Posts Tagged ‘odisea 2015’

 

Bien merece una pequeña página en nuestro recuerdo, para  el gran hombre que cuantifico la inexistencia de Dios, mirando las estrellas desde su Cruz.
Junto a este gran hombre, merodeaban deseosos de conocimiento una gran multitud de fieles.  Leían sus libros, miraban el cielo… y no veían el universo; así que rezaban mirando  sus pies, y repitiendo lo que decía el Gran Hombre de las Estrellas.
“Es improbable que Dios exista”
Hasta que un día, alguien salió de su cueva al encuentro esa multitud. Se presentó ante ellos portando un gran  hueso de un animal salvaje que había matado con una llave inglesa. Lanzó el hueso al aire que cayó entre ellos.
Así les dijo el hombre de la cueva cuando le prestaron atención:
“Dios ha muerto, nosotros los hemos matado, ea”
Entonces el grupo que se amontonaba en torno al  Hombre de las Estrellas, salió de allí corriendo. Estaban contentos y felices de haber escuchado algo que comprendían, y  liberaba a la multitud tanto de su orgullo como su mala conciencia, por no decir  del tiempo que perdían haciendo conjeturas sobre probabilidades.
De este modo, felices y contentos los hombres como niños que vuelven del colegio a su casa cantaban alegres:
-La historia del tiempo es un galimatias que no comprendemos, bailemos, hasta que demos en el agujero.
Se fueron de este modo todos los que acompañaban al Hombre de Las Estrellas, menos una persona, el hombre de la Cueva, que miraba al Hombre de las Estrellas. Este hacía tiempo lo esperaba.
El hombre de la cueva se acercó amigablemente al hombre de las estrellas.
-He leído tu libro, he de confesar que me lo he pasado muy bien leyéndolo, aunque no he comprendido  nada. He disfrutado hasta la carcajada más sutil  con esas piruetas acrobáticas en el espacio y el tiempo, hasta el punto de unir disparates de tal calibre, que la multitud que los lee cree que puede ir atrás y adelante en el tiempo. A las masas les encanta este circo espacial. A los hombres hay que darles esperanza.
EL Hombre de las Estrellas, sintiéndose sorprendido por el hombre de la Cueva, empezó a reírse en su cruz gozoso de tener un verdadero enemigo que le quisiera como nadie, y esto le dijo
Que se vayan al infierno mirando las estrellas –
ambos llenos de dicha de encontrase se abrazaron fraternalmente forjándose entre ellos una gran amistad que duro hasta que murió el hombre de las estrellas.
EL hombre de la Cueva se sintió muy apenado por la muerte de su amigo. Escribió para animarse una carta al Papa explicándole que el  Hombre de  las Estrellas había muerto, pero que su mente resucitaría dentro de tres días en otra galaxia.
A lo que el Papa respondió al hombre de la cueva:
!Satán ha vencido, el anticristo ha nacido!
Ni que decir tiene que el hombre de la cueva empezó a dar votes de alegría mirando las estrellas.
Angelillo de Uixó.

Nosotros los Blasco. Odisea 9-O

 

Esta hermanos, es la historia de mi linaje.

Yo soy un Blasco, pertenezco a una estirpe de plebeyos Aragoneses con los que se poblaron estas tierras una vez fueron liberadas de la morería, quedando los Blasco al servició  de la higaldeguería, y siglos más tarde,  de la burguesía, de la que es prisionera en la actualidad.

Empezaré contando la odisea de mi apellido  un día como hoy 9 de octubre de un año llamado  2016, aunque el mundo parezca más viejo, y lo haré  con la feliz anunciación del nacimiento en  el  pueblo de vall d´uixó del último  Blasco, que  seguro continuará la saga familiar, pues nuestra historia se remonta en la noche de los tiempos.

Hace siglos,  los Blasco cuidaban  el ganado y las huertas,  cuando los buenos reyes iban delante de sus ejércitos abriendo el camino al resto de sus semejantes con el noble objetivo de fundar un buen reino donde construir Iglesias. Su destreza sin igual en el arte del asalto del castillo, la quema de las aldeas, la violación de las pastoras, la devastación de los campos, les llevó a la gran victoria, que se saldó con una terrible paradoja.

El reino estaba hueco de personas.

¡ Todos muertos!

Llegó  el eco de la noticia a la cueva Aragonesa donde mal  vivían los Blasco.

Un viento cálido de levante penetró en ella y así se expresó:

“La guerra ha terminado hermanos, hemos vencido los buenos cristianos, la ley os garantiza tierras fértiles después de haber matado a sus legítimos propietarios”

Así fue como   entró una ola del mar a las montañas aragonesas, arrastrando  en ella a  miles de desgraciados, entre otros, los Blasco, que embarcaron con lo único que tenían, sus cuerpos, aunque legalmente le pertenecían a su señor, el cual también bajo a las nuevas tierras a hombros de los Blasco a tomar parte de la fundación  del nuevo reino de Valencia, nacido tras cortarle la cabeza al último  moro que pedía auxilio.

Una babel  de moros conversos, de judíos conversos, de catalanes, de aragoneses miraban al futuro esperanzados.

Todo era alegría y silencio.

Los Blasco tenían tierra fértil y pobreza.

Le llevaban miel, carne, lo mejor de sus cosechas a su señor que se esforzaba mucho en cuidar de ellos, pues era un hombre que se pasaba el día pensando en el bien en los demás.

Y los demás bien que se lo agradecían lo bien que pensaba su señor, por eso trabajaban todos para él.

Y esto hermanos, es lo único que han sabido hacer los Blasco por los siglos de los siglos, hasta hoy, trabajar para los demás con amor y alegría.

Paz y bien, y que la fiesta del 9 de octubre os haga formar parte de un pueblo libre, que se respeta y se ama, porque sabe de dónde viene y cuál es su historia.

Angelillo de Uixó.

 

Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

El bautismo de las palabras en el agua de la caverna.

castello-cuevas-de-san-jose

moises1

 

Empujado por una palabra sin mucha historia en la evolución del ser humano “gratuita”  fui arrastrado en el día del turismo por una multitud  a la entrada del río subterráneo de las Grutas de San José a ver un tesoro oculto del sol.

Abandonada la boveda celeste y sin más horizonte que la oscuridad , mis pasos llegaron hasta una barca.

al subir a la barca el barquero nos dijo que abandonáramos nuestra conciencia

Noté que mi cabeza estaba rodeada de rocas,  flotando todas ellas en el vacío, y agua bajo de mis pies.

De las paredes caían gotas, y cada gota que caía iba retrocediendo cien años en mis edades.

Entonces el remo se hundió. Sin apenas sonido y sin  casi movimiento  avanzábamos por un abismo de roca y agua con las bocas abiertas por un estrecho canal

En la lejanía de los tiempos se podía ver flechas pintadas en las paredes.

Uno de los sifones con la forma de las viejas manos de Moisés se abrió pertimiéndonos pasar al primer lago

Más grité aterrorizado:

El agua está quieta.

El barquero dijo señalando una  piedra llamada la estela de belén:

Este es el lago del instante y la eternidad, aquel que crea en él, comprenderá la evolución.

Y contemplé en la orilla una cabeza de turista de piedra que era la imagen del porvenir, modelada por las gotas de agua durante miles y miles de años.

Y antes de que terminara de comprender esta mentira me encontraba cambiado en otra gran sala, cuya cúpula de rocas de alzaba más de cien varas de alta, y flotábamos sobre más de once metros de profundidad . Una enorme cortina de agua caía de las estalactitas y el río sonaba con un zumbido eléctrico que nos desconcertaba mientras el agua era de múltiples colores para ocultar su verdadera naturaleza, fango.

¿ qué lugar es este? pregunté al barquero que nos señalaba una medusa de piedra que se movía por un cielo de piedra.

La sala matrix.

Mi risa explotó en esa galería y salpicó al barquero cuando grite al agua:

menuda sarta de mentiras arrastras en tu sucia corriente.

Es la sala matrix caballero- se limitó a decir el barquero  rojo de vergüenza.

Debimos hundirnos en el fondo de la barca para pasar por un túnel que daba a la siguiente galería. En ella estaba representada la voluntad de la muerte por el grupo.

En medio del agua silenciosa  estaba la figura de dos metros de altura en piedra de un perro.

Retornaban a mi el recuerdo de Caligula y Meidei, las imágenes de mis dos perros muertos recientemente. Unos detrás de otro,  como dos compañeros que se sacrifican para que el resto de la camada viva.

Mi voz se hundió en el sueño y llamaba a la muerte.

quise lanzarme al agua y hacerme piedra.

Pero vino a mí mi salvador,

el diablo.

Su  fiero rostro iluminado de luces de color rojo, susurró con sus labios de piedra palabras duras:

Despierta, levanta, anima tu alma.

Pronto verás la luz y el sol.

Y has de hablar a todos los que duermen y todos los que están despiertos.

Es hora de que anuncies de que has salido de la caverna para dominar la historia.

 

Angelillo de uixó.

 

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br />Este obra está bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional</a>.

 

 

 

 

 

 

 

 

No comprendía muy bien a mi salida de las cuevas subterráneas de San José en el día del turismo, la reunión en la ciudad proactiva y educadora que estaba teniendo lugar.
Un enjambre de niños y niñas cerca de los bares y las tiendas se encontraban en un rincón donde había una cueva cerrada con una puerta.
Y delante de esa puerta, se encontraban unos hombres en estado de felicidad, con sus rostros llenos de una humanidad benevolente que me aterraba.
Mostraban la prehistoria a un ruidoso  enjambre de niños y niñas delante de una cueva con una puerta.
Me di cuenta de que había salido de la cueva, y que me hallaba  bajo el cielo en el centro de cultura rodeado de tiendas y de bisutería. Esos hombres que decían pertenecer a la cueva cerrada,  mostraban sus sílex, sus raspadores, y hacían sus rituales.
Entonces mi voz dijo entre el enjambre haciendo que volaran a mi alrededor todas las moscas :
sacrificar a un niño.
Y fui expulsado de los hombres de la cultura.
Más antes hablé en la plaza de la cultura, cerca de los bares y las tiendas, ante un enjambre de niños y los hombre del saber.
Estas fueron mis palabras antes de ser nuevamente excluido con huesos, raspadores y puntas de sílex:

” la cueva se ha cerrado para siempre, por mucho que algunos toquen el timbal y la flauta esperando que se abra.
La cueva se ha cerrado para siempre, por mucho que nos cause asombro ver como un hombre enciende fuego con dos palos para ambientar al turismo.
La cueva se ha cerrado para siempre con el descubrimiento de la humanidad.
Una humanidad moral y decente es la mayor afirmación al odio del hombre.
Es una humanidad vigilante la del hombre que nos rodea.
Una humanidad excentricamente económica la que ha salido de la cueva, y que reflexiona sobre si misma examinando al hombre, a la vez que le exhorta hasta los límites más absurdos y tiránicos que se cuide de si mismo.
Finalmente nos encontramos ante una humanidad más bien inhumana.
Y ahora me voy a la cueva, y se que ninguno de vosotros  me va a seguir.
Angelillo de Uixó.
rel
=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-sa/4.0/88×31.png&#8221; /><br />Este obra está bajo una rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”>licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

galerías de  fotos odisea del  esfuerzo

2016/05/fotos-alegoria-de-una-odisea-del.html

 


Las llamas de un amanecer dorado
vierten de silencios los esfuerzos
El agua estanca bajo los arcos
despertó quizás tu esperanza,
de un lejano sueño o regreso.
¿ Qué te espera adelante?
Tu lo sabes,
un camino enmarañado,
campos cubiertos de monte.
zarzales sobre el hambre
y soledades heladas sobre ascuas.

Flota en el aire tu muerte
y vienen a verla meditando
entre cantos alegres del verano.
Voces de mujeres y niños,
Que pasan por tu lado satisfechos y tranquilos-
Te ven mis ojos,
que aún te guardan de la extinción,
caído sobre la horas.
Se va haciendo el día destierro,
entre una tierra empobrecida.
como abono,
Serrín de leña de unos furtivos,
que dejaron tras la tala.
Y el agua…
caminando en pozales,
Rápidamente se pierde
en una tierra sedienta
que no abarcarían ni mil pozales.
Duelen tus pasos ,
por ser de una ilusión fugitiva
castigo de una honda caída.
Angelillo Uixó.
II. Ruina y perro.
Escrito el 7 diciembre del 2015, odisea en la jardinera de mi casa con mis perros como protagonistas. Ese día el esfuerzo fue sepultado por sus patas que destrozaron la huerta.

De los eslabones silenciosos de hojas de seda,
del terruño moruno de mi tierra,
para los hombres que pacen las hierbas,
con dientes de caimanes secos,
moribundos en la charca fría,
de bandejas blancas,
cargadas de carne envasada,
que viaja florecida en cintas del supermercado,
que atropellan la sonrisa y la esperanza en una caja.
Cuento la calderilla de mi ruina.
Chafan las patas de los perros,
con su pezuña escarbadora,
ladrando a los ciempiés en celo de las raíces,
Haciendo con su cola enrojecer el aire,
en un ocaso de panales,
donde los hombres fabrican en cada celda :
lógica.
Contra las que lanzo una flecha para sepultarme.
Alimentando con el aliento de mi vomito,
casi de un borracho o de un profeta:
Mi ruina.
Paradoja del ojo de lechuga,
en cuya hoja de bronce
se escribe mi deseo del mal contrahecho,
roto en una gota de cristal que cae a un pozo.
Me mantengo,
en torno a mi sangre de pájaro derribado.

Angelillo de Uixó.

Alegoría de una odisea del esfuerzo. by Ángel Blaco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

 

La Desconexión de Junts i Per el si.

desconexióndesconxión II

starchild-2001-una-odisea-del-espacioimages
Junts i per el si se despertaron desconectados sobre unos bancos del parque de la mercè que alguien había pintado con la bandera catalana. Todo estaba muy tranquilo a su alrededor, sin embargo, esa mañana de martes de 10 de noviembre notaban que algo había cambiado dentro de ellos y a su alrededor. La gente que paseaba por el parque estaba muy contenta. El sol, pese a estar en noviembre era radiante. Aunque se veía en la gente muestras de alegría y felicidad en los rostros, había en ellos una pequeña sombra de asombro al mirarse unos a otros extrañados de estar desconectados. Junts I per el si se despedazaron. Recogieron como hacían de forma habitual los cartones que cogían de la calle y colocaban en los bancos de los parques para dormir ya que no tenínan casa. Empezaron a caminar tropezando, como si fuera la primera vez que lo hacían.
¿ Como explicar que era la desconexión?
Era como escuchar una nueva música, un nuevo lenguaje, un conocerse a uno mismo de súbito sin complejos, y reconocer a los demás de modo semejante a uno mismo, sin saber muy bien como era todo eso, ya que ocurría dentro de sus cuerpos de forma individual. Pero sobre todo la desconxión en ese primer despertar era tener la sensación de  haber aterrizado en otro sitio estando en el mismo sitio.
Exteriormente lo que había cambiado es que la gente se quería más, y sentían que serían capaces de vivir en paz y en armonía sin  los códigos escritos por reyes y caudillos que venían de tierras fronterizas y  les amenazaban con que su incumplimiento conllevaba la pena capital.
ahora que esa terrible corriente alterna opresiva había dejado de electrocutar a los catalanes gracias al desarrollo de un conciencia colectiva expresada en las urnas tras siglos y siglos de viles crímenes causados por esa conexión. Junts i Per el Si estaban seguros de que en su existencia se desarrollaría una nueva mente dentro de sus mismos cuerpos a través de  la idea de que había llegado a un nuevo espacio, una nueva tierra de oportunidades. Siendo conscientes de que ocuparía el mismo espacio pero que estaría delimitado por todos los catalanes y sería voluntad de ellos el que hacer con su vida y  su destino. El de los nativos. El  de la gente que durante miles y miles de años habían estado en ese trozo de planeta y habían construido una forma de comunicación, un lenguaje propio, una cultura que fue diezmada, ridiculizada, abolida, proscrita por las fuerza invasora vecinas.
Junts i Per el Si miraban el nuevo mundo por reconstruir.
¿ Como sería toda aquella conexión primigenia oculta dentro del alma y los sentimientos durante siglos?

ahora podría brotar a la razón y a los ojos del mundo.
Junts i Per el Si como si fueran astronautas que estuvieran en otro planeta miraban todo aquello con vértigo. ambos silenciaban todavía, pues acaban de nacer y era demasiado pronto para hablar, además de estar demasiado emocionados.

Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
La Desconexión de Junts i Per el si. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Odisea espacial por el reino de Dios.

DSCN0025images

2015 años después de que un objeto celeste iluminara el cielo por la noche en oriente medio la acción prosigue en  occidente narrada  por las pantallas de plasma de la televisión, las ondas de radio, la prensa, internet…

El sol ilumina una gran cruz  de 12 metros de altura plantada en medio de la Avenida Corazón de Jesús, vall d´uixó. Frente a ella pasa un grupo de humanos  peleándose entre sí por ver quién es el último de todos ellos para ser el primero en recibir ayuda de cáritas o la cruz roja.

DSCN0023DSCN0029

Ese instante  evangélico e involutivo es recogido tanto por las cámaras de seguridad que  observan la conducta de este grupo  sometido a la autoridad de un grupo dominante, como por  la prensa afín a ese grupo dominante que aplaude la madurez y el gran espíritu de concordia, tolerancia y paz de  este grupo humano al margen de una vida satisfactoria. Así  mismo elogian también en sus artículos  los grandes ejercicios de  espiritualidad, tolerancia y conciencia del  voluntariado de cáritas y la cruz roja, encargados de ayudar  y mantener la paz en este grupo hundido en la miseria. En sus despachos psicólogos, psiquiatras, sociólogos, educadores, policías, políticos… de forma fría, con estadísticos computacionales  analizan los datos de la miseria, los cruzan elaborando  análisis factoriales que dan como resultado que es justo que estén en ese estado involucionado y miserable.

DSCN0024DSCN0030

2015 años antes de este momento en vall d´uixó. Oriente Medio, en medio del desierto. La acción es narrada por el nuevo testamento.

11951139_483610065151088_8903594064649611565_n

Apareció sobre los grandes palacios  y las grandes murallas una gran nube  de fuego en medio de la noche, y los grandes monarcas miraron al cielo asustados dejando caer sus cetros, corrieron a esconderse porque creyeron que del astro de fuego que se aproximaba a la tierra  iba a destruirlos. En su pánico escuchan voces  que salían del astro de fuego. Los esclavos que levantaban las pirámides enmudecieron sus cánticos llenos de esperanza, pues entendieron  que un nuevo Mesías se acerba y que les salvaría de su situación dotándoles de alma, y una esperanza en el más allá.  Los viejos dioses  que adornaban los palacios estaban perplejos viendo como la tierra se cerraba, temblaba.  Las montañas humeaban, el viento huracanado devastaba las cosechas cuyos frutos caían en la tierra y  los esclavos se liberaban de sus cadenas y no querían obedecer  al látigo mientras los antiguos hechiceros derramaban sangre  inútilmente para aplacar la cólera  de los dioses que se tambaleaban en medio de grande riquezas.

Tres reyes pensaron de forma diferente al resto, por eso les llamaron sabios. Intuyeron que ese astro  no quería destruirlos, si no que era una señal mandada de alguna parte del cosmos con algún propósito.

En su odisea contemplaron los tres reyes Magos   el sufrimiento, la miseria, el llanto de los hombres. Se dieron cuenta de que cuando más desgraciados eran los hombres más sonreían ante el astro  de fuego que se acercaba a la tierra, y con mayor atención  escuchaban y daban Fe de las profecías, que anunciaban que llegaba un mesías que les llenaría el corazón de alegría, y que resucitaría a los muertos.

Durante 20 noches viajaron tras el astro en dirección este, hasta que se detuvo sobre la cloaca de belén.

En un charco repleto de barro e inmundicias  de esta ciudad polvorienta, cientos de personas pobres y enfermas bebían y cantaban mirando aquel objeto  de fuego. lejos de darles temor, les daba Fe y esperanza, pues así se les había dicho y se habían convencido hasta el fanatismo.

Los reyes sabios llenos de curiosidad entraron a donde estaba el nuevo Dios llegado, esperando encontrar un gran monolito, una fuerza que hiciera saltar al hombre de su estado intermedio entre las bestias y lo que tendría que ser.

EL astro de fuego se apagó  cuando penetraron los tres reyes en  el pesebre. Sobre la ventana asomó de nuevo los cuernos de la luna  que quedaron encajados entre los del  buey que miraba rumiando al nuevo Dios.

Avanzaron hasta el final del misterio, en el centro del pesebre estaba la causa de su viaje. Un bebe, lo más frágil  y débil que había en ese lugar era la nueva deidad. Chillaba, lloraba y   estiraba sus brazos flexibles hacia ellos tres buscando compasión, calor y perdón, mientras los tres poderosos reyes   miraban el futuro de la humanidad desconcertados, y con depresión.

Sospecharon que no iban a salir las cosas bien cuando su madre les dijo que era virgen.

Dejaron el oro, la mirra y el incienso y salieron de allí preocupados por si un pueblo que creía esas cosas podría dominar alguna vez el mundo.

Si así fuera…

sería terrible.

El horror,

El horror,

El horror.

DSCN00272001art

Angelillo de uixó.

Licencia de Creative Commons
Odisea espacial por el reino de Dios. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enangelillo201.wordpress.com.