Posts Tagged ‘jueces fascistas’

images

¿ a dónde iremos a parar? Le pregunté a la Garza que yo he bautizado como de Carrero Blanco.

Es una garza que vive cerca de mi campo y me cuida las tomateras cazando con su pico los gusanos.

Ando sin destino, como esa alada garza, que habita en una charca de la que recojo agua para mi huerta.

Creo que es la pregunta del siglo XXI, un siglo que nace en el ocaso, entre atardecer rojos, con arboles secos, con el tiempo cambiado y con gente sin muchas ganas de cambiar nada. Solo cambia el tiempo.

¿ A dónde iremos a parar?

Conversar con la naturaleza, con los perros, con las rosas, con las ranas, esta siendo lo más habitual.

Muchos compañeros y compañeras se han pasado al mundo de los elfos y de las hadas.

Yo me limito a hablar con la naturaleza, si estoy muy solo cuando le pregunto a una Garza llamada Carrero Blanco

Camarada, ¿ ¿ a dónde iremos a parar?

La garza sube y baja, como una noria, creo que no tiene respuesta, se bambolea en el aire dibujando quizás un camino, o un arco, no lo distingo.

Hablo con la Rosa, la rosa antiimperialista de Venezuela.

Huele bien su perfume, pero hay que cogerla con cuidado, y mirar bien su nombre. EL nombre de la rosa, dice mucho, la palabra antiimperialismo,expresa mucho.

No dudo que no sea fácil, no dudo que habrá quien se aproveche, no dudo que habrá sufrimiento para gente que no lo merezca.

Aquí tampoco es fácil, aquí no se ve rumbo.

Angelillo Uixó, en respuesta afectuosa a Ross 4 y Diluz

5 de Abril de 2017 a las 00:24

Angelillo a mi Venezuela tienen ya algunos años destruyendola desde adentro, y no es exclusivamente el imperialismo, es el mosntruo de la corrupción y la ineptitud de los politicos; el “Quitate tu para ponerme yo”, esto aqui es un hervidero, una loquera, algo incomprensible e inexplicable, al parecer nadie quiere bien para el país, solo piensan en sus bolsillos… asi que no creas que es tan sencillito eso de imperialismo y antiimperialismo, eso es pura palabra vacía y de ideologias, nada que ver, eso es puro cuento de caminos… tendrías que estar acá y vivirlo para que veas que saldrías espantado.

Al menos gracias por preocuparte por opinar sobre esta tierra! pero esto no es fácil, nada fácil!

Adios,
Ross

4 de Abril de 2017 a las 11:10

Ay!!! Angelillo.
Al Poeta de UIxó

Tus letras me duelen el alma,
laceran mi corazón
quisiera que no fueran ciertas;
que no tuvieras razón.
Quisiera que fuera ficción
tantas veces repetida,
pero… no existe ficción
que no supere la vida.
Nadie recuerda la historia
mucho menos reflexiona,
por eso tropieza el hombre
con corona o sin corona,
siempre con la misma piedra
sin recordar el dolor
sea propio o sea ajeno,
sin perder nunca ocasión
de repetir sus errores
y jamás pedir perdón!

Con mi mayor respeto y profunda aflicción.
*Diluz

PD. Disculpa mi atrevimiento. Gracias por hacernos reflexionar.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-

Últimos twitter de Guillermo Zapata en un avión de germanwings.

Accidente_aereo-Germanwings-Lufthansa-Los_Alpes_MDSVID20150324_0203_7

El avión sobrevolaba plácidamente a 3.000 pies de altura sobre un mar de nubes que formaba un paisaje helado bajo un cielo radiante en mitad del océano atlántico. Los pasajeros estaban todos calmados. Cada uno de ellos ocupaba su asiento preocupado en sus asuntos personales, atendían sus negocios, o a sus amistades a través de sus correos electrónicos. Una bella azafata alsaciana servía café caliente con una amable sonrisa a un agente  de bolsa que compraba y vendía cómo si le fuera la vida en ello acciones de germanwings  por encima de las nubes. En el asiento de delante iban unos estudiantes valencianos de  ciencias de la información que viajaban a la Baja California para hacer un curso de ética en twitter. Bromeaban con sus amigos de la tierra sobre el hecho de volar en un avión  de germanwings y que no pasara nada.
Guillermo Zapata en la madurez de su vida miraba por la ventana el paisaje monótono y aburrido del lecho de nubes blancas amontonadas cómo si fueran lomos de borregos que no permitían ver el océano. A tres mil pies de altura- pensó- el espectáculo del mar debía ser impresionante. Quizás hasta podría sacar alguna foto y enviarla por correo electrónico con la sombra de alguna ballena sumergida a 30 pies de profundidad, o de algún barco pesquero formando un pequeño punto en medio de la nada; o incluso, los famosos bancos de plásticos sumergidos.

Estos pensamiento que pasaron eventualmente por su cerebro lo llevaron rápidamente a asociarlo con lo que le había pasado con la justicia española. Ese recuerdo enturbió su mente. Una mueca de asco le ensombreció el rostro, y se sintió atrapado en ese avión, que pasó a convertirse en una mazmorra. Una corriente de rabia y angustia le sacudió, deseo internamente que todo estallara.
El avión seguía su rumbo tranquilo, se deslizaba por el aire con un pequeño susurro aburrido.
De repente  las luces se apagaron. Todo el mundo se quedó perplejo por la sorpresa. Dos minutos después volvieron. La puerta de la cabina de los pilotos se abrió. Por el pasillo rodó  la figura del capitán del avión atado a una silla de ruedas y con la cabeza caída sobre su pecho. Parecía estar vivo pero sin sentido.
La gente sin comprender lo que pasaba empezó a chillar.
Las azafatas corrieron a la cabina, pero estaba cerrada. Empezaron a golpear la puerta desesperadas, y la vez rogaron a la gente que se estaba levantando pidiendo explicaciones, que se volvieran a sentar.
-Por favor, siéntense,siéntense, todo está en calma, no pasa nada. El capitán enseguida se hará cargo de la situación.- les explicaban las azafatas junto la puerta con amables gestos colocándose el salvavidas.
Varias personas se arremolinaron junto al capitán, lo trataban de reanimar.  Este balbuceaba medio inconsciente algo sobre el copiloto.

El avión en ese instante tembló. Dio una brusca sacudida  con las alas, parecía que se iba a desgarrar el chasis. La gente que estaba de pie cayó contra las paredes o sobre cuerpos de otros pasajeros que estaban sentados.
Los chillidos empezaran a ser incesantes. EL pánico de adueño del avión.
De los altavoces en ese momento surgió una voz que produjo que todo el mundo se callara:
Les habla el copiloto de este avión.
Les informo de la situación.

LeslieNielsenenAterrizacomopuedas_0001

Volamos a 3.000 pies de altura sobre el océano atlántico, la velocidad media es de 800 nudos por hora, nuestro destino se encuentra a 6 horas, la temperatura en Nueva york es de 28 grados, ahhhh…. se me olvidaba, voy a estrellar el aparato. Qué tengan un feliz vuelo.
El terror entonces se apoderó de las gargantas de los tripulantes, contrariamente a lo que se podía esperar… nadie dijo nada.

Los navegantes que volaban estaban acostumbrados a estas cosas gracias a internet y las películas.
Las  turbulencia de la noticia y el procesamiento de esta información, así como la circunstancia que la envolvía  hicieron que todo el mundo se resignara y  tomaran la situación a partir de ese momento con calma.

Diez minutos después, asumido el dolor por la noticia, mientras el avión volaba tranquilamente habiendo dejado atrás el banco de nubes y pudiéndose ver ahora  un océano azul intenso salpicado de destellos plateados  con la sombra de algunos barcos navegando, el agente de bolsa respiro aliviado. Le dijo sonriendo a la azafata que le servía café:

por fin he terminado de comprar.

Apagó su portátil y miró con alegría el mar. LLevaba años volando y nunca había mirado por la ventana.
Una carcajada sonó del asiento de  Guillermo Zapata, su rostro que antes del anuncio de la catástrofe estaba sombrío, ahora radiaba ternura y humanidad.
Sacó su móvil y dijo:
Ahora si voy a poner los twittrer que me de la gana.
Y empezó a escribir riéndose con chistes sobre jueces, policías, periodistas y otros fascistas de nuevo cuyo neoliberal.
La noticia del avión se hizo publica, ya que los estudiantes valencianos habían grabado con su móvil la conversación del copiloto.
Rápidamente el ABC, antena tres, la famosa guardia civil Española, el fiscal general de estado y desde la corona, pedían que cuando antes derribara ese avión el copiloto, pues los chistes de Zapata les estaban amargando la nuca en el almuerzo con unos judíos que estaban en España para comprar armas y gas para exterminar Palestinos.

Angelillo de Uixó.

Licencia de Creative Commons
Últimos twitter de Guillermo Zapata en un avión de germanwings. by Ángel Blasco Giménez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en angelillo201.wordpress.com.