Posts Tagged ‘malvivir en Vall d´Uixó’

 

Cuando me había sido notificado por mi abogado que tal día de noviembre íbamos a juicio por mis publicaciones satíricas  por Internet, decidí dar un paseo para despedirme de la vida . En mi triste y angustioso camino de Vall d´Uixó a Alfondeguilla , sintiendo una espada clavada en la sien que iba avanzando por mi cabeza a cada paso antes de dejar de existir, no podía apartar de mi pensamiento, de igual modo como cuando se está enamorado de una bella muchacha , a  la comunidad nacional de jueces y fiscales que quieren un pueblo de paz y bien. Todo escritor y autor dramático será un enviado de Dios, y este  tendrá un mandato de escribir  sobre lo bien que va todo en la tierra , especialmente en España, y terminará la última estrofa  dando gracias al rey , diciendo amen y recibiendo la paga por su trabajo. El resto que no haga esto,  será acusado de incitar al odio y apresado, siendo las cárceles el mayor lugar de libertad de expresión  y creatividad del reino de España.

Era la tarde noche del 19 del septiembre, el día anterior celebraba el inicio de mis clases del grado superior de paisajismo y medio rural, y 24 horas después planeaba mi muerte.

Lo que  menos se puede esperar de la justicia en España es justicia, y menos cuando se tiene la razón. Estaba todo perdido. Solo esperaba el momento adecuado, acumular suficiente fuerzas, y dar por fin el salto a otro mundo mejor.

De vuelta del paseo, subiendo por las escalinatas de  las piscina y caminando por la rivera del barranco Belcaire junto la grutas de San José, vi a un muchacho junto los aseos públicos  sin camisa, estaba  gritando a  alguien a quien no podía ver, pidiendo que le dejaran ponerse la camisa.

Déjame ponerme la camisa ¿ es qué me vas a disparar?

Me extrañó brevemente  lo que acaba de oír, tras la sorpresa recordé que desgraciadamente seguía vivo y en Vall d´Uixó. Continúe subiendo los peldaños de la escalinata,   y dirigí mi mirada a ese lugar, pero al llegar arriba perdí la visión del muchacho. Se había movido y la escena transcurría detrás de los aseos, pero se podía oír perfectamente otra voz. Una voz desagradable, ronca, carajillera, anciana y violenta, que entonaba la melodía de la policía:

¡Ahí quietecito! no te muevas a ahí hasta que venga la policía;- ahí quitecito.

El muchacho que había visto fugazmente bajo las farolas con las manos levantadas y sin camisa, era un muchacho de tez olivácea, más alto que yo, bastante  gordo, me dio la impresión que aquella mole dotaba de una gran barriga , debería pesar cerca de cien kilos, sin embargo estaba detenido por una voz anciana y débil. Supuse que debería estar siendo apuntado con una escopeta.

Reconstruí rápidamente la escena. Cerca de los paelleros de las grutas de San José hay un par de casetas frente la pista de baile, patinaje y los aseos. Era fácil deducir lo habitual y cotidiano en Vall d´Uixó. EL pan nuestro de cada día de los pandilleros. El muchacho sin camisa había intentado robar  en una villa,  y el propietario le había pillado. Salió de la casa probablemente con la escopeta de caza, y en estos momento lo tenía secuestrado hasta que llegará la policía.

Sabiendo   que las fuerzas de seguridad  solo le preocupan los presos políticos, y lo que manifiesta la gente por Internet, hasta que no terminarán de ver y anotar  los diferentes perfiles de facebook, twitter, youtube, no saldrían a intervenir  en delitos reales como en un atraco, violación, asesinato, amenazas, trafico de drogas, tiroteo,  secuestro, robo, retención, incendio…

Generalmente en Vall d´Uixó cuando llega la policía ya se ha se hecho viral el vídeo del tiroteo, la violación  o el incendio.

Por mi parte, entretenido con una escena  tan cotidiana, y familiar de Vall d´Uixó, dejé de pensar en mi suicidio. Me tumbé  contemplando  las estrellas sobre un banquito instalado junto una fuente. Se escuchaban los grillos , y a intervalos  la voz del hombre que retenía al muchacho cuando  el otro se movía un poco:

¡Ahí quietecito hasta que llegue la policía! Ahí quietecito te he dicho.

Sobre mi cabeza aparecieron flotando unas grandes luces, como las de un avión, pero habían  muchas  más y no parpadeaban. Se trataba de la estación espacial que pasaba sobre mi cabeza.

Menudo circo se llevan esos astronautas- me dije- mientras aquí nos matamos y nos morimos de hambre, el gobierno presume de que da miles y miles de euros para subir a esos gilipollas de astronautas al espacio para dar vueltas sobre nuestras cabezas. Se podía ir al infierno la estación espacial y contarnos como es con sus potentes cámaras de vigilancia.

Al cabo de un cuarto de hora llegó la policía local. Nunca los había visto acudir tan rápido ante una situación de emergencia , sin duda no habían parado en el bar a tomarse algo antes de llegar.

La historia la de siempre, vidas violenta, la mierda no solo flota en la aceras, aquí esta en todo el tejido social, en el corazón de la vida, con su desempleo crónico, el odio puerta con puerta en cada casa, la violencia de unas instituciones psicopáticas , con unos políticos de una izquierda aburguesada, embrutecida ideológicamente, egoísta, y una derecha reaccionaria con tic fascistas, unas fuerzas de seguridad y una justicia  indescriptibles en lo que pueden llegar a hacer con un ser humano, con  unos medios de comunicación y sindicatos  que amparan el terror mediático y el control social, y unos narradores, escritores, poetas, autores dramáticos , que nos cuenta que vivimos en un mundo feliz donde nos ayudamos controlando nuestras emociones.

Vivir en este lugar  es un infierno. Todos los meses alguien se suicida para no soportar el terror de vivir aquí , en este valle de lágrimas de mierda ¿  para qué?

Continúe mi camino siguiendo al coche de policía como si fuera un coche fúnebre,  pronto desapareció de mi vista y se perdió en la oscuridad y las tinieblas.

Esta historia terminó oficialmente como siempre:

-Aquí no ha pasado nada señores, un romano se ha puesto nervioso y ha secuestrado  a un cartaginés que merodeaba su villa  dando palmas.

Váyanse a su casa, que aquí no hay nada que más que ver.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

I.

Hace unos días me adentré buscando espárragos   por una huerta abandonada cercana a mi casa. Siempre quise entrar allí. El motivo principal es que  sentía curiosidad por el hombre que trabaja en aquel terreno. Ahora que estaba vacío, no creo que le importara a nadie que pasara; de hecho…, lo hacia mucha gente. Esa huerta la había conocido unos meses antes llena de todo tipo de hortalizas, pese a que la persona que trabajaba allí carecía de agua. Debía ir a la fuente pública y cargarla en garrafas, por lo que regaba muy poco, sin embargo, tenía más tomates, más guisantes, bachoquetas, cebollas, patatas, fresas, melones, calabazas, de lo que plantara…. que nadie en Vall d´Uixó.

¿ Cómo lo hacia? Era un misterio. Yo estaba por entonces aprendiendo jardinería en un taller de empleo. El cuarto taller de empleo que hacía en mi vida, ya que apenas había trabajo más que a través de los programas de inserción socio laboral . Pero esta vez tenía más interés que nunca de aprender, aunque no sirviera de nada. así que exploraba ese lugar del mismo modo que un científico lo hiciera en la luna, cosa que como sabemos no sirve de nada, más que para justificar unos presupuestos que paga el pueblo para favorecer unos  pocos puestos de trabajo de esos malditos  inútiles  licenciados en física, química, ingeniería, astronomía enchufados por la Nasa.. . ¡ como odio a esos malditos burócratas que gastan dinero del pueblo tontamente yendo y viniendo de la tierra a la luna!

Yo quería saber, abrir mi mente, saber la verdad.- como nos decían que hiciéramos en el taller de empleo para que nuestra imaginación  volara, como lo hizo la de ese hombre en aquel terreno, o el famoso “Principito” del cuento que estábamos leyendo en clase y del que tenía que hacer un trabajo escribiendo 12 líneas resumiendo la idea principal del cuento, si es que había alguna . Aquel huerto , me di cuenta que aunque abandonado seguía siendo un lugar muy hermoso. Todavía poseía la forma que le había dado ese pobre   hombre. Desgraciadamente, sus vecinos, le hacían la vida imposible desde hacia años, al igual que las autoridades. La gente normal recelaba de las intenciones de alguien que  se preocupaba de si mismo menos que los pimientos o las berenjena que cultivaba.  Se sabía en el barrio que pasaba hambre, y muy duras privaciones materiales. Se le notaban en la ropa, en su casa, cercana a la mía, en las herramientas utilizadas en su trabajo, en la falta de transporte. Siempre iba con unos pobres perros que tiraban de un carrito. Sin embargo, esas dificultades las superaba gracias a  una actitud ecologista, y a un desprecio al dinero y a las demás  personas admirable a mi juicio. Aquel tipo   iba más allá de las rastas y los eslóganes anti sistemas. La gente de su alrededor, y sobre todo las autoridades, incluso los de izquierda progresista, creían que la labor de un huerto ecológico atentaba contra el modelo de crecimiento y de emprendimiento que se pretendía para la localidad de Vall d´uixó . Una cuidad que vivía no del trabajo, sino de subvenciones Europeas por ser educadora y muy seria. Para demostrar que eran gente seria a Europa, y dispuesta a ser ciudadanos  educados y disciplinados, debía cada vecino  arrancar un flor de un jardín municipal  y chafarla. Sin embargo, este hombre nunca lo hizo. Decía que hacer eso era una barbaridad, como llevar a la gente a la luna, y que era preferible renunciar a los fondos europeos  a renunciar a las flores, porque de lo contrario, de seguir por esa vía , no solo no habría abejas al no haber flores, sino que se acabarían chafando a las personas que vivieran en la tierra y no en la luna. De hecho , Europa pedía  cada vez aplastar más cosas. ahora  estaban empezando a pedir que tiraran al suelo  las  naranjas y las chafaran.  Este agricultor se negó a hacerlo,  incluso se comía las naranjas delante de la gente. La cogía del único naranjo que tenía en su huerto de hortalizas. Más que manifestar sus ideas, era su actitud lo que molestaba, y lo que inclino la balanza para que lo  expulsaran al subsuelo. De este modo estarían tranquilas  las conciencias de sus laboriosos , serios, respetables y educados vecinos . En la huerta, mientras recogía espárragos que no paraban de crecer por todas partes, señal del abandono, observaba que no quedaba nada de las instalaciones del terreno. Hasta su caballito de madera pintado de azul donde se sentaba a ver pasar los coches en los atardeceres. Se lo habían roto los vándalos, colgando la cabeza de madera del animal de un olivo con una zanahoria del huerto en la boca. Supongo que llegaría a un punto mental este agricultor, donde comprendió que no podía hacer nada contra el sistema,  ni mejorar las condiciones psicológicas  de un  pueblo egoísta, subdesarrollado,  y vengativo que pedía la luna. La cual ellos nunca alcanzarían. Por ello, lo lógico sería pensar que se habría ido a otro terreno. Imaginé que fuera de España, a Bélgica o México, como los exiliados y presos políticos, cada vez más numerosos en nuestro país.  Tuve cuidado de recoger unos espárragos que crecían sobre unas cañas tiradas por el suelo. los guisantes aún estaban enredados en ellas muertos. Aunque  en algunas matas se veían entre hojas amarillas algunos brotes verdes, o una pequeña flor morada donde se guardaba el último aliento de vida  la planta. También   faltaban en el huerto  los bidones de riego- Se los habían robado todos, según me contó un anciano que paseaba por allí y al que le pregunté por él.

-La última vez que le vi- comentó el anciano- me dijo que le habían robado los bidones una pandilla de jóvenes. como los que usted puede ver allí- El anciano  señaló unos jóvenes que estaban haciendo un dibujo de un agricultor con los pantalones bajados y con orejas de burro en la pared del molino medieval. Este había sido comprado por el Ayuntamiento para el pueblo, es decir para nada, hacia poco,  mientras otros  jóvenes rompían botellas de ginebras después de bebérselas dentro del molino.

¡Es una vergüenza esta juventud y nuestros políticos!- exclamó el viejo- solo piensan en divertirse. El que está en el tejado bailando desnudo es mi nieto que estará  drogado. El otro día me robó  dinero de la cartera, ojala se caiga y  se mate para que nos deje vivir en paz. No vale para nada. nos  tiene amargados en casa-

el anciano meneando la cabeza se fue  con tristeza.

Yo pensé que esos jóvenes no tenían la culpa de haberle robado al agricultor los bidones, ni al anciano la cartera su nieto. Lo único que habían aprendido en la escuela para defenderse de la opresión del mundo, era a pegar a los más débiles, a las mujeres , a los maricas, a los ancianos, a sus padres, y a los diferentes como los anti taurinos. El Estado para protegerse del joven vándalo Español lo que hacía era darles drogas, la razón, derechos, a Vox y a Ciudadanos,   y mirar para otro lado junto Podemos.

Cada vez más melancólico, hasta la nausea de ser Español ,  caminaba por esa huerta pensando en esto, cuando  encontré un pequeño bidón, el único que quedaba con algo de agua entre unas matas de  alcarchofas amarillentas aún con fruto, aunque raquítico e inservible . Metí la cabeza dentro.  noté que brillaba algo, como si fuera la luna, pero se trataba de  una botella de agua. Dentro había un papel cubierto con plástico para proteger su mensaje.  lo leí con interés, ya que sin duda era de este hombre que quisó dejar su final escrito dentro del bidón. Este bidón viajaría por el pueblo de ladrón en ladrón, conservándose para  que la gente del futuro supiera lo que le paso, ya que los ladrones ni se molestarían en leerlo, y si lo hacían no sentirían vergüenza ya que eran de Vall d´ Uixó.

“Dejo este papel y los siguiente por si alguien los encuentra, para  que sepa mi historia y que me paso.

Llamadme agricultor.

La gente de mi alrededor vive sin trabajar y nada les falta.

¿ Cómo pueden hacerlo sin ser comunistas y no vivir en un paraíso, ya que vall d´uixó es lo opuesto a un edén? Nunca lo sabré, porque yo trabajo en un huerto y solo gano en dolor y  miseria.

¿ qué me dan por mi sufrimiento?

Una laceración que emana por la herida del desprecio y el robo  por el que huye mi alma y las plantas de mi huerto.

Esta es la moneda con la que paga Vall d ´Uixó a los ángeles del trabajo y la sumisión.

Cada planta que siembro me la arranca el hombre de mi alrededor con odio. Son los hijos de la ira y del desprecio. Llorad conmigo para ser perdonados, sobre todo los airados, los violentos, los vencidos, los humillados. Vivir en vall d´uixó es un castigo, una humillación como ser violado, una lucha contra una manada donde van contra ti los de arriba y los de abajo, los que detentan el poder y los pobres que han sido envilecidos. El mundo es un infierno donde siempre gana el malo.

Reír todos conmigo bajo el látigo.

Paz y bien.

Firma:

El agricultor en el molino”

Di un par de pasos sobrecogido. Empecé a sentir miedo. Un terrible frío me paralizaba, creía escuchar voces de pandillas por todos los lados. En las ramas de los chopos sin hojas que brotaban  de las ruinas del molino varios cuervos se posaron. Sus graznidos eran igual que cuando abren los aceitunados andaluces sus grandes  navajas antes de atracar a alguien. Más  noté un espantoso   bulto en mi pie, estaba bajo la suela de mi zapato, creía que era un pequeño escarabajo que había chafado, pero se trataba de un guisante. Lo recogí entre mis manos. De repente, empezó a temblar y a hablar el guisante. Una vocecita salía de él, miré y observé a   un pequeño niño que rompía la semilla con una espada. Era un principito con perilla y calvo del tipo skin que me dijo:

Te voy a contar mi historia hermano, pero bájame de tu mano.

Con mucho cuidado lo deposité en el suelo y me senté a su lado a escucharlo.

II.

Érase una vez un principito payo que vivía solo en un terreno donde cultivaba. No tenía más amigos que sus plantas, las cuales se comía cada día , y al día siguiente le brotaban dispuestas a ser devoradas por el principito. Desde su bancal veía pasar por su lado a la gente que de él se burlaba por su pobreza y su trabajo. Pues en Vall d´Uixó , aunque siempre estaban de cuaresma para parecer serios y virtuosos, eran solo  apariencias. El trabajo en el campo era como en sodoma,  pecado. El comer de la tierra creían los valleros que era de corderos. En cambio, el principito  era feliz en su terreno susurrando a los guisante y trabajando de sol a sol en su huerto. Un día que labraba aparecieron  ante el principito  tres perros grandes. Este se asustado al ver los perros delante de él y mirándole de forma fija sin moverse,  pensó que se lo iba a comer.

Uno de ellos, que tenía un ojo de cada calor, siendo su pelaje  blanco como los huskys le dijo:

Alteza, no tema,  no venimos a comerle, sino a hacerle una propuesta.

¿Cuál? dijo el principito al perro.

Otro de los perros que parecía un pastor alemán abriendo la boca y dejando ser sus grandes colmillos le explicó lo que quería:

Si nos domesticas seremos tus esclavos.

El principito  se alegró mucho, y gritó lleno de jubilo:

¡ Hurra! Por fin tengo vasallos en mis dominios.

El principito empezó a trabajar en un trineo, y en una bicicleta que sería arrastrada por los perros, es decir , por sus vasallos caninos.  También creo unos aperos como los de los caballos para la labranza con los perros.

Al cabo de unos días lo tuvo todo listo y salió.  La gente de su pueblo  cuando lo veían cabalgando  con sus perros pensaba que estaba loco el principito.

Los perros no son caballos- le decían los mayores al principito.

Dibújame un caballo- deteniendo el tiro y sacando un papel  pedía  el principito a la gente mayor que le hicieran ese  dibujo a modo de prueba.

Ya no nos acordamos como son los caballos- respondían casi con lágrimas en los ojos los ancianos- no lo podemos dibujar, solo sabemos dibujar coches. Los coches si los recordamos, incluso las marcas, podemos dibujar las marcas de Mercedes, BMW, Audi, fiat, pero no a un caballo, ya no los recordamos, hace años que no acariciamos a ningún caballo-

Mis perros son caballos, miradlos bien, han evolucionado- respondía con una sonrisa el principito y les ordenaba proseguir a sus perros.

La huerta del principito no paraba de florecer, los 360 días del año. No existía allí el invierno, siempre era primavera.  De hecho era la finca más bonita de Vall d´ Uixó. Por eso le atacaban casi a diario, ya que la bellaza de su huerta era turbadora para sus vecinos, sobretodo proviniendo de un pobre. Nada hermoso le poseer un pobre, para ellos estaba reservado la fealdad y lo asqueroso del mundo. Desgraciadamente su huerta no podía prosperar por los robos. Había días en que le robaban hasta tres veces. Una por la mañana, poco antes de que llegara el principito, otra la medio día, cuando se iba a comer, y otra por la noche mientras dormía. Entre tanto el Ayuntamiento  compró un buen día esa huerta que el principito ocupaba- Un registrador de la propiedad en un despacho de Madrid puso el nombre del Ayuntamiento de Vall d´Uixó en un papel que firmó un testaferro con grandes bigotes como los de Dalí.

EL Ayuntamiento,  quería hacer allí un monumento dedicado a un taller de empleo. Habría jardineros quietos como estatuas que cobrarían todos los meses por ver a unas  flores marchitarse compradas de  un almacén de Pekín con fondos Europeos para el desarrollo de regiones subdesarrolladas. Pero el principito estaba allí, y en Europa no lo sabían,  así que le hicieron la vida imposible  para que se fuera. Eso si, siempre de forma educada. Por qué los poderosos, la gente grande, era gente seria, con estudios, comprometida con el bien público,  que respetaba y comprendía a todo el mundo, incluso a los animales, a las plantas y a los pobres.  Aunque le hicieran la vida imposible al principito,  seguía siendo un ciudadano y tenía algunos derechos jurídicos, muy valorados por los inmigrantes sin papeles. Estos inmigrantes  estaban aún por debajo del principito, aunque comieran sopas juntos en la caridad. Es curioso el mundo, el a diferencia de los inmigrantes  podía hablar con la gente poderosa si lo solicitaba en un papel llamado instancia, sin faltas de ortografía, razonando el motivo, firmado por él con fecha, hora y lugar junto  un funcionario de la planta baja del ayuntamiento, que le daría curso a otro funcionario de la planta de arriba que lo examinaría,  y pasarían a otro funcionario encargado de la agenda de la alcaldesa. Este último, un hombre delgado y largo como los tubos de mortadela y del mismo color,  pondría un día,  una hora concreta en un papel que entregaría al principito  para la reunión. Entonces iría  de su terreno al despacho principal del pueblo para hablar con la máxima autoridad que lo atendería.

Ese día llegó, y el principito emprendió el viaje de su terreno al Ayuntamiento.

Antes pidió consejo a sus guisantes. Estos le aconsejaron:

  • Habla como la gente grande para que te comprendan, di que vas a fomentar la economía y el emprendimiento. Que ofrecerás dos puestos de trabajo, uno para un hombre en exclusión social, y otro para una mujer con taras mentales. También que comercializaras una gama de productos ecológicos de alta calidad muy valorados en el marcado alemán y holandés al que esta enfocado tu línea empresarial , además de potenciar el turismo local, este será el más importe beneficio a nivel local, pues tendrás las puertas abiertas para mostrar los laboreos culturales tradiciones de los Españoles a los Rusos, a los jeques Árabes y a los Ingleses.

 

El principito nervioso le respondió a los guisantes antes de irse:

Has hablado con mucho juicio guisante, pero  no sé si me acordaré de lo de laboreos culturales tradicionales.

El camino se le hizo muy pesado, intentado recordar el principito  que era el emprendimiento y la campana de gaus de los beneficios que le explicaron las tomateras antes de irse.

Buenos días ciudadano. ¿ En que puedo ayudarle? ¿ A dónde desea ir?- le preguntó con una sonrisa un policía armado que custodiaba la puerta del Ayuntamiento apuntando a la cabeza del principito.

Tengo cita con la alcaldesa- le explicó el principito con las manos levantadas en alto sobre su cabeza.

Eso es otra cosa- le dijo el policía que le dejo pasar mientras apuntaba a la cabeza de una mujer musulmana que estaba detrás del principito en la cola.

Buenos días ciudadana. ¿ En que puedo ayudarle? ¿ A dónde desea ir?- escuchó el principito que  preguntaba el policía como a todos los que estaban en la cola.

Vengo a pagar la tasa de la basura-comentó la mujer con las manos levantadas.

Eso es otra cosa- le dijo el policía que la dejo pasar apuntando al siguiente en la cabeza con su pistola.

El principito estaba perdido dentro del Ayuntamiento. Preguntó al primer funcionario que vio,  un hombre mayor con canas que estaba recostado sobre un libro y parecía amable.

¿ Dónde está el despacho de la alcaldesa?- le preguntó.

Este abrió sus cansado ojos y le contestó sin fuerzas, agotado.

No es mi trabajo contestarte. Yo solo autorizo  desahucios. Si te han desahuciado lo he autorizado  yo.

El principito salió y le preguntó a otro funcionario donde estaba la alcaldesa.

No puedo contestarte, solo lo hago si vienes a pagar una multa. Es mi trabajo.

¿ vienes a pagar una multa? Preguntó sonriendo.

No- dijo el principito, vengo a ver a la alcaldesa, y me he perdido-

El funcionario le confesó en voz baja.

Esto que quede entre nosotros, no debería decirlo- Debes dirigirle al panel de colores donde se indica donde están los despachos. El panel te contestará.

El principito le dio las gracias.  Encontró el panel y vio donde estaba el despacho de la alcaldesa. Era muy divertido, como un laberinto de ratas. La alcaldesa estaba en el ala este del segundo piso, junto a un cuarto de baño y el balcón.

El principito subió las escaleras. Apareció ante el secretario que estaba ante la puerta de la alcaldesa muy serio. Su rostro alargado le colgaba hasta la corbata. Miró con detenimiento al principito , a un libro y a un reloj. Antes de hablar consultó con la agenda, el reloj, y con voz profunda le interrogó.

¿ eres el principito, verdad?

Si- dijo este.

Has llegado un minuto antes, si llegas un minuto después no hubieras pasado.

¿ por qué? Preguntó el principito.

Por qué la alcaldesa es una persona muy importante, aquí nada se hace si ella no lo ordena. Un minuto de su tiempo vale mucho.

Comprendo, ella es como el SOL para las plantas- le dijo el principito.

Exacto, es la hora. Pasa por esa puerta. Te esperan – le ordenó el funcionario que se quedó mirando fijamente un papel con profunda gravedad.

Al entrar el principito no vio a nadie. Había una gran mesa en el centro de un gran despacho y una mano que firmaba papeles. El Principito fue girando a la mesa y vio a una preciosa niña.

Eres una niña como yo- le dijo muy contento  el principito al ver que la alcaldesa era una niña..

La alcaldesa que no llegaba a la mesa por ser era muy pequeña, seguía atareada como los adultos firmando sin cesar papeles pensando en voz alta:

Tengo que bajar estos impuestos a los ricos y subírselos a los pobres.

¿ por qué? Le preguntó el principito intrigado.

La alcaldesa le respondió como si estuviera en un mitín:

Para estimular al economía se  baja los impuestos a los ricos que crean empleo, y para proteger el estado de bienestar se  sube  los de los pobres a los que van destinado estos impuestos. Los ricos no generan gasto social, por eso no deben pagar impuestos, pero los pobres, acaban con la hacienda. Lo pone en el manual de resistencia del partido.

Entonces está bien hecho, es razonable visto así que paguen más los pobres- pensó el principito que no tenía estudios, ni sabia de matemáticas.

¿ Qué deseas? Tienes turno, puedes pedir un deseo razonable- Le preguntó sin mirar al principito la alcaldesa que firmaba un convenio para el turismo- ¿empleo, vivienda, bordillos nuevos en tu barrio? Te lo concedo. Soy la alcaldesa.

No busco esas cosas alcaldesa. Yo tengo un proyecto en un terreno, hago agricultura ecológica y—

Deja tu tarjeta y te compraré, pero pon la factura que desgrava.

No alcaldesa, no es eso- le dijo el principito intentando recordar lo que le dijeron sus verduras- es que quiero que vengan turistas y toquen la campana de gaus para que gene el ayuntamiento dinero conmigo en ese terreno.

¿ nos  quieres dar un terreno? ¿ es eso? No eres el primero- le preguntó la alcaldesa alarmada- no podemos quedárnoslo, si nos lo das  genera gasto y hay que llevarlo al pleno, se debe votar si se acepta la donación, además. ¿sabes que  tienes que pagar los gastos de notaria? No los va a pagar el ayuntamiento. ¡ Faltaría más hacer que pague el pueblo otro terreno! y antes de darlo debes tener todos los impuesto al día. Pero es mejor que te lo quedes, estamos hartos de terrenos.

El principito asustado le explicó como podía:

No alcaldesa, es del ayuntamiento el terreno que ocupo.

La alcaldesa paró de firmar y miró por primera vez al principio. Saltó de su silla con cojines para llegar a la mesa. con el boli en la mano avanzó hasta donde estaba el principito.

¿ por qué tienes un terreno del Ayuntamiento? Eso es un delito.

El principito con la espalda contra la pared sudaba.

Alcaldesa, yo cultivo ese terreno con amor desde hace años, no sabía que tenía dueño, yo creía que era mío. En cuatro años nunca he visto a nadie, hasta hace poco que me dijeron que iba a hacer un monumento a un taller de empleo. Por favor, déjeme estar allí, si me quitan de ese lugar se romperá mi vinculo con Vall d´Uixó, es como si me transplantarán el corazón en un lugar donde no latera nunca más. Yo veo mi huerto con el corazón.

La alcaldesa  que no  comprendía que decía porque no salía en el librito de manual de resistencia, giró y volvió con su boli a firmar papeles, parecía haber olvidado que hacía allí el principito, hasta tal punto que este le preguntó.

¿ qué hace alcaldesa?

Esta riendo con su vocecita infantil le dijo:

Firmó para que permitan instalar una plaza de toros más grande.

¿ por qué? Le preguntó el principito.

Por qué a la gente de este lugar les gusta, si hago cosas que les gusta me votan, aunque haga cosas que no les gustan tanto como subirles los impuestos, si me votan puedo seguir mandando, y si mando puedo estar todo el día aquí sentada firmando papeles. Es lo que más me gusta del mundo, firmar estos papeles, quiero hacerlo hasta ser una anciana.

¿ Qué va ser de mi huerto? Le preguntó el principito.

Entonces se abrió la puerta. Entró el secretario, al verlo en pie levantado de su mesa, el principito observó que era un hombre delgado, muy alargado, cuya sombra avanzaba desde la puerta hasta sentir que le cogía del brazo.

La reunión ha terminado- dijo sacándolo la sombra.

Continuará.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Una historia que te hará volar del huerto… conmovedora, llena de valores, ingenio, humanismo…

dsc01271

descarga (1)

DSC00100

canis

 

Un testimonio real sobre la exclusión social en Castellón.

 

Yo predico con el ejemplo, y en los siguientes vídeos  son un verdadero ejemplo real de como la propiedad es un robo que obliga a cometer un crimen.

Subtitulado.

Nuevas alegaciones al expediente sancionador de un perro con retraso de vacuna.

Hace unos días se me abrió un expediente sancionador por  no tener la vacunación al día de uno de mis perros. Decir que vivo con tres perros y dos de ellos estaban al día. El retraso, ciertamente  era de dos meses. ¿ se puede esto justificar? Es lo que intentaré explicar en este alegato aportando para ello al Ayuntamiento de Vall d´Uixó la vacunación al día de Senegal de Vall d´ Uixó ( el perro indocumentado). El tener en cuenta que debía vacunar  en su día a todos  los perros, lo tenía, la prueba es que sus dos amados hermanos , Dominador y Subordinador, estaban  perfectamente al día , faltaba Senegal que es menos ordenado. ¿ Por qué ? Por que no hay dinero, por eso Senegal se ha quedado el último. He vacunado hoy con prisas a Senegal, como prioridad sobre otros gastos, lo hago a modo de  acto responsable para que comprenda el Ayuntamiento de Vall d´Uixó que no soy una persona ajena a la ley, ni racista,  sino crítico cuando es injusta o se aplica con rigor desmedido, como explicaré  que a mi juicio ocurre en este caso. La vacunación de Senegal me va a costar parte de mi alimentación de este mes, pues desbarata el presupuesto Ellos  tendrán su ración de pienso, pan, zanahorias y algarrobas con bizcochos. A mi me esperan acelgas del huerto, lechugas, borrajas yespinacas, bochoquetas.. todo lo que salga de mi trabajo en el huerto, lo que compre, básicamente será arroz, aceite, macarrones y las donaciones de algunos amigos…Que no piense el Ayuntamiento ni la policía que ahora busco una excusa  para matarme yo de hambre para desacreditarles  ante la opinión pública, o tengo la excusa perfecta para matar de hambre a los perros. A ellos, ni  siquiera les he dicho  que ocurre para no disgustarlos. Mis perros desconocen por el momento lo que está pasando con ellos porque Senegal no estaba vacunado. En estos mementos están jugando en el jardín. Se asombrarían  tanto como yo de cómo es la mente humana dentro de esta perrera humana llamada Vall d´Uixó.

Tras aportar la vacunación al Ayuntamiento y a la policía, causa del expediente, lo hago tarde y mal, como cuando se llega tarde al trabajo y con una excusa que no sé si servirá: pobreza y represalias.

Sobre el primer punto pobreza.

Si hay alguna duda, adjunto el corte de luz que tengo pendiente, como ven, también llevo retraso en mis obligaciones de pago con esta empresa, ( como con la vacunación de los perros) y debo a esta empresa puntera y orgullo del país, cerca de 150 euros de facturas acumuladas desde hace un año. Recibo amenazas de Iberdrola todas las semanas de cortarme la luz. Las últimas  cartas es que ni la abro, sé que hago mal, a lo mejor son buenas noticias de Iberdrola avisando de que ya no hay que pagar.  Del coche y la moto que poseo, debo al Ayuntamiento casi mil euros, y ahora no puedo deshacerme de mis vehículos por las deudas que tienen que superan su valor. Por eso, conforme cada año me llega con la primavera puntual como las floraciones de los huertos y los montes la carta del impuesto de circulación, de mi mano va directa al fuego, y del fuego como cenizas al huerto haciendo un ciclo de bien y mal, el gin y el gan y celebro el solsticio de la primavera.   Sé que es una excusa de perdedor, de vago,  de cínico, de calavera hispano, de gente de tahúr, de poeta de la bohemia;- el quejarme de que no tengo dinero. Por eso, hasta  ahora esa alegación ni la acepta Iberdrola ni el Ayuntamiento. Estoy seguro de que tampoco la aceptará en esta ocasión la policía o el Ayuntamiento el caso de que Senegal no estaba vacunado a tiempo, de sobra saben que no tengo dinero. De hecho  han sido testigos la policía al ver mi casa de mi miseria y me han denunciado igual.  Aquí quisiera hacer un inciso extraño, que no termino de comprender, y seguramente el policía tampoco. Pasó así, en el momento de la denuncia  uno de los agentes que me estaba denunciando se ofreció a pagarme la vacuna del perro de su sueldo, y la vez me estaba denunciando, siendo consciente de que no tenía dinero para la vacuna, en cierto modo estaba reconociendo el motivo . Son esas cosas que pasan cuando se ven las cosas de cerca y gente que no se entiende hablan como hombres. Lo que pasa es que cuando nos alejamos se enfría esa relación. Policía, el Ayuntamiento saben de sobra de que hace  más de un mes que me manifiesto en las calles de Vall d´uixó pidiendo agua para mis tierras para poder ganarme la vida con dignidad, o la integración a algún plan de políticas activas de empleo ya que no solo estoy abandonado en medio de esta jungla capitalista, sino que también soy perseguido. Las  cartas siguen viniendo, me empapelan, me vigilan, me ahogan, son cartas tóxicas, monstruosas, criminales, asesinas, amenazantes, y no hay ninguna que sea de  amor que es lo que necesito.

Daría todo, todo, todo….

por recibir una carta perfumada de la alcaldesa Tania Baños .

Podía empezar:

Me das lastima Ángel.

Me la llevaría al corazón y  allí la guardaría eternamente.

Me pregunto con una balanza en la mano pesando unos tomates, y por comparar que es lo que hace la justicia.

si por no tener un perro vacunado te denuncian con una denuncia que no es barata de 600 a 6.000 euros. ..

¿ A cuanto subirá la denuncia de matar de hambre a un hombre, por degradarlo moralmente, causarle daños psicológicos, empobrecerlo, arrestarlo ilegalmente, perseguirlo, llevar su vida al fango, a regiones oscuras donde el alma, la razón se pierde para siempre?

Necesito luz y transparencia y no ver tan hondo en el fondo.

¡ Oh simas, abismos, dadme alas para mi ascensión!

Mi coronación ya.

Que soy pobre y atrapado está claro, ahora vamos al segundo punto, más ambiguo, más sutil, más oscuro y relacionado con el primero. No lo voy a explicar en profundidad porque debo ser conciso y esto abarcaría un libro entero y todo un juicio con policías y autoridades  sentadas en el banquillo. He leído mi nueva  hoja del atestado ya que me la han cambiado. Lo que ha dado pie a esto  se debe a un incidente, un suceso fortuito con una señora, pero cosa extraña, de repente aparecen dos personas afectadas en el parte que he firmado, con testigos se puede verificar que solo había una persona. Cito textualmente.

  1. Otra…No tener bajo control, a un perro mientras se pasea a este, causando molestias y un gran susto a dos personas que paseaban al intención de atacarlas.

Alego.

primero la asustada iba sola, y si contagio el susto a otra persona, sería por otro motivo y en otro lugar. El perro descontrolado que se menciona no hizo intención de atacarla. Sino que la mujer iba acompañada de dos o tres perritos   y mi perro fue a ellos. (¿ no es raro que no salga esto en la denuncia que explica todo y rebaja el grado de la acusación? son perros que se ladran unos a otros) Lo que activó la conducta  de mi perro, fue la presencia  otros perros que llevaba sueltos esta señora ( ¿ eso no lo cuenta la “ señora”?), y pese la  actitud hostil de mi perro y los suyos, el mío no se atrevió a atacar porque lo tengo educado, los suyos hay que decir que tampoco atacaron ya que son pequeños. Por lo tanto, si vamos a decir la verdad, lo que expone la policía  no es cierto, y eso debe preocupar y asustar a los ciudadanos.

Otra cosa antes de ponernos a llorar juntos y asustarnos todos, no iba de paseo, sino que venía de trabajar con mis perros que empujaban un trineo. Llevaba dos perros más.

Puedo asegurar que aquí hay mentiras, falso testimonio, personajes invitados sorpresa, y una exageración premeditada que en todo momento acompañó a los agentes cuando vinieron a casa. Así como cuando yo les expliqué mi versión, no queda recogida en ningún caso.- ¿Para qué? si vinieron programados en modo acoso y derribo y buscando perros asesinos y descontrolados. Tarde o temprano está claro que  conseguirán acabar conmigo. Tienen todos los medios a su alcance, la mentira también, pero no anticipemos acontecimientos que ya vendrán.

Sobre tratarme como delincuente a mi y a mis perros, prueba es que han estado tres días por casa la policía local. dudaban hasta que las cartillas veterinarias  fueran verdaderas. Como conseguí tener los perros al día ( o casi al día a la mayoría) Trabajando en la obra a cinco euros la hora en negro pude pagar estos gastos. Pueden averiguarlo, si quieren les digo para quien trabajaba en negro y lo detienen. Que mi palabra no cuenta ya lo veo, pero es que ni mis documentos valen para la policía. Llegan a  tal punto de desconfianza  que han llegado a venir hasta para comprobar  después de ver las cartillas, si el censo del collar se correspondía con la cartilla firmada por un veterinario muy querido y conocido del lugar.

Y  todo esto  por un incidente donde no había pasado nada, más que un perro ladró a otros perros. ¡Qué cloaca es Vall d´Uixó, su policía, su Ayuntamiento!;- es peor que Sodoma esta ciudad. Por eso me gusta y no me iré, me quedo hasta que me maten.

Otra cosa me preocupa. Algo que hice mal, muy mal por ser confiado. El tercer día vino la policía a casa, a por la copia de mi denuncia . Yo tenía algo de prisa cuando me pararon y me pidieron la copia aduciendo que había puesto algo mal. Yo se la di confiado. Luego me arrepentí, sobre todo por la extraña sonrisa que hizo un agente. Supongo que será para que no recurra en ciertas instancias superiores.  Lo que no sé es si ha habido algún tipo de manipulación como la del punto 11 que he expresado arriba de esta alegación. EL día de autos no lo vi al estar en la hoja de atrás, ni se me mostró, es  donde se habla de un perro sin control, yo de leerlo no hubiera firmado eso sin alegar que no fue del todo así, si no lo expresado anteriormente con otros perros. Que hizo ademán de atacar a dos mujeres es una horrible mentira que quiero que conste para los efectos judiciales y penales que empiezo a comprender que se van a generar, presiento que ya estoy yo y los perros muerto en la perrera humana de Vall d´Uixó, y a un muerto ya no lo podéis matar. Si me queréis matar, me matáis que no os va pasar nada por eso;- pues al tercer día resucitaré como hierba.

Yo soy la semilla de un mundo mejor.

Angelillo de Uixó

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

¿ Qué más contaría la idiota a la policía local de Vall d´Uixó cuando entró asustada gritando a la comisaría: un lobo me ha atacado?

La historia  que os quiero contar ocurrió mientras cenaba unas olivas con pan. Era noche de principios de octubre, todavía calurosa. Yo  estaba tan cansado de cargar agua para mi huerto en un trineo  con unos perros, que ni siquiera había encendido el fuego ni me había preparado nada mejor para cenar. El día en el huerto había sido horrible. Primero me corté en el brazo con una punta de hierro de una valla. La carne se abrió de forma limpia sin darme cuenta hasta que sentí gotear la camisa de manga corta. Noté que las moscas no paraban de acudir a la sangre que manaba de mi brazo. El corte dejaba ver tejido blanco de la grasa. No tardé en darme cuenta de lo que pasó,  me lo provoqué a causa de mis propios perros impacientes por empezar a trabajar cuando salía del huerto con dos garrafas. Tiraron tan fuerte  de mi en un momento que estaba distraído pensando que me faltaba algo, se trataba de un cubo para meter el agua del bidón a las garrafas. El caso es que me empotraron contra la valla y me herí. Luego fue un suplicio mayor del habitual cargar unos 150 litros de agua de un barril a más de 300 metros de distancia, ya que la parte donde dirijo el trineo se rompió la soldadura en la segunda carga de agua. Cada carga es de unos 45 a 50 litros. La última carga estuve  a punto de tirarla al barranco ya que   los perros iban de un lado  a otro del camino y el trineo daba tumbos. Igual de pesado era volver sin dirección  a casa cargados de leña. En eso que cuando empezaba a subir la cuesta de San Antonio surgió “la idiota”.

“La idiota.

Se trata de una mujer mayor, pero no anciana, antipática  e histérica, delgada, nariz aguileña, pelo rizado.  Tiene una hermana que parece gemela de igual carácter e imagino que  pensar. Cuando pasea lo hace con tres o cuatro pequeños perros, tan antipáticos como ella o ellas. Es frecuente cruzarme con esta idiota desde hace años y que mis perros ladren a los suyos y los suyos a los míos, y que ella me ladre a mí porque mis perros ladran tanto como los suyos, solo que mis perros son unos diez veces más grandes, por decir algo entre un husky y un milu, por eso no le hago caso y por cortesía le doy la razón.

Si, si son muy malos los perros como yo- el digo con indiferencia con los perros atados.

Por eso, aunque los míos, no son más peligrosos que otros perros, ni hacen nada diferente que otros perros, los siempre llevo atados,  y en la mayoría de ocasiones con bozal. No falta decir que pese lo antipática que me es esta mujer  y sus perros, no permitiría que atacaran mis perros a sus perros. Hasta ahora nunca había reparado más que superficialmente en ella, cierta antipatía y ya está”

 

En la ocasión en que nos cruzamos, y que es importante para esta historia, iba con un manojo de tomillos y romeros, seguida de sus impertinentes y cortesanos perros sueltos lamiendo sus pies. Hasta ese momento ocurría  lo normal de nuestros frecuentes encuentros. Solo que está vez pasó algo extraño de lo que no tengo explicación. Unos de mis perros, que son medio huskys, enganchado al trineo se quitó como si nada en segundos el arnés. Noté como ella sonreía y comprendí al instante  todo el odio que esta mujer me tiene. Este tipo de mujeres   mayores del pueblo de Vall d´Uixó generalmente están resentidas con la vida, frustradas desde hace años y acumulan un gran instinto de venganza y crueldad en su alma que estalla contra algún perro, algún gato, o alguna chica joven y bonita. Quieren sangre, causar sufrimiento , dolor, lo necesitan para vivir, así son las viejas de Vall d´Uixó.  Y mis perros se lo iban a proporcionar . Mi perro estaba allí plantado delante de ella haciendo bailar a sus perritos que se agolpaban a sus pies mientras ella le pegaba con el romero. El resto de mis perros fue a defender a su compañero contra esa bruja, cosa que no les culpo. EL trineo salió por los aires del empujón y volcó, lo que me permitió engancharlo a una señal de precaución colocada de forma muy adecuada por el Ayuntamiento. Entonces cogí a mi perro y lo devolví a su trineo. Unos conocidos que pasaban tuvieron el detalle de levantarme el trineo y colocarme la leña.

A ella no la vi ni irse. Tampoco le preste mientras duró el incidente atención a lo que decía. Escuchaba que gritaba y pegaba a mi perro con el romero.

¡Que exagerada!-comentaron los testigos de este hecho en referencia a esta mujer.

Una vez ella se fue estuve unos minutos hablando con mis amigos y les conté lo que había pasado:

Nada, que se me ha escapado un perro.

Después nos pusimos a hablar de un conocido que tenemos en común al que se la ha ido la cabeza. Está con una chica a la que pega, aunque ella también le pega a él. En el fondo es una pareja a la que se las ido la cabeza a los dos y protagonizan en bares y terrazas bastante espectáculos divertidos que dan que comentar, aunque evidentemente en esto no entra la policía, son cosas particulares, y yo lo respeto. Tras despedirme de ellos me fui a casa. Mientras cenaba pan con olivas noté que llamaban a mi puerta. Se trataba de la policía. Eran dos agentes. Enseguida imaginé que se trataba del perro y me temí lo peor.

Y antes de que preguntarán les pregunté yo asustado.

¿Ha herido mi perro a otro perro?

No- me contestó el agente tajante- pero queremos ver los perros y la documentación. Ha entrado una mujer a la comisaría diciendo que ha sido atacada por tus perros.

¿ delito de susto verdad? Les comenté con cinismo, estando tranquilo de que no había pasado nada grave. Fui a por la documentación, de paso a por papel para anotarme la hora a la que había llegado la policía, así como  la documentación que me pedían, las preguntas que me hacían. No les dejé  a entrar a casa no porque fueran policías, sino porque la casa estaba francamente sucia y desordenada, tanto que podía ser delito. Cuando salí con la documentación y la entregué  anoté la hora de llegada, así como la de salida

Las 20:23 minutos llegaron y a las 21: 03 se fueron.

Les pregunté por su número de identificación que me dieron amablemente, sabiendo que estaban cumpliendo con su deber.

¿pueden entregarme  el nombre de la denunciante? Les inquirí, sin saber muy bien si había caso con esta mujer o no.

Les extrañó que tan pronto pasara a la ofensiva.  A veces es síntoma de culpabilidad, y parecía que yo lo fuera. Pero en mi caso estoy seguro de que la idiota tenía otras motivaciones más oscuras que el susto cuando entró gritando:

Un lobo, un lobo.

No, no era tan idiota como pensaba,

¿ Quién era realmente la idiota?

 

No había lesiones a los perros, y la idiota denunciante no había sido atacada, al revés atacó ella a mi perro con el romero, y ahora a mi con la policía. Iba habiendo crimen poco a poco algo saldría, ya lo estaba viendo, la idiota sabía mucho de mí y yo nada. Una vez vieron que la documentación estaba en regla, aun me preguntaron si los perros tenían chip.

Me parece una pregunta absurda- comenté en ese momento. Debo confesar que estaba  irritado por la pregunta que me dio  a pensar   que no tenían mucho interés la policía en saber lo ocurrido, sino ayudar a vengarse a la idiota o quizás desquitarse ellos de algún incidente o alegre comentario que he tenido para  ellos-

Sabéis de sobra (proseguí con un tono de enfado que parecía complacerles o a la ve decepcionarles)  si el perro tiene la documentación firmada por un veterinario tiene  el chip ¿qué veterinario se va a arriesgar a firmar la documentación sin ponerle el chip?-

Algunos como sabes no lo hacen- insistió el policía como si yo fueran un experto en veterinarios cuando solo conozco el mío y los que me están dando un curso de apicultura en Vila Real.

Como no me preguntaban qué había ocurrido realmente y para salir de una conversación absurda sobre chips caninos se me ocurrió contárselo yo.

Mirar, yo no sé que os habrá dicho la idiota, de sobra es conocido que los idiotas tienen una gran imaginación, igual que la policía, y con eso no quiero decir que sean idiotas, ni los idiotas ni la policía, para mí ante todo son personas. Tampoco sé cómo la idiota   sabe mi nombre ni donde vivo, porque para poner una denuncia hay que saber el nombre o la dirección. Es fácil que al describirme con el trineo hayáis dicho, ese nuestro angelito. Entonces sabéis de sobra porque estáis hartos de controlarme que mis perros trabajan conmigo, que nunca van sueltos, que cagan dos veces al día, que comen una, que compro el pienso en Bon Area, que yo a veces como también del pienso. Pero volviendo a lo ocurrido. Uno de mis perros se ha soltado del trineo, bien amigos, lo reconozco , se ha ido a por uno de sus perros. Pero como tampoco es una fiera sin educación,  y está educado, sus instintos de matar a ese animalucho faldero, débil, asustadizo y retorcido, descripción semejante  a su dueña ha entrado en conflicto con las posibles consecuencias si lo hacía, que es aislamiento un buen rato y una reprimenda. Por eso, pese al escándalo de ladridos solo que ha hecho que bailar.

Pero la mujer estaba muy asustada- intervino uno de los policías con voz serena y nuestro deber…

No me hagas reír- interrumpí cabreado- ¿desde cuando os importa una mujer asustada? Preocuparse por eso en Vall d´Uixó es como preocuparse de haber apagado la televisión en un bombardeo en Siria. Si aquí todos los días hay violencia de género,  perros abandonados que la policía no recoge y al que los recoge lo convierten en un desgraciado.. Estos que tengo son los hijos de una perra abandonada embarazada.

Enséñanos los perros- me ordenó un policía.

Los perros estaban en el corral, aunque duermen conmigo en ese momento los había dejado allí.

Empezaron a hacerles fotos, a ficharlos. Yo me quejaba y en mi entupida queja  les decía si a ella también le habían  pedido la documentación, incluso llegué a decirles que me parecía  que los suyos no tenían chip.

El policía mintió descaradamente contestando de mala gana:

Si también se lo hemos pedido.

El otro policía añadió un comentario que pedí que me explicara fue le siguiente:

Hay que tenerlo todo muy claro después de lo que ha pasado.( No estueve seguro si dijo al final de la frase “contigo”)Me molestó muchísimo como lo dijo y lo que dejaba ver.

Perdona ¿puedes repetir lo que acabas decir y explicarme a quien iba dirigido esto que acabas de decir?- enseguida le pregunté ,ya que dudaba  de si se refería a que unos perros mataron a una persona en Vall d´Uixó. El hecho de que comparará a mis perros con aquellos era grosero y además cínico, digo esto porque si mataron a una persona unos perros, ellos son bastantes responsables debido a que el pueblo está lleno de perros sueltos, y más que habrá si la idiota va riñendo con cada personas que lleva un perro, le ladra y le acusa que le ha mordido. La idiota hará que nadie pueda salir con sus perros.

Después de fichar a los perros, insistir en que esto no debería volverse a repetir, a lo que tuve que quejarme con todo el respeto.

A ver, que ha sido un accidente. Riesgo cero no existe, siempre llevo los perros atados, e iba atado en ese momento. Yo no sé como explicarlo, ni que os habrá dicho la idiota, pero cualquier persona normal lo comprendería porque lo ha visto. Los perros iban  en el trineo. Uno de ellos, ni idea de cómo lo ha conseguido se ha escapado y ha empezado a ladrar de forma agresiva, y todo lo que quería decirle al chucho, pero no se ha atrevido a dar el paso porque sabe que eso no debe hacerlo. Es como cuando alguien tiene un accidente con el coche, pues mira, a veces pasa y  vosotros lo sabéis. ¿ O es que quien tiene un accidente con el coche es por qué le gusta, o por ser siempre un irresponsable? A veces es la mala suerte, y nadie le dice que sea el último accidente que tengas. Pues esto lo mismo. Yo no puedo asegurar al 100 por 100 si no mató a los perros, que un día se escapen y pasen cosas como las de hoy. Incluso lo que ha pasado hoy, me deja más tranquilo, es que los estoy educando moderadamente bien ya que no ha ido a matar cuando podía.

Dicho esto un perro ladró. Un policía se giró y vio la puerta a la que examinó.

Tendrás que taparla del todo. Veo que hay dos huecos por donde caben dos manos de niños

¿ Y qué? Pregunté yo sin comprender que me iba a decir.

EL policía suspirando me respondió con voz tranquila:

Mira Ángel, cabe la mano de un niño ¿ y si le muerde?

Yo empecé a llorar de desesperación:

No es un caimán es solo un perro.

Eso  lo sé yo, y tu… pero ¿ y un niño?- me dijo el policía suspirando, y añadió.

Quiero que cubras ese hueco o informó a su señoría.

En ese momento miraba a mis perros por el hueco, veía sus ojillos y ya de lo me decían perdí el hilo, lo confieso. Solo pensaba en esa idiota riendo en el bosque, disfrutando con la idea de que se los iban  llevar a mis perros, y los matarían a fuego lento en la perrera. No paso gracias que a tenían papales.

Miré por última vez a la policía. Iba a decirlo, pero callé. Algo me detuvo, como si la prudencia hubiera entrado en mí.

Ahora que se han ido puedo comentarlo.

Hace unos días, en un huerto en pleno monte que cultivo, tuve una experiencia con unos perros, por la que debería haber ido a comisaría, pero algo como lo que experimenté en ese momento me hizo no hacerlo.

Iba acompañado de unos de mis perros con mi azadón, estaba a punto de entrar a mis tierras, cuando salieron de un matorral cuatro perros abandonados sacándome los dientes. Tenían el cabello erizado, los ojos rojos, su aspecto era lamentable de hambre. Uno de mis perros se erizó como ellos sacando  los dientes. Esos pobres perros hambrientos miraban a mi perro  y a mí que blandía el azadón. Los gruñidos resonaban. Entonces, unos de esos perros, de color gris y blanco como un lobo, aunque en los huesos de puro hambre se lanzó sobre mi directo al estómago. Me giré, y le di con la azada en las costillas mientras el perro que me acompañaba  se lanzó sobre dos de ellos. Enseguida se fueron espantados. No voy a decir donde están. Ojalá se acerquen donde la idiota  que coge hierbas, o a cualquiera de este pueblo, ya me da igual, no tengo un solo amigo al que llorar su muerte, al revés, solo gente que despreció por la que reír y ser feliz con su desaparición, ni siquiera tienen la calificación de enemigos. Son solo chusma que despreció como la idiota.

Pero está historia que os quiero contar no ha terminado. Hoy estaba terminando de comer, las olivas con pan que ayer no terminé. EL bocadillo empezaba ya a atragantárseme, cuando un coche ha subido y ha aparcado junto a mi casa. Desde mi ventana he notado los uniformes fosforitos. Y han llamado silbando de forma amistosa.

Ángel ¿puedes salir un momento?

He salido.

¿qué tal? Ha sido mi saludo, un poco tibio.

Eran los mismos agentes de ayer.

¿Nos puedes sacar las placas de los perros?

¿ es que no os fiais  de la documentación? Les he preguntado.

De los perros es de los que no nos fiamos- me ha respondido el único que habla. EL otro siempre está en silencio.

No he comprendido muy bien que ha querido decir. Si se refería a los perros como comportamiento o que es hay intercambio de chapas con perros muertos, o  algo así.

Cuando he vuelto me han comentado:

Vamos a multarte.

¿ Por qué? Le he preguntado.

Por Senegal le falta la renovación de la vacuna antirrábica, le tocaba a finales de Julio. Con los dedos ha contado:

Agosto, septiembre y octubre de retraso Angelito.

Pero no veis como estoy sin dinero. Si no le he vacunado ha sido por eso, los voy vacunando cada mes, en Agosto a Subordinador, en septiembre a Dominador y esperaba, aunque este mes no voy a cobrar nada a Senegal, reconozco que iba a dejarlo para noviembre.

Sí que lo siento- ha comentado el policía.

Luego ha dicho algo desconcertante que no sé muy bien cómo interpretarlo, supongo que como guerra psicológica:

Si quieres deja el perro mañana en el veterinario a perro, yo lo pagaré.

A lo que me he negado.

Ya lo pagaré yo como pueda, gracias. La multa de cuanto es.

Unos 60 euros me ha dicho. Puedes alegarlo- me ha sugerido.

Cosa que he hecho en la denuncia:

Situación de pobreza extrema que pueden comprobar los agentes, que hacen esto a modo de represalia.

Oh Vamos, ¿crees eso de verdad? Me ha preguntado con su tono amable el policía.

Yo lo he dicho que sí. Sin abandonar su actitud educada y triste se ha despedido mirando el bocadillo de olivas diciendo:

Hasta mañana.

He dado un bocado de olivas y he visto a lo lejos por la ventana camino abajo a la idiota con sus perros,  parecía feliz mirando mi casa y viendo como bajaba la policía.

 

 

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.