Posts Tagged ‘la iliada’

La Angeliliada de Uixó.

bando troyano

Coro:

Cuéntanos OH poeta, cómo creció cólera y la peste en el campamento aqueo, en la guerra de los Griegos contra la Troya de texas, por culpa de aquel Paris-Pepe que rapto a una cubana llamada Helena, que siempre iba muy puesta de coca, y llevaba grandes pulseras de plata, exhibía escote, piel morena, y medallas de oro. Era una puta esa Helena, muy amiga de todos los liberales de Troya que saqueaban la caja publica por haber ganado en las urnas. Se reían de los desgraciados desempleados después de haber hecho saltar las cajas de ahorros y la burbuja inmobiliaria. Todos ellos por su comportamiento codicioso encendieron la rabia y la chispa anarquista del aquel valiente Angelodiseo que militaba en el bando Griego. Les gritaba ante las murallas que los liberales eran seres impíos con los dioses, pese a que se justificaran diciendo que los domingos adoraban al gran Júpiter en el templo de campanario barroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que se observaba desde el campamento Griego. Así cómo acudir a procesiones e inmolar toros en honor al patrón. Acusaron los Troyanos de Uixó a Angelillodiseo de tratar de destruirlos y asolar las torres de Troya , así cómo las grutas de San José, donde discurren sus vinosas aguas cubiertas cómo el Aqueronte. Surcadas por remeros carontes que llevan a zombis turistas giris a cambio de unas monedas, y al salir sudados cómo cerdos del río vaporoso, toman helados en las terrazas que han construido los liberales para invocar a Dionisios y al turismo.

466px-Escut_de_la_Vall_d'Uixó.svg

Más el héroe Aqueo, expresaba cómo un sacerdote ante las puertas del Ayuntamiento, que sus actitudes encenderían la cólera de los dioses, y Apolo, pronto mandaría una plaga.

Cuéntanos su historia, Oh poeta de este Angelillodiseo.

El poeta lanza las siguientes aladas palabras al coro:

stalin

Canto, Oh musa cómo este , semejante a Agamenón, el atrida, enfurecido con Aquiles que no quería devolver el botín de guerra y desenvaino la espalda contra él. Y fue con ayuda de Atenea que no se derramo la sangre entre el atrida y Aquiles. Más Angeillodiseo pedía al atrida Cayo, que dejara de interesarse por las urnas y por Aquiles, que era un imputado. Y empezara a mirar todos los artículos que le mandaba. Canis en bicicleta, gitanos fascista, zorras ninfomanas, niñas que se operaban las tetas con catorce años, operarios que cobraban en cocaína en vez de en dinero, jueces nazis, hambre, miseria, indignidades similares a las descrita sen Oliver twist o los Miserables de Víctor Hugo, alienación….

Más el atrida, tan débil de ideología cómo Aquiles, pensando en su botín de guerra, no le hacían caso a Angelillodiseo, y los mensajes volvían sin ser abiertos, de forma automática cómo fallo.

Entre tanto los troyanos acataban sin casar a los Griegos sabiendo que estaban desmoralizados al estar Aquiles también imputado cómo Barcenas y otros troyanos. Cada vez que Angelillodiseo se introducía en el Ayuntamiento exigiendo la rendición de su ideología. Le respondían los concejales liberales que ellos eran democráticos, y que si tenía algo que decir, lo dijera en las urnas, y no con descalificaciones personales. Que todos ellos eran seres humanos, y tenían, aun siendo troyanos derecho a la vida. Que la guerra era un drama y sus ideas Stalinsitas una pesadilla peor que la fascista.

insoportables

Más Angelillideseo seguía sin ocultar su pensamiento de que los liberales dominaban al pueblo, y también en la calle entre los obreros se habían hecho fuertes con ayuda de los medios de comunicación y sus voceros. Era la peste la que asolaban los campamentos Aqueos que necesitaban purgas y gulag.

Morían muchos griegos, a cientos, a miles. Pero los Atridas aqueos vivían bien.

My beautiful picture

Era desolador ver la pobreza de aquellos llamados a la gloria de destruir Troya. Sucios, con sus perros llenos de pulgas, largas barbas y rastas, pidiendo paz y amor.

Mucho lloraba al presenciar aquello el joven y bravo Angelillodiseo.

Levantaos hermanos – invocaba Angelillodiseo al valor entre las huestes del campamento griego – no veis que la cubana Helena es una ramera y su chulo París-Pepe.

¿ Vais a consentir que está gente siga intoxicando la sociedad con sus ideas liberales?

¿ Te crees que eres mejor que nosotros? ¿ te crees que eres el elegido de los dioses?- le respondían algunos griegos que en verdad solo deseaban entrar a Troya para gozar de su música, su comida y sus putas disney.

No hermanos. Solo trato de ayudar. Nosotros somos los inspirados. Yo he sido elegido pro Zeus para ser caudillo. Gobernar y repartir todo el tesoro de Troya, conseguido con un esfuerzo colectivo sangrante de cada uno de los cuidanos. –

Así les respondía sabiamente Angelillodiseo.

Dejalo ya Angelillodiseo, está todo perdido. Los aqueos hemos caído ante Troya. Los dioses están con ellos- con estas aladas palabras le respondía desde la anarco sindical Menelao, el de larga cabellera.

¿ Menelao, también tú camarada?- con asombro le preguntó angeillodiseo mientras escuchaba los cohetes anunciando la corrida de las cinco en la plaza de troya.

Y este, ya abatido, se sentó en la orilla de la arena esperando que viniera a por él la benemerita viendo cómo unos jóvenes troyanos destrozaban unos viejos algarrobos.

Los aqueos no les decían ya nada.

Los troyanos iban por el campamento cantando flamenco, dando palmas, cantando a Jesús, repartiendo drogas, que algunos Aqueos aceptaban confraternizando con el enemigo.

La orden de los Atridas era no atacar y esperar a que Alquiles volviera con un mensaje renovado para ganar en las urnas.

Angelillo de Uixó.


La Angeliliada de Uixó. by Angel Blasco giménez is licensed under a 
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en
https://angelillo201.wordpress.com/.