Posts Tagged ‘Pablo Iglesias’

Sputnik en tierra: impulsa podemos.


El siguiente poema nace de la propuesta de podemos  para proyectos sociales. Mi proyecto versará sobre huertos y la construcción de un pequeño horno para hacer pan ecológico en el municipio de vall d´uixó, mientras tanto reflexionamos sobre la soledad del individuo en la sociedad capitalista.

Sin encontrarse en la tierra,
todos aquellos lomos castigados por la crisis.
Levantaron en la plaza sus manos cortadas en el aire.

!Ay de aquellos tronos que flotan en el cielo!

Yo vi llegar el Sputnik a la tierra,
y besar un astronauta las hierbas
-dijo Pablo-
Y luego lo vi cavar un hoyo,
para meterse dentro de aquel agujero.
Así pues os digo compañeras:
que aquel que huya de la tierra,
acabará metido en ella.

!Ay de aquellos tronos que flotan en el cielo!
El cansancio habita en el dolor hermanos,
más que en el ojo de una aguja.
El hastío es violencia,
y ordena el movimiento las cosas.
Y una gota cayó del cielo en la plaza,
con todo el llanto que disuelve las palomas,
con el odio de mil policías,
que se hicieron sentir aplastando las hierbas del jardín,
Que esperaban con calma que volviera su mano cortada.
Pablo pidió paciencia,
ante tanto golpe, tanta vergüenza, tanta barbarie.
Solo tu y yo quedamos-
dijo Pablo a su mano ante la tele,
mientras una legión de centuriones,
azotaba a las criaturas,
que solo se entendían en la infinita soledad de sus lágrimas.
!Ay de aquellos tronos que flotan en el cielo!

Sin encontrarse,
se encontraban en la plaza reunidos.
Dispuestos a huir de la tierra,
pues ya no había quien amara a los muertos.

Sputnik en tierra: impulsa podemos.
!Ay de aquellos tronos que flotan en el cielo!

Angelillo de Uixó vuestro humilde camarada dispuesto a viajar con vosotros.

Licencia de Creative Commons
Sputnik en tierra: impulsa podemos. by Ángelillo Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Torturarlos para conocerlos. Acto segundo.

torturado

La puerta del sótano se abre lentamente gritando sus bisagras cánticos de muerte.

Los tres residentes miran resignados escuchando cómo avanza la pesada puerta de hierro dejando entrar aire fresco en el sofocante sótano, y a su vez esperanzados por si la nueva luz que entra fuera la del vigilante de argos que anuncia la caída de Ilion. Quieren saber que van a hacer con ellos sus captores, una vez sepan quienes son.

Cada unos de ellos divaga en su pensamiento, absortos, centrados en la salvación de la situación.

Ante la puerta aparece el hombre que lleva sobre su verdadero rostro la mascara del famoso y televisivo meteorólogo Maldonado. Está flanqueado por sus ayudante: el hombre disfrazado de sheriff ( policía ) y el bombero que sujeta una bandeja cubierta por una tela en los brazos.

Maldonado recorre con sus ojos embutidos en la goma de la mascara el sótano. Observa el ordenador tirado entre la ropa llena de pulgas.

Pablo, Tomas, Agustín se miran entre si apoyados los codos en la mesa. Se dan las manos. La luz del tragaluz deja pasar unos rayos que los iluminan. La respiración fuerte de Maldonado se escucha amenazante y fatídica en el silencio del sótano.

Pablo le dice a Tomas y a Agustín con lágrimas en los ojos:

Perdonarme por haberos metido en esto.

la ola

Tomas con aires dignos, resignado:

Nadie sabíamos las consecuencias de nuestro activismo.

Pablo se levanta, y va hacia la puerta lentamente, dubitativo.

Tomas y Agustín gritan:

No Pablo, no lo hagas.

El policía apoya su mano en la funda de la pistola.

Pablo se detiene, se arrodilla ante las piernas de Maldonado:

Colaborare, colaborare en todo lo que me digan.

( Con sollozos)

por favor, por favor no me hagan daño, no lo soportaría. Soy joven y hermoso, quiero vivir.

Tomas, pegando un golpe en la mesa con cara de asombro y de hielo. Un escalofrío le recorre el alma.

Pero Pablo…

Agustín desconcertado con la boca abierta, mira a Tomas y a Pablo que le llama:

Ven Agustín, no tengas reparo. Que de Caín todos llevamos algo.

Agustín mira a Tomas. Este le hace ademan negativo.

Agustín desconcertado se levanta, se sienta, se levanta. Da finalmente dos pasos tiritando pese al calor sofocante, e hinca las rodillas ante el hombre con la mascara de Maldonado.

Suplicante:

Os diré quienes estaban junto a nosotros repartiendo octavillas, lo confesaré todo, por favor, por favor, no nos hagáis daño. A mi me da igual la política. Miren mis rastas. Yo repartía octavillas para ligar. Solo me importan las mujeres y el rototom.

pablo se entrega

Tomas sentado les grita:

Bastardos. Si vuestra casa ardiera con vuestros familiares ¿ huiríais de las llamas para dejar a vuestra madre, padre, hermanos, hijos, abuelos, suegros, cuñados, primos, novias, amigos, suegro, suegra, tío abuelo, vecinos, arder?

Pablo y Agustín le responden:

Ni lo dudes Tomas. No seas inmaduro, ni extremista radical, y ven a hincar la rodilla. Así no conseguirás salvarte.

Maldonado, el policía y el bombero siguen impasibles. La cámara instalada en el nido de golondrinas grava al escena que se retransmite a todo España gracias a un novedoso programa de la sexta.

¿ Te has enterado de lo de Pablo, el candidato a presidente, intentando salvar el pellejo?- pregunta a su mecánico un hombre que está dejando su coche en el taller para pasar la ITV.

casta

¿ Que está pasando-? pregunta el mecánico sorprendido, intuyendo que debe de tratarse de algo importante, una cuestión nacional. Deja caer una llave inglesa y una tuerca para atender la conversación.

Está en un programa de esos de gran hermano, confesando cómo es. Lo estaba escuchando en la radio. Por todas partes lo están retransmitiendo. Suena el móvil del mecánico y del cliente.

¿ estáis viendo a Pablo?- preguntan las voces al otro lado.

El resto de mecánicos y clientes del concesionario acuden al despacho del jefe en tropel que esta mirando la tele donde sale Pablo en directo besando los pies del falso Maldonado que trata de tranquilizarlo.

No Pablo no. No queremos que reniegues de tu fe ni tu ideas, ni queremos que confieses nada. No venimos a torturarte, ni a ti , ni a tus amigos. Ni repartir octavillas revolucionarias ni la libertad de expresión son delito en España. Estás aquí porque ha de producirse una gran tormenta seguida de un huracán. Yo soy meteorólogo, no torturador.

EL bombero pasa el umbral junto sus compañeros y deja la bandeja en la mesa retirando la tela que la cubre. La puerta se cierra.

Amigos míos- les dice el bomberos a los inquilinos que levan muchas horas sin comer- antes del diluvio os traigo bazofia para comer.

Sobre la mesa queda una bandeja con papas, coca cola, donut, ensaladilla de cangrejo ahogada en mayonesa y salchichas con mucho kepsu.

El estomago de Pablo y Agustín chirrían con ímpetu abiertas sus válvulas estomacales al observar la rica bazofia. Se lanzan al festín cómo tiburones exclamando:

!que bien bazofia!

Comen como imperialistas-comenta con risa y asco al oído del bombero el falso Maldonado.

Tomas ¿ no comes?- le pregunta Pablo con una salchicha en la boca.

Este deniega.

Agustín le lleva una coca cola y le pregunta:

¿Estas cabreado Tomas con nosotros?

Tomas niega por segunda vez con la cabeza.

¿ Y por qué no comes?- le pregunta con una barita de cangrejo en la mano Pablo.

Tomas se dirige al falso Maldonado.

Quiero salir ¿ me oye?¿ quiero salir? No comprendo esta situación.

Maldonado con calma le responde:

Entiendo su queja ciudadano Tomas, pero ha de comprender que estamos en pre emergencia por huracán. Nadie puede irse. Tenga paciencia.

Del tragaluz asoma un cielo azul.

Tomas señala el cielo.

Maldonado le responde mirando su reloj.

espere un cuarto de hora.

Vamos Tomas , no seas tan conspiratorio- le dice Pablo desenfadado. Se dirige a él cómo a un niño una vez ha saciado su hambre.

Mira al policía y le pregunta:

¿ Estaría usted a favor de cambiar la constitución una vez Yo gobierne?

Este le responde con indiferencia:

Y por qué no.

Se lo señala a Tomas en forma de recriminación:

Ves, ves, ves. Todo el mundo está con nosotros. ¿ Y tu ?

Tomas resignado toma una coca cola y una patita de cangrejo y vuelve a su rincón suspicaz. Se tiende sobre la ropa sucia dudando.

vaca volando

El cielo se oscurece, todos se acercan al tragaluz menos Tomas. Unas luces rojas y amarillas en el firmamento vestido de patria dejan paso a la oscuridad. Un viento fuerte y helado golpea el tejado. Las nubes son arrastradas muy rápidamente, pasan a la velocidad del sonido. Tomas se acerca a todos y se coloca bajo el tragaluz, observa cómo en el cielo se forma una enorme águila negra que cubre todo el horizonte. El águila es traspasada por un rayo y empieza a caer una gran tormenta. Una parte de la casa cae. EL viento huracanado golpea las paredes que parecen encogerse. Los inquilinos del sótanos se tapan los oídos, chillan, pero no pueden dejar a apartar la vista del tragaluz.

Pasa flotando una enorme vaca, después unas chica del gimnasio en ropa interior, al instante llegan dos motos con dos guardia civiles que flotan en el aire dando vueltas con las luces encendidas y pitando atrapados en el vértice del huracán. Cae sobre el tragaluz ranas y un caimán verde que intenta pasar a través del tragaluz..

huracan de la vall

Era cierto, era cierto todo- exclama Pablo abrazando al falso Maldonado- Perdone por haber dudado, por favor perdone.

¿ ahora que dices Tomas?- le pregunta cínico Agustín a Tomas que está perplejo.

No deberías pedir perdón por tu actitud a estas personas que nos han salvado la vida- le recrimina Pablo.

Tomas enfadado vuelve al montón de ropa:

Yo no he dicho nada que les haya faltado al respeto.

Mirando Tomas a Maldonado:

¿ le he faltado yo a usted?

Maldonado le responde suave:

No, ha sido usted educado y cortés.

En el taller la gente se conmueve. El día es caluroso y sin una gota de aire.

Pobre Pablo, le están tomando el pelo a base de bien. El viejo truco del holograma- moviendo la cabeza un comercial de piezas de coche da su explicación a la manipulación en el despacho del concesionario.

Yo no lo votare, prefiero a Zapatero, más vale fantasma conocido que fantasma por conocer.- exclama un viejo mecánico.

Pues a mi me parece muy humano. Pablo es débil, es un hombre con todos sus defecto. No ha hecho nada que no hubiéramos hecho cualquiera de nosotros. Ha tenido miedo ¿ y qué? ¿ alguno de ustedes ha sido torturado, ha sido encerrado o sometido a lo que está siendo sometido él y sus compañeros?- Pamela pasea su dulce mirada de ojos azules a la gente congregada en el despacho del taller.

Silencian reflexivos ante sus palabras hasta que la voz de un aprendiz toma nota de un detalle.

Pero es que se entrego a la primera, oh hermanos, ni aún le habían dados dos hostias y ya estaba contando.

Es cierto, es cierto- responde todos al unisono.

Pamela descompuesta y agraviada chilla saliendo dando un portazo:

Pero Pablo es muy guapo.

Tras la tormenta se hace la calma. Al tragaluz vuelven los colores del cielo azul, la luz amarilla y diáfana del mediterráneo.

Tomas va a la puerta.

alegria y torturas

Bueno ya podemos salir ¿ No?- pregunta con cierta angustia.

Pablo mira a Maldonado:

¿ Es seguro salir?

Es probable que haya otro huracán- responde seco.

Tomas, ya lo has oído- con calma le responde Pablo haciendo una señal a Agustín de que le preocupa la actitud negativa de Tomas.

Tomas insiste:

Yo me voy, ya ha pasado la tormenta.

Intenta abrir la puerta Tomas. No puede. Gesto de auxilio al bombero.

Este deniega con la cabeza.

Tomas se cabrea y pega dos patadas.

Pablo chilla:

Tomas tu conducta es inaceptable. Eres un violento.

Agustín le reprende también:

Me das penas Tomas. No sabes separar la violencia de la reivindicación.

¿ Por qué dices eso?- pregunta Tomas asombrado.

Agustín mirando al suelo:

Te vi juntarte hace una semana con gente que planeaba un encierro en los servicios sociales para revindicar trabajo.

Tomas con descaro:

Es cierto ¿ y qué?

Pablo con rabia:

Esa gente no nos convine, dan mala prensa y quitan votos. Son violentos.

Tomas con rabia, pegando en la mesa:

Solo quieren trabajo. Su violencia está justificada.

podemos

Pues que nos voten- grita Pablo.

No pueden esperar dos años Pablo. Ya no pueden más. Están humillados y ofendidos, han sido degradados hasta límites que tu ni yo conocemos. Hay que hacer algo… si encerrarse en los servicios sociales, en las oficinas estatales de empleo es el camino, pues adelante y al encierro, viva San Fermín- responde con gesto furioso y mirando a los ojos con rabia a Pablo que hace gesto negativo y de que está loco.

Pero así nos detendrán-responde Pablo ahora con tono de risa. ¿ es lo que quieres Tomas?

¿ Y no lo estamos ya?- responde de forma retorica Tomas- Míranos ahora. ( irónico señalando el sótano)

Pero es diferente, este encierro es por causas meteorológicas- Pablo al decir esto echa una mirada a Maldonado que sacude la cabeza de forma afirmativa reforzando sus palabras.

Agustín triste observa a Tomas abatido y le dice:

Que equivocado estás Tomas, no comprendes el mundo.

Tomas se tumba entre la rompa sucia, hunde en ella su cara.

Pablo va a la estantería y coge la constitución.

El articulo 26 y 32 habrá que reformarlo, y el preámbulo.

Tomas nota Tomas, mira a Tomas que llora, decide borrarlo de las listas, y da instrucciones a Agustín, que va a la mesa, coge papel y boli y escribe:

el articulo 26…

EL falso Maldonado va hacia Tomas, apoya su mano en su espalda, y le dice:

La tormenta tardará en venir, va a costar todavía tiempo. La puerta se va abrir y se va a quedar abierta. Si quieres salir hazlo. Nosotros nos vamos.

La puerta se abre, se ve el campo. Esta todo seco. El pueblo de vall d”uixó asoma a lo lejos. Sus campanarios de teja azul brillan bajo un sol de justicia que hace todo cenizas.

Angelillo de Uixó.


Torturarlos para conocerlos. Acto segundo. by Angelillode Uixó. is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

Torturarlos para conocerlos.

torturado

La escena transcurre en una casa de campo abandonada de Vall d¨uixó. En su sótano se encuentran tres hombre encerrados que miran a través de un tragaluz el paso unas nubes rojas con mucho interés. Durante horas no paran de mirar el cielo, sin percatarse de que dentro de un nido de golondrinas vacío hay una cámara que los vigila. El sótano tiene unos muros fuertes y está muy sucio. Su aspecto denota cómo si anteriormente hubiera pasado un vagabundo, un punkinto, o un desempleado desestruturado. Hay ropa sucia sin lavar que apesta donde proliferan las pulgas, así cómo varios collares de perro y una flauta. La decoración de sótano se compone de un retrete en una esquina, una mesa de escritorio con papel y varios bolis así cómo un portátil con la batería recargada. Alrededor de la mesa hay tres sillas. Junto a la puerta se halla una estantería con libros de derecho cómo el código penal, la constitución…

Una bombilla con la fase anulada cuelga del techo.

Los tres inquilinos no notan nada extraño en el lugar acostumbrados a organizar mitines y discursos en sitios parecidos.

Parece que no va a llover- exclama Pablo, un hombre de mediana edad, pelo largo, barba, bajito, de ojos vidriosos. Es optimista y entusiastas. Tiene fama de racional y gran orador entre sus compañeros.

Deja de mirar el tragaluz y se sienta en una silla.

Que extraño-comenta Tomas abandonando también el tragaluz para tomar asiento

¿ Por qué creéis que esos policías nos dijeron cuando repartíamos octavillas que iba a ver un huracán en vall d “uixó y que solo unos pocos elegidos nos podríamos salvar?- pregunta Tomas.

Tomas es un hombre de mediana edad, muy comprometido con el medio ambiente, cómo el resto de “ los inquilinos”

¿ Dudas del cambio climático? pregunta mirando con cinismo el camarada Pablo a Tomas.

No, no es eso, pero hay algo… ( susurrando en la voz, además de que los espían) que me escama -argumenta Tomas confuso.

¿ No estarás pensando que estamos encerrados?- con angustia y mirando alrededor de ese sótano en que llevan varias horas encerrados, observa los rostros en penumbra de sus compañeros Agustín.

Agustín es el benjamín de todos ellos. Su aspecto es de adolescente, lleva pendientes y pelo rasta.

Pablo pasea por el sótano, hojea libros. Coge la constitución y la repasa para si con sarcasmo paseando, luego mira a sus compañeros. Clava su mirada suspicaz en Agustín.

15M Spanish Revolution, first anniversary

Estamos en un estado social y de derecho, e inmerso en un cambio climático. La policía ya no es la de antes agustín. Tu comentario sobra, es demagogia. De hecho el antes no existió.

Sus compañeros miran al suelo tratando de pensar. Tomas mueve las manos cómo un 15-m para tomar la palabra. EL hermano Pablo se la concede con gusto.

¿ Que quieres decir con el ayer no existió Pablo?

Pablo dando una vuelva sobre si exclama con swing :

!Que paso!

Añade feliz:

y dentro de poco vendrá ese amble policía para darnos una explicación.

Ah- responden sus compañeros.

alegria y torturas

Y ahora al rollo compis -les dice con entusiasmo dando una palmada en el aire- tenemos tiempo para pensar y regenerar la democracia. Venga. Empecemos a ensayar un discurso- con optimismo y chafando varias pulgas de su barba, lleno de fervor y esperanza en el diluvio prometido por los científicos en la sexta, y anunciados a ellos por la policía, Pablo dicta:

Tras el paso del ciclón…

Interrumpe Agustín con un carraspeo y

Es un huracán Pablo lo que va a pasar en vall d”uixó- le corrige.

Pablo le mira con rabia. ( susurra para si: pedante)

Está bien, está bien, Agustín, no hay que ponerse agrio.

Empiezo de nuevo hermanos:

Tras el paso de un huracán habrá ayudas sociales a los dignificados, y … ( pensando)construiremos en vall d “uixó un centro de la energías renovable que aproveche los ciclones.

Voz de Agustín de fondo- Huracanes- que ignora Pablo

Molinos de viento de tres pisos, con guardilla para soñadores Don quijotes sin hogar.

Tomas que escribe, hace una observación:

Camarada, si decimos eso de la guardilla nos acusaran de oportunismo.

Pablo con el dedo en labio.

Es cierto, es cierto…

Una llamada del exterior a la puerta les interrumpe.

Los tres hombres se asustan.

La puerta de abre poco a poco. Aparece un hombre cuyo rostro oculta la una mascara de goma que simula el rostro de Maldonado, famoso meteorólogo. Va acompañado del policía que les condujo a ese refugio, y un bombero.

¿ Cómo se encuentran ustedes?- les pregunta cortes el falso Maldonado.

Bien, pero un poco extrañados por la situación- contesta Pablo.

Nos gustaría salir- replica Agustín.

Eso no puede ser- le dice el policía de forma autoritaria apoyando su mano en la funda de la pistolera.

Los inquilinos es espantan, retroceden hasta el fondo.

¿ Por qué?- pregunta con asombro Tomas, el más suspicaz de todos.

El huracán está apunto de llegar-la mascara oculta la expresión sombría del hombre que hay bajo la imagen falsa de Maldonado. EL policía también disimula sus gestos para parecer amable.

Instintivamente los tres hombres miran al tragaluz desde el fondo del sótano. El sol derrite las plantas. Varias nubes alegres y algodoneras pasan. Vuelven al vista los tres inquilinos a Maldonado y a sus compañeros.

Se escucha de repente a un pastor cantar y sus corderos balar.

Sin poder reprimir sus lágrimas Tomas exclama:

¿ Escucháis, escucháis?

Pablo responde temblando de miedo:

SI , escucho y empiezo a comprender.

Con resignación, de rodillas Agustín:

Y yo también escucho hermanos los borregos.

El hombre disfrazado de bombero, el de policía y Maldonado se van.

Cierran la puerta que resuena.

Los tres hombre vuelven a las sillas abatidos.

fundación

Alrededor de la casa los corderos balan, pastan tranquilamente, se escuchan los ruiseñores.

El cielo lanza sus rayos que hacen ceniza el paisaje. Nada presagia un huracán.

Llevan ya casi un día encerrados.

Pablo, en un gesto de desesperación rompen las hojas que han escrito con propuestas para regenerar la democracia. Le entra un ataque de ansiedad y pavor. Tira el portátil de la mesa y presa de la histeria se pega dos cabezazos contra la pared.

Tomas lo tranquiliza. Lo agarra y lo lleva contra su pecho.

Agustín ha acudido al tragaluz y ve al pastor hablando con el policía, el bombero y Maldonado.

Todos señalan el sótano y se ríen.

Están hablando con el pastor y se están riendo- les dice Agustín.

Pablo se aleja de Tomas y golpea la pared con el puño.

Por favor Pablo, Pablo, no sigas atormentándote- le dice con tristeza Tomas- Tu no sabias nada. Cualquiera hubiera creído que iba haber un huracán. Es el típico truco de la policía para detener a los activistas políticos.

Y este sótano es el clásico lugar donde te traen para torturarte- apuntilla Agustín.

Pablo llorando:

He engañado a todo el mundo diciendo que en España se pueden cambiar las cosas a través del voto, de las bellas ideas, de dialogo. Debí creer a los colectivos que me escribieron diciendo que se están produciendo torturas en España para saber lo que piensan del sistema. Negué la realidad y ahora pago. Tenía que haber denunciado que España es fascista. Cómo lo fue ayer y será mañana, una puta mierda de país sin remedio.

Agustín, triste, con las manos en la cabeza, mesándose los cabellos. Se sienta en la silla abatido:

Todos creíamos en tus palabra Pablo. Pensamos que eran nuevos tiempos, que el ayer estaba muerto, que la policía era democrática. Nos han engañando a todos Pablo. No es culpa tuya.

¿ que se propondrán hacer con nosotros?- pregunta Pablo en los brazos de Tomas llorando.

Los corderos balan.

Los tres hombres silencian y se oye un fuerte golpe en la puerta pidiendo Silencio a los de dentro.

artista

Angelillo de Uixó.


Torturarlos para conocerlos. by Angelillo de Uixó is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

El grito de Arquímedes- Agamenón : Podemos.

Imagen

Homérica satánica-comunista anti ABC, reflexión lírica sobre el verbo podemos y sobre el éxito del partido podemos en las elecciones. Referencias al 15-M y la Biblia. Referencia Homérica: La guerra de Troya.

El personaje Pablo Iglesias de podemos en el papel: de Arquímedes, Agamenón y Lucifer.

Interpretación musical:The Call Of Ktulu-Metallica

I.

Imagen

Punto en el espacio brillante en caída libre alineado durante unos segundos con Venus a las primeras horas de la madrugada. El punto de luz supersónico rodando sobre si mismo a la velocidad de rayo atravesando la atmósfera terráquea. Oxigeno. Unas manos con el puño cerrado flotando sobre las nubes dando rápidas volteretas. Bosques, mares, desiertos, lagos, unidos en una sola visión, con un solo destino. El objeto volante hace piruetas en el vacío cayendo desde cielo hacia la tierra lleno de Fe, y con mensaje de regeneración. El cuerpo humano que llega del espacio exterior movido por una palanca abre las brazos cómo alas para el aterrizaje. Se escucha el silbido del aire que produce su cuerpo descendiendo en caída libre. Ojos blancos de muchos muchachos que están en una plaza patinando, haciendo malabares, tocando la guitarra, discutiendo de política en una acampada pacifica alzan la vista al cielo para verlo aterrizar. Se apartan para dejar sitio. EL cuerpo astral toma tierra estrellándose contra el suelo.

Imagen

Hostia- exclaman a la vez muchas voces cómo un eco:

– vaya hostia, hostia, hostia, vaya, vaya, hostia, hostia… – todos los caminos y la atención conducen al cuerpo caído del espacio. Cerca del cuerpo se agolpan muchas personas observando atónitos. Una chica tímida pregunta al objeto llegado del espacio:

¿ Se encuentra usted bien señor?

El cuerpo de espaldas a la gente, con la cabeza sobre el suelo y los brazos abiertos en mariposa, se levanta.

Estoy perfecto- comenta quitándose el polvo de la ropa de pana.

La gente de la plaza nerviosa y casi incrédula con lo que han visto, exclama respirando aliviados:

Joder, menudo susto nos has dado tío.

Inmediatamente todos miran al espacio intentando comprender.

El hombre astral les dice teosófico:

No es nada eso que habéis visto. Podemos.

Una chica rubia menor de edad en minifalda, con patines, cara de caramelo y olor a jardín tropical lubricado, exclama melosa con un chupa chus en sus labios mojados patinando alrededor del hombre del espacio:

¿Quiere usted decir que también nosotros podemos volar sin alas?

EL hombre del espacio responde majestuoso cómo un príncipe valiente que lleva la luz a su pueblo:

Podemos.

¿ Cómo se llama usted?- pregunta un muchacho con rastas y guitarra en ristre cuyos dedos serpenteantes desafían las notas de David Bowie de su life in mars.

Arquímedes es ni nombre, así me llaman mis padres, así me llaman mis amigos y así lo ponen en las cartas con las multas de la policía de movilidad urbana por aterrizar en lugares indebidos.

EL muchacho toca unas notas y canta a lo Bowie:

Imagen

Arquímedes llego del cielo,

Para enseñarnos que podemos mover el mundo,

Con una palanca.

Solo necesitamos salir del mundo para hacerlo.

Palestina sobre rizados y negros cabellos que le cuelgan hasta sus pechos. Deja las naranjas con las que hace malabares junto a su perro y a su novio que toca la flauta. De rodillas entra en el coro principal de protagonistas del Agora que discuten con Arquímedes de política. La muchacha llamada Magdalena se acerca a las rodillas de Arquímedes que se recoge su largo y sedoso caballo en una coleta. Le expresa su opinión magdalena enamorada:

¿Eres tu Cristo?

Imagen

Esa pregunta alguien la pone en el guasap y se debate rápidamente en la plaza a través de una asamblea.

¿Es Arquímedes Cristo?

Rápidamente se hace una representación musical teatral improvisada y espontánea sobre Cristo con el 15-M.

Imagen

OH tu Cristo salvador de la corrupción que eliges a los corazones limpios a los templos. Oh tu Cristo del 15-M qué reniegas de todo lo que no sea espiritual y pacifico, y bonito, y gracioso, y tierno, y contenga música y felicidad. Oh tu Cristo del 15-M que salvarás la herida del cordero conduciendo de nuevo a Adán y Eva de Nueva York al paraíso convertido en un vertedero por el imperio romano, para que trabajen de nuevo cómo agricultores ecológicos. Vuelta de las alcantarillas de la ciudad a las raíces. Desflorando entre ruiseñores los capullos de las calabazas, apartando la oruga de la hoja de lechuga con cuidado de no romper los anillos de su cuerpo tornillero que la ensamblan, separando las malas hierbas con sus dedos, practicando el nudismo y el sexo seguro. Educando a sus hijitos Abel y Caín, en libertad, respeto, y amor hacia todas las criaturas del paraíso: ya tengan cuernos, pezuñas, alas o escamas. Pues no es culpa suya si tienen joroba o trompa, y no es motivo de risa si tienen la desgracia de hacer nacido con 100 pies, tentáculos en vez de manos, o les sale un cuerno de la frente. A todos Noe los quería por igual. Y en esto educará Adán a sus hijos, porqué él es un buen hombre y un padre comprensivo, y lo mismo Eva, porqué sin duda pese a lo que nos han hecho creer el sistema, ella es una buena muchacha, y una buena madre tolerante. Y sus hijitos son muy lindos. Abel rubio cómo un alemán y Caín moreno cómo un moro. Y todo debe ser así. Sin odio, sin resentimiento, sin maldad. Para lograrlo solo debemos rezar y se nos lo dará. ¿No ha de triunfar , oh hermanos, el bien sobre el mal?

Bailemos, bailemos. Abrazos.

La plaza se llena de abrazos y cantos:

Podemos, podemos, podemos, podemos, podemos.

II.

 Imagen

¿ Que te parece Arquímedes nuestra canción?- le preguntan a Arquímedes los hermosos nardos, muchachos y muchachas que se quitan para hablar palomas cerámicas rellenas de agua de los labios. Escrutan con ojos electorales a Arquímedes. Magdalena con su tierna cabeza de calabaza sobre la espalda del Mesías cómo una yegua enamorada ajena a toda palabra. Suspira algodones perfumados que sobrevuelan la plaza.

Ruedas de gitanos sobre la plaza, abundancia de galanía, perros con pañuelos y un discurso de Podemos en nos labios que se precipitan al abismo de lucifer donde los rebeldes han sido castigados y arrojado a esa plaza y no lo ven, no lo ven, no lo ven.

Resuena la majestuosa voz del príncipe de las tinieblas, también conocido cómo Arquímedes o Lucifer. ABC lo llama Pablo Iglesias.

Imagen

Mi discurso no es el de Cristo, si no es el del anticristo. No vengo a traeros la salvación con el perdón, si no todo lo contrario. Os traigo la guerra y el castigo. No habrá perdón para aquellos que han agarrado el cetro de las alcaldías, o han prostituido a la justicia para descansar en moradas donde los grifos de los lavabos son de oro a costa de que otros tengan que dormir en jaulas, al raso o en pocilgas. Podemos parar esto rebelándonos contra la justicia de los poderosos. Debemos volver a sentir orgullo en nuestros corazones, y odio contra la humillación que nos han causado los dioses. Lucifer Arquímedes extiende sus alados brazos y les grita estás valientes palabras mirando lo cielos:

Veis el sol, dicen que nosotros giramos alrededor de el, y el , alrededor de la galaxia arrastrándonos a nosotros en ese viaje. Podemos hacer sea el sol el que gira de nuevo a nuestro alrededor. Podemos. Cerrar lo ojos y comprobarlo. Ahora somos el centro del universo. Somos más grandes que el sol, que las galaxias, que Dios. Dios nos tiene miedo porqué sabe que: Podemos. Podemos, podemos, podemos asesinarlo.

Podemos cambiar el rumbo de las galaxias cómo se cambia el rumbo de un avión.

Podemos volver a recuperar el trono que nos han usurpado. Y una vez tengamos el trono podemos hacerlo picadillo, porqué seremos libres de hacer lo que nos de la gana.

Se que tenéis miedo a los rayos que salen de los subfusiles de los dioses. Matan. Pero nosotros podemos construir catapultas que destruyan las altas cúpulas de San Pedro, arietes que derriben las puertas de Roma, andamios que lleguen hasta la última planta de las torres donde se esconden los tiranos, parar toda la actividad comercial del universo negándonos a trabajar. Podemos, si estamos dispuestos a desobedecer y rebelarnos ante la humillación y vergüenza en la que vivimos.

Podemos si la cólera nos empuja a luchar contra el poderoso y formar legiones en orden de batalla. Vuestra carne angelical, jóvenes Apolos, se cubrirá de llagas y se deformará bajo las cinchas de cuero de los petos del uniforme de nuestra legión de famélicos luchadores por el mendrugo de pan. Durante años marcharemos por valles y montes, recuperando palmo a palmo la libertad, comiendo en ocasiones solamente ajos crudos, sudando, sangrando, muriendo por la utopía. Contra nuestra caballería ligera: desiertos, tempestades, cárceles, tanques, ríos que vadear, truenos, enfermedades, sufrimientos miles; pero no nos mostraremos débiles, seremos orgullosos rebeldes hasta la extenuación, hasta la victoria, cueste lo que cueste. El final será la victoria o la muerte. Es la humanidad lo que está en juego en ésta partida. Podemos, podemos, podemos.

EL gran Arquímedes lanza están aladas palabras de bronce:

¿ Quién me sigue a tomar Troya jóvenes Aquiles, Agamenones, Diomedes, Ayax, Ulises?

Imagen

Angelillo de Uixó.


El grito de Arquímedes- Agamenón : Podemos. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.