Posts Tagged ‘terror’

CIMG9285

 

 

 

La semilla,
estaba oculta en mi jardín.
Y en el no había agua.
Pero el sueño proseguía.
Yo debía buscar la fuente.
Y la fuente estaba cubierta por algas.
Y una voz femenina desde el agua me decía:
Despierta.
Y al despertarme
veía mi jardín.
E iba a por agua.
El corazón me palpitaba
mientras caminaba.
cuando me asomé a la fuente.
Escuché una voz que me llamaba.
Despierta.
Y al girarme vi una sombra ,
que había soñado
y caí al agua .
Angelillo de Uixó.
El siguiente poema de suspense, miedo y psicoanálisis nace de mi subconsciente reprimido en mi huerta que ha sido destapado mediante una invitación de Mauro Enrique Lopez Z. A formar parte de un poema fusionado llamado Ilusión de Amar.
http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-399412

Vídeos de poesía simbólica , terror y psicoanálitica a través de la descripción de un sueño cuy realidad desemboca en la muerte.

Nadie sueña en la ciudad blanca. Poeta en el califato.

Intro musical:

Ciudad sin sueño (OMEGA – Morente y Lagartija Nick)

 

Por existir.

Las hormigas caminan con patas de elefante,

junto a los peces que  se arrastran por las hierbas,

y se desafían blandiendo sus agallas,

y escupiéndose el agua del barro.

Las hierbas están sembradas,

alumbrando con sus tallos,

la cal sobre el gusano seco de los huesos.

Por existir.

Los peces y las hormigas de colores,

aunque sea dentro de una gota que se seca,

que les suba a una nube muerta,

lejos del látigo de las raíces y de la sangre.

Por existir.

Los peces se quedan despiertos,

con los ojos abiertos sobre las rocas,

mirando con la pupila de un saltamontes,

a lo lejos ,

su ciudad blanca.

Su luz reverbera sobre sus colas,

con su paz sordomuda y desnuda ,

dentro de una ducha que se enciende.

Anunciando la cuidad a sus criaturas insomnes,

que llegarán del aire,

el sueño prometido.

Y podrán descansar los huesos,

que luchan contra las espinas,

Por existir.

Nadie duerme en la ciudad blanca,

esperando desde una oscura vida,

ver el alba.

Angelillo de Uixó..

Licencia de Creative Commons
Nadie sueña en la ciudad blanca by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Te quiero Pequeño.

contemplando mis putos atardeces en vall d'uixó.

contemplando mis putos atardeces en vall d’uixó.

El nuevo rostro del horror.
casi quieto se ha dormido ,
envuelto en la quietud de la tarde,
que demasiado pronto ha llegado,
con un estallido interior de chillidos,
que parecen surgir desde la hierba seca
amenazante repitiendo:

adopción
Te has juzgado,
y has perdido el alma.
Te has juzgado,
y has perdido el alma.
Te has juzgado
y has perdido el alma.
Boquiabierto escucho contemplando
el mar en llamas,
bajo un cielo purpura,
y escuchó el final del mundo roto,
sobre una dorada colina que me domina
bañada cómo si fuera un río amarillo,
iluminado por los últimos rayos del sol del día.
Desde mi pequeñez muda,
no puedo seguir adelante.

My beautiful picture

My beautiful picture

Tras contemplar este atardecer.
vuelvo arrastrándome a mi casa,
junto a mis 10 perros,

fieles a mi dolor,

custodios de mi renuncía
atravesando el ramaje seco.
Soy una palabra:
Pequeño.
Y esa sensación de ser pequeño me persigue,
me persigue en un mundo demasiado grande,
que me invade,
me traga cómo a todo cuanto me rodea,
que es a la vez  inmensamente insignificante,
cómo el agua de un charco que desaparece.
El horror:

seguir con el sueño hasta el final.

hey joe

My beautiful picture

My beautiful picture

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Te quiero Pequeño. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

El miedo de Angelillo de Uixó.

Imagen

Intro cantado por Eduardo Punsset.

Imagen

Es extraño el miedo…

Deja un color en la cara reconocible que provoca que algún conocido pregunte:

¿ Te ocurre algo? estás pálido.

Eso es el miedo, oh hermanos.

Fin del intro y de la explicación psicológica.

 

I.

Imagen

Cerca de cáritas de Vall d´uixó,

La calle del pueblo donde el hedor humano es más insoportable,

y la miseria y el fracaso de la izquierda más palpable.

 

El Magno poeta se encuentra junto la odiosa puerta con un amigo que sufre una discapacidad.

El amado poeta está blanco cómo una sepia.

Su amigo le pregunta:

-¿Te ocurre algo? Estás pálido.

El Magno, mira fijamente y extrañado a su amigo que está en la cola de cáritas junto a otras almas perdidas o rotas.

Con desconcierto le contesta:

-Esa frase la he escuchado ya antes, pero no puedo recordar donde.

Imaginaciones, imaginaciones. Necesitas comer. -le responde su amigo de buena fe.

Ponte a mi lado en la cola y recítame el poema del otro mundo- solicita el minusválido.

No necio, y menos ahora- con furia le golpea en la mejilla el Magno poeta de forma fascista.

Su amigo que le falta una pierna pierde el equilibrio y cae.

¿Pero que te ocurre?- le pregunta desde el suelo el tullido con lágrimas en los ojos y temblándole la voz.

Se intenta poner en pie, pero no puede.

Imagen

El magno, presa de los nervios y asustado, le pega una patada en la boca.

La gente se vuelve alarmada y observa la escena con pena y terror.

Pero nadie hace nada.

Imagen

Todo el mundo en vall d´uixó tiene miedo de algo, y más que nadie los pobres que son como conejos que se meriendan los ricos.

 

El Magno, se envuelve en la capa y se va por los callejones gritando cómo un animal herido.

Derriba contenedores de basura,

le pega patadas a los coches,

Empuja a una anciana.

Su corazón tiembla.

Suda su recio cuerpo.

Se angustia sobremanera.

Todo lo que le rodea le semeja una amenaza.

¿ Qué me ocurre?- se pregunta cada vez más angustiado.

Todo por una mirada.

Es absurdo.

Tiene que haber una explicación racional a todo esto.

Yo soy un poeta de ciencias.

Además, vivimos en un estado social y de derecho.

Tranquilízate, Oh Magno.

No pueden venir envueltos en una manta por la noche y pegarte cuatro tiros.

¿ o si pueden?

Eso ocurría solo hace 38 años, durante la transición.

Pero en 38 años las cosas cambian mucho.

Y lo que ha pasado en España ha sido para bien.

Las calles están seguras, seguras…

Con la policía.

Pero…

Esa mirada que me han lanzado desde el coche patrulla.

Yo la conozco, si la conozco.

Pero…

Estamos en una democracia.

¡Oh dios ayúdame!

Imagen

II.

De rodillas el Magno en posición fetal en un descampado abandonado.

Tiene agarrada su cabeza entre las manos llorando:

Nooooo, Noooooo, Noooo

Asesinos, asesinos.

Habéis vuelto.

Una voz piadosa escucha a su espalda.

Se gira y ve la cara de un hombre que le es enseguida simpática , por el parecido que tiene con la de las estampitas de Jesucristo.

Lleva una soga en la mano y de forma dulce le habla:

Hombre de Dios. ¿Qué le ocurre?

¿ Le ha dejado la novia?

SI, cómo todas, pero ese no es el dilema, eso fue un alivio- le contesta el Magno.

Vaya- responde el hombre piadoso y bueno.

¿Entonces el trabajo?- trata de averiguar la buena persona.

No tengo-escueto contesta el poeta.

No entiendo entonces sus motivos para lamentarse. No tiene novia, ni trabajo-el buen hombre con una soga en la mano trata de imaginar que problemas puede tener alguien que vive en ese estado de gracia.

El Magno al verlo con la soga le pregunta:

Y a usted ¿que le pasa?

Ya ve, cosas de la vida…le contesta levantando el buen hombre los hombros y con una expresión ambigua.

Imagen

Supongo que deseará paz ¿verdad?- le pregunta el Magno con todo el respeto del mundo.

El buen hombre le responde con mucha educación:

No me gustaría haberle ofendido, pero mientras me ahorco desearía algo de tranquilidad.¿ Se hace usted cargo?

Claro, claro, no faltaba más- le responde el magno dándole la mano al hombre que se va ahorcar .Lo siento de verdad, me iré con mis temores a otra parte. Y disculpe las molestias que le he causado, espero no haber hecho cambiar de opinión.

No hombre no, lo tengo muy claro. La vida es una mierda- le comenta sonriendo el hombre que se va a ahorcar, y añade- Entonces, ¿era ese su problema? El miedo-

-Si, pero por favor no se lo diga a nadie- el poeta se confiesa con algo de vergüenza- La gente de vall d´uixó me tiene por un héroe- agacha al suelo la mirada el Magno.

Jaaaaaaa- se ríe el hombre pasando la soga por un árbol. No tema que no se lo diré a nadie.

Imagen

Angelillo de Uixó.

Imagen

 

 

 

 


El miedo de Angelillo de Uixó by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

 

 

 

 

 

 

Las fotos del ministro de defensa.

Image

Escena I.

Image

Patio del ministerio de defensa de España.

El ministro camina hacia su despacho y levanta la cabeza observando el cielo.

-El sol brilla en el firmamento,

el cielo es azul,

la luna redonda ,

y no hay aviones volando,

solo una paloma.

El día se va,

es un hastío la vida.

¿ Eh?- exclama su ayudante.

¿Se encuentra bien señor ministro?- le pregunta preocupado al escuchar al ministro que parece hablar solo.

¿ Crees que lloverá Juan?- le pregunta melancólico el ministro de la guerra.

Algún día tendrá que hacerlo- responde indeciso el ayudante.

Manda bombardear las nubes-le ordena el ministro.

El ayudante escribe la orden sin parar de caminar, y le da el folio para que firme el ministro.

Escena II.

Image

El ministro está en su despacho.

Se aburre.

Abre el balcón y respira.

Ahhhhh, ahhhhhh- aspira.

habla solo.

Image

-Abro el balcón,

Pero no solo eso,

Abro la puerta a la esperanza y al amor.

Mira al cielo el ministro, sigue hablando solo:

EL cielo está vacío,

No hay nada,

Nada hay.

Solo aire.

Aire solo.

Solo.

Yo lo llenare de promesas.

Lo llenaré de aviones.

Que llenarán la tierra de…

De…, de ¿de qué?- piensa el ministro.

De lágrimas, coño, de lágrimas.

Y de cadáveres.

Jaaaaaa, jaaaaaaa, jaaaaaaa- se ríe el señor ministro.

Image

Tam, tam- llaman a la puerta.

Pasen- contesta cerrando el balcón y adoptando un aire serio.

Las fotos que pidió señor ministro-le comenta un ujier con un sobre que pone confidencial.

Gracias- despide el ministro de la guerra al subalterno.

Abre el sobre nervioso, muy excitado.

Sobre la mesa del despecho se desparraman fotos.

Image

Escena III.

Las fotos son viejas, están amarillas del tiempo.

Entre las primeras fotografías se muestra un pequeño pueblo.

Image

Se ve una iglesia y el ayuntamiento,

Hay un olmo centenario en la plaza,

y una fuente que borbotea cristalina agua.

Unos niños juegan a su alrededor.

Van vestidos de forma muy pobre.

En las calles hay mulos y carros.

Parece una escena de los años 30 del pasado siglo.

OHHHHHHH- exclama emocionado el ministro que se imbuye en la vida de esas gentes.

Sonríe y le habla a las fotos que le hipnotizan.

Os parece hermosa la vida ,¿ eh rojillos?

Ese día os levantasteis con ilusiones,

Se os ve en la sonrisa.

¿ acaso esperáis un nuevo mundo?

Pasa el ministro de foto.

En ella sale un aeródromo fascista. En la foto se ve:

Al un capitán de aviación haciendo el saludo fascista y dando la mano a Franco.

Image

En las siguientes fotos se ven aviones militares volando sobre campos de castilla.

Suena el grillo del teléfono del ministro.

Este se oculta sobresaltado bajo la mesa.

Cuando para de llamar sale,

sigue viendo las fotos mientras las comenta absorto:

-Oh tarde dorada cargada de muerte,

Aun sonaba la campana de la iglesia,

Cuando el motor de los aviones se acercaba,

Mientras los niños jugaban cerca del agua.

En las siguientes fotos se ven esos mismos niños que antes jugaban,

ahora están hechos papilla.

Hay gatos y perros oliendo los cadáveres y madres llorando.

El ministro se exalta.

Jaaaaaa, jaaaaaa.

Image

Tomar putos rojos,

Pum, pam, pum,

Todos muertos.

Niños, mujeres, ancianos.

OHHHH; OHHHHH

El horror,

el horror,

el horror.

Image

Las manos del ministro, temblando de la emoción pasan las siguientes fotos:

Ahora en la siguiente escena se ven soldados fascistas que han entrado al pueblo. Sujetan cabezas de mujeres con una mano, y con la otra les abofetean gritándoles.

Se ve que les gritan por los gestos.

En una foto 8 legionarios violan a una niña menor.

Y a la cabra con la gorra de la legión se la montan a una mujer embarazada a la que luego le abren el vientre y sacan su bebe que lanza con rabia contra la fuente.

El ministro se masturba viendo las fotos mientras grita:

El horror,

el horror,

el horror.

Tam, tam- llaman a la puerta.

¿Se encuentra bien señor ministro?- le preguntan desde fuera.

Si, si- grita con voz aflautada el ministro de defensa.

Angelillo de Uixó.

Image


Las fotos del ministro de defensa by Ángel blasco giménez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at https://angelillo201.wordpress.com/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at www.scrib.com.