Posts Tagged ‘los desheredados de la tierra’

 

 

 

Al Ayuntamiento de Vall d Uixo  uno de los últimos días de Julio del año 2017, llegó un proyecto económico milagroso que sorprendió a todos. No contaba con ningún tipo dato matemático, ni de gráficas , tan demandadas en las grandes presentaciones. Se trataba de una serie de personas relatando su vida. Para comprender estos hechos que queremos describir, habría que remontarse  hacia más de un año a ese momento en la vida de un vecino de vall d´uixo llamado ángel que mantenía una amigable discusión con la alcaldesa del municipio describiendo las bondades alternativas de su cooperativa. Las cooperativas, un modelo este olvidado, en detrimento de las grandes multinacionales esquilmadoras de la vida humana . Para describir este instante,  la magnitud de este  proyecto que presentaba Ángel a la alcaldesa.   Aparentemente sin relevancia financiera, sería necesario comprender los procesos psicológicos  que había dado este vecino de vall d´uixo  hacia años. desde el 2008  llevaba en su mente un proceso gradual de desconexión con el sistema. En el 2008, como la mayoría de esa ingente masa obrera que de repente con la crisis pasó a ser sobrante para el sistema, fue  expulsado de su puesto de trabajo. Un modesto e invisible puesto de peón en una fábrica de azulejos que compaginaba con sus estudios de psicología por la universidad a distancia. Durante el 2008 al 2010 mantuvo aún ingresos del paro, al igual que las esperanzas de que todo aquello pasara. Nunca creyó que la herida sería tan profunda en lo personal hasta desligarse de la trayectoria vital que había trazado para su recorrido por la vida.

En el 2010 empezó a dar muestras de fatiga y desesperación.  Empezaron a agotarse los recursos y a conocer la miseria. EL día que paro el coche de forma definitiva por no poder mantenerlo , tuvo la certeza de que de esta ya no salía. Estaba embolsado como un ejército en espera.  La espera se hizo impaciencia , y al final en resignación, que de vez en cuando se convertía en ira que manifestaba con un nuevo invento del enemigo. Las redes sociales. Un fenómeno nuevo en el que cayó atrapado en el año 2013.

Por varios relatos de queja y manifiestos de escaso valor intelectual,  fue detenido ángel.

En otra época hubiera sido un chiste, en esta también, pero nadie se atrevía a decirlo porque el chiste se llenaba de sangre en los cuarteles.

A partir de ese momento, tuvo que fichar durante años. Eso, junto el hecho de que su nombre fuera dado a conocer a la opinión publica a través de la prensa del régimen político  policial  del PP como terrorista, terminó de separarle de sus proyectos vitales para siempre. En ese momento, no era consciente del cambio que iba a dar su mundo interior y su relación con la sociedad.  No la odiaba a la sociedad, por mucho que lo intentara con todos los medios a su alcance que poesía  el régimen político policial PP , con los presos políticos. así como con  millones de personas:  inmigrantes, pobres, diera ya igual su nacionalidad, enfermos… a los que arrebataron la dignidad más básica con una facilidad que causaba estupor.

Un día, estaba paseando  ángel cerca de su casa , cuando dio un paso, cruzo una alambrada oxidada, y en ese  momento es donde empezó este proyecto. Por  situarnos en el tiempo, por entonces se daban por primeros meses de los gobiernos del cambio. Aunque poco habían cambiado las cosas. Como era todavía relativamente  joven ángel  estando  en edad de trabajar. no le supuso mucho esfuerzo sortear el problema de las infraestructuras  del bancal que estaba ocupando para labrar. carecía de algo muy importante en agricultura, agua, ya que la zona llevaba en abandono más de medio siglo. El tiempo, junto incendios, actos vandálicos, el uso del lugar como vertedero, había inutilizado la probabilidad de poder utilizar estas centenarias infraestructuras. Providencialmente, tenía ángel  a menos de 50 metros una charca bajo el puente de San José. Sus aguas ricas en humus y por las que se deslizaba en superficie limac que formaban islas verdes con ranas descansando como si estuvieran en una isla a merced de una corriente casi inexistente, bajo cuyas aguas cristalinas  cálidas y poco profundas, navegaban alegres y nerviosos bancos de samarucs. Pequeños peces autóctonos de la comunidad valenciana de unos cuatro centímetros de longitud , que se ocultaban entre las plantas acuáticas y las hierbas que crecían por las orillas redondas de la charca. Gracias a que no le molestaba hacer esfuerzos físicos en el trabajo, y no era perezoso para ellos, cargaba paciente garrafas de agua en una carretilla para regar el huerto .Transcurrieron así en soledad varios meses. No tardó por entonces  ángel  en ganarse las simpatías de la gente que paseaba   por la mañana, generalmente paseantes jubilados con  algún perro.  Las tardes eran un poco más conflictiva, debido a las pandillas de gente joven que no respetaban su trabajo. Todo lo contrario, hubo dos ocasiones en que llegaron a insultarle, y lo más frecuente, era que le robaran. Sin embargo, el mundo de la mañana era diferente. la gente que paseaba lo observaron con detenimiento antes de   acercase para hablar con él , perdida ya la extrañeza. En cierto modo simpatizaron de aquellas maneras, a través de un compasión distante y fría. ajena y poco analítica. Veían en esta persona un pobre desgraciado trabajador, pero que tenía poco talento para vivir.  Había actitud,  pero sin otros complemento como la inteligencia .

Una pena- llegó a decir un empleado jubilado de una multinacional que había sido mecánico de la MERCEDES .

Le atribuían una deficiente formación y una inteligencia precaria. De lo contrario no se vería así. En cierto modo, estos extremos nunca los  negaba Ángel, pero además de eso , se daba en él  un verdadero desprecio a la sociedad que le envolvía. Esta frustración  se había  transformado en amor a la naturaleza. La frustración de haber perdido las esperanzas de encontrar trabajo, las nauseas cada vez mayores que le producía la formación, forjaron  la esperanza, la única que le parecía real , de mantenerse vivo sustentando su vida con el huerto. Era quizás poco realista, pero hasta tal  punto había calado la exclusión social, que en la fase en la que se encontraba llegó ha aborrecer incluso  a las mujeres. cuando veía a una muchacha bonita por la calle miraba hacia otro lado recordando las malas experiencias que había tenido con varias muchachas con las que había salido. La emancipación de estas chicas que le rodeaban, era tener muchas bragas de colores, faldas según la temporada , botas, pasear en coche para que las miraran al bajar. Sacarlas de ese mundo era agotarlas y desviarlas de su camino. Por eso se alejaba de ellas cuando las veía o le hablaban. Incluso tenía malos pensamientos al verlas:

Ya te harás vieja y cuando veas las arrugas y los pelos de tu barba llorarás y te deprimirás.

sin embargo , pensar así no le tranquilizaba, todo lo contrarío, le molestaba porque quería huir de todo eso de verdad. No sabía que había muchas mujeres que sufrían el control de su cuerpo ,y se preguntaban por su propia estupidez al pintarse y arreglarse para salir  a caminar.

De este modo se inclinó hacia el campo. Dedicando los mejores años de su vida a un terreno que no rentaba por mucho que se esforzará , por carecer de algo tan básico como el agua en cantidad suficiente. Hubo varias veces que dudo. Pensó en seguir el camino del resto. Pero cuando escuchaba alguna conversación de algún vecino, o  los petardos en los cielos explotando anunciando los festejos, volvía con ahínco al campo, pese a que en su trabajo pasaba momentos de vergüenza sobre todo paseando ante todos la carretilla para cargar agua. Entonces pasó que conoció a personas como él. dos hombres y dos mujeres de los margenes de la sociedad.  encuentro feliz. crisol de mujeres y hombres sin sombra que ocuparon con él el huerto.

Eso duro unos meses , cuatro o cinco. Los de mayor esplendor del huerto.

Hasta que ocurrió algo imprevisto.

Empezaron  a verse por el lugar  gente extraña con carpetas. Llegaban siempre por la mañana y hacían anotaciones. Su aspecto , sus ropajes, sus miradas carentes compasión, competitivas, casi de inquisidores, denotaban que era gente ambiciosa con carrera.

Tras ellos el hábitat empezó a cambiar. La charca secó. Ocurrió  después de aparecer  una empresa contratada para limpiar las cañas  y los juncos. Nunca se aclaró  que hicieron.

Tres cuartas parte de la cosecha  desapareció por falta de agua.

Ángel y sus socios hicieron una asamblea para despedirse.

Pero una llamada interior hizo a ángel volver.

Si antes era difícil mantenerse, ahora era imposible. EL cordón umbilical que mantenía el   flujo de la huerta era una fuente publica a 400 metros de distancia . debía llevar en carretilla 100 litros diarios. Este era el mínimo vital.

Pronto conoció el motivo del descuido de la zona.

El ayuntamiento había comprado los bancales y estaba haciendo una escuela taller de forestales. Les iban a expulsar en breve.

EL día en el que se edito este escrito, volvieron a reunirse tres de ellos para visitar previa la víspera de la entrevista con la alcaldesa para solicitar poder quedarse formalizando una cooperativa que diera empleo. Nada nuevo a lo que hacían, pese a que la terrible propiedad, el verdadero robo del trabajo, ahora les  podía expulsar y antes no.

de camino, ya viendo las huertas con sus cañas que la delataban, notaron las camisas azules de los muchachos de la escuela taller desfilando por sus campos. se sentaron junto una olivera a contemplarlos.

ángel comprendió sus sentimientos:

No es culpa de ellos.

Isa y Pablo respondieron:

Ya lo sabemos.

¿ qué os parece si hacemos un vídeo hablando de nuestro proyecto? les pregunto ángel.

¿ Y que decimos? preguntó pablo, a lo que respondió ángel.

Lo que nos ha pasado para llegar a donde estamos. Nosotros hemos sido excluidos, y no es solo esto un hecho exterior, sino que ha dejado profundos cambios en nuestra psiquis. Yo por ejemplo, por todo lo que luchaba, por tener un hueco en eta sociedad, un buen trabajo, un nombre decente. Lo he perdido , y he ganado esto. Comprender que todo aquello era superficial. Mis metas se han esfumado. ¿ Y qué? Las recuerdo como un lejano eco con alivio de haberlas perdido. Me han dejado la amargura de un tiempo perdido.

He escrito unas lineas, son para una canción, no era para esto, pero puede encajar, habla de ese viaje y esa transformación de la exclusión social. Podemos hacer el vídeo de la siguiente forma. Nos presentamos cada uno defendiendo el huerto y al final leo esto mientras unos de vosotros sujeta la cámara.

Entonces Isa dijo:

No ángel, habla tú. se te da mejor

Y este le respondió insistente:

debemos hablar todos.

dicho esto saco una libreta y leyó los versos que había escrito bajo la olivera. Se los recitó a sus amigos, a los cuales notaba tristes pero dignos tras su confesión.

Poema talento en el huerto. a Pamela Anderson.

En algún lugar,

como si fuera la última vida

a la que hemos llegado.

si nos hemos despedido de la voluntad

y de todo lo posible.

Nadie recuerda como nos ocurrió

perder el talento de vivir.

Nosotros vamos con cualquiera

a ninguna parte para ahogarnos.

Si llegamos a la orilla de la arena.

Es para no escuchar a la salvavidas

que flota con la boca abierta

y con traje ajustado de licra

esperando en el agua a que pasemos para socorrernos.

Libres de toda tentación y de todo impulso violento.

si nos queda algo de voluntad

es para sacudirnos el talento de vivir.

Es orgullo lo que nos empuja a alejarnos por estos derroteros.

cuya evidencia es la sincera antipatía a la inteligencia, la adaptación,

al sometimiento intelectual, moral, al orden y a la propia autoestima

a la que sacudimos con el salvavidas de la socorrista.

Despeñados por la escalera social.

Hemos ido rodando hasta la tierra.

así ha ocurrido de la forma  más tonta e inesperada

como todo lo que acontece carente de plan,

y es fruto de lo espontáneo

que nos hemos hecho agricultores por casualidad.

Leído el poema todos silenciaron.

Angelilo de Uixó