Posts Tagged ‘texas-vall d’uixó’

DSC00293

Puedo afirmar, después de haber escuchado desde mi terraza los gritos de una chica esta tarde, y ver la llegada de la policía, guardia civil y una ambulancia, que nada se ha tambaleado en este rincón del mundo donde vivo. Cuando he escuchado los gritos de una chica, yo estaba reparando mi trineo de perros, accidentado después de haber volcado en la jornada anterior . los perros a los que había dado el día de fiesta, estaban descansando a mi lado una marchita tarde amarillenta donde las tomateras de mi huerto se doblaban, y las moscas revoleaban incesante presagiando un intenso calor tormentoso. Cuando un grito de una chica me ha llamado la atención. He dejado lo que hacía y he mirado por lo alto de la valla con curiosa indiferencia hacia donde procedía el grito. Procedía de cerca de la petanca de texas, y el campo de fútbol. Había unos chicos jugando sobre el césped y gente paseando, por lo que parecía irreal que se estuviera produciendo un acto de violencia. Nada raro había en lo que veía, que era gente disfrutando del domingo. el balón con el que jugaban los chicos se lo pasaban amigablemente por el campo, por lo que he pensado que sería alguna broma que le había gastado a una chica del barrio. me he vuelto para enderezar los hierros del trineo. Estaba dando unos golpes con el martillo, cuando de nuevo un grito y un llanto de esa chica me ha detenido el siguiente golpe. Y me he preguntado si estarían pegando a una chica a pocos metros de donde yo estaba. pensado en esto me he vuelto a asomar a la valla con el martillo en la mano. Escudriñaba curioso hacia  donde procedía el grito , por las aceras veía a la gente que paseaba tranquilamente, en el campo de fútbol , los muchachos jugaban tranquilamente, en la petanca los ancianos lanzaban sus bolas. Entre tanto, he escuchado unos terribles golpes contra la puerta de un coche, y más gritos de la chica me hacía pensar que le estaban pegando. Pero todo el mundo parecía indiferente a esto que escuchaba, parecía que solo lo escuchará yo. He estado mirando hacia el punto donde se producían los gritos, y he gritado a la gente:
¿ escucháis dónde estáis a una chica que le están pegando?
El eco me ha devuelto los gritos y el llanto de la chica.
SI, le están pegando a una chica de texas- he pensado. Así que he vuelto a mi faena mientras los perros movían el rabo para espantar las moscas. A los cinco minutos ha llegado una ambulancia, y varios coches de la policía. He vuelto a asomarme, y he visto a los mismo chicos jugando al fútbol, y a un grupo de muchachos interrogados por la policía. Parecían hablar con tranquilidad. Ya no se oían gritos. solo algún que otro petardo anunciando la fiesta de toros en la calle. La gente paseaba tranquilamente viendo la ambulancia, el interrogatorio callejero, y los que jugaban un partido de fútbol seguían jugando. Yo me he vuelto a mi faena con mi trineo. Tiene  varios hierros torcidos. No sé si quedará bien. Es un problema serio, ya que me es imprescindible en las tierras de Vall d´Uixó. Espero que todo salga bien y el trineo quede perfecto tras los golpes.
Angelillo Uixó.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

El bueno, el feo y el malo de San Antonio.

My beautiful picture

My beautiful picture

DSCN0039

My beautiful picture

Éramos varios hombres y mujeres más bien todos feos y malos que buenos llegados a un lugar que no nos pertenecía habiendo acabado  allí como pajarracos que huyen de otros lugares perseguidos  y aterrizan espantados donde no deben. A  nuestro alrededor se extendían campos despoblados de labor donde asomaban todo tipo de arbustos y rastrojos secos, puntiagudos y retorcidos que criaban todo tipo de bichos que se arrastraban  y se calentaban al sol, confundiéndose la abigarrada fauna local de lagartos,  culebras, y escorpiones  con la gente que vivíamos en San Antonio, Vall d´uixó, entre inmundas casetuchas construidas como un vomito de  remiendos de parches de cal y yeso  que parecían desafiar la ley de la gravedad.

Una tierra baldía que conmovería la vista de un asceta entre cactus y chumberas que bajaban desfilando  por el camino de San Antonio a Texas  entre puntiagudas esparragueras a los margenes de este camino de montaña donde los troncos muertos de las garroferas y olivos, abonados de cascotes de cemento, ruedas y plástico  recordaban al alegre paseante que antes de nosotros hubo  otros seres animados que se fueron, quizás espantados como el correcaminos por nuestra llegada.

 

El feo. Vida de un pajarraco sinvergüenza.

AyTELBUENOELMiI3

Un demonio engendrado en Rumanía haría cuarenta y tantos años llamado Tuso. Alto pero de cuerpo de lombriz con cabeza  asombrosa  por su  cráneo de llanura y de  mandíbula  de churro. La cosa fea poseía ojos torvos de perro. Labios tendría, pero el bigote gris los ocultaba dejando al descubierto la cara acamellada. Su presencia a quién lo mirara de cerca,  le hacia suponer que era hijo puta, pues nadie  sabía quien era ni su madre ni su padre, habiendo sido abandonado  como Moisés por feo en el Danubio azul. El destino que su genética de feo le reservó, se cumplió, y se junto con una loca prometida en tierra de desierto que cobraba paga de loca y hacia cosas de Cleopatra. Chillar, amenazar,  dar golpes, puteando a quien estaba a su lado como si fueran los putos judíos esclavos de  del jodido Egipto de hace miles de años.

La loca se llamaba Espasmos y le gustaba salir  cuando tenía una crisis nerviosa a estallar en calle. Explotaba en batín tirándose  de los pelos, entonces Tuso se contagiaba y chillaba y se formaba un orfeón de metallica.

 

Ella era igual de fea que el de feo.  Espasmos era bajita con pinta de botillo con pelos. El señor le había dado a la arquitectura de Espasmos  la forma de los muñecos airgamboys. Al escucharla hablar se notaban sus problemas lingüísticos  por su desgraciada discapacidad  y no había quien la entendiera a la anormal.  La gente le tenía mucho cariño sobre todo por su inocencia cuando estaba sosegada, y su rol de madre, que siempre bendice a una mujer, y Espasmos  al  no estar capada había tenido  varios  hijos cuyo fenotipo era aparentemente normal, lo que era digno de estudio el  que no fueran monstruos deformes sus retoños.

Tuso llegó a vall d´Uixó como un señor importante dando vueltas en bicicleta. Quién sabe lo que buscaría, quizás hasta trabajo. El caso es que Dios los cría y ellos se juntan. Así fue como acabaron en la casetucha amancebados Tuso y  Espasmos, tal para cual.

A Tuso no se le veía trabajar. Tampoco era culpa suya, ya que siendo justo con Tuso, oh  hermanos míos ¿ quien iba a darle faena a alguien con pinta de perro sarnoso que daba asco mirar , cuya imagen era la escultura dedicada  a la innobleza, a  la miseria,  y a la canalla más ruin? Como un judío obligado por las normas de higiene social que se practican con acierto en vall d´uixó , el sano prejuicio con el que nos hemos comprometido los respetables ciudadanos como un contrato,  y la subordinación que debemos emplear hacia los seres inferiores hasta que perezcan .  Tuso sufría este valioso y educador espectáculo donde el miserable tiene su castigo. Loado sea el señor que tanto bien hace castigando a los pobres y débiles. Así pues hermanos, se veía al pobre Tuso dedicado  a merodear  por la casetuchas de vall d´uixó husmeando entre  chatarra como una animal abandonado que busca entre la basura. Siempre dispuesto Tuso a coger un trozo de hierro, un trapo o lo que fuera para venderlo. Lo hacía con recelo hermanitos míos , y lleno de miedo a que alguien le pegara por el camino.

Pues la ley natural es feroz con el inferior.

Era fácil verlo subir desgarbado como un flamenco rosa caminando de regreso de algún basurero salubre echando pestes contra la vida y su  miseria cargados con cacerolas, sartenes, tuberías, hilos de cobre… metido todo en un carrito al que Tuso  empujaba.

Mirad, mirad, por ahí va Tuso- decía la gente al verlo riendo sabiendo de sus continúas disputas y riñas con  su compañera Espasmos.

Sin embargo a Tuso pacifico por cobarde, soportaba los insultos y las insolencias como un perro al que no le molesta los malos tratos, aunque dentro de él hervía la impotencia que afloraba en una extraña manifestación de odio hacia un vecino que era:

El bueno.

DSCN0036

Poeta peregrino llegado a vall d´uixó  de valencia huyendo de los azotes de su padre y de la ley que le perseguía. Buscaba la inspiración pastoril entre flores marchitas y en medio del cieno del mal.  Siempre tenía un momento en medio de sus angustias para acordarse de Dios padre intentando  abrirse paso en la vida hacia abajo. Como los buenos poetas bailaba en un pie en horca,  porque entre otras cosas el poeta cantaba a su cruz. Así que el feo sabía que el bueno solo tenía que decir Belzebú al auditorio  para que lo liquidara la ley que rondaba  como el malo  por San antonio.

El malo

My beautiful picture

El malo era un policía secreta bastante bueno como persona al que todos conocían pese a su disfraz de abuela y apodaban el imbécil.  En San Antonio, entre las casetuchas okupadas, alquiladas,  o compradas , florecían diferentes delitos a la vista de todos: robo, amenazas, prostitución, tráfico de drogas , peleas, vertidos de aceite, maltrato animal, incluso un día tiraron varios cartuchos de dinamita por el lugar. Por eso un secreta pasaba todos los días para controlar. No tardo  imbécil, el secreta, en ser un vecino más. A veces ayudaba de incógnito  a guardar a una pandilla de quinquis las televisiones robadas con las que los muchachos  marginales cargaban por la cuesta. Entonces el malo  trataba de darles buenos consejos.

No sigáis haciendo esto porque os estáis perjudicando. Este camino no vale la pena muchachos y solo conduce a la prisión.

Los quinquis le decían que tenía razón, pero ¿ qué iban a hacer? ¿ quién se había ocupado de ellos en este mundo? Nadie. Además, en vall´d uixó no había trabajo ni aun estando formados. Las circunstancias les obligaban a cometer estos delitos contra su voluntad. Había que salir adelante como fuera,  y ese principio estaba por encima de su conciencia.

Imbécil cuando los escuchaba los comprendía, preguntándose  después de veinte años de servicio quién coño podía saber lo que  estaba  ya bien o mal en este puto país que empezaba a odiar por el hedor a podrido y miseria que desprendía. El malo estaba cansado de todo. Sobre todo de juzgar como mala  a gente que buscaba dinero  matando. Hacia años que no creía en la justicia en España. Cada vez que entraba al juzgada acompañando a un acusado por algún delito estúpido  le daban ganas  de pegarle un tiro al juez.

El malo solía emborracharse.

El bueno tenía un corral que era su alegría.  Lechugas, guisantes plantados, y varios perros  le alegraban una  existencia llena de angustia de la que quería salir volándose la tapa de los sesos. Al bueno le gustaba como al malo  ponerse los dedos en la sien fingiendo que era una puta pistola y volarse la tapas de los sesos.

Pum, pum. Pedorreaban los dos cada uno en un sitio  como si todo hubiera acabado de una puta vez por todas.

El malo había recogido más de una veintena de sesos a lo largo de su carrera de gente asqueada de esta mierda de vida.

Un 29 de noviembre el bueno estaba subiendo sus perros del corral a casa a las nueve de la noche cuando el pequeño colmillo lácteo ávido de danzar como un demonio   le hizo un quiebro esquivando las manos del bueno. Subió  camino arriba  hecho un gallo de nueve meses  hacia la ermita dedicada al santo patrón de los animales. El bueno fue tras el gritando su nombre en una romería donde la luna asomaba a las ventanas semejantes a nardos pálidos de hojas blancas transparente  que exhalaba  muerte.

 

El feo bajaba con un farol encendido con su perro suelto buscando su tesoro perdido entre unos matorrales cerca de su casa.

En el cruce de dos casas con dos almendros muertos a los lados el feo desconfiando que quien subía empezó a dar gritos como si fuera la loca de Espasmos.

El perro del feo ladró sobrecogido por el aroma de miedo ya que el hijo puta del feo se hizo de vientre, y se lanzó contra colmillo lácteo que embistió hasta que la mano del bueno lo paro al instante separando a los perros mientras olfateaba la humanidad en su forma líquida y miserable y escuchaba al feo  chapurrear castellano todo su odio de feo hacia el bueno.

Ahora si las has cagado tío.

Yo a llamar a la guardia civil, por fin te tengo.

La jodiste, la jodiste tu y tu puto perro.

Espasmos al escuchar a su puto gritar salió con otro candil en batín empezando dar voces mientras el feo le gritaba:

llamar a guardia civil, que la ha cagado, la ha cagado el tío, joder.

My beautiful picture

Diez minutos después, cuando la luna se hundió detrás del campanario  la guardia civil pasó  tocando las campanas a casa del bueno:

Buenas noches bueno.

¿ Puede contarnos que ha pasado?

Con ademán de extrañeza y frío dos jóvenes guardia civiles preguntaron por lo ocurrido al bueno, que les dijo:

Tienen que creerme como que me llamo bueno que fue nada hermanos. La crónica de un descuido que no causo nada más que un poco de babas en el pelaje de dos perros que entre otras personas normales se hubiera resuelto con un perdona, se me ha escapado el perro. Buenas noches vecino.

 

El malo al día siguiente encontró al bueno muy apesadumbrado en un ribazo  meditando.

Bueno ¿ qué te pasa? Le preguntó el malo mientras vigilaba como madero para el informe.

Mira malo. Contestó el bueno al malo – te voy a ser sincero, de la  condición de  miseria humana  no salimos. Esto es una ciénaga ¿ sabes por qué os llamó el cagón del feo ayer?

Pues por qué se asustó por el cachorro fiero que iba de romería a san antonio, y el feo es de los que no se fía ni de un perro, ha sufrido hambre, castigo, prejuicios, es un alma desgastada, incluso te diría que condenada.

El bueno negó con la cabeza.

No malo, el feo os llamó no por temor, sino por pura maldad. Piensa porque escribo versos contra el sistema que vosotros, la  Benemérita, me odiáis a muerte, tanto como él y el resto de vecinos, y que si os llama vendréis a torturarme sin preguntar, menudo hijo puta es el feo.  Hay mucha gente que lo piensa, habéis tenido mala suerte con los poetas malo. ¿ comprendes a lo que me expongo estando imputado y por escribir poesías?

El malo quitándose el pañuelo de abuela y tomando asiento en el ribazo sintiendo el sol , la brisa pura y cálida del medio día asintió con la cabeza.

Ambos se quedaron pensando en toda la gente que les rodeaba,  sin saber si sentir asco o compasión hacia los seres humanos, hasta que el malo le preguntó al bueno:

¿ Nos hacemos unas pajillas bueno?

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
El bueno, el feo y el malo de San Antonio. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

 

Aullido fiel: mi dueño tiene problemas con la ley.

DSCN0040

Me he despertado en medio de mi poético sueño de la Edad del Bronce donde desfilaban hombres heroicos, musculosos y bronceados portando arcos y flechas, luchando junto los dioses cerca de sus cóncavas naves por conseguir a una puta retenida tras las altas murallas bañadas por las olas y el sol.
Estaba yo en lo mejor de la batalla junto a mi caudillo atravesando con mi enorme lanza la boca de un enemigo, admirando a mi Caudillo que cortaba por la mitad a un no menos bello que nosotros enemigo, y los dioses por este glorioso hecho le protegía de un flecha traidora lanzada a su talón. Cuando de repente, he sentido un aullido que ha golpeado la ventana bañada por la luz de plata de los astros. mi corazón ha palpitado mecido fuera de mi mente.
Un terror se ha apoderado de mi, atravesado por el ruido de la cadena y ese lastimero aullido que ha roto la serenidad de mi sueño.
Entre la luz de la luna, asoma cautiva su maternal figura de presa entre sus heces. Tierna y serena en la terraza atada a una cadena, retenida tras la barricada de ladrillos derruidos atacados por sus propios moradores:
unos okupas que han huido de esa casa devastada para conservar la libertad dejando atada a la perra.

DSCN0045
La perra de presa: fuerte, inmóvil, temblando, de pie, inofensiva, fuerte. Se estaba sacrificando por ellos bajo mi ventana que deba a esa terraza.
La red de complicidad de Texas, vall d´Uixó, en esto hechos era cortada por Ariadna para mí.
Una nube coloca un suave velo que oculta a mi vista la luna y la figura de la sacrificada quedando en la noche oscura solo el aullido cada vez más terrorífico que anuncia nuevos sacrificios: ahora humanos.
La luna vuelve a surgir llena, desgarrada su cara, de color rojo, mientras los satélites de júpiter desaparecen a mi vista bajo la constelación del carro que parpadea envuelto en llamas celestes.
Oh señor, le digo a la perra:
Estarán aquellos por los que gimes, ahora cómo tú , aullando en algún calabozo, o tirados en alguna acequia borrachos cómo una cuba, o en un hospital curándose las heridas de alguna navajada, cómo la que pretendió darme un tipo parecido a tus dueños dos días.
Alegría inmunda.
Es posible que se estén riendo de la perra que aúlla ante su fiel muerte, y de mi , que no puedo dormir por sus gemidos.
La verdad es que no sabemos nada, absolutamente nada.

¿ es delito, maltrato animal, abandono o mal suerte?

dos días atada y sus dueños sin aparecer, aúlla día y noche. ¿ es cosa de mala suerte?

Anexo:
La siguiente historia está basada en hechos reales, y tiene consecuencias.
Continuamos en la madeja de San Antonio, en la segunda parte de la metamorfosis de cocogua tirando del hilo interconectado con esa historia que se teje sobre este lienzo de miseria y humanidad que tejemos: LA de la perra abandonada y la imposibilidad de ayuda. El animal da muestras de angustia y locura que salta de su terraza a la mía.
Sus dueños son igual de esclavos de la enajenación social y los aullidos que nosotros.
Angelillo de Uixó.

Aullido fiel: mi dueño tiene problemas con la ley. byÁngel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Grabación en sesenta segundos.

0-10 segundos.

Contemplo en silencio y con asco las imágenes hediondas se que suceden sobre la ruina de la casa que hay bajo la mía donde viven mis vecinos okupas. Contemplo a su perro atado a la terraza en lo que debería ser un estoico silencio, roto en mi interior, por sus lastimeros ladridos. El perro encadenado lleva más de diez segundos desde que grabo esta escena ladrando de forma frenética y lastimera, tirando con su cuerpo de forma estúpida y miserable intentado escapar inútilmente de su condena.

Él perro que estoy filmando lleva más de media hora consecutiva de ladridos, desde el momento en los que yo los he percibido, y he encendido cámara para grabar en silencio y quietud estas imágenes, que se mezclan en mis recuerdos con el apedreamiento que tuvo lugar en esa misma terraza de otro perro hace menos de 48 horas.

20 segundos a 30 segundos.

Varios ladridos quejumbrosos brotan desde dentro los tabiques de la casa , es el de los otros canes de castigo, que acompañan por solidaridad a la suerte de su compañero.

Llevo ya treinta segundos de grabación.

El plano es monótono, un pequeño punto marrón que es la cabeza del perro a la izquierda del objetivo, apenas se mueve, y se limita con paciencia infinita, con un estoicismo embriagador propio de Lucano, a tirar de la cadena infatigable, y a ladrar de forma irracional. El humo blanco de la chimenea apenas sube a la atmósfera, invade la terraza monotonamente cómo si fuera el aliento del animal. Hace una curva que el viento empuja hacia abajo.

30 segundos a 45 segundos

Instintivamente se que el plano es aburrido, sin reflexionar muevo la cámara y enfoco a lo lejos el barrio de texas. Amarillento duerme ahogado en felicidad tras la fiesta de reyes. Han debido aprender a soñar y a separar la realidad de la ficción.

Los insultos, las amenazas, las peleas, la pobreza: es la realidad presente con los ojos abiertos de esta gente, que vive en un caldo de cultivo de miseria, nadando en abundancia de problemas. Tienen la ventaja frente al perro de que cierran los ojos y se tiran a la cama, o se ponen la tele,o los video juegos , y sueñan.

así de fácil es.

50 a 60 segundos.

Yo vuelvo a la realidad filmando el plano del perro en el segundo 50, el perro que sigue allí cómo idiota estirando el cuello y ladrando, cómo si fuera el dueño de la propiedad okupada, el banco Santander es el propietario legal tras el embargo.

Llego al segundo sesenta y cierro la cámara pensando que no puedo captar la imagen y el sonido de unos jóvenes de veinte años que vive sobre la miseria y la locura, despojados de toda dignidad, con un plano casi inmóvil de una cabeza de perro casi imperceptible, sobre terraza en ruinas ladrando frenéticamente sin saber la causa quien lo vea. La verdadera causa está bajo la terraza.

120 segundos después.

Sigo en la ventana.

los ladridos han levantado de la sabana donde soñaba, a uno de los okupa. Me encuentro sugestionado por los ladridos y atado cómo ese perro, pero es una idiotez estar abrazado a esa escena. Me lo recrimino y decido alejarme mientras el perro sigue allí ladrando. Me voy a ir cuando observo desde la ventana a un okupa que sale a la terraza.

LLeva una palangana azul repleta de agua que le echa al perro de forma violenta.

La bestia, herida en su dignidad y bañada a menos de 7 grados de temperatura, pierde su heroico estoicismo, y cómo una rata se acurruca contra la pared y gime desconsolada.

Sus gemidos duran menos que su bravura, y se extinguen en al cabo de medio minuto. El agua resbala entre restos de inmundicia, desperdicios de comida que caen escaleras abajo por las que desciende el okupa, quien sabe si para soñar.

La escena queda en silencio cuando doy dos pasos hacia atrás.

El humo sale a lentos soplidos de la chimenea, y se cuelga de la pared hasta desaparecer en el suelo.

Angelillo de Uixó.


Grabación en sesenta segundos. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a 
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en 
angelillo201.wordpress.com.

La expulsada de su casa por la caja rural.

DSCN0021

Me puse a caminar pensando en una expulsión de alguien cercano a mi bonita casa que tenía que suceden dentro de poco. Se trataba de una señora que iban a desahuciar en la calle J, en el barrio de texas- vall d´uixó, por parte de la católica caja rural. Su condena imperdonable tenía un origen en haber hipotecado su casa ya pagada ,para que la caja le diera un préstamo a su hijo. No tenía por qué suceder así, pero iba a suceder, que la iban a expulsar, y yo iba a estar allí para evitarlo.

Quizás, tampoco lo tenía muy claro.

Empece a pensar cómo la mayoría de la gente.

Al fin y al cabo estas cosas pasan, pensé.

Los padres tiran a sus hijos menores de sus casa, , la policía de vez en cuando sale en los titulares de los periódicos diciendo que han matado a alguien por ir caminando por la carretera en vez de por la acera.

Entonces me pregunte:

¿ por qué está mal que la caja rural expulse a sus propios clientes de sus casas aunque ya la tengan pagada?

No tenía una respuesta clara para esta pregunta.

Por eso necesitaba merodear por la casa de la afectada.

Llegue a la calle J.

DSCN0022

Comprobé que en texas las calles no tiene nombres de poetas, investigadores, cantantes, para no acomplejar a sus habitantes con sueños irrealizables que solo les causaría frustración, ni tampoco de grande políticos que diera alas a sus inclinaciones y aspiraciones sociopolíticas con un ejemplo que les hiera dar un golpe de estado con metralleta en mano cómo el caudillo. En texas-uixó se impone la lucha por la vida que les tiene manía, y que tienen que llevar a cabo estas personas con gran sufrimiento para no acabar en un infierno aun más bajo. Es gente práctica. El nombre de las calles tienen un sentido pedagógico, mucha gente ha aprendido a leer paseando y cantando ante las placas de las calle:

A,b,c,d,e,f,g,h,i,j no me lo digas, lo digo yo.

A,b,c,d,e,f,g,h,i,j no me lo digas, lo digo yo.

Está lección la voy a aprender.

Abcd… no me lo digas lo digo.

Comprobé tarareando el abecedario y paseando ante el portal de la calle J que estaba abierto, que era bonito, acogedor.

Me puse a hablar con una vecina mirando desde el portal la pequeña calle. Mi percepción general es que tenía aspecto de humildad. Apetecía meterse en cualquiera de esas casas a vivir. No me extraño que el banco tuviera tanto interés en quedarse con la vivienda, de la que seguro haría una negocio fabuloso que lo vecinos, gente mayor y cansada de peleas agradecería cuando su vecina de toda la vida que nunca había causado según el testimonio ningún problema, fuera expulsada de su casa a un cubo de basura. Ella, se iría. La que llegó hacia más de 30 años a la calle J a vivir una casa sin cocina, y cocinaba en un hornillo de campaña. La que fregaba de rodillas un suelo lleno de cemento durante años, hasta que su hijo, al que avalo con esa casa; curiosamente y casi de forma irónica, era un albañil que perdió primero su casa, luego cayó la de su padre divorciado de su madre, y al final la de su madre. Quedándose la caja rural tres casas por una, mientras él antes de perder su empleo por la crisis de los bancos, se dedicó durante años a pagar su casa construyendo casas, incluso para banqueros que invitaban a la gente a hipotecarse con una amable sonrisa, que nunca, hay que decirlo en honor a su profesionalidad, han dejado de blandir cómo un arma, o cómo la famosa y querida porra de la policía en el cráneo de los manifestantes

Subí las escaleras y toque el timbre. Llame. Me gusto su sonido, pero no debería de estar. EL timbre era blanco, con una pequeña campanita dibujada, y había una alfombrilla en el suelo frente a una puerta marrón claro que decía bienvenido.

Dude de si llevármela, más que nada para que no se la quedará el banco.

Baje y vi desde la calle las blancas cortinas de la casa.

Se me antojaron un sudario para enterrar alguien herido que salían de la casa a la calle buscando ayuda.

Mire al cielo.

Enorme y azul, sin apenas nubes, diáfano, envidia de los países del norte. Tenía estampado los colores del mediterráneo que salpicaban esa calle amarga. Bajo ese techo había una casa herida que iba a perder sus colores.

Solo quedaba ver los ojos de la gente observando cómo se desnudaba la expulsada en su última oportunidad, en un llamamiento a que la gente. Esas personas que la ha rodeado durante años con toda su miseria y su grandeza, repleta de egoísmo bárbaro y estúpido. Gente que vive la vida cómo farsa trágica repleta de fealdades y mentiras farsas, pero a veces con lealtades que los convierte por un día en héroes. Esa gente dañina no solo para ellos, si no para la especie, debían reaccionar a un desesperado llamamiento para parar un desahucio.

angelillo de Uixó.

El desahucio se va a producir el día 12 de diciembre del 2014. se van a hacer unos encierros estos días. Más información en la plataforma de afectados por la hipoteca de vall d´uixó. Hacemos extensible el llamamiento de esta plataforma en esta lucha por considerarla justa.


La expulsada de su casa por la caja rural. by Angelillo de uixó is licensed under a 
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en 
angelillo201.wordpress.com.

Los proverbios de Angelillo de Uixó para vivir sin prejuicios.

Imagen

Intro.

Estos proverbios nacen con el fin de ayudar a vencer las repulsiones que sufren los sujetos por sus prejuicios impuestos por la sociedad, y que lleguen alcanzar una vida auténticamente libre y elevada cómo la mía.

Interpolación musical de manowar por haber superado todos sus prejuicios y divulgado los valores de la raza blanca y el imperialismo por todo el mundo libres de complejos.

http://www.youtube.com/watch?v=qYng3XWtPrQ

I. Proverbios.

Imagen

  1. La viga está en el ojo de tu vecino y nunca en el tuyo que ve siempre con claridad las cosas.

  2. A cualquier hermano en apuros que piense cómo tú, es decir de forma correcta, le socorrerás y prestarás tu ayuda incluso con riesgo de tu vida, esté provisto el hermano en cuestión de razón o no.

  3. Entre tú y estos mandamientos habrá una unión total que solo la muerte podrá desunir.

  4. Tu enemigo nunca está dentro de ti, si no en el otro del que nacen todo tipo de vicios y males que ni Yo puedo enmendar.

  5. Defiende tus bellas y superiores ideas en plazas, en tertulias, en el fútbol, y en el parlamento. Hazlo tratando siempre de imponerlas a aquellos que las rechazan bien por envidia, bien por pura inclinación a la maldad, o bien por el innoble instinto conservación de su inmunda vida.

  6. No creas nunca en las buenas intenciones de la gente que dice que es buena, tolerante y trabajadora, ni des limosnas a los niños huérfanos, ni de comer a los peces del puerto.

  7. Piensa una cosa y hazla, piensa al momento la contraria y hazla, no permitas que la contradicción ni la duda te venza. Se coherente y honesto contigo mismo hasta la destrucción. No dejes que la prudencia te sodomice.

  8. Darás valor de religión al subconsciente y lo onírico, rechazaras la realidad y la moral burguesa por encima de todas las cosas. Tu templo serán los burdeles, los callejones sucios e inmundos donde hay vagos, gatos, putas, travestis, charcos, jeringuillas, chulos, a los que predicaras éstas enseñanzas. Adoraras lo feo, lo grotesco, y lo aberrante.

  9. Tu relación con la felicidad y los deseos será de evitación, al igual que con el marketing y la publicidad. Nunca creerás una noticia que te cuente alguien que no sea yo o en su defecto un hermano.

  10. No condenaras las revueltas, los desordenes civiles, los sabotajes, ni a los dictadores ni tiranos, y te unirás siempre que puedas a ellos antes que a los progres de izquierda, a los que declaran que están a favor de los derechos humanos, o los que dicen que protegen y aman el medio ambiente.

Imagen

Obedece estos proverbios:

Jura, jura, jura con la calavera de Hamlet en la mano.

Obedece estos proverbios:

Jura, jura, jura con una mano agarrada al hígado y la otra a tus órganos sexuales.

II. Hail Hermanos: La muerte del heroico Führer caído en defensa de si mismo contra una atajo de cretinos de pueblo.

Imagen

Una larga sombra de peregrinos se cierne sobre una lápida abandonada en un cruce de cuatro caminos. Suenan tres golpes hamletianos sobre el mármol.

Mesías, mesías, Mesías- gritan los peregrinos sobrecogidos mirando el incorpóreo aire de donde surge entre truenos y luces chispirreantes el espectro del Mesías resucitado portando un yelmo de oro, el martillo de Thor en mano, y coraza dorada sobre pecho.

El espectro regio les habla:

Oh hermanos, escuchar, he sufrido a lo largo de mi vida varios atentados. Han intentado asesinarme gente de mí alrededor muy querida para mi, incluidos familiares, hasta finalmente conseguirlo.

Un joven peregrino asustado y entusiasmado de volver a ver el espectro del maestro, lanza al aire éstas aladas palabras:

¿por qué Mesías a ti te han querido matar si eres el mejor de todos nosotros y solo has tratado de hacer mejorar la especie humana llevándola hasta las máximas cotas de la perfección?

EL espectro les responde de forma marxista:

La avaricia y la estupidez colectiva y congénita de la humanidad encarnada en el genio y figura del farandul torero calorro de vall d´uixó ha sido el causante de hacer el trabajo sucio al juez Harry el sucio, demostrándose la complicidad de las autoridades con las clases más desfavorecidas y desclasadas que forman un todo escopetero nacional de amo y siervo con complicidad del latino de izquierdas, siendo imposible de romper ésta sociedad distópica para ser hacer algo  mejor de lo que somos.

III. EL himno de la alegría de Beethoven.

Imagen

El espectro y sus apóstoles sacando las guitarras junto la tumba del resucitado cantan fanfarrias heroicas.

Escucha hermano la cancion de la alegría
El canto alegre del que espera un nuevo día
(Coro)
ven, canta sueña cantando
vive soñando el nuevo sol
en que los hombres volverán a ser hermanos

(Coro)

Si en tu camino sólo existe la tristeza
y el canto amargo de la contenta

(Coro)

Si es que no encuentras la alegría
Aquí en la tierra
Busca hermano más allá de las
estrellas

(Coro)

Si es que no encuentras la alegría
Aquí en la tierra
Busca hermano más allá de las
estrellas.

Angelillo de Uixó.


Los proverbios de Angelillo de Uixó para vivir sin prejuicios. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

Pútridas palabra-ley de los hijos de la luna, desobediencia civil.

Imagen

Interpolación musical para una nueva era de desobediencia civil y el triunfo de la conciencia: enrique morente.manhattan.omega

http://www.youtube.com/watch?v=SOUL80lm0dw

I.

Imagen

Intro desde un púlpito al que le han robado el cobre y el micrófono, habla un piadoso ciudadano del movimiento objetor de conciencia pro amnistía y hermandad de todos los pueblos y criaturas de la tierra.

¡Cómo no voy a resistirme a un gobierno, a una nación, o un pueblo, que obedece una legislación que sale de una garganta de no se sabe que conciencia!

Ese legislador puede tratarse de alguien que tenga conciencia, cómo también de alguien que no la tenga, y dictar leyes despiadadas que hombres buenos deben obedecer. Ningún ciudadano, por muy masoquista que sea debe obedecer a leyes sombrías sin que yo me oponga a ello.

Imagen

Ante tamaño disparate de hacer de la palabra la ley, fuero más propio de un John Wayne que de buenos salvajes con los que convivir amigablemente en los barrios lumpen donde predicar la catequesis de la igualdad y el reparto justo de alimentos, propongo la desobediencia civil a cualquier ley no refrendada por la conciencia. Algunos pensareis que soy individualista, que hablo cómo un inglés, pero no es así.

II.

Imagen

Dos jornadas antes del intro.

En un despacho aséptico el buen ciudadano, cómo si hablará entregado a dos periodistas del ABC. Reflejo tras la máquina de escribir el rostro de verde reptil de rabia sin saber a que se resiste o a que poder ampara, ni que consecuencia terapéutica deriva del siguiente caso y confesión sincera, demasiado sincera. Vuelca palabras que sabe que no le curaran cómo a ese hombre salvaje al que le muerde una serpiente y basta que un hechicero se acerque y le cuente un relato mitológico para sanar. Las palabras han muerto desde que el imperio romano creo las farmacias. Las palabras son hojas muertas que caen en otoño, y el ciudadano lleva en el corazón una corona de espinas que no puede sacarse sin perder el control. Abanica el prejuicio de víctima, la peor situación para descubrir donde está la verdad y donde la trampa.

Declaración de muerte. Saeta gitana en un corazón acosado.

Y cuando llegaron se presentaron ante nosotros, los vecinos, mostrando sus rostros pasados por aceite de ballena para parecer más aceitunados y negroamenazantes. Iban vestidos con exóticos y vistosos trajes ultra brillantes hechos con pieles de lagartija. Llegaban huyendo y lanzando pestes por haberse tenido que amputarse la cola para salir de una trampa que les tendieron sus enemigos. Nos mostraron a plena luz del día las sabanas sucias de la familia. Manchas rojas y negras que cualquiera de nosotros trataría de lavar fueron extendidas por una vieja enlutada y adivina, y el Moisés de todos aquellos esclavos de Egipto con aires de realeza y libertad, un hombre de rostro cubista perfil Picasiano que no había forma de darle la vuelta y cómo un gato se erizaba con negro traje en aparente tacañería judía, sombrero de ala ancha, dientes de oro, y la marca de una soga en el cuello, nos vendió el siguiente relato color salmón botando una verja con alarma:

Tengo una hija con enfermedades sifilíticas, si os toca su aliento enfermáis, un hijo que con la mirada mata, por ello ha estado en prisión, otro que todavía está, una niña princesa que pasaba la revisión del pañuelo dos veces al día, y que fue raptada por la luna un día de parranda. Tenemos noticias recientes de la vida que lleva en Baracaldo con varios macarras, si los llamamos vienen, y el chiquitin, ahora lo presentó ante sus señorías.

Sal Jambo, y niño Jambo peludo cómo un indio Mogli se nos apareció con una navaja sacada de la fragua de la luna afeitando un conejo por el ojo.

Todos nos retiramos entristecidos y en penitenciados por los malos caminos que la esvástica de la vida hace cruzar a las personas que no tienen más que la palabra para vivir, ni conocen otra ciencia que la palabra, ni más verdad que la palabra, ni más mentira que la palabra, ni más ley que la palabra, ni tienen más profundidad en el alma que la palabra, ni más muerte que la sobredosis de palabra. Y aquellos que somos justos y llevamos en nuestro corazón palpitando la sinfonía de la alegría Beethoviana, oh hermanos, sentimos mucho las sombras operísticas que cantan los que hacen malas jornadas entre el sol y la luna rodando entre los cascos de los caballos de los ejércitos pendiente abajo, hasta ser sepultados en los barrancos donde crece la manzanilla. Un día nos daremos cuenta que han desaparecido en paz, sin dejar nada tras de si, mudos y sin tumba en algún borde del mundo habiendo dejado las cosas tan y cómo eran en su origen. Entonces sobre nuestra tranquila torre de marfil de las grandes ciudades de Nueva Babilonia de York reflexionaremos de lo que hemos perdido.

(Hace un silencio el declarante para que tomen nota, las maquinas de escribir silencian antes de tragar más palabras) Prosigue sobrecogido y arrebatado contando el buen ciudadano su acoso, perdonando a los acosadores cómo ellos nos perdonan poniendo la otra mejilla y diciendo lo siento a la víctima cuando el juez les imputa cinco años de prisión.Redención.

III.

Imagen

Florecían las calabazas y en la fuente fresca crecía una higuera donde sonaban la flauta dulce de Pan cantando a la primavera cuando ellos ennegrecieron el paisaje para entristecernos. Llenaron de drama el campo entregando el cuello de perros sin ungir, repletos de pulgas , a las sofocantes cadenas que crujían cómo chicharras atadas al yugo de la chatarra que amontonaban formando miserables torres de Eiffel, en ellas se escuchaba el grito lastimero y afrancesado de alguna perra pariendo entre cascotes muertos y desgastados.

Llovía ante nuestros ojos el silencio y leche de perra amarga.

Redención.

consolación.

Peniteciarum.

 Imagen

Un urbanismo nómada-sádico floreció bajo las parpadeantes estrellas de la constelación del marrano destinado a desaparecer tras su paso. Fuimos testigos de su condenada presencia a través de su arte expresionista del reciclado en un tablero de ajedrez donde se extendían su reino de la amenaza con vigor de código del Tailón. Los expulsados de Babilonia, Sodoma, Madrid y Gomorra por Hammurabi del que contaban pestilencias y abominaciones en sufrimiento colectivo. Mimetizados con ellos en una luna donde flotaban cráteres de chatarra, embriones de pájaros, fosas sépticas, despojos de animales junto el plomo, plumas de colores, cobre, pieles, tentáculos, varas de avellano. Llegaron a nuestro pedazo de luna cada vez más menguante sobre las arenas yermas, las guitarras tristes de vibrantes cuerdas mecidas por unas manos aceitunadas que derramaban llanto y sangre sacrificada en Egipto, en Tracia, en Tesalia, en Bosnia, en la corte de Prusia, por todo el imperio Austro-Húngaro, en Transilvania. Entraron buscando donde alojarse sonoramente, golpeando la piel del Cristo al que despellejaron con la navaja para coserlo a una pandereta cascabelera.

Llovía ante nuestros ojos silencio, y dejamos que levantaran barracones indecentes donde se organizaba el robo para poder sobrevivir, pues nuestro gobierno los confino en barrios marginales y les negó todo lo digno y decente para que caminaran cómo hombres libres. A nosotros el gobierno de nuestro país también nos negó la libertad, imponiéndonos leyes tan indecente que hasta Calígula le harían vomitar, así cómo premiaría a los ciudadanos de gran conciencia cómo yo, los tratamos de desobedecer e imponer nuestra opinión aunque nos cueste la cárcel.

Interpolación manifiesto para los gitanos del ejemplar ciudadano:

Invito en nombre de la desobediencia civil a que este pueblo que se llama libre, desobedezcan a través de la previa reflexión y sintonía con la naturaleza profunda de las cosas que les rodean, sobre sus propias leyes que se han dado y no tienen otro fundamento ni base ética más que la etología de perros y gaviotas en perpetúa migración que ha concluido con el sedentarismo. La carreta se hunde con todos los trapos, cascabeles, cartas del tarot desde el Danubio hasta el Tajo. Y el gobierno, que tiene cierta competencia sobre ellos no hace nada, al igual que los grupos ecologistas que prefieren mirar hacia fukusima en vez de apoyar las migraciones ecológicas humanas. El gobierno se dedica a pedirles su voto, pues los hombres sin conciencia también votan, por eso yo me opongo a la democracia, no es representativa de los hombres buenos. El voto de satanás o un testigo de Jehová cuentan tanto cómo el mío. Ante semejante imperfección de la democracia algunos lo quieren arreglar diciendo: nuestra palabra es la ley, y ese es el único marco legal que contemplamos. Pero yo también me opongo a ello, incluso más que a la democracia.

Imagen

IV.

Pregunta de los periodistas para informar al juez.

Por favor caballero, pese a que son muy interesantes sus opiniones. ¿Podría abreviar y contarnos cuando empezó a sufrir el acaso?

El buen ciudadano desconcertado ante la pregunta perdiendo el hilo de su propuesta sobre la tiranía representativa cómo la mejor forma de gobierno, vuelve a la declaración.

Ahhh sí, creo recordar que fue tras la coronación del rey Heredia VI a la que acudieron furcias, bujarras, testigos de Jehová, y nosotros, los vecinos, con pollos y patos para ofrendar a nuestro nuevo señor del territorio. Ese día había una gran fiesta en el barrio, se presentó ataviado para la coronación Heredia VI con collares de oro y cabezas decapitadas de Cristos y Budas colgando sobre su cuello, ahumado cómo una trucha en la hoguera donde medito con la adivina cómo iba a ser su reinado.

Tras la comida y el baile, nos reunió a todos y empezó a dictar leyes penales.

Yo Heredia VI, hago saber a la gente del barrio, que mando quemar en la hoguera a dos vecinos.

Uno de los señalados fui yo.

Yo ¿por qué mi señor Heredia?- le pregunte muy preocupado opinando que aquello era injusto, y señalando a Óscar para que ocupara mi puesto.

Él, riendo con amplia boca de caimán repleta de dientes de oro me respondió:

Lo siento mucho, es que creo que estas loco, oh hermano. En mi reinado no habrá locura.

No me mate, me curare señor Heredia- de rodillas ante el caudillo abrí los brazos implorando piedad, y estuve a punto conseguir el indulto y que asaran a otro cuando apareció Salome con la que tuve un percance. Bailaba con un traje confeccionado por diferentes capas de seda que se iba quitando hasta acabar desnuda en el último compás dejando caer su verde mirada fúnebre sobre mí, mientras sus suaves brazos repletos de pulseras de oro se deslizaban sobre los hombros de Heredia VI pidiéndole mi cabeza en una bandeja de plástico del Burger King que habían robado.

Entonces empecé a toser y a decir que me entraba mal. Todos ellos, empezando por Heredia VI se preocuparon mucho y se ofrecieron a llevarme la hospital antes de quemarme. Allí tuvimos problema con el seguridad que decía:

Todos juntos no, solo la familia.

Yo aproveche la confusión para escapar habiendo contagiado de ataque de tos a Heredia VI que murió de aquello.

V. Declaración de acoso.

Imagen

Trataré de formular la historia de este acoso en unos limites concisos, pero para mi es imprescindible aportar cierto subjetivismo para representar la realidad, del mismo modo que hace un neurótico siendo terapéutico para él.

El acoso en Penya Creus existe desde que vivo allí, es decir desde el 2001, y es realizado por parte de la familia de Mosnter, incluye a Gertrudis y a una pandilla de cowboy de Dalas- texas. Todos ellos están unidos por una suerte de cultura de la violencia con folklore gitano y de canis abandonados. Forman parte de este acoso el propio escenario donde se ha desarrollado las actividades de ésta familia y pandilla: perros atados, algunos sacrificados, tala de algarrobos de nuestro entorno, vertederos descontrolados de escombros a nuestro alrededor, carreras ilegales de bicis, depósito de chatarras, anclaje de un burro a un algarrobo día y noche al que le llevábamos en socorro agua, visitas de los primos de los Monster: la familia Adams y la pandilla de cowboy cabalgando en días de poniente en bici haciendo mucho ruido y demostrando demasiada hombruna, lo que me hacía sospechar en la mera desesperación de gente acostumbrada a ser chafada. Se vez en cuando, se nos ponía la corriente a los vecinos con cierta picaresca de los diferentes líos turbulentos en los andaban metidos todos ellos, muchos se han demostrado ser bulos, o media verdades. Cierto es que el resultado fue el esperado. Gritos en el silencio por parte de todos que ante aquellas pequeñas injusticias callábamos a disgusto para evitar males mayores. La familia Monster repartía saludos, buenas intenciones, incluso en ocasiones alimentos frescos cómo huevos, pollos, conejos, para ganarse las simpatías o la complicidad de los vecinos, cuando en realidad estaban sembrando malas semillas.

Pero al igual que el curso de un río por mucho que se trate de desviar de su curso acaba siempre volviendo a su lugar de origen, el sentido del bien llama a las personas con tendencia hacia el, y el mal cansa y a la larga angustia, aunque a veces por la situación socio económico se puede explicar y se debe tener en cuenta.

A mi personalmente me llego a amargar ver los perros atados todo el día, el escombro en la montaña, el zarpazo que le dieron al patrimonio, el observar y escuchar cómo desmontaban una caseta embargada por el banco Santander sin ningún sentido más que puro mal satánico que respiran estás criaturas de santuarios y cavernas. Pero antes de que yo dijera basta, con resultado no deseados, mi acoso, debo recalcar que para el 2014 la fortaleza de está familia se vio apuntalada por la llegada de varios grupos de familiares de su clan, los Carray, pasando de ocupar dos casetas en penya creus a cinco en la actualidad, y con una población que puede alcanzar los 12 individuos turnándose en tareas de acoso y vigilancia, así como se han sumado miembros de una pandilla que se han hermanado con estas familias por la desatención definitiva de sus padres que los han echado literalmente a la calle cómo si fueran esperma de un condón. El panorama social es desolador. No me gustaría vivir en la caseta que han okupado, está a punto de caer sobre sus cabezas y yo lo filmaré.

Y ocurrió que un día, hará más de un año, Lisa vino a verme, un talento de chiquilla, y le hice un comentario sobre un perro que tenían los Monster atado con una cadena a una furgoneta. EL perro que ha desparecido en la actualidad, por aquel entonces tenía tres meses. Lisa, la inteligente, fue a verlo y lo rescato por su cuenta. Al verla Fétido ( creo que así se llama) subió a mi casa, entró donde estábamos con el perro, cogió el perro y nos amenazo haciendo la cruz con matarnos con arma de fuego que se que no tiene. Di de inmediato parte a la guardia civil que medio. No presente denuncia, me arrepiento. Luego vinieron los apedreamientos, y las amenazas. Ha sido una constante, las paredes de la casa están llenas del impacto de las pedradas, incluso he sufrido una agresión por un miembro de ésta pandilla que denuncie, se resolverá con fecha para el 13 de Julio.

La situación lleva prologándose más de un año. Han debido tomarle gusto a lo del acoso, por qué hay más vecinos implicados llegando a dos puntos álgidos en su quehacer: el robo a la caseta de Juan Pablo VI, un vecino que es cómo yo muy buen chico y que tuvo problemas días antes con ellos. Este hecho, sin pruebas para acusar, pero si para sospechar de los Monster y los Adams causó un gran impacto e inseguridad en el lugar. El otro hecho ha sido la ocupación de una caseta bajo de la mía, desde donde me controlan cómo yo les controlo, así nos pasamos el día. Es un poco absurdo, la verdad, hacemos muchas tonterías, y todos tenemos miedo uno de los otros, hay una especie de guerra fría. Yo tengo vídeos de un perro que maltratan, en estos momentos está cojo, cuando llegó no lo estaba. Ayer mismo por ladrar le pegaron una pedrada que daba lastima escuchar al animal, yo abrí la ventana y les grite salvajes, no pude contenerme. Días antes el perro se pasaba la noche ladrando, yo lo comunique a la policía local, me siento responsable de esa pedrada.

De los okupas, uno de ellos hijo de Gertrudis, la más incisiva en el acoso, y que sospecho que ahora ocupa un lugar muy alto en la jerarquía de estas familias.

Volviendo a los okupas, son los responsable de merodear por la noche, no dormir y tirar basura en la puerta de mi casa. También sospecho que ésta pandilla está detrás de los apedreamientos padecidos meses antes en mi vivienda.

Las amenazas han mutado su forma, pero no en su objetivo que es que me vaya, provocar una pelea, o mi destrucción psicológica. Se podría decir que se han suavizado, seguramente por miedo a los cargos. Han paso de querer matarme a querer violarme. No se que es peor. El lunes me comento cuando nos cruzamos Gertrudis y yo que su primo Santa, al que no tengo el gusto de conocer, sería el encargado de violarme. Estuvo un rato desahogando la lengua, yo le deje que lo hiciera pues le hacia falta.

Por no alargar más las cosas, que tienen un cariz trágico cómico de esperpento de ruedo ibérico valle inclanesco.

El acoso ha producido en mi estrés, ansiedad, fobia social, algo de romifobia a la que combato leyendo a Lorca.

Los daños todavía no son grandes, yo deseo que con voluntad se pueda resolver de la mejor manera posible pues se está empezando a complicar sobre todo por el número. Son muchos, das una patada al suelo en vall d´uixo y te salen dando palmas y lanzando piedras al revés pues caminan cómo cangrejos, son en el fondo paralíticos que no pueden ir hacia adelante. Hágase su curación en el nombre de Alá, Mahoma y Jesús.

Imagen

Angelillo de Uixó.


Pútridas palabra-ley de los hijos de la luna, desobediencia civil. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.