la que estaban sometidos los trabajadores de esa gasolinera que también de forma indirecta salía en el relato. Solo interesaba  a la policía  el asunto del billete falso.
Juan paso la mañana siguiente en comisaria. Y al día siguiente fue otra vez citado para reconocer las fotos una vez la policía se llevó las cintas de las cámaras de seguridad de ese día.
Las cámaras de la gasolinera cumplieron su función y se localizó al joven Lincón en el parque de la petanca de texas con su perrita husky duquesa.

La policía se lo llevó al cuartel y allí Ulises contó que se había encontrado el dinero el dinero en la casa okupa donde vivía, pero nadie le creyó.
Dos meses después fue a juicio.
El jurado formado por comerciantes y gente de clase media le impuso una pena de tras años de cárcel, aunque el juez de nules no le creía culpable, pero el fiscal demostró que Ulises estaba en posesión de dinero falso. Su abogado no pudo hacer creer al jurado las circunstancias de pobreza en las que vivía Lincón.

resurreccion-leon-tolstoi-biblioteca-obras-famosas-tor-1945-9115-MLC20012711289_112013-Fimages
Así fue cómo el dueño de Duquesa fue a prisión el día del cumpleaños de Alba. El padre de Alba era el juez Salomón , que fue quien firmo la sentencia de Ulises para prisión creyendo que era solo un desgraciado inocente víctima del ambiente de donde vivía. En el momento en el cual el preso podía dirigirse al tribunal suplicó con firmeza por su perra:
Señores del tribunal, acepto mi condena, pero pido por mi perra, no se que será de ella.
Y dirigiéndose al tribunal paseo la mirada:
¿ alguien quiere adoptarla mientras estoy en la cárcel?
El tribunal repleto de gente que iba bien vestida silenciaron:
solo una mujer de mediana edad y muy católica que voto porque fuera a prisión, preguntó conmovida por su  conducta piadosa :
¿ es grande?
Ulises le respondió que si.
Entonces la mujer  dijo que no podía ser,
EL juez decidió por compasión, y para que el animal no fuera sacrificado en la perrera, el llevarse a este animal a su  casa y reparar en cierto modo el mal hecho.
Yo me la quedaré hijo, cuando salgas, tendrás  una notificación y nos pondremos en contacto para devolverla. Ahora… suerte.
Gracias señor juez- le dijo Lincón muy contento.
La perra llegó a casa de los Alba el día del cumpleaños de Teresa Alba que cumplía diecisiete añitos.
Así fue como Duquesa paso a ser parte de la familia de Alba.
Duquesa se sentía extraña en ese hogar, por eso no hacía más que llorar ante el juez que había sido participe de llevar a su dueño a prisión por tan solo tener en posesión varios billetes falsos. Alba por su parte se comportaba con Duquesa de forma dominante. la tenía a en régimen de mascota. Le obligaba a hacer genifluxiones  con la pata ante su presencia , también estar sentada mientras ella hablaba , y a escuchar las conversaciones que se traía sobre chicos.

Durante los días siguientes de la entrada de Duquesa en la casa de los alba sufrió mucho recordando su antigua vida.
En la casa del Alba vivían dos perros. Se trataba de dos enormes bóxer, uno macho que la quería montar y otra hembra que le tenía celos y le mordía.

DSCN0025nules

El hogar de los alba pasaron los meses. Duquesa vivía resignada recordando los momentos felices con Lincón. EN el nuevo hogar no le faltaba comida pero odiaba a los dos bóxer y a la niña de Alba con la que tenía que pasear casi todos los días.

Pasaron un par de cosas que harían que la vida de Duquesa cambiara.
la primera fue que el bóxer llamado Emperador un día de calor la montó y la preñó.
Y la otra fue que el juez Salomón empezó a tener problema en el juzgado porque le pedían la libertad de un preso que había condenado por formar parte de un entramado societario que había hecho un desfalco más de mil millones de euros en subvenciones publicas, aunque el único condenado por el juez Salomón fue un vagabundo que firmaba los pagares que le daban la trama corrupta a cambio de dormir en una oficina vacía. Cuando se descubrió por culpa de la prensa la sentencia del juez Salomón donde solo el vagabundo había sido condenado a prisión, hubo gente progresista y culta que elevó una suplica al tribunal supremo para que liberaran la vagabundo. Entonces apareció el caso de Ulises Lincón y su pequeña estafa en una gasolinera. también hubo gente que se escandalizó haciendo analogías de que por esa cantidad miserable un ser humano se viera privado de libertad mientras las institucionales estaban copadas de auténticos ladrones.

juez

El juez Salomón salió en la prensa antifascita nuevamente cómo un encarcelador de pobres, aunque fue un jurado popular de gente de clase media que suelen odiar a los pobres más que los ricos el que  condenó a Ulises.
Duquesa pario 8 cachorros medio bóxer medio husky mientras el juez Salomón pedía más leyes para saber que hacer en casos difíciles, pues su conciencia bailaba junto la de otros jueces acusados de injustos.
El casó de Ulises fue revisado y salió de prisión.
Lo primero que hizo fue ir a recoger su perra que se la dio encantado el juez Salomón con ocho cachorros.
Le deseó suerte en la vida señor Ulises, y mire bien los billetes con los que paga.
Ulises regreso a su casa muy contento de estar libre.
La habían ocupado unas personas que conocía, que le dieron la bienvenida, sin entusiasmo, con indiferencia, pues ellos también habían estado en la cárcel.

1431102400_071549_1431102791_noticia_normal

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
La adopción de la perra de Alba, relatos de perreras. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en scribd.com

San Agustina mastina, martirio animal tras la reja.

 

DSCN0006DSCN0019
Agustina era una enorme mastina blanca española que había sido llevada una noche de mayo a punto de parir a un cochambroso corral de cuatro paredes abierto al cielo, a excepción de un pequeño techo de uralita sobre una esquina que solo cubría 10 metros cuadrados de los 120 metros del desolado lugar edificado con ladrillo gris. Este corral era utilizado tanto cómo deposito de chatarra recogida en ocasiones, robada en otras, así cómo de granja donde la fauna habitual de un corral vivía cómo un indigente entre cartones, bidones de aceite, jeringuillas, aspirados rotas, ladrillos de obra, baterías… El corral poseía una cabra suelta, tres cerdos vietnamitas tras una valla hecha con palets.Los  patos, gallinas, estaban enjaulados en estanterías de aluminio junto amortiguadores, faros de camión, cañas de pescar, y hasta un ajuar de novia empolvado. De baúles de madera medio podridos echados por el corral entre hormigoneras raídas de oxido, cafeteras, sartenes, cacerolas, parrillas, se veía ropa vieja y pasada de moda. Una docena de perros abandonados dispersos por aquí y por allá se encontraban en un estado lamentable atados a enormes piezas de chatarra cómo chasis de coches, motores de camiones, lavadoras, incluso una barca de recreo. A estas bestias les aguarda un destino incierto. Los perros abandonados serían vendidos cómo sparring para las peleas de canes a las que acudían hombres de clases inferiores, y algunos de las clases dominadoras cómo empresarios, rentistas, jueces, banqueros, que ávidos de emociones fuertes acudían a los guetos de gitanos y yonkis para disfrutar de este espectáculo. Agustina llevaba 48 horas en el mismo rincón del corral atada con una cadena al motor de un viejo Opel Kadet. La habían llevado hacia dos días unas personas tras secuestrarla de la humilde casa de un sindicalistas de la CGT de la sección de ferrocarriles de Castellón. Agustina estaba agotada la segunda tarde de su secuestro. Era una noche luminosa y calurosa de principios de Mayo. Agustina estaba tumbada con la lengua fuera tras esfuerzo que acababa de hacer de parir. Su cuerpo se deshincho tras el parto y sentía cómo lo tenía desencajado. A lo que se sumaba su desagradable situación psicológica  de desconcierto por la circunstancia que le había cambiado en unas horas su vida: de estar en su  casa, a ese lugar infernal. Intento moverse para defecar, pero apenas podía al estar atada con una cadena. Así que tuvo que echar todo muy cerca de donde estaba. El olor era insufrible. Junto a ella había 8 hermosos mastines mezclados con otra raza. Tenían sus ojitos cerrados, y palpitaban sus boquitas buscando sus pezones tirados en el suelo lleno de inmundicia.
Los animales del corral  miraban con ternura la escena bajo la luna que apuntaba con sus cuernos invertidos ese lugar de pena. Sentían mucho la situación de Agustina, y más sabiendo al ser contado por ella al resto de animales cómo había llegado, tras ser secuestrada de un hogar agradable y confortable. Algún caprichoso debio de hacer un encargo de un mastín español, un animal escaso en castellón. Los secuestradores debieron ver a Agustina y pensaron de forma inmediata en robarla dándoles igual su estado. Pariría, y si los perros fueran por casualidad de raza, el negocio sería redondo, y si no, se podría sacar dinero también para sparring en las peleas. los animales de ese corral de vall d´uixó estaban en silencio experimentando un profundo dolor existencial al ver cómo algo tan sagrado cómo la vida era tratado de forma tan brutal por el hombre cuando su conciencia no estaba bien desarrollada por culpa de las circunstancias. La circunstancia de esos hombres de vall d “Uixó eran el desempleo, la incultura, la violencia ejercida sobre ellos, la exclusión social, la pobreza. Circunstancia que los jueces, la policía, sus vecinos, las protectoras de animales, el ayuntamiento de vall d”uixó se esforzaba en mantener para que esos hombres tuvieran una representación del mundo cómo un lugar de muerte donde hasta su propio Dios era sacrificado en una cruz. La naturaleza no obstante, por encima de la conciencia de los propios hombres seguía confiada en que el ser humano era la única criatura que sería capaz de elevar su conciencia por encima de todas las bestias, plantas, y todas las energías cósmicas del universo. Por ello, los animales del corral ofrecían una resistencia pasiva, bajaban la cabeza ofreciéndola para el sacrificio cómo semillas de un mañana mejor para animales, plantas y hombres.
Agustina daba de mamar a sus cachorros cuando entre risas, completamente borrachos entraron los dos hombres que la secuestraron. Con sus ojos un poco bizcos y del color de la miel observo los tatuajes de camarón de la isla en los brazos de uno de ellos que llevaba al descubierto mientras empinaba el codo para beber de una botella que pasó a su compañero. Un hombre de mediana edad vestido con unos vaqueros azules llenos de manchas, y un jersey de colores chillones rojos y amarillos sobre la figura de un toro y publicidad del Ayuntamiento de Vall d´Uixó.
Ambos eran poco corpulentos, sus caras eran morenas, enjutas, con los pómulos huesudos salidos. Olían a alcohol y sudor. Agustina sintió un profundo terror al verlos, intuyó que querían quitarle los cachorros. Los hombres estaban tan borrachos que no se enteraron de que había parido. Daban tumbos por el corral sin saber que habían ido a hacer, quizás querían hacer pagar a los animales su rabia porqué les acaban de tirar a empujones de una discoteca. Se acercaron a las estanterías donde estaban los patos. El sujeto de los tatuajes al verlos empezó a reírse cómo un loco. Metió la cabeza en la jaula de los patos que sorprendidos gritaron aterrorizados. varios perros se orinaron encima al ver a los hombres en ese estado.
Cuak, cuak, cuak- empezó a chillar con la cabeza dentro de la jaula y moviendo el culo cómo si fuera un pato mientras su amigo que veía eso no paraba de reír y hacer también cuak, cuak, cuak. bailando moviendo el culo y andando por el corral cómo un pato.
Los patos con el pico desencajado, sin apenas poder moverse huían hacia las esquinas de las jaulas tropezando con otros animales sin apenas poder moverse y con el corazón a punto de pararse.
Jaaaaa- reía mostrando su boca negra a la que le faltaban varios dientes el hombre del jersey con la bandera de España bebiendo de la negra botella de vino. De la comisura de sus labios caía el venenoso liquido, y sus ojos vidriosos miraban cómo su compañero empezaba a pegar manotazos a los patos y les lanzaba los huevos que los pobres animales habían con mucho esfuerzo puesto. La jaula se lleno de resto de huevo, que se pegaba entre los excrementos y plumas de los patos.
Agustina se levantó y tiro con fuerza de su cadena ladrando.
El hombre del polo fue hacia ella tras agarrar un hierro que blandió sobre el animal mirando confuso a los cachorros.
Josele, josel…, creo ver cachorros- comento a su amigo.

DSCN0016DSCN0012
Intento coger a uno de ellos sintiendo de súbito y sorprendido el empujón de la enorme pata de Agustina que había roto la cadena.
El hombre dio con el suelo de bruces sintiendo el aliento de Agustina cuyos diente chirriaban a un palmo de su nariz.

Josele, josele- lamó llorando el merchero, mezcla mestiza de gitano y hombre europeo que le estimagtizaba,  para que su compañero de misma raza quinquillera le ayudará.
Este, que escuchó los ladridos de Agustina sacó la cabeza de la jaula de los patos y se quedó observando la escena asombrado de cómo la mastina aplastaba con su pata a su socio. Buscó por el suelo algo con que golpear al animal. Entre heno, cartones, papeles… la mano asió una pala y dando traspiés le lanzo un palazo en el lomo a la perra que se encogió dando un salto de un metro de distancia, haciendo que el hombre pudiera respirar.
Te lo tienes bien merecido bestia, por haberle hecho eso a Juanito- le dijo sarcástico Josele que no se esperaba que Agustina se lanzara sobre su mano destrozándola de un bocado.
Juanito aprovecho que no tenía el animal encima para ponerse en pie y recoger la pala.
El escándalo que siguió en el corral fue tan grande que varias luces de las casetas vecinas se encendieron. Los oídos y los ojos de gente de vall d´uixo que vivían en casetas dispersas de alrededor miraron hacia el corral y se rieron irónicamente pensando :

menuda tajada deben llevar el Juanito mataperros y el Josele robamecheros.

Los chillidos de los animales fueron ensordecedores, especialmente los de Agustina a la que estaba linchando con una pala y con una cadena de moto ambos hombres presas de un arrebato de violencia extraordinario. Los vecinos, acostumbrados a presenciar palizas a los animales no le dieron mayor importancia y cerraron las ventanas yéndose a dormir plácidamente. Al cabo de un cuarto de hora de excitación de patos, gallinas, perros, y hombres, sonó lago diferente que hizo que el resto de voces silenciará.  Fueron los conmovedores y sobrecogedores ladridos de la derrota de Agustina a la que habían conseguido reducir, colocar una gruesa cadena en el mismo lugar de donde se soltó, sobre sus propios cachorros. Sin ningún tipo de contemplaciones Juanito el con la pala consiguió cortarle la pata delantera de cuatro duros golpes con el canto. Una vez realizó la dolorosa operación se la le tiro al Josele se reía con su mano destrozada y llena de sangre, triturada por los colmillos de Agustina, pero contento con el triunfo de la pata cortada del mastín que juro iba a enterrar delante de la puerta del corral.

Amaneció con agustina cubriendo sus cachorros que trataban de mamar. le metían entre sus fríos pezones sus hocicos, gemían  hambrientos entre la sangre que formaba un ligero torrente rojo por la tierra contaminada, polvorienta y amarilla del corral. Los primeros rayos del sol pasaron el muro e iluminaba esa escena mientras el resto del grasiento y sucio lugar permanecía en la sombra. La puerta del corral se había quedado entre abierta al salir los dos hombres tras corta agotados y presa de una extraña agitación nerviosa tras cortar la pata a Agustina. salieron los quinquilleros a enterrar la pata delante de todas las bestias.

Uno de esos perros abandonados, un cruce de pastor alemán con husky, de unos dos años de edad que tenían destinado a ser sparring de algún perro de presa consiguió esa mañana escapar del corral.
En estado de shock y traumatizado salió de allí tras oler a las crías de Agustina que se arremolinaban sobre el cadáver de su madre.
Rompió a llorar junto a los cachorros que luchaban por vivir. No sabia si lloraba por ellos, por él, por el mundo. En sus dos años de vida solo había conocido las humillaciones, las pedradas, las peleas, los mordisco, las cadenas sobre su cuello, los insultos y la violencia del hombre.
Desde que salió de ese corral vago por los rincones de vall d´uixó huyendo de la presencia humana e incluso de otros animales. EL termino estaba tan esquilmando de caza , la naturaleza en Vall d´Uixó había sido tan destruida que era imposible vivir de forma natural. se veía al igual que muchas personas obligado a comer de la basura. Así fue cómo la policía local al cabo de tres años de la huida del corral lo descubrió en el basurero camiendo carroña, y fue capturado por la perrera municipal.
Llegó a la perrera de villareal en silencio.
Bajo del furgón sin decir nada acompañado de siete perros más en un estado cómo el suyo. Todos sucios, cubiertos de pulgas, flacos, hambrientos, incluso algunos locos. No comprendían el mundo en que vivían.
Lo metieron como al resto de animales tras examinarlo por si tuviera alguna enfermedad en una jaula de aislamiento. Un compañero suyo de furgón por tener sarna fue ejecutado al instante. Estuvo en un lugar preventivo, aislado solo un par de horas. Tras pasar los exámenes fue llevado a un sitio donde lo desparasitaron, en el camino a su nueva jaula, en la otra parte del edificio, se encontró con varios perros viejos que los llevaban a la cámara. Eran  unas cámaras de gas donde morían y luego los incineraban. De la perrera salia un humo negro que miraban con estupor el resto de reclusos animales, con incredulidad ante la noticia que se filtraban de que ese humo eran los cadáveres de sus compañeros. La mayoría se negaba a creer esos rumores tan antinaturales.
Desconocido, que es cómo los hombres de la perrera le habían designado en un documento a este perro mezcla de pastor alemán y husky abandonado que acaban de recoger tras pasar la factura al ayuntamiento de vall d´uixó que les pedía a modo de contestación a la perrera con la firma del concejal de sanidad y cultura que lo mataran pronto, pues cada día de vida de Desconocido le costaba al ayuntamiento de la vall cinco euros.

Desconocido se tumbo sobre el suelo tras la reja. Eran consciente del destino que le esperaba:
la muerte.
Lo que le extraño a Desconocido es que la deseaba, mientras los de la perrera lo sentían porqué perdían dinero.

Desconocido estaba cansado de ser humillado, insultado, de solo conocer la violencia.
Por la noche su cuerpo temblaba de las pesadillas al recordar la pelea de la mastina Agustina con los borrachos quiquilleros, y cómo le cortaron la pata. En sus sueños salían esos hombres ocultos con caperuchas rojas puntiagudas dentro de un corral lleno de más humanos también con el rostro oculto bajo las caperuchas. Se dedicaban entre cánticos y música a trocear patas de animales y se las iban pasando entre carcajadas estridentes mientras los animales se desangraban ante ellos.
En la jaula de al lado, Desconocido vio que había un perro joven y hermoso, de raza mastín. Descansaba con la cabeza entre las patas muy seguro de si mismo. tenía aspecto de tener esperanza en la vida y en el hombre.
Desconocido lo miró, le pareció un buen perro y le preguntó:

¿ Cómo has acabado aquí?

El mastín le contesto con una gran voz:

La policía entro en el corral donde vivíamos, y nos saco a todos. Llevaban a nuestros amos esposados. Los amos lloraban y suplicaban que los dejaran libre, que eran inocentes. luego lo siguiente que se es que yo, el único de mi camada que seguía en el mismo sitio de donde nací fui traído aquí. Los humanos policías que me trajeron les oí decir que tendría suerte, que me adoptarían pronto por mi raza. Incluso uno dijo que si en vez de tener un piso pequeño tuviera un corral me llevaría con él. el resto de animales que había en el corral fueron llevados cada uno a un lugar. No se más hermano.
¿ Cual es tu historia?
Desconocido suspirando le respondió:
Similar a la tuya, abandone el corral donde vivía, me dedique a vivir cómo vagabundo y acabe en manos de la policía.
Desconocido se acercó a los brillantes hierros de la reja, casi tocando al mastín cuyo aroma le recordó al de los cachorros.
Quiero contarte algo, pronto moriré, esto que te digo lo debes proclamar. parece una oración, a modo de salvación del espiritual los animales de este país. Hubo hace años, donde yo vivía una perra, Agustina mastina, a la que le torturaron amputándole una pata por haber mordido a un humano que le quería quitar su camada. ( mirando con pena la mastín) una camada de mastines cómo tú amigo. Murió desangrada junto sus crías, no se que fue de su camada, si sobrevivieron a aquello, o murieron de hambre. Yo aproveche que la puerta del corral estaba abierta para huir. Lo conseguí maniobrando con mi cuello y mi piel. Así me quite el collar, ¿ ves? aún llevo las marcas de cómo me desoye para escapar. Quiero divulgar la doctrina del amor hacia los cachorros que tuvo esta mastina, y el desprecio hacia la criatura humana que vive de espaldas a la naturaleza y al amor. Hay muchas bestias que son separadas de su hogar por ellos. No hay esperanza en el hombre. El hombre debe extinguirse.
En ese instante de su discurso le preguntó Desconocido al mastín que estaba conmocionado al escuchar la historia.

¿ Tú llegaste a conocer a tu madre?

No- respondió el mastín, pero una tórtola me contó algo de que mi madre nos quería mucho y luchó por nosotros. ( bajando la cabeza el mastín) Yo no quise creerlo. Pensé que nos abandonó, que huyó del corral y al salir al exterior murió. En el corral, entre los animales corría el rumor de que tras la puerta solo había dolor y sufrimiento, animales inimaginables capaces de devorarnos de un bocado, por eso nunca quise salir hasta que fui traído aquí.

Desconido con lagrimas en los ojos movió la cabeza, vio con claridad cómo los animales necesitaban enseñanzas espirituales.
SI consigues salir de aquí- le dijo desconocido.- guía tu olfato tras un barrio de vall d´uixó llamando texas, veras casetas y gente de color negruzco. Olfatea detrás de los corrales, la pata de la mastina Agustina debe estar todavía enterrada, su cuerpo es muy posible que también. Haz lo siguiente, saca la pata y muestrala cómo reliquia al resto de animales para que comprendan el sufrimiento de las bestias. Debemos conmovernos ante nuestro sufrimiento, no debemos dejar que solo una pequeña minoría de hombres sean los portavoces de nuestra conciencia. Cuando lo expliques, las bestias miraran al hombre de otra manera. No se trata de odiarlos, hay que hacerles comprender que somos seres con conciencia.
La leyenda se escampó por toda la perrera de villareal.
Días después el mastín fue adoptado por una buena familia de Becassin, gente Francesa que tras pasar sus vacaciones en España volvieron a París.
Allí el mastín fue rebautizado, de llamarse Franco en España pasó a Napoleón en Francia. Y fue él quien divulgo la noticia de San Agustina mastina.
Desconocido fue sacrificado el mismo día que Napoleón fue rescatado.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
San Agustina mastina, martirio animal tras la reja. by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.scribd.com