Posts Tagged ‘robo en huertas’

Intro al lector. Invocación al futuro.
Me he encontrado con mi sombra, la evasiva sombra que quería atrapar en la noche cuando me volvía en mi huerta, y encontraba un agujero lleno de hormigas donde había tomateras, y un sonar de moscas por el día que peregrinaban a la vieja barraca abandonada donde se hundían en un enjambre ruidoso. Tan ruidoso como mi vieja carretilla, tan silenciosa cuando la robaron.
He encontrado mi sombra, y he caído en un profundo vacío lleno de tristeza por el futuro al contemplarla.
No, esa no es mi sombra, ni debiera ser la de nadie. Yo quiero darle forma, darle abrigo, darle socorro.
  1. Los Ninis boys.
    Mirad lo que hoy os muestro, los jóvenes que nunca serán ni libres ni esclavos, ni malos ni buenos. Teniendo todo por conquistar, no conquistarán nada. He visto su comunidad en uno de los acueductos de vall d´uixó, agrupados entre los arcos romanos, a sus pies vencidos, tapando los huecos de sus piedras, de su orden, con hojas y ramas de arbolitos cercanos.
Escondidos entre las ruinas, más que como seres vencidos, como criaturas grimosas resignadas dentro de un anillo, en ocasiones en agujeros, ya como animales. Hermosos animales que viven la más desdichadas de las vidas. Ni aniquilados por la espada o sometidos por cadenas, ni brillantes entre sus semejantes.
!Tan solitarios y faltos de autoestima en su propio rebaño!
Tan distantes de su propio espíritu, errante como un gitano o un judío por el mundo, mientras su cuerpo moldeado por la pandilla, rumia por los mismo lugares, inquieto, asqueado, despreciado, sin que nadie se preocupe ni de hacerlos sufrir, ni de hacerlos amar.
Ante su visión que desfila a diario ante mi, siento frío, un profundo escalofrió. Son como una interferencia en la evolución, o quizás el centro de ella, el principio de una maquina humana torpe, lenta, que solo sabe producir hielo y malestar, sin que sepamos el porqué, por qué hacer, no hacer nada ni dejan hacer.
Interferencia en el futuro que es de otros.
Pobres, pobres ninis boys.
¿ Nadie quiere salvarlos?
Angelillo de Uixó, el padrino de los ninis boys.
Posdata
He recuperado mi carretilla secuestrada por los ninis boys.
Advertisements

cimg9859

 

DSC_1765

 

Intro tras la tormenta.

No defiendo que fueran los gitanos los que me robaron la carretilla cuando llovía. Solo que fui injuriado horas antes por unos de ellos cuando nos encontramos en las mismas sendas que transitamos. luego ocurrió un fenómeno meteorológicos que en vall d´uixó llamamos: la lluvia de los gitanos.

II.

Falsa lluvia, falso sol cuyas mentiras y enredos me obligan a retirarme a una cueva buscando protección viendo en sus tristes paredes extrañas formas donde se representan viejos códigos cuya imágenes de sus castigos hace temblar ojo y  corazón provocando la mayor de mis ignorancias: la compasión.

Ay, ensayo de la conciencia que le quita la vitalidad y la astucia a un hombre sano como la mordedura de un vampiro.

Nada es tan mortal como la compasión por los gitanos.

Ay  blandura tan blanca como la luna, tan redonda como los radios que se arrastran por caminos torcidos fraguando su venganza en el metal verde de mi carretilla que se aleja sin mí por raíles de cobre golpean como martillos mi alma, porque han venido a por ella para arrancarla el pueblo gitano.

¿ Fue un sueño, una visión de esta lluvia tan débil y falsa la sombra de tres duendes empujando mi carretilla?

Cuando se produce la lluvia de los gitanos nada se sabe ni nada se comprende. Pero al salir de la cueva y ver el sol sobre los charcos uno se siente más sano, más fiero,más necesitado de sangre que alimenta la vida.

Al que le roba un gitano se hace más fuerte, más justiciero que si le roba a un banquero, y eso es bueno.

El tiempo soleado, así como  el nublado sobre mi huerta cicatrizará la herida mientras espero la siguiente impaciente, y ya la anuncio, se llama DNI ha caducado y no tengo derecho a prestaciones sociales hasta que no me ponga al día con la policía.

Fin de esta desgracia para payos. Paz y bien y si te venden una carretilla verde es mía.

Angelillo de Uixó

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.