Posts Tagged ‘lucha social’

CABEZAS DE SERRÍN.

CIMG9589

 

Tuya es la cabeza de serrín

Que detiene su pie bajo mis ramas

Y respira en la sombra

el viento que pasa por mis ramas detenido en la acera.

Tuya es la fuerza y el poder del movimiento.

Para gravar un nombre que amas en mí tronco.

Tuya es la voz para  contar un secreto sobre mi hueco.

Ahora eres tú el árbol.

Colocando tu pie sobre mi cuerpo talado

Ahora eres tú el árbol.

Colocando tú pie sobre mi cuerpo  talado

Ahora eres tú el árbol sobre mi cuerpo talado.

Puedes escuchar mi voz,

Colocando tu pie sobre mi cuerpo  talado.

Nota la raíz hundida  en la tierra

Y siente la ternura del mundo

Una vez estas sin fuerza ni movimiento.

Mira  el nido de la  paloma de porcelana,

Lleno de perfumes en la tienda

Y entrar a comprar  la novia  depresiva  en albornoz.

Escucha el viento pasar por los cabellos de la gente

Suya es la voz  para evitar que los árboles se cuelguen

Todos juntos cantando

Aunque las  cabezas sean de serrín.

Con un canto que acaricie como el viento un recuerdo

Hoy y mañana es el día del árbol en vall d´uixó.

Hoy y mañana es el día del árbol en vall d´uixó

Hoy y mañana es el día del árbol en vall d´uixó.

 

 

  1. Escrito en febrero del 2014 con el pp gobernado, es curioso cómo se parece el cambio al pasado, https://angelillo201.wordpress.com/2014/02/26/mis-condolencias-a-los-arboles-asesinados-por-el-pp-de-vall-duixo/

Mis condolencias a los árboles asesinados por el PP de Vall d’uixó.

Quiero dar mis condolencias a los hermanos árboles talados en la Avenida Jaime I de Vall d’uixó.

Su tala, su muerte, su crimen, ensucia esa calle.

Nuestra conciencia también la han talado ante semejante atropello.

¿ A quien les molestaba?

¿ Qué delito cometieron después de tantas décadas siendo testigos del discurrir de las vidas de los valleros?

 

¿ Quién dicto esa orden criminal ante esas criaturas inocentes cuya monumental imagen era la única alegría en esa avenida repleta de grises y petulantes oficinas de funcionarios?

No, no tiene ningún sentido esa tala más que una demostración de que ellos, los que detentan el poder lo ejercen destruyendo lo noble, los hermoso, lo digno.

¿ Cual es vuestro mensaje?

que sabéis matar a árboles indefensos.

Qué los siguientes serán los discapacitados, los sordomudos, los negros.

Angelillo de Uixó. Estoy de luto, y pido que las banderas de vall d’uixó estén a media asta una semana.

 

 

Angelillo de Uixó.

Transformers, la alegría de la huerta.

DSCN0054Perro-ATAT3

Ahí estás vieja lechuga escogida para salvar tu raza- es lo que escuchó la acelga observando los ojos castaños de un hombre de raza hispana que producía un sonido metálico infernal cerrando la valla que guardaba la huerta. la acelga estaba blanda porque notaba con preocupación cómo sus frondosas hojas estaban desapareciendo y no paraban de salirle tallos cada vez más finos que crecían de forma desmesurada. dentro de su ser notaba cómo se gestaban semillas.

DSCN0055

Tras escuchar la acelga esas palabras del hombre y el ruido que le molesto tanto de la valla, se produjó un canto alegre: una cascada de agua sobre el viejo tonel que recibieron los pimientos, las calabazas, las tomateras con alabanzas de gracias, y con indiferencia, hasta un poco broncos, y sin ganas de agua los ajos que estaban apunto de ser sacados. Poco a poco empezó a camina el agua dentro de,un tubo y salió lentamente junto las raíces que la absorbían.

EL hombre miro con satisfacción cómo las plantas se abrían al contacto húmedo con el agua y alzó la mirada sobre su pequeña huerta y vio el secano en que se había convertido vall d´uixó.
!Deserticon! – exclamó con una muestra de rabia sujetando la regadera el hombre.

DSCN0057DSCN0041
El hombre era una criatura ligara a la tierra desde hacía miles y miles de años, que ahora se enfrentaba con ser un extraño para ella. Estaba transformándose en un maquina sin conciencia, y en esa transformación estaba creando híbridos entra las plantas y los animales, las maquinas y las personas.

Se decía entre los hongos que el hombre quería incluso abandonar el planeta tras destruirlo.
Que miraba los cielos y decía que Venus, marte, Júpiter, estaban ya muy cerca para él, y que el plantea le pertenecía, y podía hacer con él lo que quisiera.

Sin embargo, en nuestra huerta el hombre cuidaba la semilla, espigaba acelgas que crecían hasta los dos metros, seleccionaba rábanos y dejaba la guía roja y seca de los rábanos elevarse hasta el metro y medio para hacerlos caer sobre el suelo secos al cabo de meses exhaustos y repletos de simientes.

El hombre de nuestra huerta maldecía en que se estaba convirtiendo su grupo, y animaba a la guerra contra todos esos planes.

DSCN0062DSCN0059

Las lechugas que crecían bajo mis numerosas guías semejantes a un látigo, se sentían conmovidas por salvar su especie. Se habían transformado completamente en menos de dos semanas. Su tallo se había convertido en una fuerte torre que no paraba de ascender cómo si cada día amaneciera sobre un andamio que hubieran construido durante las cálidas noches de Mayo formando un nuevo piso a base hojas pequeñas y afiladas semejantes a una espada. Junto las lechugas estaban las espinacas, de centro en transformación brotaba una columna dorada entre sus hojas escuálidas y secas repletas de su gran tesoro: su simiente dorada. En su cúpula aterrizaban las avispas lentamente tras dar varias vueltas buscando pulgones que apenas tenía donde esconderse.
El hombre miraba todo aquello y decía:
La vida es poesía, lucharemos hasta el último verso libre.

interpolamos:

http://cel-agricultura.blogspot.com.es/2015/05/transformers-la-huerta-transformada.html

 

DSCN0046DSCN0065

Angelillo de Uixó.
Transformers, la alegría de la huerta. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://cel-agricultura.blogspot.com.es

La expulsada de su casa por la caja rural.

DSCN0021

Me puse a caminar pensando en una expulsión de alguien cercano a mi bonita casa que tenía que suceden dentro de poco. Se trataba de una señora que iban a desahuciar en la calle J, en el barrio de texas- vall d´uixó, por parte de la católica caja rural. Su condena imperdonable tenía un origen en haber hipotecado su casa ya pagada ,para que la caja le diera un préstamo a su hijo. No tenía por qué suceder así, pero iba a suceder, que la iban a expulsar, y yo iba a estar allí para evitarlo.

Quizás, tampoco lo tenía muy claro.

Empece a pensar cómo la mayoría de la gente.

Al fin y al cabo estas cosas pasan, pensé.

Los padres tiran a sus hijos menores de sus casa, , la policía de vez en cuando sale en los titulares de los periódicos diciendo que han matado a alguien por ir caminando por la carretera en vez de por la acera.

Entonces me pregunte:

¿ por qué está mal que la caja rural expulse a sus propios clientes de sus casas aunque ya la tengan pagada?

No tenía una respuesta clara para esta pregunta.

Por eso necesitaba merodear por la casa de la afectada.

Llegue a la calle J.

DSCN0022

Comprobé que en texas las calles no tiene nombres de poetas, investigadores, cantantes, para no acomplejar a sus habitantes con sueños irrealizables que solo les causaría frustración, ni tampoco de grande políticos que diera alas a sus inclinaciones y aspiraciones sociopolíticas con un ejemplo que les hiera dar un golpe de estado con metralleta en mano cómo el caudillo. En texas-uixó se impone la lucha por la vida que les tiene manía, y que tienen que llevar a cabo estas personas con gran sufrimiento para no acabar en un infierno aun más bajo. Es gente práctica. El nombre de las calles tienen un sentido pedagógico, mucha gente ha aprendido a leer paseando y cantando ante las placas de las calle:

A,b,c,d,e,f,g,h,i,j no me lo digas, lo digo yo.

A,b,c,d,e,f,g,h,i,j no me lo digas, lo digo yo.

Está lección la voy a aprender.

Abcd… no me lo digas lo digo.

Comprobé tarareando el abecedario y paseando ante el portal de la calle J que estaba abierto, que era bonito, acogedor.

Me puse a hablar con una vecina mirando desde el portal la pequeña calle. Mi percepción general es que tenía aspecto de humildad. Apetecía meterse en cualquiera de esas casas a vivir. No me extraño que el banco tuviera tanto interés en quedarse con la vivienda, de la que seguro haría una negocio fabuloso que lo vecinos, gente mayor y cansada de peleas agradecería cuando su vecina de toda la vida que nunca había causado según el testimonio ningún problema, fuera expulsada de su casa a un cubo de basura. Ella, se iría. La que llegó hacia más de 30 años a la calle J a vivir una casa sin cocina, y cocinaba en un hornillo de campaña. La que fregaba de rodillas un suelo lleno de cemento durante años, hasta que su hijo, al que avalo con esa casa; curiosamente y casi de forma irónica, era un albañil que perdió primero su casa, luego cayó la de su padre divorciado de su madre, y al final la de su madre. Quedándose la caja rural tres casas por una, mientras él antes de perder su empleo por la crisis de los bancos, se dedicó durante años a pagar su casa construyendo casas, incluso para banqueros que invitaban a la gente a hipotecarse con una amable sonrisa, que nunca, hay que decirlo en honor a su profesionalidad, han dejado de blandir cómo un arma, o cómo la famosa y querida porra de la policía en el cráneo de los manifestantes

Subí las escaleras y toque el timbre. Llame. Me gusto su sonido, pero no debería de estar. EL timbre era blanco, con una pequeña campanita dibujada, y había una alfombrilla en el suelo frente a una puerta marrón claro que decía bienvenido.

Dude de si llevármela, más que nada para que no se la quedará el banco.

Baje y vi desde la calle las blancas cortinas de la casa.

Se me antojaron un sudario para enterrar alguien herido que salían de la casa a la calle buscando ayuda.

Mire al cielo.

Enorme y azul, sin apenas nubes, diáfano, envidia de los países del norte. Tenía estampado los colores del mediterráneo que salpicaban esa calle amarga. Bajo ese techo había una casa herida que iba a perder sus colores.

Solo quedaba ver los ojos de la gente observando cómo se desnudaba la expulsada en su última oportunidad, en un llamamiento a que la gente. Esas personas que la ha rodeado durante años con toda su miseria y su grandeza, repleta de egoísmo bárbaro y estúpido. Gente que vive la vida cómo farsa trágica repleta de fealdades y mentiras farsas, pero a veces con lealtades que los convierte por un día en héroes. Esa gente dañina no solo para ellos, si no para la especie, debían reaccionar a un desesperado llamamiento para parar un desahucio.

angelillo de Uixó.

El desahucio se va a producir el día 12 de diciembre del 2014. se van a hacer unos encierros estos días. Más información en la plataforma de afectados por la hipoteca de vall d´uixó. Hacemos extensible el llamamiento de esta plataforma en esta lucha por considerarla justa.


La expulsada de su casa por la caja rural. by Angelillo de uixó is licensed under a 
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en 
angelillo201.wordpress.com.

Corrola utopía y la obligación de Izquierda Unida.

Imagen

Resumen de los hechos:

La corrala utopía está formada por un colectivo de desahuciados. Se ha convertido en el símbolo internacional de España del movimiento autogestionado y civil, por ello, ante su desahucio producido por la alcaldía de Sevilla, Izquierda Unida, ha actuado cómo tiene obligación de hacer ante un símbolo de nuestra lucha. En estos momentos, todo símbolo debe estar por encima de cualquier orden o lista de espera, incluso por encima de la carne. Por eso han sido realojados de inmediato los desalojados de utopía, ya que Izquierda Unida tiene la bella obligación moral de hacerlo, y podía hacerlo. El resto de desahuciados de Andalucía que espera, debe comprenderlo, aceptarlo, y obedecer está obviedad. Mi consejo al resto de desahuciados de España es que deben seguir de cerca el experimento de utopía y ofrecerles todo su ayuda, al igual que a Izquierda Unida cuando hace las cosas bien y toma decisiones basadas en los principios morales e ideológicos correctos, que son los fundados en la justicia social.

Hail, oh hermanos.

Salud a Izquierda Unida por hoy.

Imagen

I. Corrala Utopía.

Imagen

A la oscura calle Sevillana, salpicada de luces intermitentes rojas y amarillas, han vuelto a llegar los desalojados de utopía. A su alrededor tristes casas con letreros atados con alambres del balcón de se vende o piso embargado. Ya la bandera del banco ondea en el poste de la antena del terrado de la corrala utopía.

Los coches patrullas rodean a los desahuciados que han concentrado en un estrecho circulo para dominarlos. A los agentes les llegan desde las ondas de las emisoras de los vehículos las voces de computadoras con las órdenes.

Una gota cae sobre la frente de un niño, y otra sobre un charco. La onda se extiende y llega hasta una pequeña flor amarilla que crecer junto a un bordillo.

Una niña se acerca a la flor gateando, cuando una mano envuelta en un negro guante de cuero la agarra, la levanta sin herirla, sin pronunciar palabra. Dentro de su casco suenan las órdenes que recibe por el pinganillo, y se escapa el sonido de una respiración artificial que asombra a la niña. Ríe al ser mecida por la máquina en el aire. Las luces eléctricas de los vehículos se reflejan en la visera del casco.

Imagen

La niña, sin daño es depositada de nuevo en el círculo. El agente vuelve a su precisa posición entre las otras máquinas. Sus padres firman unos papales que son llevados a las máquinas para que los escaneen.

Un ordenador dentro de una furgoneta no para de emitir papeles. Un altavoz va diciendo sin equivocarse los nombres de los habitantes de la córrala utopía. Una lluvia gris, fina, cae sobre los rostros pálidos de los desahuciados y varias palomas que están apostadas en la cornisa alzan el vuelo buscando techo.

Las gotas resbalan muy lentamente por la visera de los cascos y desparece en los gruesos uniformes negros blindados de los agentes.

Imagen

Los computadores desde las furgonetas siguen trabajando incesantes.

La flor amarilla junto al charco se abre.

Los vehículos, cómo radios que abandonan el circulo se retiran, forman una fila monótona salpicada de gotas de agua que se rompe sobre la chapa de las maquinas. Convergen todos hacia el mismo sitio siguiendo las instrucciones de las computadoras.

La voz de un miembro de la córrala utopía, con su casa tapiada a su espalda, exclama a sus compañeros con una sonrisa, abrazado a su mujer y su hija, sintiendo su cálido tacto, y las finas gotas de agua resbalando de sus negros mechones de pelo:

Es más fácil proveerse de vivienda que desprenderse de ella. El camino lo sabemos, y lo haremos todos juntos, nos encontraremos en nuestra travesía con gente solidaria.

Imagen

Angelillo de Uixó.

Imagen


Corrola utopía y la obligación de Izquierda Unida. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://angelillo201.wordpress.com/.

La izquierda de ayer luchó, la de hoy no.

Imagen

Cómo ha cambiado la vanguardia y nuestro país.

La izquierda de hoy no es la de ayer, pero la derecha de hoy si es la de ayer.

En una ocasión, celebrando una camida campestre con unos amigos, en una conversación jovial, que nadie piense mal, nada de política ni esas cosas, le pregunte a una chica que estaba a mi lado:

  • si estuviéramos en guerra salvando a la clase obrera y tuvieras ocasión de hacer un mundo mejor pegándole un tiro a uno del PP,¿ qué harías?

    Ella me miro y me respondió tras un breve silencio que no lo mataría.

    Jo tíos, que decepción me lleve, no se porque pero me senti mal.

    Hice la misma pregunta la resto y me contestaron lo mismo.

    Yo estaba allí bastante deprimido y aburrido, eso si, la paella estaba bastante buena.

  • Imagen

    Angelillo de Uixó.

  • Creative Commons License
    La izquierda de ayer luchó, la de hoy no by Ángel Blasco is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.