Posts Tagged ‘manifiesto comunista’

 

¿ Cómo me recibió el mundo a mi salida del armario?

Tal y como lo encontré cuando me metí para esconderme.

Como una cloaca atascada en la que flota la inmundicia,

con arrimo y sin arrimo de los que me abrazaron e insultaron.

Cuando muchos hombres y mujeres salieron del armario con coraje.

No dudaron de ponerse el nuevo traje.

!que bien sienta no desentonar en la sociedad!

Con arrimo y sin arrimo ,así pensaron.

Cuando las autoridades hicieron a todos iguales en el día del orgullo.

¿ Por qué nadie gritó:

Viva el comunismo.

Y se mencionó a los que viven en un cubo de basura,

con arrimo y sin arrimo junto los que viven dentro de un armario con polillas?

Queda por manifestar en este día del orgullo.

Sobre esta pocilga de sociedad

Viva el comunismo gay,

con arrimo y sin arrimo.

Arriba el arco iris que ahuyenta los piojos  y las liendres de los pobres.

Llena las filas de soldados de desertores.

hace decir al Papa y a los Obispos,

si quiero y para siempre.

Paz y bien hermanos,

Con arrimo y sin arrimo.

Angelillo de Uixo, historias del basurero de valld´uixo.

El manifiesto comunista de Angelillo de Uixó.

Image

 

 

El camarada Vladimir acaba de entrar a la habitación 215 del hospital de la Plana de Villa-Real.

Está solo junto un hombre de mediana edad cuyo cuerpo esta cubierto por una sábana. Únicamente es visible su rostro que expresa un sufrimiento inhumano. Sus mejillas se han hundido hasta unirse con los huesos de la cara que sobresalen por todas partes. Su fisonomía semeja el esbozo de una futura calavera momificada. Las cuencas de sus ojos son profundas cuevas a las que hay que acercarse mucho para encontrar algo de luz en lo profundo de esa oquedad donde habita su vista delirante.

Image

Balbucea con un hilo de voz:

 

AHHH;AHHHHH; AHHHHHHH.

 

El camarada Vladimir pasa su mano sobre su cráneo despejado del color del limón.

Observa al moribundo cómo un gorrión que presenciara desde una azotea de un bungalow a un águila sanguinaria asesinar a una paloma.

El camarada Vladimir se sienta en silencio en una silla que hay junto al catre.

Saca unas hojas y su pluma estilográfica. Examina el entorno, al moribundo, y exclama:

-Si desde luego, este es el ambiente adecuado para escribir un panfleto contra el capitalismo, pero ¿por donde empiezo?

El enfermo balbucea:

El hambre, el hambre, oh hermanos, recordar el hambre.

Image

El camarada Vladimir aplaude:

Bravo, bravo.

Y empieza a escribir:

El hambre, El hambre, oh hermanos, recordar el hambre.

Se hace el silencio.

Desde el pasillo se cuela el clamor otros enfermos que deambulan aburridos quejándose de sus dolores. También se oyen los pasos y el chirriar los carritos empujados por auxiliares de enfermería llevando pastillas, comidas, material sanitario…

El enfermo balbucea:

Image

No me importa estar vencido,

He dado mi sangre, mi carne,

A la lucha,

AHHHHH; AHHHHHH.

 

El camarada Vladimir con la oreja cercana al enfermo va apuntando.

¿ Por qué, por qué?- prosigue el enfermo

¿ Por qué mis camaradas me han abandonado?

¿ por qué, por qué?

Les importa un bledo a mis compañeros los avisos de mi hambre;

la injusticia y persecución que he sufrido en Villavieja.

¿Que clase de personas son las que tenía a mi alrededor?

Sin duda gente de espíritu perdido.

OHHH,OHHH; OHHHH,

Que decepción.

Ojala Vladimir y Stalisnao revienten.

El camarada Vladimir se santigua y expresa:

-Por el poderoso Bogo. ¡Qué barbaridades está diciendo!

Delira, delira.

Esto no lo anoto. Con lo que bien que iba…

Tacha las últimas frases y espera a que vuelva a hablar.

Enfermo:

Image

-Yo he empujado a está España de hambrientos.

Y si me hubieran dado un fusil;

A la muerte hubiera mandado a todos los facciosos.

Peperos, curas, monjas, terratenientes, y algún que otro camarada,

Se adueñan de la patria.

Y nadie hace nada.

Desfilan legiones de famélicos camaradas sin orgullo, sin dignidad;

Mendigando su alimento.

Y nadie dice nada.

Todos los días fiesta de toros y pandereta.

Y nadie dice nada.

Y los camaradas con el panfleto en facebook;

Tampoco dicen mucho,

y ahí termina todo.

 

 

AH,AH, Ah, Ah.

Me muero, me muero,

De hambre cómo un perro,

Sin haber pegado un tiro,

Sin haber empuñado un fusil.

¿ Y cómo yo?

¡Cuantos más habrá en España!

Con la sangre agriada,

Con la boca llena de rabia y de hambre.

Ah, Ah, AGGG.

Me quemo, me quemo;

Voy a dar un trueno.

Sin haber pegado un tiro de fusil.

AGGGGGG.

Image

El enfermo se mueve ligeramente.

Su rostro queda frente al de Vladimir.

Se observan levemente.

El enfermo suspira y muere con la boca abierta.

Ya no la volverá a cerrar;

Eternamente quedara abierta.

Contando su ultraje.

Image

 

Ingresaron a esta persona, cuyo nombre por respeto a su familia prefiero no comentar, el 24 de septiembre del 2013. Fue en el hospital de la plana de Villa Real. Era vecino de Villavieja. Carecía de recursos económicos y según cuentan le daba mucha vergüenza mendigar. Así que se alimento, una vez agoto sus ahorros, de hierbas de las montañas de la sierra de espadan, así cómo raíces, bayas silvestres, ranas, lagartijas, y pequeños insectos. Era un ejemplo para la izquierda local, a la que azuzaba a movilizarse comentando su caso y su forma de vida indigna.

Image

-Al revés Manolín al revés. Eres mi héroe, y el de muchos del pueblo. Tu forma de vida es la autentica contra el capitalismo- le decía el camarada Vladimir con admiración de experto en escribir manifiestos contra el capitalismo bajo el claro de luna desde su bungalow al acabar de cenar gracias a su empleo cómo funcionario en la Univeridad Jaume I.

-¿Y por qué, Oh hermano Vladimir, no vives entonces cómo yo?- le respondía Manolín cuando iba a su casa a discutir las propuestas anticapitalista que no era otra cosa que preguntarle si le podía dar faena.

-Manolín, Manolín- replicaba vehemente el camarada Vladimir señalando la foto de su mujer y su hija en el parque Warner- Si no fuera por mi familia, te juro por Pol Pot y Stalin que estaría compartiendo, Oh camarada, el hambre contigo en el monte. Pero ya ves Manolín… responsabilidades, responsabilidades. La familia nos hace a todos unos cobardes. Desde este puesto de responsabilidad, uno tiene otras prioridades. Mi trinchera es otra, una trinchera que tú no entiendes ¿comprendes?

Image

Angelillo de Uixó.

 

 

 

 

 

 

 


el manifiesto comunista de angelillo de Uixó by ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.