Posts Tagged ‘Personal Jesús’

Pate de putas con Cristo.

DSCN0018DSCN0015

En las calles de vall ´d uixó  indiferentes a los rumores y al ajetreo cotidiano  se las ve pegadas a la pared anunciando  con sus cuerpos  olvido,  deseo,   embriaguez, estupidez,  a la que nos llaman  con un grito desgarrado con su silencio.

Provocan con sus cuerpos la desesperación, el delirio, el desequilibrio,  a un precio muy razonable.

Son una apuesta personal contra la pereza y la sumisión repleta de asco.

Una derrota  con sabor a  victoria.

Nuestro grito de guerra:

un gemido  hueco atrapado en un abrazo fingido que se consume rápido.

A sus voces tristes acudimos alegres en las esquinas, en las habitaciones oscuras de burdeles, cargados con  nuestras culpas, el vacío diario que provoca el trabajo y las relaciones de respeto entre iguales.

Todo eso nos lo quitamos entre sus sábanas.

Obtenemos el perdón con el coito.

Amen.

Que se jodan.

DSCN0020DSCN0021

Abro la puerta y salgo al día siguiente a las calles.

( he follado con la chica del cartel)

Estoy feliz, me siento un revolucionario.

Un ser llamado a las más grandes obras.

La grandeza de un espíritu libre descansa en poder crucificar.

El dinero es  un martillo.

La conciencia sus clavos.

El silencio la oración.

La sumisión de ellas una cruz en las que las dejamos.

Nosotros puteros:

Somos representantes de Dios en la tierra aunque sea por un cuarto de hora.

¿ No debemos sentirnos verdaderamente  fuertes  y poderosos por no amarlas ?

DSCN0016

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Pate de putas con Cristo. by ángel Blasco Giménezis licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.

 

Angelillo de Uixó encuentra su Cristo personal.

Imagen

La noche sin luna es oscura en las calles sin nombre de Vall d´uixó.

Angelillo anda solo, perdido, melancólico, indiferente a la intensa actividad católica del pueblo.

Camina sin saber donde ir, aburrido, con insomnio y hambriento. Sin más guía en este mundo que sus bellas ideas que no le dan de comer y si que muchos palos de gente que come todos los días la mar de bien y le cantan a Cristo y a Franco, debiendo ser esos dos tipos de la misma cuerda. En las calles de Vall d´uixó se escuchan a los gitanillos de los barrios marginales cantándole al Señor agradecido por cuanto ha hecho por ello.

¿ No es para reírse? ! Oh hermanos!

Imagen

También se escuchan las facciones fascistas del PP, se retiran satisfechos y excitados al terminar su romería con motivo de las fiestas del Roser.

Los gritos se suceden en medio de la noche:

Viva España, viva España, viva Cristo de España 2.000.

Imagen

Esa última frase le recuerda lo que un día le dijera el cura de religión de su escuela:

-Angelillo, algún día te encontraras a Jesús, el de los cabellos de espinos, y ese día que estéis cara a cara, frente a frente, sufrirás porque te pincharás.

Y el padre Onofre le bendijo tras decir estás misteriosas palabras, quizás dichas por la rabia tras incautarle un dibujo contra él donde yacía en la cama con Cristo.

¿ Cómo debe ser mi Cristo?- se pregunta Angelillo al ver tanto católico facha suelto que tampoco tiene sueño.

El de ellos está claro. Es un fascista lleno de odio y ultra nacionalista que levanta el brazo. ¿Pero el mío?

El mío no será el de Machado que andaba sobre la mar. No, mi Cristo será el de los espinos en la cabeza que me han de pinchar.

Imagen

Y mientras piensa estas cosas camina por las afueras del pueblo, cerca de los barrios marginales, donde la gente vive humillada, maltratándose los unos a otros. Gente pobre, más cercana a los animales que no piensan que a las personas, que supuestamente por tener cerebro, piensan.

Y es entonces cuando siente en sus pies la punzada penetrante, cómo de mil agujas clavadas en su carne.

Y ya sus ojos miran bajo la planta de sus pies, y se encuentra un pobre animalejo repleto de espinas, con aire triste, cómo el de un filosofo o un filántropo. Se encuentra el animal cerca de unos miserables que rebuscan entre la basura.

Cogiéndolo entre las manos, le dice:

-Sin duda tu eres ese Cristo, ese de los pinchos del que me hablo mi maestro que andaba junto a los pobres.

Lo abraza con cuidado, y lo suelta en la acera, para que alguien más lo encuentre, pues tras conocer a Cristo no le dice nada.

Angelillo de Uixó.

Imagen

 


Angelillo de Uixó encuentra su personal Jesus by Ángel blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.