Posts Tagged ‘navidad’

images

“Tengo el corazón lleno de cicatrices a causa de las palabras.

Sana, sana cuando suenen las campanadas diciendo: Paz y bien.

Transmitáselo al juez de mi parte, letrado”

Estas fueron las últimas y  misteriosas palabras que escribió  Mary Ángel a su abogado en su correo electrónico antes de que acabara el año de nuestra historia. Creo que acontecía, si mal no recuerdo,  el año 2016.

Una vez hecho esto, fue hacia la ventana de su habitación y miró a través de ella con las manos unidas en la espalda, entrelazadas entre si. El sol se escondía entre dos pequeñas colinas situadas en el suroeste, dejando resbalar por ellas su luz amarilla que se desparramaba como la yema de un huevo en un pan negro mientras el resto del cielo seguía tranquilo, ajeno al ocaso del sol. Una gran luz azul, casi transparente, invadia el tranquilo valle de Uixó. Algo nerviosos sus habitantes ante el inminente acontecimiento: el fin de año. Los niños del barrio corrían como diablos alborotando. Los farandules adultos y las chapulinas en edad de merecer, enfundadas en sus traje de luces y lagarteranas respectivamente, repletos de vida hueca. Una vida que en cierta manera les era ajena. Como regalada por Jehova, deidad   que adoraban, y les envolvía en su pesado sueño vital que iba contra ellos.

Si, el año 2016 terminaba sin que el pueblo pudiera decir si fue bueno o malo, ya que el pueblo está alejado de cualquier compromiso moral.

Mary Ángel se alejó asqueado de la ventana, repleto de sentimientos íntimos causados por la soledad. En breves minutos consiguió disolver esos pesares en su mente. Era fin de año y estaba solo. Le pesó en el ánimo, pero dijo las siguientes tres palabras caminando hacia la cocina:

Subordinador, Dominador,Senegal (de Vall d´Uixó)

y tres preciosos husky, cada uno con estos nombres, aparecieron a su lado.

Él les acarició y les preparó la cena de navidad al llegar a la cocina.

Una lata de atún para los tres, lechugas del huerto ecológico. Peló unas almendras. Untó mermelada preparada por él mismo a base de naranjas de un huerto abandonado. Así como algarrobas.

Para él , se abrió una lata de mejillones y saboreó uno de ellos, luego cogió dos olivas, varias hojas de espinacas del huerto, masticó ajos y cebollas , bebió agua con azúcar y áloe vera con limón y tomillo.

En un saquito envuelto con servilletas de un cajón, había varios chuscos de pan que repartió en partes, más o menos, iguales para todos.

Muchos pensarían que tal descripción, sin conocer personalmente a Mary Ángel, era la de un ser mezquino. Pero nada más lejos. Se trataba de la navidad de un anticapitalista, en el pleno sentido de la palabra. Esta sería nuestra palabra número seis. La pronunció tras decir: Vall d´Uixó.

El lector del futuro debe saber que en el 2016 ser anticapitalista en España era vivir como un judío en la época nazi del holocausto. Detenciones, amenazas policiales, tortura, exclusión social.

La razón era que el anticapitalismo sonaba a terrorismo en la lengua del ABC, la guardia civil, la policía local, el partido socialista. El consumo, doctrina oficial en el reino de España era fuente de satisfacción, libertades sin freno y oportunidades sin igual. Por eso, no se entendía que hubiera gente que estuviera en contra.  Evidentemente ir contra el capitalismo, era ir contra los derechos humanos. Por lo menos así se entendía desde las alturas del poder. Ya fuera un ayuntamiento de izquierdas como el de Vall d´Uixó, ya fuera el propio estado Español.

Mary ángel tenía amigos y familia. De hecho, cuando el pueblo silencio para retirarse a esperar la llegada de la cena en esa clara y fría tarde de fin de año, que empezaba a volverse oscura, sonó su teléfono. Pudiera parecer una contradicción, pero si ,Mary Ángel poseía un teléfono propio.

Se trataba de alguien importante para él. Su hermano,  que le felicitaba las navidades.

“Te agradezco hermano que me desees felicidad, pero permite ser escéptico en que esta se produzca. Nada ha cambiado. Mis circunstancias son iguales”

A lo que su hermano, que era de la escuela optimista, y creía firmemente en la iniciativa personal, de acuerdo con la instrucción ideológica progresista liberal que había recibido en su carrera, replicó con tintes de rapapolvos.

“Desde luego, si no te mueves ni haces nada, no conseguirás ser feliz. En fin, yo creo que estás mejor que el año pasado, aunque tú digas lo contrario. No tienes que ir a fichar, y solo te han detenido dos veces, has conseguido un huerto…. Te has movido y has atraído cosas buenas. Es un principio. Poco a poco Mary”

Mary Ángel que no compartía esos discursos, coherente tal rechazo, claro está con un anticapitalista, replicó tirando mano de la amargura para contrarrestar el optimismo fraternal, que tan peligroso es para el ser humano, tanto como los derechos humanos y la tolerancia. Por no mencionar algo tan despreciable entendido como lo entiende un progresista: la paz.

“Hermanito, ya sabes que yo poseo el arte de amargarme- Mary ángel sabia que cuando empezaba por ahí,  su hermano se cabreada, pues se preocupaba por él opinando que una persona desdichada, infeliz, pobre, y amargada era desgraciada. Pero nada más lejos, los verdaderos desgraciados son los que no sufren”

La discusión duro unos minutos sin que ambas posiciones se movieran de sus líneas.

Finalmente, se desearon un buen año. Fuera esto entendido como desgracias y desdichas contra las que luchar, o fuera  poseyendo un trabajo, respetando las opiniones de sus semejantes, comportándose de forma educada, y evitando los problemas y el propio malestar para ser un poquito feliz.

Cuando colgó el teléfono Mary  Ángel, ya quedaba poco, muy poco de año. La luna asomaba por el mismo sitio donde se había ido el sol. Tenía una forma simpática. Delgada, solo dos puntas que formaban una cornamenta dorada, casi como una banana arqueada.

Abrió la puerta para respira,r y vio la luz de sus vecinas.

De repente, sintió un deseo de felicitarlas. Más tarde reflexionaría el porqué de su conducta.

Al subir las vio con un grupo de amigas, y no supo que decir.

Había una mesa llena de alimentos, y un ambiente de felicidad insoportable. Al igual que limpieza y confort.

Las chicas al verlo lo saludaron. Mary Ángel no atinó que decir tras su inesperada entrada.

Balbuceo.

Vengo a felicitaros el año. Veréis… no se por qué , se me ocurrió que estaría bien.

¿ Qué vas a hacer esta noche ?- le preguntó una de sus vecinas.

Nada- contestó Mary ángel.

Y ésta exclamó indiferente:

Ahhhh.

Dudo de si debía acercarse a sus vecinas, y darles un beso en la mejilla o la mano. Pero pensó que eso era falso, incluso felicitarlas.

Y al diablo con el puto año- gritó y se fue preguntándose para que había subido a casa de sus vecinas.

Al llegar a su hogar,  se tumbó en la cama  haciéndose un escandaloso hueco entre subordinador, dominador y sengal de vall d´uixó, que protestaron porque ocupara parte  del colchón donde estaban descansando.

No tardo mucho tras cerrar los ojos, cuando escuchó los petardos de año nuevo.

La cena y año nuevo.

Dos palabras más que sonaron en sus campanadas.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

El condón de la blanca transparencia.

DSCN0025
Estaba con una vieja prostituta calva que había visto en una esquina de vall d”uixó. Merodeaban junto a sus pies desgastados gatos guiados por sus bigotes con el aroma incrustado en el ambiente a sardinas podridas de la pescadería, y las caricias y carantoñas que les hacia la puta. Ella esperaba a alguien cómo yo, lleno de compasión por la radiación que le habían introducido en su organismo para luchar contra un cáncer que la iba matando poco a poco sin remedio. Apuraba sus últimos días en este mundo con el escote abierto y las botas altas de cuero hasta las rodillas típicas su oficio, tan altas y dignas cómo las de goma de los pescadores de alta mar. Su dedicación y entrega al trabajo era realmente heroica. Le acompañe hasta su cuarto. Una vieja caravana de circo con todas las ventanas cerradas, aparcada cerca de los barracones que sirven de escuela a los niños de vall uixó. Contemplaba la toalla y la palangana que le acompañaban junto a una vieja radio encendida en esa solitaria caravana en semi penumbra, decorada con sus trapos de puta lavadas a mano colgando de las sillas con mi presencia ausente junto a ella imbuida en mis pensamientos. Ella se metía en la boca un transparente condón que brillaba blanquinoso a la luz de una vela que santificaba la escena dejando al trasluz ver su barbilla puntiaguda. Avanzó hacia mí con los ojos en blanco sin mirar nada, andando de rodillas de forma automática, cómo un bebe que busca a su madre, con el condón colgando de la boca para ponerlo en mi pene.

En la radio hablaban de la ley de transparencia aprobada por el gobierno. Los periodistas lo celebraban cómo señal de democracia, aunque más bien su celebración era porque iban a ganar más dinero con los striptis del estado donde comentarían cosas que solo servirían para dar envidia a las putas que trabajan en una esquina llevando para comer una fiambrera con mortadela.
El estado español es una higiénica caja de condones cerrada al ciudadano que se abre para proteger las relaciones intimas del ciudadano con el estado, es lo primero que pensé la escuchar la noticia.
Luego cerré los ojos y le pedí que apagará la radio y la vela para escuchar mis lágrimas caer mientras ella lamia mi pene.

DSCN0024
Al salir contemplé lleno de asco a los niños bien jugar al padel en la pista que hay frente al parking de las caravanas donde mal viven los pobres y donde los niños estudian en barracones. Eche a caminar. Unas calles más arriba escuche de los comercios los primeros villancicos que me hicieron sentir profundamente mal. Cómo si en ellos hubiera un castigo, una burla, una provocación. Los villancicos eran algo así cómo el himno de la internacional obrera pero del otro bando: el del consumo, el de los supermercados, el del poder financiero.
Escuchaba la melodía plateada de cascabeles navideños, los renos, las risas entrañables de un orondo santa claus entre aullidos en tiendas una jauría de perras burguesas metiendo sus ojos y sus zarpas entre bragas, y sus hocicos afilados y sensibles entre los más exóticos perfumes. Una asesora de la tienda, de igual modo que se hace con un perro de paseo tiraba de ellas, y las llevaba a los lugares más selectos de la tienda. Solo para ellas- les susurraba confidencial-la gran oferta, el gran tesoro de la tienda en forma de bolso de cuero hecho en Italia, aunque quizás fuera en Birmania. Algo exclusivo para alguien tan único y especial cómo ella, con su tarjeta de crédito, sin olvidar su personalidad excepcional y singular.
Siguiendo las huellas de los renos, los santa claus, los perfumes, las mujeres de clase media, acabe no se cómo entrando al Ayuntamiento en el instante en que un medio hombre al que le faltaban las piernas incendia el belén del Ayuntamiento aupado por el alcalde para que llegará al interruptor.

DSCN0023
De repente, hubo aplausos estúpidos de gente gorda que contemplaba la iluminación de dentro de belén producida de forma cursi por bombillitas rojas que representaban los fuegos del hogar de los pesebres de los pobres, representando el espacio físico donde nació el salvador. Las figuras estaban colocadas de forma ordenada dando una imagen idílica de una palestina dominada por el César. Decorosos, repletos de dignidad, con mantos de colores, y en expresión de alegría y esperanza, no pacían esperar ser salvados, más bien daban ganar de irse a vivir bajo el gobierno de Pilatos. Contrataban esas figuritas con las imágenes sombrías de los pobres que al entrar al ayuntamiento observaban obligatoriamente el belén anunciando las fechas nacimiento del mesías que les iba a liberar de la pobreza. Llevaban instancias de servicios sociales al departamento de entrada y cuño del ayuntamiento para que archivaran la solicitud con algún tipo de petición de ayuda de la que no tendrían ni siquiera contestación y mucho menos la ayuda prometida.

Angelillo de Uixó.
rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/”>Licencia de Creative Commons
El condón de la blanca transparencia. by Ángel blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.

Nana del día de reyes

Imagen

Intro:

¿ Puede ocurrir,

que una madre y un padre español,

( ¡Lo que no haría ni un perro!)

vean a su hijo pasar hambre junto a la cuna sin mover un dedo?

Así lo atestiguan los hechos en España.

¿ Puede ocurrir,

que no nos entristezcamos con el sufrimiento colectivo,

y que las voces, el dolor, la frustración colectiva,

Nos sean totalmente indiferentes,

cómo si fueran de otro planeta y se tratará de otros seres que nada tiene que ver con nosotros?

Así lo atestiguan los hechos en España.

Imagen

Canción popular de reyes.

Imagen

Un niño pobre está contento el día de reyes.

Va limpio, y elegante,

con rapa muy ceñida,

de la mano de sus padres camina por la calle.

Su mama le había dicho cosas muy bonitas la noche anterior:

– mañana iremos a un sitio especial,

Tu vida y la nuestra empezarán a cambiar.

Esperarme un momento aquí- comenta en una esquina el padre a la madre y al niño al ver a su hermano.

Se acerca a su hermano que apenas saluda a su sobrino y a su cuñada.

¿ Me prestas 50 euros?- le pregunta.

Uy, no llevo, voy a la casa de madre a pedirle 90 euros- le contesta el hermano.

Siempre fuiste su favorito- con descortesía se vuelve el padre con su familia.

Madre, padre y niño continúan su camino.

Padre y madre parecen tristes.

Niño no dice nada.

Llegan a un edificio con adornos navideños y la bandera de España.

Imagen

Hay mucho más niños aguardando en el patio, en fila.

Casi todos tienen la misma tez morena, mirada seria, y acompañados de padres pobres.

La policía custodia la cola con discreción.

Imagen

Hay adultos vestidos de reyes magos que los reciben y les van dando un regalo a cada niño.

Los niños sonríen a los pintorescos personajes.

Se separan de sus padres.

Baltasar le dice a cada niño al que da un regalo:

Entra en el edificio,sigue ese pasillo hasta el final, dentro hay comida y más regalos.

Papa, papa, mama ¿puedo ir?- preguntan los niños.

Ves hijo y diviértete- dicen los padres.

Imagen

Los niños avanzan por el pasillo hasta una habitación.

Entran puerta abierta con muchos juguetes y comida.

Hay adultos disfrazados de Peter pan, de los reyes magos, papa Noel, del Papa Benedicto XVI y del cardenal Richelie.

Imagen

Cuando están todos los niños dentro…

la puerta se cierra.

Los niños siguen jugando horas y horas con los adultos.

Un niño quiere irse. Va a la puerta pero está cerrada.

La golpea. Varios niños van hacia allí y también golpean la puerta.

Con sus vocecitas empiezan a gritar contagiados de súbito por el terror:

Papa, mama…

Angelillo de Uixó.


Nana del día de Reyes by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Villancico de los ancianos de una residencia.

Imagen

Dedicado a mis amigas Laura y María.

I. La función de teatro acaba mal porque no pagan.

Canta el Magno poeta en una residencia vestido de pastorcillo haciendo sonar un tamborcillo. Se hace acompañar en su espectáculo teatral de un coro de amigos punkis, nazis, anarquistas, y nihilista que patean en el escenario a un ciudadano de clase media.

Imagen

Oh ánimas pegadas al cuerpo,

y a las que les queda muy poco aliento.

Próximos a vuestro fin arrojados en este asqueroso lugar,

Que huele a mierda y medicinas.

Os preguntáis en todo momento:

¿Tendré yo sitio en el cielo?

Pero yo tras veros os respondo:

No, no, no, no, no,

Todos al infierno.

Coro de punkis, nazis, anarquistas, fascista y nihilistas provocan que cante el caballero de clase media cuya madre casualmente está tetrapléjica en una silla de ruedas frente a él y hace un año que no la visita.

Imagen

Canción del hombre de clase media:

Por favor,

por favor,

caballeros,

dejad de pegarme:

Agggggg, aggggggg, aggggggg

Voy a llamar a la policía,

os meterán en prisión,

delincuentes,

vagos,

inadaptados,

canallas.

Ahhhhh, Ahhhhhhhh.

Nazi sujetando bate con dos manos y bajándolo hasta la cabeza del cerdo burgués y provocando una brecha de sangre.

Grita el hombre de clase media:

Aigggggg, Haig, Haigggggggggg.

UHHHHHHHH; UHHHHHHH.

Imagen

EL Magno poeta con orgullo y satisfacción saluda la acción del nazi y repica con el tamborcillo.

EL cerdo burgués de clase media se revuelca con gran dolor convulsivo por el suelo, deja tras de sí un viscoso charco de negra sangre, dientes, y pedazos de tejido desgarrado.

Su cuerpo es también visitado por los anarquistas, los punkis, y los nihilistas.

El poeta vuelve a recitar, lo hace subido sobre el cadáver del burgués de clase media:

-Justicia y piedad ha de dar grandes frutos en el mundo.

Cómo bueyes vamos cargados y uncidos a un carro del que tiramos,

¿Adónde, adónde, adónde?

Oh hermanos.

¿ Qué hacemos en este mundo?

El poeta deja de tocar y se pone de rodillas.

La función ha terminado.

Imagen

Los ancianos aplauden muy contentos y la gobernanta de la residencia llama a los actores a su despacho.

-Lo acordado, 100 euros por el show.

-Dijimos 150- protesta el Magno poeta.

-La cosa está muy mal, dependemos de la generalitat y cómo todo el mundo sabe no paga lo que debe. Solo nos han concedido 100 euros para hacer algo en navidad. O lo tomáis o lo dejáis. – replica la gobernanta con decisión de no ceder.

EL Magno se reúne en asamblea con sus socios de la cooperativa.

-Habéis escuchado la gobernanta hermanos. Yo soy vuestro caudillo y me debéis obediencia cómo vuestro superior, pero aun así os pido opinión.

Anarquista:

Matemos a esa cerda, liberemos a los ancianos, y cojamos el dinero.

Nazi.

Cojamos el dinero, luego la violamos, y prendemos fuego a la residencia con los ancianos dentro.

Punki.

Cojamos el dinero, matemos a la gobernanta y okupamos la residencia.

Nihilista.

Violamos a la gobernanta, cogemos el dinero, nos quedamos en el lugar, y hacemos que ancianos y la gobernanta sean nuestros esclavos.

Suenan las sirenas de la policía, más de una veinte de coches y varias tanquetas se acercan.

-Maldita puta, ha llamado a los militos mientras hacíamos la asamblea- comunica un punki asomado a la ventana.

Te matare cerda, te matare- le grita el Magno a la gobernanta saltando por la ventana acompañado de los artistas.

Imagen

Los artistas corren por el patio de la residencia en zig zag intentado llegar a las vallas para saltarlas.

Las balas pasan muy cerca de ellos.

Una de ellas se incrusta en la espalda del joven Adolf.

Dios nooooo- grita un punki que se detiene al ver caer a Adolf. De arrodillas ante su amigo chilla:

Han abatido a Adolf.

El Magno se gira y contempla la escena bajo una palmera de la residencia con adornos navideños.

Durriti, el punki, está de rodillas sujeta la cabeza de Adolf que moribundo le pide que se salve.

Durriti, con valor y coraje coge unas piedras y avanza hacia los militos.

Dos balas se calvan en su pecho, pero eso hermanos no lo detiene.

Llega hasta la primera falange y aplasta dos militos que mueren a sus pies.

Cuatro balas más se incrustan en Durriti.

Su cuerpo está desgarrado y repleto de sangre, pero su corazón sigue latiendo.

Mientras hay vida hay lucha- grita desafiante y lanza una piedra con tal acierto que deja tuerto a un madero.

Cinco balas más se le incrustan en Durriti, pero aguanta y elabora un plan.

Se hace el muerdo y cuando se acercan los militos confiados y riendo, con una daga que esconde en el bolsillo, el guerrero Durriti se incorpora y se la clava en el cuello de uno de ellos que cae abatido entre dolorosas convulsiones.

De tal esfuerzo, Durriti cae.

Lo hace blandiendo la daga y mirando de forma viril y desafiante a los putos fascistas de la policía.

De forma vil y cobarde los maderos lo rodean y lo acribillan a balazos.

Miles y miles de balas caen sobre Durriti que gracias a su valor, el Magno y el resto de artistas consiguen llegar a la valla.

La saltan ya están en la calle.

Allí secuestran a una embarazada, paran un mercedes, degüellan al conductor, a su mujer, a sus hijos y huyen muy rápidos con la embarazada a la que obligan a abortar.

II. La residencia recibe una visita escolar.

Imagen

Unas niñas de un colegio de religiosas, todas con trencitas y faldita de uniforme, acuden a la residencia con turrones y mazapanes para los ancianos.

Los viejos se alegran de la visitas. Las niñas les abrazan y les dan los dulces regalos.

Te pareces a mi sobrina- exclaman casi todas las viejas momias

Algunos ancianos lloran de la emoción, suenan villancicos y Cristo está presente en esta escena.

Las niñas se retiran a sus casas, y la gobernanta da la siguiente orden a las auxiliares de enfermería:

-Retiren los dulces a los residentes, que les pueden sentar mal. Muchos son diabéticos.

Noooo, nooooo, es mío, me lo ha dado mi sobrina, por dios…- grita una anciana mientras con el zueco le aplasta el pecho al auxiliar tratando de convencerla:

-Me lo ha ordenado la gobernanta Consuelo, obedece vieja babucha que me juego el pan de mis hijos si no obedezco.

Las dos mujeres, la discapacitada y la joven auxiliar, luchan por el mazapán.

Una vez concluida la batalla y vencidas al huestes de la tercera edad, se entrega lo incautado a las autoridades del centro.

Al día siguiente la gobernanta llama a las trabajadoras:

-Compañeras, por estás fechas la empresa tiene un detalle con el personal. No somos tan malos ni explotadores cómo pensáis, en la sala de oficiales hay un refrigerio. Suban por orden.

Las auxiliares, las enfermeras en tropel y con hambre muy contentas por el detalle suben esperando encontrar gambones y pavos asados tras un año sacrificando sus vidas por la empresa:

¡Qué canallas!- exclama una auxiliar al ver el refrigerio- pero si son los pasteles y mazapanes que trajeron los niños para los ancianos.

Hijos de puta- se escucha de la chica de la limpieza.

Comunismo, comunismo, debemos volver al comunismo- pega un golpe en la mesa llorando la delegada sindical, y todas las trabajadoras cantan abrazadas:

Mao, Mao, Mao.

Imagen

III. los familiares de clase media se llevan a sus momias.

Imagen

Y una vez al año, los hijos que han abandonado a sus padres en la residencia los sacan y los meten en sus casas.

Mucho se alegran de esto los ancianos.

Lloran de la ilusión.

La yerna pregunta disgustada:

¿ Por qué Paco, por qué este suplicio?

Concha, es mi madre.

Por una vez al año no creo que sea demasiado pedir.

Paco…

¡Ya está bien Cocha o te doy una ostia!

El anciano una vez depositado en la casa,

Está en un rincón apartado, pero feliz.

Pasan las horas.

Es la una de la mañana.

En la casa nadie aguanta más.

Sobre todo al ver la cara de felicidad de la anciana.

Venga a la residencia madre- ordena el hijo.

¿ Ya? – pregunta la vieja con pena penita pena.

EL año que viene más- le contesta al yerna.

No se si habrá año que viene- replica la vieja.

Usted nos sobrevira a todos- con cinismo contesta la yerna.

EL coche llega a la 1,30 de la mañana a la residencia.

Llama y sale una asistenta.

Ya se la devuelvo- le dice Paco a la asistenta en la puerta donde deja a su madre sin apagar el motor.

La asistenta y la anciana ven cómo el coche se va.

Mete a la anciana en la cama.

Llega otro coche a descargar a otra vieja.

Angelillo de uixó.

Imagen


Villancico de los ancianos de una residencia by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.