Posts Tagged ‘teatro’

 

 

 

Personajes dramáticos:

Una madre,

una novia,

Francisco Julian ( hijo y novio)

Perla ( la perra)

El manuel ( vecino)

Don Torrao.

Un rumano.

Una loca.

El escenario de la acción cerca de las grutas de San José en la urbanización El Progreso. Vísperas del día de la madre, enredos de perros entre vecinos, enredos de perros enamorados, enredos de Perla, una perra, en una cadena. Cuesta de San José, en una caseta:

el hijo, la novia  y la madre.

teléfonos preocupados en la caseta de más arriba, donde mal vive el aludido en la discusión, un rumano y su socia, con cabeza certificada por psiquiatras de que esta perdida. Voces de reyerta  van hacia el rumano. Los vecinos de alrededores de picardeo distraídos. rascándose la sangre de los brazos el compadre El manuel , a su fontoche trágico de cuñado de dos palmos, el Torrado.

Si no baja el rumano no es hombre.

A lo que el  Torrao  asevera como un teniente judicial en una barrera de toros.

Si así no fuera como debiera, a Francisco Julian le tocara ir en su busca.

Dentro de la casa, platos rotos, escena demencial de golpes. Orquesta habitual de farandules de barriada subproletaria . cacerolada contra los muebles amparada por las autoridades. La madre llora repitiendo el nombre de su hijo:

Francisco Julian.

Se equivoca Francisco Julian al contemplar las lágrimas de su madre. Lágrimas que corren contrarias a derecho barrial.

¿ Cómo se lo puedo explicar a su madre? ( se pregunta el hijo repasando el lenguaje)

Francisco Julian se explica de forma sencilla para que lo comprenda su madre.

que para que llore mi madre, que llore la suya.

que en cuanto lo vea bajar con la bicicleta sin casco al rumano, lo chafo, primero alante y luego hacia atrás,

gritos con las manos en la boca

que paga el seguro.

Francisco Julian sale al porche de la casa y se coloca en la vertical a la caseta del rumano atrincherado tras su socia para que le escuche:

Que eres un invitado, que en tu casa no mandas,  ¿ como vas a mandar si eres un invitado? El día que te de la patada la loca te vas bajo un puente.

La novia a la madre,  ahora que el novio esta hablando con el rumano.  Gesto de prisas, pero tranquila en su voz y agradable con su suegra.

Creo que me voy, no sea que venga la policía.

La madre, afectuosa, intentando convencer a la futura nuera:

¿ No quieres quedarte a cenar?

La novia, dudando, cede.

Bueno, pero si veo que viene la policía me voy. No me fío de esa gente:

Francisco Julian se golpea  el pecho con el puño y va hacia la perra a la que suelta. La perra Perla liberada, causante de la disputa trotando feliz junto a su dueño con el rabo alzado insignia canina del nirvana. le acompaña mientras este canta dando pasos por la explanada vallada de la caseta ante las mujeres que les miran como en un desfile desde la ventana:

a mi la legión.

La novia y la madre los miran y suspiran.

Francisco Julian entra con la perra a la caseta hablando solo:

ahora va a ver ese rumano.

!que ate a la perra, que ate a la perra!

Vuelve a salir a la explanada y grita en a la misma dirección donde vive el rumano:

No me sale de los cojones atar a la perra hijo de puta.

Vuelve a entrar, toma una cerveza y bebe. Repasa los acontecimientos mentalmente, intenta comprender. Para ello se sirve de la estrategia del monologo

Yo el primer día no comprendía nada.

que la perra ladra, que la perra- me dijo le rumano.

SI ladra- le conteste.

que la ate me dijo y la ate

EL segundo día me dice que la perra ladra.

Y el tercero otra vez que la perra ladra.

Y el cuarto  me denuncia.

Al recordarlo, indignado sale a la explanada a gritar en a la misma dirección:

Invitado, que eres un invitado que no mandas ni en tu casa. Mete a tu madre a puta.

Que la perra no la ato porque a ti te de la gana, mantenido.

Mirando a la perra lleno de rabia.

Venga Perla que no vamos a por el rumano

Sale con la perra en dirección a casa del rumano.

La novia a la madre:

Ahora si me voy, va a llegar la policía.

La madre de rodillas,  recogiendo con el recogedor los platos rotos.

No te preocupes, que el rumano no saldrá. estoy haciendo pollo.

Voces lejanas, ladridos de perla, gritos de la loca que defiende a su rumano:

que llamo a la policía, desgraciado, sin vergüenza. Vete, vete de aquí que llamo a la guarida civil. ahhhhh.

Baja sonriendo Francisco Julian con el alma tranquila y la perra en comunión de felicidad:

No ha salido- les dice a las mujeres

Ves- le dice la madre a la novia.

Una furgoneta arranca con la loca y el rumano.

escándalo de voces desde la furgonta a la llegada de la caseta de autos El rumano con el móvil.

Salen todos a la explanada

Dime ahora, dime ahora lo que me has dicho.

Francisco Julian tras la valla metálica que circunda la casa en silencio. Sonrisa en los labios.

La furgoneta se va al cuartel de la guardia civil a envenenar la paz y la convivencia vecinal.

La madre sale de escena una vez ha preparado la cena y deja a la pareja.

La borrosa silueta de la luna lechosa blanquea cadavérica el mar.

Los efluvios de la cerveza bajan a los sensatos labios de Francisco Julian que se siente hombre autoritario. No debe calibrar bien la reacción de la novia. reacción desorbitada, cuando a un comentario hacia su madre. La novia empieza a golpear a francisco Julian que reposa en la cama desnudo como un pacha, asombrado de la tormenta que se le viene encima.

Vuelve a decir algo de mi madre hijo de puta, vuelve a decir algo de mi madre.

Se escuchan de nuevo golpes, patadas y gritos procedentes de la casa.

La novia sigue a Francisco Julian que como un autómata se ha puesto en pie y se ha calzado en un segundo como un legionario. Va desnudo y con botas a paso de oca bajo la luna desfilando por la explanada vallada de la caseta. Ella golpea la valla metálica que suena a grillos cantando bajo las estrellas de mayo.

Hoy vas tu a la cárcel hijo puta-

Él no dice nada, solo camina muy fuerte, sus pasos son un lamento triste de final  dentro de un cerco vallado.

La novia sale tras  insultarle.

Francisco julian cierra la puerta para que no se escape la perra y se encierra en la caseta, alcanzar de sus últimos días.

Ella arranca el coche,  grita el claxon. pita con su voz a los vecinos que permanecen  indiferente:

me ha pegado, me ha pegado.

Vuelve con el coche ante la puerta cerrada para terminar la escena:

Abre hijo de puta.

 

Angelillo de Uixó.

Choose a License .update_bar { background-color: black; color: white; max-width: 800px; margin: auto; padding: 5px; text-align: center; border-radius: 1em; } #content[dir=”ltr”] .update_bar input { margin-left: 14em; background-color: white; color: black; } #content[dir=”rtl”] .update_bar input { margin-right: 14em; background-color: white; color: black; }

 

 

 

 

 

El nazi estepario: teatro de títeres de la CNT.

detienen-hombre-amenazar-masacrar-pueblo_2013081200078.html

30
La libertad pierde su valor si no se le pone a prueba mediante pancartas atrevidas y bajo una inspiración que desafíe el orden moral de las fuerzas de seguridad.
Este era el argumento de una obra de teatro representada en Madrid hacia tres días de la que todo el mundo hablaba , y a mi me desconcertaba mientras subía lentamente y abatido por la cuesta de San Antonio a mi casa. Casa por decir algo, aunque que no era más que un frío descampado de ladrillos mal amontonados con restos de porquería por todas partes donde se representaba lo más bajo de toda la sociedad de vall d úixó la que yo el protagonista principal. Caminaba leyendo la critica del ABC calificando dicha obra con las siguientes palabras:
Los anarquistas han encontrado una nueva arma para teñir España de rojo”
Junto con la critica a la reseña literaria estaba la opinión del editor del diario felicitando a las fuerzas de orden y del juez por haber metido en prisión a los que representaron dicha función teatral que a día de 9 de febrero llevan tres días detenidos.
Tenía algo de irreal en la noticia, y sin saber muy bien el motivo me acercaba a la detención que yo mismo sufrí hacia algo más de dos años por una obra de teatro que también fue muy duramente criticada en la prensa y en la televisión. Sobre todo por el psiquiatra de antena tres del programa espejo publico. Aunque claro, había diferencias. Los detenidos se trataba de miembros de la CNT ,y yo pertenezco a la CGT. También temática era muy diferente.
Mi obra por la que me detuvieron y destruyeron mediante censura se titulaba:
Lo que lee Dios en mi corazón.

De repente, mientras leía la noticia mi corazón empezó a palpitar , y mi frente a sudar mientras mis piernas temblaron súbitamente en medio del camino hacia mi casa. Una angustia recorría mi garganta cuando escuché una gran frenada que llego a un centímetro de mi cintura. El periódico cayó sobre el capo de una sea íbiza rosa.
Mi atención se clavó en su única ocupante, una hermosa monja de 22 años que bajó la ventana y me gritó:
Mira por donde vas nazi estepario.
¿ Qué quieres? ¿ violarme y quemar el convento? verdad, nazi estepario.
Sentí una profunda cólera al escuchar estas palabras. Al acercarme a la ventanilla del coche para que pidiera disculpas la monja, esta sacó un sobre que deposito en mis manos. Su mirada profundamente verde era muy hermosa, y bajo la cofia pude reconocer el bello rostro de mi vecina Sor Lurdes.
Miré el sobre y lo abrí. Dentro había una instancia del ayuntamiento de Vall d´¨ Uixó y las hojas de la obra empezaron a volar. Solo pude retener una donde estaba escrito con letras góticas:

Titiriteros de la CNT: solo para nazis esteparios.

Al levantar la vista , el coche había desaparecido. De las casetas sobre el talud donde se agolpan las míseras viviendas de san Antonio fueron apareciendo rostros oliváceos que daban palmas y me observaban con odio criminal.
La figura de un caballo y un jinete se acercaba. Sentía los cascos del animal que no tardo en aparecer junto a mí.
Heredía primo. ¿ qué haces aquí?- le pregunté.
Salgo en la función- me respondió alegre sacando de las alforjas una metralleta, un tricornio y una máscara.
Toma primo-añadió dejando el arma, el tricornio y la máscara en mis manos.
Luego empezó a sonar una música de mariachis .
Heredía con una sonrisa se despidió de mí saludando los mariachis que bajaban por la cuesta. Estaba Felipe que iba con un trombón, Alfonso que tocaba la tuba, Barrionuevo con una trompeta.

Esa música oscurecía mi animo y contrastaba con las canciones alegres de unos niños que estaban haciendo una excursión. Subían del colegio de la Asunción a ver la obra.
Cargué mi Ak- 47 tras ponerme el tricornio la mascara de nazi estepario. Me dirigí hacia ellos seguido de los mariachis abriendo fuego contra los niños que iba cayendo a un prado de amapolas.

Al final solo quedaba la profesora, una burguesa progresista que estaba llorando por mi.
me preguntó mientras que quitaba la máscara, el tricornio y pasaba su mano por mi cabeza rapada:

¿ no tienes hogar ni quien te quiera, verdad, nazi estepario?
Yo, muy afectado por sus palabras me desarmé.

tiré el arma al suelo rompiendo  llorar a sus pies susurrando:
Soy un pobre desgraciado. Si te contará mi vida-
una luz blanca iluminaba la escena.
La guardia civil apareció.
Felipe, Barrionuevo, Alfonso desaparecieron con su música a otra parte.
Un agente me tendió una cuerda y muy amable me dijo:
tienes que hacerlo nazi estepario.
Cogí a la profesora progresista y le quité el suéter dejando sus pechos al descubierto.
Ella muy amable me entregó la mano y señaló un árbol:
Ese, ese- lanzó unos alegres chilliditos emocionada.
Coloqué la soga por su hermoso cuello y la lancé por la rama. La maroma cayó al otro lado y tiré de ella con fuerza ahorcando a la profesora que pidió a los niños que aplaudieran a la función.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
El nazi estepario: teatro de títeres de la CNT. by Angel blasco giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Mi voto es una papeleta de adiós.

matrix-wallpaper-the-matrix-6100553-1024-768

dedicado a mi conciencia tras votar al partido comunista de los pueblos de España a las autonómicas, y a Izquierda Unida municipales.

Escena I.

rayas
La escena se abre en una terraza que hace de sala de psiquiatría empisada con piedras de rodeno rojo. Está orientada al pueblo de vall d”uixo que no existe más en la mente del actor y en  un dibujo sobre un gran lienzo al aire libre de unos 15 metros. Trazos gruesos y perfiles barrocos para el campanario que se sitúa en el centro del lienzo apuntando cómo un misil al cielo, a su lado, a modo de escudo se suceden un oleada de cúpulas de iglesias neoclásicas con forma de medias naranjas sobre un exprimidor  , dibujos impresionistas y difuminados trazan unas vías de tren que suben por montañas azules que ocupan los contornos izquierdo y derecho del decorado, un cielo purpura aparece en la parte superior lleno de plateados peces, de fondo un mar verde donde flotan vacas. En primera línea del decorado: figuras en miniatura de gente que camina por el pueblo. Sus rostros y cuerpos son figuras de monigotes cuadriculados, triangulares, geométricos. Suelen aparecer limpiando cuchillos, hachas, motosierras o rezando.
La puerta de la terraza simula la habitación 25 del pabellón psiquiátrico es abierta poco a poco por un hombre con el uniforme de la policía local de vall d”uixó acompañado del psiquiatra que entrega unos papeles al policía local que firma la adquisición del ciudadano  anónimo que está de espaldas al publico mirando el pueblo ficticio sentado en una silla de ruedas. Tiene las muñecas vendadas tras haberse cortado las venas.

Policía dando la mano al psiquiatra, a modo de despedida:
me lo llevo, ya se encuentra bien para participar en las elecciones.
EL psiquiatra tras saludar al publico sale de escena entre aplausos. Un foco de luz blanca se desplaza poco a poco por la escena hasta detenerse sobre el ciudadano anónimo de espaldas al auditorio. se escucha por el gran megáfono del auditorio amplificado la respiración del ciudadano convaleciente cómo si fuera una maquina.
El ciudadano respira:
Ahhhh
EL ciudadano expira:
Uffffffff:
AHHHHHHH

UFFFFFFFF
El policía local avanza compasivo, y le pone la mano en el hombro, se agacha hasta  su odio y le susurra.
Nos vamos.
El ciudadano lo mira y le dice:
Si. Es hora de votar.
Le tiende la mano y se vuelven los dos al publico saludando. El publico está formado por niños de un colegio  donde se van a celebrar las elecciones. lanzan una gran ovación emocionados haciendo la ola.
La terraza se abre mientras caminan policía local y el ciudadano. Van de la mano por un gran pasillo lleno de gente que aúlla, danza, se besa, se abrazan, hacen el amor, se fustigan, comparten drogas,pasean con el perro, se pegan, miden los metros de la terraza. En una esquina de la terraza hay un pequeño jardín con ardillas, conejos y un cazador que les dispara.
La escena se cierra con el sonido de la escopeta disparando cada dos minutos.

Escena II.

rayas II

La escena se abre en la misma terraza, ahora convertida en el aula del colegio de los niños que hacen de  publico. Se ha transformado en centro electoral al que han metido a ciudadano anónimo junto sus vecinos.
El decorado en esta ocasión son sabanas blancas con rayas dibujadas cómo ladrillos. Hay ventanas que dan a un patio donde los niños y niñas expulsados de su aula juegan en columpios y toboganes mientras miran cómo votan los adultos.
Dentro del aula hay mesas repletas de papeletas, unos hombres serios al fondo del aula  representantes del orden  están junto las urnas que están medio llenas. El ciudadano observa a sus vecinos dando vueltas sobre las papeletas cómo él.

Entran y salen satisfechos.

Eso le aterra.
Ciudadano se acerca a una vecina que sale de votar presa de un brote de ansiedad para que le ayude a elegir:
¿ A quién has votado tú?
Chissss- le responde ella- es secreto-

Ciudadano recibe una llamada misteriosa:

the_matrix_0057
Ring, ring
¿ Has votado? le pregunta una voz.
No, por favor ¿dime quien eres?- pregunta asustado en voz alta ciudadano que se siente espiado por fuerzas poderosas.
Todo el mundo en el aula le mira.

risas enlatadas en el publico con el sonido  de cómo le cuelgan
Click, ifffffff

queda flotando el sonido del corte de la llamada del móvil cómo una huella de ausencia amplificada por la megafonía del recinto.
EL publico infantil sigue riendo  e imitan el sonido del rebuzno de un asno.

El resto de actores, sus vecinos, desaparecen del aula.
Nuevamente el foco de luz que iluminaba a distintos protagonistas se mueve lentamente hacia el ciudadano anónimo cuya sombra se alarga hacia las papeletas.

Levanta una de estas y avanza hacia el publico recordando el maravilloso rostro de la nueva candidata del partido de la papeleta. La candidata es un don de la naturaleza entregado a la sociedad. Esta dotada de todos los atributos para hacer feliz a la mirada y al mundo de los sueños.
Con la papeleta   en la mano, de forma egoísta se dirige al publico bajo el foco de luz planteando problemas, dilemas, respuestas:
Oh hermanos,
¿ Podrá superar la herencia recibida?
carcajadas del publico y abucheos por parte de simpatizantes.
Ciudadano pide silencio, respet,o  y con la  papeleta en la mano recita:

Un pasado de injurias lanzadas y perpetradas contra los oprimidos a los que decían proteger quiere ser redimido a través del voto. a veces, es necesario pecar para volverse santo, caminar caminos escabrosos para alcanzar la cima de un volcán para horrorizarse con la visión de las llamas y el azufre.
Oh, solo conociendo su corazón está la clave de esta candidata.
Si yo, y todos los pobres de vall d”uixó pudiéramos penetrar  su corazón, y habitar en él plácidamente, dormir cómo gusanos dentro de una hermosa y roja manzana entre  cálidos latidos, y sentir su dulce beso acunado con el perdón que expresa la belleza de sus ojos, que parecen decir que no  volverán a cargar con pesadas cadenas a los pobres del mundo para salvar a la clase media y a los grandes intereses financieros.
Pero, he aquí la gran barrera que frena mi voluntad antes lanzar este voto que se debate entre mi corazón y la razón llena de desconfianza.

La conciencia debería hacer de todos nosotros a seres valientes, pero solo crea cobardes sometidos a las instituciones y al capital. Siempre intrigante, capaz de doblegar la voluntad que desmaya. Hemos visto estos años de crisis a gente a las que las leyes les han quitado su dignidad, su libertad. nadie ha hecho nada por remediar este estado de cosas. Lo hemos visto cómo algo natural, y no lo es. Es arbitrario, antinatural, cómo la propiedad privada. Sin embargo esta creencia de que estas cosas eran justas y buenas han arraigado en la conciencia de la gente que lo ha observado cómo algo natural. Yo he vivido estos años de crisis todo tipo de vejaciones difíciles de soportar por parte  de instituciones judiciales,  municipales,y abyectos al sistema con conciencia de carceleros.  Detenciones, hambre, ayudas sociales que no cubrían necesidades alimentarias de tres días para pasar todo un mes.Muchos funcionarios que se prestaban a hacer esto me decían que les parecía injusto. Sin embargo ¿ hacían algo para que cambie? Nada, comprar entradas gracia a su sueldo para ir a parques temáticos el fin de semana.En este punto está el verdadero cambio, no en los partido políticos.
Mi voto si lo emito cae a una comisión de indultos.
Escribe el ciudadano anónimo en la papeleta que sujeta girándose  de espaldas al publico para dar varios pasos secos por el escenario y   meterla en la urna:
No creo en nada, en nada.

Vuelve hacia el publico.
Les mira de forma huraña y grita:
¿ Se extrañan ustedes publico de que no crea en nada?

La escena se cierra con un gran incendio del decorado antes de que el ciudadano  anónimo consiga salir de la terraza. permanece en pie resignado,  alguien que huyendo de las llamas ha cerrado la puerta.

se escuchan los aplausos del publico de  niños mientras la gente atrapada arde viva.

matrix corre

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Mi voto es una papeleta de adiós. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

El rasca putas de la suerte.

DSCN0109
Marta se despertó esa mañana cómo si fuera un tronco seco. Acostumbrada cómo estaba a hacerlo cómo si fuera un chupa chups bien engrasado por el sobeteo de manos, lenguas, penes, y babas de sus clientes que acudían a perderse con ella en el club Marsella, situado cerca de la carretera entre vall d”Uixo y sagunto. Se tocó con el dedo el coño para comprobar que estuviera en su sitio, y nada más apartar las sabanas se dijo tras comprobar bajo el colchón el poco dinero que le quedaba:
Esto no puede seguir así.

Marta era una joven poco agraciada: delgaducha y larguirucha, que se daba aires de intelectual  al haber estudiado un año empresariales. A diferencia del resto de sus tres compañeras de oficio, a ella no le perdido un macarra, ni tenía una familia pobre que atender, ni tenia un retraso mental demasiado grande. Simplemente le gustaban los vestidos caros de los almacenes, las discotecas , el dinero y la cocaína. Marta era una chica capitalista standar. De los grandes almacenes, de las discotecas, de la universidad, acabo en  coches o casas de sus amigos haciendo favores sexuales por dinero o cocaína. Con el tiempo, conforme iba ampliando su circulo sexual de amistades y acudían amigos de sus amigos, comprobó que tener un macarra era mejor que andar sola por esos mundos con esa gente tan perdida. Así fue cómo llegó a ser  una de las chicas del club Marsella , que era una casa de campo pintada de rosa en medio de campos de naranjos cercana a una carreta comarcal. Un club de putas sórdido decorado cómo una casa de aperos al que acudían agricultores, camioneros, obreros poco cualificados, sudados y sucios después de trabajar, que no esperaban ni exigían mucho. El precio era  barato. Por 20 euros tenían la compañía de una chica, y el desahogo de toda la energía sexual reprimida durante el día fluía en 10 minutos. Junto Marta, estaban cómo compañeras tres chicas medio enloquecidas por la vida.
Marta quiso imprimirle al lugar su huella intelectual.
El macarra al que se había entregado Marta era un tipo sin mucha inteligencia, no muy alto, pero valiente y fuerte, aunque ya viejo para ser macarra a sus 45 años de edad. A Marta le impresionaban varias verrugas que tenía cerca de la nariz rota en una pelea, que le daban junto a sus labios carnosos y gruesos de sátiro un aspecto de autentica bestia. La frente de Fermín era amplia, y parecía  llevar tatuada la palabra:

subnormal.

Sus cabellos eran cortos y rizados, eso le imprimía  cierto carácter  africano. Se llamaba Fermín, había sido legionario en su juventud en Cauta. Allí conoció la grifa que le hizo girar la cabeza 360 grados. Su historia era la típica de los macarras:
De la legión a principio de los 90, al vagabundeo por la península, del vagabundeo al trafico de drogas en el final de los años 90 en discotecas. El cambio de siglo lo inicio con pequeñas condenas en prisión, y con el auge de los créditos baratos en el 2005 compró la casa de campo y la transformo en un club de putas. Pero al llegar al 2015 Fermín sentía que tenía mala suerte en la vida. se le escapaba la fortuna. EL negocio iba tan mal como las panaderías, carnicerías, lencerías….

Cada día entraba menos gente al local.

Intentó paliar esta situación subiendo el precio del servicio a 30 euros, y bajando el suelo a las chicas que ante se quedaban con el 50% , y ahora cobrarían 5 euros.
La cosa no funcionó.

Hubo muchas quejas de los parroquianos que se iban a los otros puti clubs por la subida de precios, y hasta hubo un borracho gordo que dijo de volverse casto antes de pagar 30 euros por esas putas.

Fermín se deprimió mucho, hasta que Marta, sonriente y seductora un día a la hora de comer, mientras le servia un gran plato de macarrones a la boloñesa a Fermín para animarle, le sugirió:

Mira papito mío, podríamos hacer obras de teatro en el club, y el Marsella será conocido en toda la provincia de castellón y valencia. Hay que ser innovadores.
Jacinta una puta casi enanita de grandes pechos y larga melena negra recogida en trenzas indias, que estaba medio loca a causa de las palizas recibidas por su padre en su infancia y debía mantener a un marido borracho, y dos chiquillos, se rió al escucharlo. casi escupió los macarrones de la boca.
¿ Y quién hará de actrices, nosotras?
Marta se adelantó contemplado a Fermín que cruzó los brazos, siendo eso mala señal:
No cariño, contrataremos a actores que representen obras picantes, cómo en el cabaret, nosotras nos sentaremos con clientes y les calentaremos. nuestra misión será hacerles beber mucho, y después los subiremos a las habitaciones.
Fermín, impulsivo se emocionó.
Pegó en la mesa con su puño lleno de anillos de cristo.
No se hable más. lo haremos Marta. encárgate tu de contratar a los actores, yo me encargare de la publicidad y de la decoración.
Aplaudir chicas.
El resto chicas a disgusto y furiosas con que Marta  se saliera con la suya aplaudieron sin comprender nada y presintiendo algo malo.

El club Marsella recibió  al cabo de dos semanas a la compañía marques de Sade para realizar su espectáculo. La obra que iban a representar se llamaba filosofía del tocador.

Marta supo de ellos por un anunció en un bar tomando un café. Leyó que la obra iba de burdeles y el titulo le pareció precioso. La única representación de la filosofía del tocador en un puti club  termino en un desastre. Tanto en la inversión  que Fermín realizó  transformando el salón del club donde estaba la pequeña barra en un escenario , así cómo  carteles publicitarios, anuncios en prensa, y el contratar a los actores que aceptaron encantados cuando les dijeron que actuarían en un puti club de verdad.
A ese evento hasta llegaron varios policías de paisano atraídos con la idea de pasar un alegre rato escuchando canciones verdes de un marques.

LA noche del estreno llegó.

DSCN0114

Las chicas iban de aquí para allá llevando copas a la gente. Se presagiaba un éxito en los primeros momentos. No hubo un lleno pleno,  pero si se animó bastante más de lo habitual.
El publico se quedo atónito al terminar el primer acto con las torturas sexuales que sufría la protagonista. La representación del marqués de sade  era una obra de instrucción hacia la humanidad, el club por un momento   se convirtió en un centro de la educación. Los actores  estaban felices y entregados actuando  en un verdadero santuario del placer y del sacrificio  ante gente de un mundo paralelo a su universo y que no tenía ocasión de conocer.
Fermín  antes de empezar el segundo acto subió al escenario y empezó a pegar a los actores, algunos de los  cuales sonreían y le animaban  que les pegara más. la policía viendo tanta degeneración llamaron a sus compañeros de servicio e hicieron  una redada mandando  detener a la compañía del marques de sade que acabo en los juzgados de nules.
Fermín gracias a sus amistades con la policía pudo conseguir que no detuvieran a las chicas, y consiguió que dejaran al margen a los clientes que también escupían sobre lo que había visto, llamado canallas inmorales a los actores y al tal marques de sade.

Marta  fue encerrada esa noche en su habitación para expiar su idea al día siguiente. Fermín acudió a primera hora a su habitación. Llamó antes de abrir la puerta con la llave que solo tenia él.
Al abrir la encontró frente al tocador mirándose la cara delgada y alargada.
Ven cariño- le dijo Fermín con ojos rojos, aliento a coñac, y semblante abatido tendiéndole la mano.
Marta cargada de  una pálida mirada observó los ojos castaños de Fermín  con una mueca dibujada en sus labios de pavor que desagrado terriblemente a Fermín. Esa mañana de colores turquesa y cálida que penetraban por la ventana de su habitación, le daban un semblante de matón a Fermín más acusado de los normal apoyado en la puerta entreabierta con la cabeza ladeada, vestido con una camisa de tirantes blancos y pantalones bombachos.
Fermin entró del todo. Cerró la puerta. Cogió la silla que había detrás de la cama. Se sentó suspirando mientras le indicaba donde tenía que sentarse:

sobre sus rodillas.
Marta dócil dio obediente  pequeños pasitos, temblando, se sentó sobre sus rodillas.
Fermín  levantó la faldita y con la mano empezó a azotarle las nalgas hasta notar al cabo de un buen rato que las nalgas estaban rojas y moradas, a punto de estallar en la superficie la sangre dejando hematomas enrojecidos que tardarían días en irse. entonces sabía Fermín que tenía que parar y pasar a pegarle en la nuca, bajo el pelo.
Marta se levantó cuando Fermín termino de trabajar,  y se tumbó en la cama llorando. Fermín sin decir nada salió sudado, agotado, y la dejó pensar.
Tras este acontecimiento, al club Marsella  le siguió una gran paz. Su marcha era la  habitual de un negocio ruinoso con clientes que no dejaban dinero.
Fermín empezó a ponerse muy sarcástico con las chicas, especialmente a la hora de la comida, cuando se reunían todos a comer y hablar.
-No gano con vosotras ni para comprar las bragas que gastáis. Voy a tener que deshacerme de alguna de vosotras, no puedo mantener tantas bocas.
Pilar, una rubia medio tonta a la que convenció para meterse a puta su novio tras haber pactado el precio con Fermín prometiéndole  que volvería con ella al cabo de varias semanas, cosa que no hizo.
Pilar cada vez que escuchaba que la iba a abandonar se ponía a llorar.
Fermín la consolaba abrazándola y mirando a Marta.
Tranquila Pilar que tú que quedaras. Pensaba en otra.

entonces Pilar pasaba bipolar a reírse.
nada parecía que fuera a cambiar en ese club en medio de campos de naranjos. A lo lejos se veían las chimeneas solitarias de los altos hornos de sagunto, hoy abandonadas. Desde las ventanas del Marsella, muchas tardes las chicas cómo viejas alcahuetas contemplaban  pasar camiones con sus mercancías alejándose de esa zona económicamente deprimida.
Marta empezaba a barajar la idea de irse.

Varias veces se acercó a Fermín con discreción, susurrando:

Fermín, de seguir así me tendré que ir.

Fermín tras escuchar y guardar silencio pasaba a rogar:

Espera princesa, todo cambiará, esto se llenara de clientes nena, yo te cubriere de oro.

A Marta no le convencía, pero hacia cómo que si, y volvía a su cuarto.

Marta una maña se levantó sintiéndose seca cómo un tronco seco. Estaba frustrada. Durante la noche  pasada despierta, al acecho cómo una perra de caza ataviada de  su más seductora  minifalda, sin parar de sonreír por la barra levantándose la blusa que le cubría el ombligo, dejándose tocar los pechos por los cuatro clientes que entraron para ver y no pagar. No consiguió ningún cliente. Ninguno tenía dinero. Tampoco Jacinta, o Pilar tuvieron suerte esa noche. Solo Rosa, una morena anoréxica con aspecto de menor de edad, tuvo sexo con un idiota al que le había  tocado un pequeño premio en el bingo de vall d’Uixó. El idiota se dejó todas las ganancias en el club.
Al día siguiente Marta, a la hora de comer estando todos reunidos en silenció dijo:
¿ Y por qué no hacer un sorteo para repartir?
Fermín que estaba de mal humor porqué le iba a embarga el audi le levantó la mano:
No me digas ninguna tontería más o te doy. ¿Crees que yo estoy para repartir dinero? ¿ Eh puta, eh? no estoy para bromas.
Marta que comprendió su situación se apresuró a aclarar su idea.
NO se hacen concursos para perder dinero. Quien suba a follar  con nosotras le damos un tiket, y también al que consuma en la barra cierta cantidad no se.. quizás 30 euros.

La gente Fermín, no viene por qué no tiene dinero, si se enteran de que en un lugar dan dinero, lo querrán. La gente acude donde hay dinero, y si encima les dice que para ganarlo lo van a pasar bien, vendrán felices. ¿ qué pierden nada? Si no ganas salen follados, es perfecto.
Con la propia actividad financiamos el premio. Las ganancias son seguras, además el dinero  vuelve por partida doble, realmente no hay premio. pues quien reciba el premio querrá gastarlo en el local  con sus amigos y el dinero vuelve tan rápido cómo salio. Es perfecto.
Fermín hizo gesto de pensar, que no era su fuerte, y exclamó varios segundos después  pegando un golpe impulsivo sobre la mesa que tembló
Bien Marta, yo me encargare de la publicidad, de los carteles…

el rasca putas de la suerte, me la follo y gano mil euros.

el rasca putas de la suerte, me la follo y gano mil euros.

Señalando Fermín a sus compañeras que hacían cara de no comprender lo que iba a pasar
Encargate Marta de que  estas chorlitas se disfracen de premio y actúen cómo si fueran  un premio.
Jacinta chilló:
otra vez a actuar cómo el día de  los actores. No saldrá bien.

Fermín la cogió de los labios levantándose de la mesa y haciendo que pareciera un pececillo con los morros fuera del agua, apretando la amenazó:

No me chafes  el evento.
Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
El rasca putas de la suerte. by ánge Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com

cosas de casa de la familia hamlet.

hamlet-arstechnica
en un callejón repleto de vagabundos tirados entre cartones se escuchan los pasos de Hamlet llevando en la mano un ratón muerto que tira al contenedor de basura. se acercan a él dos policías.
Policía uno a su compañero.
¿ No es ese hamlet? El hijo del famoso empresario fallecido cuya junta de accionistas puso a su tío en el cargo.
Policía dos.
El mismo que sale en los noticiarios del reino de España. dicen que hace un tiempo su cabeza se ha girado.
Policía uno.
Llamare al teniente que es muy amigo de su tío a ver que dice.
Policía dos ( se acerca)

Buenas noches señor hamlet ¿ cómo se encuentra hoy?
Hamlet.
con una mezcla de pena y alegría por la muerte de este ratón.
Policía dos, sacando el móvil con Internet.
¿ quiere ver algo mejor que ese ratón señor hamlet?
Hamlet, con indiferencia.
Por qué no caballero.
policía dos.
escribiendo en youtube:

gato tirado a la basura.
se ve en la pantalla a un joven gitano marginal tirando un gato a la basura.
Policial dos, ahora con severidad, tono amenazante:
tres años le ha pedido la fiscalía señor hamlet.
Hamlet, riendo.
Vaya, es de justicia que se castigue así tan inmunda sepultura.
adoptando un tono misterioso hablando para si:
Yo se de otra que espera ser vengada.
Contesta al policía irónico.
¿ saben? alguien muy querido para mi ha muerto, ha sido asesinado por una junta de accionistas ¿ y que ha hecho la policía por detener a los asesinos?
policía dos, con gesto frío.

No se que quiere decir señor hamlet, si sabe quien ha sido debería colaborar con la policía, de momento se busca  según cuenta el ABC y D entre la chusma al asesino de su padre. Que he de decir según se escucha en la calle,  era un patriota, un buen hombre trabajador, emprendedor y honrado.

Hamlet ríe cómo loco. Cínico.

lo conocía usted bien, señor.
El policía uno después de hablar con el teniente.
tengo orden de su tío de invitarle a que vuelva a casa. no tenemos inconveniente en llevarlo en el coche.

Hamlet mirando el suelo repleto de cuerpos de vagabundos tirados cómo el ratón del que se ha desecho.
es un buen consejo agentes, pero si me disculpan tengo sueño. ganas de soñar aquí.
Se tumba Hamlet  en el suelo en posición perroflauta haciendo el idiota.
Se está tan bien, es tan acogedor el suelo ¿ quieren probar?
Los agentes se van indignados con el comportamiento de hamlet.

tío de hamlet a su cuñada Gertrudis vestida de negro cómo una representación de viuda, llora junto a un crucifijo y la foto de su difundo esperando que le diga algo su cuñado. Este le pasa la mano húmeda, espesa, caliente por la cintura tras haber colgado el teléfono.
¿ que vamos a hacer con tu hijo Gertrudis? con los que estaba hablando era con la policía.
Ella pega un pequeño grito esperándose lo peor.
¿ Ha muerto mi Hamlet en una pelea ?
Él la tranquiliza,
Lo han visto en compañía de un ratón en un callejón repleto de parados, vagabundos, putas y tarados. le han ofrecido traerlo, y no ha querido. Sin orden judicial no se puede hacer nada.
Madre de hamlet.
Mi hijo esta loco. La muerte de su padre lo ha desquiciado.
Tío de hamlet.
no creo que sea ese el motivo. He notado cómo tu hijo te desea, y… me odia por ser su rival,
Madre de hamlet, ofendida pega un bofetón a su cuñado.
¿ qué dices? ¿ qué mi hijo ama a su madre?
Tío de hamlet.
tanto cómo yo.
la besa con ardor de viejo semental que ha esperado mucho ese momento, llega a la carne de Gertrudis que suspira , cómo una veleta cambia de rumbo mudando pena por pasión.
Hamlet. en el callejón llama por teléfono a su madre sospechando de su tío.
Madre ¿ está usted con el tío?
Gerturdis:
Si hijo, estamos tu tío y yo muy preocupados por ti, vuelve. Hace días que te buscamos.
hamlet cuelga maldiciendo a su tío. Un gato maúlla, el viento arrecía. Se escuchan bramidos confusos y el sonido de las sirenas de la policía.
Cambia de opinión, quiere volver a casa, contemplar el rostro de su madre atormentada por la muerte de su padre, pero:
( piensa con asco y horror)
¿y si la muy puta no está atormentada?
Hamlet se registra con impaciencia, nervioso, y nota que ha perdido la lleve de la casa.
Esto lo he soñado antes que pasaba- se dice dialogando consigo mismo-
ahora veré a un vagabundo de fondo de callejón que y me dirá: aquí está la llave que buscas.
Un vagabundo que le observa desde el fondo del callejón se acerca:
Aquí esta la llave que buscas.
Hamlet sin saber si sueña o esta despierto coge la llave, corre hacia casa, escucha unos pasos y se detiene asustado.
Una prostituta se queja ante le chulo putas porqué su cliente no le ha pagado.
el chulo putas, un negro cojo con un bastón con puñal que blande, pega al cliente, un viejo vicioso que cae al suelo sangrando. croa cómo un sapo, escupe y llora cómo un cobarde, el chulo le raja con el bastón puñal los pantalones y lo deja semidesnudo.
la puta también recibe dos guantazos del chulo por trabajar gratis, para que aprenda a no dejarse engañar.
Hamlet duda ante esta escena sobre cómo emprender la acción.
habla solo de nuevo lleno de lagrimas que paralizan su voluntad.
“Oh señor, si encuentro a mi tío con mi madre debería hacer lo mismo que ese chulo putas.
Pero el tío llamará a la policía y me detendrán.
Ir a prisión o vivir cómo un cobarde,
he aquí la cuestión.
Ese chulo putas es todo un ejemplo de integridad moral.
¿ que hacer?
¿qué hacer?
Oh hamlet, estás temblando,
quieres ir y no quieres ir.
quieres saber la verdad y no quieres saber la verdad.
Tu madre con tú tío.
Horror Hamlet.
Recuerda Hamlet.
¿Acaso tu tío ha hecho alguna vez algo por ti?
Nunca se preocupo por papa.
ni siquiera en sus últimos días, cuando el cáncer se lo comía y le pasó la empresa.
Durante años nunca lo vimos, solo sabíamos del tío que los negocios le iban mal. Volvió a casa cuando supo que papa moría, y ahora que ha heredado la empresa de papa. Los accionistas lo eligieron antes que a mi por celebrar las juntas de accionista en casinos.

! viejo sátiro vicioso!

Y con que furia mira a mama.

Y mama, la muy puta cómo le devuelva la mirada.

!es para matarlos!
Aggggggg- grita hamlet herido.
un vaho tembloroso sale de su boca.
la tapa de un cubo de basura cae,
hamlet lanza la llave a la alcantarilla presa de la rabia, y al instante arranca la tapa de la alcantarilla y la vuelve a coger.
Besa la llave. La deposita en su corazón y grita:
Venganza.
da dos pasos, una fuerza invisible lo detiene.
vuelve al mismo sitio.
mira la llave, la quiere arrojar.
A través de unos cristales abiertos una mujer lo mira y le dice.
voy a llamar a la policía pirado.
Hamlet vuelve a los cartones y se tumba.
Angelillo de Uixó.
cosas de casa de la familia hamlet. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

La gente ayuda a la gente.

DSCN0010

Intro:

El poeta habla al coro de su pueblo:

He inventado una motocicleta que va a pedales para luchar contra el cambio climático y demostraros que el hombre es más eficiente que las maquinas, y que lo primitivo debiera imponerse la mecánica.

El coro se ríe de él:

No pienses que nos hemos hundido en el futuro.

Ni que va a cambiar el país.

Hemos preparado un camino que seguir.

Todo está ya trazado.

Poeta:

Iré muy lejos pedaleando y sin dinero, con ayuda de mis semejantes.

Más de lo que hayáis vosotros soñado.

El coro se ríe más de él si cabe.

Día uno de ilusión.

Salgo con mi motocicleta a pedales.

Llevo en mi mochila papel.

lápiz para contar mis experiencias.

un paquete de garbanzos cocidos.

otro de arroz preparado, latas de sardinas, atún, y varias manzanas, así cómo un paquete de harina y otro de azúcar.

Al principio se que todo ira bien.

( reflexión, dudas)

Pero al cabo de dos días tendré necesidad de mis semejantes.

la gente ayuda  a  la gente

! cuento con ellos para seguir adelante!

Coro de su pueblo:

El día uno va bien para nuestro vecino.

Pedalea con entusiasmo, y hace sus primeros kilómetros.

Asombra a la gente al llegar a dos pueblo de distancia.

Es un pueblo muy rico, donde la gente tiene trabajo y dinero.

Es para nosotros es lugar cómo las vegas.

Allí se almacena la comida y las finanzas de toda la comarca.

La gente es muy humana y se interesa por estas cosas.

Es una gran ciudad que vive de la vagancia.

Si fuera listo el poeta se quedaría allí.

Pero tememos que querrá seguir hasta descubrir lo que todos sabemos,

pero que ya descubrirá él.

Poeta en la ciudad:

les he pedido alojamiento, y me lo han dado.

Yo soy muy famoso, han oído hablar de mi por los periódicos.

En mi diario he escrito:

la gente ayuda a la gente.

Día Dos. Los elementos.

Poeta:

Al día siguiente los elementos luchan conmigo.

Empiezan a surgir grandes cuestas, el camino es cada vez más empinado.

Me cuesta.

y los pueblos son más pobres.

La ciudad queda atrás con su fiesta y sus ruidos.

los elementos conspiran contra mí, una gran tormenta se desata.

Yo pedaleo hasta la extenuación, aguanto, oh hermanos.

Lo hago por vosotros.

Llevo dentro de mi corazón la creencia que la gente ayuda a la gente.

Coro de su pueblo:

Pasa la noche al raso,

come su paquete de arroz.

Le queda el de garbanzos.

Pero aún así no desespera porque ve a lo lejos las luces de un pueblo.

Día Tres. La gente no ayuda a la gente.

Apenas tengo comida cuando llego a un pueblo, y me acerco a la gente que hay en la plaza. Les digo que tiene ante sí al famoso motorista de la moto a pedales.

Han oído hablar de mi, pues soy muy famoso.

Coro de la gente de ese pueblo:

No nos parece sensata tu idea de ir dando vueltas en tu moto sin motor, si fueras rico nos parecería bien, y te comprenderíamos chico, pero no lo eres.

Date la vuelta y vuelve a casa.

Poeta:

Os digo que tengo que seguir para demostrar mi teoría de que con ayuda de la gente se puede llegar muy lejos.

Coro de gente de ese pueblo:

Eso será en otro lugar majadero, esfuérzate en buscar trabajo en vez de estar por el mundo pedaleando. Es muy bonito dar vueltas en una moto con pedales, mientras la gente de este pueblo tiene que trabajar muy duro para obtener algo de comida.

Poeta:

Con mucho gusto me voy de aquí.

En mi diario he escrito:

La gente no ayuda a la gente, ahora me doy cuenta.

Día cuatro. EL arresto.

hablemos-politica-L-iDh87e

La policía me para en una cuesta abajo porque voy a mayor velocidad de la que debo.

Policía:

Va usted a más velocidad de la que debe.

Poeta:

No llevo cuenta kilómetros en la moto, por no creer en la tecnología, así que no se a que velocidad pudiera ir. Llevo un mensaje por el mundo de que la gente llega muy lejos con ayuda de la gente.

EL agente me responde:

Papeles de la moto, vehículo, inspección técnica.

Poeta:

No se de que me habla. Nada de eso tengo, la moto es un diseño mío. Yo soy muy famoso, viajo en mi moto dando un mensaje de paz y solidaridad.

Me pone una multa por no llevarla ese aparato.

cómo tampoco tengo patentada la moto, ni he pasado la ITV, ni puedo demostrar que es mía deciden detenerme y embargarme la moto.

Policía:

queda usted detenido.

Tiene derecho a no declarar, a si cómo a un abogado.

Si no tuviera el estado le asignara uno.

Escribo en el calabozo:

La gente es mala con la gente.

Día cinco y seis.

lo paso en prisión.

EL día siete. Domingo, salgo.

Poeta al coro de ese pueblo:

No tengo dinero,

ni mi moto para escapar.

y debo a la justicia de ese pueblo en concepto de varios delitos a la seguridad vial mucho dinero.

Coro del pueblo:

habla con el alcalde, él te ayudará.

Hablo con el alcalde.

Alcalde:

Me hago cargo de su situación,

pero somos un pueblo pobre,

puede hacer trabajos sociales a cambio de comida y alojamiento en el albergue.

Poeta:

Es un abuso, pero no tengo otro remedio y acepto señoría.

¿ Cuando empiezo?

Alcalde:

Mañana.

Otras personas en su situación le aguardan.

Escribo en mi diario del albergue:

ahora soy un esclavo.

Día ocho. Organización sindical en el trabajo.

Coro de pobres de ese pueblo:

Somos gente pobre.

Dependemos de los servicios sociales para sobrevivir y organizaciones benéficas cómo cruz roja y cáritas.

Poeta:

¿ qué ideología tenéis?

Coro pobre de ese pueblo:

que cada uno tiene lo que se merece.

Y que el que es pobre es porque no se esfuerza.

Poeta:

¿ creéis que la gente ayuda a la gente?

Coro pobre de ese pueblo:

No, la gente no ayuda a la gente si no es para beneficiarse.

De nuestra miseria cobran las ONG, los servicios sociales, y el ayuntamiento.

La ayuda y la violencia están unidas, son lo mismo.

Poeta:

¿ Y por qué si comprendéis eso, no organizáis en vez de ONG, una organización sindical?

Coro de ese pueblo:

Por ser delito promoverla.

Y habernos ya conformado con nuestra situación.

Día nueve.

La policía me interroga por intentar organizar un sindicato.

Alguien se ha chivado.

Creo que se quien es porque ha ido a almorzar al bar y los demás lo hemos hecho en el parque por no tener dinero y me miraba desde la ventana con pena.

Policía:

¿ es usted comunista, artista, o agitador social?

Poeta:

la segunda seguro, y quizás la tercera, aunque de la primera también tengo algo.

¿ Me salvo?

Policía:

a prisión.

Día diez, once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis, diecisiete y dieciocho los paso en el calabozo.

Al diecinueve salgo.

Poeta:
que bonita es la luz del sol.

Coro del pueblo:

Delincuente.

Poeta:

que hermoso es ver a esa mujer paseando.

Coro del pueblo:

Delincuente.

Poeta:

Que hermoso es ver el cielo azul.

Coro del pueblo delincuente.

Poeta:

que hermoso es ver los pájaros volar.

Coro del pueblo:

delincuente.

Pasa una moto sin motor.

Poeta al conductor:

¿ De donde la has sacado?

Conductor:
La venden por miles.

DSCN0007

el que las ha patentado se ha forrado.

Coro del pueblo:

Nuestra ciudad se ha industrializado gracias a patente la moto con pedales que un extranjero nos trajo.

Día viente: Otra vez detenido.

Poeta:

Trato de matar al tipo que ha patentando mi motocicleta, pero fallo.

El me denuncia.

Poeta ante el juez:

Si señoría, trate de matarle al pedirle que me diera algo de la patenta de la moto sin pedales tras reconocer que él me la plagio, y se negó.

El jurado me cree culpable de tentativa de asesinato:

Cuatro años y un día me han caído.

Angelillo de Uixó.


La gente ayuda a la gente. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://angelillo201.wordpress.co

Torturarlos para conocerlos. Acto segundo.

torturado

La puerta del sótano se abre lentamente gritando sus bisagras cánticos de muerte.

Los tres residentes miran resignados escuchando cómo avanza la pesada puerta de hierro dejando entrar aire fresco en el sofocante sótano, y a su vez esperanzados por si la nueva luz que entra fuera la del vigilante de argos que anuncia la caída de Ilion. Quieren saber que van a hacer con ellos sus captores, una vez sepan quienes son.

Cada unos de ellos divaga en su pensamiento, absortos, centrados en la salvación de la situación.

Ante la puerta aparece el hombre que lleva sobre su verdadero rostro la mascara del famoso y televisivo meteorólogo Maldonado. Está flanqueado por sus ayudante: el hombre disfrazado de sheriff ( policía ) y el bombero que sujeta una bandeja cubierta por una tela en los brazos.

Maldonado recorre con sus ojos embutidos en la goma de la mascara el sótano. Observa el ordenador tirado entre la ropa llena de pulgas.

Pablo, Tomas, Agustín se miran entre si apoyados los codos en la mesa. Se dan las manos. La luz del tragaluz deja pasar unos rayos que los iluminan. La respiración fuerte de Maldonado se escucha amenazante y fatídica en el silencio del sótano.

Pablo le dice a Tomas y a Agustín con lágrimas en los ojos:

Perdonarme por haberos metido en esto.

la ola

Tomas con aires dignos, resignado:

Nadie sabíamos las consecuencias de nuestro activismo.

Pablo se levanta, y va hacia la puerta lentamente, dubitativo.

Tomas y Agustín gritan:

No Pablo, no lo hagas.

El policía apoya su mano en la funda de la pistola.

Pablo se detiene, se arrodilla ante las piernas de Maldonado:

Colaborare, colaborare en todo lo que me digan.

( Con sollozos)

por favor, por favor no me hagan daño, no lo soportaría. Soy joven y hermoso, quiero vivir.

Tomas, pegando un golpe en la mesa con cara de asombro y de hielo. Un escalofrío le recorre el alma.

Pero Pablo…

Agustín desconcertado con la boca abierta, mira a Tomas y a Pablo que le llama:

Ven Agustín, no tengas reparo. Que de Caín todos llevamos algo.

Agustín mira a Tomas. Este le hace ademan negativo.

Agustín desconcertado se levanta, se sienta, se levanta. Da finalmente dos pasos tiritando pese al calor sofocante, e hinca las rodillas ante el hombre con la mascara de Maldonado.

Suplicante:

Os diré quienes estaban junto a nosotros repartiendo octavillas, lo confesaré todo, por favor, por favor, no nos hagáis daño. A mi me da igual la política. Miren mis rastas. Yo repartía octavillas para ligar. Solo me importan las mujeres y el rototom.

pablo se entrega

Tomas sentado les grita:

Bastardos. Si vuestra casa ardiera con vuestros familiares ¿ huiríais de las llamas para dejar a vuestra madre, padre, hermanos, hijos, abuelos, suegros, cuñados, primos, novias, amigos, suegro, suegra, tío abuelo, vecinos, arder?

Pablo y Agustín le responden:

Ni lo dudes Tomas. No seas inmaduro, ni extremista radical, y ven a hincar la rodilla. Así no conseguirás salvarte.

Maldonado, el policía y el bombero siguen impasibles. La cámara instalada en el nido de golondrinas grava al escena que se retransmite a todo España gracias a un novedoso programa de la sexta.

¿ Te has enterado de lo de Pablo, el candidato a presidente, intentando salvar el pellejo?- pregunta a su mecánico un hombre que está dejando su coche en el taller para pasar la ITV.

casta

¿ Que está pasando-? pregunta el mecánico sorprendido, intuyendo que debe de tratarse de algo importante, una cuestión nacional. Deja caer una llave inglesa y una tuerca para atender la conversación.

Está en un programa de esos de gran hermano, confesando cómo es. Lo estaba escuchando en la radio. Por todas partes lo están retransmitiendo. Suena el móvil del mecánico y del cliente.

¿ estáis viendo a Pablo?- preguntan las voces al otro lado.

El resto de mecánicos y clientes del concesionario acuden al despacho del jefe en tropel que esta mirando la tele donde sale Pablo en directo besando los pies del falso Maldonado que trata de tranquilizarlo.

No Pablo no. No queremos que reniegues de tu fe ni tu ideas, ni queremos que confieses nada. No venimos a torturarte, ni a ti , ni a tus amigos. Ni repartir octavillas revolucionarias ni la libertad de expresión son delito en España. Estás aquí porque ha de producirse una gran tormenta seguida de un huracán. Yo soy meteorólogo, no torturador.

EL bombero pasa el umbral junto sus compañeros y deja la bandeja en la mesa retirando la tela que la cubre. La puerta se cierra.

Amigos míos- les dice el bomberos a los inquilinos que levan muchas horas sin comer- antes del diluvio os traigo bazofia para comer.

Sobre la mesa queda una bandeja con papas, coca cola, donut, ensaladilla de cangrejo ahogada en mayonesa y salchichas con mucho kepsu.

El estomago de Pablo y Agustín chirrían con ímpetu abiertas sus válvulas estomacales al observar la rica bazofia. Se lanzan al festín cómo tiburones exclamando:

!que bien bazofia!

Comen como imperialistas-comenta con risa y asco al oído del bombero el falso Maldonado.

Tomas ¿ no comes?- le pregunta Pablo con una salchicha en la boca.

Este deniega.

Agustín le lleva una coca cola y le pregunta:

¿Estas cabreado Tomas con nosotros?

Tomas niega por segunda vez con la cabeza.

¿ Y por qué no comes?- le pregunta con una barita de cangrejo en la mano Pablo.

Tomas se dirige al falso Maldonado.

Quiero salir ¿ me oye?¿ quiero salir? No comprendo esta situación.

Maldonado con calma le responde:

Entiendo su queja ciudadano Tomas, pero ha de comprender que estamos en pre emergencia por huracán. Nadie puede irse. Tenga paciencia.

Del tragaluz asoma un cielo azul.

Tomas señala el cielo.

Maldonado le responde mirando su reloj.

espere un cuarto de hora.

Vamos Tomas , no seas tan conspiratorio- le dice Pablo desenfadado. Se dirige a él cómo a un niño una vez ha saciado su hambre.

Mira al policía y le pregunta:

¿ Estaría usted a favor de cambiar la constitución una vez Yo gobierne?

Este le responde con indiferencia:

Y por qué no.

Se lo señala a Tomas en forma de recriminación:

Ves, ves, ves. Todo el mundo está con nosotros. ¿ Y tu ?

Tomas resignado toma una coca cola y una patita de cangrejo y vuelve a su rincón suspicaz. Se tiende sobre la ropa sucia dudando.

vaca volando

El cielo se oscurece, todos se acercan al tragaluz menos Tomas. Unas luces rojas y amarillas en el firmamento vestido de patria dejan paso a la oscuridad. Un viento fuerte y helado golpea el tejado. Las nubes son arrastradas muy rápidamente, pasan a la velocidad del sonido. Tomas se acerca a todos y se coloca bajo el tragaluz, observa cómo en el cielo se forma una enorme águila negra que cubre todo el horizonte. El águila es traspasada por un rayo y empieza a caer una gran tormenta. Una parte de la casa cae. EL viento huracanado golpea las paredes que parecen encogerse. Los inquilinos del sótanos se tapan los oídos, chillan, pero no pueden dejar a apartar la vista del tragaluz.

Pasa flotando una enorme vaca, después unas chica del gimnasio en ropa interior, al instante llegan dos motos con dos guardia civiles que flotan en el aire dando vueltas con las luces encendidas y pitando atrapados en el vértice del huracán. Cae sobre el tragaluz ranas y un caimán verde que intenta pasar a través del tragaluz..

huracan de la vall

Era cierto, era cierto todo- exclama Pablo abrazando al falso Maldonado- Perdone por haber dudado, por favor perdone.

¿ ahora que dices Tomas?- le pregunta cínico Agustín a Tomas que está perplejo.

No deberías pedir perdón por tu actitud a estas personas que nos han salvado la vida- le recrimina Pablo.

Tomas enfadado vuelve al montón de ropa:

Yo no he dicho nada que les haya faltado al respeto.

Mirando Tomas a Maldonado:

¿ le he faltado yo a usted?

Maldonado le responde suave:

No, ha sido usted educado y cortés.

En el taller la gente se conmueve. El día es caluroso y sin una gota de aire.

Pobre Pablo, le están tomando el pelo a base de bien. El viejo truco del holograma- moviendo la cabeza un comercial de piezas de coche da su explicación a la manipulación en el despacho del concesionario.

Yo no lo votare, prefiero a Zapatero, más vale fantasma conocido que fantasma por conocer.- exclama un viejo mecánico.

Pues a mi me parece muy humano. Pablo es débil, es un hombre con todos sus defecto. No ha hecho nada que no hubiéramos hecho cualquiera de nosotros. Ha tenido miedo ¿ y qué? ¿ alguno de ustedes ha sido torturado, ha sido encerrado o sometido a lo que está siendo sometido él y sus compañeros?- Pamela pasea su dulce mirada de ojos azules a la gente congregada en el despacho del taller.

Silencian reflexivos ante sus palabras hasta que la voz de un aprendiz toma nota de un detalle.

Pero es que se entrego a la primera, oh hermanos, ni aún le habían dados dos hostias y ya estaba contando.

Es cierto, es cierto- responde todos al unisono.

Pamela descompuesta y agraviada chilla saliendo dando un portazo:

Pero Pablo es muy guapo.

Tras la tormenta se hace la calma. Al tragaluz vuelven los colores del cielo azul, la luz amarilla y diáfana del mediterráneo.

Tomas va a la puerta.

alegria y torturas

Bueno ya podemos salir ¿ No?- pregunta con cierta angustia.

Pablo mira a Maldonado:

¿ Es seguro salir?

Es probable que haya otro huracán- responde seco.

Tomas, ya lo has oído- con calma le responde Pablo haciendo una señal a Agustín de que le preocupa la actitud negativa de Tomas.

Tomas insiste:

Yo me voy, ya ha pasado la tormenta.

Intenta abrir la puerta Tomas. No puede. Gesto de auxilio al bombero.

Este deniega con la cabeza.

Tomas se cabrea y pega dos patadas.

Pablo chilla:

Tomas tu conducta es inaceptable. Eres un violento.

Agustín le reprende también:

Me das penas Tomas. No sabes separar la violencia de la reivindicación.

¿ Por qué dices eso?- pregunta Tomas asombrado.

Agustín mirando al suelo:

Te vi juntarte hace una semana con gente que planeaba un encierro en los servicios sociales para revindicar trabajo.

Tomas con descaro:

Es cierto ¿ y qué?

Pablo con rabia:

Esa gente no nos convine, dan mala prensa y quitan votos. Son violentos.

Tomas con rabia, pegando en la mesa:

Solo quieren trabajo. Su violencia está justificada.

podemos

Pues que nos voten- grita Pablo.

No pueden esperar dos años Pablo. Ya no pueden más. Están humillados y ofendidos, han sido degradados hasta límites que tu ni yo conocemos. Hay que hacer algo… si encerrarse en los servicios sociales, en las oficinas estatales de empleo es el camino, pues adelante y al encierro, viva San Fermín- responde con gesto furioso y mirando a los ojos con rabia a Pablo que hace gesto negativo y de que está loco.

Pero así nos detendrán-responde Pablo ahora con tono de risa. ¿ es lo que quieres Tomas?

¿ Y no lo estamos ya?- responde de forma retorica Tomas- Míranos ahora. ( irónico señalando el sótano)

Pero es diferente, este encierro es por causas meteorológicas- Pablo al decir esto echa una mirada a Maldonado que sacude la cabeza de forma afirmativa reforzando sus palabras.

Agustín triste observa a Tomas abatido y le dice:

Que equivocado estás Tomas, no comprendes el mundo.

Tomas se tumba entre la rompa sucia, hunde en ella su cara.

Pablo va a la estantería y coge la constitución.

El articulo 26 y 32 habrá que reformarlo, y el preámbulo.

Tomas nota Tomas, mira a Tomas que llora, decide borrarlo de las listas, y da instrucciones a Agustín, que va a la mesa, coge papel y boli y escribe:

el articulo 26…

EL falso Maldonado va hacia Tomas, apoya su mano en su espalda, y le dice:

La tormenta tardará en venir, va a costar todavía tiempo. La puerta se va abrir y se va a quedar abierta. Si quieres salir hazlo. Nosotros nos vamos.

La puerta se abre, se ve el campo. Esta todo seco. El pueblo de vall d”uixó asoma a lo lejos. Sus campanarios de teja azul brillan bajo un sol de justicia que hace todo cenizas.

Angelillo de Uixó.


Torturarlos para conocerlos. Acto segundo. by Angelillode Uixó. is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.